LA QUE DA A LUZ NO TIENE FUERZAS

La situación que se vive en Venezuela ha llegado a un punto que  tiene muchas similitudes con una circunstancia crítica por la que atravesó el pueblo de Israel.

Imagen relacionada

El ejército del poderoso imperio Asirio tenía situada a Jerusalén, había llegado victorioso luego de cautivara otros pueblos. El rey Ezequías al frente de su menguado ejército, responsable del bienestar de la ciudadanía recibe un emisario del feroz enemigo, quien le envía el siguiente mensaje:

18 Mirad que no os engañe Ezequías diciendo: Jehová nos librará. ¿Acaso libraron los dioses de las naciones cada uno su tierra de la mano del rey de Asiria? 19 ¿Dónde está el dios de Hamat y de Arfad? ¿Dónde está el dios de Sefarvaim? ¿Libraron a Samaria de mi mano? 20 ¿Qué dios hay entre los dioses de estas tierras que haya librado su tierra de mi mano, para que Jehová libre de mi mano a Jerusalén? Isaías 36:18-20.

El atribulado rey, observa al poderoso ejército dispuesto al asalto, pasa revista al suyo, considera los recursos disponibles, recuerda a las naciones que cayeron bajo aquel Imperio, y entiende que las cosas no son muy alentadoras. Él sabe que es un asunto de muerte, contando con sus recursos; pero recuerda que Jehová el Dios de los Ejércitos de Israel puede intervenir, más, ¿Qué hacer? ¿Cuándo y cómo va a intervenir el Dios de Israel? ¿Cómo asegurar su intervención inmediata para liberarles?

Perturbado por aquella terrible circunstancia, el rey envía un emisario al profeta Isaías, para que éste interceda ante Jehová, el Dios de Israel, con estas palabras:

Así ha dicho Ezequías: Día de angustia, de reprensión y de blasfemia es este día; porque los hijos han llegado hasta el punto de nacer, y la que da a luz no tiene fuerzas. Isaías 37:3.

Y esto es lo que actualmente pasa en Venezuela:

La que da a luz no tiene fuerzas.

Está sola pariendo, y el mundo no acude en su ayuda; internamente los dirigentes políticos no se han puesto de acuerdo en cómo resolver asertivamente la crisis.

Venezuela espera.

Sin embargo en medio de esta crisis de proporciones gigantescas, Venezuela no está realmente sola, hay un Dios Todopoderoso que va a intervenir en el momento justo, oportuno y apropiado. Pero ese Dios tan maravilloso, espléndido y Todopoderoso actúa siguiendo parámetros establecidos en la Sagrada Escritura.

Es que la intervención Divina está sujeta, por designio del mismo Dios, a la intervención humana, por eso aquello del infinitas veces recordado 2 Crónicas 7:13-14; y Jeremías 33:3.

Como orar a Dios:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Cómo descubrir cosas grandes y ocultas:

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

El rey Ezequías, actuando como es debido buscó la intervención Divina por intermedio del profeta Isaías, quien al oír la súplica del rey envió una buena noticia, contenida en estas palabras:

Y les dijo Isaías: Diréis así a vuestro señor: Así ha dicho Jehová: No temas por las palabras que has oído, con las cuales me han blasfemado los siervos del rey de Asiria. Isaías 37:6.

Seguidamente el profeta describe la estrategia que Dios pondrá en marcha para liberar a su pueblo del acoso Asirio.

En virtud de lo cual, y con base a la Palabra de Dios hago un respetuoso llamado a mis colegas ministros, a los dirigentes religiosos, al pueblo de Dios en general, a un clamor sincero, sentido, fervoroso a Dios para que tenga misericordia de este País; y  resuelva la crisis de Venezuela, para que haya paz, reconciliación, restauración, y perdón.

Escribo esta nota el día viernes 22 de julio, unámonos en oración a las seis, a las tres, y a las nueve (Oración 6-3-9), hasta la salida de la crisis; y después, mantengamos la devoción.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente.

LILIAN TINTORI, EL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN DE VENEZUELA

Las declaraciones de Lilian Tintori  al momento de recibir a Leopoldo en casa, han generado un sinnúmero de reacciones, la mayoría de rechazo; y según el tono de las mismas se percibe cierta decepción y enojo hacia la luchadora por los derechos humanos y la libertad de los presos políticos.

Sin embargo, para comprender el impulsor de tales palabras hay que situarse en su lugar, haber vivido aquellos interminables años durante los cuales Leopoldo estuvo tras las rejas, tiempo en que muchas veces le dio por muerto.

Quienes han vivido situaciones similares experimentaron aquella misma sensación de “me lo entregan vivo, no lo mataron”,  no sé si es gratitud hacia los captores, en el mundo real se experimenta; pero eso hay que vivirlo.

Para comprender la dimensión de las palabras de Lilian, hay que analizarlas desapasionadamente, usando la sabiduría, inteligencia y el razonamiento lógico. Vamos a leerlas de esa manera:

“Pude saludar a los funcionarios que estaban ahí en la caravana, le di las gracias a Delcy Rodríguez y a Jorge Rodríguez, que estaban ahí presente. Les dije que no puede existir más tortura y presos políticos en Venezuela, que si tenemos que trabajar en conjunto para lograr salir de la crisis que atraviesa el país cuentan conmigo”, El Nacional, edición digital, 9-7-2017.

Estas expresiones, pronunciadas por otro actor no tendrían la relevancia que se les ha dado; pero tales palabra expresa una verdad que toda persona consciente reconoce. Es más que la mayoría de dirigentes de la MUD han sugerido pero que la amortiguan para no encender la ira popular.

