EL ECLIPSE DE AGOSTO 21 Y LAS SEÑALES DEL FIN DEL MUNDO

El próximo lunes 21, ocurrirá un fenómeno astronómico tan espectacular que se le ha denominado “el eclipse del siglo”, se observará principalmente en gran parte del territorio Norteamericano, y fascinará a millones de espectadores que disfrutarán por breve lapso una “noche” en medio del día; ya que por unos minutos la luz del astro rey será opacada por nuestro satélite, la Luna.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Un eclipse de esa magnitud ocurrió en territorio estadounidense, según los expertos, el 8 de junio de 1918; unos 99 años. Motivo por el cual tal fenómeno se considera excepcional.

El eclipse será visible a través de un estrecho pasillo de 110 kilómetros cruzando 14 estados de los Estados Unidos.​ Se verá por primera vez poco después de las 10:15 a.m. PDT en la Costa del Pacífico de Oregón, y avanzará hacia el este por Salem, Casper, Lincoln, Ciudad de Kansas, Hopkinsville, Nashville, Columbia, hasta Charlestón. La máxima duración del eclipse total será de 2 minutos 41,6 segundos al sur de Carbondale y la mayor extensión (ancho) estará entre Hopkinsville y Princeton.

Imagen relacionada

En otros lugares de desde México hasta el norte de Sur América, el eclipse se verá parcialmente.

Algunos predicadores ya han elevado sus voces anunciando que el eclipse del 21 es una señal del inminente retorno de Jesucristo y del fin del mundo.

Afirmaciones que carecen de veracidad porque un eclipse no es señal del fin del mundo, la Biblia ofrece otras evidencias, y tal fenómeno astronómico ocurre desde que Dios creó el “cielo y la tierra”, como afirma Génesis 1:1. Pues los eclipses ocurren en todo sistema estelar donde exista una estrella, planetas alrededor de la misma, y satélites girando alrededor del planeta. Como es el caso del sistema Sol-Tierra-Luna.

Resultado de imagen para eclipse

Lo que destacado de este eclipse son aspectos que pasan desapercibidos, dada la mente especulativa de los predicadores alarmistas y de quienes buscan seguidores anunciando cataclismos.

Lo que resalta este 21 de agosto es:

La extraordinaria exactitud de la mecánica celeste.

Todo estudiante de astronomía sabe que en la tierra un eclipse solar es posible porque la distancia en que gira la luna alrededor de la tierra, es la exacta para determinar que el “diámetro aparente” de la luna sea igual al diámetro del Sol. Por eso cuando la Luna se interpone al Sol, ambos aparentan el mismo tamaño.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Por otro lado el movimiento de los cuerpos celestes es preciso, por tal motivo es que los astrónomos han predicho el momento exacto del inicio del eclipse, así como el de su culminación. Y ese fenómeno desde hace varios años se había anunciado.

Es más ya se ha calculado que para el 8 de abril del 2024 habrá otro eclipse total en Norteamérica, cuya duración será de 4 minutos con 28 segundos. Se espera que para el 2042, el 20 de abril, Indonesia, Malasia, y Filipinas disfrutarán otro eclipse total.

Otro aspecto digno de destacar es:

La capacidad, inteligencia e ingenio humano.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha observado el cielo, el movimiento de los astros, y ha hecho cálculos para determinar su posición en un momento dado.

Ya los astrónomos han calculado que para el 15 de febrero de 2018 habrá un eclipse parcial visible en la Antártida, América del Sur; que el 13 de julio del mismo año, habrá otro parcial visible en el Sur de Australia; y que el 11 de agosto de 2018, en el Norte de Europa y norte de Asia verán otro eclipse parcial.

En cualquier sitio de internet dedicado a la astronomía se puede obtener información de los fenómenos astronómicos frecuentes, fechas y horas exactas: fases de la luna, lluvias de estrellas, eclipses solares y lunares; salida y puesta del Sol. Momento preciso de los solsticios y equinoccios.

Por cierto, los egipcios calcularon el momento exacto del año de la aparición y desaparición en el firmamento de la estrella Sirio, un astro para ellos muy importante porque estaba asociado a las crecidas del Nilo.

Reloj astronómico.

Otro detalle significativo que nos permite evaluar este eclipse solar es la afirmación bíblica de que los cuerpos celestes son  un inmenso, maravilloso y preciso reloj astronómico, dispuestos por Dios para:

…que sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

El 21 de agosto alcemos la mirada al cielo y digamos como el salmista:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,     Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1.

Por tal motivo no deja de asombrar que muchos predicadores ante un fenómeno normal de la mecánica celeste, en lugar de admirar la grandeza de la creación, se dedican a formular especulaciones, y a atemorizar a sus oyentes con predicciones extraídas de sus pensamientos mágicos, anunciando como un hecho cierto de que el fin del mundo es inminente.

Cada vez que hay una catástrofe como un terremoto, o la explosión de un volcán; el surgimiento de guerras, y calamidades; así como la ocurrencia de fenómenos celestiales como un eclipse, los profetas “escatológicos” comienzan a pregonar que ya viene el fin del mundo.

Resultado de imagen para vesubio

El Vesubio, hizo erupción en el año 79 y destruyó a Pompeya.

Ahora, revisemos cuantos terremotos, cataclismos, erupciones de volcanes, guerras, epidemias, eclipses han ocurrido desde que el hombre existe sobre la tierra.

Para quienes les encanta especular con las “señales” de la Segunda Venida de Cristo, y del fin del mundo, les tengo una noticia:

Nadie sabe el día ni la hora:

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36.

Será sin previo aviso:

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Para este 21 de agosto, antes de pensar en catástrofes, e imaginar que se acerca el fin del mundo, más bien valora esta afirmación:

3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, 4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?

