LA QUE DA A LUZ NO TIENE FUERZAS

La situación que se vive en Venezuela ha llegado a un punto que  tiene muchas similitudes con una circunstancia crítica por la que atravesó el pueblo de Israel.

Imagen relacionada

El ejército del poderoso imperio Asirio tenía situada a Jerusalén, había llegado victorioso luego de cautivara otros pueblos. El rey Ezequías al frente de su menguado ejército, responsable del bienestar de la ciudadanía recibe un emisario del feroz enemigo, quien le envía el siguiente mensaje:

18 Mirad que no os engañe Ezequías diciendo: Jehová nos librará. ¿Acaso libraron los dioses de las naciones cada uno su tierra de la mano del rey de Asiria? 19 ¿Dónde está el dios de Hamat y de Arfad? ¿Dónde está el dios de Sefarvaim? ¿Libraron a Samaria de mi mano? 20 ¿Qué dios hay entre los dioses de estas tierras que haya librado su tierra de mi mano, para que Jehová libre de mi mano a Jerusalén? Isaías 36:18-20.

El atribulado rey, observa al poderoso ejército dispuesto al asalto, pasa revista al suyo, considera los recursos disponibles, recuerda a las naciones que cayeron bajo aquel Imperio, y entiende que las cosas no son muy alentadoras. Él sabe que es un asunto de muerte, contando con sus recursos; pero recuerda que Jehová el Dios de los Ejércitos de Israel puede intervenir, más, ¿Qué hacer? ¿Cuándo y cómo va a intervenir el Dios de Israel? ¿Cómo asegurar su intervención inmediata para liberarles?

Perturbado por aquella terrible circunstancia, el rey envía un emisario al profeta Isaías, para que éste interceda ante Jehová, el Dios de Israel, con estas palabras:

Así ha dicho Ezequías: Día de angustia, de reprensión y de blasfemia es este día; porque los hijos han llegado hasta el punto de nacer, y la que da a luz no tiene fuerzas. Isaías 37:3.

Y esto es lo que actualmente pasa en Venezuela:

La que da a luz no tiene fuerzas.

Está sola pariendo, y el mundo no acude en su ayuda; internamente los dirigentes políticos no se han puesto de acuerdo en cómo resolver asertivamente la crisis.

Venezuela espera.

Sin embargo en medio de esta crisis de proporciones gigantescas, Venezuela no está realmente sola, hay un Dios Todopoderoso que va a intervenir en el momento justo, oportuno y apropiado. Pero ese Dios tan maravilloso, espléndido y Todopoderoso actúa siguiendo parámetros establecidos en la Sagrada Escritura.

Es que la intervención Divina está sujeta, por designio del mismo Dios, a la intervención humana, por eso aquello del infinitas veces recordado 2 Crónicas 7:13-14; y Jeremías 33:3.

Como orar a Dios:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Cómo descubrir cosas grandes y ocultas:

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

El rey Ezequías, actuando como es debido buscó la intervención Divina por intermedio del profeta Isaías, quien al oír la súplica del rey envió una buena noticia, contenida en estas palabras:

Y les dijo Isaías: Diréis así a vuestro señor: Así ha dicho Jehová: No temas por las palabras que has oído, con las cuales me han blasfemado los siervos del rey de Asiria. Isaías 37:6.

Seguidamente el profeta describe la estrategia que Dios pondrá en marcha para liberar a su pueblo del acoso Asirio.

En virtud de lo cual, y con base a la Palabra de Dios hago un respetuoso llamado a mis colegas ministros, a los dirigentes religiosos, al pueblo de Dios en general, a un clamor sincero, sentido, fervoroso a Dios para que tenga misericordia de este País; y  resuelva la crisis de Venezuela, para que haya paz, reconciliación, restauración, y perdón.

Escribo esta nota el día viernes 22 de julio, unámonos en oración a las seis, a las tres, y a las nueve (Oración 6-3-9), hasta la salida de la crisis; y después, mantengamos la devoción.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente.

Anuncios

CRECIENTE DECEPCIÓN EN VENEZUELA

Muchos venezolanos están decepcionados al oír las declaraciones de los voceros del gobierno y de la oposición en torno a la solución de la crisis nacional.

La decepción es un sentimiento de insatisfacción que surge cuando no se cumplen las expectativas sobre un deseo o una persona. Se produce al unir dos emociones básicas, la sorpresa y el dolor. La decepción, si perdura, desencadena  la frustración y más adelante, la depresión.

Resultado de imagen para decepcionado

Decepción es el sentimiento que embarga a la población venezolana al comprobar de manera tan dramática que sus expectativas, generadas por promesas de sus dirigentes, no se han cumplido. Sueños despedazados por la terrible realidad que golpea a los venezolanos.

