MENSAJE DE ESPERANZA PARA UN PUEBLO EN CRISIS

La esperanza es una actitud optimista que se fundamente en la expectativa de resultados favorables relacionados con eventos o circunstancias de la vida o del mundo en su conjunto.

En la Sagrada Escritura es la certeza de que Dios interviene en el curso de los eventos o circunstancias de la vida para que estos sean favorables a sus hijos.

Resultado de imagen para biblia

Para fundamentar nuestro argumento consideremos lo reseñado por Lucas en su evangelio, 4:16-21:

16 Vino a Nazaret, donde había sido criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se levantó a leer. 17 Y se le dio a leer el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: 18 “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; 19 A predicar el año agradable del Señor. 20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. 21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

Examinemos el texto, observemos en ese texto la misión de Jesús, y también consideremos el desafío de darle continuidad en medio un mundo en crisis.

Revisión del Contexto.

Jesús está comenzando a su ministerio. Como acto de iniciación es bautizado por Juan en el rio Jordán, en un lugar cercano a Jerusalén, en dicho acto es ungido por el Espíritu Santo, seguidamente el Espíritu le lleva al desierto para una jornada de ayuno y oración de 40 días, a finales de la jornada es tentado por satanás.

Tras aquel período de ayuno y oración, con el poder del Espíritu Santo inicia su ministerio en Galilea, en donde se riega su fama. En cierta ocasión va a Nazaret, la ciudad donde creció bajo el cuidado de José y María.

En el día de reposo, como era su costumbre, va a la sinagoga de Nazaret a participar en un acto similar al que realizamos cada domingo en las distintas congregaciones cristianas. En aquella Sinagoga ocurre la escena que vamos a considerar.

Analicemos el texto.

Primero. Ejercicio de las disciplinas espirituales, 4:16-17.

Leamos el texto: “Vino a Nazaret donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se levantó a leer. Y se le dio el libro del profeta Isaías, y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito.”

Observemos en el texto: Jesús valora el día de reposo, el escritor destaca que “como era su costumbre” acude a la sinagoga para culto a Dios, orar, y recibir su Palabra, una disciplina cultivada por los judíos con rigurosidad.

En la sinagoga se alaba a Dios, se ora, y estudia la Palabra sistemáticamente; en aquel día se invita a Jesús a participar, dándole oportunidad para leer la Sagrada Escritura y explicar su contenido. Se le da el libro del profeta Isaías y se levanta a leer, la cita que lee es Isaías 61:1-2. ¿Quién elige aquella cita? No fue Jesús, sino que aquella era la lectura que en la liturgia judía correspondía leer ese día de reposo.

Esto es impresionante, en el Plan de Dios todo está determinado, no hay azar, casualidad; por este motivo Jesús en otras oportunidades reitera: “el tiempo se ha cumplido”, dando a entender que todo transcurre según el Plan Divino.

Segundo. El texto elegido, 4:18-19.

Hay algo fascinante en la forma como Jesús determina la lectura de este texto, lo cual se percibe al comparar el texto leído por Jesús, con el texto de Isaías, Isaías 61:1-2.

Comparemos las dos citas, luego establezcamos algunas conclusiones:

Lucas 4:19: “A predicar el año agradable del Señor.”

Isaías 61:2: “A proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados.”

Como has observado, Jesús en la sinagoga lee hasta la mitad del verso dos, ¿Por qué? ¿Acaso mutila la Palabra? Es evidente que NO, es porque la frase que sigue se refiere al “día de venganza”, y Él viene con un mensaje de esperanza, no de juicio, mensaje de esperanza que se expresa nítidamente en el texto leído, y en la aplicación que Jesús le da.

Hay que enfatizar, Jesús vino a traer un mensaje de esperanza, que es el mensaje que el mundo necesita hoy.

Revisemos el contexto histórico en el que Jesús proclama este mensaje. La Provincia de Judea está subyugada por el fiero Imperio Romano, las piernas de hierro de la estatua de Nabucodonosor, del capítulo dos de Daniel, 2:31-33, 40;  o la bestia espantosa y terrible del capítulo siete de Daniel, 7.7. Un imperio que imponía la paz con una crueldad que no tenía límites.

Ante esta realidad se destacar que Jesús no vino a imponerse por la fuerza al imperio romano, a derrocarle, como esperaban los judíos; en lugar de ello, vino a pregonar un mensaje para cambiar aquel estado de cosas, un mensaje revolucionario.  Es por ello que 50 días después de su muerte, el día de Pentecostés, los discípulos comienzan a propagar el mensaje del evangelio, el mismo de Lucas 4:18-19,  con el poder del Espíritu Santo, y en menos de tres siglos todo el imperio Romano ha sido impactado con el poderoso mensaje de la cruz.

El mundo bajo el Imperio Romano fue conquistado por el mensaje del evangelio, estableciendo una nueva realidad, el reino de los Cielos.

Algo que necesitamos hoy. Para superar la crisis actual, el mensaje del evangelio no es para plantear batalla a cualquier gobierno humano, sino proclamar el poder transformador del evangelio, y con el poder del Espíritu Santo propiciar los cambios de la dura realidad que vivimos. No se requiere un cambio de Gobierno, es necesario una transformación del hombre, y que éste transforme a la sociedad, incluso a los integrantes de los gobiernos.

Tercero: El Mensaje.

Está contenido en Lucas 4:18-19: “18 El Espíritu del Señor está sobre mi, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviadoa sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; 19 A predicar el año agradable del Señor.”

Analicemos el texto: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido:

  • Para dar buenas nuevas a los pobres;
  • Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
  • A pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos,
  • A poner en libertad a los oprimidos;
  • A predicar el año agradable del Señor.

La Unción del Espíritu Santo. Jesús se refiere a una tradición impuesta por Dios, como un acto de dedicación de sus elegidos. Se utilizaba el aceite, un simbolismo del Espíritu Santo. Aarón fue ungido en un solemne acto frente al Tabernáculo, Éxodo 29:7, que luego David destaca en Salmos 133:2.

David, el hombre con el corazón de Dios, fue ungido por Samuel, como rey de Israel, 1 Samuel 16:11-13;  Eliseo fue ungido con doble porción del Espíritu de Elías, 2 Reyes 2:9-11, 15; Jesús fue ungido por el Espíritu Santo en el acto del Bautismo, Lucas 3:21-22, fue apartado para una misión, consagrado al ministerio. Pablo igualmente lo fue, como se lee en Hechos 13:1-3.

