¿PUEDE UN PASTOR ASPIRAR LA PRESIDENCIA DE UNA NACIÓN?

Hay preguntas que surgen en los creyentes cada vez que se avecina una contienda electoral y alguna personalidad en los medios evangélicos decide optar por un cargo de elección popular, aquellas son:

¿Es conveniente que un cristiano evangélico participe en la política? ¿Es lícito que un pastor aspire un cargo de elección popular? ¿Contradice el llamado Divino el que un pastor aspire la nominación presidencial? O, ¿Ser candidato a uno de los cuerpos deliberantes?

Resultado de imagen para palacio de miraflores

¿Qué dice la Biblia al respecto? Antes de adentrarnos en el esclarecedor Texto Sagrado, revisemos algunos conceptos.

¿Qué entendemos por política?

He aquí una idea de lo que es política:

Política (latín politĭcus, griego antiguo πολιτικός politikós, masculino de πολιτική politikḗ, que significa “de, para o relacionado con los ciudadanos”) es el proceso de tomar decisiones que se aplica a todos los miembros de un grupo. También es el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.​ La ciencia política constituye una rama de las ciencias sociales que se ocupa de aquella actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común. Es la ciencia social que estudia el poder público o del Estado. Promueve la participación ciudadana al poseer la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para garantizar el bien común en la sociedad.

De conformidad con lo anterior estamos inmersos en el mundo de la política ya que convivimos en distintos grupos sociales organizados para cumplir determinados fines. En tal orden de ideas esas organizaciones de las cuales formamos parte establecen las “políticas” que rigen su funcionamiento.

¿La política es mala? ¿Corrupta? No, los malos o corruptos son los políticos carentes de valores ciudadanos. Es como afirmar que la medicina es mala porque hay médicos que practican el aborto, pido me disculpen los médicos por este ejemplo.

Lo que se pretende significar cuando se establece que las iglesias no se inmiscuyen, o participan, en la política es que no intervienen en asuntos electorales haciendo campañas en favor de algún candidato, y aquello es correcto; sin embargo la feligresía necesita ser orientada sobre sus responsabilidades cívicas y el ejercicio de un sufragio consciente para que no vuelva a ocurrir el fenómeno venezolano en que a un país nominalmente denominado cristiano, en su mayoría, se le esté  imponiendo, por una minoría, un sistema fundamentado en principios y valores no cristianos.

¿Qué establece el texto sagrado al respecto? Mucho.

Si acudimos al Antiguo Testamento comprobaremos que desde Abraham hasta Jacob, estos grandes hombres tuvieron una intensa vida política, ejerciendo como jefes de tribus, equivalente a los actuales hombres de estado. José es un prominente estadista, que intervino en el escenario político para salvar a Egipto de un colapso económico.

A partir de Moisés, los hombres de Dios son prominentes políticos a cargo de organizar, en nombre de Dios al pueblo de Israel.

En Sinaí se establece la Teocracia Hebrea, el gobierno de Dios como Monarca, así Jehová se constituye en Estadista y gobierna a Israel por intermedio de Moisés, en su condición de jefe administrativo, un Primer Ministro, y el sacerdote, como autoridad legal y espiritual.

Desde Moisés hasta Samuel, Jehová es el Gobernante de Israel; en la época de Samuel el pueblo pide rey, y Dios lo permite, 1 Samuel 8:7, hasta ese día Jehová fue el rey de Israel. En aquel momento surge la Monarquía Hebrea, y desde Saúl hasta Sedequías, el último rey de Israel, 2 Reyes 25:5-7, los hombres de Dios tuvieron una intensa actividad política. El rey estaba a cargo de gobernar al pueblo, y guiarle a la batalla, el sacerdote responsable de los aspectos legales y espirituales.

Resultado de imagen para menora

Menorá, una lámpara encendida, emblema del pueblo hebreo

Cuando ambas instituciones se pervertían, el monarca y el sacerdote se desviaban del camino trazado, Dios enviaba a otro emisario suyo para inmiscuirse en política. Eran los profetas que intervenían  en política ya que iban a Palacio a dictar pauta sobre la responsabilidad del rey en lo concerniente a su ejercicio como gobernante, 2 Crónicas 36:15-16.

Y digo: se inmiscuían en política; porque la intervención de ellos no era bien vista por muchos gobernantes, como el caso de Elías durante el nefasto reinado de Acab, 1 Reyes 15:17-19.

En el exilio de Israel se destaca la prominente figura de Daniel, otro hombre de estado, tanto como Ester, Mardoqueo; Esdras, Nehemías.

En el caso de Jesús, igualmente tuvo una intensa actividad política; le fue necesario bregar frecuentemente con las autoridades sobre asuntos de estado, y aspectos legales. Recordemos aquella pegunta:

¿Nos es lícito dar tributo a César, o no? Lucas 20:22.

Tal interrogante contiene un trasfondo político, en este caso mal intencionado.

Cuando Jesucristo afirma haber establecido el Reino de los Cielos, se convierte en Estadista, pues como Rey de ese reinado ejerce funciones de gobierno; al cual por cierto pertenece en la actualidad todo seguidor suyo.