Decepcionada está la inmensa población que cifró sus esperanzas en aquellas promesas de cambio, que llevaría al País a la “isla de la felicidad”. Lo de convertir a Miraflores en una casa de estudios, eliminar los privilegios de quienes ejercen el poder, erradicar la pobreza, castigar a los corruptos, distribuir la riqueza petrolera entre el pueblo, y enterrar a la cuarta república; promesas de la Revolución Bolivariana que se esfumaron paulatinamente, y la inesperada merma de la renta petrolera pone al descubierto la incapacidad de cumplir las promesas en el orden económico.

Resultado de imagen para desabastecimiento

Si antes Venezuela estaba hipotecada al Imperio, del cual nos liberaron, según la predica de los Revolucionarios; ahora descubrimos que la hipoteca simplemente cambió de “imperio”. Seguimos dependiendo de los designios de intereses externos, solo que estos nos llevan al atraso.

La revolución fue simplemente eso, un embriagante giro de 360 grados, y ahora estamos como al principio, o peor. El desabastecimiento de productos básicos y medicinas, la inseguridad, la hiperinflación; las interminables e injustificadas colas típicas en los países del “Socialismo del Siglo XXI”, han hecho pedazos los sueños de los que creyeron en tal ideología.

Ahora, si usted cree que la Revolución Bolivariana fracasó, está completamente equivocado; o engañado por cantos de sirena. El esquema político y económico de los países comunistas es tal cual se vive en Venezuela, que no se ha impuesto cien por ciento debido a la valiente resistencia de la sociedad civil, y del pueblo de Dios que fervientemente ora por una intervención divina.

En la acera del frente, la situación no es diferente. La inmensa mayoría de los venezolanos que no comulgan con la Revolución Bolivariana, están en peores condiciones. En esos predios se avanza de la decepción a la frustración. Hay dolor en sus corazones al ver como los que se montaron en la MUD han sido desleales, prometiendo lo que sabían no iban a cumplir. Aún permanece en la mente de todos los venezolanos las promesas de los candidatos a diputados de la oposición; ni una sola han cumplido. Igualmente recordamos vívidamente los encendidos discursos del locuaz presidente de la Asamblea Nacional, y de quienes le secundan. Ya el fuego de su verbo, y las promesas de volver al hilo constitucional tienen sordina, se han amortiguado y diluido en los salones de Miraflores.

Decepcionados regresaron a sus casas los convocados a la gran marcha en Caracas. ¿Por qué la decepción?

Resultado de imagen para toma de caracas

Porque no se negocia la solución de la crisis económica generada por las erradas medidas; no se propicia la reactivación del aparato económico; facilitar la importación de alimentos y medicina a gran escala, como medida coyuntural para bajar la presión, mientras se resuelve el problema de fondo; no se dialoga sobre la seguridad, y parar que la delincuencia desde las cárceles dirijan sus operaciones delictivas. El interés de la MUD es encausar la crisis hacia las elecciones, para de esa manera asumir el poder; por lo tanto no habrá referendo en el plazo previsto, Leopoldo no será liberado, o saldrá inhabilitado; habrá elecciones en Amazonas, que seguramente equilibrará los poderes; y el tribunal Supremo seguirá al mando por encima de la Asamblea Nacional, gracias a la magia del dialogo.

Es decir el gobierno seguirá al mando hasta que se cumpla el plazo para las elecciones presidenciales; el presidente Maduro entregará el poder democráticamente, y uno de la MUD asume la presidencia, un pacto similar al de Punto Fijo. ¿Es aquello indigno? No, es la salida constitucional que todos queremos, en paz, como es la tradición en Venezuela.

Para que ese acuerdo se cumpla no había necesidad de tanto teatro; hablar claro es lo correcto. Crear expectativas falsas es lo desalentador.

La MUD cambió el apoyo de la OEA, y de la Organización de Derechos Humanos, y a petición del Gobierno aceptó la mediación del Vaticano. He aquí otra decepción. De acuerdo con el pronunciamiento de algunos católicos, en mensajes difundidos en las redes sociales, se afirma que el Vaticano no es un mediador imparcial porque supuestamente, presuntamente, es admirador de la Revolución Cubana, e inclinado hacia la izquierda. No me consta, pero es lo que corre por las redes. Tengo un alto respeto hacia las figuras de autoridad religiosas, por la investidura que poseen. Por lo que menciono esto porque proviene del mismo ámbito religioso de la Santa Sede.

