EL HOMBRE PARA UN MOMENTO CRUCIAL

Cuando de resolver una crisis se trata, la de un país por ejemplo, se necesita la intervención personas investidas de cualidades excepcionales. La historia nos revela ejemplos de dos tipos de líderes capaces de enrumbar a los pueblos hacia la solución de conflictos.

El primer tipo que observamos en la historia son los estadistas.  

Estadista, es una persona de Estado, la expresión se refiere a todos los responsables políticos de un país, aquellos que dirigen el Estado y ejercen una influencia significativa en el Poder Ejecutivo, en el Poder Legislativo, o en la ciudadanía.

Resultado de imagen para palacio de miraflores

El término también puede designar a personalidades políticas, aunque no se encarguen directamente de alguna función del Estado, pero con capacidad de gobernar en caso de acceder al poder, y con suficientes influencias políticas.

El calificativo engloba asimismo a las personas que están por encima de sus intereses personales o grupales en busca del bien común. Algunos autores indican que los estadistas deben poseer virtudes magnánimas, unas cualidades personales como las que impulsaban a Simón Bolívar, que le indujeron a declarar: Si mi muerte contribuye a que se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.

El otro tipo de persona que nos revela la historia, capaces de resolver una crisis, son los hombres de Dios.

Para un ejemplo vayamos a la Biblia.

El poderoso imperio Asirio envió un gran ejército contra Jerusalén para tomarla, sitiaron la ciudad y el comandante del numeroso ejército, gritó:

28 Oíd la palabra del gran rey, el rey de Asiria. 29 Así ha dicho el rey: No os engañe Ezequías, porque no os podrá librar de mi mano. 30 Y no os haga Ezequías confiar en Jehová, diciendo: Ciertamente nos librará Jehová, y esta ciudad no será entregada en mano del rey de Asiria. 31 No escuchéis a Ezequías, porque así dice el rey de Asiria: Haced conmigo paz, y salid a mí, y coma cada uno de su vid y de su higuera, y beba cada uno las aguas de su pozo, 32 hasta que yo venga y os lleve a una tierra como la vuestra, tierra de grano y de vino, tierra de pan y de viñas, tierra de olivas, de aceite, y de miel; y viviréis, y no moriréis. No oigáis a Ezequías, porque os engaña cuando dice: Jehová nos librará. 33 ¿Acaso alguno de los dioses de las naciones ha librado su tierra de la mano del rey de Asiria? 2 Reyes 18:28-33.

Resultado de imagen para ejercito asirio

Oídas semejantes palabras, provenientes de un emisario del imperio más poderoso de aquella época, Ezequías el rey de Judá a quien estaban dirigidas aquellas ofensivas expresiones, hizo algo característico en él, se fue al Templo  de Jehová, envió emisarios al profeta Isaías, y oró de esta manera:

15 Y oró Ezequías delante de Jehová, diciendo: Jehová Dios de Israel, que moras entre los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste el cielo y la tierra. 16 Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira; y oye las palabras de Senaquerib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente. 17 Es verdad, oh Jehová, que los reyes de Asiria han destruido las naciones y sus tierras; 18 y que echaron al fuego a sus dioses, por cuanto ellos no eran dioses, sino obra de manos de hombres, madera o piedra, y por eso los destruyeron. 19 Ahora, pues, oh Jehová Dios nuestro, sálvanos, te ruego, de su mano, para que sepan todos los reinos de la tierra que sólo tú, Jehová, eres Dios. 20 Entonces Isaías hijo de Amoz envió a decir a Ezequías: Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Lo que me pediste acerca de Senaquerib rey de Asiria, he oído. 2 Reyes 19:15-20.

Seguidamente se describe la forma milagrosa como Jehová el Dios de Israel libera a su pueblo, en respuesta a la oración de un hombre piadoso. Lee el relato completo en 2 Reyes 18:1-19:37.

Hay algo notable en Ezequías, es lo que caracteriza a un hombre de Dios, veamos:

2 Cuando comenzó a reinar era de veinticinco años, y reinó en Jerusalén veintinueve años. El nombre de su madre fue Abi hija de Zacarías. 3 Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre. 4 El quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban incienso los hijos de Israel; y la llamó Nehustán. 5 En Jehová Dios de Israel puso su esperanza; ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá. 6 Porque siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés. 7 Y Jehová estaba con él; y a dondequiera que salía, prosperaba. Él se rebeló contra el rey de Asiria, y no le sirvió.

Relee el versículo cinco, revisa el seis, y toma nota de lo que afirma el siete. Veamos en orden inverso para comparar los efectos con la causa:

  • Él se rebeló contra el rey de Asiria, y no le sirvió,
  • A dondequiera que salía, prosperaba,
  • Jehová estaba con él,
  • Guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés,
  • Siguió a Jehová, y no se apartó de él,
  • Ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá,
  • En Jehová Dios de Israel puso su esperanza.

Estas son las virtudes de un hombre de Dios, entre las cuales resalta, “Guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés”, expresión en sintonía con Josué 1:8.

En Venezuela, tales personajes no se vislumbran en los distintos escenarios políticos; lo que apreciamos es la antítesis; individuos y grupos de poder que miden sus acciones en función de lo que a ellos les interesa.

Unos conscientes de que han perdido apoyo popular, retardan el revocatorio hasta una fecha conveniente, más de la mitad del período constitucional, así cambian de Presidente, pero siguen en el poder; los que controlan la oposición siguen ese mismo juego, ellos saben que en las próximas elecciones tanto de Gobernadores, como en las Presidenciales nunca más el pueblo votará mayoritariamente por esta Revolución Bolivariana, caerá por el enorme peso de su ineficacia; entonces sin mayores esfuerzos, y sin el peligro de un golpe de estado veremos en el poder a individualidades de la oposición que en condiciones políticas normales jamás volverían a ejercer dichas funciones. Y las personas de la sociedad civil con cualidades para sortear la crisis son opacadas, o ignoradas.

Cambiarán los actores, el drama seguirá su argumento.

¿Y los hombres de Dios? Actúan como el rey Ezequías: Se van a buscar Palabra de Dios, doblar rodillas y clamar.

Resultado de imagen para orar

Venezuela necesita estadistas, u hombres de Dios, que en esencia es lo mismo; personas con una capacidad espiritual excepcional que active el poder de Divino.

Esas personas existen actualmente en Venezuela, Dios las ha seleccionado y preparado para acometer la tarea de reconstruir al País. Solo falta un detalle, que el pueblo de Dios se una, humille, arrepienta y clame, 2 Crónicas 7:14.

El clamor de los hebreos en Egipto movió al Dios de amor, y envió a Moisés para organizar y conducir  su liberación, Éxodo 3:7-10; tanto como la plegaria de Ezequías al verse rodeado por el imponente ejercito asirio.

Se necesita que todo el pueblo cristiano venezolano se una, se arrepienta, pida perdón, y al unísono clame a Dios, para que salgamos de esta crisis.

Dios siempre responde al clamor de su pueblo, Jeremías 33:3.

Propongo que todos los hombres, y mujeres, de Dios nos unamos y como Ezequías supliquemos al Dios de Israel.

Fuente:

  • Conceptos: Wikipedia, la enciclopedia libre,
  • Biblia: RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Apuntes personales,
  • Imágenes: Google

LA PERSONA QUE HACE FALTA EN PALACIO

Estar en una posición de gobierno es una tarea compleja, exigente, y en cierto modo solitaria; se vive en una dimensión en la que se pierde intimidad, debido a que  las relaciones se tornan oficiales, protocolares; y los anillos de seguridad impiden, o perturban los momentos privados.  Sumado a ello, los amigos dejan de serlo al convertirse en equipo de gobierno, con enormes responsabilidades, y los encuentros pierden aquel carácter familiar; ahora son puntos de cuenta, en una dinámica indetenible.

