ROXANA VARGAS, LA ESTUDIANTE DE PERIODISMO ASESINADA

Por diferentes motivos Roxana Vargas Quintero permanece en la conciencia de muchos. Su trágica desaparición es evocada con insistencia. Algunos por haber compartido en su entorno, otros por el personaje con el cual está ligada su memoria, Edmundo Chirinos, unos cuantos por motivos profesionales, de investigación, académicos, periodísticos, y hasta para adquirir notoriedad.

La historia se inicia en un encuentro casual. La joven Roxana Vargas Quintero, una prometedora estudiante de Comunicación Social, pasante en una canal de televisión venezolano, de 19 años de edad, sufre de un trastorno común en jóvenes de esta época, anorexia, propiciada por carencias afectivas, en muchos casos, e inducida por los estándares de belleza establecidos por esta sociedad posmoderna.

La anorexia nerviosa, es una enfermedad específica caracterizada por una pérdida autoinducida de peso acompañada por una distorsión de la imagen corporal.

En un blog de su autoría, Roxana escribe:

“…pero si vivieras el infierno en que vivo me entenderías, realmente siento que la vida es una pérdida de tiempo, hacer el amor no me llena de placer y es algo que no lo he hecho con alguien que ame, ver una pelis tampoco, ir a clases es mi peor pesadilla, escuchar música lo que hace es darme ganas de llorar, bueno tengo que decir que llorar es uno de mis hobbies, es eso me la paso casi siempre. Algo a que siempre le he tenido mucho miedo es a la soledad y creo que por el temor tan grande lo estoy consiguiendo…”

Esta nota, nos da una idea del perfil psicológico de la joven:

  • Sufrimiento constante
  • Pérdida de valor por la vida, baja autoestima
  • Carencia afectiva
  • Insatisfacción de necesidades básicas
  • Búsqueda de placer a través de medios inadecuados
  • Proyecto de vida desenfocado
  • Mecanismos de evasión para luchar con la frustración
  • Temor a la soledad
  • Sentimiento de soledad y minusvalía

¿Qué causa motiva semejante condición?

Por el análisis de la situación de Roxana se sabe que:

  • Era de escasos recursos económicos, y se desenvolvía en medios muy exigentes, Universidad Privada, Pasante de Televisión, en medio de una sociedad consumista
  • Padecía de trastorno de anorexia. Su tendencia a la obesidad, era neutralizada con medios impropios, que la condujeron a la enfermedad.
  • Tenía relaciones sexuales furtivas con hombres quienes no satisfacían su necesidad de afecto, por lo cual se sentía utilizada sexualmente,
  • Estaba alejada del núcleo paterno, ya que residía casa de un familiar, puesto que sus padres Vivian fuera de la ciudad,
  • Tenía necesidad de ayuda profesional, debido a sus trastornos psicológicos.

Esta circunstancia personal hizo que su camino se cruzara con el de Edmundo Chirinos, el Psiquiatra.

No es tan difícil inferir los motivos por los que un hombre de setenta años sea atraído por una joven de diecinueve. En este caso no valen credenciales académicas, talento profesional, estatus social, ni prestigio. Cuando la naturaleza humana se manifiesta en su apogeo, y no se establece dominio, ya se sabe los resultados.

Respecto de Roxana, a primera vista, resulta incomprensible las razones que inducen a una joven de diecinueve años para intimar con un hombre de setenta. Al profundizar en las causas de esta atracción por un hombre senil, el diagnóstico es doloroso.

Deseos insatisfechos, búsqueda de seguridad, sentido de soledad, baja autoestima, expectativas sociales, tendencia a la obesidad, deseo de reconocimiento, carencia de figura paterna. Una mezcla realmente nociva, que necesita tratamiento.

Así pues se desarrolla el drama de Roxana:

El estudio de ambos casos, es una lección para la vida. La de aquellos que están en el ocaso, tanto como para los de la época productiva, y para quienes la comienzan.

Roxana: Inadecuado concepto de sí misma, tendencia a la obesidad, anorexia, sentirse usada, pérdida de valor por la vida, muerte.

Edmundo: Realizado, autosuficiente, histriónico, seductor, hombre público, amante del peligro, placer en situaciones extremas, muerte.

Una lección para la vida.