Por este motivo es decepcionante que no se diga con franqueza el acuerdo a que han llegado, antes de la presencia del emisario del Vaticano, que se intuye, o mejor se infiere por las acciones tomadas en todos los bandos.

¿Cuál es el acuerdo? Dejar que el Gobierno culmine el período Constitucional, convocar elecciones de Gobernadores y Alcaldes como prevé la Constitución, y luego realizar elecciones en la fecha prevista. Eso es todo. Por qué no se dice claramente, así quedamos enterados, y conscientes de esperar el desenvolvimiento de esta crisis sin mayores traumas. La solución es electoral y punto.

Resultado de imagen para dialogo nacional venezuela

Claro los amigos de la MUD se organizan estratégicamente para ser los próximos Gobernadores y Alcaldes. ¿Eso es repudiable? No, es un legítimo deseo. Lo desalentador es que eso es lo que les mueve, y no el hambre, el desabastecimiento, y el que muchos mueran por falta de medicinas.

¿Para qué ese teatro en Miraflores? Acaso los seguidores de la Revolución Bolivariana, y los de la oposición no tienen la suficiente madurez política para entender esa solución electoral, y dejar que el proceso fluya constitucionalmente.

Lo decepcionante es que prometan una cosa para sentarse en Miraflores, o en la Asamblea Nacional, y luego hagan otra, diciendo que es para preservar la paz.

A no ser que haya intervención divina, se repetirá la revolución. La de 360 grados. Por vía del voto castigo cualquier representante de la MUD ganará las elecciones. Seguidamente viviremos el ciclo de la euforia, se llegará al clímax, y bajaremos en trepidante caída de montaña rusa, y luego sigue el ciclo.

Es decir, los herederos de la cuarta república que dirigen la MUD, sepultaran a la Quinta, y construirán la Sexta, la cual se desplomará por los mismos motivos que llevaron a Chávez al poder; surgirá la Séptima propiciada por los herederos de la Revolución Bolivariana, y así seguiremos en revolución.

¿Dónde estriba el problema? En la naturaleza caída del hombre, es decir, el comportamiento denominado en este escrito “decepcionante”, es el esperado de una persona que no posee o no practica los altos valores transferidos al hombre en el acto creador, o en el impartido luego del renacimiento espiritual, y que constituye un desafío para todo hijo de Dios.

Aquello de la honestidad, responsabilidad, puntualidad, cumplir la palabra dada, fidelidad, pulcritud, respeto, lealtad, justicia, que denominamos valores humanos, tienen un trasfondo bíblico, forman parte de las virtudes que practica un hijo de Dios, y que están contenidos en la Sagrada Escritura.

Resultado de imagen para palabra de dios

En escritos anteriores hemos insistido en que el venezolano necesita un despertar espiritual, un volverse a Dios, como reiteradamente se invita en su Palabra, la Biblia.

Muchos lectores a estas alturas pensarán que acá se plantea una solución mágica, sin embargo hay personas que dan fe de esto que aquí se afirma porque lo han experimentado en carne propia. Y en diversos pueblos del mundo que han acogido estos principios el resultado es impresionante.

Nuestra propuesta no se enfoca en un cambio en el esquema político, ni un cambio de actores. No es que los revolucionarios dejen de serlo, y asuman los ideales de los opositores, o viceversa. No es que dejes una religión y abraces otra. Es que mires dentro de ti mismo, y consideres ese vacío que tratas de llenar con ideales, esperanzas, trabajo, acción social, y hasta  resentimiento, y aceptes que sigues desencantado porque no has podido satisfacer ese vacío interior.

Tiende tu mirada a Dios, ese Dios que sabes íntimamente  que existe, que necesitas y no te has atrevido a enfrentar. Ese Dios te dice:

Clama a mí, y te responderé; y te mostraré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

Estás decepcionado con el proceder de los políticos, entiende que ellos tienen la misma necesidad, y están buscado alternativas, en la solución de sus propias crisis, y las del país.

Ellos necesitan oír el mensaje divino que transforma la vida. Pero he aquí la gran interrogante, ¿Cómo oirán sin haber quien les predique?

Es fácil cuestionar a nuestros dirigentes políticos desde nuestra cosmovisión  cristiana, sin embargo, ¿Cuál es la perspectiva de Jesús al respecto?

Y si eres hijo de Dios, cristiano, haz una pausa, revisa 1 Crónicas 7:13-14. Medita, ora y ponlo en práctica letra por letra. Tu vida cambiará y la de Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org
  • Conceptos: Wikipedia, la enciclopedia libre,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google

MI PUEBLO FUE DESTRUIDO PORQUE LE FALTÓ CONOCIMIENTO

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento…” Estas palabras fueron pronunciadas por Jehová y dirigidas al pueblo de Israel, y más concretamente a sus dirigentes, en momentos que la Nación atravesaba una de sus peores crisis. Las mismas son aplicables a Venezuela en los actuales momentos.

