Archivo de la etiqueta: samuel

22 DE ABRIL EL DÍA DE LA VERDAD

El anuncio de la presidente del CNE fijando la fecha para las elecciones presidenciales ha conmocionado a la población venezolana, tanto como a nivel internacional.

Lo que se plantea para el 22 de abril en realidad es un enorme desafío para todos los involucrados en el proceso, porque lo que se va a dirimir ese día no es solamente el nombre de quien será designado Presidente, sino la veracidad, la consistencia ideológica, doctrinal, la autenticidad de los dirigentes políticos venezolanos y de la población en general.

Resultado de imagen para elecciones 22 abril

El 22 de abril es el día de la verdad.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, líder fundamental de la Revolución Bolivariana y del Socialismo del Siglo XXI, ha convocado a sus seguidores a darle respaldo a su proyecto de acentuar el proceso que nos conduce al Socialismo.

En esto el Presidente, y los demás promotores de la Revolución en Venezuela, han sido claros, a nadie han engañado; su accionar responde a un fin, instaurar en Venezuela el sistema socialista que conduce al comunismo.

Para ello han creado las condiciones apropiadas, una de ellas es la designación de la Asamblea Nacional Constituyente que tiene la potestad de hacer las modificaciones constitucionales para convertir a Venezuela en un País comunista.

El fallecido presidente Chávez, tanto como el presidente Maduro, no han ocultado sus aspiraciones, al contrario han hecho una abundante promoción a su proyecto dentro y fuera del País.

Del lado opositor hay dos sectores. El primero constituido por la denominada Mesa de la Unidad Democrática, que reúne a los principales dirigentes de los distintos partidos que no están alineados con la Revolución; y el resto de la población, incluida la sociedad civil organizada.

Este grupo tiene el reto de contender con los promotores de la Revolución, y ello implica tomar decisiones trascendentales.

Hasta hoy, los dirigentes de la oposición han perdido credibilidad porque ellos están enfocados en la silla de Miraflores, y no en la realidad Nacional. El electorado venezolano les otorgó una amplia mayoría en la Asamblea nacional para que les represente dignamente, y estos cedieron la mayoría absoluta, han desoído el clamor de los ciudadanos que solicitan volver al rumbo democrático; y luego de haber declarado ilegal a la Asamblea nacional Constituyente, acatan los designios de la misma.

Vamos a ver si para el 22 de abril la MUD elige de su seno un representante como candidato presidencial. Recordemos que la MUD ha declarado ilegal a la Asamblea Nacional Constituyente y al CNE, por no haber renovado este último conforme a la ley; ambos han convocado les venideras elecciones.

También al electorado en general llega la hora de la verdad.

Lo mismo para el pueblo cristiano, quien tiene una disyuntiva. Es propicio recordar lo que es una disyuntiva. Acudamos al diccionario de la Real Academia Española (RAE):

Adjetivo. Que implica una relación excluyente entre dos elementos o tiene la capacidad de desunir o separar. Gramática. Oración coordinada que expresa una elección entre dos posibilidades que denotan diferencia, alternancia o separación.

Las disyuntivas se reconocen por la conjunción disyuntiva “o”. Por ejemplo: ¿Tomas café o chocolate?

Resultado de imagen para disyuntiva

De modo que el electorado venezolano tiene ante sí una disyuntiva que le plantea conflicto, complejo:

Un Gobierno Revolucionario que tiene como meta convertir a Venezuela en un País Comunista.

Una cúpula de la MUD que tal vez presente candidato presidencial,

Una aspiración popular de continuar la trayectoria democrática.

Pero también los líderes espirituales tienen su desafío que se constituye en una gran responsabilidad, hasta ahora los curas católicos, y los pastores evangélicos se han dividido entre partidarios de la revolución, quienes apoyan a la MUD, y otro significativo sector imparcial.

Para el 22 de abril, también les llaga la hora de la verdad; una disyuntiva desafiante, necesitan elegir entre dos opciones, no hay más para ellos.

Las dos opciones son:

Seguir aquella posición de apoyar a la Revolución, a los sectores de la MUD, o ser imparcial; o, en lugar de aquellas posiciones asumir su elevado papel de emisarios Divinos, y cumplir el sagrado deber de, Biblia en mano, orientar a este pueblo venezolano que está “pobre y disperso, como ovejas que no tienen pastor.”

