POR QUÉ EL AÑO NUEVO ES EL 1 DE ENERO

Alguna vez te has preguntado: ¿Por qué celebramos el inicio del año el 1 de enero, y no en otra fecha? O, si el calendario es solar, ¿Por qué no comienza en un solsticio, o en un equinoccio? Por ejemplo, el 21 de diciembre en nuestro calendario, que ocurre el solsticio de invierno.

Los solsticios son: 21 de marzo, primavera, 21 de diciembre, invierno; los equinoccios: 21 de junio, verano, 21 de septiembre otoño. Técnicamente, el año solar debería comenzar en cualquiera de esos cuatro puntos de la órbita terrestre.

Movimiento de la Tierra alrededor del Sol, que da origen a las estaciones. Tomado de Proyecto Biosfera.

Y originalmente fue así.

Evolución de la fiesta de inicio de año.

Calendario Egipcio.

Fueron los egipcios quienes descubrieron que el año es un ciclo de 365 días. Ellos observaron que entre cada crecida del rio Nilo, transcurrían precisamente esa cantidad de días, por lo que definieron un calendario civil de 365 días, dividido en doce meses de treinta días cada uno, organizados en tres períodos de 10 días.

Como la crecida del Nilo ocurría alrededor del solsticio de verano, día 21 de junio en nuestro calendario, establecieron ese día como inicio del año. Tal día ocurría otro fenómeno astronómico, el orto de Sirio, la aparición en el cielo de dicha estrella. Por lo tanto asociaron las crecidas del Nilo con la estrella Sirio, que convirtieron en la diosa Sotis.

Estrella Sirio, inferior izquierda, alineada con las tres estrellas del Cinturón de Orión.

Imagen tomada del blog de Ana Vazquez Hoys.

Calendario Romano.

Los romanos establecieron un calendario basado en las fases de la luna, el año tenía diez meses, y comenzaba el primer día, calendas, de Marzo, en honor a Marte, dios guerrero. La fecha está asociada al equinoccio de primavera, 21 de marzo, al ciclo sinódico de Marte, y a la luna nueva. El mes de marzo, de marte dios de la guerra, marcaba el inicio de las campañas militares, con la designación de los cónsules.

Ciclo de Marte, tomado de Astromía.

Los meses comenzaban con la luna nueva, algo que era difícil de determinar porque en esa fase la luna no es visible.

Los meses romanos son:

  1. Martius (dedicado a Marte),
  2. Aprilis (del latín aperire, abrir, por los brotes vegetales),
  3. Maius (por la diosa Maia),
  4. Junius (por Juno),
  5. Quintilis (el mes quinto),
  6. Sextilis (sexto),
  7. September (séptimo),
  8. October (octavo),
  9. November (noveno), y
  10. December (décimo).

Además, como el año era más corto de 365 días, su inicio iba cambiando de estación, lo que creaba inconvenientes en las campañas militares, que comenzaban por lo general en la primavera. Para evitar este problema, se intercalaban meses adicionales cada cierto tiempo. Esta situación se prestaba a un gran desorden.

Numa Pompilius para adecuar el calendario romano a las estaciones añadió de manera permanente dos meses después del décimo, december: Janarius, dedicado a Jano, mes 11; y Februarius, de februare, purificación, mes 12.

A mediados del siglo II AC., hubo necesidad de iniciar anticipadamente las campañas militares lejos de Roma, concretamente en Hispania; y era requisito nombrar a los cónsules con dos meses de antelación al comienzo de las actividades; por lo que en el año 153 AC., se fijó el principio del año en el día 1 de janarus, en lugar del 1 de Martius, fecha en que se pasó a realizar el nombramiento de los cónsules, esto es, dos meses antes del comienzo de las campañas militares, en el mes de marzo.