5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra.

6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: 7 Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, 8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

9 ¡Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Salmos 8:3-9.

Feliz eclipse total.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org
  • Datos astronómicos: Wikipedia,
  • Imágenes: Google
  • Notas personales.
Anuncios

EUA, TRUMP, EL IMPERIO DE LA BESTIA Y LOS PROFETAS DE HOY

Cuando ocurren hechos de relevancia mundial como un terremoto, alguna tragedia, el advenimiento de un nuevo siglo o eventos políticos de gran trascendencia, es frecuente que surjan profetas anunciando la cercanía del fin del mundo y de inmediato echan mano del Apocalipsis para fundamentar sus predicciones.

Resultado de imagen para cataclismos

Esta vez el triunfo de Donald Trump y  sus ejecuciones han avivado el espíritu profético de algunos predicadores quienes acaparan audiencia en aquella población ansiosa de conocer el desenvolvimiento del actual estado de cosas.

En escritos anteriores hemos tratado el tema relacionado con el rapto y el milenio asociados al magnate quien preside a los Estados Unidos. Ahora vamos a considerar algunas afirmaciones de ciertos predicadores en el sentido de que con Trump al frente de aquella nación se adelanta el surgimiento de la bestia descrita en Apocalipsis, bestia que representa a un imperio mundial.

Sobre este imperio que gobernará al mundo se tejen diversas conjeturas, desde hace muchos años se menciona la existencia de sociedades secretas que aparentemente están ejerciendo dominio sobre las naciones del mundo desde una posición de poder anónima, controlando desde allí las grandes decisiones en el orden político, social y económico de cualquier país.

Resultado de imagen para nuevo orden mundial

De igual modo se habla que tal poder en las sombras prepara un Nuevo Orden Mundial, es decir aquella bestia descrita en Apocalipsis. Vamos a ver lo que dice el libro de Apocalipsis para darnos una idea del significado de tal predicción.

1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. 2 Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. 3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

Al visualizar las imágenes que describe el autor viene a la mente aquellas figuras típicas de los cuentos de hadas, algunas inspiradas en la mitología griega, que a su vez deviene de culturas ancestrales como la sumeria.

El texto anterior describe dos monstruos horribles. El primero es una bestia que tiene siete cabezas y diez cuernos, para aumentar la idea de su fealdad se dice que tiene cuerpo de leopardo, pies de oso y boca semejante a un león. Es realmente una imagen horrible que asombra y atemoriza.

Imagen relacionada

Imagen popular de “la bestia”

El otro monstruo es un dragón. Los dragones son igualmente visualizados como engendros feos, atemorizantes y peligrosos porque además lanzan fuego por su boca.

Eso es lo que nuestra imaginación supone en razón de la asociación que hacemos con las figuras de los cuentos de hadas y las escenas mostradas en las grandes producciones cinematográficas. Pero el escritor no está viendo aquellas bestias sino usando un recurso literario para describir procesos sociopolíticos a escala mundial. El autor usa un estilo literario denominado “apocalíptico” que está cargado de metáforas, símiles, símbolos; un lenguaje codificado que los lectores originales entienden con facilidad.

Vamos a analizar la escena.

  • Me paré sobre la arena del mar,
  • Vi subir del mar una bestia,
  • Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas;
  • Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo,
  • La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león,
  • Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

Ahora interpretemos las figuras.

“Me paré a la orilla del mar”: se sabe que el escritor, el apóstol Juan estaba confinado en la isla de Patmos, Apocalipsis 1:9, este dato se interpreta como que el escritor se encuentra parado sobre las arenas de una playa en aquella isla donde está confinado. Sin embargo ese “mar” se usa como símbolo de algo, representa otra cosa. Veamos a continuación lo que significa.

“Vi subir del mar una bestia”: Algunos eruditos interpretan este dato como que la bestia es una potencia naval, o que está ubicada a la orilla del mar. El imperio Griego y Romano lo fueron en su momento; hoy lo es los Estados Unidos de Norteamérica; entonces algunos profetas asumen que aquel país es la bestia.

Pero no es lo que originalmente quiere decir el escritor. Él se refiere a otro aspecto de la realidad. ¿Cómo interpretar lo que significan estas palabras? Necesitamos saber que para interpretar a la Sagrada Escritura son necesarias tres condiciones: Recibir la revelación divina inspirada por el Espíritu Santo a partir de la Sagrada Escritura; aceptar que la Biblia se interpreta a sí misma; y, tener una perspectiva general de la Sagrada Escritura. Esto evita las especulaciones.

¿Qué significa que la bestia sube de las aguas del mar? Veamos que significa esta imagen en Apocalipsis, leamos 17:1 y 17:15. Significa que la bestia surge de entre los pueblos, de las naciones del mundo. Entonces nos es una nación, sino un gobierno mundial. Más adelante se describe este gobierno mundial.

Por lo tanto cuando Juan dice “Me paré a la orilla del mar”, nos comunica que observando el panorama mundial se da cuenta de que ocurren aquellos procesos que dan lugar al surgimiento del Imperio Mundial y lo describe; tal y como los politólogos describen los fenómenos socio-políticos en la actualidad desde su perspectiva.

“Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas”. Para interpretar estas figuras necesitamos conocer el lenguaje simbólico utilizado. Hay cuatro símbolos: las expresiones “siete”, “cabezas”, cuernos”, diademas”. ¿Qué significan?

Siete: Algo completo, como los siete días de la semana, Génesis 2:1-3.

Cabeza: Gobierno, autoridad, mando, Deuteronomio 28:13; Daniel 2:38; Colosenses 1:18 y 2:10.

Diez: Algo completo humanamente hablando, responsabilidad humana, diez dedos de las manos, diez de los pies; los diez mandamientos.

