Archivo de la etiqueta: resurrección

LA RESURRECCIÓN DE JESUS, DE LA CUAL TAMBIEN SOMOS TESTIGOS

Hoy la humanidad conmemora la resurrección de Jesucristo, un hechos trascendental que marca el cumplimiento de una parte importante del proyecto Divino de restaurar el hombre y a la totalidad de la creación.

El poder de su resurrección - Vida, Esperanza y Verdad

Este hecho es la máxima señal que certifica que Jesús es auténticamente el Mesías prometido, tal y como durante tres años lo proclamó por los caminos, ciudades, y pueblos de Judea, Galilea, y Samaria; Mateo 9:35.

Jesús impacta a la humanidad con su vida.

En aquel período de tres años demostró que era verdadero Dios, y verdadero hombre, a través de la diversidad de milagros que realizó, así como por sus gestos que revelaron su condición humana.

Sus seguidores valoraron su dimensión divina al verle transmutar el agua en vino, como ocurre en la bodas de Cana de Galilea, Juan 2:7-10; sanar enfermedades incurables como la lepra Marcos 1:40-42; multiplicar la materia, al multiplicar los panes y los peces, Marcos 6:41-42; vencer la fuerza de la gravedad, al caminar sobre las aguas del Mar de Galilea, Marcos 6:48; perdonar pecados, Marcos 2:5; sus discípulos vieron su gloria en el monte de la transfiguración, Marcos 9:2-3.

 Igual modo, también observaron su humanidad al verle lloran ante la tumba de Lázaro. Juan 11:35; expresar gozo al oír el testimonio de los setenta, Lucas 10:21, sonreír con los niños que le rodeaban, Lucas 18:15-16;  festejar en la casa de Zaqueo, Lucas 19:5-6, sufrir la agonía en el Getsemaní, Lucas 22:14; en su rostro desfigurado por el dolor al ser clavado en la cruz, Lucas 23:33; incluso le vieron en su tumba, Lucas 23:53.

Aquella vida singular impactó a sus discípulos, y aún sigue impactando vidas, por intermedio de esos seguidores suyos, a lo largo de más de dos mil años.

Jesús conmina a sus seguidores a impactar también a otros:

  • Mateo 28:18-28
  • Hechos 1:8

Antes de ascender al cielo, Jesús se reune con sus discípulos y les insta a continuar su obra de Redimir al Hombre y a la Totalidad de la Creación, por intermedio de dar testimonio suyo, y de hacer discípulos a todas la Naciones.

Tarea que sus seguidores han cumplido generación tras generación hasta el día de hoy; y toca a nosotros darle continuidad, fasta el fin del mundo, y del tiempo.

Los discípulos Impactan a su Generación.

Cincuenta días después de su muerte, durante pentecostés, una fiesta judía que se celebra 50 días después del Pascua, el apóstol Pedro, luego de recibir el Espíritu Santo pronuncia un discurso en el que proclama la resurrección de Jesucristo, y declara sencillamente:

A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos, Hechos 2:32.

Impacto Cuantitativo.

Los apóstoles en su totalidad dieron testimonio de Jesucristo, de que es el Mesías prometido, el Dios encarnado; pero la audiencia también era testigo de gran parte de lo proclamado por Pedro. Porque lo habitantes de Jerusalén en muchas ocasiones le vieron en acción.

Por tal motivo, al concluir Pedro ese discurso ante la multitud conmovida y conmocionada, alrededor de 3 mil personas recibieron la Palabra y fueron bautizados, Hechos 2:41.

A partir de ese día, los discípulos toman nueva fuerza y con poder dan testimonio de Jesucristo, al punto de que en menos de un año, más de la mitad de la población de Jerusalén había sido convertida por el testimonio de los discípulos, veamos estas cifras:

  • Hechos 1:15: 120
  • Hechos 2:41: 3.000
  • Hechos 4:4: 5.000

¿Cuál es la suma total?

Impacto Cualitativo.

¿Qué generó aquellas cifras de convertidos? Leamos Hechos 5:12-16.

12 Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.  13 De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente. 14 Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres; 15 tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. 16 Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados.

Esto es el resultado de obedecer las instrucciones de Jesús, Hechos 1:8.

Hoy nosotros somos testigos de la obra de Jesucristo, de su poder para transformar vidas; y también hemos recibido el poder para seguir dando ese testimonio.

 Es un privilegio el nuestro seguir impactando a la humanidad, hoy más que nunca.

Fuente:

EL CUERPO DE JESÚS LUEGO DE RESUCITAR

Te has preguntado, ¿Cómo es el cuerpo de Jesucristo luego de su resurrección? ¿Es posible que la vida corporal en el cielo? O, ¿Viviremos con cuerpo espiritual en el cielo?

Enigmas de los que conversaremos en este escrito.

La multiplicación de los panes | Radio Pentecostés RD

La figura de Jesucristo es controversial porque rompe todos los parámetros del conocimiento científico de la humanidad: Su nacimiento contraviene los paradigmas, es virginal; el ministerio que cumple en Judea, Samaria y Galilea, desafía los esquemas conceptuales del conocimiento: resucita muertos, Juan 11:43-44; vence la fuerza de gravedad, Mateo 14:25; multiplica la materia, Marcos 8:6-8; transmuta  líquidos, Juan 2:7-10 ejerce dominio sobre los elementos de la naturaleza, Marcos 4:39; gobierna a los espíritus inmundos, Marcos 5:8; sana enfermedades incurables, Mateo 8:2-3; lee la mente, Marcos 2:8; acciones que van contra la ciencia convencional.