Resultado de imagen para fachada del palacio de miraflores

Quienes no están en su equipo, amigos y familiares, tienen pocas posibilidades de acercamientos rutinarios por las agobiantes tareas cotidianas. Por otra parte necesita estar alerta ante las intrigas, saboteos, o interferencias de personas insospechadas, que generalmente pertenecen al entorno íntimo; y otros al bando contrario.

Estos hombres con tan diversas tareas, cada una importante más que la otra, son seres mortales, que para tomar decisiones asertivas necesitan una inmensa capacidad de discernimiento, o buenos consejeros. A estos últimos me refiero en el título de este escrito. Personas cercanas al hombre en el poder, con la habilidad de aconsejar en momentos críticos.

Un personaje bíblico tuvo a su lado una persona capaz de darle una orientación de tal magnitud, que le cambió la vida.

Leamos el relato:

1 Naamán, general del ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso. 2 Y de Siria habían salido bandas armadas, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la mujer de Naamán. 3 Esta dijo a su señora: Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra. 4 Entrando Naamán a su señor, le relató diciendo: Así y así ha dicho una muchacha que es de la tierra de Israel. 5 Y le dijo el rey de Siria: Anda, ve, y yo enviaré cartas al rey de Israel. 2 Reyes 5:1-5.

Enfoquemos a dos personajes de la escena, a Naamán, y la la muchacha que servía a la esposa de aquel hombre, cuyo nombre ni se menciona. Veamos a Naamán:

  • Un general del ejército del rey de Siria,
  • Era grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima,
  • Porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria,
  • Era este hombre valeroso en extremo,
  • Pero leproso.

Todo apunta a un extraordinario hombre, incluso no siendo Hebreo, Dios le había utilizado para salvar a su nación, a Siria. Era gentil. Sin embargo en esta detallada y elocuente descripción, hay un pero. Siempre hay un peros, era leproso. Tal detalle no deja de ser importante, y en lo más íntimo del hombre, y de sus seres queridos hay una nota de dolor, desconsuelo, y frustración que opaca la brillante y prometedora imagen del General Sirio. Su apariencia física contrasta con su personalidad, valiente, guerrera, sacrificado por su nación.

Enfoquemos al otro personaje, la muchacha cautiva israelita. La antípoda de Naamán. Observa la descripción.

  • Cautiva, bandas armadas sirias la habían secuestrado,
  • Servía a la mujer de Naamán.

Poco se dice e la muchacha, lo que se infiere es que esta en el palacio de Naamán, como botín de guerra, o como esclava comprada a sus captores. Tal vez recibe un trato amistoso de Naaman y de su familia, al fin y al cabo el militar es un hombre bueno. Sin embargo, ¿Qué siente una persona al estar lejos de los suyos? ¿Qué emociones surgen en una muchacha esclava? ¿Qué sentimiento se tienen hacia los captores?

Pero esta muchachita es de una nobleza impresionante. Ve a su amo, y en lugar de odio siente compasión, no lástima, y comparte con su ama un conocimiento que posee, sobre como curar la lepra de su amo. He aquí otro rasgo de la virtuosa muchacha, fe. Observa sus palabras:

Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra.

Medita en las palabras de la muchacha, y en la escena en general. ¿Qué piensas? ¿Qué imágenes vienen a tu mente? ¿Qué sientes?

Relee el título de este escrito: La Persona que hace falta en Palacio. En Venezuela, o en el del país donde vives. ¿Qué piensas? ¿Qué imágenes vienen a tu mente? ¿Qué sientes?

Resultado de imagen para fachada del palacio de miraflores

Tengo poca información de las interioridades del Palacio Presidencial. Lo que sí se sabe es que en el entorno del Presidente hay, o han estado, cristianos ocupando altos cargos como Ministros, integrantes de algunas de las Ramas de los Podres Públicos, y Altos cargos muy cercanos y de confianza del Presidente; es más se comenta que presuntamente se reúne con cierta frecuencia con pastores evangélicos.

Surge una pregunta, ¿No ha existido en el entorno presidencial una persona virtuosa y ferviente como aquella cautiva israelita? Aunque es impropio expresar especulaciones, que pudiera herir a alguien, uno percibe que sobre el presidente hay posiciones radicales. Los cercanos son adulantes, o callan lo que el presidente necesita oír de parte de Dios para su bien, y el de la Nación; y los oponentes le ridiculizan, se burlan o le lanzan anatemas. Ningún extremo es constructivo.

El País se desploma en pedazos, lo cual es motivo de duelo; mas quienes le creemos a Dios, hemos visto su poder y confiamos en su Palabra, estamos seguros o que se levantará en Palacio una persona virtuosa y fervorosa como la esclava de Naamán; o, la reina Ester en Persia. Y si en palacio hicieren caso omiso, siempre habrá una persona como José en Egipto, Daniel en Babilonia, Nehemías en Persia, David, en Jerusalén. Dios sabe mover sus piezas.

Resultado de imagen para biblia

Para conocer en que resultó el consejo de la muchacha israelita, lee el resto del capítulo, te enriquecerá leerle y medítalo.

¿Qué necesita oír un Presidente de parte de Dios?

  • Un llamado al arrepentimiento, Isaías 55:6-7,
  • Hacerle entender que está en esa posición porque Dios lo determina, Daniel 2:2:21,
  • Que siguiendo la instrucción contenida en la Palabra, todo le saldrá bien y será prosperado Josué 1:8,
  • Que las Naciones donde Dios gobierna son felices, Salmos 33:12,
  • Que si pone en práctica los principios contenidos en la Palabra, aun cuando no abrace el cristianismo, será prosperado. Como Japón que sin ser un País cristiano, es un país altamente desarrollado. al poner en ejercicio valores como la responsabilidad, la honestidad, integridad, amor al estudio y al trabajo, cumplir lo que se promete, la puntualidad, la excelencia, entre otros valores bíblicos.
  • Y le insistiría en que acepte a Jesucristo, para que no se pierda sino que tenga vida eterna.

Si hubiese tenido oportunidad de hablar privadamente con él, le explicaría que si hace lo que se le recomienda en la Palabra pasará a la historia como el Presidente Excelso de Venezuela. Ahora, no es necesario estar en Palacio para compartir este mensaje de fe; el mismo necesita ser oído en todos los rincones venezolanos.

Compártelo

Fuente:

DESCIFRADO MISTERIO DEL 666

El número 666 ha fascinado a los lectores y estudiosos de la Biblia desde tiempos remotos, y generado un sinnúmero de interpretaciones, algunas de las cuales producen temor, otras rayan en la especulación.

Eruditos y teólogos estudian el texto en que aparece tal número y están de acuerdo que representa al Anticristo mencionado en los Evangelios y en algunas de las cartas de Pablo; en ese orden de ideas se identifica con semejante número a ciertos emperadores romanos, también a algunos de los Papas de la Iglesia Católica; y hasta a la Iglesia Católica misma se compara con aquella bestia.

¿Cómo descifrar el 666? Para decodificar un escrito en clave hay que comprender y manejar el lenguaje, el código, en que ha sido escrito el mensaje. Porque decodificar una información es un proceso de identificar e interpretar las señales lingüísticas para traducirlas luego en un mensaje claro y significativo.

Entonces para descifrar el “número de la bestia”, del anticristo, es necesario tener en cuenta algunos aspectos relevantes: el lenguaje en que ha sido escrito, el estilo literario, y sobre todo la mente del escritor, y de los lectores.