Estadista es: todo responsable político de un país, aquel que dirige el Estado y controla en forma significativa al Poder Ejecutivo o al Poder Legislativo, junto al Jefe de Estado.

El apóstol Pablo, aun cuando no se le considere estadista, pues no ejerció funciones de gobierno, fue un hábil político que conociendo la ley judía, y el derecho romano hizo uso de ambos en su defensa al derecho de proclamar el evangelio.

Y es Pablo, quien inmiscuyéndose en política establece que “hay que someterse a las autoridades superiores”, Romanos 13:1. No pases por alto que la autoridad superior en aquel momento era el Imperio Romano, políticamente hablando; ya que Pablo insistió en estar bajo otra autoridad superior, él reconocía el Señorío de Jesucristo.

Retomando el tema original de este escrito, ¿Puede un pastor participar en la política? Considerando el significado de “política”, tal y como lo señalamos anteriormente, pues siempre actúa en ese ámbito.

Formulemos la pregunta de otro modo, ¿Puede un pastor optar por la candidatura presidencial? Revisando lo que a este respecto se establece en la Biblia, no encuentro prohibición alguna; excepto aquello de “no conformarse a este siglo”, Romanos 12:2, pero ese consejo vale para todas las dimensiones de la vida del creyente.

Imagen relacionada

Un pastor, si cursó estudios en un seminario, ha sido formado en el dominio de la teología, hermenéutica, en la enseñanza, en la homilética, en administración eclesiástica, e incluso en reglas parlamentarias, entre otras disciplinas.

Y si no ha estudiado en un seminario, por razones de su  ministerio se ha capacitado en aquellas disciplinas de manera autodidacta, y por la práctica de las mismas.

De modo que un pastor está calificado para ser presidente de una República, como cualquier otro ciudadano, y tiene algunas ventajas por sobre los demás contendores, dada su condición de siervo de Dios.

En nuestro país se da un fenómeno interesante, y es que cuando algún líder de cualquier iglesia decide incursionar en el ámbito electoral, los principales oponentes son sus propios hermanos. Algo así ocurrió cuando el hermano Germán Núñez, un recordado pastor bautista, y líder evangélico nacional, hace años decidió optar por una curul en el Parlamento, fue descalificado y Venezuela perdió por aquella vía un excelente parlamentario.

Respecto del pastor que acaba de inscribir su nombre en el órgano electoral rector para optar a la silla presidencial, lo único objetable es la ocasión. Está participando en un proceso que ha sido convocado, según los voceros de la oposición, y de la mayoría ¨Países del mundo occidental,  fuera del estado de derecho, no es legal.

En otras condiciones electorales, sus posibilidades de obtener la silla presidencial serían muy altas. Según los estudios de intención de votos, emanados de su comando de campaña, la candidatura suya recibe más apoyo que los restantes candidatos; y no es de extrañar pues ese fenómeno electoral llevó al fallecido y recordado Hugo Chávez a la presidencia de la república.

Esta coyuntura electoral, y la profunda crisis que vive Venezuela, debe ser tema de reflexión del liderazgo evangélico venezolano,  para que entienda que su papel es fundamental en la salida de esta trágica situación. Y que un líder cristiano es una excelente opción en este mar enrarecido, incluso un pastor que reciba la el apoyo de todo el pueblo evangélico es una opción ganadora. Recuérdese que aun en los más remotos pueblos de la geografía venezolana hay varias congregaciones evangélicas influyendo en sus comunidades.

Malaquías tiene algo que decir sobre este aspecto:

Es el deber de los sacerdotes enseñar a la gente a conocerme, y todos deben acudir a ellos para recibir instrucción, porque ellos son mensajeros del Señor Todo Poderoso. Malaquías 2:7. DHH.

En la época de Malaquías se hace alusión a los levitas, encargados del culto a Jehová entre quienes se elegía a los sacerdotes; en el Nuevo Testamento se refiere a todo creyente en el sentido del  sacerdocio universal de todo cristiano, según 2 Pedro 2:9.

El liderazgo evangélico tiene un llamado bíblico a constituirse en vocero Divino para marcar la pauta en Venezuela, como los profetas de Israel; no se van a colocar en el bando de la oposición al gobierno, ni al servicio de los que ejercen el poder. Van a declarar el consejo Divino contenido en su Palabra, la Biblia.

Los gobernantes necesitan ser orientados con la Palabra de Dios para que ejerzan satisfactoriamente sus funciones, que también propicien la paz y el bienestar de los ciudadanos.

Algo que no es fácil asimilar es que un pastor, en el ejercicio de su investidura ministerial, no puede asumir una filiación partidista, porque ministra a un rebaño constituido de ovejas que profesan diversas tendencias políticas. Internamente las congregaciones tampoco tienen una filiación partidista porque cada miembro, en el ejercicio de su libre albedrío y de conciencia, puede asumir la opción de su preferencia. Así que las congregaciones son un modelo de convivencia, y esto sí que hay que destacar y admirar de las iglesias evangélicas venezolanas, y de la católica.