En el ámbito del cristianismo, estas realizaciones no se discuten y son aceptadas por fe, tal y como expresa Hebreos 11:1, 6.

La resurrección de Jesús, es otra realidad que no se discute pues configura el pilar sobre el que se estructura nuestra fe; Pablo lo dijo coloquialmente: “Si Cristo no resucitó, vana es nuestra predicación, vana es también vuestra fe”, 1 Corintios 15:14, para seguidamente manifestar, “Más ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicia de los que durmieron es hecho”, 2 Corintios 15:20.

La Resurrección de Cristo ¿Mito o Realidad? - ReL

Así pues, no hay duda entre los cristianos de que Cristo resucitó, es un dogma de fe; imposible explicar desde la perspectiva de la ciencia clásica, por lo que apelamos a la fe, no a la explicación científica.

Algo similar a la encarnación de Jesús, ¿Cómo puede operarse aquel hecho, sin la intervención masculina? La Biología, y la genética, quedan sin respuesta, por lo tanto hay que echar mano a la fe. Por este motivo la Divinidad de Cristo fue tema ampliamente discutido en los primeros siglos del cristianismo. Su humanidad no fue algo para discutir pues era  evidente, y los discípulos lo ratificaron para la posteridad: 1 Juan 1:1.

Ahora, una pregunta poco frecuente es: ¿Cómo es el cuerpo de Jesús luego de su resurrección?

Qué enseña la Biblia de la resurrección? - Protestante digital

Es un cuerpo que desobedece las leyes de la física convencional; ese cuerpo posee propiedades que escapan de la explicación racional. De acuerdo a los evangelios, el cuerpo de Jesús, luego de su resurrección, tiene las siguientes propiedades:

  • Es palpable, Mateo 28:9; Juan 20:27-28
  • Aparece, Marcos 16:2
  • Desaparece, Lucas 24:31
  • Traspasa las paredes, Lucas 24:36; Juan 20:19
  • Ingiere alimentos, Lucas 24:41-43
  • Vence la gravedad, 24:51,  Hechos 1:9
  • Es visto en el cielo, Hechos 7:56
  • Aparece a Pablo después de ascender al cielo, Hechos 9:5; 1 Corintios 15:8

Este cuerpo, y sus propiedades, parecen una exageración romántica de los discípulos para convencer a la posteridad de que realmente Jesús resucito. Sin embargo, esas propiedades que parecen extraídas del mundo de la ciencia ficción, son posibles, y se explican teórica y matemáticamente en el mundo de la Física Cuántica.

En el  mundo cuántico, de las partículas nanométricas en las entrañas del átomo, un objeto puede ser materia y energía simultáneamente, como un rayo de luz que es un corpúsculo, y una onda; teoría corpuscular y teoría ondulatoria de la luz.

Que un objeto pueda estar en dos sitios a la vez, no es un enigma para la mecánica cuántica; hay diversos experimentos que lo comprueban; y la teletransportación, que un objeto sea transportado de un sitio a otro, tampoco es algo que asombre en el mundo cuántico; e incluso el transporte instantáneo de objetos.

A los aficionados de las producciones de ciencia ficción, les tengo una información impactante; las escenas que parecen desafiar a la naturaleza, realmente son inspiradas en los descubrimientos de la física y mecánica cuántica. Es más bien ciencia, no ficción. Un día veremos la teletransportación como algo rutinario, y traspasar las paredes una deslumbrante realidad.

Hay muchas realizaciones reseñadas en la Biblia que parecen desafiar las leyes de la naturaleza; en realidad no están desafiando las leyes naturales; es que obedecen a leyes superiores, como las cuánticas. Por eso Enoc fue transpuesto, para no ver muerte, Génesis 5:24, Hebreos 11:5; y Elías fue llevado al cielo en un carro de fuego, 2 Reyes 2:11 ¿Ficción? La producción cinematográfica, el Planeta de los Simios, es inspirada en estos hechos, explicados por  la teoría de la relatividad; un objeto que viaje a una velocidad próxima a la velocidad de la luz, su tiempo pasa lentamente, muy lento, con respecto al tiempo en la tierra. No sería de extrañar que cuando Cristo regrese, Enoc, y Elías, le acompañen, para ser transformados, sus cuerpos, y seguir viajando, ahora con un cuerpo eterno.

Experiencias de Realidades Alternativas ¿Evidencia de Mundos ...

Volviendo al cuerpo de Cristo resucitado, hay otra aseveración conmovedora, que nuestros cuerpos serán transformados en uno como el de Jesús resucitado,  1 Corintios 15:20; 42-44; 51-52. Por ello es que en Apocalipsis se vislumbra una hermosa realidad, Apocalipsis 21:1-5.

1  Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. 3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

Ese cuerpo humano, que tantas dolencias padece, y nos hace sufrir por tanto dolor, un día será transformado para una vida eterna de calidad y excelencia en la presencia de Jesucristo.

Amen, si, ven, Señor Jesús.

SEMANA SANTA DESDE LA PERSPECTIVA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

El domingo 25 de marzo, la cristiandad comienza la conmemoración de la denominada Semana Santa, o semana de la pasión de Cristo, que tiene como punto de referencia la pascua hebrea, día en que Jesucristo fue sacrificado y muerto en el calvario como Cordero de Dios.