Cuerno: Poder, dominio, Daniel 8:4.

Diadema: enaltecer, engrandecer, enorgullecer, exaltar, distinguir, encomiar, alabar, elogiar, ensalzar, honrar, Zacarías 9:16.

Uniendo todas las imágenes nos damos cuenta de que Juan no está viendo un monstruo, sino describiendo un fenómeno sociopolítico: que surge entre las naciones un gobierno mundial (siete cabezas) que tiene poder absoluto sobre las naciones de la tierra (los diez cuernos) y que  ostenta una gloria total (las diez diademas). Es un gobierno semejante a la ONU pero con poder económico, político y militar absoluto. El denominado Nuevo Orden Mundial, con un Presidente, Primer Ministro o Monarca ejerciendo autoridad total. Semejante a uno de los cuatro Imperios Mundiales antiguos, pero este abarca a todas las naciones de la tierra.

Resultado de imagen para onu

Como la ONU pero con poder sobre toda la tierra.

Sigamos la interpretación.

“Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo”, ¿Qué es una blasfemia en la Biblia? Hacerse pasar por Dios, o asumir actuar en nombre de Dios, siendo falso, Juan 10:33. El nombre blasfemo es describirse como de origen Divino.

“La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. ¿Qué simbolizan estas figuras? Vamos a Daniel 7:1-7. En ese texto se describe cuatro bestias que suben del mar, 7:3.

La primera es un León, 7:4, la segunda un oso, 7:5, tercera, un leopardo, 7:6, y la cuarta, una espantosa y terrible, 7:7. En la interpretación del sueño se le dice a Daniel que aquellos animales representan cuatro reinos, 7:17, o cuatro Imperios Mundiales que son: Imperio Babilónico, Imperio Persa, Imperio Griego e Imperio Romano. Todos ellos usados por Dios para sus fines.

Esta visión es semejante a la estatua del sueño de Nabucodonosor descrita en Daniel capítulo dos en el que se muestra una estatua con cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de bronce, piernas de hierro, y pies de hierro y barro cocido; representando así los cuatro imperios mundiales antes mencionados; más otro por levantarse.

Si eres buen observador notarás que en la cita de Apocalipsis se describe la apariencia de la bestia de manera inversa a como aparecen en Daniel dos y siete, ¿Por qué? Para destacar que la bestia es heredera del antiguo sistema político-religioso babilónico. Por eso tiene boca “como como boca de león”; el león es el Imperio Babilónico. Es decir se manifiesta como el Imperio Babilónico en sus mejores momentos.

En la descripción de Apocalipsis falta una bestia, la cuarta, ¿Por qué no se menciona? Porque es precisamente la que está describiendo como la que surge del mar. Es el Imperio Romano Renovado. Tampoco se menciona el Imperio de los pies de hierro mezclado con barro cocido; ese imperio surgira mediante la alianza de “la bestia”, la parte de hierro, con un sistema religioso, el barro cocido, que aparece más adelante en Apocalipsis.

Entonces la bestia que surge del mar, no es un feo animal, sino la descripción de un proceso, actualmente en pleno desarrollo, que culminará en un supra poder mundial. Es decir un gobierno mundial que surge por acuerdo de las grandes potencias: Los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, China, los países Islámicos e Israel se unirán en una gran alianza para establecer un Gobierno Mundial con sede en una ciudad que se deja entrever en Apocalipsis.

Resultado de imagen para onu

Esta bestia, el hierro, Gobierno Mundial, hará alianza con “la Gran Ramera”, el barro cocido, mostrada en Apocalipsis 17:3-5, y conformarán un Imperio Político-Religioso, semejante al Babilónico; una imagen desvirtuada de la Teocracia Hebrea, en la que Jehová era el Monarca.

“Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.”

Ahora aparece un dragón, ¿Qué simboliza esta figura? Vamos a identificar al Dragón, leamos Apocalipsis 12:9. En ese texto se nos revela que el dragón es Satanás, el diablo. ¿Qué papel juega Satanás en este relato? Que tras aquella “bestia”, el Imperio Mundial, se encuentra Satanás impulsándole; y cuando se constituya le concederá poder y autoridad, la misma que le ha sido concedida, Lucas 4:6.

¿Qué nos revela el texto en estudio? Que hacia el final de los tiempos, surgirá de entre los gobiernos del mundo un Imperio Mundial que ejercerá dominio sobre todas las naciones de la Tierra, a semejanza del Imperio Romano, más fuerte y cruel, impulsado por influencia de Satanás. Ese Imperio Mundial reproducirá el antiguo sistema político-religioso babilónico.

Resultado de imagen para el dragon y la bestia de apocalipsis

El dragón real no es tan horrible, al contrario es seductor.

Los días de este Imperio Mundial serán de gran tribulación para los creyentes porque aquel sistema impondrá algunas prácticas contrarias a la fe y devoción inspiradas en la Sagrada Escritura.

¿Es la bestia los Estados Unidos de Norteamérica? ¿Es Trum su impulsor? A la luz de la Sagrada Escritura los Estados Unidos no es la bestia porque para serlo debería tener poder absoluto en el orden político, económico y militar sobre todas las Naciones de la Tierra; eso no está ocurriendo, ni se vislumbra a mediano plazo. Lo que ciertamente hará es formar parte de la coalición de Naciones promotoras del Gobierno Mundial.

Respecto de Donald Trump no se revela, hasta este momento, como gestor de una bestia; al contrario está fortaleciendo el retorno a las raíces de su Nación, que como sabemos están basadas en las Sagradas Escrituras.

Finalmente consideremos dos interrogantes:

¿Se levantan los gobiernos por determinación humana, impulsados por algún poder maligno?

¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin?

Hagamos una breve exposición sobre ambas.