Es un hecho cierto, vivido en otros países, que para resolver la crisis venezolana se necesita en forma imperativa el dialogo, el perdón, la reconciliación, y la restauración. Si esas actitudes, características de los venezolanos, no se activan; la crisis irá de mal a peor.

Ahora, cuando afirmo que hay que perdonar a los causantes de la crisis que vivimos, seguramente muchos estarán en desacuerdo, sin embargo veámoslo de este modo.

El perdón, la reconciliación, y la restauración son virtudes básicas que facilitan, enriquecen y fortalecen las relaciones con el prójimo; son características de la sociedad venezolana; y es un método infalible en la resolución pacífica de conflictos. Un ejemplo  de ello es el proceso de pacificación que vive la hermana República de Colombia; y que fue un innegable logro del Presidente Caldera en su primer gobierno.

No significa esto que los crimenes quedarán impunes, serán sancionados según las leyes nacionales e internacionales; pero aún dado ese extremo, los infractores merecen la restauración, como todo ser humano.

Venezuela esta radicalizada, cargada de ira y resentimiento. Y lamentablemente ese ha sido el gran defecto de la Revolución Bolivariana, de quienes la impulsan. El odio, resentimiento, y amargura por los muchos años de persecución cuando estaban en la guerrilla; el haber perdido familiares en aquellos enfrentamientos, o torturados; todo aquello, por no haberlo superado asertivamente, cuando llegaron al poder, en lugar de gobernar para reivindicar al País, como lo prometieron, se dedicaron a la venganza; a pagar con la misma moneda; a drenar su resentimiento. Y esto no es una elucubración, ellos en sus discursos y entrevistas lo hacen conocer.

Hoy no podemos caer en aquella lamentable actitud, no repetirla, sino actuar con dignidad y benevolencia.

Como se ha afirmado  reiteradamente, la población venezolana esta radicalizada y peor aún cargada de resentimiento y rencor. Tales actitudes nada bueno generan.

Los afectos a la Revolución, quienes ingenuamente creen en ella, no van a ceder fácilmente su posición conquistada; y como se sabe hay miles de comprometidos en el proceso  que no solo la defenderán con sus discursos, porque también están armados. Y tienen apoyo internacional, se comenta que supuestamente hay tropas venidas de ejércitos extranjeros, de Naciones amigas de la Revolución.

Así pues, las palabras de Lilian Tintori tienen sentido; tal vez no las dijo como un llamado al pueblo, sino inconscientemente predijo lo que todo venezolano consciente sabe,  los líderes de la oposición reconocen como salida a la crisis, y los países amigos que median por una salida también proponen.

Para salir de la crisis hay que dialogar con los representantes de la Revolución, generar un ambiente de reconciliación, y de restauración.

¿No es ese el insistente llamado de la Sagrada Escritura al pueblo Dios?

Mira lo que la Biblia demanda al pueblo de Dios para la reconciliación nacional:

Sobre la Reconciliación:

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Mateo 5:23-24.

Respecto de los enemigos:

43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mateo 5:43-48.

Sobre el perdón:

12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Mateo 6:12.

Un privilegio de los hijos de Dios:

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 2 Corintios 5:17-19.

Estas demandas de la Palabra son un llamado al pueblo de Dios para emprender el proceso de dialogo, perdón, reconciliación y restauración del País.

Los sacerdotes, pastores, rabinos, diáconos, el pueblo de Dios en general tienen hoy un gran desafío, salir a las calles a propiciar la reconciliación de Venezuela. Teniendo en mente Romanos 5:1.

Bastante se ha orado por la salida a esta crisis; ahora no basta orar, hay que actuar. Y ya sabes que hacer.

Cuando medites seriamente en tu compromiso con Dios, su Palabra, y Venezuela, comprenderás el digno espíritu contenido en la palabras de Lilian Tintori, que es el sentir de los líderes de la oposición quienes no lo declaran públicamente por temor a encender la ira popular, como ha ocurrido con la luchadora esposa de Leopoldo.

No temas al diálogo cuando este es transparente, de cara al País, entre personas creíbles, representantes de los distintos sectores de la sociedad civil,  no solo de las cúpulas partidistas, acompañados de imparciales y objetivos testigos internacionales.

No necesitamos mediadores para dialogar, sino testigos creíbles que avalen los acuerdos.

Reitero, no temas al diálogo, teme a la radicalización y a una guerra civil respaldada por intereses foráneos.

Jesucristo dijo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”, Mateo 5:9.

Y en Venezuela hay mucho hijo de Dios.

Se acerca el fin de la crisis.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de ww.biblegateway.org
  • Prensa nacional
  • Notas personales
  • Imágenes: Google

EL PAPEL DEL PUEBLO CRISTIANO ANTE LA CRISIS DE VENEZUELA

La compleja y desafiante crisis venezolana ha llegado a un punto en el que se avizora un enfrentamiento definitivo entre los dos factores en pugna.

Por una parte el Ejecutivo ha convocado a elegir una Asamblea Constituyente con el objeto de aniquilar a la oposición y perpetuarse en el poder mediante una reforma a la Constitución Nacional que permita establecer un régimen comunista, matizado con las creencias  religiosas ancestrales que profesan.

En la posición opuesta, la ciudadanía, motivada por la sociedad civil, impulsada por jóvenes estudiantes, y seguida por los partidos políticos agrupados en la denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD), conscientes de los propósitos del Presidente y de quienes le secundan, han arreciado sus estrategias al punto de ir hasta el sacrificio convencidos de que después del 30 de julio, en el caso de imponer aquella Asamblea, “no hay Patria”.