En este mismo sitio hemos escrito que una de las causas por las cuales Venezuela atraviesa este valle de sombras, es porque le ha faltado la luz que resplandece en la Tinieblas.

Ha faltado un vocero Divino que adentrándose en el Palacio de Miraflores le explique al Presidente, y a su Gabinete, el valor de poner en práctica las enseñanzas bíblicas que han transformado gobernantes y naciones enteras.

Pero la cristiandad, o le lanza anatemas al Presidente, o va a Palacio en busca de un pedacito de “patria”. Y no es que falten cristianos en las altas esferas de Poder, lo que ha faltado es testimonio. Ha faltado un José, como en Egipto, un Daniel, como en Babilonia, un Nehemías, como en Persia, o una piadosa mujer como Ester en la corte del rey Asuero.

Y si ha faltado la voz de Dios en Palacio, también ha sido escasa en los otros predios de la oposición, y en la población en general.

Pero este no es momento de acusaciones, o distribuir responsabilidades, lo cual en nada beneficia, sino pensar objetivamente en qué hacer. Para orientar el proceso de reflexión hay dos textos, entre los muchos que en la Biblia tratan asuntos como este, que son muy útiles, pensando en forma asertiva.

He aquí el primero, Oseas 4:6:

Mi pueblo perece por falta de conocimiento… BLP

Es un privilegio, y una sagrada misión, declarar la Palabra de Dios al pueblo. La ignorancia de la Biblia es lo que determina los grandes errores de las naciones.

A través de la Sagrada Escritura se insiste en la importancia de leer, memorizar, meditar, recordar y practicar la Palabra; como también se describe el resultado de aquella práctica.

Cada cristiano es conminado a ello.

1 Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; 2 para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. 3 Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres. 4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. 5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. Deuteronomio 6:1-9.

Algunos teólogos afirman que estas palabras son dirigidas directamente al pueblo de Israel, preparándole para entrar a la Tierra Prometida, por lo que no tienen validez para otros pueblos; es cierto que Dios instruye a Moises para que advierta a Israel sobre el estilo de vida en la tierra que poseerán, sin embargo tales advertencias valen para el pueblo de Dios en general, y para toda persona que decida ponerlas en práctica, a quien le irá bien, según la promesa.

Pero para muchos la Biblia es un adorno, o un amuleto, un libro de primeros auxilios, un conjunto de textos para atacar a los oponentes. La Biblia no es eso, es la Palabra de Dios que transforma, genera bienestar, calidad de vida, progreso cuando se lee fervorosamente, y se practican sus enseñanzas.

Los líderes espirituales, o mejor expresado los siervos de Jesucristo están llamados a volver a la Palabra, vivirla, practicarla; y luego enseñarla. Allí están los profetas de Israel, quienes levantaban sus voces y proclamaban conmovidos: Así dice Jehová.

Hoy los siervos de Dios necesitan volver a la Palabra y conmovidos por ella, con el Sagrado Libro en mano, proclamar con autoridad: Así dice la Biblia.

Cuanto le ha faltado al Presidente, como a los venezolanos en general, que un siervo de Dios se le acerque y le diga: “Tengo un mensaje Divino que decirte hoy…” y abriendo la Biblia le declare el consejo de Dios:

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11.

El segundo texto para reflexionar, considerando la realidad venezolana, es:

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josué 24:15.

Este texto es fuerte, pero define la disyuntiva a la que hemos hecho referencia anteriormente en este escrito.

Y la disyuntiva no es entre votar por el gobierno, o por la oposición, sino que los líderes espirituales necesitan una definición de principios, una toma de conciencia acerca del altísimo privilegio de ser vocero de Dios ante un País en crisis, la más severa en toda su historia desde que los españoles pisaron el suelo del nuevo mundo.

Resultado de imagen para palabra de dios

Los líderes espirituales necesitan un reencuentro transformador con la Palabra, para que su mensaje tenga el poder vivificador capaz de impactar y generar cambios en los oyentes.

Tal vez alguno piense que estoy exagerando la nota, sin embargo a la luz del acontecer venezolano es evidente que la Palabra de Dios escasea, como en los tiempos del joven Samuel, 1:3.