Reflexionemos sobre la primera. Los gobiernos, tanto como muchos otros hechos que acontecen en el mundo, son determinados, controlados o permitidos por Dios. Nada escapa de su dominio. El Señor Jesucristo en este sentido expresó que ni siquiera un pájaro “cae a tierra sin vuestro Padre”, Mateo 10:39, es decir sin que Dios lo sepa. Por otra parte, cuando Pilato interrogaba a Jesús, en un momento de la conversación el gobernador romano le dijo: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? A lo que Jesús respondió: “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba” Juan 19:10-11.

Cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, tuvo el recordado sueño de la estatua, pide a Daniel que interprete dicha visión. Al hacerlo Daniel dice a Nabucodonosor:

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. 38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. 39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. 40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Daniel 2:37-40.

Se refiere Daniel a que Dios ha conducido los cuatro imperios mencionados, el babilonio, el persa, el griego y el romano; todos surgieron  por voluntad divina. Tales reinos cayeron, sin embargo en aquel sueño se anticipa dos gobiernos futuros. Veamos:

41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. 43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.

Estas palabras proféticas anuncian un imperio por venir, el de los pies de hierro mezclado con barro cocido. Este reino es el formado por “la bestia” de Apocalipsis 13, que como indicamos antes representa al imperio romano renovado, un Gobierno Mundial, la parte de hierro; recuerda que el hierro representa al imperio romano (las piernas de hierro de la estatua del sueño de Nabucodonosor); en alianza, mezclado, con el barro cocido que en Apocalipsis se representa con la figura de “la gran ramera”, un sistema religioso abominable.

Los capítulos 17 y 18 de Apocalipsis se refieren a esta alianza malévola, la cual se destaca en  la siguiente figura:

3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación. Apocalipsis 17:3-4.

Allí se ve al sistema abominable, la gran ramera, cabalgando a la bestia escarlata, el Gobierno Mundial. Uno utiliza al otro para gobernar al mundo. Es lo que anteriormente se menciona como un gobierno político-religioso, semejante al antiguo sistema babilónico de gobierno.

Resultado de imagen para la gran ramera

Un sistema religioso aliado del Imperio Mundial.

Pero eso no queda allí, Daniel vislumbra otro gobierno, veámoslo:

44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.

Así  se anticipa el Reino Eterno de Jesucristo, el cual se inició en su primera venida, Marcos 1:14-15,  y será consumado luego de su Segunda Venida. Como se muestra en los dos últimos capítulos del libro de Apocalipsis.

De manera que todos los gobiernos del mundo son levantados, o permitidos, por Dios, según sus propósitos.

Vamos ahora con la segunda pregunta final: ¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin? A este respecto ten en cuenta  dos grandes advertencias de Jesucristo, que son:

Primera: “7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:7-8.

Es decir, antes de indagar sobre los tiempos del fin hay que dar prioridad a la proclamación del evangelio de Jesucristo, dar testimonio de su obra redentora. Eso es lo que hay que hacer diligentemente.

Segunda: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”, Juan 5:39.

Para una comprensión apegada a lo que dice la Sagrada Escritura hay que escudriñar principalmente en ella. Hay que estudiar la Biblia para comprender su contenido. Es habitual que para estudiar un texto de la Biblia se acude a los libros de teología, a los comentarios bíblicos, o a los diccionarios. Eso no es estudio bíblico, eso es estudiar la interpretación de un escritor, porque el estudio bíblico no es más que eso que lees: “estudio bíblico. No estamos en contra de ir a los libros, porque ellos nos enriquecen intelectualmente, nuestra insistencia es “volver a la Biblia” porque solo ella tiene poder para transformar vidas. No en vano Pablo le escribe a Timoteo:

14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.  2 Timoteo 3:14-17.

La cita es clara, no deja lugar a dudas. Pablo nos está recomendando acudir a la Sagrada Escritura directamente para obtener los beneficios allí mencionados. Lee las últimas seis palabras de la cita, la última frase, ¿Qué se afirma en ellas? ¿Qué beneficios obtienes cuando se “persiste” en lo aprendido? ¿Para qué es útil la Sagrada Escritura? ¿Qué te prepara para toda buena obra?

En conclusión. ¿Cuándo aparecerá aquella bestia de Apocalipsis 13, el Imperio Mundial? Aún no está claramente definido pero hay indicio de un reordenamiento mundial, tales como la globalización, y el establecimiento de organismos de alcance mundial: La ONU, el Banco Mundial; así como organismos regionales: la Unión Europea, la OTAN, el MERCOSUR; instituciones que son el embrión de un Gobierno Mundial.

Cuando aquello ocurra, es un suceso que si anuncia la inminencia de la Segunda Venida de Jesucristo.

Como Juan al final de Apocalipsis clamamos: “Si, ven, Señor Jesús”, Apocalipsis 21:20.

Amen.

Fuente:

DESCIFRADO MISTERIO DEL 666

El número 666 ha fascinado a los lectores y estudiosos de la Biblia desde tiempos remotos, y generado un sinnúmero de interpretaciones, algunas de las cuales producen temor, otras rayan en la especulación.

Eruditos y teólogos estudian el texto en que aparece tal número y están de acuerdo que representa al Anticristo mencionado en los Evangelios y en algunas de las cartas de Pablo; en ese orden de ideas se identifica con semejante número a ciertos emperadores romanos, también a algunos de los Papas de la Iglesia Católica; y hasta a la Iglesia Católica misma se compara con aquella bestia.

¿Cómo descifrar el 666? Para decodificar un escrito en clave hay que comprender y manejar el lenguaje, el código, en que ha sido escrito el mensaje. Porque decodificar una información es un proceso de identificar e interpretar las señales lingüísticas para traducirlas luego en un mensaje claro y significativo.