Entre tanto, y a medida que se acerca aquel día, surgen hechos inesperados. Uno, al que la oposición no le ha dado relevancia, es la posición institucional asumida por Luisa Ortega Díaz, quien contra todo pronóstico, e inesperadamente se pronuncia contra el Tribunal Supremo, calificándole de ilegal, y asume una firme oposición a la Constituyente, afirmando que es ilegal, y contra el legado del fallecido Hugo Chávez.

Este pronunciamiento, heroico, tratándose de una persona afecta a la Revolución, ha dado fuerza a los planteamientos de la oposición internamente, y a la lucha de Países amigos que desean paz y democracia para Venezuela.

Como una estrategia para desmoronar el propósito Constituyente del Gobierno, la oposición convoca a una Consulta Popular, para solicitar opinión de la ciudadanía acerca de su acuerdo o desacuerdo con la propuesta Constituyente, y sobre la conducta de la institución militar frente a las exigencias del pueblo de asumir su papel institucional. Esta consulta se realiza dos semanas antes del llamado a votar por la Constituyente.

Seguidamente, y para asombro del mundo, el Gobierno decide dar casa por cárcel a Leopoldo López, el heroico emblema de la lucha por la libertad en Venezuela.

Pero este hecho, además de causar gran alegría al mundo, ha generado suspicacia entre algunos observadores por la medida en sí misma, debido a que el Gobierno mantiene prisionero a Leopoldo acusándole de instigar la rebelión popular, es una especie de botín de guerra; y de igual modo las declaraciones de su atribulada esposa Lilian, quien manifestó su gratitud a dos representantes de quienes han mantenido a su marido tras la rejas en Ramo Verde, por la medida dictada en favor del prisionero, e indicó su disposición al diálogo para una salida de la terrible crisis que vive el País.

Tras bastidores, algunos notables de la oposición han mantenido una actitud discreta, ya que no aparecen frente a las manifestaciones populares que son reprimidas hasta con balas; ellos están a la espera de la salida del Presidente, y de la caída de la Revolución para arribar a Miraflores como héroes; héroes que usaron “dobles” cuando las acciones se calentaron en las calles.

Esta batalla va a dejar varias víctimas. Los heroicos jóvenes que sacrificaron sus vidas por la Patria, vilmente asesinados por quienes deberían ser los garantes de sus derechos; por el lado de la Revolución a la valiente Luisa Ortega Díaz, mujer que  ha dado un aporte inconmensurable para propiciar la salida Constitucional; y, Leopoldo quien tanto el gobierno como algunos sectores de la dirigencia política opositora  elegantemente quieren deslegitimar para impedir que sea el próximo Presidente de Venezuela.

Es probable que este mismo mes de julio la crisis se defina, a menos que el Gobierno haga una jugada magistral que le oxigene y permita mantenerse unos meses más en el poder.

Dada la salida de este régimen, el aporte de la juventud, la población venezolana, Luisa Ortega Díaz y de Leopoldo son incuestionables. Aquella se desmarco de sus compatriotas revolucionarios, cuando estos se apartaron del hilo constitucional; y Leopoldo prefirió la Cárcel de Ramo verde antes de vender sus convicciones a cambio  de las bondades, y beneficios personales que seguramente le fue ofrecido desde las altas esferas de poder nacional e internacional.

Sea cual sea el resultado de esta crisis, hay lecciones para no olvidar:

Que Chávez no llegó al poder mediante un golpe de Estado, sino con el apoyo de la gran mayoría de venezolanos, de los grandes canales de televisión, de las cadenas de radio y prensa, de emblemáticos comunicadores sociales, del mundo empresarial; y hasta sectores católicos y evangélicos contribuyeron al arribo de la Revolución Bolivariana a Miraflores.

Es decir quienes hoy están en la calle dispuestos a morir para impedir que el sistema Comunista se instale definitivamente en Venezuela, ayer coquetearon con tal ideología; es cierto que al principio no se mostró aquella faceta en forma diáfana, y el pueblo votó por Chávez, pero una vez declarada sus intenciones, es inaudito e inconcebible que un cristiano, sea católico o evangélico, siga siendo afecto a la Revolución. Aquí cabe aquello de que “ninguno puede servir a dos señores”.

He aquí un dato interesante. Según Datanálisis el respaldo popular al Presidente Maduro para octubre del 2016 era de 19%, y según el diario La Verdad, edición del 10 de julio del 2017, la popularidad del Primer Mandatario es del 10%; digamos que un 15% apoya al Presidente, hoy día. Esa es la proporción de venezolanos que históricamente han militado en los partidos de la izquierda venezolana, eso lo hemos analizado en entregas anteriores en este mismo blog.

Es decir las aguas están volviendo a su cauce.

Con esto que afirmamos no queremos culpar a nadie de lo que ocurre en Venezuela, sino es un llamado a reflexión.

El pueblo venezolano que dice creer en Dios, y que  acepta a la Biblia como su Palabra, necesita reflexionar sobre sus raíces históricas y sus creencias para evitar transitar por senderos ajenos a su naturaleza. Esto en el ámbito espiritual.

Hoy es urgente volver a la Biblia.

Y en la dimensión política, respecto de la dirigencia de la misma, hay que cuidar de no dejar al País en manos de quienes con sus erradas acciones enardecieron a la población, y entregaron el País en bandeja de plata.

Bien es cierto que hay que llamar a elecciones, pero un simple acto electoral, y el advenimiento de un notable como Presidente, no va a pacificar al País, ni a resolver la crisis humanitaria. En este momento se requiere un Gobierno de Transición que propicie la reconciliación nacional, curar las heridas y luego llamar  a elecciones.

Se requiere un estadista. Un instrumento de Dios, como José en Egipto; como Darío el persa, instrumentos de Dios en su momento.

