Archivo de la etiqueta: pensamiento positivo

CUANDO REPRIMO EL LLANTO, ME DA ASMA

Las emociones son mecanismos naturales internos de los que hemos sido dotados para adaptarnos al ambiente que nos rodea. La adecuada expresión de estos mecanismos adaptativos, contribuye a nuestra calidad de vida, bienestar general, y especialmente a disfrutar la vida en forma natural y plena.

Una buena dosis de sonrisas, por ejemplo,  va a generar reacciones placenteras en el organismo, a propiciar una sensación de felicidad, de plenitud, y a enriquecer las relaciones interpersonales.

De donde creen Uds que salieron mis tres muñecas___

De alguna manera hemos asumido la falsa creencia de que existen emociones buenas, y otras negativas. En realidad ninguna emoción es negativa, porque son mecanismos de respuestas naturales ante las diversas situaciones de la vida.

La ira, por ejemplo, es una reacción natural de defensa del yo; que hay que expresar y canalizar adecuadamente. Si se reprime, no se reconoce, y se acumula, va a ejercer presión buscando siempre una salida. Cuando no se puede manifestar abiertamente el enojo con la persona que corresponde, lo mejor es  descargar físicamente esa tensión.

Salir a trotar, darle golpes a una almohada, respirar profundamente,  o llorar, son conductas que no tienen consecuencias graves, ni agreden a nadie; lo importante expresar el disgusto, y canalizar la reacción negativa que nos provoca.

Es que toda emoción que no se expresa, va a buscar salida de alguna manera; y en algún momento, cuando se produce una situación similar que la origina, va a explotar.

Se ha dicho que en Japón, las grandes corporaciones han dispuestos lugares apropiados, para que los ejecutivos descarguen sus tensiones acumuladas, dando  garrotazos, rompiendo vidrios, o dando golpes a maniquíes, con el objeto de liberar tensiones, relajarse y poder así continuar trabajando normalmente.

Según los expertos en ciencias de la salud, la ira reprimida se manifiesta en el cuerpo a través  abscesos,  granos, fiebre, e inflamaciones diversas.

Una declaración asombrosa es que el asma representa un llanto reprimido. Cuando una persona  evita llorar, tiende a faltarle la respiración, se ahoga. De igual modo nos ahogan los afectos que no nos dejan respirar. 

Se dice que probablemente los niños asmáticos tienden a sentirse culpables por los problemas familiares, por lo que algunos se castigan con un ataque de asma. Ese tipo de asma, por lo general se cura cuando crecen y se van del hogar.

En el caso de la anorexia y la bulimia representan el rechazo extremo a sí mismo; en esta circunstancia, se concentra el rechazo en el propio cuerpo, que no se acepta, ni se aprueba, pudiendo llegar hasta  morir de hambre.

Otro aspecto digno de consideración, se refiere a los accidentes; muchos de éstos  parecen casuales, cosas del destino según algunos, fatalidad opinan otros; más según Freud la causa de los accidentes son inconscientes. Se afirma que atraemos a los accidentes con nuestra forma de pensar.

Los estudios sobre este fenómeno revelan que hay mucha gente que es propensa a tener accidentes; que han sido enyesadas varias veces, han sufrido quemaduras, cortes, ataques en la calle, mientras que otros en las mismas circunstancias, y áreas de acción, nunca han sufrido accidente  alguno.

El pensamiento negativo generalizado puede llegar a producir una vida catastrófica, en tanto las  personas con actitudes optimistas, que poseen alta la autoestima, y defienden sus valores, se revelan como exitosas y prósperas.

Sabemos que la piel es la frontera entre nosotros y el mundo circundante. Si vivimos a la defensiva nos llenaremos de todo tipo de alteraciones dérmicas para protegernos.

Un dato de interés lo representa saber que el dolor de rodillas indica una personalidad obstinada, poco propensa a la humildad, o a dar la razón, y los problemas en la espalda son comunes en las personas cargadas con responsabilidades que las superan.

Por lo general es difícil aceptar la importancia que tiene el pensamiento sobre el buen funcionamiento del cuerpo, y la calidad de vida; sin embargo es increíble, por lo sencillo,  que es fácil evitar dolores y enfermedades, con sólo cambiar los patrones de pensamiento.

La clave está en cambiar nuestro modo de ver el mundo y atreverse a pensar  en positivo, siendo optimista, esperando siempre lo mejor, y evitando hacer pronósticos desfavorables en cualquier orden de la vida.

Razón tenía el apóstol Pablo cuando expreso en una de sus cartas:

4 Alégrense siempre en el Señor. Repito: ¡Alégrense! 5 Que todos los conozcan a ustedes como personas bondadosas. El Señor está cerca.

6 No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. 7 Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.

8 Por último, hermanos, piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza.

9 Sigan practicando lo que les enseñé y las instrucciones que les di, lo que me oyeron decir y lo que me vieron hacer: háganlo así y el Dios de paz estará con ustedes.

Filipenses 4:4-9

Fuente: Psicología, la Guía 2000

Imágenes Google

Versión de la Biblia: La Biblia al Día.

PIENSA Y CREA

Sentir el corazón oprimido, como atenazado por una mano de hierro; desanimo, tristeza, pesar, fatiga, cansancio, desesperanza, vacío, impotencia, inconformidad, decaimiento. Una mezcla de sensaciones desagradables, inquietantes, dolorosas.

Alegría, euforia, placer, entusiasmo, energía, esperanza, plenitud, confianza, bienestar, poder, triunfo, gozo. Una combinación de emociones placenteras, gratas, estimulantes.

¿Qué puede generar semejantes estados de ánimo?

Un pensamiento, una determinación, una decisión, una persona.

Somos dueños de lo que sentimos,

Tal vez podemos atribuir a otros lo que nos pasa, o experimentamos.

Más al fin y al cabo, aunque los demás ejercen grandes influencias sobre nosotros, es imposible que puedan determinar lo que internamente decidimos sentir.

Que poder más extraordinario posee el pensamiento.

Un pensamiento crea.

Un pensamiento destruye.

Alguien ha afirmado que todo lo que existe, primero ha surgido en forma de pensamiento.

Eso tiene validez para las grandes creaciones universales; tanto como para las sutiles emociones que experimentamos.

Uno puede pensar en las grandes pirámides de Egipto. Cada una de ellas no surgió espontáneamente; primero vino a la mente de un creativo, que luego la llevo a realización.

Igual ocurre con las grandes tragedias humanas.

El fuego que incendió a Roma, en época del Imperio, no  fue producto de una chispa de ignición simplemente. Primero se ideo en la mente de alguien. Algunos lo atribuyen a Nerón.

Así pues en la mente surgen grandes creaciones para bienestar de la humanidad; tanto como creaciones para destruir.

Te puedes imaginar cómo fue tomando forma la idea que finalmente tuvo concreción en la bomba que explotó sobre la ciudad de Hiroshima; igual al proceso que dio lugar a la creación del vehículo automotor.

Todo está en la mete, surge en la mente, se procesa en la mente. Un pensamiento.

Por este motivo es que necesitamos ejercer mayor control sobre los pensamientos; tarea difícil, casi imposible; mas hay una sabia recomendación, pensar positivamente.

San Pablo expresó:  “…todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo,  todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad…” Filipenses 4:8.

¿Recuerdas las palabras iniciales de este artículo?

Las sensaciones que experimentaste a  medida que leías tales palabras, desaparecieron al cambiar el enfoque, cuando comenzaste a poner en tu mente otras ideas.

Cuan acertadas son las palabras, “cambien su manera de pensar, y cambiara su manera de vivir…”