Y ese modelo de convivencia, de respeto, de libertad hay que inducirlo en la sociedad venezolana. Somos hermanos, y nos amamos y respetamos aun cuando existan diferencias.

Como es de conocimiento general las elecciones presidenciales se han corrido para el 20 de mayo, vamos a esperar que novedades surgen durante ese lapso; si hay un acuerdo nacional basado en el principio de elecciones transparentes, con un árbitro creíble, bajo condiciones enmarcadas en el estado de derecho, que es el reclamo de los factores de oposición, y de los países que aspiran una solución pacífica, electoral, democrática y constitucional.

Entre tanto los pastores, sacerdotes y demás siervos del Señor, están llamados a comunicar a sus feligreses, y a la Nación,  Biblia en mano la palabra de Dios, y seguir clamando por una solución enmarcada en su Soberana Voluntad.

Así como las organizaciones evangélicas emitieron comunicados pronunciándose sobre la candidatura presidencial del pastor, igualmente deberían pronunciarse oportunamente sobre otros aspectos más relevantes, marcando la pauta en nombre de Dios.

Que el pueblo no perezca porque le falta conocimiento de Dios.

 Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Conceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google.

Anuncios

22 DE ABRIL EL DÍA DE LA VERDAD

El anuncio de la presidente del CNE fijando la fecha para las elecciones presidenciales ha conmocionado a la población venezolana, tanto como a nivel internacional.

Lo que se plantea para el 22 de abril en realidad es un enorme desafío para todos los involucrados en el proceso, porque lo que se va a dirimir ese día no es solamente el nombre de quien será designado Presidente, sino la veracidad, la consistencia ideológica, doctrinal, la autenticidad de los dirigentes políticos venezolanos y de la población en general.

Resultado de imagen para elecciones 22 abril

El 22 de abril es el día de la verdad.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, líder fundamental de la Revolución Bolivariana y del Socialismo del Siglo XXI, ha convocado a sus seguidores a darle respaldo a su proyecto de acentuar el proceso que nos conduce al Socialismo.

En esto el Presidente, y los demás promotores de la Revolución en Venezuela, han sido claros, a nadie han engañado; su accionar responde a un fin, instaurar en Venezuela el sistema socialista que conduce al comunismo.

Para ello han creado las condiciones apropiadas, una de ellas es la designación de la Asamblea Nacional Constituyente que tiene la potestad de hacer las modificaciones constitucionales para convertir a Venezuela en un País comunista.

El fallecido presidente Chávez, tanto como el presidente Maduro, no han ocultado sus aspiraciones, al contrario han hecho una abundante promoción a su proyecto dentro y fuera del País.

Del lado opositor hay dos sectores. El primero constituido por la denominada Mesa de la Unidad Democrática, que reúne a los principales dirigentes de los distintos partidos que no están alineados con la Revolución; y el resto de la población, incluida la sociedad civil organizada.

Este grupo tiene el reto de contender con los promotores de la Revolución, y ello implica tomar decisiones trascendentales.

Hasta hoy, los dirigentes de la oposición han perdido credibilidad porque ellos están enfocados en la silla de Miraflores, y no en la realidad Nacional. El electorado venezolano les otorgó una amplia mayoría en la Asamblea nacional para que les represente dignamente, y estos cedieron la mayoría absoluta, han desoído el clamor de los ciudadanos que solicitan volver al rumbo democrático; y luego de haber declarado ilegal a la Asamblea nacional Constituyente, acatan los designios de la misma.

Vamos a ver si para el 22 de abril la MUD elige de su seno un representante como candidato presidencial. Recordemos que la MUD ha declarado ilegal a la Asamblea Nacional Constituyente y al CNE, por no haber renovado este último conforme a la ley; ambos han convocado les venideras elecciones.

También al electorado en general llega la hora de la verdad.

Lo mismo para el pueblo cristiano, quien tiene una disyuntiva. Es propicio recordar lo que es una disyuntiva. Acudamos al diccionario de la Real Academia Española (RAE):

Adjetivo. Que implica una relación excluyente entre dos elementos o tiene la capacidad de desunir o separar. Gramática. Oración coordinada que expresa una elección entre dos posibilidades que denotan diferencia, alternancia o separación.

Las disyuntivas se reconocen por la conjunción disyuntiva “o”. Por ejemplo: ¿Tomas café o chocolate?

Resultado de imagen para disyuntiva

De modo que el electorado venezolano tiene ante sí una disyuntiva que le plantea conflicto, complejo:

Un Gobierno Revolucionario que tiene como meta convertir a Venezuela en un País Comunista.

Una cúpula de la MUD que tal vez presente candidato presidencial,

Una aspiración popular de continuar la trayectoria democrática.

Pero también los líderes espirituales tienen su desafío que se constituye en una gran responsabilidad, hasta ahora los curas católicos, y los pastores evangélicos se han dividido entre partidarios de la revolución, quienes apoyan a la MUD, y otro significativo sector imparcial.

Para el 22 de abril, también les llaga la hora de la verdad; una disyuntiva desafiante, necesitan elegir entre dos opciones, no hay más para ellos.

