EN VENEZUELA NO HAY CRISIS, SE IMPONE UN SISTEMA

Las expectativas sobre lo que sucederá durante el 2017 en Venezuela son cada vez peores, se pensaba haber llegado al fondo, sin embargo la realidad indica que aún se desciende hacia aquel incierto lugar. Persiste una situación desesperada y desesperanzadora.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Los expertos han hecho muchos análisis sobre el origen de tal caótica situación, y se ha planteado innumerables estrategias sobre cómo abordar y resolver esta crisis horrorosa.

El pueblo de Dios, inmerso en el caos, no cesa de elevar plegarias y hacer llamados para clamar por una intervención Divina que resuelva este estado de cosas. Los templos, y las redes sociales son escenarios de tales llamados pidiendo acción a Dios.

Surgen preguntas: ¿Por qué Dios permite este estado de cosas? ¿Por qué no interviene y pone orden en Venezuela? ¿Por qué no responde el clamor de sus hijos? Seguramente tienes más interrogantes apreciado lector. Muchas preguntas, pocas respuestas.

Vamos a situar la crisis venezolana en su contexto real.

Lo que nosotros llamamos crisis en realidad es la aplicación de un sistema ideológico denominado Socialismo del Siglo XXI, cuyo objeto es establecer una economía tal y como la estamos experimentando. Un capitalismo de Estado, donde éste tiene el control absoluto del aparato productivo. Es decir, no hay empresa privada, no hay libre oferta y demanda. Se eliminan las clases, para igualarlas. De ahí el acoso a la clase media para establecer una igualdad con la denominada desposeída. En sencillas palabras el partido de gobierno se ha propuesto establecer en Venezuela el sistema comunista, inspirado en los ideales marxistas. Esa es la realidad.

Resultado de imagen para socialismo del siglo xxi

Lo que denominamos crisis es el exitoso avance a ese sistema de gobierno. Ahora esto no se ha hecho a espaldas del pueblo. Desde el principio los impulsores del Socialismo del Siglo XXI han declarado honestos, francos, diáfanos cuales son sus propósitos. Y ellos tienen el derecho moral y constitucional para hacerlo.

El sistema comunista que se establece en Venezuela no ha llegado en forma impuesta, ni de manera engañosa, como ha sucedido en otros países, que se establece mediante un golpe de estado, o como resultado de una guerra. En Venezuela el Socialismo del Siglo XXI llega gracias a los votos del pueblo, que es su aval para mantenerse en el poder. El actual presidente no lo es porque él se impuso, ni dio un golpe. Obtuvo la presidencia con el voto de la mayoría del pueblo venezolano. Aun cuando se piense que hubo fraude, recuerde que la oposición tuvo representación en todas y cada una de las mesas electorales, así que si hubo fraude, entonces ese fraude fue avalado por los testigos de mesa.

Quienes hemos sido parte de la maquinaria electoral sabemos que luego de cerradas las urnas, se sellan a la vista de todos los presentes, y luego el 51% de las urnas se eligen para abrirlas en presencia de los testigos y se cuenta cada voto emitido. El fraude siempre es posible pero necesariamente es conocido y aceptado por los dirigentes de la oposición, que en el peor de los casos son cómplices entonces.

Hago estas reflexiones para insistir que el Socialismo del Siglo XXI se impone porque una mayoría lo avala con sus votos.

Ahora analicemos la realidad de la oposición y de la sociedad civil.

Como hemos observado, los voceros de estos sectores se han enfrascado en la solución electoral, apostando a que mediante el Revocatorio, o las elecciones del 2019 van a obtener el poder, ya que la crisis económica les regalará a Miraflores. Están equivocados en sus percepciones, la crisis venezolana se vive en la clase media que progresivamente pierde su estatus, sus bien ganados logros. Las clases populares no viven la crisis porque a ellas les fue negado por muchos años las bondades de los recursos que muy pocos disfrutaron.

Las clases populares de vivir en ranchos marginales y sin empleo, pasaron a vivir en urbanizaciones con todos los servicios públicos, y reciben subsidios del Estado. Es cierto que muchos hacen largas colas para obtener productos regulados; pero es que antes ni siquiera podían hacerlas porque no contaban con recursos para adquirirlos. Evocamos tiempos de hace más de veinte años.

Esa inmensa mayoría de venezolanos que jamás tuvo una 4×4, ni televisores planos, ni electrodomésticos digitales, ni tuvieron tarjetas de crédito y no recibieron dólares preferenciales, ni viajaron al exterior, entre otras muchas otras bondades vividas por la clase media; a ellos no les alcanza esa crisis.

Esa inmensa mayoría, que según algunos supera el 50% de la población, no va a estar dispuesta a perder sus beneficios, se llame “clap”, “subsidio”, “Misión Sucre”, “Barrio Adentro”, o cualquier otro programa del gobierno para asistir a la clase popular,  para votar por líderes emblemáticos de la “Cuarta República”, quienes precisamente fueron quienes les negaron por años, según el discurso del gobierno, las bondades que se vivió en los mejores momentos de la “Venezuela saudita”.

La solución pasa por lo electoral, pero previamente hay que educar a la población en lo que realmente significa el Socialismo del Siglo XXI; y más que eso, proponer un programa de relanzamiento de la clase popular, para erradicar la pobreza en Venezuela. Pero no aplicando las medidas económicas propuestas hasta hoy: promover la reactivación económica mediante liberar el dólar, liberar los intereses, liberar los precios, congelar los salarios. La cuarta república en su peor expresión.