Hemos indicado en artículos anteriores que Dios tiene preparado el personaje para su debido momento.

Hay que tomar en serio los pronunciamientos de algunos dirigentes revolucionarios en el sentido de que si cae la Revolución, ellos la defenderán con armas, y en eso no han mentido. Así pues es necesario algún tipo de diálogo antes de las elecciones que han sido pospuestas en aras de la pacificación.

Hay que dialogar para pacificar.

Esta Venezuela traumatizada y radicalizada, necesita un tiempo mínimo para comenzar a sanar heridas y  propiciar la convivencia pacífica que ha sido el estilo de vida de la democracia en esta gran Nación.

En este aspecto el pueblo cristiano tiene un papel protagónico, es llamado por su razón de existencia a propiciar la reconciliación y  la restauración.

Desde mi perspectiva, el pueblo cristiano tiene dos desafíos:

Primero: Concentrarse en los templos y clamar, pidiendo perdón a Dios y a Venezuela, conforme a 2 Crónicas 7:13-14:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Segundo: Salir de los templos y proclamar las buenas nuevas de paz, reconciliación y restauración.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Notas personales,
  • Prensa Nacional e Internacional,
  • Imágenes Google.

PARA SALIR DE LA CRISIS VENEZOLANA

Desde los mismos inicios de la crisis en Venezuela, el pueblo de Dios ha orado insistentemente por una solución que propicie la paz y reconciliación entre los ciudadanos de este gran País; en verdad el clamor por Venezuela es permanente, en la mente de muchos aun queda aquel viejo anhelo, que se convirtió en un canto de batalla: “Venezuela será para Cristo, si unidos luchamos por Él…”

Al meditar en los llamados a orar, y en los insistentes clamores que se elevan al cielo por el País, viene a nuestro pensamiento realidades que son notables y constantes en la Sagrada Escritura.

Una, existe un prerrequisito para que los clamores sean escuchados; otra, que Dios siempre usa medios de gracia para ejecutar su voluntad.

Acerca de la primera afirmación, hemos tratado ese tema en anteriores escritos, sin embargo, vamos a reiterar algunas consideraciones al respecto:

La Biblia es clara al establecer que Dios responde las oraciones cuando se cumplen algunos criterios, he aquí algunos:

Orar conforme a la voluntad de Dios. Veamos que significa esta afirmación. En 1 Juan 5:14-15 se nos dice:

14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

¿Qué quiere decir Juan en esta cita? ¿Acaso hay que pedir solo lo que a Dios le gusta? ¿Y nuestro libre albedrio dónde queda? Bueno, lo que Juan quiere decir es que no vamos a ser escuchados si pedimos algo contra lo establecido en la Palabra de Dios.

Por ejemplo: Dios no va a escuchar el pedido de aniquilar a un enemigo, aquello va contra la voluntad de Dios que es “amar a los enemigos”, Mateo 5:44. Tal vez el ejemplo es extremo, observemos otro. Dios no va a escuchar el ruego de conceder el “don de profecía” para impresionar a los oyentes con sus predicciones; aquello es vanagloria, y las profecías ya están enunciadas en la Biblia, no se requiere de profetas hoy día. Lo que se necesita son personas que proclamen el evangelio de la paz.

En general, orar según la voluntad de Dios, es formular las peticiones en el marco de lo que establece la Sagrada Escritura.

Por enfermos, Santiago 5:14; por las autoridades, 2 Timoteo 2:2; por la ciudad donde vivimos, Jeremías 29:7.

Consideremos otro criterio para que Dios escuche las oraciones.

Cuando se ora humildemente. La humildad es una actitud que permite aceptar tu realidad delante de Dios, en la primera parte de 2 Crónicas 7:14, se destaca esta virtud como un factor determinante para ser oído:

si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro,

Es la enseñanza transmitida por Jesús en la parábola del fariseo y el publicano en Lucas 18:9-14, el Maestro culmina aquella enseñanza con estas palabras: “porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.”

Un criterio final, entre los muchos mencionados en la Biblia.

Confesar los pecados, arrepentirse. La confesión de pecados y el cambio en el estilo de vida es otra condición para ser oído y tener respuesta afirmativa cuando se ora. Es el planteamiento de la segunda parte de 2 Crónicas 7:14, observemos:

y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

“Convertirse de los malos caminos” es una forma de explicar el arrepentimiento, actitud que nace en el corazón de una persona que reconoce su pecado y decide cambiar, apartándose de “los malos caminos”.

Dicho esto, necesitamos reconocer que para que Dios escuche nuestro clamor por Venezuela, hay que orar, como mínimo, según estos tres criterios. Sin olvidar el cumulo de otras recomendaciones bíblicas, requisitos para ser oídos.

El otro aspecto que necesitamos tener presente cuando oramos por Venezuela, es el siguiente.

Dios siempre utiliza el recurso humano cuando decide intervenir entre los hombres. En pocas ocasiones interviene Dios mismo directamente, o usa el recurso de ángeles. La constante es el elemento humano. Veamos.

Para traer al Mesías salvador, utiliza a Abraham, cuya simiente es para bendecir a las naciones de la tierra, Génesis 22:18; cuando decide liberar al pueblo de Israel cautivo en Egipto, utiliza a Moisés, Éxodo 3:9-10. Para llamar al arrepentimiento a Nínive, envía a Jonás, Jonás 1:1-2.

Incluso utiliza individuos que no forman parte de su pueblo. Un caso emblemático, referido en escritos anteriores, es el caso de dos prominentes hombres de la Historia Universal, usados por Dios para propósitos relacionados con su pueblo, Israel. Veamos.

