RESTITUIR EL ORDEN CONSTITUCIONAL

Nuevamente se caldean las calles venezolanas que son escenarios de una batalla entre hermanos, propiciada por motivos ampliamente analizados en escritos anteriores.

Resultado de imagen para crisis venezolana actual

En el ámbito político y legal se habla de una supuesta ruptura del hilo constitucional.

Ante este escenario el pueblo cristiano necesita pronunciarse seriamente, y asumir el rol que le corresponde y que está abundantemente documentado en la Palabra de Dios.

Considero que como pueblo de Dios, no es el momento de salir a la calle y tomar partido en aquella confrontación, porque esa acción es contraria a la Palabra de Dios.

En momentos como estos antes de salir a la calle, el pueblo de Dios necesita ir a los templos, o reunirse en sus casas, no a esconderse de la realidad, ni eludir su responsabilidad; sino a humillarse y clamar para que Dios el Soberano tenga misericordia del País y ponga fin a esta dolorosa circunstancia que vivimos.

Esa acción es la que en innumerables momentos el pueblo de Dios ha tomado como medida extrema, así se registra en la Palabra.

Resultado de imagen para orar en grupo

Es lo que hizo Ana, cuando comprendió que solo la acción Divina resolvería su caso, y se fue al santuario a orar, 1 Samuel 1:9-10; es la reacción de Ezequías rey de Judá cuando rodeada Jerusalén por el poderoso ejército babilónico se dio cuenta que no podía soportar el asedio, 2 Reyes 19:1; y de la Iglesia en Jerusalén cuando arreciaba la persecución y Pedro fue encarcelado, Hechos 12:5.

El resultado de aquellas súplicas demuestra lo apropiado de su puesta en práctica, puedes leer las respuestas en el contexto de los textos mencionados. Si el nombre de Samuel te es familiar, entonces necesitas recordar que es el resultado de una fervorosa oración.

¿Por qué me atrevo a proponer semejante estrategia? Por dos motivos, el primero por los evidentes resultados mostrados en la Palabra de Dios, por mi experiencia personal, y seguramente la tuya; al haber experimentado la eficacia de poner en acción Jeremías 33:3, y Mateo 7:7.

El otro motivo es que un aspecto de la batalla que se libra en Venezuela es de orden espiritual; y esta se libra en privado y de rodillas.

Imagen relacionada

Para asumir esta estrategia hay que aceptar como cierta la Palabra de Dios. Leamos un texto que nos declara esta realidad:

3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

Todo creyente necesita estar claro y consciente de que el trasfondo de la confrontación en Venezuela es de carácter espiritual, eso lo explica magistralmente Pablo en Efesios capítulo seis:

10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Efesios 6:10-12.

Cuando se acude al libro de Apocalipsis, allí se nos revela que tras los poderes que se levantan en el mundo la influencia del “Dragón” es determinante, se lee en el capítulo trece, concretamente en 13:1-2; como sabemos la figura del dragón es una forma metafórica de referirse a Satanás, Apocalipsis 12:9. Y para batallar con ese personaje es necesario “oración y ayuno”, Mateo 17:21.

Y Jesús libro una batalla con ese sujeto al inicio de su ministerio, allá en un lugar desértico fue la confrontación; la victoria estuvo determinada por tres disciplinas: la oración, el ayuno, y el apropiado uso de la Palabra; aquella espada de dos filos útil en las peleas espirituales.

Ahora no es sencillo adoptar esa estrategia porque la natural reacción humana es salir a batallar; ese es un mecanismo de defensa propio de todo ser humano. Pero las actuales circunstancias de Venezuela demandan del pueblo de Dios una reacción cónsona con su cualidad de Pueblo de Dios.

Es evidente que el clamor debe ser unánime y expresado en forma correcta, como corresponde a un hijo de Dios. Si clamas para que Dios preserve la Revolución, porque eres afecto a ella; o si por el contrario ruegas por un triunfo de la oposición; ten presente de que estás completamente equivocado.

