Archivo de la etiqueta: sentimiento de culpa

EDMUNDO CHIRINOS, EL PESO DE LA CULPA

En el sonado caso de Roxana Vargas, asesinada por su terapeuta, el doctor Edmundo Chirinos, ,  se destaca un factor de la naturaleza humana muy importante para la convivencia y adaptación social: el sentimiento de culpa.

El sentimiento de culpa surge de la creencia, o sensación, de haber traspasado las normas éticas personales o sociales, especialmente si se ha perjudicado a alguien. Es una emoción necesaria para la correcta adaptación a nuestro mundo.

La culpabilidad, por tanto, surge ante una falta que hemos cometido; o si así lo creemos. Su función es hacernos consciente que hemos hecho algo malo, para facilitar las posibilidades de reparación. Su origen tiene que ver con el desarrollo de la conciencia moral, que se inicia en nuestra infancia y que se ve influida por las creencias que se adquieren en la niñez, y las pautas educativas.

Hay personas que confunden la culpa con la vergüenza, incrementando su malestar emocional, ya que al mezclar ambos sentimientos se retroalimentan entre sí. El sentimiento de culpa aparece cuando se es consciente de haber causado un daño a alguien, la vergüenza se experimenta cuando nos damos cuenta de que carecemos de una habilidad o destreza, que se presume deberíamos tener.

El sentimiento de culpa se supera reparando el daño cometido, recibiendo el perdón por parte de la persona lesionada, y perdonándonos nosotros mismos.

En el caso del doctor Edmundo Chirinos, pareciera no superó el sentimiento de culpa, a pesar de su conocimiento sobre la salud mental.

http://acalzonquitao.files.wordpress.com/2008/07/edmundo-chirinos.jpg

Observemos los hechos:

En el juicio que se le siguió por la muerte de Roxana Vargas, el Ministerio Público presentó alrededor de ochenta elementos de prueba que le señalaban como autor material del hecho.

De acuerdo con la investigación, el día en que desapareció Roxana, el psiquiatra realizó seis llamadas a la joven, prueba que, junto con el testimonio de los familiares, permitieron determinar que el principal sospechoso del homicidio era el doctor Chirinos.

En un allanamiento a su consultorio, localizaron rastros de sangre en la pared; en la alfombra; así como en el diván, sitio en el que fue encontrado uno de los zarcillos de la víctima.
Después de realizar el análisis de ADN, se llegó a la conclusión de que la sangre localizada en el consultorio, pertenecía a Roxana Vargas.

En otro allanamiento realizado a su residencia, localizaron 1.200 fotos de pacientes mujeres desnudas, mientras el psiquiatra abusaba de ellas, valiéndose de sedantes. Entre las fotos se halló una de Rozana, totalmente desnuda.

Otro de los elementos determinantes para establecer la responsabilidad del doctor Chirinos, fueron las notas que tenía en su blog personal la estudiante, quien en un mensaje enviado a través de esa vía, advertía a las personas no acudir a las citas médicas con el psiquiatra, pues abusaba sexualmente de sus pacientes.

Declaración de Inocencia.

Durante las audiencias de juicio, Edmundo Chirinos negó ser responsable del delito por el cual iba a ser condenado, reiteró en varias oportunidades, que la sangre, el zarcillo y las fotografías encontradas por los funcionarios en los allanamientos, se las sembraron.

Hasta el final, el doctor Chirinos aseguró ser inocente.

Cronología de los Hechos:

El 12 de julio de 2008, Chirinos y Roxana se citan en el consultorio del Médico.

El 14 de julio de 2008, aparece el cadáver de Roxana, abandonado en un paraje conocido como Parque Caiza.

El 1 de agosto de 2008, el psiquiatra fue detenido sospechoso de la muerte de la estudiante.

https://orientador.files.wordpress.com/2014/07/4c8de-chirinos1.jpg

En septiembre de 2010, el Tribunal 5.º de Juicio de Caracas sentenció a Chirinos a 20 años de cárcel por homicidio. Chirinos fue recluido en la prisión de Yare III. Durante su permanencia, sufrió un accidente cerebrovascular que le generó un edema sudural. Como consecuencia, quedó afectado con grandes problemas para hablar y debía desplazarse en silla de ruedas.

En marzo de 2012 se le otorgó la medida cautelar de casa por cárcel por su edad avanzada.

http://golcar.files.wordpress.com/2011/04/chirinos.jpg

Últimos Días:

En silla de ruedas, con grandes dificultades para hablar y totalmente aislado vivió su reclusión el prominente siquiatra. Lejos quedó la imagen del hombre rozagante, sonreído, que atendía de manera amable y segura a los medios de comunicación y se defendía de las acusaciones en su contra por la muerte de la estudiante Roxana Vargas.

Su penthouse, en Caracas, su lugar de reclusión, fue testigo mudo de la soledad de quien llegó a dirigir la universidad más importante del país, ser candidato presidencial y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, donde presidió la comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología, Deportes y Recreación.