Más no hay que ser pesimistas, seguramente Dios tiene preparado los hombres y mujeres que en su momento se van a manifestar, como cuando Elías ante los profetas de Baal, colmado de poder Divino, exclama a ante un pueblo obnubilado por la idolatría:

36 Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 37 Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos.

Y dada la respuesta, el pueblo clama: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!

Y esto es lo deseamos oír en Venezuela, otra vez: Jehová es Dios.

Cuando Jehová, el Dios Abraham, de Isaac, de Israel, sea también el de los venezolanos, ese día las cosas comenzarán a cambiar.

Cuando los líderes espirituales de Venezuela, los siervos de Dios que ministran en esta gran nación, se humillen, invoquen a Dios, oren, busquen el rostro de Jehová, y se conviertan de sus malos caminos; el pueblo seguirá su ejemplo, procederá igualmente; entonces Dios oirá desde los cielos, perdonará los pecados y sanará la tierra. Es la demanda de 2 Crónicas 7:14.

Aunque Elías pensaba que estaba solo en su tarea, Dios tenía preparado unos cuantos profetas más dispuestos a acometer la tarea de reconstrucción espiritual.

El 22 de abril sabremos la verdad de este pueblo.

Fuente.

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos y conceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

¿CUANDO FUE LA ULTIMA VEZ QUE LLORASTE AMARGAMENTE?

Todos en algún momento de la vida hemos llorado, por lo cual conocemos la mecánica del llanto.

Según algunas estadísticas referidas al estudio sobre el llanto, se afirma que un hombre llora en promedio una vez al mes, y que las mujeres lo hacen, unas cinco veces. Por lo tanto este tema nos es muy familiar.

Como vamos a considerar esta reflexión desde una perspectiva bíblica, revisemos, a modo de marco de referencia, algunos personajes que según la Escritura, vivieron circunstancias que les hicieron llorar.

  • Ana: 1 Samuel 1:11, clamando a Dios por un hijo, en virtud de que era estéril; y esa circunstancia le producía dolor, vergüenza, frustración, culpa.
  • Samuel, 1 Samuel 15:35, cuando su amigo Saúl fue desechado como Rey de Israel, como consecuencia de su conducta irreverente.
  • Ezequías, 2 Reyes 20:3, ante el anuncio del profeta Isaías de que su enfermedad era mortal.
  • Jesús, Juan 11:35, ante la tumba de su amigo Lázaro.

Estos relatos nos ilustran que llorar es una reacción natural ante el dolor y el sufrimiento. Digamos que es un mecanismo que ayuda a aliviar el dolor, porque libera tensiones.

Es decir, tiene efectos terapéuticos.

Cuando una persona experimenta dolor, físico o afectivo, el sistema nervioso envía señales al cerebro, quien, entre las muchas reacciones fisiológicas, manda una orden a las glándulas lagrimales para que segreguen una mayor cantidad de lágrimas; entonces se produce lo que conocemos como llanto, o llorar.

Es decir, la reacción del llanto es producida por un factor emocional, como una pérdida, o uno físico como un golpe.

Llorar de alegría, es una reacción inadecuada, puesto que lo propio de la alegría es la risa. Los estudiosos de la psicología, con  el enfoque de la teoría del Análisis Transaccional, denominan a esta reacción “tebusque”, o emoción sustituta.

Otro aspecto relacionado con el llanto, es que reprimirle es contraproducente.

Sobre este tema escribí un artículo titulado: “Cuando reprimo el llanto me da asma”, https://orientador.wordpress.com/2013/07/18/cuando-reprimo-el-llanto-me-da-asma/; Algunos expertos en la materia afirman, que algunos tipos se alergia, e incluso el estornudo, es un llanto reprimido.

Es que llorar, como hemos insistido, es una reacción natural ante el dolor.

Vamos a analizar la causa, efecto, y beneficios del llanto, utilizando la experiencia de un personaje bíblico que lloró amargamente.