El lenguaje, como sabemos Apocalipsis fue escrito originalmente en griego, idioma en que los números se representaban por letras; en el griego bíblico se usa con frecuencia el nombre de los números, no la cifra. Por ejemplo en apocalipsis 7:4 se menciona el número de sellados, Juan escribió: ἑκατὸν τεσσεράκοντα  τέσσαρες χιλιάδες (Ciento cuarenta y cuatro mil), no la cifre 144.000 en griego.

Estilo literario, apocalíptico. El género apocalíptico es un conjunto de expresiones literarias surgidas en la cultura hebrea y cristiana durante el período helénico y romano, siglos II  aC hasta mediados del siglo II dC, y que expresan por medio de símbolos y complejas metáforas, la situación de sufrimiento del pueblo judío o de los seguidores de Cristo; y su esperanza en una intervención mesiánica salvadora o en el caso de la apocalíptica cristiana en la Parusía o segunda venida de Cristo.

En otras palabras, los judíos con ese lenguaje apocaliptico describen su esperanza en un Mesías Salvador, que les libere de todos sus sufrimientos. Estilo que es usado por los cristianos del primer siglo para describir su esperanza en la Segunda Venida de Jesucristo.

La mente del escritor y de los lectores: La cosmovisión de un oriental es distinta a la de un occidental. Para un oriental un nombre, un número es más que un sustantivo, o una cifra. Moisés en occidente significa el nombre de una persona, para un hebreo tiene el sentido de “sacado de las aguas”. Tanto como los números, para nosotros el número cuatro es simplemente “cuatro” unidades; para un oriental es más que esa cifra, tiene el simbolismo de mundo, cosmos, superficie  porque cuatro son los puntos cardinales.

El 666 decodificado. El texto en que aparece el famoso número es Apocalipsis 13:18:

“Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es el número del hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis.”

Este es el número que la Biblia designa para el Anticristo, o Bestia. Pero es necesario estudiar antes el simbolismo del número seis, para comprender el significado del triple seis. El texto afirma que el seis es número de Hombre. Se dice que el seis es número de  hombre porque ese día fue creado, y el seis no llega al siete; como el siete simboliza  perfección, plenitud, entonces el seis es incompleto, imperfección.

También hay que considerar que en el texto griego  no se escribe la cifra, sino el nombre de los números que la contiene, Juan no escribió χ ξ ϛ΄, que equivale al 666, sino ἑξακόσιοι ἑξήκοντα ἕξ  (hexakosioi hexekonta hex) que como sabemos se traduce seiscientos sesenta y seis.

Descifrando el misterio.

Ya hemos dicho que el número seis para un hebreo, o judío en los tiempos en que se escribe el Apocalipsis significa incompleto, hombre, imperfecto.

Es importante considerar la triple reiteración del número en unidades, decenas y centenas. Cuando ocurre esta triple reiteración en la Biblia, por lo general significa que el número base, o su simbolismo, se eleva a su máxima expresión. Tomemos el caso del número mil, que significa incontable, numeroso, infinita cantidad, el cual resulta de multiplicar 10 tres veces (10x10x10), representando el 10 la divina perfección, diez dedos, diez mandamientos.

Para comprender el sentido bíblico de la cifra aplicada a la bestia, o anticristo, debemos usar la interpretación simbólica de los números. La triple repetición del número 6, el 666 representa la máxima expresión de su esencia, o número base, el seis. Es la concentración de su esencia. En otras palabras, significa que su esencia, hombre,  está en su máxima manifestación.

Volvamos al texto bíblico, teniendo este sentido en mente:

 “El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre…“.

Observa la expresión “cuente el número de la bestia”, ahora relee la frase “es número de hombre”. Si aceptamos que el “número de hombre” es seis, y lo contamos tres veces 666 (ἑξακόσιοι ἑξήκοντα ἕξ) se nos está revelando que el Anticristo en esencia será solo un hombre, un simple ser del género humano, aunque potenciado por el mismo diablo, pues está escrito: “En cuanto a ese malvado, vendrá con la ayuda de Satanás”, 2 Tesalonicenses 2:9 DHH.

Por lo tanto el número 666 significa que el Anticristo es un hombre, que tiene la apariencia del Mesías, hace prodigios como si fuera divino, pero es simplemente un hombre, un mortal como cualquiera, pero con un poder engañoso. Esto se deduce igualmente al leer la descripción que de él se hace en Apocalipsis 13:11-14:

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. 14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.

Toma nota de lo que se afirma en el versículo 11: “…tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.” En Apocalipsis, y en el Nuevo Testamento, ¿A quién representa la figura del cordero? A Jesucristo. Y, ¿A quién representa la figura del dragón? A Satanás. Uniendo todas las figuras tenemos:

El Anticristo, es un personaje que se asemeja al Mesías prometido, a Jesucristo, el Cordero de Dios, y hace prodigios como si realmente lo fuese; pero se expresa como un engendro de Satanás. Como confunde a la gente que cree estar en la presencia del Mesías esperado, entonces Juan aclara: No es un ser divino, es simplemente un hombre, pero que es imperfecto en grado sumo.

La imaginación popular visualiza al Anticristo como una bestia, horrible, atemorizante; mas no así, al contrario será muy atractivo, inspirador, recuérdese que se asemeja a un cordero. La malicia esta en su corazón.

El 666 descifrado: Usando la base 10, los lectores entendieron el 666 así:

Unidad: Seis, simplemente un hombre, imperfecto,

Decena: Sesenta (6×10),  un hombre malévolo,

Centena: Seiscientos (6x10x10),  un hombre malévolo en su máxima expresión: ἑξακόσιοι ἑξήκοντα ἕξ

Así será el Anticristo. Estamos advertidos para cuando aparezca.

Fuente:

NO ES SUFICIENTE ORAR PARA SALIR DE LA CRISIS VENEZOLANA

A medida que se agrava la crisis venezolana, igualmente se intensifica el llamado a orar por Venezuela, convencidos del poder de esta devoción espiritual, y porque en la Biblia se reitera la necesidad de hacerlo. Así leemos en Jeremías 33:3: “Clama a mí, y te responderé…”. Un clamor que active el poder de Dios, como refiere la segunda parte del texto antes mencionado: “y te mostraré cosas grandes y ocultas que tu no conoces.”

¿Cómo se activa el poder de Dios? La Biblia nos enseña cómo. Un texto que por lo general se usa para orar por Venezuela es 2 Crónicas 7:14:

14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

El texto destaca como se activa el poder perdonador y sanador de Dios: convertirse de los malos caminos. Pero al utilizar estas palabras para clamar por Venezuela, es conveniente interpretarlas correctamente.

En primer lugar revisemos las circunstancias en las cuales fue pronunciado. Es un momento de gran entusiasmo en Jerusalén, Salomón acaba de culminar la construcción del Templo, que inaugura con una gran celebración la cual dura siete días. El octavo le dedica con gran solemnidad, elevando a Jehová una fervorosa y conmovedora oración, contenida en 2 Crónicas 6:1-42; oída la cual, Dios responde a través de un sueño y le comunica tales palabras, que forman parte del Pacto de Dios con Salomón, pero las mismas están acompañadas de otros conceptos, leamos:

12 Y apareció Jehová a Salomón de noche, y le dijo: Yo he oído tu oración, y he elegido para mí este lugar por casa de sacrificio. 13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 15 Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; 16 porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre. 17 Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, e hicieres todas las cosas que yo te he mandado, y guardares mis estatutos y mis decretos, 18 yo confirmaré el trono de tu reino, como pacté con David tu padre, diciendo: No te faltará varón que gobierne en Israel.