Entonces para descifrar el “número de la bestia”, del anticristo, es necesario tener en cuenta algunos aspectos relevantes: el lenguaje en que ha sido escrito, el estilo literario, y sobre todo la mente del escritor, y de los lectores.

El lenguaje, como sabemos Apocalipsis fue escrito originalmente en griego, idioma en que los números se representaban por letras; en el griego bíblico se usa con frecuencia el nombre de los números, no la cifra. Por ejemplo en apocalipsis 7:4 se menciona el número de sellados, Juan escribió: ἑκατὸν τεσσεράκοντα  τέσσαρες χιλιάδες (Ciento cuarenta y cuatro mil), no la cifre 144.000 en griego.

Estilo literario, apocalíptico. El género apocalíptico es un conjunto de expresiones literarias surgidas en la cultura hebrea y cristiana durante el período helénico y romano, siglos II  aC hasta mediados del siglo II dC, y que expresan por medio de símbolos y complejas metáforas, la situación de sufrimiento del pueblo judío o de los seguidores de Cristo; y su esperanza en una intervención mesiánica salvadora o en el caso de la apocalíptica cristiana en la Parusía o segunda venida de Cristo.

En otras palabras, los judíos con ese lenguaje apocaliptico describen su esperanza en un Mesías Salvador, que les libere de todos sus sufrimientos. Estilo que es usado por los cristianos del primer siglo para describir su esperanza en la Segunda Venida de Jesucristo.

La mente del escritor y de los lectores: La cosmovisión de un oriental es distinta a la de un occidental. Para un oriental un nombre, un número es más que un sustantivo, o una cifra. Moisés en occidente significa el nombre de una persona, para un hebreo tiene el sentido de “sacado de las aguas”. Tanto como los números, para nosotros el número cuatro es simplemente “cuatro” unidades; para un oriental es más que esa cifra, tiene el simbolismo de mundo, cosmos, superficie  porque cuatro son los puntos cardinales.

El 666 decodificado. El texto en que aparece el famoso número es Apocalipsis 13:18:

“Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es el número del hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis.”

Este es el número que la Biblia designa para el Anticristo, o Bestia. Pero es necesario estudiar antes el simbolismo del número seis, para comprender el significado del triple seis. El texto afirma que el seis es número de Hombre. Se dice que el seis es número de  hombre porque ese día fue creado, y el seis no llega al siete; como el siete simboliza  perfección, plenitud, entonces el seis es incompleto, imperfección.

También hay que considerar que en el texto griego  no se escribe la cifra, sino el nombre de los números que la contiene, Juan no escribió χ ξ ϛ΄, que equivale al 666, sino ἑξακόσιοι ἑξήκοντα ἕξ  (hexakosioi hexekonta hex) que como sabemos se traduce seiscientos sesenta y seis.

Descifrando el misterio.

Ya hemos dicho que el número seis para un hebreo, o judío en los tiempos en que se escribe el Apocalipsis significa incompleto, hombre, imperfecto.

Es importante considerar la triple reiteración del número en unidades, decenas y centenas. Cuando ocurre esta triple reiteración en la Biblia, por lo general significa que el número base, o su simbolismo, se eleva a su máxima expresión. Tomemos el caso del número mil, que significa incontable, numeroso, infinita cantidad, el cual resulta de multiplicar 10 tres veces (10x10x10), representando el 10 la divina perfección, diez dedos, diez mandamientos.

Para comprender el sentido bíblico de la cifra aplicada a la bestia, o anticristo, debemos usar la interpretación simbólica de los números. La triple repetición del número 6, el 666 representa la máxima expresión de su esencia, o número base, el seis. Es la concentración de su esencia. En otras palabras, significa que su esencia, hombre,  está en su máxima manifestación.

Volvamos al texto bíblico, teniendo este sentido en mente:

 “El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre…“.

Observa la expresión “cuente el número de la bestia”, ahora relee la frase “es número de hombre”. Si aceptamos que el “número de hombre” es seis, y lo contamos tres veces 666 (ἑξακόσιοι ἑξήκοντα ἕξ) se nos está revelando que el Anticristo en esencia será solo un hombre, un simple ser del género humano, aunque potenciado por el mismo diablo, pues está escrito: “En cuanto a ese malvado, vendrá con la ayuda de Satanás”, 2 Tesalonicenses 2:9 DHH.

Por lo tanto el número 666 significa que el Anticristo es un hombre, que tiene la apariencia del Mesías, hace prodigios como si fuera divino, pero es simplemente un hombre, un mortal como cualquiera, pero con un poder engañoso. Esto se deduce igualmente al leer la descripción que de él se hace en Apocalipsis 13:11-14:

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. 14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.

Toma nota de lo que se afirma en el versículo 11: “…tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.” En Apocalipsis, y en el Nuevo Testamento, ¿A quién representa la figura del cordero? A Jesucristo. Y, ¿A quién representa la figura del dragón? A Satanás. Uniendo todas las figuras tenemos:

El Anticristo, es un personaje que se asemeja al Mesías prometido, a Jesucristo, el Cordero de Dios, y hace prodigios como si realmente lo fuese; pero se expresa como un engendro de Satanás. Como confunde a la gente que cree estar en la presencia del Mesías esperado, entonces Juan aclara: No es un ser divino, es simplemente un hombre, pero que es imperfecto en grado sumo.

La imaginación popular visualiza al Anticristo como una bestia, horrible, atemorizante; mas no así, al contrario será muy atractivo, inspirador, recuérdese que se asemeja a un cordero. La malicia esta en su corazón.

El 666 descifrado: Usando la base 10, los lectores entendieron el 666 así:

Unidad: Seis, simplemente un hombre, imperfecto,

Decena: Sesenta (6×10),  un hombre malévolo,

Centena: Seiscientos (6x10x10),  un hombre malévolo en su máxima expresión: ἑξακόσιοι ἑξήκοντα ἕξ

Así será el Anticristo. Estamos advertidos para cuando aparezca.