Uno de ellos es Nabucodonosor, el emperador de Babilonia, quien es usado por Dios como un elemento para castigar a su pueblo rebelde, e infiel; así se declara en 2 Crónicas 36:15-17:

15 Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación. 16 Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio. 17 Por lo cual trajo contra ellos al rey de los caldeos, que mató a espada a sus jóvenes en la casa de su santuario, sin perdonar joven ni doncella, anciano ni decrépito; todos los entregó en sus manos.

Para interpretar este texto tienes que observar, meditar, comprender el significado del versículo 15, observa la frase “porque el tenia misericordia de su pueblo”. Antes de la consecuencia, Dios advierte.

Entonces Nabucodonosor representa la natural consecuencia del hombre desobediente; Dios no castigó a Israel, fue aquella nación la que provocó, el fatídico resultado.

El otro emisario de Dios para cumplir los propósitos de salvación con su pueblo, es Ciro el persa, otro hombre ajeno al pueblo de Dios. Veamos:

 22 Mas al primer año de Ciro rey de los persas, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de los persas, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito, por todo su reino, diciendo: 23 Así dice Ciro, rey de los persas: Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien haya entre vosotros de todo su pueblo, sea Jehová su Dios con él, y suba. 2 Crónicas 36:22-23.

No se necesita mayores explicaciones para interpretar el texto. Es evidente que Ciro es consciente del llamado Divino para que obre en la reconstrucción del Templo en Jerusalén, y en la repatriación del pueblo de Israel a su tierra natal.

Retomando el caso Venezuela, es digno de hacer notar que ante el clamor del pueblo por una solución a la crisis nacional, Dios va a intervenir a través de una persona que ha venido preparando anticipadamente, o grupo de ciudadanos, para actuar en su momento.

Por tal motivo no solamente es importante orar, sino estar conscientes de que Dios va a intervenir a través del factor humano. Sea extraído de entre su pueblo, como en el caso de Moisés; o a través de otras personas, como sucedió con Ciro el persa.

Tal vez ya está surgiendo el factor humano, usado por Dios como instrumento; esta dada la respuesta, ¿Se es consciente de ello?

Como se dice coloquialmente: “Dios obra por caminos misteriosos”.

Oremos conforme a lo establecido en la Palabra y asumamos nuestra responsabilidad al momento de ser llamados como medios para salvar a Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org
  • Datos y conceptos: Wikipedia,
  • Notas Personales.
  • Imágenes: Google

 

SIGNOS CELESTIALES

El próximo 21 de junio ocurrirá un fenómeno astronómico que ha cautivado a la humanidad desde tiempos ancestrales, los habitantes del hemisferio norte disfrutarán de la luz solar por más tiempo del habitual, ello debido a que la tierra en su recorrido alrededor del Sol, y por la inclinación de su eje de rotación se encontrará en un punto en el espacio denominado “solsticio de verano. Es el día más largo del año, y por consiguiente la noche más corta.

Luego, el 3 de julio la tierra se encontrará en su punto más alejado del Sol, en su movimiento de traslación, ese día conocido como “afelio”, el astro rey ejercerá su potente fuerza de atracción y hará que lentamente la tierra gire para retornar en órbita hacia el punto más cercano, “perihelio”, fenómeno que ocurrirá el 3 de enero del 2018.

Grafico que muestra el perihelio y afelio de la Tierra respecto al Sol.

Para la mayoría de personas tales eventos tienen poca importancia, y pasan desapercibidos. No fue así para nuestros antepasados, tanto de las culturas china, sumeria y babilónica en el oriente, como para las precolombinas en América.

Los hombres de las nacientes culturas alzaron su mirada hacia el cielo en el que descubrieron un inmenso cronómetro, observaron la regularidad de los agrupamientos de estrellas, como del movimiento de aquellos rutilantes cuerpos celestes, así como la del Sol, su asociación con las estaciones y la agricultura, dando con ello lugar a la astrología.

La paciente observación y el cuidadoso registro de sus observaciones permitieron determinar fenómenos celestiales periódicos, algunos de ellos se sucedían cada tres meses, coincidiendo con el inicio de las estaciones.

Así, en determinado día, hacia el final del invierno, cuando comenzaba a reverdecer la vegetación, observaron que la duración del tiempo de luz solar, y la noche eran iguales; que tres meses más tarde, al inicio del tiempo más caluroso, el día es más largo que la noche; tres meses más tarde, el día y la noche tienen igual duración; desde ese momento las noches son más prolongadas, hasta tres meses después cuando ocurre la noche más larga del año, y el día más corto.

Nace de este modo la designación de “equinoccio de primavera”, que ocurre alrededor del 20 de marzo; seguidamente el “solsticio de verano” aproximadamente el 21 de junio; luego el “equinoccio de otoño”, alrededor del 23 de septiembre; y finalmente el “solsticio de invierno”, cerca del 22 de diciembre. Esto en el hemisferio norte.

En el hemisferio sur aquellos fenómenos son opuestos. El 21 de junio para el hemisferio norte corresponde al solsticio de verano, en tanto que para el hemisferio sur corresponde al solsticio de invierno. En el norte el día es el de mayor duración, en el hemisferio sur es la noche que se alarga. Igual ocurre con los equinoccios, son opuestos en ambos hemisferios. Cuando en uno es primavera, en el otro es otoño.

En los países ecuatoriales, o tropicales, que están cerca de la línea del ecuador, estos fenómenos no son tan perceptibles. Son evidentes, como se dijo, en las regiones nórdicas, y las australes.

Es asombroso que nuestros ancestros sin instrumentos de observación y medición como los sofisticados de uso común hoy, pudieran alcanzar tan elevado conocimiento de la mecánica celeste.

