ROXANA VARGAS, UNA LECCIÓN PARA LA VIDA

Existen hechos que por su naturaleza permanecen indelebles en la memoria.

Tal es el trágico caso de la pareja Roxana-Edmundo, que por las características del suceso es motivo de permanente evocación, y suscita diversos análisis e interpretaciones.

ROXANA - EDMUNDO

El drama se inicia en un encuentro casual. La joven Roxana Vargas Quintero, una prometedora estudiante de Comunicación Social, pasante en una canal de televisión venezolano, de 19 años de edad, sufre de un trastorno común en jóvenes de esta época, anorexia, propiciada por carencias afectivas, en muchos casos, e inducida por los estándares de belleza establecidos por esta sociedad posmoderna.

La anorexia nerviosa, es una enfermedad específica caracterizada por una pérdida autoinducida de peso acompañada por una distorsión de la imagen corporal.

Este trastorno, impulsa a la madre de Roxana a buscar alternativas de solución. por lo que la lleva a consulta con su psiquiatra, el doctor Edmundo Chirinos. Estamos en octubre de 2007.

El doctor Chirinos, para ese momento tenía 70 años, y era un prestigioso terapeuta, con un brillante historial: Médico, psiquiatra, psicólogo, con diversos posgrados en ciencias de la salud; presidente fundador del colegio de psicólogos; profesor universitario, exrector de la Universidad Central de Venezuela, excandidato presidencial, exdiputado ante la Asamblea Constituyente, escritor; psiquiatra, según él, de varios presidentes de Venezuela.   

La relación terapeuta-paciente se inició normalmente, más al pasar del tiempo se fue convirtiendo en amistad, para luego trascender a un romance, que derivó en una relación de pareja.

Según cuenta la joven en un blog que escribía, y las conclusiones del Ministerio Público, Edmundo Chirinos  fue el primer hombre con el cual Roxana tuvo relaciones sexuales.

Es de presumir que la tremenda diferencia de edad entre ambos, y los trastornos de personalidad de cada uno, originó diversas situaciones conflictivas, que hizo inviable el romance.

Amigos y familiares conocían de la relación entre Chirinos y Vargas. Sabían que el sitio de encuentros furtivos era el consultorio, sabían que a mediados del año 2008 la tormentosa relación había entrado en crisis, pues así lo refirió Roxana en un blog lanzado en la Internet, donde amenazó hacer público el hecho, para alertar a posibles clientes de Chirinos respecto de su conducta “impropia” con pacientes femeninas.

En ese blog también se pudo leer un escrito que la víctima tituló “Tuve mucho miedo”:

“Ese día que me entregué a mi psiquiatra tuve mucho miedo. Pero me trató bien, me dijo de hermosa a muchas cosas más, me besaba muy sensualmente de modo que no lo olvide de pronto. Después de ese día estuvimos hablando mucho, me dijo que se iba a volver a repetir, OjO pero sin compromiso, además que él es una persona mucho mayor que yo, sin mentira debe tener como unos 60 años o tal vez más. Ayer lo volví hacer con él, pero no tan igual como el primer día, ya que estaba en horario de consulta y pues no podíamos durar mucho. Creo que sin querer le estoy agarrando cariño, pero eso es muy mal, porque quiero a mariano y el psiquiatra sólo me quiere como objeto. No sé qué hacer. Ah no sé si les había dicho pero mi primera vez lo hice con él, con el psiquiatra. Imagínense cómo estoy.”

Todo esto habría preocupado mucho a Chirinos, quien según lo investigado por la Fiscalía, “llegó a amenazar a Roxana con hacerle daño si optaba por materializar la publicación del asunto”.

El lunes 14 de Julio de 2008, a la 1:30 de la tarde,  en un terreno baldío de Parque Caiza, en la ciudad de Caracas,  moradores del Sector, encontraron el cadáver de una mujer  brutalmente asesinada. Un fuerte golpe en la cabeza le había quitado la vida. Posteriormente se determinó que el cadáver correspondía a Roxana Vargas, quien había sido reportada, por sus familiares, desaparecida desde el sábado anterior, 12 de julio.