Fuente:

LA LUNA DE SANGRE, Y EL FIN DEL MUNDO

La noche del 27 de septiembre seremos testigos de un fenómeno astronómico impresionante, el eclipse total lunar que cambia el color del satélite, por lo que vimos a la Luna de color rojo. Este evento es popularmente conocido como la Luna de Sangre.

En un eclipse normal, la Tierra se interpone entre el Sol y nuestro Satélite, ocultándole con su sombra. En el caso de una Luna de Sangre, debido a la inclinación de ambos, la atmósfera terrestre desvía y absorbe los rayos de color azul del Sol, por ello adquiere una coloración muy similar a la del gran astro en los crepúsculos.

Luna Roja.

Este es el último eclipse de luna total de un ciclo de cuatro que comenzó el 14 de abril del 2014, conocido como la tétrada de lunas rojas. Los siguientes eclipses totales lunares en los que el mundo pudo ver la Luna de Sangre ocurrieron el 8 de octubre de 2014, el 8 de abril de 2015, y no volverá a ocurrir hasta el año 2032.

Muchos relacionan la Luna roja con el apocalipsis y el fin del mundo, tal vez por la cita de Hechos 2:20 que dice textualmente “El Sol se convertirá en tinieblas y la Luna en sangre, antes que venga el día grande y glorioso del Señor”.

La Luna Roja es un fenómeno astronómico corriente: Un Eclipse.

Algunos predicadores aseguran que estos eclipses rojos, que coincidieron con fechas importantes de los israelitas, como es la Pascua y la fiesta de los Tabernáculos, que se mencionan en textos bíblicos, como Mateo 24:1-25, Marcos 13:1-23, Lucas 21: 5-24, lo que según algunos significa que el advenimiento de Cristo, y la victoria del pueblo israelí está cerca.

Con frecuencia escuchamos que las actuales “guerras y rumores de guerras,” “terremotos”, “pestilencias”, tanto como la extensión del evangelio “a todas las naciones”, son señales de la inminente venida de Jesucristo.

Es cierto que la Escritura detalla abundantes señales anunciadoras de la Segunda Venida, y el Final de los Tiempos, sin embargo entre las muchas que se mencionan, hay una que es bueno recordar: vendrá “como ladrón en la noche”, 2 Pedro 3:10, es decir que el Gran Advenimiento ocurrirá en forma inesperada, sorpresiva.

Leamos lo que Jesús mismo indica sobre el tiempo exacto de la Segunda Venida:

Será repentina: Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Mateo 4:27.

Solo el Padre la conoce: Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36

Hay que estar preparados: 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. Mateo 24:42-44.

Una enseñanza para tomar en cuenta:

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Así pues, si la Luna de Sangre te recuerda la Segunda Venida de Cristo, entonces recuerda también que eres un testigo suyo.

Fuente:

¿CUANDO SERÁ EL FIN DEL MUNDO?

Una pregunta frecuente en los medios cristianos es:

¿Cuándo será el fin del mundo? ¿Qué señales habrá de este evento?

Para responder tales interrogantes, necesariamente tenemos que definir lo  que entendemos por “mundo”. Para luego establecer cuando será su final.

En la Biblia la palabra mundo se refiere a:

Humanidad, hombres: “Porque de tal manera amó Dios al mundo…” Juan 3:16. Lee igualmente Romanos 5:12; 2 Corintios 5:19.

Tendencias de la naturaleza pecaminosa humana: “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”, 1 Juan 2:16. Con el mismo sentido leemos 2 Timoteo 4:10; Santiago 4:4.

Planeta tierra; “En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. “, Juan 1:10. Lea Salmo 50:12;; Hechos 17:24.

Considerando las diferentes acepciones de la expresión “mundo” en la Biblia, vamos a responder la pregunta:

¿Cuándo será el fin del mundo?

A tal fin, cambiaremos la palabra “mundo”, por cada una de las acepciones antes indicadas.

¿Cuándo será el fin de la “humanidad”? Juan 3:16 declara que el hombre, la humanidad, el mundo, no desaparecerán, al contrario el hombre, gracias a la obra salvadora de Jesucristo, tiene “vida eterna”.

Apocalipsis 21:3, declara: Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

¿Cuándo será el fin de las “tendencias pecaminosas de la naturaleza humana”?, de los “deseos de la carne”. Pablo en Gálatas 5 nos ilustra a este asunto; él en esa carta escribe sobre las “manifestaciones de la carne”, para luego destacar el “fruto del Espíritu”.

De acuerdo con Pablo, el final de las “tendencias pecaminosas de la naturaleza humana”, se da cuando se practican las nueve virtudes constitutivas del “fruto del Espíritu”: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio propio, de las cuales el “dominio propio”, es determinante; sin menoscabo de las anteriores. Por ello siempre afirmo que: “no hay que esperar morirse para disfrutar la “vida abundante” que Cristo nos prometió.

Pablo declara en Romanos 12:2: No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Es decir, una renovación espiritual, neutraliza la influencia de las “tendencias del mundo”

¿Cuándo será el fin del planeta tierra? Los cosmólogos ofrecen algunos escenarios para el fin de la Tierra. Es decir, su desaparición física.

Primera posibilidad. Que el Sol, producto de su evolución como una estrella, se convierta en una Gigante Roja. Llegada esa etapa el Sol destruirá a la Tierra. Tal vez la absorba y consuma. Esto ocurrirá dentro de unos cinco mil millones de años.