Según Efesios 1:13, todos los creyentes son ungidos con el Espíritu Santo; y en un momento de sus vidas, llamados a un ministerio específico. ¿Cuál es tu unción? Es decir, ¿Cuál es tu llamado? Tú tienes un don, y un llamado. El  Señor te insta a que lo pongas en acción hoy.

El Objeto de la Unción: En el texto se describe la alta misión de Jesús:

  • Transformar a los pobres
  • Sanar a los que sufren distintas dolencias
  • A proclamar un mensaje liberador, que ilumine
  • Liberar a los oprimidos
  • Predicar sobre la gracia de Dios

Revisa, relee, el objeto de la misión, del ministerio de Jesucristo. Contiene la esperanza de un mundo en crisis, la transformación del hombre, su restauración; la libertad que anhela. Y sobre todo el disfrute de la buena voluntad de Dios, de su gracia.

Y esta es también la alta misión de la Iglesia, de los cristianos en la actualidad, transformar el mundo así como los discípulos lo hicieron partiendo de Jerusalén. ¿Lo hemos hecho? Jesús dijo:”Como me envió el Padre, así también yo os envío”, Juan 20:21. Él nos envía a proclamar el mensaje de esperanza, que Cristo transforma, restaura, libera, sana.

Lee nuevamente la proclama de Jesús, y piensa: ¿Has oído, o leído,  estas promesas en otros? Forman parte del mensaje revolucionario de una ideología que corre por los pueblos pobres del mundo, ofreciendo transformar la sociedad para establecer un símil del reino de los cielos.

Este mensaje, esta ideología va calando en Occidente, constituyendo un fuerte desafío al pueblo cristiano. Esto significa que los cristianos ya no somos una poderosa influencia, capaz de generar cambios en los pueblos con el mensaje renovador de Jesucristo. Y esto requiere cambios profundos en el liderazgo cristiano, comenzar a pensar como Jesús, a ministrar como Jesús, ungidos por el Espíritu santo para influir en un mundo en crisis.

Cuarto: Esperanza hecha realidad, 4:20-21.

Luego de la lectura de aquella proclama, Jesús devuelve el rollo al principal de la sinagoga y se sienta; los asistentes están a la expectativa, esperando que Jesús explique lo leído, como era la habitual; pero Él no da ninguna explicación, en lugar de ella, dice simplemente: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.”

Algo esperado, y al mismo tiempo inesperado. Esperado porque todo judío de la época estaba esperando el cumplimiento de la promesa dada de un Mesías libertador, ellos anhelaban la venida de uno como Moisés que les liberara del yugo opresor, de uno que restaurara la Monarquía Hebrea con un descendiente de David en el Trono. Un rey similar a David.

Inesperado, por el personaje quien afirma que el cumplimiento de la promesa es precisamente ese día; siendo Jesús mismo el Mesías esperado; el cumplimiento de la promesa que todo israelita esperaba.

Aunque sus contemporáneos lo dudaron, Jesús es realmente el Mesías prometido,  y durante su ministerio da cumplimiento cabalmente a cada una de las afirmaciones de Isaías en 61:1-2. El endemoniado gadareno, liberado de la opresión maligna, Marcos 5:1-20; la mujer samaritana, y los ciudadanos de su pueblo, transformados por el mensaje de Jesucristo, Juan 4:1-40; el paralítico de Betesda sanado, Juan 5:1-9; la mujer acusada de adulterio, restaurada, Juan 8:1-11; la transformación de los discípulos de “hombres sin letras y del vulgo”, en poderosos mensajeros de Jesucristo, Hechos 4:13; dan fe del cumplimiento en Jesús de las promesas descritas por el profeta Isaías.

Aplicación.

Observa la realidad del mundo y de tu País, ¿Este mensaje tiene vigencia?

Considera el objeto de la unción de Jesús, ¿Tiene sentido hoy?

Tomando en cuenta que todos los creyentes somos ungidos, ¿Cuál es tu unción, tu llamado? ¿Para qué ministerio has sido comisionado?

Si sabes cuál es tu llamado, te animo a que te dediques intensamente a darle cumplimiento.

El Señor te invita a que unas a Él para transformar vidas, al mundo, acepta el llamado.

Dios bendiga a Venezuela, y al país donde tú vives.

Fuente:

Biblia: RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Notas personales

Imagen: Google

Anuncios

CRISIS VENEZOLANA, OTRA PERSPECTIVA, ¿ALTERNATIVA DE SOLUCIÓN?

Persiste la crisis venezolana sin que se aprecie una solución a corto plazo, se ha intentado distintas alternativas, las que han sido infructuosas; tal vez porque no se ha enfocado acertadamente su origen, evolución, y el cambio requerido para lograrlo.

Para desarrollar nuestro argumento, analicemos el siguiente gráfico:

Observa que en la base de la pirámide se representa al sistema de creencias, el cual determina la estructura total de la personalidad de un individuo, y la suma de ellos, de una sociedad. Aquí está la verdadera causa de la crisis venezolana.

El pueblo venezolano, desde la época del descubrimiento y sucesivas etapas históricas, ha cultivado un sistema de creencias enraizado en la cultura occidental, cuyo fundamento es el cristianismo.

Es decir el sistema de creencias del venezolano está impregnado de la doctrina cristiana, matizado de la ideología cultivada en occidente como es el capitalismo, la república democrática, la libertad de pensamiento, entre otras.

Ahora bien, desde hace aproximadamente un cuarto de siglo por motivos conocidos y ampliamente debatidos, se ha venido imponiendo una ideología en la que se fundamente un sistema opuesto al desarrollado en Venezuela a lo largo de su historia; nos referimos a la Revolución Bolivariana, que se fundamenta en el Socialismo del Siglo Veintiuno, cuyo fundamento es el marxismo, como teoría económica, y como ideología.

Entonces tenemos en la escena venezolana interactuando dos sistemas de creencias totalmente opuestos, e imposible de armonizar. El marxismo es un humanismo materialista, ateo, y propulsor del evolucionismo darwinista. Es un capitalismo de estado, en el que los medios de producción, y los aparatos ideológicos son manejados por el estado.

El cristianismo, como sabemos, está basado en la convicción de un Dios Creador, quien se revela a través de la Biblia, la cual establece principios y valores distintivos a los que se opone la ideología marxista. Por lo tanto se propone cambiar una cultura, unos valores, unas creencias cultivadas durante más de 500 años de historia.