Veamos las escenas y hagamos las comparaciones. Los textos que preceden a esta declaración revelan el estado de cosas, sus causas, y consecuencias.

Veamos el panorama:

1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 2 Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. 3 Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.  Oseas 4:1-3.

  • ¿Cuál es la condición de los “moradores de la tierra”? No hay verdad, ni misericordia; perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.
  • ¿La causa de este estado de cosas? No hay conocimiento de Dios en la tierra.
  • Y, ¿Las consecuencias? Se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán. 

Vamos a intentar una interpretación de este texto, y aplicarlo a la realidad venezolana.

Antes de proceder al análisis del texto, aclaremos que somos conscientes de que Venezuela no es Israel, el pueblo de Dios. Pero como el mensaje de la Biblia es de aplicación universal, extraeremos de la misma algunas enseñanzas, y haremos comparaciones a partir de ella.

¿En qué son diferentes Israel y Venezuela? Al momento de escribir Oseas su libro, Israel es una Estado Teocrático; como Nación gobernada políticamente por la Monarquía Hebrea, establecida por Jehová al elegir a David como Monarca, y a su descendencia como herederos del trono; Constitucionalmente bajo la Ley de Moisés, Pentateuco, dictada por Dios, la cual rige la vida del pueblo en todas sus facetas y dimensiones: civil, moral, religiosa, legal.

Venezuela es un Estado seglar; políticamente constituida como un Estado federal democrático, social, de derecho y de justicia, autónomo y soberano, cuya soberanía está consagrada en su Acta de Independencia firmada en 1811.

Establezcamos las comparaciones:

La situación de Israel.

El profeta Oseas declara que el estado deplorable en que vive la Nación tiene su origen en que “no hay conocimiento de Dios”.

¿A qué se refiere el profeta con esta expresión? ¿Qué tipo de conocimiento? ¿Cuál es la causa de esta carencia? La expresión “no hay conocimiento de Dios” se refiere a que el pueblo vive ajeno a los principios establecidos en La Ley de Moisés, contenida en el Pentateuco, que era su “constitución nacional”, la norma política, moral, civil y religiosa de Israel.

Al ignorar los principios establecidos en su “estado de derecho”, ocurre el desastre nacional, reflejado en: “…no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.”

Y esta ignorancia trae consigo consecuencias inexorables: “Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.” Un panorama aterrador. La Nación atraviesa uno de sus peores momentos en toda su historia.

¿Es Dios quien propicia este estado de cosas?  No, Dios nunca desea, ni propicia males a su pueblo que tanto ama. Es el hombre con su conducta desaforada, sin cumplir las leyes, haciendo caso omiso a los principios que rigen la vida, quien activa las consecuencias. Cuando un juez, actuando de conformidad al procedimiento establecido en los códigos, condena a una persona, lo hace porque aquella persona dio motivo para tal sentencia.

¿Quién es responsable de la ignorancia del pueblo? El profeta acusa a los dirigentes de la Nación, especialmente los religiosos, por no dar a conocer el mensaje divino.

La decadencia de Israel fue progresiva. La primera institución que fracasa es la monarquía. Los reyes ungidos como instrumentos divinos para conducir al pueblo política, militar y civilmente, se desviaron en sus caminos abrazando la idolatría, culto a dioses paganos, y haciendo alianzas políticas, olvidándose de Jehová, Dios de la Nación.

De igual modo se pervierte el sacerdocio. Los sacerdotes son responsables del estado de derecho, así como de la vida espiritual del pueblo, ya que como estado teocrático-monárquico, el marco jurídico, legal, lo define la Ley de Moisés, el Pentateuco, que también marca la pauta en lo religioso y espiritual. Una actitud temeraria e irresponsable del sacerdocio es consentir las desviaciones del Monarca y erigir estatuas de ídolos en el propio Templo, tanto como permitir la prostitución como acto religioso.

Así pues, ante el fracaso de los reyes como guías morales, civiles, políticos; y del sacerdocio como garantes de la justicia, la legalidad y la vida espiritual del pueblo, Dios levanta a los profetas para advertir a los reyes, a los sacerdotes, y al pueblo en general las consecuencias por su perversa conducta. Todo el capítulo cuatro de Oseas, tanto como el libro en su totalidad, son un llamado, desatendido, para un cambio de actitud, al arrepentimiento.