Pero la cronología usual de la conmemoración cristiana, se aparta de la establecida en la Sagrada Escritura, concretamente en el libro de Éxodo. Hay que puntualizar que las celebraciones establecidas en el Pentateuco, tenían por objeto ejemplificar la obra de Jesucristo, su sacrificio en el calvario, y eran ensayos de lo que en su momento le habría de acontecer.

Resultado de imagen para pascua judia

El libro de Éxodo presenta la cronología de la semana santa, hasta el día de Pascua, el 14 de nisán;  en tanto que en los profetas, y las afirmaciones de Jesucristo, se establece lo que ocurre después de aquel día, el 14, día de la muerte de Cristo.

En Éxodo 12:1-6, se marca la pauta para la mitad de la semana, veamos:

1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. 3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4 Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6 Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7 Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8 Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.

La instrucción de dios a Moisés, es:

Día 10 del mes, selección del cordero

Día 13, por la tarde, sacrificio del cordero, marcar la casa con su sangre

Día 14, en la noche, cena de Pascua

Respecto de su resurrección, se deja entrever en Isaías 53:10-12, sin embargo el mismo Jesucristo declaró este hecho, Mateo 17:22-23:

22 Estando ellos en Galilea, Jesús les dijo: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, 23 y le matarán; mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.

De estos textos obtenemos la cronología de la semana de la pasión, en el mes de nisán:

Día 10, selección del cordero, primer día de la semana al atardecer; domingo para nosotros, Marcos 11:1-11

Día 14, sacrificio del cordero, cena pascual, jueves al anochecer, Marcos 14:12-25: al amanecer de ese día es sentenciado, sacrificado, y sepultado al atardecer. Recuerda que el día hebreo comienza al anochecer.

Día 17, tres días después de morir Jesucristo, resurrección. Primer día de la semana, Mateo 28:1

Es fascinante lo que ocurre aquella inolvidable semana, veamos el relato:

El día 10, al anochecer corresponde la selección del cordero a ser sacrificado para el día de Pascua. Los hechos son así:

El día 9, el Sumo Sacerdote acudía a los establos de Belén para seleccionar el cordero sin mancha para el sacrificio pascual, pues sabían que en Belén nacería el Mesías, Miqueas 5.2. Recuerda que el Señor nació en un establo de Belén, Lucas 2:11-12.

Una vez escogido el cordero, el Sumo Sacerdote se dirige hacia Jerusalén para que a la puesta de sol, al comienzo del día 10 de, quedara apartado para su sacrificio, el 14 de ese mismo mes.

Durante el trayecto de regreso con el cordero, se apostaban a los lados del camino los sacerdotes y la gente que había concurrido a celebrar la fiesta; omaban ramas de palmera y clamaban: “¡Hosanna!, ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!”. De esta manera habían estado realizando por años, al celebrar cada Pascua, el ensayo de la entrada del Mesías a Jerusalén, que esperaban ocurriera en ese tiempo, como estaba profetizado, Daniel 9:24-26.

El año en que Jesús muere en la cruz, se cumple el hecho tantas veces ejemplificado: el Señor se anticipa al Sumo Sacerdote y entra por el camino a Jerusalén, Lucas 19:35-40.

35 Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima. 36 Y a su paso tendían sus mantos por el camino. 37 Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, 38 diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! 39 Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. 40 Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.

Jesús es aclamado por la multitud como “el rey que viene en el nombre del Señor. De esta manera se cumple lo anunciado con mucha anticipación respecto de Jesucristo. Aquel día es seleccionado como el cordero a ser sacrificado cuatro días más tarde; y que resucitaría tres días después.

Resultado de imagen para entrada triunfal en jerusalen

Es de hacer notar que la conmemoración nuestra de aquellos eventos, es diferente a como ocurrieron. Por las referencias de los evangelistas, los hechos ocurren así:

Domingo al anochecer: Entrada a Jerusalén, día 10 al anochecer, primer día de la semana, Marcos 11:7-11. Es decir el sábado por la noche, para nosotros en occidente. Lee el versículo 11: “…se fue a Betania con los doce discípulos, porque ya era tarde.” Nosotros celebramos “La Entrada Triunfal” en domingo por la mañana.

Lunes en la mañana: Maldición de la higuera estéril, Marcos 11:12-14.

Martes en la noche: Es ungido en Betania, Marcos 14:1.

Jueves al anochecer: Cena de Pascua, día 14, miércoles en la noche para nosotros en occidente, Marcos 14:12; de conformidad con Éxodo 12:6, 8.

Jueves en la mañana: Crucifixión de Jesucristo, día 14, jueves a la hora tercera (9 de la mañana), Marcos 15:25. Muerte de Jesucristo, hora novena (3 de la tarde), Marcos 15:34-37. Sepultura, Jueves al atardecer, Marcos 15:42-43.

Primer día de la semana: Resurrección, tres días después, primer día de la semana, domingo, Marcos 16:1-8.

Es probable se presente cierta confusión en cuanto a los días. Recuerda que el día hebreo comienza al atardecer. Por ejemplo: El lunes comienza el domingo a las 6 de la tarde y transcurre hasta las 6 de la tarde del lunes. A esa misma hora, seis de la tarde, comienza el día martes. Consecuentemente, el miércoles comienza el martes a las seis de la tarde, y así sucesivamente.

Los hebreos miden el día a partir de las seis de la tarde.

Por ese motivo, Jesús celebra la cena de Pascua el jueves en la noche, y muere el jueves en la mañana; eso para un hebreo. Según el calendario gregoriano Jesús celebra la cena el miércoles en la noche y muere el jueves en la mañana.