Como dijimos anteriormente, para la mayoría tales fenómenos astronómicos pasan desapercibidos; sin embargo hay un creciente número de personas que ven en aquellos un tipo de  manifestaciones cósmicas de carácter trascendental.

Así pues, el 21 de junio, muchos movidos por el pensamiento mágico, e  influidos por religiones y filosofías orientales, irán a los antiguos santuarios, o a los monumentos ancestrales, a recibir al amanecer una supuesta energía proveniente del astro rey, como lo hicieron los babilonios y egipcios en sus mejores momentos.

Tour di Stonehenge del solstizio d'estate da Londra: vista del tramonto o dell'alba

Los babilonios y egipcios asociaron los fenómenos astronómicos con sus deidades, siendo el Sol un dios prominente, por lo tanto surgieron diversas festividades en su honor, que los romanos nos las legaron, y la Iglesia Católica asimiló como festividades cristianas.

Por ese motivo algunos críticos cuestionan que se celebre la natividad de Jesucristo en una fecha que originalmente estaba dedicada a rendir culto al dios sol, que renacía cada año, en el solsticio de invierno, tras vencer las frías noches del invierno nórdico; lo que se constata porque a partir de ese solsticio los días comienzan a alargarse, hasta el solsticio de verano cuando victorioso alumbra el día más largo del año.

Pasado este solsticio los días son cada vez más cortos, hasta el solsticio de invierno en que la noche es la más extensa. Así pues el Sol declina lentamente hasta casi fallecer, pero en una importante fecha renace como el Sol Invicto. Esto en la mente de los romanos.

Una realidad astronómica convertida en mito religioso.

Los astrónomos observarán el solsticio de verano, como rutinariamente lo hacen. Comprobando la regularidad y exactitud de la mecánica celestial.

Sin embargo el recurrente fenómeno solar-terrestre denominado solsticio de verano, así como los demás que marcan las estaciones, no es tan intrascendente, el mismo revela una extraordinaria realidad. Que ésta asombrosa regularidad celeste es la magnífica obra del Creador, diseñada para ser utilizada por el hombre, y sirve como testimonio de su cualidad de creador.

En el libro de Génesis se nos revela esta maravillosa realidad:

14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Génesis 1:14-17. RVR60.

Pero el hombre movido por la superstición y los antiguos mitos observa aquellos fenómenos y rinde culto a los objetos crados que los originan, en lugar de reconocer la grandeza del Creador.

Es que precisamente la creación es una manera como Dios se nos revela, para que tengamos consciencia de su realidad e interés por la humanidad.

Movido por una notable sensibilidad espiritual el salmista alza su mirada hacia el cielo y conmovido exclama:

1 Los cielos cuentan la gloria de Dios,     Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. 2 Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría. 3 No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz

Para luego exclamar:

1 Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos; 2 De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza, A causa de tus enemigos, Para hacer callar al enemigo y al vengativo. 3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, 4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? 5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. 6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: 7 Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, 8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar. 9 !!Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra!

Por lo tanto,  el 21 de junio se nos presenta otra maravillosa oportunidad de valorar la regularidad y precisión del universo, y elevar una acción de gracias por tan singular regalo.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org,
  • Datos y conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

LA ORACIÓN QUE HIZO ARREPENTIR A DIOS

La crisis que atravesamos en Venezuela y que en estos días se agudiza ha inspirado al pueblo de Dios a intensificar su clamor por Venezuela consciente de que Dios tiene la respuesta.

Ante esta realidad es conveniente saber que hay oraciones las cuales pueden hacer que Dios se arrepienta y cambie una determinación; veamos.

Resultado de imagen para clamor

Después de tres meses de haber salido de Egipto, el pueblo de Israel llega al desierto de Sin, frente al Monte Sinaí, Éxodo 19:1-2; allí acampa y Dios convoca a Moisés para un encuentro en la cumbre de aquel monte con el objeto de instruirle sobre los principios en que se basaría su relación con el pueblo de Israel.

Allá en la cumbre del Sinaí Moisés recibe las normas de convivencia del pueblo, que son los principios de la Constitución de Israel; se dictan los Diez Mandamientos, una serie de leyes relacionadas la justicia, así como algunas advertencias acerca de cómo conducirse en la tierra prometida.

Uno de aquellos encuentros entre Dios y Moisés es por cuarenta días, Éxodo  24:18, en dicho encuentro Moisés recibe instrucciones acerca del  culto, la construcción del Tabernáculo, los sacerdotes; y otros aspectos relacionados con la devoción de Israel.

Como Moisés tarda en bajar del monte, el pueblo entra en crisis, se acercan a Aarón, el hermano de Moisés, a quien le exponen que se sienten desamparados y sin quien les guíe, así que le piden les “haga” unos dioses para que les conduzca. Éxodo 32:1.

Ante tal solicitud, Aarón procede a complacerles y determina una estrategia que culmina en la adoración a un becerro de oro, Éxodo 32:2-6.

Resultado de imagen para becerro de oro

Dios que es consciente de todo cuanto ocurre en el campamento de Israel mientras habla con Moisés, se dirige al Caudillo, le hace saber su indignación por la actitud del pueblo y le formula una honrosa promesa:

7 Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. 8 Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. 9 Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. 10 Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande. Éxodo 32:7-10.

Ten en cuenta lo siguiente para comprender la postura Divina:

No había trascurrido seis meses desde que Dios libera al pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto. Ellos son testigos presenciales de los innumerables milagros Divinos que se activaron para propiciar su libertad: diez plagas, el paso por el Mar Rojo; en el desierto recibieron agua provista milagrosamente, e incluso el “pan del cielo”, el maná que comieron hasta llegar a la tierra prometida.