La línea de trabajo de un profeta, como emisario de Dios, es sencilla. Responde al siguiente esquema:

  1. Denuncia del pecado, 8:1-6,
  2. Advertencia de las consecuencias por el pecado, 9:1-7
  3. Llamado al arrepentimiento, cambio de actitud, 14:1-3,
  4. Promesa de perdón y reconciliación, 14:4-9.

Como sabemos Israel no atendió el llamado de Dios a través de Oseas, como tampoco lo hizo con los demás profetas, y fue llevado al cautiverio como consecuencia de su mal proceder.

Enseñanzas y comparaciones aplicables a Venezuela.

Recordemos que nuestro análisis gira en torno a la frase “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento”.

Respecto de que “fue destruido” hay poco que decir puesto que la realidad grita por sí misma. Hay suficientes análisis que explican la decadencia moral, económica, política y social de Venezuela. En algunos aspectos se encuentra igual a Israel en sus peores momentos.

¿El motivo? La falta de conocimiento. En el caso de la Nación de Israel, desconocimiento de la Ley de Moisés, el Pentateuco, que reglamentaba la vida del pueblo. En el caso de Venezuela un desconocimiento generalizado de la Constitución Nacional que rige la vida ciudadana en todos sus aspectos, así como a los principios y normas morales que caracterizan la cultura venezolana.

Venezuela como estado seglar no está obligada a regirse por la Biblia, la Palabra de Dios, ya que Jehová no es el Dios de Venezuela, lo es de muchos venezolanos, no de la Nación. Pero si está obligada a ceñirse a la Constitución y a las Leyes.

Otro aspecto en el que resalta la falta de conocimiento, es en el verdadero origen de la crisis venezolana. La misma tiene sus raíces en que se está imponiendo un modelo económico y político fracasado en toda Nación donde quiso imponerse,  además teñido de prácticas paganas, ocultistas; como lo es el Socialismo del Siglo XXI, impulsado por la Revolución Bolivariana. Pero sobre esto se guarda silencio. Pocas personas han alertado sobre este particular a la población.

En el ámbito espiritual, igualmente se nota un impresionante desconocimiento de las demandas divinas, entre quienes profesan el cristianismo como religión, o como devoción. Se ha reiterado en anteriores escritos, es una inconsistencia lógica, y bíblica que un cristiano adopte la filosofía del Socialismo del Siglo XXI como estilo de vida.

Esta inconsistencia es debido a una doble falta de conocimiento. Por una parte la mayoría de la población desconoce la esencia de los principios que sustentan el Socialismo del Siglo XXI, y se es displicente respecto a las prácticas ocultistas, de religiones paganas que promueven. El común cree que el desabastecimiento y la escasez e es producto de una supuesta guerra económica, y a la caída de los precios del petróleo; cuando en realidad es un esquema de control de la población a través de los productos de primera necesidad, y de los servicios públicos.

Como también hay un desconocimiento generalizado a lo que establece la Palabra de Dios para quienes dicen profesar el cristianismo. Por ello se afirma que la crisis venezolana es peor que la de Israel en sus peores épocas. ¿Por qué? Porque en sus peores crisis Israel tuvo profetas que hablaron en nombre de Dios, alertando a la población sobre su errada conducta, los males porvenir, y llamaron al arrepentimiento. Quienes se acogieron a las demandas divinas escaparon de las consecuencias, al contrario de quienes persistieron en su ignorancia.

Hoy falta la voz del profeta en Venezuela, uno que desenmascare las pretensiones del personaje que tras bastidores dirige la escena, Satanás y sus huestes de maldad; que denuncie el pecado, y advierta las consecuencias de la ignorancia a la Palabra de Dios; que haga un llamado al arrepentimiento a quienes profesan la fe de Cristo.

Hace falta en Venezuela que se lea detenidamente 2 Crónicas 7:13-14, y que cada Cristiano ponga en práctica las palabras de ese imponente texto, una por una. Que no lo pronuncie más, sino proceda de una vez como allí se le pide:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones…

Fuente.

  • Conceptos y datos: Wikipedia,
  • Biblia: RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

CONSEJOS PASTORALES PARA LA CRISTIANDAD VENEZOLANA

Hemos analizado suficientemente las causas de la crisis venezolana, y tenemos un diagnóstico. Ahora se requiere determinar qué acciones acometer para encausar las soluciones, el remedio.

Cada sector tendrá que asumir su responsabilidad en este gran objetivo patriótico. Consideremos el rol que debe desempeñar la cristiandad venezolana, para ello, tomemos como marco de referencia el pronunciamiento del Concilio General de las Asambleas de Dios de Los Estados Unidos de América.