Al rogar por Venezuela hay que clamar por la reconciliación de los venezolanos, por el cese de la violencia de ambos sectores; y sobre todo que levante al hombre del momento, y a quienes le secunden, para propiciar un proceso de reencuentro, de reconciliación, y sobre todo enrumbar al País por el cauce del estado de derecho y de los principios característicos de una sociedad que se denomina cristiana.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Como sabemos este pueblo necesita un despertar espiritual, una renovación espiritual. Y aquella comienza en ambientes de oración y ayuno, lee el capítulo 2 del libro de Hechos.

Tenemos que recordar que las estrategias divinas son totalmente diferentes a las humanas. Ten presente que Josué dirigió la toma de Jericó sin lanzar un dardo:

20 Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron., Josué 6:20.

Y que Gedeón con un ejército pequeño derrotó a los madianitas tan solo con el uso de trompetas, antorchas y un grito de guerra:

20 Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: ¡Por la espada de Jehová y de Gedeón!, Jueces 7:20.

Ambos caudillos lograron tales victorias siguiendo las instrucciones que en privado Dios les transmitió. Y aquello no es una excepción, es la constante.

Ahora medita. ¿Crees que verdaderamente aquello ocurrió tal como se narra en la Escritura y que muchas veces has leído? ¿Crees que tales prodigios se pueden materializar de nuevo en el presente? ¿En Venezuela? ¿En tu realidad?

Piensa, una cosa es aceptar como cierto lo que dice la Escritura, y otra cosa vivirla personalmente. Proceder como ella demanda.

Entonces los líderes espirituales, los ministros de Jesucristo, quienes conducen la grey de Cristo, independientemente de su filiación denominacional estamos llamados a convocar al pueblo de Dios a que proceda como demanda 2 Crónicas 7:14, y como procedió Nehemías en su momento:

4 Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. 5 Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; 6 esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado. 7 En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo. 8 Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos; 9 pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre. 10 Ellos, pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con tu gran poder, y con tu mano poderosa. 11 Te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey.

Venezuela no es Israel, pero  Dios, el Dios de Israel es también nuestro Dios; así que confiadamente podemos acercarnos a Él, y como Nehemías orar por Venezuela, contextualizando a nuestra situación presente aquella fervorosa oración.

Vamos a nuestro altar de oración y clamemos por Venezuela.

Algunas Iglesias oran siguiendo una estrategia 639, es decir orar a las 6:00 de la mañana, a las 3:00 de la tarde, y las 9:00 de la noche; tal vez siguiendo la devoción de Israel descrita en la Biblia. A las 3:00 de la tarde sería una buena opción para ir a los templos a orar, como fue la devoción de Pedro y Juan, tal como se evidencia en Hechos 3:1, la “hora novena” corresponde a las tres de la tarde nuestra; y a las 9:00 de la noche reunirse en familia para clamar por la salida a esta crisis conforme a la dirección Divina.

Pronto vendrá la salida, de acuerdo a la óptica Divina, porque Dios siempre escucha el clamor de su pueblo.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

EL SI O EL NO DEL 15 DE FEBRERO

A pocas horas de las de la consulta electoral para definir si se acepta la enmienda constitucional para la reelección continúa, la situación no esta completamente clara. Ambos grupos señalan poseer la voluntad de los electores, por lo cual anticipan desde ya que su opción es la ganadora.

De todas maneras, independientemente del resultado electoral del próximo 15 de febrero, el panorama no se vislumbra muy claro para Venezuela, y menos para la oposición, en virtud de que definitivamente será en el 2013 cuando se decidirá el sentir popular.

Hasta el presente, ambas opciones han jugado a la polarización, hecho que definitivamente perjudica a la disidencia.

Es que mientras el oficialismo se presenta en todas las contiendas electorales, como un bloque homogéneo tras la figura de su máximo líder; la oposición se disgrega en múltiples candidatos, que a la postre resultan beneficiando al oficialismo.