Desde su salida de Egipto una nube va delante de ellos para guiarles por el desierto, nube que les ilumina y abriga con su calor en las heladas noches de aquel inhóspito paraje, Éxodo 13:21, nube que colocándose entre el pueblo y el ejército egipcio impide que les alcance, 14:19; nube que era la manifestación de Divina en su recorrido, Éxodo 16:10.

Lo que los israelitas vieron y vivieron en carne propia no fueron estrategias militares convencionales para derrotar a un enemigo, ellos sabían que un ser humano como Moisés, a pesar de los prodigios que protagonizó, no tenía el poder para hacerlo, sino que era emisario e instrumento Divino en aquella guerra no convencional.

Además Moisés reiteradamente insistió en que actuaba como emisario de Dios, él nunca se atribuyó algún poder especial y personal en todo cuanto hizo.

Así pues que es incomprensible que aquella gente, ante la ausencia del Patriarca olvidase la acción protectora y salvadora de Dios, y decidiera optar por “construirse” un becerro de oro y declarar que aquella creación suya era el dios que iría delante de ellos.

Es decir, un pedazo de oro convertido en la figura de becerro era su dios, olvidando que pocos meses antes precisamente una de las diez plagas, la quinta fue contra el ganado egipcio, Éxodo 9:1-7, con lo cual derrota al dios egipcio “Apis”, una deidad con figura de toro, el dios de la fertilidad.

La idolatría es la actitud más reprobada y rechazada por Dios porque insensatamente el hombre pone en lugar de Dios a un objeto, desafiando la lógica tanto como los dos primeros Mandamientos, Éxodo 20:1-6.

Resultado de imagen para diosa semiramis

Culto a la diosa semiramis.

Por ese motivo, y por la insistente rebeldía del pueblo Dios propone un castigo ejemplar: exterminarles; y una honrosa propuesta: hacer de la descendencia de Moisés  una nación grande, Éxodo 32:10.

¿Cuál fue la reacción de Moisés? Una reacción consecuente a su persona, y a la responsabilidad que le había sido concedida, eleva: una oración al Cielo la cual hizo que Dios se arrepintiera.

Veamos la oración de Moisés:

11 Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? 12 ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. 13 Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre.

Observa detenidamente esta oración, analiza el argumento de Moisés, fíjate que ni siquiera se refiere a la oferta Divina de hacer una nación grande de su descendencia.

¿En que basa Moisés su oración? En Dios mismo, en su soberanía, en su poder, en las promesas dadas a sus ancestros.

Luego en tono respetuoso ruega a Dios que cese su ira contra el pueblo, y que se arrepienta del mal que estaba dispuesto a ocasionar entre los idólatras hebreos.

¿Recuerdas el primer encuentro de Moisés con Dios en el desierto? Aquel encuentro es narrado en el capítulo tres de Éxodo, desde una zarza ardiendo Dios se revela al errante pastor de ovejas. Que diferente es Moisés, como ha cambiado. El roce con el Dios de Israel ha propiciado aquella metamorfosis. Una vez más el hombre es probado y resulta airoso; siglos más tarde Santiago declara: “Bienaventurado el varón que soporta la prueba…”, Santiago 1:12.

Aquella fervorosa oración obra un milagro sin precedente, determina que Dios “se arrepienta” de su propuesta inicial, cambia su actitud.

14 Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.

Es importante destacar que “arrepentimiento” significa cambio de actitud, cambio de dirección, cambio en la manera de pensar.  Dios no se arrepiente al estilo que se pide al hombre, porque Dios no peca.

En varios momentos descritos en la Sagrada Escritura vemos a Dios cambiando alguna determinación suya propiciada por el proceder humano.

En el caso que no ocupa, Dios cambia su determinación a petición de Moisés. En el relato que sigue a este incidente, vemos a Moisés descender del Sinaí, vive la escena del “becerro de oro”, igualmente se conmueve y llena de ira, procede a destruir el becerro, y narra al pueblo lo que Dios se proponía por su actitud. Una vez el pueblo entra en conocimiento de lo que estuvieron a punto de vivir se llenan de temor, y se comprometen a obedecer las demandas divinas.

De todos modos la consecuencia es inevitable; todo acto de rebeldía, desobediencia, acarrea su costo, y aquel no se hizo esperar, Éxodo 32-30-35.

Este relato nos ilustra como una persona puede lograr que Dios cambie el curso de los acontecimientos, aún más que cambie una sentencia, una determinación suya. La metodología es sencilla, Él la reitera en la Biblia, es ampliamente conocida y repetida entre el pueblo de Dios:

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

Cuando evaluamos la condición de Venezuela, notamos que no es un “becerro de oro”, un ídolo, al que se le rinde culto; se han “construido” varios, desplazando a Dios del corazón de los venezolanos. La imagen de alguna deidad, un líder carismático a quien se concibe como “eterno”, una ideología, una organización religiosa.

Haz una revisión introspectiva, sinceramente reconoce qué está en primer lugar, antes de Dios, y así ya sabes cuál es tu “becerro de oro” que tienes que erradicar de tu corazón.

Por otra parte, Venezuela necesita intercesores que como Moisés puedan cambiar el curso de la historia.

Es decir personas que reconozcan la soberanía y el poder de Dios, así como que conozcan sus promesas, contenidas en la Sagrada Escritura; pero que aquello no sea una postura religiosa, ni una formula ritual; sino la vivencia de una persona que camina con Dios día tras día, y que con frecuencia asciende a “la cumbre” para hablar personalmente con Dios.

Una persona humilde, modesta, sincera, sensata, mansa, sin ambiciones de poder.

Dios está cambiando el curso errado por el que se ha encauzado al País en el ámbito político, socioeconómico, religioso, y fundamentalmente el espiritual.