Leamos el relato sobre este hombre, Pedro, para extraer algunas interesantes lecciones y aplicaciones. Lucas 22:54-62:

54 Y prendiéndole, le llevaron, y le condujeron a casa del sumo sacerdote. Y Pedro le seguía de lejos.

55 Y habiendo ellos encendido fuego en medio del patio, se sentaron alrededor; y Pedro se sentó también entre ellos.

56 Pero una criada, al verle sentado al fuego, se fijó en él, y dijo: También éste estaba con él.

57 Pero él lo negó, diciendo: Mujer, no lo conozco.

58 Un poco después, viéndole otro, dijo: Tú también eres de ellos. Y Pedro dijo: Hombre, no lo soy.

59 Como una hora después, otro afirmaba, diciendo: Verdaderamente también éste estaba con él, porque es galileo.

60 Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó.

61 Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces.

62 Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente.

LA VIVENCIA DEL LLANTO

Fijemos nuestra atención en el versículo 62:

“Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente.”

Seis expresiones, cada una cargada de intenso significado.

Y: nos conecta con la secuencia de hechos en desarrollo,

Pedro: uno de los primeros discípulos, del círculo íntimo de Jesús, impulsivo, de carácter fuerte,

Saliendo fuera: apartarse de la gente, buscar un lugar privado, aislado, sentirse en la intimidad,

Lloró: descargar emociones. Amargamente: metáfora para significar la mezcla de emociones sentidas: dolor, vergüenza, culpa, remordimiento.

El llanto, y las emociones que lo generan, hay que expresarlo. Reprimirles no es una práctica saludable.

Cuando se reprimen las emociones, el organismo busca alternativas para expresarlas, liberarlas; entonces aparecen la ya conocidas enfermedades psicosomáticas.

Se piensa erróneamente, y así se lee en algunos textos sobre la materia, que hay emociones negativas, por lo cual es necesario cuidarse de ellas. La verdad es que no hay emociones negativas, fuimos dotados de cada una de ellas, con fines bien determinados. El miedo, el dolor, o la rabia, no son emociones negativas, cada una tiene tiene su función específica, incluso para la supervivencia. El miedo, por ejemplo, activa mecanismos que nos impulsan a escapar ante un peligro. Inhibir el miedo, hasta puede conducir a riesgos suicidas.

Lo negativo, respecto de una emoción, es la manera inadecuada como puedan expresarse. Una rabia mal canalizada genera agresiones físicas, y daños a terceros. La violencia es una forma condenada de expresar la ira.

En cambio, el llanto es una forma constructiva de drenar el enojo.

¿Qué sucede luego de pasar tiempo llorando? Sabes que vives una sensación de sosiego, calma, paz, tranquilidad. Esto ocurre porque has liberado tensiones, drenado, expresado asertivamente las emociones. Lo cual es una maravillosa y apropiada terapia natural.

Más aun, al llorar segregas no solamente lágrimas, sino algunas hormonas que te ayudan a superar el dolor. Cierta cantidad de esas hormonas son expulsadas a través de las lágrimas, y otras van al torrente sanguíneo, con efectos medicinales, analgésicos.

Es por ello que se insiste que el llanto es un mecanismo natural ante el dolor, y tiene el objeto de aliviarlo.

MOTIVOS PARA EL LLANTO

¿Qué activa la reacción de llorar?

Para el caso que estamos considerando, observemos el versículo anterior, el 61:

Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces.

Aquí detectamos el motivo del amargo llanto de Pedro: “Una mirada, y un recuerdo”.

Veamos la escena completa.

Jesús, su maestro, es apresado, y conducido a la casa del Sumo Sacerdote, se está en el proceso de eliminarle, mediante la crucifixión; Pedro le sigue, mezclado entre la gente.

En tres oportunidades se le identifica como seguidor de Jesús, a lo cual niega con énfasis. En el instante que por tercera vez Pedro niega ser discípulo de Jesús, un gallo, en un corral cercano emite su clásico canto matutino, tras lo cual Jesús se vuelva hacia Pedro, y le mira.

LA MIRADA:

¿Qué transmitiría aquella mirada?

Hay un poder en la mirada, con ella transmitimos mensajes que pueden impactar sobre quienes la reciben. La mirada de una madre hacia su hijo, comunica mucho, lo sabemos por experiencia propia. Muchos recordamos aun aquellas miradas.

