Archivo de la etiqueta: proceso de paz

RECONCILIACIÓN

Considerando el panorama mundial, observamos la existencia de graves conflictos externos entre diversos países; tanto como crisis internas en otros, que igualmente han desembocado en tensiones y conflictos. En virtud de lo cual, se requiere de intensos esfuerzos para lograr la reconciliación externa, e interna de los países en crisis.

El término reconciliación es la unión del prefijo “re” y el verbo “conciliar”, que significa volver a un estado de conciliación. Este último término, según el diccionario de la RAE, es “la acción de componer y ajustar los ánimos de los que estaban opuestos entre sí”. Por tanto, es un proceso que resulta en una situación de concordia, o de acuerdo, entre diferentes partes que por diversas circunstancias se había fracturado.

La reconciliación es el acto amistoso entre oponentes, que restaura una relación social alterada por un conflicto. Es decir, la reconciliación es un mecanismo de resolución de conflictos.

Son muchos los autores que han escrito sobre lo que puede significar reconciliación.

En Berlín, entre los días 31 de enero y 2 de febrero de 2005, más de 60 expertos de cinco regiones distintas del mundo debatieron sobre los procesos de reconciliación, y compararon sus experiencias regionales específicas. El consenso fue claro: no existe una definición unívoca del término reconciliación. La conferencia se desarrollo bajo el título: “De la asunción del pasado a una cooperación futura”, Desafíos regionales y globales de la reconciliación. Berlín 2005.

En la mayoría de los idiomas participantes en el debate ni siquiera existe traducción literal del término como tal. Ante esta situación plantearon una clara advertencia a la comunidad internacional: utilizar el término reconciliación podría despertar rechazo en un país determinado por esta causa. Si no existe una palabra propia para el término reconciliación, las personas podrían percibir la cuestión como un intento de imponer una ideología, o una perspectiva, de factura occidental que no tiene sentido en su realidad cotidiana.

Los expertos estuvieron de acuerdo en lo siguiente:

  • La reconciliación no incluye necesariamente el “olvido”, y sin duda no incluye el “perdón”;
  • Es un proceso de largo plazo que no sigue pasos concretos, sino más bien una dinámica altamente dependiente del contexto específico;
  • Debe provenir del interior de la sociedad, y no puede ser impuesta desde fuera;
  • No cabe esperar una reconciliación individual: en enfoque debe centrarse más bien en una reconciliación social;
  • La reconciliación tiene que ser un proceso colectivo e incluyente, y demanda un cambio profundo a nivel social y político.

Mediante el proceso de reconciliación las partes involucradas en un conflicto inician una relación que les lleva a una comprensión mutua de lo sucedido, superan sentimientos de odio y rencor desarrollados durante el enfrentamiento, inician un mutuo reconocimiento y sientan las bases para un pacto tácito, espontáneo y voluntario de amistad.

La reconciliación como un proceso sociopolítico

La reconciliación está íntimamente ligada con la disculpa, la justificación y el perdón.

El perdón se define como: “Disposición de abandonar el derecho de uno mismo al resentimiento, al juicio negativo o al comportamiento indiferente hacia el que nos ha herido de forma injusta, al mismo tiempo que se promueven cualidades inmerecidas como la compasión, la generosidad e incluso el amor hacia aquella persona.

Es importante distinguir entre perdón y reconciliación puesto que los matices son muy sutiles y la finalidad de cada uno también.

El perdón es un proceso individual, que requiere de un trabajo psicológico y moral, donde se superan sentimientos como el resentimiento, el juicio negativo o la indiferencia hacia quienes nos han hecho daño; y afloran sentimientos como la compasión, la generosidad y el amor hacia el victimario. A diferencia de la reconciliación, el perdón apela a la empatía, a la capacidad de ponerse en el lugar del otro para propiciar conductas proactivas y disminuyan las agresivas.

La reconciliación supone restituir las relaciones, de manera que ya no es un proceso individual, implica un acercamiento voluntario de las partes en conflicto, que buscan conectarse de nuevo, sin tener que obligatoriamente perdonar al otro.

