Archivo de la etiqueta: resolución pacífica de conflictos

OBAMA EN CUBA, IMPRESIONANTE CAMBIO DE PARADIGMA

Observando la reseña de prensa en torno a la visita oficial del presidente de los Estados Unidos a Cuba viene a mi mente algunos hechos inolvidables:

Apretón de manos entre antiguos antagonistas.

Recuerdo que el 1 de enero de 1959, culminada la celebración de año nuevo, en la Iglesia Bautista de “Puerto de las Ánimas” pueblo rural del Estado Portuguesa, el hermano Benigno Acosta, hoy con el Señor nos comunica emocionado: “Cayó Batista, triunfó Fidel”. Una sensación de alegría inunda el ambiente, ya que en Venezuela se oraba y esperaba la salida de la dictadura que azotaba a Cuba.

También viene a la memoria que para fines del año 59, la Revolución Cubana se declara comunista, lo cual sorprende al mundo, y se alinea con el Bloque Comunista de la Unión Soviética, trayendo consigo cambios profundos para Cuba y Latinoamérica en general.

Aquella determinación cubana significa una ruptura con EEUU y enfrentarse a occidente, declarado anticomunista; así pues, Cuba se asocia a la Unión Soviética y sigue sus directrices; EEUU responde con un bloqueo.

El régimen cubano exporta su revolución, especialmente a Latinoamérica, levantando movimientos guerrilleros en casi todo el continente, con lamentables saldos de vidas. Venezuela no fue excepción.

En las Universidades Latinoamericanas penetra con furor los ideales de la Revolución Cubana, se levanta como un ícono el “Che Guevara”, y el Marxismo pasa a ser una Materia de estudio en todas las Facultades y Escuelas. A nivel religioso surge la Teología de la Revolución, tratando de reconciliar el marxismo con el cristianismo.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/58/CheHigh.jpg

Che Guevara, ícono de la Revolución cubana.

Cae el Muro de Berlín, y con él la Utopía Comunista centrada en Moscú; la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS,  se desintegran y distancian del sistema Comunista, más Cuba se mantiene apegada a su Revolución y prácticamente aislada.

Hace unos tres años en conversación con un médico cubano, joven de unos 30 años, quien vino a Venezuela para apoyar el programa social “Barrio Adentro”, movido por los ideales de la Revolución Cubana, el cual se refiere a Fidel Castro como héroe que independiza a Cuba de los Estados Unidos.

Hoy, leyendo la reseña del Acto en el que el presidente Norteamericano se dirige al mundo desde la Plaza de la Revolución en la Habana al lado del presidente cubano; y viendo las fotos de la Familia Presidencial Norteamericana paseando y visitando lugares emblemáticos de la Revolución, y de Cuba en general, surgen innumerables reflexiones, interrogantes, e inquietudes.

Presidente Obama en la Plaza de la Revolución.

¿Deja una lección la Revolución Cubana?

¿Qué mueve al presidente Norteamericano para este gesto sin precedentes?

¿Por qué va a la vecina Isla que hasta hace poco significó un grave riesgo a su País, sin arrogancia, sin extremas medidas de seguridad, y sin ánimos de retaliación?

¿Por qué Cuba recibe con máximos honores al representante del Imperio tenazmente combatido?

¿Factores geopolíticos, económicos, de prestigio?

O lo podemos interpretar como un un paradigma de…

Resolución pacífica de conflictos…

Triunfo de la civilización…

Se avecina tiempo de paz en el Continente.

Este extraordinario gesto de reconciliación debe impregnar el mundo, conmover corazones.

Exportarse a Latinoamérica… al mundo.

“Bienaventurados los pacificadores…” Mateo 5:9.

Dios bendiga a América…

Las tres.

Fuente:

  • Agencias Internacionales de Noticias.
  • Memorias.
  • Imágenes: Google.

QUEREMOS PAZ, NO MAS VIOLENCIA

Hay condiciones de la vida, que invocamos con mayor insistencia cuando precisamente carecemos de ella.

Es el caso de la paz.

Una mirada al panorama mundial, permite detectar focos de enfrentamientos en número cada vez mayor de países, en todos los continentes.

Venezuela no escapa a esta realidad, en los últimos años se han incrementados las tensiones, al punto de estallar, tal y como vivimos en este comienzo del 2014.

Los expertos en esta materia, han elaborado serios análisis sobre las causas y consecuencias del fenómeno en nuestro territorio.

La situación de violencia que vivimos, como se sabe, tiene muchos factores que la originan, y le dan continuidad; de manera que para superarla, es necesario resolver, o lograr acuerdos, sobre cada uno de estos factores que la activan.

Hay acuerdo mundial, propiciado por las Naciones Unidas, mediante el cual se establece como norma de convivencia, la resolución pacífica de los conflictos. De esta manera se hace viable la convivencia ciudadana.

Mediante la resolución pacífica de los conflictos, no hay perdedores, por cuanto todas las partes implicadas en los desacuerdos son ganadoras.

Y, como consecuencia de ese proceso, surge la paz.

Ahora bien, para la resolución pacífica de un conflicto, se requiere que ambas partes se sienten en una mesa de dialogo, sea por conciliación, o por mediación, en nuestro caso descartamos el arbitraje.

El diálogo es un recurso valioso, mediante el mismo se explican posiciones, se exponen argumentos, se liberan tensiones, se logra entendimiento. A través del mismo, se hacen concesiones, se determinan los aspectos similares; y se trabaja sobre los desacuerdos hasta lograr, al menos un punto de equilibrio.

Más al sentarse en la mesa de dialogo, no se puede ir con acuerdos preestablecidos, ni posiciones inflexibles, que signifiquen poner contra la pared a la otra parte.

Un mínimo de objetividad, impone a cada parte en conflicto, reconocer y respetar al otro, tanto como al mismo proceso de resolución pacífica.

De manera que no podemos comprender, el por qué cada parte en conflicto, el que se vive en nuestro País, pretenda ir a la mesa de dialogo, con el objeto de imponer su solución. Desde esa perspectiva, pareciera que las partes no se plantean una resolución pacífica; y ese no es el deseo de la mayoría de venezolanos, entre los cuales me incluyo.

Creemos que los actores de este conflicto necesitan sentarse en una mesa de dialogo.

Gobierno, y Oposición, tienen que ir a la mesa de diálogo y conciliación; porque ese es el método que todos los venezolanos deseamos; y lograr acuerdos que permitan la convivencia pacífica.

Creemos que cada parte ya ha expuesto suficientemente sus argumentos, a través de los medios de comunicación; pero la televisión, por señalar uno, no es la vía idónea para un dialogo constructivo, en las actuales circunstancias.

Hacemos pues un llamado a ambas partes, para que decidan ir a la mesa de dialogo; y que los prerrequisitos que impongan, sean sólo aquellos establecidos por los órganos internacionales para la resolución pacífica de conflictos.

Lo demás, que sea producto del dialogo, de la conciliación, del acuerdo entre venezolanos. Al fin y al cabo, Gobierno y Oposición, no son enemigos; poseen cosmovisiones diferentes, algo natural entre humanos pensantes.

Necesitamos convivir con esa realidad, para que haya paz en Venezuela.

Y, los crsitianos necesitamos recordar:

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. Jesucristo.