Esta organización cristiana, con una poderosa representación en Venezuela, desde su sede en Springfield, Missouri, USA, difundió el martes 30 de junio del pasado año 2015, una declaración oficial leída por su representante, Rev. George O. Wood, Superintendente General de esta organización, quien señaló como un día triste para los Estados Unidos la legalización del matrimonio homosexual por parte de la Corte Suprema.

En su categórico pronunciamiento reafirma el apego a los dictados de la Palabra de Dios: “La Biblia es nuestra regla suficiente de fe y conducta”.

Los consejos formulados al final del documento son vigentes y tienen aplicación en Venezuela en momentos que se debate el problema del matrimonio igualitario, y la crisis nacional producto de la imposición de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI.

Estos son los Tres Consejos Pastorales:

Primero, a los ministros de las Asambleas de Dios: la política refleja la cultura y la cultura refleja la religión. Si usted está preocupado por la deriva política de la cultura americana, ¡Predique el Evangelio! Ya que la palabra de Dios emite raíces en la vida de los creyentes, la semilla del Evangelio cambiará las mentes y los corazones.

Segundo, a los miembros de las Asambleas de Dios: ustedes son los ciudadanos privilegiados de una nación bendecida. ¡Utilicen bien su ciudadanía! Busquen el bien para todos. Aboguen por los perdidos y los marginalizados. Hablen la verdad con amor. Y voten por los candidatos y temas que reflejen una perspectiva Bíblica. Hacemos una diferencia en la política y la cultura estadounidense cuando votamos.

Tercero, a todos los cristianos: Si usted está preocupado con la decisión de la Corte Suprema, ¡Mantenga la perspectiva! En este y todo otro asunto, siempre recuerdo las palabras de nuestro Señor Jesucristo: “En este mundo afrontarán aflicciones. Pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo”, Juan 16:33, NVI. ¡Oren todos por un gran despertar espiritual en nuestro país! ¡Que Dios lo bendiga ricamente hoy y cada día!

Esta debe ser la posición firme de los pastores, sacerdotes, ministros, del pueblo cristiano de Venezuela, y del mundo.

Hay que predicar desde los púlpitos la Palabra de Dios, llevarla a las casas, y vivirla a lo largo y ancho del País. Solo así podremos iluminar a esta Venezuela sumida en tenebrosas tinieblas.

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7.

Al momento de elegir candidatos a cargos de elección popular, hay que ejercer un voto consciente, no sufragar por aquellos candidatos que representen ideologías o posiciones contrarias a la fe cristiana porque esto es una inconsecuencia a los dictados de la Palabra de Dios. A este respecto cabe muy bien el consejo de Pablo:

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 2 Corintios 6:14.

Ahora falta escuchar el pronunciamiento oficial, categórico y determinante de los pastores individualmente, y de las organizaciones cristianas venezolanas.

El Señor te conceda discernimiento espiritual.

Fuente:

 

VENEZUELA, DIOS ESTA EN CONTROL

El hombre lloraba desconsolado, un hondo pesar le embargaba, tenía conocimiento de que el personaje elegido para dirigir los destinos del pueblo había fracasado estrepitosamente, y desechado de seguir gobernando. Era su amigo, participó en el acto de elección e investidura del cargo, le había aconsejado durante el ejercicio de sus funciones, y compartido momentos difíciles.

No era muy grata la situación que vivía, y menos aun la tarea que se le había encomendado.

Así estaba el hombre hasta que escuchó las palabras que le sacaron de su mar de angustia:

“¿Hasta cuándo te lamentas por Saúl, después que yo lo he desechado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite y ve; te enviaré a Isaí, el de Belén, porque de entre sus hijos he escogido un rey para mí.” 1 Samuel 16:1, BLA.

De este modo se resolvió la crisis existencial de Samuel, y de la Nación ante el estrepitoso fracaso de Saúl como rey de Israel.

Saúl era un hombre apuesto, valiente, luchador, elegido por el pueblo cuando Israel decidió pedir un rey; pero era un hombre débil de carácter; autosuficiente, y sobre todo desatento a la dirección divina. Actuaba de conformidad a sus intereses, deseoso de mantener buenas relaciones con personas que nada tenían que aportar a los intereses de la Nación.

En acto de soberanía, Dios decide su destitución, y no hubo fuerza capazas de contradecir los designios divinos. Las suplicas de Samuel, uno de los notables profetas de Israel, no fueron oídas; ni los tardíos gestos de arrepentimientos del rey, dieron resultados. En su lugar se dispone elegir un hombre “conforme al corazón de Dios”, 1 Samuel 13:14.

La historia de Saúl la puedes leer en 1 Samuel desde el capítulo 8 hasta el capítulo 31 de dicho libro.