Las dos opciones son:

Seguir aquella posición de apoyar a la Revolución, a los sectores de la MUD, o ser imparcial; o, en lugar de aquellas posiciones asumir su elevado papel de emisarios Divinos, y cumplir el sagrado deber de, Biblia en mano, orientar a este pueblo venezolano que está “pobre y disperso, como ovejas que no tienen pastor.”

En este mismo sitio hemos escrito que una de las causas por las cuales Venezuela atraviesa este valle de sombras, es porque le ha faltado la luz que resplandece en la Tinieblas.

Ha faltado un vocero Divino que adentrándose en el Palacio de Miraflores le explique al Presidente, y a su Gabinete, el valor de poner en práctica las enseñanzas bíblicas que han transformado gobernantes y naciones enteras.

Pero la cristiandad, o le lanza anatemas al Presidente, o va a Palacio en busca de un pedacito de “patria”. Y no es que falten cristianos en las altas esferas de Poder, lo que ha faltado es testimonio. Ha faltado un José, como en Egipto, un Daniel, como en Babilonia, un Nehemías, como en Persia, o una piadosa mujer como Ester en la corte del rey Asuero.

Y si ha faltado la voz de Dios en Palacio, también ha sido escasa en los otros predios de la oposición, y en la población en general.

Pero este no es momento de acusaciones, o distribuir responsabilidades, lo cual en nada beneficia, sino pensar objetivamente en qué hacer. Para orientar el proceso de reflexión hay dos textos, entre los muchos que en la Biblia tratan asuntos como este, que son muy útiles, pensando en forma asertiva.

He aquí el primero, Oseas 4:6:

Mi pueblo perece por falta de conocimiento… BLP

Es un privilegio, y una sagrada misión, declarar la Palabra de Dios al pueblo. La ignorancia de la Biblia es lo que determina los grandes errores de las naciones.

A través de la Sagrada Escritura se insiste en la importancia de leer, memorizar, meditar, recordar y practicar la Palabra; como también se describe el resultado de aquella práctica.

Cada cristiano es conminado a ello.

1 Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; 2 para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. 3 Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres. 4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. 5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. Deuteronomio 6:1-9.

Algunos teólogos afirman que estas palabras son dirigidas directamente al pueblo de Israel, preparándole para entrar a la Tierra Prometida, por lo que no tienen validez para otros pueblos; es cierto que Dios instruye a Moises para que advierta a Israel sobre el estilo de vida en la tierra que poseerán, sin embargo tales advertencias valen para el pueblo de Dios en general, y para toda persona que decida ponerlas en práctica, a quien le irá bien, según la promesa.

Pero para muchos la Biblia es un adorno, o un amuleto, un libro de primeros auxilios, un conjunto de textos para atacar a los oponentes. La Biblia no es eso, es la Palabra de Dios que transforma, genera bienestar, calidad de vida, progreso cuando se lee fervorosamente, y se practican sus enseñanzas.

Los líderes espirituales, o mejor expresado los siervos de Jesucristo están llamados a volver a la Palabra, vivirla, practicarla; y luego enseñarla. Allí están los profetas de Israel, quienes levantaban sus voces y proclamaban conmovidos: Así dice Jehová.

Hoy los siervos de Dios necesitan volver a la Palabra y conmovidos por ella, con el Sagrado Libro en mano, proclamar con autoridad: Así dice la Biblia.

Cuanto le ha faltado al Presidente, como a los venezolanos en general, que un siervo de Dios se le acerque y le diga: “Tengo un mensaje Divino que decirte hoy…” y abriendo la Biblia le declare el consejo de Dios:

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11.

El segundo texto para reflexionar, considerando la realidad venezolana, es:

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josué 24:15.

Este texto es fuerte, pero define la disyuntiva a la que hemos hecho referencia anteriormente en este escrito.

Y la disyuntiva no es entre votar por el gobierno, o por la oposición, sino que los líderes espirituales necesitan una definición de principios, una toma de conciencia acerca del altísimo privilegio de ser vocero de Dios ante un País en crisis, la más severa en toda su historia desde que los españoles pisaron el suelo del nuevo mundo.

Resultado de imagen para palabra de dios

Los líderes espirituales necesitan un reencuentro transformador con la Palabra, para que su mensaje tenga el poder vivificador capaz de impactar y generar cambios en los oyentes.

Tal vez alguno piense que estoy exagerando la nota, sin embargo a la luz del acontecer venezolano es evidente que la Palabra de Dios escasea, como en los tiempos del joven Samuel, 1:3.

Más no hay que ser pesimistas, seguramente Dios tiene preparado los hombres y mujeres que en su momento se van a manifestar, como cuando Elías ante los profetas de Baal, colmado de poder Divino, exclama a ante un pueblo obnubilado por la idolatría:

36 Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 37 Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos.

Y dada la respuesta, el pueblo clama: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!

Y esto es lo deseamos oír en Venezuela, otra vez: Jehová es Dios.

Cuando Jehová, el Dios Abraham, de Isaac, de Israel, sea también el de los venezolanos, ese día las cosas comenzarán a cambiar.