Como puedes notar, es Dios quien habla con Salomón mediante un sueño, en el que revela su agrado por el gesto del recordado Monarca, y declara algunas maravillosas promesas. Entre las muchas allí contenidas, consideremos la referida al clamor del pueblo:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Algo que resalta, se destaca en el texto, es que las crisis futuras de la Nación de Israel, indicada en la figura de sequía y plagas, es la consecuencia por el pecado del pueblo. Y que para erradicar aquellos males, no solo es necesario orar, clamar, y humillarse; la clave es “se convirtieren de sus malos caminos”.

Para aplicar este texto a Venezuela, o a cualquier país del mundo, es necesario tener presente algunas realidades. He aquí alguna de ellas.

El texto es dirigido directamente a la Nación de Israel, destacado en la expresión “Mi Pueblo”. En el universo, la única Nación que puede ostentar este título es Israel, reiteramos como Nación, ya que “pueblo de Dios” hay regado por todo el mundo, y muchas Naciones poseen una población mayoritaria de hijos de Dios, más no pueden asumir tal designación.

Entonces, la expresión “mi pueblo”, cuando se trata de un país como Venezuela, se refiere a la parte de la población que es pueblo de Dios por ser descendientes directos de Abraham, por vía de Isaac, y a los prosélitos que han abrazado la Ley de Moisés; o a los “adoptados”, por vía de la fe en  Cristo, tal y como expresa Juan 1:12.

A este pueblo, a los israelitas y sus prosélitos, y a los cristianos venezolanos es que se pide “convertirse de sus malos caminos”. ¿Cuáles son los malos caminos a que se refiere el texto? Se refiere a los pecados que como pueblo se practican, desatendiendo las demandas divinas. En  artículo anterior, de este mismo sitio: “Mi pueblo pereció porque le faltó conocimiento” se aborda este aspecto, comentando las palabras del profeta Oseas, he aquí un resumen:

1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 2 Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. 3 Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.  Oseas 4:1-3.

Y por si esto fuera poco, añade:

11 Fornicación, vino y mosto quitan el juicio. 12 Mi pueblo a su ídolo de madera pregunta, y el leño le responde; porque espíritu de fornicaciones lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar. 13 Sobre las cimas de los montes sacrificaron, e incensaron sobre los collados, debajo de las encinas, álamos y olmos que tuviesen buena sombra; por tanto, vuestras hijas fornicarán, y adulterarán vuestras nueras.

En resumen los males de la Nación, de los que hay que arrepentirse son: Conducta inmoral, Injusticia, idolatría, hechicería, cultos de religiones paganas. Y esto se exige “al pueblo de Dios” no a Venezuela, por quien Dios tiene misericordia pero no es su pueblo estrictamente hablando.

Es decir, lo que Dios demanda para sanar la tierra, lo exige a su pueblo, no al Presidente de la República, ni a los demás representantes de los Órganos Poderes Públicos, ni a la Sociedad Civil Organizada, ni a las cámaras que representan a los empresarios, como tampoco a las organizaciones sindicales obreras. La demanda es para su pueblo, aquella porción de venezolanos que son sus hijos.

Entonces el llamado es para los cristianos venezolanos, y para los israelitas que viven en Venezuela. Sin ser sectarios, porque quienes no creen en Dios, ni le reconocen como Soberano, no están obligados a obedecerle, en el marco de 2 Crónicas 7:14. Para ellos el llamado está contenido en Isaías 55:6-7.

Para visualizar la situación venezolana, hagamos un paneo a lo que ocurre en el Continente. Revisemos la condición socioeconómica de los países de Norte, Centro y Suramérica; excluyamos a los Estados Unidos y a Canadá, que son naciones desarrolladas. Pasemos la mirada desde México, las Antillas, Centroamérica hasta el cono sur. ¿Cuáles son los países que resaltan por escases de alimentos, medicinas, y de servicios públicos, al borde de una crisis humanitaria? Solo tres, uno de los cuales es Venezuela, y hoy día va a la cabeza. El resto de países viven sus crisis pero no al extremo de Venezuela, Colombia por ejemplo, sufre como consecuencia de un conflicto generado por la guerrilla izquierdista y el auge del narcotráfico, pero en aquel País no existe el nivel de desabastecimiento, hambre, falta de medicinas, e ineficacia de servicios públicos, como en Venezuela.

¿Qué motiva esa crisis? Lo explica 2 Crónicas 7:14, apartarse del camino, transitar por veredas que van contra las demandas divinas. ¿Cuáles son esos caminos? Aquellos que alejan de Dios, que son repudiados en la Palabra: injusticia, idolatría, hechicería, cultos paganos, un conjunto que es abominable a Dios.

Es explicable que una persona que no sea “pueblo de Dios” practique religiones paganas, rinda culto a ídolos, y practique cultos abominables; aunque aquello es reprobado, es inaudito, inexplicable, e injustificable que quienes presumen ser hijo de Dios abracen aquellas prácticas, y además “se complacen con los que las practican.”, Romanos 1:12.

En Venezuela hay libertad de cultos, tal y como lo establece la Constitución Nacional, y cualquier persona tiene el derecho de rendir culto según su preferencia y determinación. Artículo 59 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece:

Artículo 59. El Estado garantizará la libertad de religión y de culto. Toda persona tiene derecho a profesar su fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público, mediante la enseñanza u otras prácticas, siempre que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres y al orden público. Se garantiza, así mismo, la independencia y la autonomía de las iglesias y confesiones religiosas, sin más limitaciones que las derivadas de esta Constitución y la ley. El padre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hijas reciban la educación religiosa que esté de acuerdo con sus convicciones. El padre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hijas reciban la educación religiosa, que esté de acuerdo a sus convicciones. Nadie podrá invocar creencias o disciplinas religiosas para eludir al cumplimiento de la ley ni para impedir a otro u otra el ejercicio de sus derechos.

Pero este artículo no es aplicable al pueblo de Dios, quien está llamado a rendir culto a Dios, y solamente a Él, tal y como se establece en Éxodo 20:1-7. Aunque si está llamado a respetar el derecho de los demás de practicar la religión de su preferencia.

Entonces el pueblo de Dios que habita en Venezuela, cristianos e israelitas, no pueden rendir culto a dioses ajenos, ni practicar cultos paganos, ni adoptar filosofías que contradigan la Palabra, que es abominable, ni complacerse con los que lo hacen, es decir apoyarles.

En este orden de ideas, es legítimo Constitucionalmente que un grupo de venezolanos decida establecer en la Nación el Socialismo del Siglo XXI, promover la Revolución Bolivariana, practicar cultos según sus creencias, y erigir al expresidente como su comandante eterno. Eso no es reprochable en el marco del Estado de Derecho, y según la libertad de cultos imperante en Venezuela. Es el mismo derecho que tenemos los cristianos de proclamar que Jesucristo es nuestro Señor, y los israelitas de indicar que son pueblo de Dios, descendientes de Abraham.

Pero esa libertad constitucional no le da derecho a un venezolano, que se considere pueblo de Dios, de apoyar un sistema ajeno a los principios que sustentan la fe del Nuevo Testamento, y de la Ley de Moisés. Hacerlo, trae consecuencias.

A la luz de lo anteriormente expuesto, releamos 2 Crónicas 7:13-14:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

La enseñanza es clara, hay que “convertirse de los malos caminos”, para que sean perdonados los pecados, y se resuelva la crisis. ¿Cuáles son los malos caminos? Apoyar los principios filosóficos de la Revolución Bolivariana ajenos a la Palabra de Dios: ateísmo, materialismo, ocultismo, cultos a dioses paganos, considerar a una persona su comandante eterno, desatendiendo el  Señorío de Cristo.