Gracias a los dos meses adicionales introducidos por Numa Pompilius, el año había pasado a tener unos 355 días, pero aun así era demasiado corto respecto del año de las estaciones. Ocasionalmente se introducía un decimotercer mes, algo también propicio a manipulaciones por intereses políticos o económicos. En el año 46 AC. el año del calendario se encontraba desfasado unos tres meses respecto de las estaciones, y seguía reinando el desorden.

Calendario Juliano.

Fue Julio César (102 – 44 AC.) quien en el 45 AC. (año 708 de Roma) decidió realizar una reforma definitiva del calendario. Encargó el trabajo al prestigioso astrónomo griego Sosígenes que estaba establecido en Alejandría. Sosígenes se despreocupó de la Luna y ajustó la duración de los meses para fijar la duración total del año en 365,25 días por término medio, es decir, unos 11 minutos más cortos que el año trópico (el de las estaciones, que dura 365,2422 días), transformando así el calendario de lunar a solar.

Como resultaba conveniente que el año tuviese un número entero de días, se fijó el año ordinario en 365 días, como el de los egipcios, y para que no se acumulase un decalaje con las estaciones se decidió intercalar un día extra cada cuatro años.

Posteriormente, el mes Quintilus fue renombrado Julius (en honor de Julio César) y el Sextius pasó a llamarse Augustus (por Augusto) pero los meses September, October, November y December han conservado sus nombres que, desde el punto de vista semántico, resultan aparentemente absurdos, y que son, obviamente, inadecuados.

Calendario Gregoriano.

Los romanos contaban los años desde la fundación de Roma, es decir, ab urbe condita, abreviadamente a.u.c.

En la era cristiana, con el papa Bonifacio IV en 607, el origen de la escala pasó a ser el nacimiento de Cristo. Un monje rumano, Dionisio el Exiguo, matemático, basándose en la Biblia y otras fuentes históricas, entre los años 526 y 530, había fechado el nacimiento de Cristo el día 25 de diciembre del año 753 a.u.c. Dicho año pasó a ser el año 1 A. D., Anno Domini, año 1 del Señor, pero los años anteriores a éste seguían siendo años a.u.c. Finalmente en el siglo XVII se nombran los años anteriores al 1 A. D. como años antes de Cristo, AC., y los posteriores son años después de Cristo, DC.

Cuando empieza la cuenta de la era cristiana, no existía el concepto matemático de cero, y los años se contaban ordinalmente, esto es: primer año, segundo, etc.

El inicio del calendario gregoriano, es pues el 1 de enero del primer año, año 1 AC., correspondiente al 754 a.u.c., que da comienzo a la primera década, el primer siglo (s. I) y el primer milenio. El año anterior fue el primero antes de Cristo (año 1 AC.). No hay año 0.

Establecido así el origen del calendario, el primer milenio, primeros 1000 años, transcurrió entre el 1 de enero del año 1 hasta el 31 de diciembre del año 1000. De la misma forma, el primer siglo transcurrió entre el 1 de enero del año 1 hasta el 31 de diciembre del año 100.

Por este motivo, cuando celebremos el inicio del nuevo año, lo hacemos siguiendo la tradición romana, inspirada en las guerras de primavera. Mas nosotros no tomamos en cuenta tal detalle, pues hasta lo ignoramos. Solo estamos conscientes de que ese día se inicia un nuevo periodo de 365 días, un año, pleno de oportunidades para crear y disfrutar.

Feliz inicio del 2015

Fuente:

  • Wikipedia
  • Astromia
  • ProyectoBiosfera
  • Imágenes: Google

 

Anuncios

Autor: Orientador

Israel Leal Araujo. Orientador, Pastor en Iglesia Bautista, Practitioner en PNL, Docente Universitario en el área de Psicología, Profesor de Educación Media y Orientador, Jubilado, Consultor Organizacional, Facilitador de Talleres de Desarrollo Personal y Profesional, Presidente de la Fundación PROEDUCA. Estudiante de la Biblia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s