Hay que reconocer que la Revolución Bolivariana no se impuso a la fuerza, ni a través de engaños; los propulsores de ella han sido francos, transparentes en sus propósitos, y los han pregonado insistentemente por todos los medios a su alcance.

¿Cómo ha sido posible que una minoría profesante del marxismo, y del Socialismo del Siglo Veintiuno se haya impuesto en Venezuela?

Afirmamos que es una minoría, en razón de que los estudios demográficos en Venezuela dan fe de que la mayoría de la población venezolana, en un orden del ochenta por ciento es cristiana, desde la perspectiva católica, y de la evangélica, siendo la población católica mayoritaria. Así mismo el análisis estadístico de los resultados electorales, según el CNE, la izquierda venezolana profesante del marxismo nunca alcanzó un quince por ciento de la preferencia electoral< hasta que se hizo con el poder.

Creencias de los venezolanos.

¿Por qué un quince por ciento determina la vida del ochenta y cinco por ciento de una nación? Aquello no sería motivo de conflicto, a no ser que las creencias, los principios, y valores de ambos grupos estén en conflicto.

En este aspecto hay que reconocer que la dirigencia política venezolana, tanto como la espiritual, han obviado, desestimado este conflicto de intereses y se han enfocado en la solución política, electoral, en la conciliación.

Hay que hacer un responsable, serio, y en nuestro caso respetuoso, llamado a los guías espirituales a que asuman su responsabilidad en la solución de la crisis difundiendo los altos valores de la fe cristiana, de nuestros principios, y de las creencias que profesamos fundamentados en la Biblia, la Santa Palabra de Dios.

No se trata simplemente de proponer la evangelización tradicional, que parte de una realidad errada; la generalidad de cristianos evangélicos se plantean un pueblo, una sociedad de inconversos, lo cual no es del todo cierto; la mayoría son conversos, es decir creen en Jesucristo, aceptan la doctrina bíblica como norma de conducta; conocen el credo, han hecho catequesis. Aunque practican algunas tradiciones que se apartan de la verdad bíblica.

Entonces la cristiandad en Venezuela precisa un reforma profunda, una vuelta a la Biblia, tal como en los tiempos de Lutero.

Resultado de imagen para solo cristo solo la fe solo la gracia

Muy acertadamente el apóstol Pablo escribe a los romanos, en el capítulo doce de su carta, verso dos, una sentencia determinante: “Cambia tu manera de pensar, y así cambiará tu modo de vivir.” DHH. Y eso es lo que ha venido ocurriendo en Venezuela, se pretende un cambio de creencias, que implica un cambio de modo de vida.

A este respecto, un gran profeta de Israel, en nombre de Jehová dijo:

         Mi pueblo perece por falta de conocimiento. Oseas 4:6.

El profeta se refiere al conocimiento derivado de la Palabra de Dios, al conocimiento de Dios; esa carencia es devastadora, de consecuencias similares a la vivida en Venezuela.

El pueblo venezolano adolece dos carencias. La primera es el desconocimiento de la Palabra de Dios lo que lleva a no practicar sus principios, valores, doctrinas; y la segunda  es ignorar lo que es el Socialismo del Siglo Veintiuno, y su fundamento ideológico, el marxismo.

Y respecto de la ignorancia de lo que es el marxismo y lo que representa para un pueblo, lo afirmamos en sus dos significados: Ignorar, no conocer, no tener información sobre algo, como ignorar los principios de la mecánica cuántico, entre quienes no han estudiado física; y también ignorar en el sentido de conocer algo, pero hacer caso omiso, desatender, es el caso de ignorar el límite de velocidad impuesto en un trayecto de la carretera, aun conociendo las leyes de tránsito.

Y eso ha ocurrido en Venezuela entre los dirigentes políticos, y entre algunos líderes espirituales; y esa doble ignorancia no ha conducido a la grave crisis que soportamos.

Es incongruente, e incomprensible desde todo punto de vista que un líder cristiano, cuya fe se fundamenta en la Palabra de Dios, mezcle los principios bíblicos con la ideología marxista, que es opuesta por definición al cristianismo.

Aclaro que no estoy sugiriendo prejuicio alguno contra la filosofía marxista, y quienes la profesen, pues al estudiar sociología y filosofía se esclarece su fundamentación teórica y científica. Y ellos tienen el derecho humano fundamental de pensar con libre albedrío, y difundir sus creencias sin limitación alguna.

Nuestra reflexión se orienta hacia la necesidad del fortalecer la fe, los principios, los valores, de la Palabra de Dios, la difusión y práctica de los mismos entre el pueblo cristiano.

La Biblia tiene la respuesta a la crisis venezolana, establece las pautas de resolución, y contiene la estrategia para transformar el País. Pero requiere hombres y mujeres comprometidos con esos principios, y fundamentalmente con la práctica de ellos.

Resultado de imagen para biblia

Todo cristiano ha leído y recuerda nítidamente las siguientes instrucciones:

Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, Salmos 33:12

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocada,, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14.

Nunca se apartará este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas y guardes todo lo que en él está escrito; porque entonces  harás prosperar tu camino, y todo te sañdrá bien. Josué 1:8.

Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; más en la multitud de consejos hay seguridad.  Proverbios 11:14.

Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Génesis 12:2.

Es un hecho que tales textos tienen como destinatario al pueblo de Dios, Israel, sin embargo, los mismos tienen aplicación para toda persona, y pueblo que tenga a Jehová, el Dios de Israel, como su Dios.

Entonces falta mucho por hacer en Venezuela, se requiere un despertar espiritual, una renovación de la mente; una reforma profunda como la propiciada por Lutero en su momento.

Requerimos un hombre de Dios, llamado por Dios, empoderado por Dios para encender la chispa de ignición que produzca un gran avivamiento espiritual; “todo tiene su tiempo, y todo lo que se hace debajo del sol tiene su hora.

Mientras llegue ese esperado momento, ¿Por qué no te animas y procedes tal y como recomienda 2 Crónicas 7:14?

¿Y si tu estas entre los llamados a propiciar el despertar espiritual de Venezuela? José en Egipto, ni se imaginaba la magnitud de la misión encomendada por Dios, y cumplió su parte.