Es cierto que aquellas medidas son necesarias, y han dado resultados positivos en otros países, pero ese “capitalismo salvaje” como se le denomina, debe ser aplicado estableciendo simultáneamente medidas de acompañamiento a las clases populares para evitar que nuevamente sean marginadas. Eso se llama justicia social, y distribución equitativa de los recursos del país. Y ese es precisamente el reclamo Divino a los líderes de Israel en Miqueas 2:1 y siguientes; mismo para los de Venezuela del gobierno, tanto como a los de la oposición.

¿Por qué ha calado en el corazón de muchos venezolanos aquello de que “El petróleo ahora es nuestro”? No es casual que exista PDVal, PDVgas comunal, PETROcasa, la gente piensa que el petróleo llega a su casa por intermedio de aquellas empresas. Tú dices que eso es populismo, pero para la gente del barrio es una bendición dada por el comandante eterno.

Imagen relacionada

Fui invitado a la promoción de un grupo de estudiantes de la Misión Sucre, pidieron les transmitiera un mensaje en aquel inolvidable acto para los graduandos. Toma la palabra uno de los felices participantes del evento y expresa: “Le doy gracias a Dios, y a mi Comandante Chávez, porque hoy obtengo el título de licenciado en educación”. El jamás pudo acceder a la universidad pública, por los motivos que sean, pero hubo alguien que le llevó la universidad a su barrio y pudo estudiar educación superior. Se burlan de la Misión Sucre, quienes estudiaron en ella la admiran y defienden; proponga quitar ese programa a las clases beneficiadas con él para que compruebe el sentir de la gente.

El proyecto de país para resolver la crisis necesariamente debe contener una sólida base de justicia social, y distribución equitativa de la riqueza del país. Que no se quede más en el 10% de la población, que beneficie al 100%. Y ello requiere un cambio de actitud en la dirigencia venezolana.

Revisemos lo que sucede en el marco del pueblo de Dios.

Lo primero que necesitamos aclarar es que Venezuela no es pueblo de Dios, tal y como lo es Israel. Hago esta aclaratoria, para evitar el error de aplicar a la Nación Venezolana mensajes dirigidos al pueblo de Dios. En Venezuela hay una parte de la población que se denomina pueblo de Dios, y otra que no lo es.

¿Cuál es el pueblo de Dios en Venezuela? Todos los que profesan la fe en Jesucristo; a ellos se les denomina “hijos de Dios”,  y quienes son israelitas, es decir descendientes de Israel, que son el pueblo de Dios, así se declara en la Biblia, Juan 1:12, y Éxodo 6:6-7.

¿Qué está ocurriendo en Venezuela? Que quienes gobiernan no representan valores y creencias propias del pueblo de Dios. Persiguen el bienestar de la población, y justicia social, pero con base a doctrinas inspiradas en filosofías ateas, y humanistas materialistas, enmarcadas en lo que se denomina marxismo. Con el agregado de creencias religiosas inclinadas al espiritismo y sus derivados.

Quienes están en el poder profesan doctrinas ateas, mezcladas con prácticas religiosas heredadas de Babilonia. Ello no es reprochable en el marco Constitucional que permite la libertad de conciencia, y libertad de cultos.

¿Por qué entonces estamos en crisis? No existe una crisis nacional, la misma se vive en un sector de la población; ya que el gobierno está imponiendo su sistema político ya antes mencionado, con el aval, al menos electoral, de la mayoría.

Quién está en crisis es el pueblo de Dios, que no ha tomado conciencia de lo que sucede y no ha optado por la conducta inspirada en su norma de fe, la Palabra de Dios. El profeta se lamenta al proclamar la palabra de Dios: “Mi pueblo perece porque le faltó conocimiento”, Oseas 4:6.

Y este es el real problema de Venezuela: al pueblo de Dios venezolano le falta conocimiento, por lo cual perece y el País con él. ¿En que se basa esta afirmación? En el proceder de la población.

Anteriormente se hizo un somero análisis del proyecto de País impulsado conforme al Socialismo del Siglo XXI, y las doctrinas que le sustentan. Entonces es lógico y natural que un marxista, socialista, comunista, ateo, materialista, o revolucionario vote y sostenga ese proyecto político.

¿Lo es para un integrante del pueblo de Dios? Aquí estriba el problema, hay una ignorancia, en dos sentidos: O se ignora los fundamentos del Socialismo del Siglo XXI; o se ignora la Palabra; y cualquiera que sea es deplorable, y causa del estado de cosas en el País.

Imagen relacionada

Los líderes religiosos, los ministros de Dios tienen su cuota de responsabilidad ante la realidad del país; unos porque apoyan al actual sistema; y otros porque no orientan palabra en mano a sus congregaciones; alertándoles sobre las verdaderas causas de la situación venezolana.

En una reunión de pastores convocada para orar por la crísis venezolana, expresé sin ánimo de ofender que un cristiano no puede apoyar a un sistema sustentado en el marxismo, que por definición es ateo y materialista; y que practica ritos paganos. Luego del acto, un pastor presente en el mismo manifestó que yo era “escualido”, es decir un “opositor al gobierno”. Sentí un profundo pesar por aquel ministro y la congregación a la que sirve por su ignorancia. Ingora lo que es el marxismo, y sus bases doctrinales; ignora las consecuencias de practicar ritos paganos; e ignora lo que afirma la Palabra de Dios. Y todo eso es fatal. Y no soy “escualido” en ninguna de sus acepciones.

Ahondando en el análisis, diagnosticamos que ni siquiera es el actual sistema quien es responsable de la crisis venezolana. Es una profunda crisis espiritual, en la que se ha cedido territorio a lo que en Efesios 6:12, se denomina huestes de maldad:

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Y el territorio cedido no es el Socialismo del Siglo XXI, que es un efecto, la causa es que el pueblo de Dios no esta  cumpliendo su alta misión de ser “la sal de la tierra”, “la luz del mundo”; preservar la tierra, e iluminar al mundo; todo ello con la proclamación de la Palabra de Dios, con el poder del Espíritu Santo.