Mas información en: https://orientador.wordpress.com/2013/01/21/roxana-vargas-causa-definitiva-de-su-muerte/

Imágenes: Google

Anuncios

ROXANA VARGAS, CAUSA DEFINITIVA DE SU MUERTE

Permanece en la mente de muchos el trágico caso de Roxana Vargas Quintero, la joven estudiante de periodismo que fue asesinada por su terapeuta, el psiquiatra Edmundo Chirinos.

El canal por subscripción Discovery Channel, puso de nuevo sobre el tapete, el lamentable caso de Roxana Vargas Quintero, en su programa Instinto Asesino, que transmite los domingos a las 10 de la noche, el  20 de febrero de 2012, bajo el título: “Furia en Caracas”.

La periodista Ibéyise Pacheco, presentó su  libro “Sangre en el diván: El extraordinacio caso del Dr. Chirinos” en el que muestra al lector el caso del reconocido psiquiatra Edmundo Chirinos, ex rector de la Universidad Central de Venezuela y excandidato presidencial, acusado de haber asesinado a una de sus pacientes:  la joven Roxana Vargas.

La joven fue brutalmente asesinada, un fuerte golpe en la cabeza le quitó la vida; luego fue abandonada en un terreno baldío de Parque Caiza, donde la encontraron unos moradores el lunes 14 de Julio de 2008, a la 1:30 de la tarde.

Posteriores investigaciones de los organismos competentes determinaron que el psiquiatra Edmundo Chirinos había sido el autor del hecho. En el curso de las mismas se descubrió la existencia de amores y desamores entre médico y su paciente; lo cual significó inmensa angustia a la joven, y preocupación al anciano terapeuta.

Algo que ha sido motivo de grandes interrogantes, es la razón por la que Edmundo Chirinos decidió fríamente acabar con la vida de Roxana,

Las investigaciones permitieron determinar que Edmundo Chirinos fue el primer y único hombre en la vida de Roxana Vargas. La relación entre el ex rector de la UCV y la estudiante de Comunicación Social, de 19 años de edad, se inició en octubre de 2007 cuando la madre de la muchacha la llevó al consultorio del neuropsiquiatra para que le tratara ciertos “desórdenes de su personalidad”.

Lo que inicialmente era una relación especialista-paciente se fue transformando en un “acercamiento de tipo sexual”, adelantada por Chirinos, quien aprovechando el estado de sedación de la víctima ejecutó tocamiento en sus partes íntimas.

“La víctima no había tenido un contacto sexual previo”, reseña el acto conclusivo del Ministerio Público, documento de 297 páginas donde los fiscales solicitan castigar a Chirinos con la pena máxima, 30 años. El Juzgado 5° de Juicio de Caracas lo condenó a 20.

Amigos y familiares conocían de la relación entre Chirinos y Vargas. Sabían que el sitio de encuentros furtivos era el consultorio, sabían que a mediados del año 2008 la tormentosa relación había entrado en crisis, pues así lo refirió Roxana en un blog lanzado en la Internet, donde amenazó hacer público el hecho, para alertar a posibles clientes de Chirinos respecto de su conducta “impropia” con pacientes femeninas.

En ese blog también se pudo leer un documento que la víctima tituló “Tuve mucho miedo”:

“Ese día que me entregué a mi psiquiatra tuve mucho miedo. Pero me trató bien, me dijo de hermosa a muchas cosas más, me besaba muy sensualmente de modo que no lo olvide de pronto. Después de ese día estuvimos hablando mucho, me dijo que se iba a volver a repetir, OjO pero sin compromiso, además que él es una persona mucho mayor que yo, sin mentira debe tener como unos 60 años o tal vez más. Ayer lo volví hacer con él, pero no tan igual como el primer día, ya que estaba en horario de consulta y pues no podíamos durar mucho. Creo que sin querer le estoy agarrando cariño, pero eso es muy mal, porque quiero a mariano y el psiquiatra sólo me quiere como objeto. No sé qué hacer. Ah no sé si les había dicho pero mi primera vez lo hice con él, con el psiquiatra. Imagínense cómo estoy.”

Todo esto habría preocupado mucho a Chirinos, quien según lo investigado por la Fiscalía, “llegó a amenazar a Roxana con hacerle daño si optaba por materializar la publicación del asunto”.