Tal vez para esta hora haz llegado donde estás.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Biblia: RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Notas Personales

Imágenes: Google

10 DE ENERO, DÍA CRUCIAL PARA VENEZUELA

El 10 de enero es una fecha que genera grandes expectativas a nivel continental, y tal vez en todo el mundo.

Para ese día está previsto que el Presidente de Venezuela asuma el cargo para ejercerlo durante un nuevo período de seis años.

Lo que hace relevante ese hecho es que la oposición venezolana, diversos países, y organizaciones intencionales cuestionan la validez de las elecciones donde el mandatario fue reelegido, por lo cual, al materializar la asunción de la presidencia, está usurpando dicho cargo.

Ese es el argumento de los factores de oposición, de los presidentes de varios países del continente, y de la Unión Europea.

El conflicto que se vive en Venezuela,7 tiene su origen en el enfrentamiento de dos corrientes antagónicas a nivel mundial, que se agudiza en la actualidad. Es la lucha por establecer regímenes socialistas de izquierda, desplazando a los gobiernos democráticos, tildado de derecha.

Esta confrontación, como se sabe, no es local, ni regional; es de carácter mundial, en que las grandes potencias que representan los polos opuestos hacen inclinar la balanza.

Muchos en Venezuela, y fuera de ella, creen que el 10 de enero es un punto de inflexión, de quiebre; que significa el movimiento fatal que impulsará el desplome del gobierno. Y abonan aquella esperanza en la creencia de que la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional, respaldada por el TSJ en el exilio, y con las simpatías de los países amigos van a poner fin al régimen actual.

Sin embargo, hay que estar conscientes de que la salida a la crisis venezolana no se materializará con los buenos deseos y las estrategias políticas de los nuevos actores al frente de la oposición venezolana.

El destino de Venezuela será determinado por los acuerdos de las grandes potencias mundiales.

Venezuela no se asemeja a Cuba o Nicaragua, grandes países desde el punto de vista humano, folklórico, turístico, o sentimental; pero no tienen la ubicación geográfica, ni los ingentes recursos como el petróleo, metales preciosos, e incluso radioactivos, a demás de otros recursos como el hierro, suelos fértiles, y abundancia de agua.

Es tal la riqueza de Venezuela que se le puede considerar similar a la prometida a los hijos de Abraham; tierra que “‘fluye leche y miel”. Esto podrá parecer exagerado, y hasta irreverente por algunos, pero es la verdad.

Esta verdad, y las luchas de las potencias mundiales por establecer sus esquemas políticos y económicos, son las que en definitiva determinarán el destino de Venezuela.

Lamentablemente, por los inconcebibles y repudiables desaciertos de los dirigentes políticos venezolanos, la solución de la crisis que se ha convertido en tragedia humanitaria, no se resolverá en instancias locales.

Observamos el arribo de un escuadrón de aviones de guerra de última generación provenientes de una potencia mundial, está vez amistosamente, con fines de exhibición; sumado a este hecho, un país de Oriente, amigo del gobierno venezolano, anuncia el envío de una flota de barcos de guerra.

Todo aquello porque algunos líderes de Occidente han anunciado la posibilidad de una intervención a Venezuela, con propósitos humanitarios para paliar la crisis.

De modo que según el panorama que observamos, la crisis venezolana se está resolviendo como una partida de ajedrez, donde los contrincantes mueven las piezas según la estrategia más provechosa. Y pueden estar seguros de que quienes definen las jugadas y mueven las piezas no están en el País.

Así pues no hay que crear expectativas de que el juego está resuelto, y la partida ganada.

Esto es desalentador, podría pensarse, pero no hay que olvidar quien definitivamente determina el destino de los pueblos y de las grandes potencias. Nos referimos a Dios y su soberanía quien establece el devenir de los pueblos. Ello lo comprobamos en la historia y en la Palabra de Dios.

Esto puede asociarse al pensamiento mágico, o fanatismo religioso, más como dijimos antes, la Biblia y la histórica lo confirman. Sobre este aspecto Israel es un paradigma, un ejemplo.

  • Israel ocupa su territorio por disposición de Dios, Josué 1:3-4.
  • Se divide en dos naciones, Israel y Judá, permitido Divinamente, 2 Crónicas 11:1-4.
  • Israel es llevado al cautiverio por los asirios y es disperso hasta hoy, 2 Reyes 17:18; 18:11-12.
  • Judá es llevado al cautiverio por los babilonios, lo dura 70 años, 2 Crónicas 36:17-21.
  • Judá, pasado los 70 años, retorna de la cautividad, Esdras 1:1-4.
  • Jesús predice la destrucción del Templo y de Jerusalén, Mateo 24:1-2.
  • En el año 70 DC, Jerusalén y el Templo son destruidos por los romanos.
  • El 14 de mayo de 1948, Israel se constituye como Nación libre e independiente, evento predicho en la Biblia, Isaías 66:8:

Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos.

Se puede cuestionar el contenido de la Biblia, más en lo tocante a Israel, es imposible negar su existencia y sus antecedentes. Allí está en el Medio Oriente, deslumbrante, un testigo fiel de la intervención Divina en el acontecer de los pueblos.

Al hacer referencia a Israel es para advertir que el destino de Venezuela, y la salida de la crisis que se vive, se decide más allá de lo que dispongan las superpotencias, porque ellas mismas, su auge y caída, está sujeto a la Suprema Voluntad de Dios.

Por lo tanto, el día en que Venezuela comienza el proceso de salida de la crisis, de su recuperación y reconciliación, está determinado por Dios.

Para acelerar aquel momento, el pueblo de Dios es un elemento determinante. Es que la Escrituras revela que Dios escucha el clamor de su pueblo y puede aún cambiar cierta adversidad, o alguna desicion fatal, a pedido de sus hijos.

Ana, aquella atribulada mujer esteril, clamó al Padre y como respuesta le fue concedido concebir un hijo; a Samuel, un prominente hombre de Israel, 1 Samuel 1:10-11.

Así mismo Ninive, la ciudad que al arrepentirse cambió su destino, Jonás 3:5-10.

Cuando Israel levanta un becerro de oro en el desierto, desafiando a Dios, éste decide consumirlos por su pecado; más Moisés ora pidiendo clemencia y Dios cambia su sentencia, Éxodo 32:7-14.

Abundan otros casos similares en los que Dios, respondiéndo al clamor de sus hijos, cambia las adverdidades. Esto incluso inspira al salmista para escribir: “Has cambiado mi lamento en baile” Salmos 30:11.