Desde un enfoque socio-político, la Reconciliación es un proceso continuo de reconstrucción de “tejido social” y de instituciones legítimas y legales constituidas bajo un orden democrático estable. Es entrar en un diálogo abierto, para hacer frente a la violencia que se hizo presente en una parte de la historia de un pueblo o una nación, y proyectar con bases sólidas un futuro viable para todos los actores que intervienen en el conflicto. Maria A. Bueno Cipagauta,2006; «La reconciliación como un proceso socio- político. Aproximaciones teóricas».

Concepción democrática de la reconciliación

Se basa en el ejercicio activo de la ciudadanía y en la reciprocidad democrática como requisitos fundamentales para una paz duradera.

Esta concepción de reconciliación exige el reconocimiento de todos como ciudadanos, con derecho a participar activamente en las discusiones políticas, y también con derecho a disentir. Esta concepción implica que todos los actores sociales participen activamente en la toma de decisiones sobre el futuro de la sociedad, y que lo hagan a pesar de tener visiones distintas o antagónicas. Con esta forma de comprender la reconciliación, los sentimientos de los distintos actores sociales se posicionan en el centro de la discusión.

La reconciliación es necesaria, para que haya paz en el mundo.

Fuente: Wikipedia. La Enciclopedia Libre

AÑO INTERNACIONAL DE LA RECONCILIACION

La Organización de las Naciones Unidas ha declarado el 2009 como el “Año Internacional de la Reconciliación”.

Al observar el panorama mundial, uno se da cuenta de que tal iniciativa es de urgente aplicación. Personas, vecinos, familias y naciones se encuentran enfrentando  diversos tipos de conflictos.

Existe una Guerra Mundial no declarada. No es solo el conflicto en torno a la Franja de Gaza, que en la actualidad tiene la más amplia cobertura. Observe estos datos:

En la actualidad existen más de 40 conflictos armados en el mundo.

A finales del siglo XX el escenario de las guerras ha sido el Sur, así, desde 1945 ha habido 120 conflictos con 20 millones de personas asesinadas, más que en la 2ª guerra mundial.

La segunda industria más importante después del petróleo es el armamentismo.

Resultado de  la “Operación tormenta del desierto”: Niños nacidos sin ojos, órganos adheridos al estómago o a la espalda, sin extremidades, incluso sin cabeza son las víctimas de la guerra.

En los últimos 3 años, 16 países africanos, con unos 150 millones de personas, se han convertido en escenario de guerras.

En los últimos 10 años la guerra ha provocado en los niños 2 millones de muertos, 6 millones gravemente heridos o permanentemente discapacitados, 1 millón de huérfanos o separados de sus familias, y 15 millones de refugiados y desplazados.

Dos mil niños desaparecidos en Sierra Leona, se les usa como porteadores y las niñas se convierten en esclavas sexuales.

Medio millón de niños son utilizados como soldados en 87 países de todo el mundo. Niños que aprenden que la violencia es la primordial forma que adoptan las relaciones humanas.

Más de 80 estados tienen legalizada la pena de muerte.

153 países practican la tortura.

Por ello, la Resolución de la ONU es de urgente aplicación.

He aquí un resumen de la misma:

Consciente de que el diálogo desde posiciones de respeto y tolerancia entre los oponentes es un elemento esencial de la paz y la reconciliación,

Consciente también de que la verdad y la justicia son elementos indispensables para lograr la reconciliación y la paz duradera,

Teniendo en cuenta el rol que deben asumir los medios de comunicación en relación con los procesos de reconciliación,

Convencida de que la proclamación de un año internacional de la reconciliación a fines del primer decenio del nuevo milenio proporcionará a la comunidad internacional la oportunidad de impulsar, con la participación activa de todos los interesados, los esfuerzos por abordar procesos de reconciliación, que constituyen una necesidad y condición para la construcción de una paz firme y duradera,