Ya veremos un despertar espiritual, es algo que se comienza a sentir.

Sigamos orando por Venezuela, ya veremos la respuesta.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: VersiónRVR60, tomada de biblegateway.com
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

 

¿QUE CELEBRAN LOS CRISTIANOS EL DOMINGO DE RAMOS?

Hoy la cristiandad conmemora el denominado Domingo de Ramos, evocando la Entrada Triunfal de Jesús a Jerusalén un memorable día 10 del mes de nisán en el calendario judío.

Imagen relacionada

Lo que ocurre en aquel memorable día fue el cumplimiento de una profecía relacionada con el Mesías prometido, y que durante siglos se representó como parte del ceremonial para los preparativos de la Pascua.

Antecedentes de la “entrada triunfal”.

Como sabemos, toda esta celebración tiene lugar como parte de la festividad de la Pascua.

La Pascua conmemora la liberación de los israelitas de la esclavitud en Egipto. Aquella cena tiene gran significado, giraba alrededor del sacrificio de un cordero, cuya sangre sirvió como marca en la casa de los israelitas de modo que cuando el ángel de la muerte visitara cada casa de aquel país, pasara por alto la que estaba marcada con la sangre del cordero.

Resultado de imagen para sangre del cordero pascua

La muerte de los primogénitos egipcios quebraría la resistencia de Faraón y permitiría la salida de Israel con Moisés a la cabeza. Para aquel día hubo una preparación rigurosa; y que Dios instituyó como memorial.

Veamos el relato:

1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. 3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4 Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6 Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7 Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8 Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. Éxodo 12:1-8.

Como observas hay dos fechas mencionadas, el día diez, 12:3; y el día catorce, 12:6. En la primera fecha se selecciona el cordero, y en la segunda se sacrifica. Luego se instruyó a Israel a celebrar cada año este ritual como recordatorio de la liberación; pero también era un tipo de otro evento futuro que simbolizaba la liberación definitiva de otro tipo de esclavitud.

La celebración de la Pascua era el ensayo de un acontecimiento que habría de ocurrir en cumplimiento del Plan de Dios para la salvación de la humanidad: La venida del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, el Mesías prometido, un evento ampliamente anunciado por todos los profetas de Israel.

¿Cuál es la trascendencia de la Entrada Triunfal?

Revisemos la forma como se llevaba a cabo la orden divina en tiempos de Jesús.

El diez del mes primero, el de nisán, el Sumo Sacerdote iba a Belén a escoger el cordero que habría de sacrificarse el día de Pascua. Se procedía de esta manera porque la profecía indicaba que el Mesías nacería en Belén,  por ello en aquella ciudad, cercana a Jerusalén, se criaban los corderos para el sacrificio.

Resultado de imagen para sangre del cordero pascua

Una vez seleccionado el cordero para el sacrificio pascual, el Sumo Sacerdote regresaba a Jerusalén con el objeto de colocar en el establo del Templo al cordero para comprobar que era sin tacha y proceder a su sacrificio. La costumbre establecía que cuando el Sumo Sacerdote entraba a Jerusalén, una multitud que le esperaba, con palmas y ramas, gritaba:

¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

Esto era un ensayo de lo que ellos esperaban que iba a ocurrir cuando el Mesías entrara a Jerusalén tal y como estaba profetizado en Zacarías 9:9:

Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.

Veamos el relato de la entrada triunfal:

1 Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, 2 diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. 3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. 4 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: 5 Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga. 6 Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; 7 y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima. 8 Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. 9 Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! 10 Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste? 11 Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea. Mateo 21:1-11.

Lo que pasó es que mientras la multitud esperaba al Sumo Sacerdote que regresara de Belén con el cordero para el sacrificio, Jesús se adelanta y procede como hemos leído en el texto anterior. Los discípulos comienzan a clamar:

¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

Entonces toda la multitud les sigue y claman aquellas palabras, pero no ven que entra el Sumo Sacerdote sino a Jesús montado en un pollino. De este modo un evento que había sido dramatizado por siglos, aquel día se cumple tal y como había sido predicho por los profetas de Israel.

Sabemos el día diez se escoge el cordero que ha de sacrificarse el día catorce, para celebrar la Pascua. De este modo comienza el período de prueba al Cordero de Dios para verificar que era puro y sin tacha.

La celebración de los judíos no contemplaba el evento que ocurriría ocho días después de la Entrada Triunfal; se simbolizaba en la cena de Pascua, ya lo celebraremos el próximo domingo.

Un dato interesante. La festividad de la Pascua que celebramos los cristianos se diferencia en algunas fechas debido a Constantino, un Emperador Romano convertido al cristianismo que cambió las fechas para ajustarlas al calendario romano y a algunas de las celebraciones de ellos.

La fecha que corresponde a la semana denominada de la Pasión, está regida por lo establecido por Dios en el libro de Éxodo, tal y como se registra en el capítulo doce, antes indicado.

El diez de nisán corresponde al pasado jueves 6 de abril, de este año 2017, según el calendario judío, de modo que el 14 de nisán, día de la Pascua, corresponde al lunes 10 de abril.

El cambio de Constantino es para hacer coincidir siempre la resurrección el día domingo, primer día de la semana de los judíos, momento en que Cristo Resucitó.

¿Este cambio tiene algún efecto en la celebración? De ninguna manera. Los cristianos no celebramos el día de la muerte, ni el día de la resurrección, como tampoco el día del nacimiento de Jesús; celebramos, conmemoramos que realmente aquellos hechos en la vida de Jesús ocurrieron tal y como registra la Sagrada Escritura. Sobre los “tiempos y las sazones”, es irrelevante. Nosotros proclamamos la realidad de Jesús, el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org,
  • Conceptos y datos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.