¿Por qué la pascua cristiana no coincide con la judía? Al comienzo, durante los primeros años de nuestra era, la muerte de Cristo se celebraba el mismo día de la Pascua Judía, es decir el 14 de nisán; y la cronología de las festividades coincidían, de modo que el 10 de nisán se iniciaba la fiesta de la libertad, para los judíos, y la semana santa para los cristianos.

Pero para que no se confundieran las tradiciones, se discutió un cambio de fechas en el Concilio de Nicea del 325, convocado por el emperador Constantino. Ahí se decidió que el Domingo de Resurrección se festejara el domingo siguiente de la primera luna llena, después de la llegada de la primavera.

Entonces, como el equinoccio de primavera es el 20 de marzo, y la primera luna llena no todos los años llega en la misma fecha, la llegada de la Semana Santa es móvil. Puede caer entre el 22 de marzo y el 25 de abril, dependiendo de la coincidencia entre el calendario solar y el lunar.

Se hizo de este modo para que siempre la semana santa comenzase un domingo, el de ramos, y culminara el domingo de resurrección.

Entre algunos cristianos, y notables teólogos, existe la tendencia a desligar el cristianismo de la fe hebrea, enraizada en la Ley, o Pentateuco, lo cual es indebido porque aquella ley apunta a Jesucristo; en forma de rito anticipaba, escenificaba el sacrificio de Cristo, su resurrección, tanto como la venida del Espíritu Santo.

En otras palabras, la fiesta que comenzaba el 10 de nisán, con la elección del cordero pascual, y culminaba cincuenta días después de la pascua, pentecostés, se estableció como actos que escenificaban eventos cruciales y determinantes en el plan de salvación.

La elección del cordero en Belén y su traída a los establos del templo, para ser observado hasta su sacrificio, hecho que ocurría el 10 del primer mes, escenificaba la elección de Jesús como el Cordero de Dios; por eso entra a Jerusalén aquel inolvidable día, es aclamado como el “bendito que viene en el nombre del Señor”, y una vez en la ciudad, entra al templo, a donde había sido llevado el cordero pascual, Marcos 11:11.

La muerte de aquel cordero, la sangre derramada el día 14, el día de la Pascua, escenificaba la muerte del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

El día de Pentecostés, que se celebraba cincuenta días después de la Pascua, la fiesta de las primicias, anticipaba año tras año, la venida del Espíritu Santo, como una primicia que da poder para testificar de Jesucristo.

Visualicemos lo que ocurría un día de Pascua en el Templo.

Un levita sacrificaba el cordero, que previamente había sido elegido el día 10; seguidamente vertía la sangre en un recipiente diseñado para aquel propósito, y la entregaba al Sumo Sacerdote. El cordero sacrificado se colocaba en el altar del sacrificio y era quemado. El Sumo Sacerdote se dirigía al Lugar Santísimo a verter la sangre sobre el propiciatorio colocado en la parte superior del Arca del Pacto, lo cual hacía solemnemente. Una vez cumplido aquel rito, y aceptada la ofrenda, el pueblo quedaba libre, expiado de pecado.

¿Por qué se llevaba a cabo año tras año aquel rito? Para simbolizar el sacrificio de Jesucristo en la cruz, el derramamiento de su sangre para el perdón de pecados; y su entrada al Lugar Santísimo, donde es acepto su sacrificio, y se sienta a la diestra del Padre.

No es correcto desvincular al pueblo de Dios – y los elementos, símbolos, principios, normas, ritos de la ley, tal y como se describen en el Antiguo Testamento – con la nueva realidad a causa del sacrificio de Cristo, y lo establecido en el Nuevo Testamento. Una realidad es símbolo de la otra, una se proyecta sobre la otra.

¿Qué relación existe entre el pueblo de Israel y la Iglesia? El pueblo de Israel representa a la Iglesia y su obra misionera.

¿Cuál era la misión de Israel? Bendecir a todas las naciones con la simiente de Abraham, Jesucristo, Génesis 12:1-3, 22:18, ¿Cuál es la misión de la Iglesia? Bendecir a todas las naciones de la tierra difundiendo el mensaje del evangelio de Jesucristo, Mateo 28:19-20; Hechos 1:8.

Israel cumple su misión, lo cual se evidencia en el nacimiento y obra de Jesucristo, el nuevo Adán, a través del cual somos libres de la condenación eterna. La Iglesia la cumple en la medida que se aboca a testificar de Jesucristo, y hacer discípulos, hasta lo último de la tierra.

¿Qué relación tienen la ley los ritos de la ley con el cristianismo? En otras palabras: ¿Qué relación tiene el Antiguo Testamento con el Nuevo Testamento? Una relación total, que en lógica matemática se define como una relación bicondicional, bidireccional, la cual se expresa en estos términos:

El valor de verdad de dos proposiciones es bicondicional, definida “p si y solo si q”, es verdad cuando ambas proposiciones (p y q) tienen el mismo valor de verdad, es decir, ambas son verdaderas simultáneamente; de lo contrario, es falso.

Se tiene así que la afirmación “p si y solo si q” es lógicamente equivalente a las dos afirmaciones: “si p, entonces q”, y “si q, entonces p”. Escrito utilizando conectivas lógicas:

p ↔ q ≡ (p → q) ∧ (q → p)

Es decir, ante la afirmación si “p” es Antiguo Testamento, y “q” es Nuevo Testamento, ambas son verdaderas, si lo que afirma el AT se cumple en el NT; y lo se cumplió en el NT es lo predicho en el AT, escrito así:

AT↔ NT ≡ (AT→ NT) ∧ (NT→ AT)

Diagrama de la equivalencia A↔B:

Diagrama de Venn 18.svg

Imagen tomada de Wikipedia.