La angustia de Chirinos aumentaba porque éste sabía que Roxana era pasante del Canal de Televisión, “Radio Caracas TV”, RCTV, situación que facilitaba a la estudiante de periodismo difundir la historia. Esto trajo pugnacidad entre ambos, constantes discusiones que indujeron a Chirinos a buscar una resolución que pusiera fin al pleito.

Edmundo Chirinos “Optó por dar muerte a Roxana, para evitar ser expuesto al escarnio público”, concluye la Fiscalía. Tomada esa decisión, Chirinos citó a Roxana a su consultorio el sábado 12 de julio de 2008. Ese día la llamó 5 veces a su celular. Ya dentro, el médico golpeó una y otra vez la cabeza de la muchacha. Tanto que le produjo una “hemorragia subdural” que le causó la muerte. Luego tiró el cadáver en Parque Caiza, donde fue descubierto a los tres días.

Al ex rector de la UCV fue imputado por el delito de homicidio intencional y agravado de acuerdo a la ley que protege a la mujer contra la violencia.

Las audiencias se realizaron ante el Tribunal 5° de Juicio, instancia que acogió todos y cada uno de los medios de prueba expuestos por el Ministerio Público, por lo que procedió a condenarlo a la cantidad de 20 años, pena que cumplirá en el Internado Judicial de Yare III, en el estado Miranda.

En las audiencias, que tuvieron tuvieron una duración de seis meses, los fiscales 48° nacional y 50° del Área Metropolitana de Caracas, Zair Mundaray y Pedro Montes, respectivamente, presentaron entre 70 y 80 órganos de prueba contra el ex rector de la UCV.

Cabe resaltar que el Tribunal igualmente acordó inhabilitar a Chirinos para el ejercicio profesional de la psiquiatría por el tiempo que cumpla la pena impuesta.

Finalmente a Edmundo Chirinos, en virtud de su avanzada edad, le fue concedido el beneficio de Casa por Cárcel; de manera que hoy día el asesino de Roxana Vargas pasa sus últimos días en su casa.

Fuente: El Universal, Notitarde, Panorama: Diarios editados en Venezuela

Imágenes: Google

FURIA EN CARACAS: EL CASO DE ROXANA VARGAS

El canal por subscripción Discovery Channel, puso de nuevo sobre el tapete, el lamentable caso de Roxana Vargas Quintero, en su programa Instinto Asesino, que transmite los domingos a las 10 de la noche, el pasado 20 de febrero, bajo el título: “Furia en Caracas”.

Como se recuerda, el 14 de julio del 2008, fue encontrado con signos de descomposición el cuerpo de una joven en Parque Caiza, en la ciudad de Caracas. Practicada la autopsia, se determino que la joven había muerto debido a un fuerte golpe que recibió en la cabeza, con un objeto contundente.

Las investigaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), determinaron que se trataba de la estudiante de periodismo, de 19 años, Roxana Vargas Quintero.

Entre las hipótesis preliminares, sobre las causas del homicidio, se propuso en primer lugar que fue ocasionado por el hampa común, ello debido a la inseguridad corriente en el país; igualmente se insinuó el elemento político, en virtud de que la joven se iniciaba en Radio Caracas Televisión (RCTV), canal opositor al gobierno; también se especulo sobre la posibilidad de un secuestro exprés.

Finalmente el CICPC, apuntó sus investigaciones hacia  Edmundo Chirinos, el terapeuta de la infortunada Roxana.

Los elementos que condujeron las pesquisas hacia el psiquiatra fueron: el cruce de llamadas telefónicas entre teléfonos celulares de ambos, en  día y hora de su desaparición. Testimonios de algunos compañeros de estudio de la  víctima, quienes manifestaron que Roxana se había despedido de ellos, afirmando que iba a reunirse con su terapeuta. La acusación de la madre de Roxana, sobre la presunta participación de Edmundo Chirinos en la muerte de su hija. Y, un blog de la joven estudiante de periodismo, en el que daba a conocer sus desventuras, amores y desamores, así como encuentros sexuales con el terapeuta.

En virtud de lo cual el CICPC, comenzó a investigar al doctor Chirinos. En el curso de las pesquisas se obtuvo elementos contundentes de prueba, que condujeron a acusar al terapeuta como autor material de la muerte de Roxana.