Sobre este último particular, reiteramos, un venezolano tiene el derecho de profesar aquello, y es legal. Pero un hijo de Dios, un venezolano que se considere hijo de Dios, no puede asumirlo porque va contra lo que establece la Palabra de Dios.

3 Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres. 4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. 5 Y amarás a Jehová tú Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Antes de las conclusiones es conveniente aclarar un aspecto, para no crear falsas interpretaciones. Cuando nos referimos a que no hay que apoyar a los principios filosóficos del Socialismo del Siglo XXI y de la Revolución Bolivariana, alguien puede interpretar que estamos llamado a volver al sistema imperante en los días previos a la Quinta República. No, ese no es nuestro llamado, la Cuarta República se desvió igualmente por los mismos senderos, y los resultados son evidentes; eso igualmente analizamos en artículos anteriores. Nuestro criterio es que la Quinta República aparece en la escena a causa del fracaso moral, y espiritual de la Cuarta.

No estamos contra la Revolución Bolivariana, ni contra el Socialismo del Siglo XXI como proyecto social y político; nuestra advertencia es la de no cultivar aquellos principios que atenten contra nuestra fe, la fe en el Dios de Abraham, los Patriarcas, Padre de nuestro Señor Jesucristo; y las demandas de la Palabra de Dios.

A todos los venezolanos, independientemente de sus creencias el llamado divino es:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Isaías 55:6-7.

Como sabemos por lo que nos relata la historia, los personajes eminentes, quienes están en el poder, necesitan hombres de Dios que les aconsejen sabiamente, y les conduzcan con la Palabra. No es cuestión de repudiarles, sino de entender que sus principios y valores son diferentes a los nuestros, y que según la demanda bíblica es urgente hacerles entender el plan de Dios para sus vidas, demostrarles que dice la Palabra: “Bienaventurada la Nación cuyo Dios es Jehová, Salmos 33:12.

He observado por las redes sociales sobre un movimiento en los Estados Unidos de Norteamérica que ha comenzado a orar por Al Qaeda, e ISIS, movimientos islámicos de gran presencia mundial. Esa actitud es la aconsejada reiteradamente en la Biblia. Los hijos de Dios en Venezuela tenemos que comenzar a clamar en la forma correcta.

ORAR POR ISIS Y ALQAEDA

Llamado de Voces de los Mártires para orar por ISIS y Alqaeda.

Igual llamado hay que hacer en Venezuela, para clamar por los promotores de la Revolución Bolivariana, y del Socialismo del Siglo XXI; tanto como por aquellos que caminan por senderos errados, y compartirles de Jesucristo a los fines de que se rindan ante Él,  y luchen para extender la paz que produce el evangelio del reino. Todos deben estar incluidos al orar por Venezuela, no condenarles, ni rechazarles, sino orar para que sean conmovidos por el mensaje del evangelio del reino.

En conclusión, dos clamores hay que elevar para superar la crisis venezolana, una acción determinante para su solución:

A los cristianos: “arrepentirse de sus malos caminos”, en caso de haberse desviado, humillarse y orar, en ese orden. Para que le sean perdonados los pecados, y la tierra sanada; según 2 Crónicas 7:14. Respecto de los gobernantes: Clamar para que se arrepientan y abandonen sus malos caminos, como expresa Jeremías 33:3. Pedir que ellos procedan tal y como declara Isaías 55:6-7.

Un gran desafío para el pueblo de Dios en Venezuela. Dios conceda discernimiento espiritual, y poder en la oración.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org,
  • Apuntes personales,
  • Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,
  • Imágenes: Google.

MI PUEBLO FUE DESTRUIDO PORQUE LE FALTÓ CONOCIMIENTO

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento…” Estas palabras fueron pronunciadas por Jehová y dirigidas al pueblo de Israel, y más concretamente a sus dirigentes, en momentos que la Nación atravesaba una de sus peores crisis. Las mismas son aplicables a Venezuela en los actuales momentos.

Veamos las escenas y hagamos las comparaciones. Los textos que preceden a esta declaración revelan el estado de cosas, sus causas, y consecuencias.

Veamos el panorama:

1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 2 Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. 3 Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.  Oseas 4:1-3.

  • ¿Cuál es la condición de los “moradores de la tierra”? No hay verdad, ni misericordia; perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.
  • ¿La causa de este estado de cosas? No hay conocimiento de Dios en la tierra.
  • Y, ¿Las consecuencias? Se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán. 

Vamos a intentar una interpretación de este texto, y aplicarlo a la realidad venezolana.

Antes de proceder al análisis del texto, aclaremos que somos conscientes de que Venezuela no es Israel, el pueblo de Dios. Pero como el mensaje de la Biblia es de aplicación universal, extraeremos de la misma algunas enseñanzas, y haremos comparaciones a partir de ella.

¿En qué son diferentes Israel y Venezuela? Al momento de escribir Oseas su libro, Israel es una Estado Teocrático; como Nación gobernada políticamente por la Monarquía Hebrea, establecida por Jehová al elegir a David como Monarca, y a su descendencia como herederos del trono; Constitucionalmente bajo la Ley de Moisés, Pentateuco, dictada por Dios, la cual rige la vida del pueblo en todas sus facetas y dimensiones: civil, moral, religiosa, legal.

Venezuela es un Estado seglar; políticamente constituida como un Estado federal democrático, social, de derecho y de justicia, autónomo y soberano, cuya soberanía está consagrada en su Acta de Independencia firmada en 1811.

Establezcamos las comparaciones:

La situación de Israel.

El profeta Oseas declara que el estado deplorable en que vive la Nación tiene su origen en que “no hay conocimiento de Dios”.

¿A qué se refiere el profeta con esta expresión? ¿Qué tipo de conocimiento? ¿Cuál es la causa de esta carencia? La expresión “no hay conocimiento de Dios” se refiere a que el pueblo vive ajeno a los principios establecidos en La Ley de Moisés, contenida en el Pentateuco, que era su “constitución nacional”, la norma política, moral, civil y religiosa de Israel.

Al ignorar los principios establecidos en su “estado de derecho”, ocurre el desastre nacional, reflejado en: “…no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.”

Y esta ignorancia trae consigo consecuencias inexorables: “Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.” Un panorama aterrador. La Nación atraviesa uno de sus peores momentos en toda su historia.

¿Es Dios quien propicia este estado de cosas?  No, Dios nunca desea, ni propicia males a su pueblo que tanto ama. Es el hombre con su conducta desaforada, sin cumplir las leyes, haciendo caso omiso a los principios que rigen la vida, quien activa las consecuencias. Cuando un juez, actuando de conformidad al procedimiento establecido en los códigos, condena a una persona, lo hace porque aquella persona dio motivo para tal sentencia.

¿Quién es responsable de la ignorancia del pueblo? El profeta acusa a los dirigentes de la Nación, especialmente los religiosos, por no dar a conocer el mensaje divino.

La decadencia de Israel fue progresiva. La primera institución que fracasa es la monarquía. Los reyes ungidos como instrumentos divinos para conducir al pueblo política, militar y civilmente, se desviaron en sus caminos abrazando la idolatría, culto a dioses paganos, y haciendo alianzas políticas, olvidándose de Jehová, Dios de la Nación.

De igual modo se pervierte el sacerdocio. Los sacerdotes son responsables del estado de derecho, así como de la vida espiritual del pueblo, ya que como estado teocrático-monárquico, el marco jurídico, legal, lo define la Ley de Moisés, el Pentateuco, que también marca la pauta en lo religioso y espiritual. Una actitud temeraria e irresponsable del sacerdocio es consentir las desviaciones del Monarca y erigir estatuas de ídolos en el propio Templo, tanto como permitir la prostitución como acto religioso.