A es AT, B es NT, la intersección, rojo entre los círculos blancos es la semana de Pascua, de domingo de ramos a domingo de resurrección.

Si cristo no resucitó, vana es nuestra esperanza.

Podemos hacer notar algunas equivalencias entre el AT y el NT:

-Paso del mar rojo, nacimiento de la Nación de Israel – Nuevo nacimiento del creyente

-Éxodo hacia la tierra prometida – Recorrido de la Iglesia hacia la Nueva Jerusalén

-Sacrificio del cordero por la expiación del pueblo – Sacrificio de Cristo en la cruz, para redención de todo el que en Él cree.

-Pascua hebrea – Muerte de Cristo en la cruz, y rito de la Cena del Señor

Pentecostés, fiesta de las primicias – Advenimiento del Espíritu santo, primicia que determina el nacimiento de la Iglesia

Templo de Jerusalén – Cuerpo del creyente, donde mora el Espíritu Santo

Lámpara de siete candeleros – La Iglesia iluminando al mundo

-Fiesta de los panes sin levadura – Purificación del creyente y de la Iglesia de la levadura del pecado

Entre otras muchas equivalencias.

Por tal motivo considero un grave error el que el emperador Constantino, apoyado por la iglesia imperial romana, decidieran en el Concilio de Nicea, cambiar las fechas de las celebraciones establecidas en el Pentateuco, para ajustarlas a celebraciones paganas, en las que los romanos conmemoraban sus deidades. De ese modo trastocaron la equivalencia cronológica, pues por ejemplo el 25 de diciembre se establece como día para conmemorar el nacimiento de Jesucristo, pero aquel día se celebraba el nacimiento del dios sol; una equivalencia blasfema, inaceptable.

Pero la cristiandad en general acoge aquellas fechas para recordar eventos narrados en la Sagrada Escrituras, muchas de las cuales no corresponden a las establecidas en el Antiguo Testamento; sin embargo tal circunstancia es irrelevante ya que nosotros no celebramos cumpleaños, aniversarios o efemérides; sino la realidad de la ocurrencia de los hechos narrados en el Sagrado Libro.

Por ejemplo, Pentecostés, fiesta poco celebrada en el mundo evangélico, de gran trascendencia en el Nuevo Testamento de acuerdo a Hechos capítulo dos, se celebra en fecha del calendario gregoriano que no corresponde a la festividad bíblica que es 50 días después de la Pascua.

Como sabemos la pascua se celebra el 14 de nisán, de acuerdo al  calendario hebreo; y ese día este año 2018 corresponde en el calendario gregoriano al venidero 30 de este mes de marzo, día viernes. Pentecostés se celebra 50 días después de la Pascua, por lo tanto corresponde al día 20 de mayo de 2018.

La celebración establecida por la Iglesia Católica tiene una inconsistencia bíblica, ya que pentecostés se celebra 50 días después de la Pascua hebrea, 14 de nisán, de conformidad con Éxodo 12, como reseñamos antes; sin embargo los católicos cuentan a partir del domingo de resurrección, para hacerlo coincidir con la verdadera fecha de pentecostés del calendario judío, un invento producto del Concilio de Nicea.

Insistimos esto no tiene relevancia, ni afecta la doctrina bíblica tocante a la equivalencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Lo importante es que un día del primer siglo de la era cristiana Resucita Jesucristo, después de haber sido sacrificado en la cruz, y este hecho sí que es vital, pues es el fundamento de nuestra fe, y la esencia del testimonio de los discípulos durante el primer siglo: Jesucristo resucitó.

Gloria a Dios. Proclamamos esta realidad, esperando su Segunda venida.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org

Datos: Wikipedia, Imágenes: Google

Notas personales

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

La época decembrina es un tiempo que la generalidad de personas disfruta anticipadamente, ha sido tradición en Venezuela que al sonido del primer aguinaldo, o de la tradicional gaita maracucha, se inicia la festividad.

Imagen relacionada

En todas las casas se percibe el alegre ambiente navideño pues los adornos, las luces, renos, pesebres, Santa Claus, y bajo los árboles de navidad  comienzan a aparecer los infaltables regalos. Los hogares son decorados en tal forma que pudieran ser motivo para una tarjeta navideña.

En Venezuela la navidad se celebra en grande, cena familiar con el esquicito plato navideño hallaca, pernil, pan de jamón, ensalada, seguida de los de deliciosos dulces de la época,  y el brindis augurando un futuro auspicioso. Todo es dicha, sonrisas, felicidad, luces, colores, música. Aquello es gozo superlativo generalizado, se percibe desde el hogar asentado en el más remoto lugar de la geografía venezolana hasta el lujoso palacio de cualquier capital de estado.

Pero este año las cosas han cambiado, la crisis económica, la indetenible caída del bolívar, el inclemente costo de los productos, la imposibilidad de importar “arbolitos” canadienses, y frutas exóticas, tanto como el astronómico precio del escocés han quitado la navidad a muchos venezolanos.

Este diciembre es sombrío, desalentador, así lo han decretado las cadenas que circulan por las redes sociales, se ha perdido el espíritu de la navidad en Venezuela.