Entre las pruebas recopiladas se reseña: la presencia de sangre en el consultorio del terapeuta, que según las pruebas de ADN, resultaron ser de Roxana; en el vehículo de Edmundo Chirinos, se consiguieron rastros de sangre da la víctima, así como un zarcillo, perteneciente a Roxana, el cual faltaba en el cuerpo de la estudiante, en el momento que fue encontrada muerta; numerosas fotos, se dice que 1200, de mujeres desnudas, o semidesnudas, sedadas, pacientes del terapeuta, entre las que se encontraron fotos de Roxana, desnuda. El examen forense determinó que el cadáver de Roxana  contenía sedante, en tal cantidad que en vida era imposible que Roxana pudiese caminar. El sedante hallado en el cuerpo de Roxana, era de las mismas características que el encontrado en el consultorio del terapeuta.

Con todas aquellas pruebas, el Ministerio Público acuso a Edmundo Chirinos de homicidio intencional en perjuicio de Roxana Vargas Quintero. Procesado por el tribunal correspondiente, fue hallado culpable y condenado a 20 años de prisión, que hoy día cumple en la Cárcel de Yare III.

En aquella época, año 2008, hubo gran conmoción por este caso, debido a que el Dr. Edmundo Chirinos era un terapeuta de gran reputación, y personaje público ampliamente conocido. Fue Rectos de la Universidad Central de Venezuela, diputado ante la Asamblea Constituyente; fundador y presidente del Colegio de Psicólogos, docente universitario, escritor, y según su propio testimonio, terapeuta de varios presidentes de Venezuela.

Discovery Channel, nos hizo recordar este lamentable caso, que jamás debió ocurrir, que segó la vida de una joven atribulada, así como las miles de víctimas que a lo largo de la carrera de este terapeuta fueron abusadas en el diván de la consulta.

Roxana y las demás víctimas se disiparán en la bruma del olvido.

Edmundo Chirinos cumple su pena en la cárcel, ha solicitado el perdón de la pena, aspira un indulto presidencial, o ser remitido a su casa, debido a su avanzada edad.

ROXANA VARGAS, VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

El juicio al psiquiatra Edmundo Chirinos, por el asesinato de Roxana Vargas, su paciente, convertida en víctima; pone de relieve otra dimensión de este trágico hecho: la violencia contra la mujer.

En el curso de las investigaciones, a cargo del CICPC y el Ministerio Publico, comprobaron que la joven estudiante fue una víctima más de seducción, acoso, y abuso, de parte de su terapeuta; la única diferencia es que ella resulto muerta, por atreverse a desenmascarar al agresor; las otras, anónimas, llevarán en su alma y en el cuerpo las cicatrices de aquellas heridas que recibieron en el consultorio, que silenciaron tal vez por una mezcla de miedo, vergüenza y dolor.

1200 fotos de mujeres abusadas en el consultorio, debe ser una pequeña muestra de lo que allí ocurrió en el transcurso de los más de 50 años de ejercicio profesional. Se sabe que muy pocas se atrevieron a denunciar a su agresor, pero fueron silenciadas, para no manchar el prestigio del exrector de la Universidad Central de Venezuela, excandidato presidencial, exconstituyente, hoy exterapeuta, convertido en presidiario.

Ahora la atención se centra en este fenómeno social, que se ha convertido en problema de salud pública: la violencia contra la mujer.

Las cifras oficiales registran más de 100.000 denuncias por año, de violencia contra mujeres; pero se sabe que una pequeña proporción de víctimas acuden a denunciar a sus agresores, por los mismos motivos de aquellas 1200 mujeres que guardaron silencio. Si este argumento es válido, entonces tenemos la alarmante cifra de varios millones de mujeres agredidas, en el curso de un año, a nivel nacional.

Es de suponer que este fenómeno se repite a nivel continental, tal vez mundial.

Todas las posturas actuales relacionadas con la violencia hacia la mujer, inclusive nuestro marco legal, establecen que cuando una mujer denuncia haber sido víctima de violencia, esta denuncia debe ser inmediatamente tomada e investigada. Quien la recibe no debe, en ningún momento, dudar de su versión.

Esto es así, por el hecho de que si la mujer además de haber sido abusada por un agresor, es descreditada por las autoridades, renunciará a sus intentos de contar su historia, y obligar a que se haga justicia.