Hemos reiterado en escritos anteriores que Dios es Soberano, y que tiene autoridad y poder para “poner y quitar reyes”, Daniel 2:37, 44. Por este motivo el pueblo  de Dios se ha dado a la tarea de clamar sin cesar, pidiendo que según su voluntad soberana determine y revele el camino a seguir, y sensibilice a los actores políticos para que comprendan y asuman el rol que les corresponde en esta coyuntura de cambio.

La manera como se desenvuelven los actuales acontecimientos revela que Dios esta encausando el proceso hacia una solución pacífica, enmarcada en los preceptos constitucionales, y sobre todo enrumbada hacia la reconciliación nacional. La mayoría lograda en la Asamblea Nacional, es un llamado de atención a cada uno de los actores políticos, ojalá capten el mensaje y lo asimilen.

Los hombres temerosos de Dios han recibido una gran lección: Dios oye el clamor de su pueblo, y responde. Ahora no es para quedarse extasiados, felicitándose por ese Dios tan maravilloso, misericordioso. Hay que seguir orando, pero simultáneamente proceder conforme a lo dispuesto en su Palabra.

Años mas tarde, cuando David, el hombre señalado que es según el corazón de Dios, y sucesor de Saúl, enfrentó a Goliat, en condiciones de desventaja, se acercó al corpulento, bien protegido y armado gigante, con unas contundentes palabras:

“Tu vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tu has desafiado.” 1 Samuel 17:45, LBLA.

Lo que sigue es ampliamente conocido, el gigante filisteo es milagrosamente derrotado, y con él los enemigos de Israel.

Bien podrá alguno declarar que Venezuela no es Israel, pero nosotros afirmamos que el Dios de Israel es el mismo Dios que actúa en Venezuela.

El nos declara en su Palabra, la Biblia:

“Porque yo sé los planes que tengo para vosotros” —declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11. LBLA

No te desanimes, no pierdas la esperanza. Confía, Dios esta en control.

Fuente:

  • La Biblia de las Américas.
  • Imágenes: Google.

PROFECÍA SOBRE VENEZUELA PARA EL 2016

Lo que ocurrirá en el futuro inmediato genera grandes expectativas en la mayoría de venezolanos y en buena parte del mundo con el que nos relacionamos. Vamos a develar lo que sucederá en Venezuela, con base a lo que establece la Biblia, la Palabra de Dios.

Antes de ofrecer la profecía tocante a Venezuela, conviene aclarar conceptos.

En la Biblia la profecía se refiere a un mensaje divino a través del cual se declara la condición del pueblo, por lo general la Nación de Israel, y luego se advierte los acontecimientos por venir, con base a esa situación del pueblo. O de una persona.

Veamos un ejemplo.

En el capítulo cinco del libro de Daniel, se describe lo que acontece en tiempos del Imperio Babilónico, bajo el dominio del rey Belsasar; un suceso denominado “La escritura en la pared”: Ocurre que el rey Belsasar ofreciendo un gran banquete a sus príncipes, con el gusto del vino ordena traer los vasos y copas que habían saqueado del Templo de Jerusalén, con los cuales se ofrece culto a Dios, para degustar vino en aquellos trofeos de guerra. En el curso de la celebración aparece una mano que en lo alto de una pared escribe un mensaje en lenguaje cifrado. El rey busca a Daniel quien le explica que el mensaje es de parte de Dios, y lo interpreta.

La escritura es MENE, MENE, TEKEL UPARSIN. Cuyo significado es:

  • Mene: Contó Dios tu reino y le ha dado fin.
  • Tekel: Has sido pesado y hallado falto.
  • Uparsin (peres): Tu reino ha sido roto y dado a los medos y a los persas.

Esa noche Darío el Grande, toma a Babilonia y da muerte al rey Belsasar. La Historia Universal ofrece detalles de ese suceso.

Este es el estilo de profecía en la Biblia. Dios hace un diagnóstico de la situación, y luego advierte las consecuencias.

Es semejante a los análisis situacionales de los expertos para predecir resultados, usando métodos estadísticos. En el caso de las elecciones argentinas, por ejemplo, los expertos pronosticaron que ningún candidato tenía opción clara para obtener el triunfo en la primera vuelta; así que advirtieron la realidad de una segunda votación, como ocurrió. Luego predijeron un triunfo de la oposición, lo cual sucedió tal como fue anticipado.

Los analistas no ocasionaron el triunfo de la oposición, ni adivinaron el porvenir, lo predijeron con base a la situación del País, y del comportamiento de los electores. Así es Dios, con la diferencia de que Él conoce la realidad presente, y además el futuro. Nada le es oculto.

Dicho esto, vamos con la profecía sobre Venezuela.