No podemos especular sobre el contenido de la mirada de Jesús, más conociéndole, así como recordando sus actuaciones anteriores, inferimos que no fue una mirada de reproche, acusadora, o con el mensaje “te lo dije. En los evangelios se describe la forma como Jesús miraba a la gente, “compasión”, “misericordia”, “amor”; son las expresiones  características. Recordemos la frase: “Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. ”Mateo 9:36

Seguramente Jesús en una mirada  expresa a su amigo Pedo, comprensión, empatía, consuelo, y hasta ternura. En una palabra una mirada de amor.  Una mirada que le transmitía un elocuente mensaje: “te entiendo, se por lo que estás pasando, ten calma, no te condeno porque te amo…” De otro modo no habría conmovido a este rudo pescador, impulsivo, de fuerte temperamento.

UN RECUERDO

Aquella mirada  activo un recuerdo. Pedro evocó una escena. Pocos momentos antes, en una conversación  había manifestado plena solidaridad hacia su Maestro,  al punto de estar dispuesto a dar la vida por El. Jesús le manifestó: “Antes que el gallo cante tres veces, me negarás.”

Y aquel recuerdo hizo que tomara conciencia de sus temores, su inseguridad, desconfianza, decepción, angustia, dolor, de su impotencia, su flaqueza; en una palabra, su realidad.

Y esa es la reacción apropiada, para superar el llanto: identificar las causas.

SUPERAR EL LLANTO

No conviene mantener el llanto, por un mismo motivo por supuesto; hay que superarlo.

Para ello no hay que trabajar sobre el efecto, sino sobre las causas.

Tal vez un buen somnífero, o un ansiolítico, sean medidas momentáneas, para mitigar el llanto; quizás es conveniente distraerse, oir música alegre, realizar ejercicios; que son paliativos. Lo conveniente y aconsejable,  es actuar sobre el motivo que hace llorar, la causa.

Comenzamos con esta pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que lloraste amargamente?

Ahora avanzamos al preguntar:

¿Qué motivó tu llanto, la última vez que lloraste amargamente?

Hay muchos motivos: Una enfermedad, una traición, un pecado.

Sea cual fuere, no te quedes paralizado, inmóvil llorando. Reacciona, llora, y al mismo tiempo:

Si es una enfermedad, llora, clama a Dios, y ve al médico; si es una traición, llora, perdona, y ama; si es un pecado, llora, confiésalo y pide perdón.

No vale la pena seguir llorando, sin actuar.

Pedro no se quedó llorando. Luego de este amargo incidente, le vemos correr hacia la tumba de Jesús, el día de Resurrección; y en el libro de Hechos asume el liderazgo de los discípulos; y el día de Pentecostés, a pocos días de haber negado a su Maestro,  lleno del Espíritu Santo pronuncia un elocuente discurso, luego del cual 3 mil personas confesaron creer en Cristo.

Aun Juan, el Apóstol, no había escrito su carta en la que se lee, “Si confesares tus pecados, él es fiel y justo para perdonar tus pecados, y limpiarte de toda maldad. 1 Juan 1:9. Más Pedro lo sabía, y activó.

Al final de sus días, según la tradición, cuando fue sentenciado a muerte por dar testimonio de Jesús; manifestó no ser digno de morir como su Señor, por lo cual pidió ser crucificado con la cabeza hacia la parte inferior de la cruz.

Qué manera de mostrar al mundo que se ha superado aquel llanto, y los motivos que lo indujeron.

No te quedes llorando amargamente, supera tu llanto en forma constructiva.

Fue lo que Dios le dijo a Samuel en su primer libro 16:1. Deja de llorar por tu amigo, que no tiene remedio ya. Seguidamente le comisionó para ir a ungir al próximo rey de Israel, David, un hombre conforme al corazón de Dios; de quien Jesús dijo ser orgulloso descendiente.

Recuerda que Jesús dijo: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.” Mateo 5:4.

¿Cómo es posible que una persona sea feliz cuando llora?

Al llorar se liberan las tensiones internas, se expresa las emociones que incitan el llanto, y se propicia la búsqueda de alternativas para superar el dolor. Eso enjugará las lágrimas  tendrás alivio, y consuelo.

Lora pues y recibe el consuelo de Jesucristo.

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Fuente: Wikipedia: El llanto

Biblia: Versión RV-60

Imágenes: Google