Así pues, ante el fracaso de los reyes como guías morales, civiles, políticos; y del sacerdocio como garantes de la justicia, la legalidad y la vida espiritual del pueblo, Dios levanta a los profetas para advertir a los reyes, a los sacerdotes, y al pueblo en general las consecuencias por su perversa conducta. Todo el capítulo cuatro de Oseas, tanto como el libro en su totalidad, son un llamado, desatendido, para un cambio de actitud, al arrepentimiento.

La línea de trabajo de un profeta, como emisario de Dios, es sencilla. Responde al siguiente esquema:

  1. Denuncia del pecado, 8:1-6,
  2. Advertencia de las consecuencias por el pecado, 9:1-7
  3. Llamado al arrepentimiento, cambio de actitud, 14:1-3,
  4. Promesa de perdón y reconciliación, 14:4-9.

Como sabemos Israel no atendió el llamado de Dios a través de Oseas, como tampoco lo hizo con los demás profetas, y fue llevado al cautiverio como consecuencia de su mal proceder.

Enseñanzas y comparaciones aplicables a Venezuela.

Recordemos que nuestro análisis gira en torno a la frase “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento”.

Respecto de que “fue destruido” hay poco que decir puesto que la realidad grita por sí misma. Hay suficientes análisis que explican la decadencia moral, económica, política y social de Venezuela. En algunos aspectos se encuentra igual a Israel en sus peores momentos.

¿El motivo? La falta de conocimiento. En el caso de la Nación de Israel, desconocimiento de la Ley de Moisés, el Pentateuco, que reglamentaba la vida del pueblo. En el caso de Venezuela un desconocimiento generalizado de la Constitución Nacional que rige la vida ciudadana en todos sus aspectos, así como a los principios y normas morales que caracterizan la cultura venezolana.

Venezuela como estado seglar no está obligada a regirse por la Biblia, la Palabra de Dios, ya que Jehová no es el Dios de Venezuela, lo es de muchos venezolanos, no de la Nación. Pero si está obligada a ceñirse a la Constitución y a las Leyes.

Otro aspecto en el que resalta la falta de conocimiento, es en el verdadero origen de la crisis venezolana. La misma tiene sus raíces en que se está imponiendo un modelo económico y político fracasado en toda Nación donde quiso imponerse,  además teñido de prácticas paganas, ocultistas; como lo es el Socialismo del Siglo XXI, impulsado por la Revolución Bolivariana. Pero sobre esto se guarda silencio. Pocas personas han alertado sobre este particular a la población.

En el ámbito espiritual, igualmente se nota un impresionante desconocimiento de las demandas divinas, entre quienes profesan el cristianismo como religión, o como devoción. Se ha reiterado en anteriores escritos, es una inconsistencia lógica, y bíblica que un cristiano adopte la filosofía del Socialismo del Siglo XXI como estilo de vida.

Esta inconsistencia es debido a una doble falta de conocimiento. Por una parte la mayoría de la población desconoce la esencia de los principios que sustentan el Socialismo del Siglo XXI, y se es displicente respecto a las prácticas ocultistas, de religiones paganas que promueven. El común cree que el desabastecimiento y la escasez e es producto de una supuesta guerra económica, y a la caída de los precios del petróleo; cuando en realidad es un esquema de control de la población a través de los productos de primera necesidad, y de los servicios públicos.

Como también hay un desconocimiento generalizado a lo que establece la Palabra de Dios para quienes dicen profesar el cristianismo. Por ello se afirma que la crisis venezolana es peor que la de Israel en sus peores épocas. ¿Por qué? Porque en sus peores crisis Israel tuvo profetas que hablaron en nombre de Dios, alertando a la población sobre su errada conducta, los males porvenir, y llamaron al arrepentimiento. Quienes se acogieron a las demandas divinas escaparon de las consecuencias, al contrario de quienes persistieron en su ignorancia.

Hoy falta la voz del profeta en Venezuela, uno que desenmascare las pretensiones del personaje que tras bastidores dirige la escena, Satanás y sus huestes de maldad; que denuncie el pecado, y advierta las consecuencias de la ignorancia a la Palabra de Dios; que haga un llamado al arrepentimiento a quienes profesan la fe de Cristo.

Hace falta en Venezuela que se lea detenidamente 2 Crónicas 7:13-14, y que cada Cristiano ponga en práctica las palabras de ese imponente texto, una por una. Que no lo pronuncie más, sino proceda de una vez como allí se le pide:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones…

Fuente.

  • Conceptos y datos: Wikipedia,
  • Biblia: RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

¿PUEDE VENEZUELA CONVERTIRSE EN POTENCIA MUNDIAL?

Para reflexionar sobre esta pregunta, necesitamos referirnos a lo que se entiende por potencia mundial, y las circunstancias que facilitan la formación de una.

La expresión Potencia Mundial se refiere a un Estado que tiene la capacidad de influir o proyectar poder político, económico, y militar a escala mundial. Sus opiniones son tomadas en cuenta por otras naciones antes de decidir una acción diplomática o militar. Una característica de una gran potencia es la habilidad de intervenir militarmente en cualquier lugar. Además, las grandes potencias poseen una influencia cultural que se manifiesta en forma de inversiones en partes menos desarrolladas del mundo.

Potencias Mundiales en la historia.

Fueron grandes potencias en la antigüedad Grecia, Roma, la Antigua China, el Antiguo Egipto, Persia e India.

En el Nuevo Mundo, destaca el Imperio Inca como el más extenso de los Estados precolombinos.

Machu Pichu, huella del Imperio Inca.

En la era moderna, en Europa, las potencias mundiales primero fueron las ciudades-estado italianas, Venecia, Génova, Florencia, Roma, Milán; España y Portugal; luego, el poder pasó a Francia y al Reino Unido, así como a Países Bajos, Rusia,5 Turquía, Alemania e Italia.

En el siglo XX, las grandes potencias fueron Estados Unidos, Rusia y la Unión Soviética, Japón, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y Austria-Hungría.

En el siglo XXI, sin duda, las principales potencias son: Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea, el denominado G-4: Alemania, Francia, Reino Unido e Italia; India, Japón y China.

Estas potencias poseen poder político, económico, tecnológico y militar con capacidad para intervenir en cualquier lugar del planeta, como ya hemos comprobado en los conflictos del medio oriente. La excepción es Japón, que no posee ejército, sin embargo su influencia y presencia mundial es un hecho, y en muchos casos determinante.

¿Puede Venezuela convertirse en potencia mundial?

Es posible, como ha ocurrido con cualquier potencia actual o pasada, que se desarrollaron progresivamente utilizando alguna fortaleza interna. En el caso de Venezuela, su inmenso potencial de recursos naturales: petróleo, minerales de diversos tipos, tierras aptas para el cultivo, abundancia de agua.

Antes de continuar explorando las posibilidades de Venezuela de convertirse en potencia mundial, es necesario revisar el porqué de las potencias mundiales.

La Historia Universal nos relata detalles del surgimiento, auge y caída de los grandes imperios mundiales, que en su momento constituyeron potencias que reinaron en extensos territorios. Uno de ellos es el de Alejandro Magno, el Griego, que abarcó todo el territorio de la actual Europa, el Medio Oriente hasta los límites de la India.

Los registros históricos refieren como ese imperio griego fue copando el escenario mundial, y como Alejandro Magno se hizo del poder y cautivo a las naciones que se propuso. Sin embargo, tras esa historia que nos enseñan en la escuela hay una  causa que determina el curso de la misma. La Biblia revela por qué anteriormente mencionado.