La Biblia es clara en ello. Uno de los efectos del evangelio cuando impacta a las personas es que produce profundas transformaciones en sus vidas; y ello genera cambios en sus entornos. Es por ello que a medida que el evangelio avanza extendiendo el Reino de los Cielos, el reino de las tinieblas pierde territorio.

Esto sucede en el mundo actual, pero en Venezuela la situación es dramática. Nunca la población venezolana ha sido impactada con el efecto transformador del Evangelio del Reino. Se han hecho grandes esfuerzos para captar “almas”, y muy poco para transformar aquellas en verdaderos discípulos de Jesucristo que conozcan la Palabra, la comprendan y la vivan.

Toda persona que conozca medianamente la Biblia, la historia del pueblo de Israel, y la de la Iglesia sabe que las grandes reformas de la Iglesia, los grandes avivamientos de los pueblos tienen origen en el estudio y puesta en práctica de la Palabra. Ocurrió en tiempos del rey Josías, 2 Reyes capítulos 22 y 23; en los tiempos de Esdras y Nehemías, como en los de Lutero.

¿Cómo superar la crisis? La respuesta se encuentra en la Palabra, la Biblia. Búscala y practícala.

Fuente:

Anuncios

PROFECÍAS SOBRE VENEZUELA PARA EL 2017

Conocer  el futuro es una necesidad característica de la naturaleza humana, que se evidencia en los registros históricos más antiguos. Hoy, aquella necesidad no ha variado, y la generalidad de personas desea conocer lo que ocurrirá en el futuro. Algunos por curiosidad, otros por temor, y una cantidad significativa para tener elementos de juicio a la hora de llevar adelante un proyecto, una empresa.

Resultado de imagen para futuro

En el caso de muchos venezolanos les mueve el deseo de conocer cuando tendrá lugar la salida de esta crisis que sufrimos y nos agobia. ¿Cómo conocer el futuro?

Los sumerios, a quienes se atribuye el desarrollo de la primera cultura en los valles alrededor del rio Eufrates, región conocida como Mesopotamia, fueron quienes colocaron las bases de la astrología. Ellos observaron que ciertos fenómenos naturales ocurrían simultáneamente con los movimientos de los astros, y los asociaron.

Así, la luna, el Sol, los planetas y las estrellas, que originalmente fueron colocadas en el firmamento para separar el día de la noche, servir como señales de las estaciones, marcar los días y años, Génesis 1:14-15, se convirtieron en dioses que establecían el destino de los hombres

Entonces a los solsticios, equinoccios, las estaciones, las posiciones de los astros y de las constelaciones se les asigno una gran relevancia. Toma cuerpo la astrología, y muchas religiones paganas que pululan en la actualidad.

Resultado de imagen para orion

Orión, constelación conocida y venerada desde la antiguedad.

Desde aquella remota época, el hombre acude a los astrólogos para que les devele el futuro; a los adivinos, o a quienes se mueven en el espiritismo. También hay personas que a través de análisis estadísticos, y estudio del comportamiento humano pueden predecir algunos fenómenos sociales, como las tendencias electorales, hábitos de consumo, o situaciones financieras.

En el ámbito de la Biblia se registra en el pasado la existencia de “videntes”, personas con la habilidad de predecir el futuro, inspirados por Dios, 1 Samuel 9:9, a quien posteriormente se le llama profeta.

Y los profetas de Israel tuvieron amplio y bien documentado ejercicio, que encontramos en la Biblia. El profeta tenía como misión declarar al pueblo la palabra de Dios, lo que Jehová deseaba transmitirles; por eso la formula profética característica al inicio de sus intervenciones: “Así dice Jehová. Y el mensaje que remitía Jehová estaba relacionado con la condición imperante en el pueblo que lo recibía. El mensaje de los profetas se circunscribía a:

  • Denunciar el pecado del pueblo,
  • Advertir la inminencia del castigo si no hay cambio de actitud,
  • Llamar al arrepentimiento, cambiar el estilo de vida,
  • Promesa de perdón y reconciliación.

La función del profeta llega a su fin, como emisario de Dios, con la aparición de la Biblia, su Palabra, que contiene la revelación para el hombre. En este marco de referencia, los hijos de Dios no acuden a los astrólogos, a los adivinos, ni a los iluminados que pretenden haber recibido tal o cual visión. Acuden a la Biblia para conocer lo que Dios tiene que decirles a los pueblos, y a las personas.

Resultado de imagen para biblia

El predicador actual comienza su proclama con aquella reiterada expresión: “Así dice la Biblia…”

Dicho todo esto, veamos el mensaje profético para el año 2017:

La crisis no se resolverá, al contrario se hará más aguda; la Revolución Bolivariana continuará en el poder hasta las elecciones presidenciales, con o sin Maduro, la MUD continuara su estrategia de dialogo, o en su defecto oposición con “sordina”, a la espera de que la Revolución Bolivariana se desplome por sí misma, y así fácilmente tomar el poder; a la sociedad civil la mantendrán fuera de juego. Una vez en el poder la MUD, habrá un período de violencia, luego de incertidumbre porque la oposición que harán los representantes de la Revolución Bolivariana no será tan “light” como la que hace la oposición democrática. Y los grupos internacionales afines al chavismo, tanto como los Países aliados con ellos procurarán defender sus intereses políticos y económicos enraizados en Venezuela durante la Revolución Bolivariana.