Pero las víctimas renuncian a denunciar al agresor. Este conocimiento viene de las investigaciones en el campo de la violencia hacia la mujer y los factores psicosociales que forman parte de este fenómeno.

Esta renuncia de la víctima a ejercer su derecho a la justicia es grave por varias razones; las más importantes son:

Primera: La víctima queda aún más indefensa de ser vulnerada por su agresor, o por cualquier otro que se proponga agredirla.

Esta suerte de indefensión aprendida, la lleva a pensar que no tiene escapatoria posible, que sus quejas no serán escuchadas por nadie, por lo que resistirse a las agresiones será un esfuerzo en vano, lo que la lleva a vivir un ciclo de violencia que sólo termina con su propia muerte; ya sea en manos del agresor; por alguna enfermedad que se encuentran relacionadas con situaciones de violencia prolongada, existe correlación con algunos tipos de cáncer, enfermedades del sistema endocrino, entre otras, y los ciclos de violencia hacia la mujer; o por sus propias manos, terminando con su vida y sufrimiento.

Segunda: El agresor queda libre y a sus anchas, para agredir a otras mujeres. Como se ha mencionado anteriormente, en el caso Chirinos se encontraron 1200 fotografías de sus pacientes desnudas, lo que nos lleva a pensar, que en sus 50 años de carrera, abusó de manera continua a buena parte de las mujeres que llegaron a él a buscar ayuda; lo que deja un lamentable saldo de mujeres que fueron víctimas de violencia, que luego fueron silenciadas debido al prestigio del ilustre e intocable Doctor.

Vista la situación de la mujer víctima de violencia, en todas sus manifestaciones, sea verbal, física o psicológica; es evidente que hay que tomar medidas urgentes para solventar este problema. No se trata de simplemente castigar al agresor, o dictar una medida de protección; pues estas acciones no van a cambiar las actitudes y conducta del agresor. Se requiere un trabajo profundo de resocialización, para convertir a los agresores, en individuos respetuosos, amables, que sepan ejercer la virtud del dominio propio.

Esta acción debe comenzar en el hogar, continuada en la escuela, en sus diversos niveles; y fortalecida por todas las instituciones de la sociedad.

Es claro que un niño que se levante en un ambiente de violencia, asume que esta es la condición normal de relación con los demás integrantes de la sociedad, especialmente la mujer.

Una apropiada educación, formación y orientación de los niños, dará como resultado, hombres respetuosos de los derechos de los demás; y mujeres capaces de defender sus derechos.

Para que la tragedia de la joven estudiante, no se repita.

Fuente: TalCual

EL TERAPEUTA DE ROXANA VARGAS

Quienes han seguido el caso de ROXANA VARGAS, intuían el desenlace del mismo, las evidencias que señalaban al culpable de su muerte eran numerosas y contundentes.

Ya es algo cotidiano, dolorosamente, que aparezca en los titulares de la prensa el asesinato de una persona. Las páginas de sucesos reseñan los cientos de miles de vidas perdidas, mundialmente, en manos de la delincuencia común..

Igualmente se reseña la creciente violencia contra la mujer, así como su utilización para propósitos viles. Algo trágicamente común en los países del orbe.

Los victimarios, la delincuencia, como los agresores contra la mujer,  tienen sus orígenes en ese proceso de socialización de los seres humanos, que van asumiendo actitudes y conductas, modeladas por los adultos con quienes conviven; o marcados por traumas no resueltos, maltrato, abuso sexual, o promiscuidad.

Mas el caso de Roxana Vargas, es poco usual, o tal vez poco denunciado; porque en el drama de esta fatal víctima, el agresor y asesino es su propio terapeuta, de quien se esperaba le ayudara a resolver la situación que la llevó a su consultorio.

Se podría suavizar la situación del abusador, agresor y homicida, argumentando que debido a su avanzada edad, 83 años, la “demencia senil” hizo de las suyas; pero las evidencias mostradas, en sus miles de imágenes apareciendo como violador en serie, tanto como los videos donde igualmente revela sus dotes de villano, no dejan duda de que el personaje estaba enfermo, y que necesitaba tratamiento psiquiátrico.

No reunía condiciones mentales, éticas y sociales para ejercer esa delicada disciplina. Es como colocar un “lobo a resguardar a ovejas”; o como dice el adagio popular: “zamuro cuidando carne”.