Originalmente se creyó que el homicidio había sido perpetrado por el hampa común. Más, durante la investigación se encontraron evidencias que conectaban a Chirinos con la muerte de la estudiante: cruce de llamadas a través de sus teléfonos móviles, manchas de su sangre en el consultorio del psiquiatra; y un blog de Roxana Vargas en el que revelaba su relación sentimental con Chirinos. En la residencia de Chirinos se hallaron 1200 fotografías y videos de mujeres desnudas, o en ropa interior, muchas de ellas pacientes del psicólogo que estaban aparentemente sedadas o dormidas en el consultorio cuando él se las tomó.

El psiquiatra fue detenido el 1 de agosto de 2008. Durante el juicio, se mencionaron 14 casos de mujeres que habrían sido violadas por Chirinos, al estar sedadas durante la consulta.

En septiembre de 2010, el Tribunal 5to de Juicio de Caracas sentenció a Chirinos a 20 años de cárcel por homicidio. Chirinos fue recluido en la prisión de Yare III. Durante su permanencia, sufrió un accidente cerebrovascular que le generó un edema sudural. Como consecuencia, quedó afectado con grandes problemas para hablar y debía desplazarse en silla de ruedas.

En marzo de 2012 se le otorgó la medida cautelar de casa por cárcel por su edad avanzada.

El 6 de agosto de 2013, Edmundo Chirinos fue trasladado a una clínica por una neumonía severa. El 24 de agosto de 2013 fue hallado sin vida en su residencia.

La evaluación psicológica forense de ambos, ofrece indicios sobre las causas que propiciaron la tragedia:

Roxana, 19 años, estudiante de Comunicación Social, pasante de un canal de Televisión, con tendencia a la obesidad, baja autoestima, anoréxica, de escasos recursos económicos, proveniente de la provincia, con presuntos antecedentes de problemas familiares.

Edmundo Chirinos, 70 años,  histriónico, seductor de sus pacientes, sin pareja conocida, “voyeurista”, es decir mirón, encontraba placer en la contemplación de su pacientes desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual.

No es difícil entender el móvil que activa la relación entre ambos. Lo que aun causa extrañeza es la forma violenta como culmina.

El terapeuta sabía cómo desembarazarse de una mujer como Roxana, y culminar la relación; lo había hecho antes, según evidencias aportadas por el Ministerio Público, y testimonio de algunas de sus víctimas.

Alguna motivo tendría Chirinos para suponer que saldría airoso otra vez, y tomó la fatídica determinación.

Lo que Edmundo Chirinos no sabía es que al decidir acabar con la vida de Roxana, estaba dictando su propia sentencia de muerte.

Este caso es un alerta para todos.

La muerte de Roxana Vargas, o la evocación que suscita, no serán en vano, si contribuye a prevenir sucesos tan dolorosos; y evitar que vidas lleguen a su fin como las de Roxana Vargas Quintero y Edmundo Chirinos.

Hay que seguir insistiendo en el fortalecimiento de la familia, la formación en valores de los ciudadanos; en reconocer la necesidad de un despertar espiritual, que solo es posible mediante la fe en Jesucristo, y la renovación de la mente, producto de la obra del Espíritu Santo.

Fuente: Wikipedia

Imágenes: Google

Anuncios

LAS VICISITUDES DE UN ALCALDE

La prensa nos ofrece abundantes detalles de la situación del Alcalde de Valencia Edgardo Parra, quien atraviesa un vendaval ocasionado por su particular manera de administrar los recursos del Municipio.

Las vicisitudes que vive no me complacen, por su condición humana, y porque él es víctima de un estilo de vida instaurado en Venezuela desde tiempos inmemoriales.

Uno espera que los funcionarios públicos actúen conforme a la majestad del cargo, y que cumplan sus tareas con un mínimo de eficiencia, equidad y tarnsparencia.

Son muchos los motivos que empujan a una persona para actuar en forma indebida, como el caso del cuestionado Alcalde.

A los fines de esta reflexión mencionaré solo dos.

