Archivo de la etiqueta: Seguridad

EL FIN DE LA VIOLENCIA

El 20 de Julio ha sido dedicado para promover acciones en diversas partes del mundo, a favor de la liberación de los secuestrados que aun permanecen en manos de la guerrilla colombiana.

En París un grupo de artistas, entre quienes se encuentran los cantantes Juanes, Miguel Bosé, Khaled, Yuri Buenaventura y otra treintena de artistas unirán sus voces para pedir la liberación de los rehenes. Ingrid Betancourt, intervendrá, junto al alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoe, en el concierto que ella llama “un puente de amor entre Francia y Colombia” y que enlazará por satélite con otro convocado en Bogotá.

En Leticia, Colombia, el concierto se llamara “Grito de Independencia en la Selva”, donde Shakira y Carlos Vives junto a la presencia de los presidentes Álvaro Uribe, Luís Ignacio Lula y Alan García llevaran a cabo los actos del día de la independencia del país y el desfile para la paz contra las FARC.

Seguramente en otros países, los colombianos allí residentes, de igual modo unirán sus voces con similar solicitud; acompañados de los ciudadanos que les acogieron en su seno.

En esos actos se evocará la situación de violencia que se vive alrededor del mundo. Porque Colombia no es una excepción. Ese país en uno más de los muchos que padecen guerras, enfrentamientos, y luchas internas. Los medios de información de masas, nos presentan una crónica pormenorizada de la violencia en cada uno de esos lugares.

Ahora bien, conjuntamente con el pedido de liberación y condena a las FARC, es necesario revisar el trasfondo de la violencia.

Los movimientos guerrilleros, y ejércitos de liberación que actúan sobre la faz de la Tierra, se han convertido en problema de seguridad internacional. Se condena sus acciones porque se apartan de los principios y derechos que son sustento de la convivencia humana: secuestros, narcotráfico, desapariciones forzosas, cobro de “vacunas”, acciones de terror contra la población civil; además de innumerables hechos delictivos.

Más estos movimientos no nacieron para tales fines; se han desviado de sus propuestas originarias, producto de los errores de sus integrantes. Al analizar los postulados de estas agrupaciones denominadas terroristas, se aprecia que son movimientos que nacieron para luchar contra la desigualdad, contra la pobreza, contra la explotación y el colonialismo. Nobles propósitos, por caminos equivocados.

Existen agrupaciones emblemáticas en lo que a terrorismo y violencia se refiere.

No justificamos sus acciones, no queremos sus métodos, no aceptamos la filosofía que les inspira. Repudiamos los secuestros, las cadenas, los coches bombas, los atentados, el narcotráfico.

De igual modo que repudiamos las causas que motiva la insurgencia de tales agrupaciones.

Investigaciones recientes parecen demostrar que los principales factores que intervienen en los conflictos actuales tienen que ver con las dificultades económicas, los problemas de acceso a la propiedad de la tierra en el mundo rural, la religión y la inestabilidad política.

El número de personas que carecen de lo básico para sobrevivir con un mínimo que garantice un nivel elemental de calidad de vida es alto, como por ejemplo:

  • Más de 1.200 millones de seres humanos no tienen acceso al agua potable;
  • 1.000 millones carecen de vivienda adecuada;
  • Existen 840 millones de personas mal nutridas, de los cuales 200 millones son niños menores de cinco años, y 2.000 millones de personas padecen anemia por falta de hierro;
  • 880 millones de personas no tienen acceso a servicios básicos de salud;
  • 2.000 millones de personas carecen de acceso a medicamentos esenciales.
  • Para resumir, nada menos que el 80% de la población mundial vive en pobreza.

Luego de ser liberada, Ingrid Betancourt ofreció declaraciones a la prensa, en las cuales se nota su perspectiva sobre las causas de la violencia, de la cual fue víctima:

Para mí, es un conflicto de violencia social que produce inseguridad”.

La ex rehén cree que Colombia necesita soluciones de fondo y proyectos sociales:

“Son siempre más complicados de instrumentar que las políticas de seguridad… Pero es imprescindible que Colombia tenga esos programas sociales a fin de combatir la pobreza”.

Quiere decir que hay que emprender acciones para lograr un mundo en equilibrio. En el cual la riqueza sea distribuida con equidad. Un mundo donde no haya habitantes de primera y de segunda. En el cual se de oportunidad a todos para acceder a los beneficios de la posmodernidad.

Para este gran logro se requiere más que cambios en el orden social, o político; que exista un cambio en la manera de pensar del individuo. Un de cambio de mentalidad.

Ahora esto es posible gracias a un despertar espiritual. El materialismo, ni el capitalismo, ni el comunismo, ni el humanismo han podido solventar esta situación del hombre.

Hay que buscar dentro del hombre el origen de esta problemática; e interiormente procurar la resolución del mismo.

Cobra vigencia las palabras de Jesús:

“Ama a tu prójimo, como a ti mismo…”