Ya el personaje ha sido diagnosticado. El psicólogo social Axel Capriles afirma que “en el caso de Chirinos estamos frente a una psicopatía que llamamos el psicópata adaptado: personas triunfadoras y hasta carismáticas, con gran capacidad de seducción, pero no tienen nada dentro, carecen de moral y tienen un defecto en la capacidad de relacionarse con el otro”.

El “psicópata adaptado” tiene un trastorno de carácter, pero mantiene una fachada. Parece empático y mimetiza las emociones de los demás, simula ser caluroso y encanta a sus interlocutores; pero lo que busca es manipular, aprovecharse y dominar. Puede estar acompañado de impulsos sadistas, trastornos y perversiones sexuales. No siente culpa ni vergüenza, y no aprende de la experiencia. Para Capriles esta condición llevó a Chirinos a desechar una vida de prestigio.

Por su parte el psiquiatra Robert Lespinasse explica que en su profesión no hay testigos por la importancia de la privacidad del paciente, eso coloca al especialista, y también al paciente en una posición muy vulnerable.

Alex Capriles admite que las profesiones de ayuda son bastante sensibles a problemas, porque tratan con personas en situaciones de mucha debilidad, que pueden ser fácilmente manipuladas. Por ello es sumamente importante que para poder ejercer la práctica psiquiátrica y clínica el especialista sea sometido a muchos años de psicoterapia y análisis, y que su práctica haya sido pasada por un largo proceso de supervisión.

El prestigio de Edmundo Chirinos acalló las vocecitas que denunciaban sus abusos y atropellos contra la dignidad de sus pacientes; era un secreto a voces sus correrías, de manera que un mundo de complicidad se tejió alrededor del terapeuta famoso.

Pero mal servicio le hicieron al acallar las denuncias, hacerse de la vista gorda, disimular el problema o simplemente apoyar sus fechorías. Quienes le conocían y sabían su condición patológica, le habrían evitado esto 20 años de cárcel, que por su edad no cumplirá; y habrían salvado a ROXANA VARGAS; si hubiesen puesto en tratamiento al “mago de las terapias”.

Irá a la cárcel, pero ello no nos devolverá a Roxana, ni borrará las heridas de miles de mujeres abusadas en su consultorio.

En su sitio de Reclusión EDMUNDO CHIRINOS, con su sonrisita característica, evocará con nostalgia sus aventuras, y lamentará no poder continuarlas; porque los psicópatas, solo infringen sus propios códigos, y no sienten dolor ni remordimiento por el daño causado a sus victimas. Extrañado de que se le encarcele, puesto que el es inocente.

Fuente: El Universal

ROXANA VARGAS: LAS CONSECUENCIAS DE UN TERAPEUTA

Pasado el primer impacto causado por la extraña muerte de Roxana Vargas; así como por las intimidades publicadas en su diario personal, ahora la atención se centra en el otro actor de esta tragedia, el terapeuta que la trataba.

De conformidad con lo que publica la prensa, el psiquiatra Edmundo Chirinos, ex rector de la Universidad Central de Venezuela fue imputado hoy, martes 29 de julio, por el cargo de homicidio intencional por la muerte de una paciente de 19 años. La Fiscalía General hizo la acusación en una audiencia en la que Chirinos, de 73 años, estuvo presente con su abogado. El psiquiatra dijo ser “absolutamente inocente” de la muerte de la joven Roxana Vargas, quien se consultaba con él por un problema de bulimia. 

Si fue sorprendente la aparición del cadáver de la joven en un parque en las afueras de Caracas, abandonado luego de haber sido brutalmente golpeada en la cabeza; y causó estupor las confesiones de ésta, descritas dramáticamente en el diario personal que publicaba en su blog; ahora resulta no menos desconcertante el que se incrimine a su psiquiatra.

Según lo relatado por los diarios, los investigadores llegaron hasta Chirinos por detalles que la muchacha revelaba en su blog personal. En el mismo se describe la relación sentimental entre ambos, los desamores y desencuentros.

Por su parte el abogado defensor, Juan Carlos Gutiérrez, anunció que presentará pruebas que van a desvirtuar todos los señalamientos” contra el psiquiatra.

