Archivo de la etiqueta: pena

MENTE SANADORA

Dando continuidad al tema Mente Sanadora, vamos a considerar las siguientes estrategias para el desarrollo de una mente sana.

Revisemos otra estrategia: Supera la culpa.

Existen dos tipos de culpas. La culpa legal, y la culpa psicológica, o sentimiento de culpa.

La culpa legal, se resuelve en los tribunales; y acarrea sanciones civiles o penales; de acuerdo al estado de derecho.

Cuando una persona comete un delito, es juzgada en un tribunal, y recibe la pena correspondiente a la magnitud de la falta. Una vez cumplida la pena, se extingue la responsabilidad legal; la persona es libre, y no puede ser juzgada nuevamente por aquel delito.

La culpa psicológica se procesa en la mente. La denominaremos, sentimiento de culpa.

Esta emoción está centrada en el pasado, es originada por hechos, u omisiones que consideramos errados, y es propia de personas que tienden a vivir en el pasado. Mediante el sentimiento de culpa, nos castigamos, mentalmente, por los hechos u omisiones erradas del pasado. Se procesa mediante un círculo vicioso; este funciona de la siguiente manera:

Primero: Se piensa en el hecho, u omisión errada

Segundo: Aparece el sentimiento de culpa

Tercero: Se otorga el castigo por error cometido

Cuarto: Se obtiene expiación, liberación de la culpa

En el tercer paso del proceso, “el castigo”, se concede mediante dolores de cabeza, tristeza, remordimiento, depresión, entre otros.

Este mecanismo en nada nos ayuda a resolver el sentimiento de culpa; por el contrario lo que hace es perpetrarlo; porque no resuelve el sentimiento de culpa, al contrario, lo mantiene.

Mediante este mecanismo, usted se castiga indefinidamente por el mismo error u omisión.

¿Qué hacer para liberarnos del sentimiento de culpa?

Primero: Reconozca el error, u omisión; acéptelo

Segundo: Piense que usted no es infalible, que puede errar

Tercero: Pida perdón a la persona a quien le hizo daño, si fuere el caso

Cuarto: Perdónese usted mismo

Quinto: Libérese de la culpa

La próxima vez evoque error u omisión, o alguien se lo recuerde; considérese perdonado, libre de culpa. No siga el juego, no caiga en el círculo vicioso.

Es importante tomar conciencia de que el hecho, o circunstancia, por la cual aparece el sentimiento de culpa, no existe en la realidad. Existe solo en su mente, por cuanto es un hecho pasado. Es decir, usted está experimentando una sensación de dolor, vergüenza, culpa, por algo que no existe, sino en su mente.

Por otra parte, es posible que la persona ofendida, o agraviada, ya lo haya perdonado, y olvidado el hecho.

Ahora, si se siente culpable por algo que no hizo, perdonase, y punto final.

Así que libérese del sentimiento de culpa, y siga experimentando hoy, la belleza de vivir el presente. Algo constructivo que puede hacer sobre su pasado, es no volver a cometer el mismo error; ha obtenido aprendizaje; de manera dolorosa, pero aprendizaje al fin.

Tomemos nota de otra estrategia: enfrenta la ansiedad.

La ansiedad, es una emoción orientada hacia el futuro; es la sensación de angustia por las cosas que ocurrirán en el porvenir. Está íntimamente ligada a la preocupación.

La ansiedad tiene su origen en la preocupación por las cosas que pueden ocurrir en el futuro.

Hay que reconocer que el futuro es incierto. Aun cuando hay mecanismos, y formulas para predecir la ocurrencia de ciertos hechos, es imposible predecir con exactitud lo que sucederá dentro de cinco años.

En el mundo de la astronomía, se puede predecir con exactitud la posición de un planeta en un momento determinado. No ocurre así, con los fenómenos sociales, y menos aun en relación con nuestra vida.

Cuando usted se preocupa por el futuro, y siente ansiedad, está experimentando una emoción por algo que no existe, sino en su mente. Semejante a la culpa, pero de orientación diferente; aquella al pasado, la ansiedad hacia el futuro.

¿Cómo puede vencer la ansiedad?

Actuando hoy, sobre aquellas cosas en las que usted puede intervenir, y tener fe en que el futuro es promisor; esperanza en que las cosas irán bien.