¿Es tal afirmación una profecía? Es la simple conclusión de un analista imparcial y objetivo. ¿Y, que afirma la Biblia? El mismo mensaje que desde la antigüedad Dios dirige a su pueblo. Aquel negro y nefasto panorama puede cambiar, si el venezolano procede a un cambio de actitud.

¿Cuál es el plan de Dios para su pueblo? El siguiente:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Jeremías 29:11-13.

Observa la promesa divina: Dios tiene un plan para su pueblo que incluye la paz, y cumplir sus deseos, satisfacer sus necesidades, facilitar que cumplan sus metas.

Consideremos la responsabilidad del pueblo:

Buscar a Dios, orar, clamar, convertirse de los malos caminos; tal como expresa Jeremías 33:3; Mateo 6:33; Mateo 7:7; Filipenses 4:6; y sobre todo el tantas veces mencionado 2 Crónicas 7:14.

En días recientes hemos visto a multitudes de venezolanos reunidas clamando. Algunos en apoyo a la Revolución Bolivariana; otros pidiendo la recolección de firmas para dar lugar el Referendo Revocatorio. De acuerdo a los planes de Dios se necesita un gesto significativo de su pueblo: buscarle, orar, clamar.

Resultado de imagen para marchas 26 octubre

Aquel pronóstico terrible puede ser “cancelado” por Dios a petición de su pueblo.

Clama a mí, y yo te responderé… Jeremías 33:3.

En Egipto, cuando la aflicción y el yugo era más fuerte, el pueblo de Dios gimió, clamó, gritó pidiendo ayuda del Todopoderoso, el Dios de sus ancestros, y la respuesta fue dada de inmediato, Éxodo 3:9-10:

9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. 10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

 Jehová escuchó el clamor de su pueblo, y envió a su emisario Moisés para actuar en su liberación. A este respecto hemos reiterado que Dios tiene preparada a la persona para aquel gran momento, cuando el pueblo clame, nos será revelado.

También hemos aclarado que Venezuela no es Israel, a quien Dios protege de aquella manera; pero Dios es el mismo, no cambia, y está listo para intervenir, cuando el pueblo clame.

Escucha el eterno llamado:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Pueblo de Dios únete y clama…

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegareway.org,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google

LA MUJER Y EL DRAGON

Predecir el futuro es como escribir la historia, pero en sentido contrario. El historiador observa los hechos del pasado, y luego los describe. El profeta, recibe una revelación sobre hechos por venir, y luego los hace conocer.

Resulta interesante, que en el caso del libro de Apocalipsis, su autor, Juan el Apóstol, escribe como historiador, tanto como profeta. Narra hechos pasados, tanto como revela acontecimientos que están por suceder.

Un notable ejemplo de ello, nos lo ofrece el capitulo doce, que en la mayoría de versiones se ha titulado “La Mujer y el Dragón”. En estos 17 versículos se narran acontecimientos que corren desde más de 1500 años antes de Jesucristo, hasta el presente; desde el nacimiento de Israel, hasta comienzos del Siglo 21.

Antes de escudriñar este revelador capítulo, es conveniente recordar algunos principios básicos sobre el libro de Apocalipsis.

Apocalipsis significa revelación, 1:1. Fue escrito alrededor del año 90, en época de gran persecución a los cristianos por parte del Imperio Romano. Para aquel momento el Cesar gobernante era Domiciano, un cruel perseguidor de los cristianos.

El autor usa un lenguaje simbólico, como un código, que los lectores conocen. Juan usa el mismo estilo general de la Biblia. No narra los hechos en forma secuencial, lineal. En ocasiones da un salto atrás, para reforzar o ampliar los hechos.

Hay que considerar el contexto general de la Biblia, así como el contexto histórico.

Con estas ideas en mente, leamos el texto en cuestión.

LA MUJER VESTIDA DE SOL, 1-2

1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.

No hay dudas sobre a quien representa esta imagen. En su visión aparece la figura del Sol, como vestidura, la luna bajo sus pies, y una corona con 12 estrellas. Tal descripción nos recuerda el sueño de José, antes de ser enviado a Egipto, Génesis 37:9.

La corona de 12 estrellas representa a los 12 Patriarcas de Israel. Por otra parte, en el Antiguo Testamento, Israel es presentado varias veces como una esposa, Isaias 62:4-5; Jeremías 3:14; en Oseas es una esposa infiel.

Por todo lo cual, esta mujer simboliza al pueblo de Israel. Fue sacado de Egipto, para constituirse en la Nación de quien nacería el Mesías. Recordemos el Pacto de Dios con Abraham. No es la Iglesia, debido a que en el Nuevo Testamento se representa como la “Novia del Cordero”.

Angustia del alumbramiento, señales del nacimiento del Hijo Varón. Previo al nacimiento del Mesías, Israel sufrió de manera sistemática bajo el Imperio Babilónico, quien lo esclaviza, y bajo los subsecuentes imperios sufre diversas penalidades y tribulaciones.

EL DRAGON ESCARLATA, 3-4

3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; 4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.

En el mismo texto se dice quien esta figura. El dragón es el diablo, versículo 9. El color rojo indica violencia destructora. Sus siete cabezas significan su inteligencia malvada. Los cuernos indican poder y fuerza. Las estrellas que arrastra con su cola, son ángeles convertidos en demonios.

Su objetivo desde el principio ha sido acabar con la simiente de la mujer, devorarla.

VARÓN, QUE REGIRÁ CON VARA DE HIERRO A TODAS LAS NACIONES, 5.

5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

Se trata de Cristo, Salmos 2:7-9; Isaias 66:7; Apocalipsis.19:15. En Mateo 28. Jesús mismo declara:”Toda potestad me es dada en el cielo y en la Tierra.”