Ya no recibía a los asiduos visitantes para charlas políticas, filosóficas, románticas tertulias; era custodiado por dos funcionarios de la Policía Municipal de Caracas y los únicos invitados son los familiares y amigos más íntimos del fundador de la escuela de Psicología de la Universidad Central de Venezuela.

El especialista y abogado Elio Gómez Grillo quien formó parte del círculo más cercano del siquiatra explicó que durante su estadía en el internado judicial de Yare 3 sufrió un accidente cerebro vascular que le generó un edema sudural, afectándole de manera considerable su motricidad y el habla.

De manera categórica, Gómez Grillo señala: “la cárcel no perdona y el que pasa por ella sufre una huella para toda la vida… porque la cárcel es implacable, chupa, destroza, aliena, extermina, el pobre vivió un infierno, a raíz de la imputable sentencia de la juez Fabiola Gerdell de condenarlo a 20 años de prisión”.

El 6 de agosto de 2013, Edmundo Chirinos había sido trasladado a una clínica por una neumonía severa.

El 24 de agosto de 2013 fue hallado sin vida en su residencia de Caracas.

Edmundo Chirinos, un hombre que tuvo una apasionada y deslumbrante vida, fua lentamente opacado por el peso de la culpa.

Fuentes:
Wikipedia
Diario “El Universal”, Caracas
Diario “Panorama”, Maracaibo. El Preso de la Culpa.
Informe21.com
Sentencia del TSJ
Imágenes Google

PERDONAR Y OLVIDAR

La expresión perdón es la traducción de varias palabras hebreas y griegas que tienen en común la idea de liberar a un ofensor de la culpa y restaurar la relación personal que existía antes de la ofensa. 

La dinámica del perdón es como sigue:

Una persona ofende a otra.

Denominamos ofensor al que comete la falta; y llamamos ofendido al que ha sido objeto de la falta. Ello trae como consecuencia que se rompe la relación y generalmente el ofendido se enoja y quiere reparación del daño causado.

El perdón consiste en que el ofendido decide voluntariamente, o a petición del ofensor, cesar su enojo contra el otro, no exigir reparación de la ofensa, ni compensación, además no exige el castigo que merece el ofensor, y restablece la relación con él.

Vamos a repetir los cuatro elementos del perdón:

1.    Cesa su enojo contra el ofensor

2.    No exige reparación, ni restitución

3.    Renuncia a la venganza o a exigir castigo

4.    Restablece la relación entre ambos

El perdón de los pecados opera entre los hijos de Dios, entre las personas justificadas por Jesucristo.

COMO PERDONA DIOS NUESTRA OFENSAS

 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:12.

Observa: “confesar” el pecado, para recibir el perdón.

Hay una nota muy interesante sobre el perdón, la encontramos 2 Samuel 12:13: “Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás.”

Cuando David confesó haber pecado, Natán le comunicó que ya Dios había “remitido” el pecado, es decir, le perdonó, antes que David cometiera el pecado.

Veamos como procede Dios cuando pedimos perdón, Miqueas 7:18-19:

18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.

19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.

Toma nota de las expresiones claves:

  • Perdona la maldad y olvida el pecado
  • No retiene su enojo
  • Se deleita en misericordia
  • Sepultará nuestras iniquidades
  • Echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados

Fija tu atención en la tercera frase: “Se deleita en misericordia”. La expresión “deleitarse” transmite la idea de placer, satisfacción, gozo. A Dios le complace perdonar… Un buen modelo.

Según el anterior texto, Dios perdona, y no toma en cuanta nuestros pecados; es decir no nos los recuerda y saca en cara.

COMO DEBEMOS PROCEDER CON QUIENES NOS OFENDEN

Perdonar, como Dios nos perdona, Mateo 6:12:

Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

COMO VAMOS A PROCEDER CON NOSOTROS MISMOS

Perdonarnos, como Dios nos perdonó, y cesar el sentimiento de culpa, y castigo inconsciente.

A veces ocurre, que cuando cometemos una ofensa, Dios nos perdona, el ofendido igualmente nos perdona; más a nosotros mismos nos cuesta perdonarnos.

Necesitamos aplicarnos el plan divino sobre el perdón: Perdonarnos…

OLVIDAR

Se nos ha enseñado, que nosotros tenemos que perdonar, y olvidar. En realidad nosotros no podemos olvidar algo que ha sido significativo, que ha dejado huella en la memoria.

La única forma que existe de no recordar algo es que nunca hubiera ocurrido en nuestras vidas.

Como olvidar aquellas cosas que nos impactaron…

El primer amor, la boda, nacimiento de un hijo; el acto de graduación, el primer empleo; un divorcio; la muerte de un ser querido, aquella carita feliz, una sonrisa, una traición. Todo queda grabado en la memoria y no se puede borrar, olvidar.

Por tanto, la estrategia no es querer olvidar lo sucedido sino recordarlo de otro modo.

Transformar el recuerdo negativo, de tal modo que sea inofensivo, inocuo, no cause efectos nocivos.