Ciertamente el espíritu de la navidad en Venezuela se ha evaporado con la crisis que se vive, y aún más terrible porque en la cena de navidad habrá una silla vacía.

Imagen relacionada

Mientras imaginas este escenario sombrío, visualiza lo que se ha perdido, enuméralo: Ya “Guaco” no tocará en el Poliedro, y recibir el año en el “Intercontinental” ahora Venetur, es prohibitivo; no hay hallacas, ni turrones, ni licores añejados, tampoco estrenos, ni regalos. Se acabó la navidad.

Realmente la crisis venezolana acabó con la celebración de la navidad, aquella celebración importada, consumista, embriagante; es decir a la festividad navideña venezolana se le ha quitado lo accesorio, para quedar lo esencial porque la Navidad es Jesucristo, el centro de la celebración.

Es que en Venezuela sutilmente se le ha quitado la esencia de la celebración navideña, retrotrayéndola a  la festividad romana del 25 de diciembre dedicada al dios sol, un jolgorio realmente pagano.

Si Jesucristo no es la esencia de la Navidad, entonces estamos celebrando la capacidad económica para festejar, satisfaciendo nuestros apetitos gastronómicos,  libando un esquicito aromático para incrementar la alegría.

Este tiempo en que nuevamente evaluamos nuestra situación País, consideremos seriamente el rumbo que se le da, no desde las altas esferas del poder, sino en el corazón de cada venezolano.

El rumbo de la Nación no lo determinan los gobernantes sino el soberano, el pueblo. Y el pueblo venezolano ha adoptado la fe cristiana como fundamento de sus creencias, entonces hay que redescubrir nuestra esencia, la cual está contenida en la Sagrada escritura.

Ante semejante desesperanza el pueblo de Dios necesita volver su mirada hacia lo interno, hacia su esencia y rescatar los grandes valores de la fe cristiana que contiene un mensaje renovador, transformador, esperanzador.

No se trata de dejar a un lado la celebración navideña, lo que necesitamos es entender que el 25 de diciembre no celebramos una reunión familiar para  degustar, disfrutar, y regocijarnos, nada más; entender que esta no es una celebración más, sino la conmemoración de que un día a comienzos de esta era nació Jesucristo en un humilde pesebre en la ciudad de David, Belén.

Pero ese evento es importante porque también Jesucristo asciende al calvario, donde es sacrificado, y al tercer día resucita triunfante. Ese es el fundamento de la fe cristiana, que es el trasfondo de la celebración decembrina.

Resultado de imagen para cruz

Por tal motivo, aquella festividad es intrascendente si Jesucristo no mora en el corazón de cada uno de los que festejan su nacimiento. Y cuando Cristo ocupa un lugar de privilegio en cada creyente la festividad cambia de perspectiva.

San Pablo escribió:

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20.

Si estás desesperanzado porque la crisis de Venezuela te ha robado la posibilidad de festejar la navidad, cambia tu enfoque y revisa la esencia de tus creencias. En estos días conversando sobre el tema de los desafíos que presenta la actual situación del país surgió una de las expresiones prominentes del Apóstol Pablo:

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Romanos 14:8.

La persona quien recordó estas palabras de la escritura comprende la magnitud de su significado, como todos aquellos que han aprendido a vivir por fe, a quien las circunstancias jamás le quitan el gozo de la vida cristiana.

Apropiada para esta época son estas otras palabras de Pablo expresadas a los romanos:

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

36 Como está escrito:     Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 8:35-39.

Somos más que vencedores.

Aprovecha estos días decembrinos para fortalecer tu fe, tus creencias; valorar los principios, los valores que son característicos de un pueblo cristiano.

Igualmente reflexiona que para sacar a Venezuela de eta profunda crisis, la Palabra tiene un mensaje especial de Navidad para ti:

Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí. Salmos 33:12.

Feliz Navidad y próspero año 2018, con Jesucristo.

Resultado de imagen para feliz navidad

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org,

Conceptos: Wikipedia,

Notas personales,

Imágenes: Google.

¿CUANTO TIEMPO ESTUVO JESÚS EN EL SEPULCRO?

Han transcurrido más de dos milenios desde la muerte de Jesucristo en el calvario y aun subsiste controversia alrededor de  aquel acontecimiento. Hoy cuando conmemoramos su resurrección, todavía se discute el tema relacionado con el día exacto en que Jesús es crucificado, y el tiempo que permaneció en el sepulcro.

Imagen relacionada

Tal vez para algunos esto es irrelevante, sin embargo no lo es pues los hechos cumplidos en Jesucristo siguen una pauta establecida en el Antiguo Testamento, y lo afirmado por Jesucristo mismo.

El tiempo que Jesús estuvo en el sepulcro fue tipificado por Jonás en el vientre del gran pez, Jonás  1:17; y el mismo Jesús predice que ha de estar “tres día y tres noches” en el sepulcro, así como lo estuvo aquel profeta en el interior del antes mencionado pez.

Esta declaración de Jesús no es metafórica, sino que obedece a un programa establecido desde el llamado a Moisés, Génesis 12:1, y que se ha venido cumpliendo exactamente hasta hoy. Por eso en Lucas 9:51 se afirma:

51 Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.

Por lo tanto, si el programa establece tres día y tres noches en el Sepulcro, tal parte del plan debe cumplirse.

¿Por qué estas consideraciones? Porque arbitrariamente se ha establecido una cronología distinta a la predicha en el Antiguo Testamento, que contradice las palabras de Jesús, y contraviene el como ocurren los hechos en la semana de la pasión.