El primero tiene que ver con los valores, y el estilo de vida del hombre posmoderno.

La época posmoderna es una era caracterizada por la práctica de valores relativos; se ha perdido la fe en la razón y la ciencia, en su lugar se rinde culto a la tecnología. El hombre posmoderno perdió la fe en el poder público; vive despreocupado ante la injusticia y no tiene idealismos.

El hombre posmoderno es egocéntrico, y cree ser parte de esa “energía cósmica” que sustituye a Dios.

Hace  unos dos mil años, Jesucristo explicó el origen de este proceder, lo expuso de esta manera: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.” Mateo 15:19

Así pues, en el interior del individuo se gestan los pensamientos que marcan la manera de proceder. Por lo tanto ese hombre posmoderno necesita un cambio en la manera de pensar, que va a determinar un cambio de actitud, en su manera de vivir.

Ese cambio de actitud, se denomina arrepentimiento y tiene que ver con un cambio radical de la vida, como nacer de nuevo.

Para que se dé el cambio de actitud, hay que asumir conciencia de ello;  y para que esto ocurra el hombre necesita ser confrontado con el Mensaje del Evangelio, lo cual es un desafío al cristiano hoy.

Se necesitan medios de gracia que propicien que el mensaje del evangelio llegue al corazón del hombre. Ese es nuestro llamado y misión.

El segundo, tiene que ver con una práctica instaurada en Venezuela desde tiempos inmemoriales.

Como sabemos, la corrupción, el desvío de los fondos públicos, la apropiación indebida y la malversación es una realidad que no nace con el Alcalde Parra; ni es el único presunto incurso en estos delitos.

Es un secreto a voces que en cualquier dependencia del Estado se incurra en estos delitos, solo que no se denuncian, o no se investigan.

Tomemos un ejemplo. Un funcionario público trabaja más de 25 años, por lo cual tiene derecho a ser jubilado. Al disfrutar este derecho, le corresponde por ley, que se le paguen sus beneficios sociales, liquidación, o como se llame.

Pues bien, se da el caso de que un educador es jubilado. Jubilación deriva de “jubileo”, júbilo. Más hay poco de celebración por cuanto a ese trabajador no se le cumple lo establecido por ley, no se le cancela de inmediato su liquidación, y tiene que esperar más de cinco largos años para obtener algo que es suyo; que la ley establece como propio.

Reza la ley que a cada trabajador se le debe calcular lo que le corresponde por concepto de prestaciones sociales, y depositarlos en un “fideicomiso”; por otra parte, en cada Ley de Presupuesto de la Nación, se calcula el monto correspondiente a cada trabajador, por el concepto anteriormente señalado.

Quiere decir que cada año el Estado asigna el monto correspondiente a las prestaciones sociales de cada funcionario público; de manera que al darse la jubilación de un funcionario debería entregársele de inmediato su liquidación.

¿Por qué no ocurre? ¿Qué se hizo con el dinero correspondiente a las liquidaciones de los funcionarios? ¿Por qué hay que esperar cinco años o más, si el dinero debería estar “a la vista”?¿Por qué hay que solicitar un crédito adicional para ello? ¿Cómo se denomina el uso de una partida para un fin distinto al asignado en el presupuesto?

A la luz de todo esto, necesitamos un profundo cambio de actitud en Venezuela.

A todas estas, más interrogantes: Nuestros representantes, los diputados, quienes anualmente aprueban la Ley de Presupuesto, y conocen esta irregularidad, ¿No tiene responsabilidad en corregirla?, ¿Y los demás organismos garantes del Estado de Derecho?

Una última pregunta, ¿Qué condiciones propiciaron la elección del anterior Alcalde de Valencia?

EL TERAPEUTA DE ROXANA VARGAS

Quienes han seguido el caso de ROXANA VARGAS, intuían el desenlace del mismo, las evidencias que señalaban al culpable de su muerte eran numerosas y contundentes.