Cuando los líderes espirituales de Venezuela, los siervos de Dios que ministran en esta gran nación, se humillen, invoquen a Dios, oren, busquen el rostro de Jehová, y se conviertan de sus malos caminos; el pueblo seguirá su ejemplo, procederá igualmente; entonces Dios oirá desde los cielos, perdonará los pecados y sanará la tierra. Es la demanda de 2 Crónicas 7:14.

Aunque Elías pensaba que estaba solo en su tarea, Dios tenía preparado unos cuantos profetas más dispuestos a acometer la tarea de reconstrucción espiritual.

El 22 de abril sabremos la verdad de este pueblo.

Fuente.

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos y conceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

LA RESPONSABILIDAD DE DIOS EN LA CRISIS VENEZOLANA

Hace varios meses los analistas de la realidad venezolana afirmaron que estábamos llegando al final del túnel, aquello transmitió a la gente una sensación de esperanza, pues se apostaba a una salida en breve lapso, al menos así lo hacían sentir algunos connotados dirigentes políticos.

Sin embargo, seguimos avanzando en una caída descomunal que rebasa los peores pronósticos. Ante esta circunstancia, muchos venezolanos elevan sus miradas al Cielo y preguntan ¿Por qué permites esto que vivimos? Algunos oran como Habacuc:

2 ¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? 3 ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan. 4 Por lo cual la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad; por cuanto el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia. Habacuc 1:2-4.

En el fondo de su alma muchos mantienen la convicción de que Dios está probando a los venezolanos, mientras otros declaran que es un castigo Divino, a causa de la impiedad.

Y algunos asume que detrás de este desastre venezolano está la mano, o influencia de potencias de las tinieblas que actúan libremente a lo largo y ancho del País. Según tales criterios, los males de Venezuela son por disposición Divina, o por influencia de poderes infernales.

Vamos a indagar sobre tales premisas.

Hagamos un paneo a la realidad del Continente.

Observa la realidad de los distintos Países ubicados desde Stefansson Island, una isla deshabitada en el archipiélago ártico canadiense en el extremo superior de América del Norte, hasta Tierra de Fuego, Provincia Argentina ubicada al extremo inferior del Cono Sur.

Resultado de imagen para mapa de america

¿Qué países de este extenso territorio viven situaciones similares que en Venezuela? ¿Por qué Países que hace dos décadas estaban por debajo de Venezuela, en lo que a desarrollo se refiere, y ahora avanzan hacia el primer mundo? ¿Tienen ellos más ayuda Divina que Venezuela? ¿O, menos influencia maligna?

Ahora analicemos las causas reales de lo que pasa en Venezuela, hagamos un análisis objetivo, desapasionado. Pero no te va a gustar el resultado del mismo.

Comencemos: Es evidente que una causa principal de los males en Venezuela es la imposición de la Revolución Bolivariana, y su determinación de convertir al País en una sociedad socialista, inspirada en las ideas comunistas de la filosofía marxista.

Lo que para nosotros es una crisis, es el éxito revolucionario desde la perspectiva marxista.

Escribí un artículo en este sitio: En Venezuela no hay crisis, se impone un sistema. https://orientador.wordpress.com/2017/01/11/en-venezuela-no-hay-crisis-se-impone-un-sistema/

Muchos ignoran los postulados marxistas que inspira a la Revolución Bolivariana. Aquella ignorancia impide estar consciente de que la filosofía marxista es por definición atea, materialista, humanista; la antípoda del cristianismo.

¿Cómo se impone en un país cristiano una ideología contraria a su fe?

Revisemos los antecedentes históricos: ¿Cómo llega la Revolución Bolivariana a Miraflores? No es por golpe de Estado, ni éxitos de la guerrilla marxista. Fue por obra y gracia del desplome de los partidos del Pacto de Punto Fijo, quienes perdieron el apoyo popular por sus desaciertos.

Recuerda la reacción de los venezolanos cuando los principales partidos que se alternaban el poder, ante la pérdida del fervor popular, decidieron retirar sus candidatos a las elecciones del 99, para apoyar una opción ganadora, al contrario fue un peso muerto que hundió las aspiraciones del exgobernador de Carabobo.

Sumado a ello, las grandes cadenas de radio, televisión, y prensa escrita, auparon a los rebeldes del 4 de Febrero, aclamadores como héroes salvadores.

Los programas estelares de noticias, y de opinión hicieron su papel de gestores de una imagen aceptable en el electorado, que compro el mensaje. Revisa los archivos de los principales diarios, y de las cadenas de radio y televisión, escudriña su contenido durante los meses previos al triunfo de Hugo Chávez.

Más todavía, en muchos templos parroquiales, e Iglesias evangélicas, los curas de las primeras, y los pastores de las otras, promovieron abiertamente entre sus feligreses las ideas propuestas por la Revolución Bolivariana; y aún quedan adeptos a ella en algunas congregaciones.

Demos una mirada a lo sucedido el 6 de diciembre del año 1999, de un padrón electoral de 11.013.020 acudió a votar el 63, 45% y el 35,55 se quedó en casa. El resultado final fue, considerando el total de inscritos en el registro electoral es:

35,55% se abstuvo, verde oscuro en el gráfico; 33,35% votó por la Revolución, rojo; 31,10% votó por otros candidatos, azul oscuro.