Cumplida su misión, Jesús ascendió al cielo.

DIOS PROTEGE A SU PUEBLO, 6

6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.

En el año 70, el ejercito romano, al mando del general Tito, invade a Jerusalén, destruyen el Templo; roturan toda la ciudad; y llevan pocos cautivos, pues asesinan a miles de judíos; otra parte del pueblo se dispersó huyendo de la masacre. Tres años más tarde, con la conquista de Masada, Israel fue borrado del mapa.

Dios tenia lugar preparado para proteger a su pueblo, Naciones en las que Israel es acogido.

BATALLA EN EL CIELO, 7-9

7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; 8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. 9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

Satanás tenía acceso a la presencia de Dios, ocasión que aprovechaba para acusar a los escogidos. Recordemos como se inician las tribulaciones de Job. Más ante la inminencia de la llegada Victoriosa de Cristo al Cielo, es necesario expulsar al dragón malévolo. Miguel y sus Ángeles se encargan de dar la batalla, y expulsarlo. Es lanzado a la tierra; Jesús dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Lucas 10:18. Mas tarde, luego de la Segunda Venida de Cristo, será lanzado al “lago de fuego y azufre”, por siempre.

Hay varios títulos y significados muy importantes, aquí:

  • • Gran dragón: serpiente o bestia en contra de la obra de Dios.
  • • Serpiente antigua: se refiere al tentador en el Edén.
  • • Diablo: significa calumniador o acusador.
  • • Satanás: significa adversario.
  • • Engañador del mundo entero.

VICTORIA DE CRISTO, 10-11

10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. 11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.
12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ! Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.

Con la llegada de nuestro abogado, Jesucristo, es expulsado del cielo Satanás, el acusador.

La batalla en la tierra fue ganada mediante la sangre del Cordero, el testimonio de sus discípulos, y su fidelidad hasta la muerte.

En el cielo hay regocijo por la victoria. Se advierte a los moradores de la tierra que Satanás viene airado, y presionado por el tiempo. Los cristianos que moran en el cielo, están libres del poder del mal, son felices. En la tierra estamos expuestos a las acechanzas del diablo.

GUERRA CONTRA ISRAEL, 13-16

13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. 15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca.

Como Satanás fue expulsado del cielo, en venganza ataca a la mujer, al pueblo de Israel. Dios facilita a su pueblo los medios para escapar del acoso satánico. Las aguas como un rio, lanzadas contra Israel, representa a los pueblos que lo han perseguido, impulsados, seducidos por Satanás. Recordemos como este dragón ha tratado de destruir a Israel:

  • • Egipto, Éxodo 1:15-16, 1500 AC
  • • Amalec, Éxodo 17:8 1250 AC
  • • Filisteos, Desde la época de los jueces, 1200 AC
  • • Asiria, 2 Reyes 18:9-12, 721 AC
  • • Babilonia, 2 Reyes 25:1-7, 587
  • • Grecia, Época helenística 323-146 a. C., Periodo Intertestamentario
  • • Roma, 27 AC hasta 476 DC, Época descrita en el Nuevo Testamento
  • • Naciones Árabes, luego de la caída del Imperio Romano
  • • Alemania de Hitler, 1933-1945
  • • Rusia Comunista, 1922 -1991

Durante esos periodos de persecución, Dios protege a Israel con acciones directas, o la utilización de naciones amigas, representadas en la figura de la Tierra que “traga” las aguas lanzadas por el dragón… “

TRES AÑOS Y MEDIO, 1260 DÍAS

Se afirma que Dios llevó a la mujer, Israel, a un lugar para sustentarle por tres años y medio, es decir 1260años.

¿Fecha Predicha? En el año 687 se inició la construcción del Domo de la Roca, en el mismo sitio donde originalmente estaba el Templo de Salomón. Este hecho da a entender que Israel, quien había sido expulsado de su territorio, lo había perdido; ahora pierde un ligar emblemático de su fe.

Para aquella época, Israel desaparece como Nación, tan solo es un sentimiento en el corazón de la diáspora. Más la historia sigue su inexorable curso, y 1260 días, contados a partir del inicio de la construcción del Domo de la Roca, ocurre un hecho trascendental. El 19 de noviembre de 1947, la Asamblea de las Naciones Unidas decide la partición de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío, (687+1260=1947).

Luego, el 14 de mayo de 1948 en el Museo de Arte de Tel Aviv tuvo lugar la Declaración de independencia de Israel.

NUESTRA GUERRA HOY, 17

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

Finalmente la frustración del Dragón incita su ira. Frustrado porque no pudo destruir a Israel; frustrado porque no pudo devorar al “hijo varón”, frustrado porque fue expulsado del cielo y lanzado a la tierra, entonces lleno de ira arremete contra la descendencia de Israel, y contra quienes guardan el testimonio de Jesucristo. Es decir contra los seguidores de Jesucristo, su Iglesia.

Nuestra guerra hoy es espiritual.

Pablo en Efesios nos advierte: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones”. Efesios 6:12.

COMO VENCER AL ENEMIGO

Armas espirituales:

  • • La armadura de Dios, Efesios 6:13-18
  • • Armas poderosas en Dios, 2 Corintios 10:3-6

Someterse, resistir: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.” Santiago 4:7

APLICACIÓN

Es importante destacar que la Biblia declara que en los ataques y persecuciones a Israel existe un factor determinante. Lea, por ejemplo, Jueces 13:1. El acoso de los filisteos, es una consecuencia, de la desobediencia. Es por ello que muy asertivamente Santiago sentencia: “Someteos, pues a Dios…”, concordante con ello, el Salmista declara, “El que habita al abrigo de Dios, morará bajo la sombra del Omnipotente…”, Salmos 91:1.