1. Expresa su firme determinación de impulsar procesos de reconciliación en aquellas sociedades que se encuentran enfrentadas y/o escindidas por conflictos;

2. Decide proclamar el año 2009 Año Internacional de la Reconciliación;

3. Invita a los gobiernos y organizaciones internacionales y no gubernamentales interesadas a que apoyen los procesos de reconciliación entre sociedades enfrentadas y/o escindidas y a que planifiquen y lleven a cabo programas culturales, educacionales y sociales adecuados para promover el concepto de reconciliación, incluso mediante la celebración de conferencias y seminarios y la difusión de información sobre el tema.

56ª sesión plenaria, 20 de noviembre de 2006

La RECONCILIACION es un proceso mediante el cual se alcanza la armonía entre las partes enfrentadas, a través del dialogo, admisión de responsabilidad, y perdón.

Para alcanzarla, las partes involucradas en un conflicto inician una relación que les lleva a una comprensión mutua de lo sucedido, superan sentimientos de odio y rencor desarrollados durante el enfrentamiento, inician un mutuo reconocimiento y sientan las bases para un pacto tácito, espontáneo y voluntario de amistad.

La reconciliación recupera las capacidades derivadas del perdón y la comprensión de los hechos, y restaura las capacidades afectivas.

Como se observa el término reconciliación deriva de la unión de dos palabras. El prefijo “re”, y la palabra “conciliación”.

Es decir: volver a conciliar.

Para que ello ocurra, se requiere que una de las partes admita su responsabilidad; justifique su conducta, de cuenta de ella; y, obtenga el perdón.

De ahí que este proceso es muy difícil porque se requiere madurez, humildad, equidad y sentido común para iniciarle. No es tan fácil dar el primer paso, admitir la responsabilidad de los hechos. La tendencia es culpar a los demás.

Si alguien me agrede. Ese acto tuvo un origen, algo que desencadenó la reacción agresiva. Mi actitud aprendida es culpar al otro por semejante conducta. Pero, ¿Qué del estimulo que generó la agresión?, ese es de mi propia cosecha. Toda acción genera una reacción.

A la par de declarar el Año Internacional de la Reconciliación, necesitamos promover en el hombre una actitud de compromiso con el otro, de perdón, de aceptación, de convivencia.

Es verdad que el trasfondo de los conflictos es económico, político, racial, religioso. Pero en esencia, es el ansia de dominio, la arrogancia, el egoísmo que subyace en el corazón del hombre.

Para lograr la reconciliación, el hombre necesita reconciliarse consigo mismo. Amarse a si mismo, perdonarse a si mismo, aceptarse a si mismo; reconocer los errores y ofensas contra los demás. Y, requiere la capacidad de pedir perdón. Ello no es tan fácil.

Desde la perspectiva espiritual, la Reconciliación comprende: el examen de conciencia, admitir la responsabilidad por el hecho cometido; el arrepentimiento, dolor por la falta cometida, y propósito de enmienda; confesar ante el Padre Celestial la culpa; y obtener el perdón.

Conforme al pensamiento de San Pablo, la reconciliación se logra a través de la fe en Jesucristo, quien reconcilia con el Padre y con el resto de los hombres.

Uno piensa en la RECONCILIACION entre los países enfrentados por conflictos y guerras. Pero qué de los conflictos generados en pequeña escala entre parejas, familias, vecinos, amigos. Estos, aunque no tengan la relevancia de una conflagración internacional, son tan graves y nocivos como aquellos, o quizá más; porque se generan en nuestro entorno íntimo.

A estos tenemos que atender con mayor cuidado y dedicación.

Vamos a propiciar la RECONCILIACION mundial en este año 2009, y los subsiguientes; comenzando con los más cercanos a nosotros.

Recomiendo difundir este mensaje por todo el mundo.

Para leer Resolución de la ONU A/RES/61/17: A Asamblea General

Fuente:

Planeta Sedna

Wikipedia

Imágenes: Google