Estos datos dicen que el fallecido Presidente Chávez llega a Miraflores, gracias al 33,35% que votó por él, y al 35,55% que se quedó en casa, ambos suman casi un 70% de los electores.

Una vez en el poder, y gracias por sus promesas de cambio, la Revolución se expande y logra el fervor de casi un 80% de la población, que les acompaña hasta estos días que la crisis alcanza proporciones no imaginadas, inédita en Venezuela.

Hasta ese momento, los propulsores de la Revolución Bolivariana no habían declarado abiertamente su propósito de imponer en Venezuela el Socialismo del Siglo XXI.

Un día, en cadena nacional, el fallecido y recordado Hugo Chávez proclama su determinación de imponer en Venezuela y Latinoamérica el Socialismo del Siglo XXI, declara su admiración por Fidel Castro, el Che Guevara, su adhesión a la filosofía marxista, y se rodea de prominentes ideólogos de aquella tendencia.

Para conocer los postulados del Socialismo del Siglo XXI, Revisa: http://www.herramienta.com.ar/herramienta-web-3/hugo-chavez-y-el-socialismo-del-siglo-xxi-en-venezuela

Retomando el tema de las elecciones del 99, el sencillo análisis estadístico del resultado de aquellas elecciones presidenciales, el fallecido Presidente llega al poder gracias al apoyo del 33,35% del electorado venezolano que votó por él; del 35,55% que se quedó en casa; y por el impulso que las principales emisoras de radio, televisión, y que la prensa escrita le dio.

De acuerdo con estos porcentajes, 7 de cada 10 venezolanos mayores de 35 años, dieron un pequeño aporte al triunfo del recordado Hugo Chávez. Como dicen algunos, por acción, o por omisión.

Sobre estos aspectos hemos escrito anteriormente: Aprendamos de la Historia: https://orientador.wordpress.com/2014/09/06/aprendamos-de-la-historia-reflexion-sobre-la-realidad-venezolana/

A la luz de todo lo anterior, ¿Es responsabilidad de Dios que en Venezuela se imponga una Revolución de corte marxista? Más todavía, ¿Si Dios conocía que llegaríamos a esta crisis, por qué no previno a los votantes? Otra más, ¿Es tan poderoso el mundo de las tinieblas como para imponer en Venezuela una Revolución Socialista??

Respuestas bien conocidas por cualquier persona, solo con el uso del razonamiento lógico.

Veamos el asunto desde esta perspectiva. Considerando los estudios demográficos, la población venezolana, desde una perspectiva religiosa está distribuida así:

Los cristianos conforman más del 88% de la población. Entre éstos, aproximadamente:

71% se identifican como católicos, verde en el gráfico; 17%, azul oscuro, pertenecen a las iglesias evangélicas, la Iglesia anglicana y a otras denominaciones como los Testigos de Jehová, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Existen también comunidades pequeñas de cristianos ortodoxos; 10% practican creencias no cristianas, amarillo, como el islam, el hinduismo, el budismo y el judaísmo, y practicantes de religiones con raíces prehispánicas, y gnósticos; y 2% de ateos, blanco.

Tomando en cuenta las creencias de quienes están en funciones de gobierno, los resultados electorales, y los análisis demográficos referidos a las creencias religiosas de los venezolanos, se evidencia que una gran mayoría de entre el 88% de personas que profesan el cristianismo como católicos, o evangélicos, han elegido gobernantes que profesan creencias contrarias a su fe.

Es decir, la Revolución Bolivariana no llega por un golpe de estado; llegó a Miraflores, y se mantiene allí, con el voto de los cristianos venezolanos. Y luego que se declara la determinación de imponer en Venezuela el Socialismo del Siglo XXI, aun la mayoría de la población le concede apoyo.

Ahora bien, esta es una decisión personal, democrática, enmarcada en lo establecido en la Constitución Nacional que garantiza la libertad de conciencia, libertad religiosa, y el derecho a sufragar según libre determinación.

Sobre este particular, Dios no toma partido, ni promueve el voto de los electores, ni rechaza a los gobernantes democráticamente elegidos.

Al contrario, la Biblia establece que hay que someterse a las autoridades, de manera que Dios no va a promover un golpe de estado contra la actual administración, debido a que sus hijos venezolanos les escogieron a ellos para que sean sus gobernantes.

Veámoslo desde otro ángulo. Son las fuerzas de las tiniebla que empujan a la Revolución. Esta es una afirmación ilógica, es algo fuera del razonamiento de una persona ilustrada. A las urnas electorales no acuden ángeles del mal, ni las “huestes de maldad”, ellos tienen un ámbito específico de acción.

Es decir, el pensamiento mágico de mucho venezolano le inspira a decir que la culpa de los males nuestros es el poder que emana del Infierno, y de su atemorizante caudillo. ¿Será cierto?

Si en este escrito se afirma que Dios no es responsable de la crisis venezolana, y se sugiere que tampoco es por disposición satánica, ¿En qué quedamos entonces?