Bibliografía:
Cronología Bíblica:
http://www.sobicain.org/crono.htm
Versión de la Biblia: RV-60, tomada de http://legacy.biblegateway.com/
Imágenes: Google

 

ADVERSARIO DERROTADO

Ejercer el poder, influir sobre los demás, marcar la pauta, tener autoridad, estar a la cabeza; recibir halagos, doblegar a otros; mantenerse en primer plano, son necesidades de muchas personas, para satisfacer su ego.

Estas personas siempre se mantienen en la línea de ataque; critican, cuestionan, calumnian, agreden; y por todos los medios procuran colocar tropiezos, para propiciar el fracaso de los demás.

Tales seres están desparramados en muchos lugares. En el ámbito de la política, en empresas productivas, en distintos grupos humanos, y aun dentro del pueblo de Dios.

Cuando tales personas se mueven dentro del pueblo de Dios, por lo general se autoproclaman Iluminados, y confunden sus deseos de grandeza con la inspiración divina.

Tales personas jamás son felices. Viven a la ofensiva, rumian incesantemente sus frustraciones, no pueden dormir en paz, ya que siempre están maquinando el mal.

Uno ve a esas personas, y siente compasión por el infierno que viven, innecesariamente.

Sobre ello escribe Isaías en el capítulo 14 de su libro.

Refiere sobre aquel “lucero de la mañana” quien una vez estuvo ejerciendo ministerios especiales en las alturas, y que por su soberbia y arrogancia es lanzado a su propio infierno.

Tal personaje comanda a todos los rebeldes, pero su misión es maléfica. Poco espacio ofrece la Sagrada Escritura para hablar sobre este adversario, y cuando lo hace es para destacar su perversidad, y sobre todo su derrota y sentencia final, el infierno.

Por todo lo cual, no debemos temer a estos adversarios. No van a prevalecer contra el pueblo de Dios. A quien si debemos tomar en serio, es al mismo Dios, que en su Soberanía se constituye en Juez implacable; o en Amparo y Fortaleza, según nuestra propia elección.

De muchas maneras el adversario instrumenta el mal contra el pueblo de Dios. Faraón, Belsasar, Antioco Epifanes, Neron, Hitler, son nombres emblemáticos de personas utilizadas como agentes de maldad.

En su momento, y por breve tiempo, prevalecieron contra los Hijos de Dios, pero su destino es “llorar y crujir de dientes”. El rey de Babilonia, en su ocasión, Satanás, y todos quienes maquinan maldad contra el pueblo de Dios, recibirán su merecido.

Dios siempre cuida a sus ungidos, los auténticos.

Isaías 14:12-20

12 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 15 Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. 16 Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; 17 que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?

18 Todos los reyes de las naciones, todos ellos yacen con honra cada uno en su morada; 19 pero tú echado eres de tu sepulcro como vástago abominable, como vestido de muertos pasados a espada, que descendieron al fondo de la sepultura; como cuerpo muerto hollado. 20 No serás contado con ellos en la sepultura; porque tú destruiste tu tierra, mataste a tu pueblo. No será nombrada para siempre la descendencia de los malignos.

 

VENEZUELA, DESPIERTA

Un día, a principios del año 66 después de Cristo, los judíos que habitaban la ciudad de Jerusalén se acostaron con una mezcla de inquietud, angustia, enojo, expectativa; estaban en rebeldía contra la autoridad imperial, debido a que los romanos habían profanado su templo. Ese hecho inspiró la determinación de sacudirse del yugo romano; al fin y al cabo eran el pueblo de Dios, y en otras oportunidades habían salido victoriosos en luchas semejantes.

Al siguiente día, vieron con asombro, angustia y temor que estaban completamente rodeados por el fiero ejercito romano, cuyos soldados ondeaban con orgullo estandartes con la imagen de un águila, emblema del Imperio.

Fue en este instante cuando las autoridades judías, y quienes tenían dominio de los escritos Sagrados, que tomaron conciencia de las palabras proféticas de uno de los más prominentes hombres de su historia, Moisés, quien 1400 años antes había declarado, como se lee en Deuteronomio 28:

“49 Jehová traerá contra ti una nación de lejos, del extremo de la tierra, que vuele como águila, nación cuya lengua no entiendas; 50 gente fiera de rostro, que no tendrá respeto al anciano, ni perdonará al niño; 51 y comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas; y no te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus ovejas, hasta destruirte.”

Los judíos se dieron cuenta de lo que ocurriría seguidamente, pero ya era demasiado tarde para evitar la catástrofe.

Hay momentos en la vida cuando ya es tarde para buscar a Dios, Isaías 55:6.

Los romanos comenzaron el asedio, y un 8 de septiembre del año 70, penetraron en la ciudad y arrasaron con todo. El acontecimiento más significativo fue la total destrucción del Templo, el orgullo nacional.

Tres años más tarde, luego de la captura del último foco de resistencia, Masada, en abril del 73;  los ejércitos romanos se retiraron, dejaron tras si una Jerusalén completamente en ruinas, puesto que  roturaron todas las edificaciones; y esta vez no llevaron esclavos, mataron a la mayoría de la población, y el resto fue dispersado por toda la tierra.

Ruinas de Jerusalén.

Cualquier sobreviviente de más de 50 años, observando las ruinas de la ciudad pudo recordar, además de las palabras de Moisés, las de Jesús, quien 40 años, poco antes de ser crucificado, profetizó:

“¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.” Mateo 24:2

Se dice que la actual Jerusalén está construida 20 metros por encima, de aquella ciudad destruida por los romanos.

El año 73, Israel desapareció como nación, fue borrado del mapa.

Pero la historia, y el cumplimiento de la Palabra no se detienen.