¿Recuerda la fabula de la hormiga y la cigarra? La hormiga estaba consciente de que se aproximaba el invierno, por lo cual tenía que hacer previsiones para ese porvenir, ocuparse en almacenar alimentos. Habría sido inútil que la hormiga se preocupara y estuviera ansiosa por la llegada del invierno, y no almacenara alimentos.

La moraleja es que la ocupación, es un antídoto contra la preocupación.

Usted tiene un proyecto para el futuro. No se preocupe por ese proyecto, ocúpese cada día en los pasos requeridos para hacerle realidad.

Continúa…

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia Libre

Imágenes Google

Material usado con fines de orientación; sin propósitos de lucro.

EDMUNDO CHIRINOS SOLICITA EL PERDON DE LA PENA

El psiquiatra y exrector de la Universidad Central de Venezuela Edmundo Chirinos, pidió al presidente de Venezuela en carta pública, el indulto para que le sea perdonada la condena a 20 años de prisión que recibió el año pasado por el homicidio de Roxana Vargas Quintero. Alegó tener “más de un año de estar en la cárcel, en una celda insólitamente inadecuada para una persona de 77 años”, añadió que se encuentra “muy enfermo”. Chirinos envió la carta pública al jefe de Estado y a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz. La información fue revelada por varios medios de la prensa venezolana.

El conocido psiquiatra y catedrático universitario, también candidato presidencial en las elecciones de 1988, fue condenado, el 29 de septiembre de 2010, a prisión de 20 años por el asesinato, en julio de 2008, de una joven universitaria paciente suya, de tan solo 19 años de edad.

El Tribunal 5 de Juicio de Caracas encontró a Chirinos culpable del asesinato de la estudiante de Comunicación Social, Roxana Vargas,  ordenó su reclusión,  además de inhabilitarlo para el ejercicio profesional de la psiquiatría. La estudiante desapareció el 12 de julio de 2008 y fue hallada dos días después sin vida, en el sector Parque Caiza, en la carretera Petare-Guarenas. Entre las pruebas que inculparon a Chirinos destacó el hallazgo de sangre de la joven en su consultorio, así como un “blog” de la universitaria en el que daba detalles sobre una presunta relación sentimental con el septuagenario psiquiatra.

De acuerdo con la investigación, el día en que desapareció Roxana, el psiquiatra realizó seis llamadas a la joven, prueba que junto con el testimonio de los familiares ayudó a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) a determinar que el principal sospechoso del homicidio era el ex rector de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Las dudas se disiparon tras un allanamiento al consultorio del psiquiatra. En el mismo, después de realizar varias pruebas de luminol, localizaron rastros de sangre en la pared, en la alfombra, y en el diván, donde además se encontró uno de los zarcillos de la víctima. Asimismo se determinó que la víctima fue arrastrada 3 metros, 20 centímetros. Después de realizar el análisis de ADN, se llegó a la conclusión de que la sangre localizada en el consultorio, pertenecía a Vargas.

Otra prueba, presentada durante el juicio, se obtuvo en un allanamiento realizado a la residencia de Chirinos; allí se localizaron 1.200 fotos de pacientes, mujeres desnudas, mientras el psiquiatra abusaba de ellas, valiéndose de sedantes.

Un elemento determinante para establecer la responsabilidad de Chirinos, fue el blog personal la estudiante, quien en mensaje enviado a través de esa vía, advertía a las personas a no acudir a las citas médicas con el psiquiatra, pues abusaba sexualmente de sus pacientes. La publicación de ese texto fue lo que hizo estallar en cólera a Chirinos, razón por la cual discutió con la estudiante.

Durante las audiencias de juicio, Chirinos, negó ser responsable del delito por el cual iba a ser condenado, reiteró en varias oportunidades que la sangre, el zarcillo y las fotografías encontradas por los funcionarios en los allanamientos, se las sembraron.

El indulto solicitado por Chirinos, esta basado en su condición de salud, al hecho de tener 77 años, y a que el lugar donde esta recluido no reúne las condiciones para su estadía. La legislación venezolana establece que una persona de más de 70 años no puede ser encarcelada; cumple la pena en casa. Es decir, se le otorga casa por cárcel.

El indulto supone el perdón de la pena, más el indultado sigue siendo culpable.

Fuente:

La Verdad.com

El Universal.com