Vamos a revisar lo que a este respecto dice la Biblia, la Palabra de Dios.

Dios respeta las decisiones del pueblo, 1 Samuel 8:4-9. En ese texto se describe que dada una situación de crisis, el pueblo pide se designe un rey sobre ellos para que les gobierne, desechando el gobierno Divino. Hasta aquel día se desarrolla la Teocracia Hebrea, surge en su lugar la denominada Monarquía Hebrea.

Aquella petición no es del agrado de Samuel, ni de Dios, sin embargo El respeta las decisiones de los pueblos.

Las huestes de maldad, ni las potencias del abismo tienen el suficiente poder para tomar a Venezuela, la Biblia afirma que Dios es Todopoderoso, que ningún ser puede oponérsele, ya que todo lo que existe fuera de él está bajo su dominio, Daniel 4:35, Salmos 22:28, Salmos 115:3, 1 Timoteo 6:14-16. En ese mismo orden de ideas, Jesucristo afirma tener todo el poder en cielo y en la tierra, Meto 28:19.

También la Biblia afirma que los creyentes, el pueblo de Dios, posee recursos para someter a las huestes del mal, 2 Corintios 10:3-5, y el poder para transformar vidas, Hechos 1:8, y para resistir al enemigo, Santiago 4:7.

Por otra parte, la Biblia afirma que a medida que avanza el evangelio de Jesucristo, y se extiende el Reino de los Cielos, las potencias de las tinieblas son expulsadas, Hechos 8:4-8, Hechos 13:6-12, Hechos 19:12, 18-20.

¿Qué hacer en Venezuela? No es momento para acusaciones y buscar culpables, el propósito de este escrito no es centrarnos en el pasado, las referencias históricas son a propósito de análisis, sin emitir juicios de valor.

Necesitamos centrarnos en el presente, y accionar hoy, para resolver hacia el futuro. Del pasado, solo lecciones constructivas.

No pretendemos dar ofrecer una receta, ni dar un remedio, tan solo queremos mencionar alguna experiencias de lo que algunos pueblos han hecho para solucionar sus crisis.

Necesitamos volver a nuestras raíces, a nuestra esencia. Reavivar aquella fe sencilla, la devoción sincera en los principios que nos caracterizan como pueblo cristiano, contenidos en la Palabra de Dios. Necesitamos volver a la Biblia, la Palabra de Dios y constituirla en nuestra norma de fe y práctica.

La Biblia contiene lineamientos, normas, principios que cambian vidas, Lee Salmos 1:1-3, Deuteronomio 6:3, 6-9, Miqueas 6:6-8.

Necesitamos estar conscientes del impacto del posmodernismo en los cristianos. Pablo en Romanos 12:2, aconseja:

No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir. DHH.

En la cultura posmoderna no hay verdades absolutas, todo es relativo; se cultiva el individualismo, el pensamiento mágico, el misticismo; hay una predisposición a disfrutar el presente, un culto a lo novedoso, a la aventura.

El hombre posmoderno es alegre, divertido, cosmopolita, abierto a todas las tendencias, disfruta el presente, busca el placer y la satisfacción personal, privilegia las formas sobre el contenido, cuestiona los textos, idolatra a las figuras públicas y a los medios masivos de comunicación, su máxima es vive y deja vivir.

Resultado de imagen para epoca posmoderna

Un hombre posmoderno no tiene dificultad en cultivar la fe cristiana, al mismo tiempo asumir los principios marxistas, y practicar la meditación trascendental inspirada en religiones orientalistas.

Como tampoco lo es bautizarse conforme a la ordenanza cristiana, y circuncidarse para cumplir el rito judío; o encender una vela al santo de su devoción, y otra en la montaña de Sorte.

Ni es un escándalo unirse en pareja homosexual y adoptar un hijo para formar una familia; o transformarse, cambiar de sexo, conforme su libre albedrío.

La cultura posmoderna permeando en el mundo cristiano inspira a un creyente “declarar”, “decretar”, “cancelar” algo al mejor estilo de la Nueva Era; y a los pastores posmodernos a predicar la prosperidad de quienes siembran la “semillita” de la fe en sus cuentas bancarias.

Sobre la Posmodernidad y el Cristianismo escribimos: https://orientador.wordpress.com/2014/03/17/el-cristiano-en-la-posmodernidad/

Recordemos que el hombre posmoderno aparece producto del desencanto, su renuncia a las utopías modernas referidas a que la ciencia y la diosa razón resolverían los problemas del mundo y generarían progreso. Las bombas atómicas lanzadas sobre el suelo japonés, y la caída del muro de Berlín desplomaron las utopías de la época moderna.

La Biblia tiene un mensaje de esperanza, que requiere ser proclamado y vivido.

Necesitamos propiciar la transformación de los venezolanos, hecho que sucederá en la medida que más personas sean impactados por el poderoso y transformador del evangelio de Jesucristo, el cual no vino “para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él”, Juan 3:17.

Es que si una persona “vive en tinieblas”, necesita ser iluminada con aquella luz que transforma a los hombres. Al decir de Juan, la luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecen contra ella, Juan 1:5.