Nace la actual Nación de Israel.

Observemos el cumplimiento de la Palabra de Dios, respecto de la restauración de Jerusalén e Israel:

·         La primera gran ola de inmigración judía a Palestina, conocida como “aliyá”, se inició en 1881, como consecuencia de las persecuciones a que eran sometidos los judíos en Europa.

·         En 1917, el Ministro de Asuntos Exteriores británico, Arthur James Balfour, emitió una declaración en donde se promovía la idea del establecimiento de una patria en Palestina para el pueblo judío.

·         El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó un plan que concedía un territorio para el Estado Judío, y otro proporcional para el Palestino.

·         El 14 de mayo de 1948 el Estado de Israel declaró su independencia.

Lo demás es historia conocida y documentada por la prensa.

Profecías sobre Israel.

Todos estos acontecimientos ocurrieron  conforme a lo anunciado por la mayoría de profetas de Israel, escritos en la Sagrada Escritura; Haremos referencia a uno, Ezequiel, este escribió:

“Y tú te acostarás sobre tu lado izquierdo y pondrás sobre él la maldad de la casa de Israel. El número de los días que duermas sobre él, llevarás sobre ti la maldad de ellos. Yo te he dado los años de su maldad por el número de los días, trescientos noventa días; y así llevarás tú la maldad de la casa de Israel. Cumplidos éstos, te acostarás sobre tu lado derecho segunda vez, y llevarás la maldad de la casa de Judá cuarenta días; día por año, día por año te lo he dado.” Ezequiel 4:4-6

Dios le ordena al profeta Ezequiel que hiciera un acto simbólico como “señal a la casa de Israel”. Debería diseñar en un adobe la ciudad de Jerusalén y “sitiarla”. Además debía recostarse sobre su lado izquierdo por 390 días y sobre su lado derecho 40 días para representar la duración del castigo por la maldad de Israel. Serían castigados perdiendo su territorio y siendo desparramos por el mundo. Cada día en esta profecía representaba un año; día por año. De esta manera, el castigo para las tribus del norte (Israel) sería de 390 años y para las tribus del sur (Judá) 40 años, conformando un total de 430 años de juicio sobre la nación de Israel.

Algunos escritores afirman que en esta profecía está indicada la fecha exacta de la declaración  de Israel como Nación independiente.

Más adelante Ezequiel declara:

12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel.

13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.

14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová. Ezequiel 37:12-14

Todo este recuento, para afirmar que las cosas que le ocurren al pueblo de Dios, no son aleatorias, casuales, o debido a los vaivenes del devenir histórico. Se desarrollan en acuerdo a la ley de causa y efecto, aplicada en el ámbito espiritua.

La actual Nación de Israel es testimonio de Dios es el motor de la História.l.

Dios hizo un Pacto con su pueblo, por lo tanto, obedecer el Pacto tendría sus bendiciones, y desobedecer al mismo, acarrearía sus consecuencias.

Esto se puede verificar en las palabras de Moisés, a las que se hizo alusión al comienzo de este escrito.

En las Llanura de Moab.

Llegado el fin de la jornada de 40 años por el desierto, cuando el pueblo iba a entrar en la Tierra Prometida, Moisés les reunió ne la llanura de Moab, para darle instrucciones sobre cómo proceder en la tierra a conquistar. Fue un largo discurso, en el mismo se advierte las bendiciones de la obediencia, tanto como las consecuencias de la desobediencia, el capítulo 28 de Deuteronomio, refiere estas palabras.

Es interesante que la historia de Israel, desde que ingreso a la tierra prometida, hasta el año 73 de nuestra era, se describe en los versículos 15 hasta el 68, de este notable capítulo. Lea las dos últimas palabras del versículo 51.

Jesús dijo en Mateo 24:34-35:

 “34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Estas palabras, para manifestarle al pueblo de Dios en Venezuela, que reflexionemos, no sea que  nos esté sucediendo lo mismo que al pueblo de Israel antiguo.

Revisemos nuestras actitudes, y consideremos la posibilidad que la crisis nacional sea debido a que tal vez se haya dado la espalda a Dios, e inadvertidamente estemos desobedeciendo su Palabra. Consideremos la necesidad de poner en acción Isaías 55:6-7:

“6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.”

Venezuela no es Israel.

Sabemos que Venezuela, no se puede comparar con el pueblo de Israel, debido a que son dos realidades bien diferenciadas.

El Dios de Israel es el Dios de Venezuela.

Mas hablo al pueblo de Dios, a quienes según Juan 1:12, son sus Hijos, y si hijos de Dios, entonces responsables de atender a su Palabra.

En el Nuevo Testamento, no se descarta el antiguo Pacto, al contrario se aclara, se hace más comprensible, cuando Jesús explica: “Oísteis que fue dicho, más yo os digo…” Estableciendo parámetros más elevados que los prescritos en la Ley y los Profetas.

¿Por qué no nos planteamos una solución, conforme a los lineamientos establecidos en la escritura?  2 Crónicas 7:14; Jeremías 33:3; 1 Juan 1:9; Efesios 6:10 al 18.

No desestimo con ello, el proceder para la solución de la crisis Nacional, accionar los recursos previstos en la Constitución.

Más recuerdo que Dios condujo al pueblo de Israel por el desierto, y muchas veces lo defendió, sin el uso de fuerzas armadas humanas; sino con sus ejércitos celestiales, y estrategias divinas. Recordemos las “avispas”, tal y como refiere Juan L. Guerra, en su canción, en referencia a Deuteronomio 7:20 y contexto.