Ahora bien, existe una gran interrogante, en lo que al psiquiatra se refiere. En la mente de muchos se levantan dudas sobre los hechos descritos, y la autenticidad del blog. Se habla de que las últimas entradas del mismo fueron manipuladas para perjudicar al doctor Chirinos.

El doctor Chirinos en un hombre de setenta y tres años. Con una larga trayectoria en el campo de la salud mental, como en lo académico, y en la política. Actualmente ejerce en su clínica privada.

En su pasantía por la Universidad Central de Venezuela, ocupó todas las instancias académicas y administrativas. Se inició como profesor, luego se desempeñó como Director Fundador de la Escuela de Psicología, después fue Decano de la Facultad de Humanidades y Educación; y finalmente Rector, cargo que ejerce entre 1984 y 1988.

A su salida del Rectorado, un grupo de independientes le postula como candidato a la presidencia, en las elecciones de 1988. Los resultados electorales no le favorecieron, y de inmediato reanudo su vida universitaria y académica.

Electo Constituyente en 1999, integró la Asamblea Nacional Constituyente para la Nueva Constitución de Venezuela. En la que fue designado  Presidente de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología, Deportes y Recreación, de cuyo articulado fue Redactor y Ponente.

Luego de culminar su actuación en la Asamblea Constituyente, se dedica  a la práctica profesional como Neuro-Psiquiatra y Psicólogo Clínico, sin abandonar su vocación para la Investigación y la Docencia. Según su testimonio ha tenido entre sus pacientes ilustres venezolanos, entre los cuales se encuentran tres presidentes de la República

Entre sus logros personales esta la integración gremial de los Psicólogos del País, es fundador del Colegio de Psicólogos de Venezuela, del cual es electo Presidente reiteradamente; luego promueve la Federación de Psicólogos de Venezuela, en la que es también reelecto Presidente por varios períodos; promueve asimismo la fundación de la Sociedad Venezolana de Psicología Clínica, siendo su presidente varia veces. En este periodo participa en la redacción de  la Ley del Ejercicio de la Psicología,  aprobada por el Congreso Nacional, la cual sigue vigente.

Es autor de más de 700 textos, artículos y trabajos de investigación básica y aplicada. Ha obtenido los títulos de Médico-Cirujano de la UCV, de Licenciado en Psicología de la UCV,  y de Anestesiología. Así como las Maestrías en Neuropsiquiatría, y en Psicología Clínica, y la de Doctor en Ciencias de esta misma UCV. Además en el extranjero obtiene la Mención de Honor como Investigador en la Universidad de Marsella y en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia. Realizó  Postgrados en las Menciones de Psiquiatría Clínica en el Maudsley Hospital de la Universidad de Londres, y en el Instituto de Neurología de esta misma Universidad, así como también menciones de la Universidades inglesas de Cambridge y en la de Oxford; es Profesor Honorario de de la Universidad de Queens College en la Ciudad de New York (USA).

En el campo de la salud mental se ocupa de las Neurosis Obsesivas y Fóbicas, de los Trastornos Psicosomáticos, del uso del Biofeedback en la Epilepsia, de la Fármacodependencia y Drogadicción, de la Rehabilitación Física, del Retardo Mental, de la Agresión y Autocontrol, de la Terapia Familiar y Conyugal, de los Trastornos Sexuales.

Luego de revisar estos antecedentes, surge la pregunta. ¿Es ciertamente el doctor Chirinos el asesino de Roxana?

Por esos giros y misterios de la naturaleza humana, puede entenderse la relación sentimental entre ambos; asimismo comprender las motivaciones de cada uno, tanto como la angustia resultante de la situación particular de ellos. Una, comenzando la vida; el otro en el ocaso de la misma.

¿Qué graves consecuencias tendría para el doctor Chirinos el que la joven hiciera pública la relación entre ambos, confesando que el mismo ahora la rechazaba?

¿Qué revelación de la joven podría ser mas grave para el doctor Chirinos, que las consecuencias de un asesinato?

Independientemente de las respuestas, las consecuencias son catastróficas. Le marcarán para el resto de la vida.

¡Si pudiéramos retroceder el tiempo, para enmendar los entuertos…!

¡Una fantasía en momentos en que hemos errado, metido la pata…!

Como dice la sentencia popular: “Más vale prevenir… que lamentar”

Una Voz en el Camino.