Consecuente con esta actitud, el mismo Dios refiere en Jeremías 33:3:

Clama a mi, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces.

Por lo tanto, en consideración a lo revelado en la Sagrada Escritura, el pueblo de Dios debe declarar el día 10 de enero como Dia de CLAMOR POR VENEZUELA.

Un día de clamor, confesión y arrepentimiento, para propiciar la reconciliación y restauración de la nación venezolana.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Biblia: RVR60 tomada de http://www.biblegateway.com

Notas personales

Imagen: Google

EL GIRO DE BRASIL A LA DERECHA, CONSECUENCIAS PARA AMÉRICA

El giro que ha dado la política brasileña con Jair Bolsonaro en la presidencia del gigante país suramericano ha sido tildado como hacia la extrema derecha, y generado grandes expectativas en el mundo.

¿Qué significa la derecha? Se identifica a la derecha política como la corriente que dentro del espectro político defiende la conservación de los valores éticos y el orden social tradicional, propugna la democracia, también se le asocia a la defensa de la propiedad privada, y de las libertades individuales.

A la izquierda se colocan quienes luchan por la igualdad y justicia social y pretenden un cambio de la estructura social, algunos por la vía democrática, otros por medio de una revolución.

En acuerdo a estas premisas políticas, unos son conservadores, la derecha; otros progresistas, la izquierda.

En este análisis sencillo de las grandes tendencias políticas que luchan por ocupar espacios en el mundo, destaca el hecho de que ambas corrientes pretenden propiciar, por vías opuestas, un anhelo del hombre, fundamental: calidad de vida, progreso, desarrollo, libertad, justicia social. Todo resumifo en una palabra: felicidad.

Ahora bien, considerando la situación actual del mundo, podemos afirmar que los propulsores de dichas corrientes antagónicas han fracasado estrepitosamente en la implementación de sus modelos, y al respecto Venezuela es un doloroso paradigma.

En este maravilloso país, con un potencial incalculable de recursos humanos y naturales ha retrocedido en su desarrollo al punto de ser el país más pobre de las tres Américas. A pesar de los esfuerzos de la derecha y de la izquierda en promover su desarrollo.

En Venezuela se evidencia el fracaso de la derecha, y la ultraderecha por un lado; y de la izquierda y ultraizquierda por el otro; representados en los partidos socialdemócratas, socialcristianos, y de la izquierda marxista.

Este oscuro panorama revela otra realidad, y es que el cristianismo no ha impactado con la fuerza transformadora de su fe a la sociedad venezolana. De haberlo hecho, otra sería la realidad.

Esto tiene que ser motivo de reflexion a los lideres católicos, como a los evangélicos. Y son muchos los temas a reflexionar de manera objetiva, sincera, desapasionada.

La Biblia contiene un mensaje renovador, transformador, capaz de generar cambios profundos en la sociedad; así mismo demanda en sus páginas justicia social, igualdad, respeto a la condición humana; e incluso establece las pautas para la prosperidad de los pueblos.

Este aciago tiempo que vive Venezuela, sumida en tan descomunal crisis humanitaria, es un reto y una oportunidad, para que los cristianos asuman el rol histórico que las circunstancias demandan.

No se trata de adoptar posiciones contra la izquierda, ni de rechazar a la derecha; el reto es asumir el poderoso mensaje contenido en la Sagrada Escritura, internalizarlo, vivirlo intensamente; y con mente renovada promover la transformación del hombre.

Sin embargo, y aunque se ha repetido insistentemente, primero necesitamos renovarnos nosotros, los cristianos.

La historia relate la realidad de que pequeños remanentes de personas inspiradas en la Palabra de Dios han generado cambios profundos en los pueblos.

Es que la renovación de una persona es evidente, y se contagia. El Nuevo Testamento relata cómo un pequeño grupo de personas iniciaron un proceso de renovación que alcanzó gran parte del imperio romano.

También Pablo es un ejemplo de lo que aca afirmamos, un encuentro personal con Jesucristo cambió su vida, y ese cambio influyó en infinidad de personas. Quien estuvo en las cercanías de Pablo recibió el poderoso mensaje del Evangelio de Jesucristo, lea la carta a Filemon.

En la salida de la crisis venezolana, los cristianos necesitan entender, aceptar, asimilar, que la misma es posible adoptando la recomendación bíblica:

Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta quesonsuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Esta cita ampliamente conocida, memorizada, e insistentemente repetida, contiene un mensaje esperanzador, que Dios puede revertir la crisis venezolana, y quiere; con el requisito previo de “convertirse de los malos caminos”, “buscar su rostro”, “orar”; parece tan sencillo, y lo es. Ese acto humilde, sincero, sentido, nacido en el corazón del pueblo venezolano que cree en Dios, es una alternativa de solución.

En conclusión, no es girar a la derecha, o a la izquierda para resolver la crisis venezolana y del mundo. Las ideologías no han sido eficaces para resolver la crisis del hombre.

Entonces es el momento de buscar a Dios, no como solución mágica, sino confiados en su Palabra, y poniéndola en práctica promover los cambios personales, del prójimo, del entorno.

Ahora, poner en práctica la Palabra no significa asistir los domingos a misa, o al culto, rezar el Padre Nuestro, y leer la Biblia, simplemente; se trata de poner en ejercicio cotidiano sus enseñanzas, tales como: amor al trabajo, responsabilidad, humildad, integridad, respeto a los derechos humanos, justicia social, libertad, respeto a la propiedad privada, valores que son comunes en los países desarrollados, del primer mundo, que sin ser cristianos, como Korea del Sur y Japón, están a la vanguardia en lo que a prosperidad se refiere.

Cuanto más si se es cristiano y se practican aquellos valores, cuyo fundamento es la Biblia, la Palabra de Dios.

La Biblia tiene un sencillo pero desafiante mensaje: “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová.” Salmos 33:12.

Dios bendiga a los venezolanos.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway. com

Onceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

EL DESAFÍO DE LA DIASPORA VENEZOLANA, Y DE QUIENES SE QUEDARON

La grave crisis por la que atraviesa Venezuela ha generado en los últimos años una situación inédita en su historia. Es el masivo éxodo de venezolanos hacia distintos destinos, que ha originado una diáspora la cual alcanza proporciones significativas.