Ya es algo cotidiano, dolorosamente, que aparezca en los titulares de la prensa el asesinato de una persona. Las páginas de sucesos reseñan los cientos de miles de vidas perdidas, mundialmente, en manos de la delincuencia común..

Igualmente se reseña la creciente violencia contra la mujer, así como su utilización para propósitos viles. Algo trágicamente común en los países del orbe.

Los victimarios, la delincuencia, como los agresores contra la mujer,  tienen sus orígenes en ese proceso de socialización de los seres humanos, que van asumiendo actitudes y conductas, modeladas por los adultos con quienes conviven; o marcados por traumas no resueltos, maltrato, abuso sexual, o promiscuidad.

Mas el caso de Roxana Vargas, es poco usual, o tal vez poco denunciado; porque en el drama de esta fatal víctima, el agresor y asesino es su propio terapeuta, de quien se esperaba le ayudara a resolver la situación que la llevó a su consultorio.

Se podría suavizar la situación del abusador, agresor y homicida, argumentando que debido a su avanzada edad, 83 años, la “demencia senil” hizo de las suyas; pero las evidencias mostradas, en sus miles de imágenes apareciendo como violador en serie, tanto como los videos donde igualmente revela sus dotes de villano, no dejan duda de que el personaje estaba enfermo, y que necesitaba tratamiento psiquiátrico.

No reunía condiciones mentales, éticas y sociales para ejercer esa delicada disciplina. Es como colocar un “lobo a resguardar a ovejas”; o como dice el adagio popular: “zamuro cuidando carne”.

Ya el personaje ha sido diagnosticado. El psicólogo social Axel Capriles afirma que “en el caso de Chirinos estamos frente a una psicopatía que llamamos el psicópata adaptado: personas triunfadoras y hasta carismáticas, con gran capacidad de seducción, pero no tienen nada dentro, carecen de moral y tienen un defecto en la capacidad de relacionarse con el otro”.

El “psicópata adaptado” tiene un trastorno de carácter, pero mantiene una fachada. Parece empático y mimetiza las emociones de los demás, simula ser caluroso y encanta a sus interlocutores; pero lo que busca es manipular, aprovecharse y dominar. Puede estar acompañado de impulsos sadistas, trastornos y perversiones sexuales. No siente culpa ni vergüenza, y no aprende de la experiencia. Para Capriles esta condición llevó a Chirinos a desechar una vida de prestigio.

Por su parte el psiquiatra Robert Lespinasse explica que en su profesión no hay testigos por la importancia de la privacidad del paciente, eso coloca al especialista, y también al paciente en una posición muy vulnerable.

Alex Capriles admite que las profesiones de ayuda son bastante sensibles a problemas, porque tratan con personas en situaciones de mucha debilidad, que pueden ser fácilmente manipuladas. Por ello es sumamente importante que para poder ejercer la práctica psiquiátrica y clínica el especialista sea sometido a muchos años de psicoterapia y análisis, y que su práctica haya sido pasada por un largo proceso de supervisión.

El prestigio de Edmundo Chirinos acalló las vocecitas que denunciaban sus abusos y atropellos contra la dignidad de sus pacientes; era un secreto a voces sus correrías, de manera que un mundo de complicidad se tejió alrededor del terapeuta famoso.

Pero mal servicio le hicieron al acallar las denuncias, hacerse de la vista gorda, disimular el problema o simplemente apoyar sus fechorías. Quienes le conocían y sabían su condición patológica, le habrían evitado esto 20 años de cárcel, que por su edad no cumplirá; y habrían salvado a ROXANA VARGAS; si hubiesen puesto en tratamiento al “mago de las terapias”.

Irá a la cárcel, pero ello no nos devolverá a Roxana, ni borrará las heridas de miles de mujeres abusadas en su consultorio.

En su sitio de Reclusión EDMUNDO CHIRINOS, con su sonrisita característica, evocará con nostalgia sus aventuras, y lamentará no poder continuarlas; porque los psicópatas, solo infringen sus propios códigos, y no sienten dolor ni remordimiento por el daño causado a sus victimas. Extrañado de que se le encarcele, puesto que el es inocente.

Fuente: El Universal