Archivo de la etiqueta: se fiel hasta la muerte

PARA CONSOLIDAR LA UNIÓN, FIDELIDAD

Hemos revisado en escritos anteriores diversos aspectos  relacionados con el matrimonio, y como aquellos influyen en la dinámica de un país. En la presente nota vamos a tratar el tema de la fidelidad.

En la Sagrada Escritura es un asunto que corre a través de ella en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

Imagen relacionada

 La fidelidad es la capacidad espiritual, el poder o la virtud de dar cumplimiento a las promesas.

De allí lo destacado, porque en toda relación interpersonal sana, productiva, consistente, la fidelidad es un elemento fundamental.

En el plano social, se demanda fidelidad a los ciudadanos de una nación respecto de sus leyes, como a los soldados que la defienden; también en las organizaciones es un valor que se exige a los que forman parte de las mismas; es algo que los amigos esperan entre sí; y además es una promesa que se pronuncia en el acto de matrimonio.

En los inicios de  las Escuelas Bíblicas de Vacaciones los niños formulaban una promesa, que se repetía día tras día de aquel programa.

Esta es la promesa:

Prometo lealtad a la Biblia, la Santa Palabra de Dios; y la haré lámpara a mis pies y lumbrera en mi camino, y guardaré sus dichos en mi corazón para no pecar contra Dios.

Una promesa infantil que ha servido para mantener muchas vidas plantadas como árbol “junto a corrientes de aguas, que da ruto en su tiempo, y su hoja no cae”.

Imagen relacionada

En el libro de Apocalipsis se afirma que quienes la cultivan reciben una gran recompensa, Apocalipsis 2:10:

Se fiel hasta la muerte, y yo  te daré la corona de la vida.

Al revisar el concepto fidelidad descubrimos que en esencia es: cumplir lo que se promete. Entonces cumplir lo prometido en el acto matrimonial es un factor determinante en la permanencia de tal relación entre cónyuges.

La fidelidad es un desafío pues significa comprometerse hoy a cumplir una promesa a lo largo del tiempo, pase lo que pase. En lo que respecta al matrimonio la promesa de mantenerse fiel, a cumplir lo prometido es esencial, determinante en la permanencia de la unión conyugal.

¿A qué se comprometen los novios en el acto de matrimonio? Entre muchas, se declara la determinación de amar a la pareja. Entonces, el amor y la fidelidad son virtudes que unen a las parejas con tal fuerza que solo la muerte les separa.

Una versión parafraseada de la Biblia traduce 1 Corintios 13:6-7, así:

El que ama es fiel a ese amor, cuéstele lo que le cueste; siempre confía en la persona amada, espera de ella lo mejor y la defiende con firmeza.

A este respecto es interesante reconocer el poder, la fuerza de amar, y ser fiel. Hay en la Sagrada Escritura una comparación que podemos aplicar a la fuerza del amor, que es capaz de producir cambios, romper algo impenetrable.

Es la parábola de la semilla de mostaza, leamos Mateo 13:31-32, DHH:

31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; 32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Como has comprobada se compara el Reino e los Cielos con un grano de mostaza, la aplicación original es para enseñar que dicho reino crece indetenible hasta su plenitud. Tomemos un aspecto contenido en la parábola. Enfoquemos la raíz de una planta.

Imagen relacionada

La raíz es el órgano de la planta que permite su fijación en el suelo, y a su vez sirve para extraer nutrientes del mismo que facilitan el crecimiento y desarrollo de la planta.

La raíz posee geotropismo positivo, crece y se desarrolla en dirección a la fuerza de gravedad, por lo que penetra el suelo en dirección opuesta al tallo, que posee geotropismo negativo. Igualmente posee fototropismo negativo, por lo que la raíz se interna en dirección opuesta a la luz solar, al contrario del tallo que “busca” la luz del Sol.

Pues bien, la raíz de manera lenta, silenciosa, imperceptible a simple vista va penetrando el suelo, rompiendo todo obstáculo que se le presente en su búsqueda de estabilidad a la planta, así como obtener nutrientes del suelo. Cuanto más elevada es la planta tanto lo es la raíz profundizando en el suelo.

Has observado como una raíz cumpliendo su misión rotura fuertes estructuras de concretó, y desmenuza capas de asfalto. Tal vez has sido víctima de la potencia de una minúscula raíz de una planta que creciendo entre las ranuras de la porcelana de una pared es capaz de producir grandes daños.

La raíz lenta, imperceptible, constante, indetenible avanza en el cumplimiento de su tarea, y lo logra. La raíz es un modelo de excelencia.

Seguramente haz captado la analogía que establecemos entre la fuerza de la raíz con la fuerza de un amor fiel. Nada lo detiene en el cumplimiento de su alta misión.

Al comienzo de este artículo se hizo referencia a que la fidelidad es un asunto que corre a través de la Sagrada escritura en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

El personaje que encarna la fidelidad es Dios. Sobre ello sobran palabras, te recuerdo dos textos:

Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. Malaquías 3:6.

Y:

22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. 23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lamentaciones 3:212-23.

Revisa tu relación con Dios:

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo. 2 Timoteo 2:13.

Cuando pienses “tirar la toalla” porque crees que tu relación no tiene remedio, recuerda el poder de tu amor, de tu fidelidad, a semejanza de la Divina puede alcanzar muchos logros, como ha ocurrido contigo.

Condimenta tu relación con amor, determina ser fiel, verás los resultados.

Fuente:

Biblia: Versiones RVR60, y DHH, tomadas de www.biblegateway.com,

Conceptos: Wikipedia,

Imágenes: Google,

Notas presonales.