Partamos de un diagnóstico inicial. ¿Cuál es la situación sociopolítica venezolana?

  • La mayoría de venezolanos cifra sus esperanzas en los resultados del 6 de diciembre.
  • Si se es oficialista, una victoria electoral significará profundizar la revolución.
  • Si se es opositor, un triunfo en las urnas electorales significa un cambio en el sentido de las promesas que hacen sus voceros.
  • Los economistas, empresarios y comerciantes esperan una estabilización de la economía, sincerar el valor de las divisas, y un alza del precio del petróleo.
  • Los cristianos, divididos en revolucionarios y opositores oran a Dios para que favorezca su preferencia electoral.
  • Muchos esperan y anhelan la intervención de un organismo internacional que medie o propicie la salida de la crisis.

Este es un análisis somero, superficial de las condiciones de Venezuela. El análisis profundo lo hace cada uno que conoce y vive en carne propia la realidad cotidiana.

Con base a la realidad anteriormente descrita, ¿Qué se espera ocurra en el 2016?

Nada realmente auspicioso, esperanzador, que inspire confianza. Gane quien gane en las elecciones del 6D, el año que viene se agudizará la crisis en Venezuela, lo que estamos soportando es pálido ante lo que viene, y no como castigo de Dios, sino por la natural consecuencia de las actitudes y comportamiento del venezolano.

No hay que cambiar el escenario; hay que cambiar la actitud de los actores.

La esperanza de Venezuela está en una opción revolucionaria; o en una mayoría de la electoral de la Mesa de la Unidad, en la intervención de un órgano internacional o en el alza del precio del petróleo.

Pocos venezolanos, agrupados en una “gran minoría” conoce las causas, sabe cuál es la alternativa, y la difunde; encontrando poca receptividad, mínima aceptación, y ningún deseo serio de actuar en consecuencia al mensaje expuesto insistentemente.

Y este es el mensaje: Para “sacar” de la crisis a Venezuela tenemos que “volvernos a Dios”, asumir conscientemente las demandas que nos propone en su Palabra. Vivir de conformidad con los valores característicos de la sociedad venezolana, muchos de los cuales se establecen en la Constitución y las Leyes de la República.

La honestidad, la justicia legal y social, el respeto a las leyes y a los demás, el amor al trabajo, entre otros valores. Sé que esto suena a “religión” a “fanatismo”. Pero es el eterno mensaje contenido en la Biblia, la Palabra de Dios.

Aquellos países que practican estos principios, sin ser cristianos, han alcanzado un alto grado de desarrollo.

Japón es un ejemplo de un país que sin ser cristiano ha logrado grandes avances en su desarrollo gracias a que practica los principios contenidos en la Palabra de Dios; son parte de la cultura que les ha lanzado a ser parte del primer mundo.

Tal vez para muchos suena repetitivo, fastidioso, e insípido el mensaje contenido en Isaías 55:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Este es un mensaje vigente, pertinente.

Es un llamado no a la adopción de una religión, sino a despojarse de algo que está haciendo daño en Venezuela y el mundo: la impiedad, y la iniquidad.

Un impío es aquel que como el rey Belsasar en Babilonia toma las cosas sagradas, dedicadas a Dios, y las usa para satisfacer sus apetitos, sus deseos, profanándolas.

La iniquidad se refiere a la actitud inclinada a la maldad, a lo perverso, al mundo de la potestad de las tinieblas. Aquello que genera egoísmo, odio, rencor, agresiones, robos, corrupción, peleas, guerras.

El llamado es a despojarse de tales actitudes, de tal estilo de vida.

¿Cómo operar cambios significativos en Venezuela?

Cumpliendo lo establecido en la Constitución y las leyes; y adoptando los principios contenidos en la Palabra de Dios, que entre otras demandas es:

Lo que se pide no hacer:

A los cristianos:

  • Tener dioses ajenos, Éxodo 20:3,
  • Adorar imágenes, Éxodo 20:4,
  • Practicar la hechicería, Números 18:10-11.

Lo que se pide hacer:

A todos en general.

  • Practicar la justicia, Miqueas 6:8,
  • Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a sí mismo, Mateo 22:37-39,
  • Trabajar, ser productivo, Génesis 1:28,
  • En general, poner en práctica lo que dice la Biblia, Deuteronomio 28:1.

Tomando en cuenta las anteriores consideraciones, otro será tu futuro, y el de tu Nación.

Revisa el siguiente Material, y saca tus propias conclusiones:

Se bendecido.

Fuente:

Biblia: RVR60. Tomada de http://www.biblegataway.org

Imágenes: Google

Video: “No vale la pena hacer trampa”, Youtube