Ver las imágenes de origen

Aunque manejamos cifras no oficiales, esa diáspora representa no menos de un 20% de la población, y tiene importantes efectos tanto a lo interno como a lo externo.

También sabemos que de aquel porcentaje, la mayor proporción de migrantes está conformada por personas en edad productiva, es decir entre los 25 y 50 años, lo cual representa una vital fuerza de trabajo-

A esa realidad se añade el hecho de que esa población migrante está conformada por profesionales, empresarios, y trabajadores calificados con experiencia en su campo de especialización.

Ese contingente de venezolanos se inserta en sus áreas de competencia, ofreciendo al mundo un capital intelectual de calidad y excelencia.

Expertos petroleros, empresarios, médicos, docentes en todos los niveles educativos, técnicos en diversas especialidades, estudiantes; toda una gama de saberes dispersa por el mundo ofreciendo lo mejor de sí, para beneficio de los pueblos que les acogen en su seno.  

Es cierto que dejan un vacío en el corazón nuestro, y en su puesto de trabajo; sin embargo el saber que nuestros seres queridos son un valioso legado a la humanidad, que están experimentando nuevas realidades y logrando sus sueños, es un bálsamo al alma.

Quienes quedan en el suelo patrio han asumido con determinación el espacio dejado por quienes partieron, también tienen una responsabilidad histórica con el País.

Ver las imágenes de origen

Unos desde el exterior, otros internamente, juntos anhelando la Venezuela que se quiere. Un País para vivir, para crear, para disfrutar, para amar, para soñar, para emprender.

Hoy no podemos entender el porqué de las cosas que suceden en Venezuela, ya nos será revelado; como ha ocurrido en otros pueblos de la tierra. Israel, uno de ellos.

Hace más de dos mil quinientos años, una familia forzada por las circunstancias abandona su país, y es transportada a lejanas tierras, donde comienza a reconstruir su vida; allá les nace un hijo quien se convierte en un poderoso instrumento para beneficio a la nación donde reside, como a la de su origen.

Se trata de Nehemías, un prominente israelita, nacido en la cautividad, quien se convierte en un prominente miembro de la corte de Artajerjes, rey de Persia; desde donde ofrece un invalorable apoyo a la reconstrucción de los muros de Jerusalén, y a la reorganización civil y espiritual del pueblo, tal y como se lee en las páginas de su libro.

Pero Nehemías no es una excepción, también se registra la oportuna intervención de José en Egipto, Daniel en Babilonia, y la reina Ester en Persia; entre otros cuyas intervenciones influyeron para cambiar el mundo. Ahora, sabemos que todo ocurre como parte del plan de Dios para bendecir a las naciones de la tierra, salvaguardar a Israel, y cumplir sus propósitos.

Aunque no podemos comparar a Venezuela con Israel, por razones evidentes, si es válido afirmar que esto que ocurre en nuestro País es permitido en el marco de la soberanía Divina.

El apóstol Pablo afirma, por Dios inspirado: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien…” Romanos 8:28.

Cuando José estaba en el fondo de la cisterna, Génesis 37:24, el, ni sus hermanos podían suponer que de aquel foso, de aquella azarosa e incomprensible circunstancia, ascendería hasta el palacio del Faraón, y desde allí gobernar al imperio egipcio.

A la reina Ester, un aciago día, se le transmitió este poderoso mensaje: ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? Ester 4:14.

Muchos venezolanos al emigrar se fueron con su bandera tricolor, sus cuatros, sus añoranzas, sus conocimientos, y su fe, su devoción, su confianza en Jesucristo, una fe que cambia, y ese es otro aporte de Venezuela para el mundo.

Podríamos parafrasear, para los hermanos venezolanos en lejanas tierras, en momentos de soledad, incertidumbre y dolor: ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al lugar donde te encuentras?

Bendice con tu trabajo creador al país que te recibe en su seno, y manten vivo tu amor, tu esperanza, tu esfuerzo por el País en el que naciste, que espera lo mejor para ti.

Esta adversa circunstancia que vivimos llegará a su fin, entre tanto no olvidemos: “Estando persuadido de este, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” Filipenses 1:6.

Un día Dios cumplirá sus propósitos entre nosotros, y “Seremos como los que sueñan.

Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres. Salmos 123:1-3.

Sabemos que este cántico se refiere a Israel, pero como en Venezuela hay mucho pueblo de Dios, también lo entonamos.

Dios bendiga a Venezuela, y a los venezolanos dondequiera que estén.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Notas personales

Imágenes: Google

CRISIS VENEZOLANA, NO ES TAN DIFICIL SU SALIDA

Los últimos acontecimientos relacionados con Venezuela en el plano internacional, conmueven a la opinión pública interna, y externamente.

La comparecencia del presidente en la 73 Asamblea de la ONU, en un auditorio prácticamente vacío,  los discursos de varios presidentes, en la misma Asamblea, cuestionando lo que ocurre en el País, y el acuerdo en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, demandando a Venezuela que permita la ayuda humanitaria, dejan en claro los graves problemas de la Revolución Bolivariana y del Socialismo del Siglo XXI.

Resultado de imagen para onu

Esta problemática del Socialismo del Siglo XXI, que en su mejor momento despertó grandes expectativas, significa el desplome de una utopía, un sueño, que arrastra consigo las esperanzas de millones de revolucionarios que en esa filosofía creen; erosiona la popularidad del Gobierno; y propicia que una buena parte de los principales voceros de la oposición venezolana una vez agrupados en la denominada Mesa de Unidad Democrática, vean cuestionado su prestigio y perdido apoyo popular.

Aunado a todo aquello, la crisis humanitaria, la situación de inseguridad; el no ver una salida a corto plazo,  mantienen a la población en un estado de impotencia, duelo, temor, angustia, y desesperanza.

Este lamentable panorama, es similar a otro, hace más de dos mil años en el que Jesús describe a las gentes: “desamparadas y dispersas, como ovejas que no tienen pastor”, Mateo 9:36.

Imagen relacionada

 Hay un paralelismo entre  quienes Jesús contempla desamparados y dispersos en su momento, y el grueso de la población venezolana, hoy.

¿Es ello cierto? ¿Sin pastor?

Pensemos: 7 de cada 10 venezolanos se declaran cristianos, unos desde la cosmovisión católica, otros desde la perspectiva evangélica. Entonces, independientemente de si están practicando su fe, o no; son esencialmente cristianos. Al menos cada domingo observamos que millones de feligreses acuden a las misas católicas, o los cultos evangélicos, a practicar sus devociones.