Es decir, PERDONAR Y AMAR, como Dios lo hace…

Una enseñanza útil a este respecto, son las palabras de Pablo:

A los de Corinto:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” 2 Corintios 5:17

A los de Éfeso:

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Efesios 3:13-14

En conclusión:

PERDONA y AMA… Como Dios!!!

 

MENTE SANADORA

Dando continuidad al tema Mente Sanadora, vamos a considerar las siguientes estrategias para el desarrollo de una mente sana.

Revisemos otra estrategia: Supera la culpa.

Existen dos tipos de culpas. La culpa legal, y la culpa psicológica, o sentimiento de culpa.

La culpa legal, se resuelve en los tribunales; y acarrea sanciones civiles o penales; de acuerdo al estado de derecho.

Cuando una persona comete un delito, es juzgada en un tribunal, y recibe la pena correspondiente a la magnitud de la falta. Una vez cumplida la pena, se extingue la responsabilidad legal; la persona es libre, y no puede ser juzgada nuevamente por aquel delito.

La culpa psicológica se procesa en la mente. La denominaremos, sentimiento de culpa.

Esta emoción está centrada en el pasado, es originada por hechos, u omisiones que consideramos errados, y es propia de personas que tienden a vivir en el pasado. Mediante el sentimiento de culpa, nos castigamos, mentalmente, por los hechos u omisiones erradas del pasado. Se procesa mediante un círculo vicioso; este funciona de la siguiente manera:

Primero: Se piensa en el hecho, u omisión errada

Segundo: Aparece el sentimiento de culpa

Tercero: Se otorga el castigo por error cometido

Cuarto: Se obtiene expiación, liberación de la culpa

En el tercer paso del proceso, “el castigo”, se concede mediante dolores de cabeza, tristeza, remordimiento, depresión, entre otros.

Este mecanismo en nada nos ayuda a resolver el sentimiento de culpa; por el contrario lo que hace es perpetrarlo; porque no resuelve el sentimiento de culpa, al contrario, lo mantiene.

Mediante este mecanismo, usted se castiga indefinidamente por el mismo error u omisión.

¿Qué hacer para liberarnos del sentimiento de culpa?

Primero: Reconozca el error, u omisión; acéptelo

Segundo: Piense que usted no es infalible, que puede errar

Tercero: Pida perdón a la persona a quien le hizo daño, si fuere el caso

Cuarto: Perdónese usted mismo

Quinto: Libérese de la culpa

La próxima vez evoque error u omisión, o alguien se lo recuerde; considérese perdonado, libre de culpa. No siga el juego, no caiga en el círculo vicioso.

Es importante tomar conciencia de que el hecho, o circunstancia, por la cual aparece el sentimiento de culpa, no existe en la realidad. Existe solo en su mente, por cuanto es un hecho pasado. Es decir, usted está experimentando una sensación de dolor, vergüenza, culpa, por algo que no existe, sino en su mente.

Por otra parte, es posible que la persona ofendida, o agraviada, ya lo haya perdonado, y olvidado el hecho.

Ahora, si se siente culpable por algo que no hizo, perdonase, y punto final.

Así que libérese del sentimiento de culpa, y siga experimentando hoy, la belleza de vivir el presente. Algo constructivo que puede hacer sobre su pasado, es no volver a cometer el mismo error; ha obtenido aprendizaje; de manera dolorosa, pero aprendizaje al fin.

Tomemos nota de otra estrategia: enfrenta la ansiedad.

La ansiedad, es una emoción orientada hacia el futuro; es la sensación de angustia por las cosas que ocurrirán en el porvenir. Está íntimamente ligada a la preocupación.

La ansiedad tiene su origen en la preocupación por las cosas que pueden ocurrir en el futuro.

Hay que reconocer que el futuro es incierto. Aun cuando hay mecanismos, y formulas para predecir la ocurrencia de ciertos hechos, es imposible predecir con exactitud lo que sucederá dentro de cinco años.

En el mundo de la astronomía, se puede predecir con exactitud la posición de un planeta en un momento determinado. No ocurre así, con los fenómenos sociales, y menos aun en relación con nuestra vida.

Cuando usted se preocupa por el futuro, y siente ansiedad, está experimentando una emoción por algo que no existe, sino en su mente. Semejante a la culpa, pero de orientación diferente; aquella al pasado, la ansiedad hacia el futuro.

¿Cómo puede vencer la ansiedad?

Actuando hoy, sobre aquellas cosas en las que usted puede intervenir, y tener fe en que el futuro es promisor; esperanza en que las cosas irán bien.

¿Recuerda la fabula de la hormiga y la cigarra? La hormiga estaba consciente de que se aproximaba el invierno, por lo cual tenía que hacer previsiones para ese porvenir, ocuparse en almacenar alimentos. Habría sido inútil que la hormiga se preocupara y estuviera ansiosa por la llegada del invierno, y no almacenara alimentos.

La moraleja es que la ocupación, es un antídoto contra la preocupación.

Usted tiene un proyecto para el futuro. No se preocupe por ese proyecto, ocúpese cada día en los pasos requeridos para hacerle realidad.

Continúa…

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia Libre

Imágenes Google

Material usado con fines de orientación; sin propósitos de lucro.