El libro de Daniel, en su capítulo dos revela la causa capital que determina el devenir de un imperio, o potencia mundial. En ese texto se relata el tantas veces mencionado sueño de Nabucodonosor, emperador de Babilonia.

Así lo describe Daniel:

31 Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. 32 La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; 33 sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. 34 Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. 35 Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Más la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra. Daniel 2:31-35.

El soberano queda perplejo pues no comprende tal sueño, por lo que demanda le sea interpretado. Daniel lo hace, y esta es la interpretación:

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. 38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. 39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. 40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. 41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. 43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. 44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación. Daniel 2:37-45.

La estatua representa seis imperios mundiales:

  1. Cabeza de oro: Imperio babilónico, Nabucodonosor como cabeza,
  2. Pecho y sus brazos, de plata: Imperio persa, Darío y Ciro emblemáticos,
  3. Vientre y sus muslos, de bronce: Imperio griego, Alejandro Magno,
  4. Piernas, de hierro: Imperio romano,
  5. Pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido: Imperio romano renovado, un nuevo orden mundial, en proceso,
  6. Piedra cortada del monte sin intervención humana: un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, el reino futuro de Jesucristo, luego de su Segunda venida.

Interpretación.

Los cuatro primeros imperios, como se nota en la interpretación dada por Daniel, fueron determinados por Dios para cumplir diversas etapas del Plan General de Salvación.

Babilonia, cabeza de oro, brazo divino para dar fin a la Monarquía Hebrea, llevar a Israel al exilio a causa de su impiedad, destruir el templo y a Jerusalén. Fin de sacrificios expiatorios. Nace una nueva formo de devoción que se transforma en el judaísmo, impregnado de la cultura babilónica. Israel rompe con la idolatría. 2 Crónicas 36:17-21.

Imperio Persa, pecho y brazos de plata, instrumento divino para repatriar a Israel, reconstruir el templo, Jerusalén y la renovación del culto a Jehová, 2 Crónicas 36:22-23.

Imperio griego, vientre y muslos de bronce, facilita la formación de sinagogas por todo el imperio, impone el griego como idioma del imperio, traduce el Antiguo Testamento al griego, coloca las bases de una sociedad organizada, culta, desarrolla la ciencia, el arte, el deporte; conduce a occidente de la barbarie a la civilización.

Imperio romano, pies de hierro,  hereda la cultura griega, impone  una paz a la fuerza, construye carreteras por todo el imperio, da libertad a las religiones sumisas. En el apogeo de este imperio nace Jesucristo. Tras la muerte y resurrección de Cristo, este imperio facilita la expansión del evangelio a todas las naciones en labios de los primeros discípulos y la naciente Iglesia. Es responsable de la destrucción del Templo de Jerusalén, en el año 70 DC, de imponer el cese a los sacrificios de animales por la expiación de pecados, de dispersar a los judíos, y designar a la tierra de Israel como Palestina.

Cae el imperio romano, más la fe en Cristo, el evangelio del Reino se expande por todo el mundo.

Quinto Imperio. La actual generación es testigo de la preparación del escenario para el surgimiento del quinto imperio, los pies de barro cocido mezclado con hierro. Según el sueño de Nabucodonosor, y la profecía de Apocalipsis en el capítulo trece, este reino a diferencia de los anteriores abarcará a todas las naciones de la tierra. El surgimiento de este quinto imperio se gesta a partir de la globalización, el desarrollo de la Internet, y de la Organización de las Naciones Unidas. En su momento la ONU cederá su autoridad a un Gobierno Mundial con poder militar, político, y económico. Algunos se refieren a este gobierno como el “Nuevo Orden Mundial”.

Sexto Imperio. Este gobierno mundial preparará el escenario para la venida del sexto y último reino mundial. El reino de Jesucristo que “desmenuzará” al Nuevo Orden Mundial y se establecerá para siempre, tal y como lo indican los dos últimos capítulos de Apocalipsis.

De acuerdo con la revelación Bíblica, Dios levanta y derriba reinos a los fines de cumplir sus planes y propósitos para el hombre, Juan 3:16.

¿Por qué Estados Unidos de Norteamérica llegó a ser una potencia? Para cumplir el Plan de Dios de llevar el evangelio a todas las naciones. Como sabemos, a fines del Siglo XX esa Nación tenía una poderosa representación de “misioneros” encargados de extender el Reino de los Cielos y proclamar el Evangelio de Jesucristo. Aún hoy sigue desarrollando esa importante tarea.

Volvamos a la pregunta de este artículo, ¿Puede Venezuela Convertirse en Potencia Mundial? La respuesta la hemos desarrollado en los párrafos anteriores. Depende de los Planes de Dios para organizar el Quinto Imperio Mundial. O para el Sexto.

Venezuela cuenta con el potencial de recursos naturales y humanos para ser una potencia. Cuando Cristóbal Colón arribó a las costas orientales de Venezuela, creyó estar contemplando el “Paraíso”, el Jardín del Edén. Tan solo las reservas de petróleo son una riqueza de incalculable valor, que usado como arma geopolítica es tan poderosa como el más sofisticado ejército. Falta ingenio, o determinación divina.

Fuente:

  • Conceptos y datos históricos: Wikipedia,
  • Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org.
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google

 

PERFIL DEL LIDER QUE SE NECESITA EN VENEZUELA PARA EL CAMBIO

En Venezuela hasta hoy ha faltado un liderazgo que canalice sabiamente a la población venezolana hacia la resolución definitiva de la crisis. Como se sabe, para elegir el tipo de liderazgo con las habilidades y condiciones que le permitan guiar a la gente hacia la salida de un conflicto, es imprescindible diagnosticar las causas, consecuencias, y alternativas de solución de dicho conflicto. Con este diagnóstico en manos es posible determinar quién, o quienes, son capaces de gerenciar la salida.

Partamos del diagnóstico. ¿Cuál es la crisis que se vive en Venezuela? ¿Qué la origina? ¿Cómo propiciar soluciones viables? Hay un consenso general acerca de que la crisis venezolana es un problema de valores. Eso lo hemos analizado en escritos anteriores.

¿Qué entendemos por crisis de valores? ¿Qué significamos cuando decimos que en Venezuela hay crisis de valores?

Saca tus propias conclusiones. ¿Qué es “valor”?

Se considera “Valor” a aquellas cualidades o características de las personas, o de las instituciones, seleccionadas de manera libre, consciente, que sirven para orientar los comportamientos y acciones en la satisfacción de sus necesidades. Los Valores son guías que orientan la conducta y la vida de cada individuo, de cada grupo social.

El valor se refiere a una excelencia, a una perfección. Por ejemplo, se considera un valor decir la verdad y ser honesto; ser sincero en vez de ser falso; es más valioso trabajar que robar. La práctica del valor desarrolla la excelencia personal, mientras que el contravalor lo despoja de esa cualidad.

Desde un punto de vista socio-educativo, los valores son pautas que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dirigen la conducta, la vida de cada individuo y de cada grupo social. La sociedad exige un comportamiento digno en todos los que participan de ella, cada persona se convierte en un promotor de Valores por la manera en que vive y se conduce.

De los párrafos anteriores puedes obtener tus conclusiones acerca de la crisis venezolana; seguramente has concluido que ciertamente es un problema de valores, de no alinear la vida conforme a las excelencias que hemos asumido como valores: la honestidad, la justicia, equidad, responsabilidad, amor al trabajo, cooperación, entre otros muchos.