La estrategia de los abanderados por el NO, tanto como sus voceros no calan en las mayorías, y dejan una sensación de desanimo.

Una de las estrategias ha sido golpear la imagen del Presidente,  negar sus logros, y radicalizar la campaña.

La estrategia de golpear la figura del Presidente, ridiculizarle, es impractica puesto que convierten al Presidente en víctima, con lo que se logra aglutinar más gente a su alrededor, y afianzar el sentimiento de solidaridad entre sus seguidores. Ocultar los logros de la actual gestión, es otro error, con graves consecuencias. Es un hecho que la política habitacional ha beneficiado a millones de venezolanos, entre los que se encuentran simpatizantes de ambas opciones; de igual modo, el establecimiento de la “Venezuela Mobil”, permitió a muchos venezolanos adquirir un vehículo, en condiciones preferenciales. Así como poner techo a los intereses bancarios; la red  ambulatorios de “Barrio Adentro”, el Programa de Alimentación Escolar; entre otros logros.

Es cierto que algunos difieren de estas políticas, mas los beneficiarios de las mismas tienen otra óptica, y son muchos.

Al radicalizar la campaña, tampoco rinde beneficios. Es bien sabido que el oficialismo cuenta con un voto duro de aproximadamente un 25 o 30 por ciento; al igual que la disidencia, que cuenta con porcentajes similares de adeptos. Esto quiere decir, que las elecciones las definen aquellos que están entre ambas opciones. Ese conjunto de venezolanos, la mayoría, que trabaja, sufre y espera; que no es “bolivariano”, pero tampoco “escuálido”.

Estos, a quienes las encuestadoras definen como “ni-ni”, inclinan la balanza hacia la opción que les conquista, atrae, o motiva.

Hasta el presente, el oficialismo ha captado ese voto, hablándole su lenguaje,  y sembrándole esperanza. Mensaje que la oposición no ha sabido capitalizar. Al contrario los voceros disidentes, especialmente los economistas, en lugar de sembrar esperanza, lo que hacen es atemorizar al público con sus pronósticos, y recomendaciones. Posiblemente acertadas, pero fuera de contexto.

Cuando hablan de aumentar la gasolina, liberar el dólar, así como los intereses; cuando señalan que la política de subsidios es errada, y recomiendan su eliminación. Al recomendar liberar los precios, y congelar los sueldos; cuando ridiculizan la red ambulatoria de “Barrio Adentro”; le están hablando al diez por ciento de la población que toda la vida se ha beneficiado de la riqueza petrolera, y atemoriza al noventa por ciento, sean opositores o bolivarianos.

Ellos nos quieren llevar al pasado, precisamente a las causas por las cuales Venezuela se canso de ellos, sus formulas y medidas; y opto por el actual Presidente. Y éste, o un representante de su ideología, se mantendrá en el poder, mientras los políticos y economistas quieran resucitar la Cuarta Republica.

Uno puede darse una idea de la Venezuela poschavista, Dios nos libre, a la luz de la breve pasantía de Carmona por Miraflores.

Por otra parte, los voceros de la disidencia no transmiten autoridad y confianza. ¿Cómo un venezolano de a pie, va a confiar en un personaje cuyo único merito ha sido postularse “continuamente” para un cargo de elección popular?, y esto aun cuando ponga en juego el cargo a elegir.

Las últimas elecciones nos dan razones para sostenerlo. El Pacto del “23 de Enero” fue irrespetado por candidatos, que a la larga contribuyeron a ceder Alcaldías y Gobernaciones al oficialismo. La mayoría de los candidatos a gobernadores y a alcaldes que se postularon, ya habían sido candidatos o habían ocupado dichos cargos; como si  Venezuela careciera de brillantes hombres capaces gerenciar los organismos públicos.

En Venezuela, la reelección continua no es una novedad. Revise las listas de Diputados y observará, que uno de ellos se postula indefinidamente, hasta la jubilación; o que su codician física lo permita.

El próximo 15 de febrero tendremos una opción ganadora.

¿Ganará Venezuela?