Segunda posibilidad. Que se produzca un “Big Crunch”, o “gran colapso”; de acuerdo a esta teoría, el Universo irá frenando poco a poco su velocidad de expansión, hasta detenerse y comenzar a comprimir la materia hasta una singularidad espacio-temporal. Es decir un pequeño punto de materia. No hay acuerdo sobre el momento en que este fenómeno ocurrirá; aunque se supone miles de millones de años para que suceda. Muchos cosmólogos desechan esta teoría.

Tercera posibilidad. Que se produzca un “Big Freeze”, Gran Congelamiento, o Muerte térmica del universo, congelado. Este escenario es considerado como el más probable. Ocurrirá si el Universo continúa en expansión como hasta ahora lo hace. En aproximadamente un billón de años, las estrellas existentes se apagarán y la mayor parte del Universo se volverá oscuro. La Vía Láctea, nuestra Galaxia, si aún existe, será una isla solitaria en un inmeso espacio vacío y oscuro.

Las anteriores son las principales teorías sobre el destino del Universo, y por ende de la Tierra, entre muchas otras. Conforme a esas teorías de los cosmólogos, el final de la Tierra no se vislumbra muy cercano.

¿Predice la Biblia el final de la Tierra?

Las Sagradas Escrituras describen la creación del cielo y de la tierra’; en ellas no se da detalles sobre un Universo eterno, o una Tierra eterna. En Apocalipsis se menciona un “cielo nuevo, y una tierra nueva”, dando a entender que el Universo será transformado, para constituirse en la morada de un “hombre nuevo”. Recordemos aquello de “vino nuevo, en odres nuevos”.

Aquí surge otra interrogante. ¿Es eterna la materia, indestructible?

Los físicos y los químicos han hecho su aporte a este respecto, han declarado: “la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma”, esta es la lógica humana. La lógica Divina, expresada en la Biblia, afirma: “La materia se crea, Génesis 1:1; y no se destruye, solo se transforma, Apocalipsis 21:1.”

Observemos la revelación Bíblica, sobre la Tierra y la humanidad:

El Universo, cielo y tierra:“En el principio creó Dios los cielos y la Tierra.”, Génesis 1:1. Es decir, creo la materia, y la energía, y seguidamente la organizó en el Universo que observamos.

El Primer Adán: “Entonces Jehová Dios formó Dios al hombre del polvo de la tierra. Y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”, Génesis 2:7. De acuerdo con este texto, el hombre fue formado de los mismos materiales que constituyen la tierra, más el aliento de vida que el creador le concedió. De ahí nuestra naturaleza humana, y la espiritual.

El Segundo Adán, su Encarnación: El Espíritu Santo, haciendo uso de leyes genéticas desconocidas para nosotros, fecundó a María. Por lo cual Jesús tuvo una naturaleza humana, como la nuestra, derivada de los 23 cromosomas que aportó María; y una naturaleza Divina, como la de Dios, por obra del Espíritu Santo en la encarnación. Así lo relata Lucas: “Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.”, 1:35

Y declara Juan: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”, 1:14

El Cuerpo Transformado de Jesús:

Jesús Resucitado, con un cuerpo material transformado:

  • Misma apariencias, cuerpo transformado: “Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.”, Mateo 28:3.
  • Desaparece: “Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio. Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; más él se desapareció de su vista.” Lucas 24:30-31.
  • Aparece, estando las puertas cerradas: “Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.” Lucas 24:36, Juan 20:19.
  • Cuerpo físico: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.”, Lucas 24:39.
  • Ingiere alimentos: “Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos.”, Lucas 24:42-43.
  • Vence la gravedad, asciende al cielo: “Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.”, Hechos 1:9.
  • En el Cielo, Sentado a la derecha de Dios: “Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios,”. Hechos 7:55.
  • Se aparece a Pablo: “Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.”, Hechos 9:5.
  • Regresará: “los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.”, Hechos 1:11.

Luego de su Segunda Venida:

  • Nos transformará a su semejanza: Cuando Regrese Jesucristo, seremos como Él es: “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.”, 1 Corintios 15:52, y, según Juan: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.”, 1 Juan 3:2.
  • La creación será transformada: “porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.” Romanos 8:21.
  • Cielo nuevo y tierra nueva: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.”, Apocalipsis 21:1.

Una realidad diferente: “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. 2 En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. 3 Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, 4 y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. 5 No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos. Apocalipsis 22:1-5.

En conclusión, hemos analizado lo que la Biblia ensena sobre el final del mundo, considerando las diferentes acepciones de la expresión “mundo”.

A la luz de lo anteriormente descrito, la pregunta correcta es: ¿Cuándo Regresará Jesucristo?

La Segunda Venida de Jesucristo es la que va a determinar los sucesos antes enunciados.

Este tema, la Segunda Venida de Jesucristo, la consideraremos en un artículo posterior.

Fuente:

  • Wikipedia, la Enciclopedia Libre. Teorias del fin del Universo.
  • Imágenes Google
  • Versión de ;a Biblia: RVR-60, tomada de http://www.biblegateway.org

SUCEDIÓ UN 14 DE NISÁN

El día 14 de Nisán del año 3791 del calendario hebreo, a la hora tercera en el Templo de Jerusalén, se sacrificaba el primer codero del sacrificio continuo, posteriormente a la hora novena se sacrificaba el segundo cordero; tal y como estaba establecido en la ley de Moisés: Éxodo 29:36-39,42:

38 Esto es lo que ofrecerás sobre el altar: dos corderos de un año cada día, continuamente.
39 Ofrecerás uno de los corderos por la mañana, y el otro cordero ofrecerás a la caída de la tarde. 42 Esto será el holocausto continuo por vuestras generaciones, a la puerta del tabernáculo de reunión, delante de Jehová, en el cual me reuniré con vosotros, para hablaros allí.