¿Dónde está el error en la cronología? En fijar como día de la muerte de Cristo el viernes. ¿Por qué? Porque pone en duda las palabras de Jesús quien declara que ha de estar “tres noches y tres días” en el sepulcro”.

Si medimos el tiempo a partir del calendario gregoriano, el que usamos en occidente, entonces Jesús permanece en el sepulcro: día y noche del viernes, día y noche del sábado, y resucita el domingo en la mañana. No cumple la predicción.

Si contamos el tiempo a partir del calendario judío, tenemos: viernes día, noche y día sábado, noche del domingo y resucita al amanecer. Recordemos que los judíos cuentan el día a partir de las 6 de la tarde. Tampoco cumple la predicción.

Por lo tanto, para que se cumpla la predicción, los hechos ocurrieron así:

Cena de Pascua, jueves en la noche, crucifixión y sepultura ese mismo día. Como es sepultado el jueves en la tarde, permanece en el sepulcro: noche y día del viernes, noche y día del sábado, noche del domingo, y resucita al amanecer. De ese modo si se cumple lo predicho por Jesús, y la figura de Jonás.

Los evangelios relatan con detalles lo que sucedió desde el día de la celebración de la Pascua, hasta la Resurrección de Jesucristo. La descripción de Marcos se inicia indicando un día específico, “el primer día de los panes sin levadura”, 14:12, y corre hasta el primer día de la semana, 16:2, día de la Resurrección.

Al leer Marcos 14:12 hasta 16:11, se observa que está relatando hechos que se suceden uno tras otro; tal y como lo hace Juan desde 13:1, hasta 20:23.

Ellos usan conectores, tales como “y”, “entonces” “luego”, “cuando”, porque están narrando hechos sucesivos inmediatos, acciones continuas en el tiempo.

El estilo utilizado por los narradores bíblicos, nos transmiten que las acciones comenzaron una noche, la de Pascua, luego en la madrugada fue arrestado y juzgado, seguidamente al amanecer sentenciado a muerte, a las nueve de la mañana crucificado, a las tres de la tarde falleció, y antes del atardecer de ese mismo día, fue sepultado; pasó  el viernes y el día de reposo en la sepultura, y resucita el siguiente día, el primero de la semana.

Resultado de imagen para crucifixion

Es decir, según el calendario judío Jesús celebra la Pascua e instituye la Cena del Nuevo Pacto un día jueves en la noche, es arrestado y sentenciado al amanecer de ese día, y crucificado a la hora tercera (9:00 am), muere a la hora sexta (3:00 pm), y es sepultado antes del anochecer; transcurre el viernes y el sábado en la sepultura, y al amanecer del primer día de la semana Resucita. Recordemos que el día judío comienza al atardecer del día, y y culmina la tarde siguiente.

De acuerdo con lo anterior, la cronología es como sigue:

Jueves:

  • En la noche: Celebra la Pascua, e instituye la Santa Cena,
  • Media noche, agonía en Getsemaní,
  • Madrugada: Arresto, negación de Pedro, sentencia a muerte,
  • A la hora tercer (9:00 am): Crucificción,
  • A la hora novena (3:00 pm): Muerte
  • Antes del anochecer: Sepultura.

Noche del Viernes, del Sábado, y del primer día sepultado.

Amanecer del primer día: Resurrección.

Solo así se cumplen las palabras de Jesús de que permanecería, como Jonas en el vientre del pez, tres días y tres noches.

Según el calendario gregoriano, celebró la Pascua el miércoles por la noche, fue crucificado y sepultado el jueves; viernes y sábado reposó en la tumba, y resucitó el primer día de la semana. Esto según el relato de Marcos y Juan.

La acción se inicia en Marcos 14:12, indicando un día específico:

  • La noche de ese día es la cena de Pascua, 17-18
  • Instituye la Santa Cena, 22-25
  • Salen a los Olivos, 26
  • Oración en Getsemaní, 32-42
  • Traición de Judas y arresto 43-50
  • Un joven huye, 51-52
  • Ante el Concilio, 53-65
  • Negación de Pedro, 66-72
  • Ante Pilato, 15:1-5
  • Sentenciado a muerte, 6-20
  • Crucifixión, 21-41
  • Sepultura, 42-47

Después del día de reposo.

  • Las mujeres compran de especies aromáticas, 16:1
  • El primer día de la semana, Resurrección, 16:2

Marcos narra los hechos hasta la sepultura de Jesús en 15:47, luego retoma la narración a partir del día de resurrección, 16:1, aspectos relevantes para el escritor.

¿Que ocurre el día siguiente? El viernes, lo menciona Mateo en 27:62-66: Colocan guardias romanos ante la tumba de Jesús. 

Entonces murió el jueves y resucitó el domingo al amanecer, por lo tanto estuvo tres noches y tres día en el sepulcro, tal y como estaba previsto.

¿Cuanto tiempo estuvo Jesús en el Sepulcro? Tres días, tal y como Él lo predijo.

Es interesante la inquietud sobre este aspecto en la vida de Jesús, y sobre otros narrados en la Biblia, cuya fecha exacta solo la conoce Dios.

Por ejemplo:

El tiempo transcurrido desde el día de la Creación hasta hoy.
Cuanto tiempo duró cada uno de los días de la Creación.
Momento del diluvio.
Llamado a Abraham.
Nacimiento de Jesús.
Restauración futura de Israel.
Construcción del Tercer Templo.
Anticristo.
Segunda Venida de Jesucristo.