Similar  a esta realidad, en tiempo de Jesús, los judíos acudían religiosamente los días de reposo a las sinagogas, y eran celosos en el cumplimiento de la Ley de Moisés.

Dada aquella circunstancia, ¿Por qué estaban si Pastor?

Detente un momento y repiensa en la pregunta, considera esta: ¿Estaban realmente sin Pastor?

Revisa nada más Salmos 23, y medita en su contenido. Aquella declaración formaba parte de la devoción judía, y lo es también hoy.

Recuerda la oración modelo que Jesús nos enseña en su Palabra; el Padre Nuestro, Mateo 6:9-13.

Jehová es mi Pastor, nada me faltará.

Padre nuestro que está en el cielo.

Entonces, si hubo Pastor en Israel ayer, y actualmente lo hay en Venezuela, ¿En que radica el problema ayer y hoy?

 En la carencia de una relación auténtica, sencilla, devota, personal con Dios, quien es nuestro Pastor y Padre.

Con base a lo anterior, podemos establecer que entre las medidas para resolver la crisis venezolana, una de ellas es renovar la relación con Dios.

Este es un gran desafío para los ministros y líderes espirituales, quienes están a cargo de la  conducción de las personas bajo su tutela.

Si las ovejas venezolanas andan sin Pastor, no es porque carezcan de uno, existen en cantidades suficientes como para propiciar una renovación y transformación del País; sin embargo necesitamos que los pastores redimensiones sus perspectivas, para alinearlas con las que Dios quiere en este momento.

En este sentido, necesitamos revisar en profundidad el modelo que nos muestra Jesús; y propiciar una verdadera renovación y revolución, veamos algunas:

Llamado a Mateo: Esta acción de Jesús, nos muestra al pastor que sin prejuicios de ningún tipo incluye a una persona, rechazada, indigna, pecadora; y luego afirma que ese es el fundamento de su ministerio, buscar y salvar a personas como ese vil publicano, Mateo 9:9-13.

Mateo es transformado por la obra regeneradora de Jesús. ¿Cómo se puede regenerar a una persona si no se busca e integra?

Piensa ¿A cuántas personas se rechaza en las congregaciones porque cometen pecados? A la luz de la Palabra, ¿es una acción correcta?

¿A que vino Jesús? Mateo 9:13; Lucas 19:10. ¿A qué se nos envía?

Al sanar al leproso: Cuando Jesús sana a este hombre, presenta al pastor restaurador e integrador, Marcos 1:40-45. La lepra convierte en impuro a quien la padece, y aquello significaba no poder convivir en la congregación de Israel, ni participar en los actos rituales; de modo que era rechazado, aislado, Levítico 13:45-46.

¿Qué hizo Jesús? Entra en contacto con él, le sana tocándole, restaura e integra. Similar a este leproso existen muchos hoy que tienen el estigma del “pecado”, y eso les convierte en impuros, indignos. ¿Qué tiene que hacer el pastor hoy?

La mujer adúltera: el adulterio es una práctica repudiada ayer, y hoy, Levítico 20:10. En la Biblia el adulterio se utiliza para significar la idolatría del pueblo, 3:1. ¿Cuál es la actitud de Jesús ante esta práctica? Juan 8:1-11. En esa escena Jesús no juzga, no condena, no reprocha, ni  rechaza, conforme a su alta misión la restaura, y propicia un cambio de actitud: “vete, no lo hagas más.”

Cometemos un error en el tratamiento del pecado, y de los pecadores; Jesús es el modelo a imitar; Él fue sumamente respetuoso, amable, tierno, considerado, comprensivo, tolerante con los pecadores; actitud con la que logra llegar hasta sus angustiadas almas y propicia profundos cambios en sus vidas. Mateo, y su colega Zaqueo, Lucas 19:1-10, son ejemplos de transformación.

Con las autoridades religiosas, fariseos, escribas, sacerdotes Jesús mantuvo una actitud crítica, de confrontación, se mostró más objetivo con ellos, en razón de que tales personas tenían un pleno conocimiento de la Ley de Moisés, y con su actitud la invalidaban, y desorientaban al pueblo, Mateo 23:1-4, y siguientes.

Es incorrecto tratar a las personas sometidas a la inclemencia del pecado, con la misma actitud con la que Jesús enfrenta a los dirigentes religiosos; recordemos que a fin de cuentas, tal y como dijo Jesús ellos, los pecadores,  andan “como ovejas sin pastor”.

Venezuela necesita pastores con el corazón de Jesucristo; y es evidente, claro, indiscutibles que los hay, y muchos; que se manifiesten, para que con el poder Divino se restaure a esta gran nación.

Hay que salir por las avenidas, las calles, las veredas, Mateo 9:35, a reconciliar al hombre con Dios, con sus semejantes, y consigo mismo; Mateo 22:37-40.

Para cambiar a Venezuela, los pastores del rebaño necesitan asimilar el modelo de Jesús.

Como me envió el Padre, así también yo os envío. Juan 20:21.

Fuente:

Biblia: RVR60

Notas personales

Imágenes Google

ANTE LA CRISIS NO TE PARALICES, ACTIVA TUS RECURSOS

Los expertos analizan la actual situación de crisis en Venezuela desde diversos ángulos, han mencionado algunas causas que la determinan, descrito las graves consecuencias de la misma,  indicado ciertas alternativas para enfrentarla, y  propuesto una variedad estrategias para superarla.

Imagen relacionada

En el papel, o páginas de la Internet, aquellos estudios lucen interesantes, sustanciosos, dejan temas para conversar, e ideas de cómo actuar ante  tales circunstancias.

Esta nota va dirigida al venezolano de a pie, aquel que no toma parte en las grandes decisiones políticas, económicas, o sociales; sino que las sufre. A quienes viven la realidad, enfrentan la problemática, y día tras días tienen que resolver las diversas facetas de la grave crisis,  y perciben aquella realidad como una situación de emergencia, de peligro inminente, en que se necesita  actuar con prontitud para salvaguardar la vida.

Es que aunque parezca inaudito, la situación venezolana es similar a la ocasionada por una catástrofe producto de una guerra, un terremoto, o un incendio. La diferencia es que aquellos desastres duran un lapso relativamente breve, dependiendo del tipo que sea.