Ese mismo día a la hora del sacrificio del primer cordero, en el monte denominado La Carabela, con vista al Templo de Jerusalén, es crucificado Jesucristo; seis horas más tarde, a la hora del segundo sacrificio, muere el Crucificado.

En el calvario se cumplían todas las profecías tocantes al “cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”.

Los Evangelios señalan que Jesús fue crucificado a la hora tercera después de la salida del sol, según el horario judío. Eso quiere decir que Jesús fue crucificado a la tercera hora, 9 a.m.; agregan que estuvo seis horas en la cruz, hasta la hora novena, 3 p.m., hora en la cual expiró. Marcos así lo relata en su capítulo 15:

25 Era la hora tercera cuando le crucificaron.
26 Y el título escrito de su causa era: EL REY DE LOS JUDÍOS.
34 Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
37 Mas Jesús, dando una gran voz, expiró.
38 Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

Este sacrificio de Jesús ocurría, además, en un día muy significativo para los judíos, el día de la Pascua; cuando recordaban como a la salida de Egipto, el ángel de la muerte “paso por alto” la casa de los hebreos. Este 14 de nisán, día de Pascua, moría el Cordero de Dios, enviado para “pasar por alto” los pecados de todos los hombres que crean en El, y le reciban.

Ese día 14 de abril del año 33, según el calendario gregoriano, ocurrieron hechos determinantes para la humanidad:

Primero, fue establecida la Cena Conmemorativa, o Santa Cena, que sustituiría a la Cena de Pascua,

Segundo, Jesucristo murió sacrificado en la cruz, como el Cordero de Dios, según lo prescrito en la Ley; por lo cual no es necesario más sacrificios de corderos en el Templo,

Tercero, Se rompe el velo entre el Lugar Santo y el Santísimo, como señal de libre acceso al Padre Celestial, por la obra expiatoria de Jesucristo. Es decir, ahora todos los hombres tienen libre acceso a Dios, sin necesidad de intermediarios, ni de sacrificios previos, excepto la fe en Jesucristo.

Años después, el emperador Vespasiano encargó a su hijo Tito sofocar una violenta revuelta que desde hacía cuatro años sacudía Judea. Tras un duro asedio, Tito logró conquistar Jerusalén, y en septiembre del año 70 saqueó y destruyó el Templo.

Hasta esos días, se ofreció corderos en el templo.

Hoy, cuando conmemoramos el Sacrificio de Cristo en la Cruz, lo hacemos pensando en su anunciado retorno, su Segunda Venida; todo siguiendo la pauta del Plan Perfecto de Dios:

En el principio los cielos y la tierra, en el Edén, la caída, Abraham, los patriarcas, Egipto, la Tierra Prometida, David y la Monarquía Hebrea, el Imperio Romano, Jesucristo, Restauración, los Apóstoles, la Iglesia, Segunda Venida, Cielo Nuevo y Tierra Nueva.

12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.
13 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.
14 Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.
16 Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.
Apocalipsis 22

Imagen Google

Biblia RV-60

LA LUNA ROJA Y EL FIN DEL MUNDO

La noche, del 14 al 15 de abril 2014, fuimos testigos de un fenómeno astronómico impresionante, el eclipse total lunar que cambia el color del satélite, por lo que vimos a la Luna de color rojo. Este evento es popularmente conocido como la Luna de Sangre.

Luna de Sangre

En un eclipse normal, la Tierra se interpone entre el Sol y nuestro Satélite, ocultándole con su sombra. En el caso de una Luna de Sangre, debido a la inclinación de ambos, la atmósfera terrestre desvía y absorbe los rayos de color azul del Sol, por ello adquiere una coloración muy similar a la del gran astro en los crepúsculos.

Eclipse de Luna

Este es el primer eclipse de luna total de un ciclo de cuatro que se sucederán hasta el 2015, conocido como la tétrada de lunas rojas. Los próximos eclipses totales lunares en los que el mundo podrá ver la Luna de Sangre ocurrirán el 8 de octubre de 2014, el 8 de abril de 2015 y el último será la noche del 28 de septiembre de 2015 y no volverá a ocurrir hasta el año 2032.

Muchos relacionan la Luna roja con el apocalipsis y el fin del mundo, tal vez por la cita de Hechos 2:20 que dice textualmente “El Sol se convertirá en tinieblas y la Luna en sangre, antes que venga el día grande y glorioso del Señor”.

Algunos predicadores aseguran que estos eclipses rojos, que sucederán hasta 2015, y que coincide con fechas importantes en la religión judía, como es la Pascua y la fiesta de los Tabernáculos, son de los que se mencionan en textos bíblicos, como Mateo 24:1-25, Marcos 13:1-23, Lucas 21: 5-24, lo que según algunos significa que el advenimiento de Cristo, y la victoria del pueblo israelí está cerca.
Con frecuencia escuchamos que las actuales “guerras y rumores de guerras,” “terremotos”, “pestilencias”, tanto como la extensión del evangelio “a todas las naciones”, son señales de la inminente venida de Jesucristo.

Es cierto que la Escritura detalla abundantes señales que anuncian la Segunda Venida, y el Final de los Tiempos, sin embargo hay una que es determinante: vendrá “como ladrón en la noche”, 2 Pedro 3:10, es decir que el Gran Advenimiento ocurrirá en forma inesperada, sorpresiva.

Leamos lo que Jesús mismo indicó sobre el tiempo exacto de su Segunda Venida:

Será repentina: Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Mateo 4:27.
Solo el Padre la conoce: Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36

Hay que estar preparados: 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. Mateo 24:42-44.

Una enseñanza determinante:

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Así pues, si la Luna de Sangre te recuerda la Segunda Venida de Cristo, entonces recuerda también que eres un testigo suyo.

Fuente: Wikipedia
Biblia: RV-60
Imágenes: Google