El que no conozcamos cuanto tiempo ha transcurrido desde el momento de la creación, ¿Pone en duda que Dios creo el cielo y la tierra?

A este respecto hay consideraciones que no podemos obviar:

PRIMERA: La Sagrada Escritura, además de registrar hechos históricos, tiene por objeto revelarnos a Dios, su naturaleza, obra creadora, sus propósitos para la humanidad, y que Jesucristo es el Hijo de Dios, quien muere en la cruz por nuestros pecado, resucita al tercer día, para que creyendo en Él tengamos vida eterna, Juan 20:30-31.

SEGUNDA: No nos toca a nosotros “saber los tiempos o las sazones que el Padre puso en su sola potestad.” Hechos 1:7. Que nuestra tarea es proclamar el evangelio de Jesucristo, y extender el reino de los Cielos hasta el fin del mundo. De todas maneras nuestra intuición, sabiduría y ciencia nos  permiten conocer sobre Dios; su grandeza, y proceder.

Uno observa a la Tierra, la Luna, y al Sistema Solar; fija su vista en la Galaxia “Vía Láctea”, extiende su mirada hacia el Universo Profundo, y recuerda: “los cielos cuentan la gloria de Dios.

Luego uno lee la Biblia, observamos la obra de Dios en nuestras vidas, y exclamamos:

¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Romanos 11:33

Por lo tanto, hoy con profunda, indudable y firme convicción afirmamos la certeza de que Jesús murió, fue sepultado, que resucitó’ y que por “su llaga nosotros fuimos curados”.

Gloria a su Nombre…

Fuente:

Biblia RVR-60, tomada de http://www.biblegateway.com

Notas personales

Imágenes Google

LA CELEBRACION DEL DIA DOMINGO

Hay días que poseen un gran significado para las personas, y constituyen oportunidad para festejar, o conmemorar. Tal es el caso de los cumpleaños, en cuyas fechas acostumbramos festejar el advenimiento a este maravilloso mundo. O de las fechas de independencia de las naciones, que se conmemora con vistosos actos y fiestas populares.

Así sucesivamente, acostumbramos dedicar un día para el trabajador, otro para la navidad, el fin de año, el carnaval, nacimiento de próceres nacionales, para la tierra, los niños, la mujer, la madre; entre otros muchos días dedicados a recordar algo que tiene especial significado para cada quien.

Entre ese innumerable conjunto de días en el que celebramos algo significativo, se encuentra el domingo.

El domingo se ha establecido como día de descanso y conmemoración por un motivo muy importante.

El domingo es el día de la semana entre el sábado y lunes. Es el primer día de la semana en la fe cristiana, y también lo es en otras tradiciones culturales. El domingo es considerado un día feriado en la mayoría de los países del mundo. Solamente países influenciados por la cultura judía o islámica tienen el sábado o el viernes como el día feriado semanal.

El calendario gregoriano se repite cada 400 años, y ningún siglo comienza en domingo. El año nuevo judío jamás cae en día domingo. Cualquier mes que comience en domingo tendrá un viernes 13.

El nombre “domingo” proviene del latín dies Dominicus (día del Señor), debido a la celebración cristiana de la Resurrección de Jesús. En la antigua Roma se llamó a este día dies solis (día del Sol).

Desde los primeros años del cristianismo en Roma existían diferencias de opinión acerca de si el día del señor debía celebrarse el sábado, según la tradición judía; o el domingo, día de la resurrección de Cristo. En el siglo II un número creciente de cristianos conservaba la costumbre de reunirse los domingos, aunque algunos continuaron la práctica de hacerlo los sábados.

El  7 de marzo de321, Constantino I el Grande decretó que el domingo sería observado como el día romano de descanso:

En el venerable día del Sol, que los magistrados y las gentes residentes en las ciudades descansen, y que todos los talleres estén cerrados. En el campo sin embargo, que las personas ocupadas en la agricultura puedan libremente y legalmente continuar sus quehaceres porque suele acontecer que otro día no sea apto para la plantación o de viñas o de semillas; no sea que por descuidar el momento propicio para tales operaciones la liberalidad del cielo se pierda.

Al inicio esta ley era sólo de carácter civil, y no desplazaba al sábado, sino que se adoraba a Dios en ambos días, siendo prominente el sábado aún sobre el domingo. Pero después de ser dictada la segunda ley del Canon, ley eclesiástica, 28 del tercer Concilio de Orleans, en Francia, en el año 538 DC, es cuando se proclama el domingo con leyes más severas.

Los “cristianos” actualmente consideran al domingo como el día del descanso, un día  que habitualmente se dedica a reuniones para comunión, estudio de la Biblia, celebración y proclamación del evangelio de Jesucristo.

Cuando celebramos el domingo, estamos recordando la resurrección de Cristo. Este hecho marcó la vida de los primeros discípulos. En el Nuevo Testamento se afirma que Jesús se levantó de la tumba el primer día de la semana, y se presentó a varias mujeres tanto como a los once apóstoles, quienes desde ese instante comenzaron a proclamar que Jesús, el Maestro y Señor había resucitado, tal como había predicho.

Ese testimonio fue transmitido de generación a generación durante más de 20 siglos, y hoy día, millones de cristianos se reúnen cada domingo para recordar que Cristo resucito, hecho que según san Pablo, constituye la piedra angular de nuestra fe cristiana; ya que si cristo no resucito, vana es nuestra fe y nuestra esperanza.

Celebremos, recordemos y aceptemos a Jesucristo en este día domingo.