¿Cómo hemos adquirido esos valores? Al adoptar la fe cristiana como estilo de vida. Por vía de la Iglesia Católica, que agrupa la mayoría de venezolanos; o por las Iglesias Evangélica que hacen vida en el País. Significa esto que cerca de un ochenta por ciento (80%) de la población venezolana es cristiana, siendo como se dijo la Iglesia Católica mayoritaria.

Si estás de acuerdo con esta línea de pensamiento, entonces ya tienes una conclusión, que la crisis de valores nace en una crisis de fe en los que practican el cristianismo.

Digámoslo de otro modo, la crisis venezolana es porque los cristianos no practican los valores que profesan. Y cuando nos referimos a cristianos, no hacemos diferencia entre católicos y evangélicos, ya que por definición de principios, ambos grupos son cristianos. O al menos así se definen.

Vista la situación de esta manera, gerenciar la crisis venezolana, liderizar los cambios requeridos va más allá de lo económico, constitucional o político.

Veámoslo así:

La crisis no es por falta de recursos financieros porque Venezuela cuenta con ilimitados recursos naturales, como para convertirla en potencia mundial; ni es por una legislación deficiente porque se posee una Constitución que garantiza los derechos a la población, y códigos de procedimientos bien articulados para mantener los procedimientos encausados a producir sentencias con equidad y justicia; no es político debido a que se permite la organización y funcionamiento de agrupaciones con tales fines, se han realizado actos electorales con frecuencia durante los últimos años, y en los actuales momentos se debate la posibilidad de otros más.

Con base a lo anterior nos preguntamos. ¿Cómo gerenciar la crisis venezolana?

Entonces, como la crisis venezolana es de valores, hay que conducir a los venezolanos a un reencuentro con su fe, con su identidad, con sus valores. Y eso lo puede hacer una persona, o personas, consustanciada, comprometida, practicante de la fe cristiana. De la fe enraizada en la Biblia, la Palabra de Dios.

La Biblia ofrece detalles de cómo líderes conscientes de su rol condujeron a pueblos en crisis más severas que las vividas en Venezuela, y las superaron. Pero los líderes que muestra la Biblia son diferentes a los nuestros. No estaban buscando las posiciones que alcanzaron, ni fueron aceptados en principio por las gentes. Muchos se resistieron al llamado a ser líderes porque tenían otras prioridades.

Un personaje que propició una profunda renovación en el pueblo, tal y como lo relata la Biblia es Josías. Un joven rey de Israel. La nación de Israel vivía una crisis de valores de proporciones inauditas. Una imagen refleja esta realidad:

1 De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años; el nombre de su madre fue Hepsiba. 2 E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, según las abominaciones de las naciones que Jehová había echado de delante de los hijos de Israel.  3 Porque volvió a edificar los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a Baal, e hizo una imagen de Asera, como había hecho Acab rey de Israel; y adoró a todo el ejército de los cielos, y rindió culto a aquellas cosas. 4 Asimismo edificó altares en la casa de Jehová, de la cual Jehová había dicho: Yo pondré mi nombre en Jerusalén. 5 Y edificó altares para todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová. 6 Y pasó a su hijo por fuego, y se dio a observar los tiempos, y fue agorero, e instituyó encantadores y adivinos, multiplicando así el hacer lo malo ante los ojos de Jehová, para provocarlo a ira. 7 Y puso una imagen de Asera que él había hecho, en la casa de la cual Jehová había dicho a David y a Salomón su hijo: Yo pondré mi nombre para siempre en esta casa, y en Jerusalén, a la cual escogí de todas las tribus de Israel; 2 Reyes 21:1-7.

Baal

Israel atravesaba una de sus peores crisis de valores, debido a que había dado la espalda a Dios, rindiendo culto a dioses ajenos, y practicando ritos abominables. Ante este cuadro horroroso, surge la figura del rey Josías, del cual se dice:

1Cuando Josías comenzó a reinar era de ocho años, y reinó en Jerusalén treinta y un años. El nombre de su madre fue Jedida hija de Adaía, de Boscat. 2 E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda. 2 Reyes 22:1-2.

A los dieciocho años, movidos por la piedad inculcada por su madre, y consejeros del reino, decide reparar el templo que estaba en ruinas. En el proceso de remodelación encuentran entre las ruinas el Libro de la Ley, el cual es llevado de inmediato al monarca. Este pide le sea leído y cuando escucha las demandas de Jehová, y se da cuenta, toma conciencia, de que sus caminos no se ajustan a lo que pide Dios se conmueve intensamente, y pide dirección para enmendar. Observa el resultado:

16 Así dijo Jehová: He aquí yo traigo sobre este lugar, y sobre los que en él moran, todo el mal de que habla este libro que ha leído el rey de Judá; 17 por cuanto me dejaron a mí, y quemaron incienso a dioses ajenos, provocándome a ira con toda la obra de sus manos; mi ira se ha encendido contra este lugar, y no se apagará. 18 Mas al rey de Judá que os ha enviado para que preguntaseis a Jehová, diréis así: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Por cuanto oíste las palabras del libro, 19 y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar y contra sus moradores, que vendrán a ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová. 20 Por tanto, he aquí yo te recogeré con tus padres, y serás llevado a tu sepulcro en paz, y no verán tus ojos todo el mal que yo traigo sobre este lugar. Y ellos dieron al rey la respuesta. 2 Reyes 22:16-20.

Luego de esto, el rey decide convocar a la Nación para que retorne a Dios, hecho que propició una renovación espiritual entre los hijos de Israel. Nota lo que hace Josías:

1 Entonces el rey mandó reunir con él a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. 2 Y subió el rey a la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová. 3 Y poniéndose el rey en pie junto a la columna, hizo pacto delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto. 2 Reyes 23:1-3.

El relato continúa detallando las acciones del rey, y el resultado de sus reformas. Mira lo que de Josías se dice:

25 No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él nació otro igual. 2 Reyes 23:25.

Las crisis de fe, las crisis de valores pueden ser resueltas por hombres conscientes de su realidad, y temerosos de Dios. Personas capaces de romper con el estatus quo, la realidad imperante; romper los paradigmas, los modelos paganos impuestos; hacer un llamado para retornar a los valores, la fe, los principios contenidos en la Biblia, la Palabra de Dios.

Esa persona existe ya, Dios la ha venido forjando, preparando para que asuma la renovación de Venezuela. Así como cultivó a José desde la cisterna hasta el palacio de Faraón, pasando por la esclavitud, la injusticia, la cárcel; como a Moisés que le sacó del palacio de Faraón y le llevó al exilio, a pastorear ovejas por el desierto; como Pablo, con quien tuvo un encuentro camino a Damasco, y le cegó temporalmente para abrir su visión espiritual; esa persona va a propiciar un reencuentro con la fe ancestral de los cristianos venezolanos, un reimpulso de los valores característicos de nuestra cultura.

Esa persona va a convocar al pueblo de Dios para acometer las reformas anheladas y urgentes.

En esto Dios da sorpresas. Elige en los lugares insospechados. A un rey de Israel, detrás de un rebaño de ovejas, del cual ni fu propia familia lo valoraba para tal fin, el ilustre Rey David; 1 Samuel 16:1-13; a una heroína en el harén de un rey Persa; Ester 4:10-17; a un enemigo de la fe, para convertirle en apóstol de los gentiles, Pablo, Hechos 22:1-11.

La persona elegida es temerosa de Dios, que cultiva y practica los valores, principios, y normas inspirados en su Palabra; alguien capaz de convocar y conducir una verdadera renovación espiritual y moral en Venezuela.

Tal vez tu estas en ese plan divino. Dice Jehová, nuestro Dios:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;

Sí, Señor, hazlo pronto.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway,
  • Definiciones y datos históricos: Wikipedia, la enciclopedia libre,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.