O, tal vez esté preparando un medio de gracia, tal y como ocurrió con José en Egipto, Josías en Israel, Nehemías en la Cautividad, Martín Lutero en Europa, ¿El pueblo cristiano de Venezuela, en la actualidad?

Vamos a declarar a Venezuela  territorio libre da la influencia  maléfica del enemigo, conforme establece la Palabra en Efesios 6, y en 2 Corintios 10:

3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

Todo es posible “…si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.”

Venezuela, despierta…

Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres,

Para ver si había algún entendido Que buscara a Dios.

Salmos 53:2

Alma Llanera, interpretada por Simón Diaz, el orgullo de ser Venezolano: http://www.youtube.com/watch?v=4bRWvupRaLE

FUENTE:

 

EN TORNO A LA FRANJA DE GAZA

El mundo esta conmocionado por los acontecimientos alrededor de la Franja de Gaza.

La prensa reseña que en estos momentos, viernes 9 de enero, Israel continúa su ofensiva contra militantes de Hamas en dicho sitio, a pesar de los crecientes pedidos para un cese al fuego que ponga final al conflicto que ya lleva dos semanas.

Aviones de guerra israelíes atacaron áreas en torno a la ciudad de Gaza durante la noche y la madrugada.

Funcionarios dicen que en total Israel llevó a cabo por lo menos 50 ataques aéreos en el territorio palestino.

El Ejército israelí dijo que sus fuerzas atacaron sitios de lanzamientos de cohetes, como así también lugares usados para fabricar armas.

A pesar de los ataques, Hamas continuó atacando el Sur de Israel con cohetes.

Aparentemente las hostilidades comenzaron a fines de diciembre pasado, motivado al presunto lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí. Por lo cual Israel en represalia a tales acciones, y con el objeto de disuadir a los vecinos para que no lancen más cohetes, inició la operación “Plomo Fundido”.

Pero necesitamos remontarnos a mediados del siglo 19, para apreciar como surge dicho conflicto.

Cual es el trasfondo del mismo.

La Franja de Gaza, un estrecho trozo de terreno de 40 kilómetros de largo que se extiende por la costa mediterránea entre Israel y Egipto, era una provincia de lo que se conocía como Palestina durante el Mandato Británico (1917-1948).

Después de la guerra árabe-israelí de 1948, la franja estuvo bajo la administración militar de Egipto.

En 1967 fue ocupada por Israel y así permaneció hasta 1994, cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo.

Como parte del tratado, la Autoridad Nacional Palestina recibió el 80% del territorio.

Desde el inicio de la Intifada o levantamiento palestino en 2000, el Ejército israelí realizó numerosas incursiones en la Franja, instaló puestos de control y restringió los desplazamientos de los palestinos.

Posteriormente se lograron algunos acuerdos que permitieron la coexistencia de ambos pueblos sin enfrentamientos armados. Hasta finalizada la tregua, cuando se reiniciaron las hostilidades.

Actualmente se buscan formulas que permitan una tregua permanente, y la solución pacifica del conflicto.

Más la solución no es tan sencilla. La situación en la Franja de Gaza, se enmarca en el conflicto árabe – israelí, el cual tiene una larga historia.

Dicho conflicto posee múltiples dimensiones. En el mismo entran en juego aspectos territoriales, económicos, tradicionales, culturales, y religiosos. En esta gama de motivaciones, lo religioso posee un gran peso.

Desde Abraham, el patriarca, se inician dos pueblos, dos modos de ver la vida, dos sentimientos religiosos. Isaac y su descendencia por un lado, por el otro Ismael. A Abraham se le prometió la posesión de Canaán, precisamente el territorio que es centro del conflicto. Ambas ramas, descendientes del patriarca, proclaman su derecho sobre esa tierra prometida.

Ese territorio es muy preciado. Los israelitas aspiran consolidar la posesión definitiva de ese territorio y reconstruir en Jerusalén, su capital eterna e indivisible, el templo símbolo de su nacionalidad y de su Dios. Los musulmanes ven en Jerusalén su capital espiritual, por lo cual luchan por reconquistar dicho territorio; la Autoridad Nacional Palestina pretende establecer a Jerusalen como Capital de su futuro Estado. Los cristianos por su parte, tienen a Jerusalén como la Ciudad Santa, que simboliza su tierra prometida, y en la que, según la Sagrada Escritura, posará Jesucristo de nuevo sus pies en su Segunda Venida.

Cada parte involucrada en el conflicto considera que tiene razón en sus pretensiones. Si asumimos como valedera la enseñanza bíblica de que a Abraham y a su descendencia, se le prometió la posesión de dicho territorio. Entonces la descendencia del Patriarca tiene derechos, por ser herederos, del territorio en cuestión.

Pero ningún tribunal de justicia se avocaría a dirimir semejante litigio, puesto que no hay documentos probatorios que puedan sustentar la querella; sin menoscabar, ni desvirtuar el bíblico relato.

Queda en manos de los involucrados, asumir la solución pacifica del conflicto.

Pero esto no se logrará, a menos que exista previo un proceso de reconciliación.

Que es lo que se impone en este momento.

La ONU ha declarado este año 2009, el “Año de la Reconciliación”. Este es un momento oportuno para poner a valer la Resolución de la Asamblea General de dicho organismo.

He aquí un desafía para judíos, musulmanes y cristianos. Reunirse para sentar las bases de una solución definitiva del conflicto.

De otra forma, se corre el riesgo de que el conflicto trascienda a nivel mundial. De lo cual ya hay síntomas.

O tal vez se requiera la intervención de Aquel que llamó a Abraham, le prometió dicho territorio, y le aseguró que en su simiente serían benditas todas las familias de la tierra.

Tengamos fe.

Se esta escribiendo otro capitulo de la interesante historia del Pueblo de Dios…