Un terremoto, o un incendio tienen una duración breve, y aunque sus consecuencias sean muy graves, culminados los mismos, quienes han sido perjudicados pueden comenzar a reconstruir sus vidas sobre las ruinas, o sobre las cenizas.

La historia refiere eventos de esta naturaleza en diversos lugares del mundo, también, menciona la forma como los afligidos pudieron superar tales catástrofes. En el caso de las guerras, tienen un desenvolvimiento distinto; los afectados saben que luchan contra un enemigo quien ataca sin piedad, se preparan para soportar el asedio, tiene sistemas de protección y ataque contra las armas enemigas. Se gana o se pierde la guerra.

Culminada la Segunda Guerra Mundial Europa quedó desbastada, prácticamente en ruinas, las guerras dejan solo eso; no ha pasado un siglo de aquella horrorosa experiencia, ahora observa la transformación de aquellas ciudades arrasadas por las bombas, y a los ciudadanos impactados por el desastre; solo recuerdos, Europa superó las consecuencias de la ruda experiencia, aprendió una notable enseñanza para la vida.

Resultado de imagen para BERLIN

Berlín superada la Segunda Guerra Mundial, y la Guerra Fria.

Pero los venezolanos, a diferencia de los países en guerra, o que han sufrido terremotos o incendios, soportan un desastre que no culmina. Si fuese una guerra convencional, hay estrategias para convivir con ella y superarla; los desastres naturales son breves y hay medidas establecidas para actuar en caso de emergencias.

Sin embargo el venezolano vive una permanente situación de emergencia, que al paso del tiempo se agudiza, y esta desarmado, sin estrategias ciertas para contrarrestarla. Como es una emergencia no convencional, sin expectativas de una solución en el corto plazo, la población se encuentra en un permanente estado de inseguridad, impotencia, inestabilidad, lo cual genera una condición de ansiedad, frustración, desesperanza, y duelo.

Imagen relacionada

Ante tal circunstancia algunos pierden la esperanza, la fe, el entusiasmo, las ganas de vivir, se dan por vencidos; sin embargo es el momento oportuno de activar los recursos humanos, estratégicos, y espirituales característicos de los pobladores de este gran País. El venezolano es optimista, creativo, luchador, valeroso, “echao pa´lante”, ferviente.

Y estas actitudes se evidencian en las estrategias inventadas para superar este estado de cosas, las cuales hay que potenciar como medidas de sobrevivencia.

A cada manifestación de la crisis, el venezolano ha creado una forma de enfrentar, superar, o al menos sobrellevar; ante la falta de medicamentos opta por los “remedios caseros”, con resultados aceptables; si el problema es el transporte, se ingenia una forma de movilización, aunque rudimentaria logra el objeto. Así sucesivamente va encarando y resolviendo cada emergencia, lo cual hasta es una particular medida para minimizar el estrés y la frustración; lo que redunda en salud mental.

Imagen relacionada

Se está ocupado, no preocupado, por sobrevivir. Estar ocupado es provechoso.

El espíritu optimista del venezolano, expresado en el adagio: “al mal tiempo buena cara”; o en la paráfrasis de Romanos 8:28: “todo es para bien”, requiere ser reimpulsado para aguantar el tiempo de crisis sin perder la fe, la esperanza, y tomar esta adversidad como un aprendizaje. Y algunos aprendizajes cuestan mucho, duelen; pero a corto plazo, benefician.

Si la situación que enfrentas es grave, difícil, no te paralices de miedo, no la evadas, no actúes en forma agresiva; usa tu ingenio, tu creatividad, tu espíritu luchador en la búsqueda de estrategias para canalizar y superarla. Es lo que has hecho durante toda tu vida. Comenzar a caminar no te fue sencillo, batallaste contra la gravedad que te hacía perder balance y te atraía hacia el suelo. Cuantos fracasos, cuantas caídas, cuantos morados y lágrimas; hasta que un día aprendiste a lidiar con la gravedad y hacer que jugara a tu favor, lograste el balance y diste los primeros pasos, para regocijo de tus seres queridos.

Imagen relacionada

Recuerdas cuando perdiste aquel trabajo; frustración, impotencia, enojo, vergüenza, temor, una amarga mezcla de emociones. Pero no te quedaste llorando, buscando culpables, o deprimido en casa. Aprovechaste aquella negativa circunstancia para explorar nuevas experiencias, nuevos caminos; lograste otro, y la vida continua.

Visualiza aquella pérdida que en principio lucia insuperable, generó duelo, tristeza;  echaste mano de tus mecanismos para sobrellevar el dolor; contaste con el apoyo de familiares y amigos y pasado un tiempo te recuperaste de la pérdida.

No te estoy fortaleciendo un espíritu conformista, sino mostrando que ante la situación de riesgo en Venezuela, que tú no puedes resolver, necesitas actuar sobre aquellas cosas que están en tus manos, para sobrevivir la emergencia. Luego buscar ayuda de ser necesaria.

Ten presente, ante una situación de emergencia, la primera medida a tomar es ponerte a salvo tú, situarte en un lugar seguro, así estás en condiciones de poder socorrer a otros.

Para fortalecerte, mira lo que la Biblia te dice en ese sentido.

Actitud de Pablo ante la adversidad:

12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:12-13.

El consejo de Jesucristo:

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. Mateo 6:25-33.

No es fanatismo religioso, abuso del pensamiento mágico, o manipular la credibilidad del venezolano, es volver a las raíces que nos caracterizan como pueblo cristiano. Y los cristianos poseemos una fe viva, puesta en Dios, Jesucristo y su Palabra.

Leer los anteriores textos es inspirador, reconfortante; meditar en ellos trae fortaleza; sin embargo creer lo allí escrito, y practicar lo enseñado en cada párrafo, es otra cosa.

Quienes los han vivido con la intensidad que Jesucristo lo propuso saben que poner en práctica la Palabra de Dios es una buena estrategia para “hacer prosperar tus caminos…”, y que “todo te salga bien…” Josué 1:6-9.

De manera que leer la Biblia, la Palabra de Dios, y poner en práctica sus enseñanzas es una buena estrategia para actuar en tiempos de emergencia como los que se viven en Venezuela.

Reaviva tu fe, tu optimismo, tus expectativas positivas, practica la Palabra de Dios, y recuerda: “No hay mal que dure cien años…”

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org
  • Notas personales
  • Imágenes: Google.