Ahora para que aquello suceda se requiere un cambio de paradigma en la cristiandad venezolana, un cambio de perspectiva.

Para que Venezuela cambie, es necesario que el venezolano cambie, que los cristianos se manifiesten, tal como expresa Pablo en Roamos:

19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; 21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Romanos 8:19-21.

Cuando los cristianos venezolanos se manifiesten conforme al sentir de Pablo, y lo expresado en forma general en la Biblia, Venezuela cambiará, sin golpe de estado, sin intervención extranjera, sin reformas constitucionales.

Dios ilumine, inspire y conmueva a los venezolanos para propiciar los cambios que el País necesita. Clamo a Dios por eso cada día.

Si te animas a visualizar como se puede cambiar un pueblo, al final de este escrito te dejo una dirección de internet para que tengas una idea.

Culmino, recordando las palabras de Pablo:

Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo. 2 Timoteo 2:7.

Dios bendiga a Venezuela.

Revisa el siguiente material respecto de como se transforma un pueblo:

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org

Imágenes: Google

Datos elecciones Presidenciales: CNE

Prensa Nacional.

Video Transformación de Almolonga: Youtube.

Notas personales.

A LOS 500 AÑOS DE LA REFORMA DE LUTERO, SU IMPACTO EN VENEZUELA

El 31 de octubre pasado, como cada año,  se conmemora en todo el mundo el Día de la Reforma de Lutero, hecho de gran trascendencia en el cristianismo pues significó renovar la fe del Nuevo Testamento en tiempos cuando la Palabra de Dios escaseaba.

Este año a la conmemoración se le hadado mayor relevancia dado que han trascurrido 500 años desde aquel memorable día cuando Lutero hace pública sus tesis las que encendieron la llama del remanente fiel a la Palabra, primero en Alemania, luego a gran parte de Europa.

El mérito de Lutero es el de haber redescubierto el eterno mensaje contenido en la Biblia, único capaz de propiciar los cambios que un pueblo necesita para salir del atraso, ignorancia, y propiciar el progreso.

Muchos siglos antes de la protesta de Lutero ocurre un evento similar en la nación de Israel, en tiempos del rey Josías. Este recordado rey decide reparar el Templo que estaba en ruinas, al acometer las reparaciones encuentran entre los escombros el libro de la Ley, es decir el Pentateuco; el conjunto de normas que rigen los destinos de la nación.

Una vez enterado el rey del hallazgo, luego de conocer el contenido del libro, se reúne con los ancianos y propicia una renovación total, barriendo con la idolatría y demás cultos paganos que se habían arraigado en el corazón del pueblo, infiltrados sutilmente entre aquellos que desatendieron la Palabra de Dios, los principios contenidos en ella, en menosprecio a Jehová, el Dios de Israel. El relato de esta reforma la puedes leer en 2 Reyes 22:1-23:30.

Desde la perspectiva de estos hechos, las reformas de Josías y las de Lutero, es evidente que lo único capaz de transformar a una Nación es la Palabra de Dios. Cuando ella es desatendida por los gobernantes y sus ciudadanos ocurre lo que es habitual en Países como Venezuela, sumida en una crisis moral, social, económica y espiritual sin precedentes.

Es que a la Reforma de Lutero se analiza generalmente con respecto a su impacto en el aspecto espiritual, y su repercusión en las Iglesias; pero la Reforma de Lutero va más allá del aquel ámbito pues trasciende a todos los aspectos de la vida de una Nación, incluidos los políticos, económicos, sociales, morales. Lutero, y la Biblia fueron poderosos instrumentos Divinos para impulsar a Europa en su proceso de desarrollo.

La Reforma de Lutero se inscribe entre los grandes aportes del Renacimiento, puesto que aquel Monje Agustino inspirado en tal movimiento cultural decide reforzar sus conocimientos teológicos, y al acudir a la fuente original de tal disciplina, la Palabra, descubre la doctrina que impulsa el movimiento reformador. Luego esta Reforma de Lutero da impulso al Renacimiento, gracias al cual Europa sale de la oscuridad a la luz verdadera.

El hombre no habría llegado a la Luna, ni creado la Internet, entre los muchos logros humanos, a no ser por la sed de buscar en los libros, incluida la Biblia, el conocimiento que transforma vidas, sociedades, culturas, al mundo.

Por este motivo hay que reconocer que en Venezuela, como en el resto de América Latina, no ha llegado el impacto de la Reforma de Lutero, aquella que impulsa al hombre a volverse a la Palabra de Dios, permitir que ella marque la pauta en todos los órdenes de su condición humana, y genere el desarrollo, el progreso humano.

¿Por qué afirmar que en Venezuela no ha habido Reforma? Los hechos, la historia, y la realidad presente así lo certifican.

A Venezuela no llegó la reforma de Lutero por la sencilla razón de que quienes trajeron e impulsaron el cristianismo en Venezuela, y en el resto de América fueron los descubridores que además trajeron el Catolicismo que no aceptó, ni toleró la Reforma de Lutero. Y aquello no sería tan relevante puesto que Lutero en un momento dado, se erigió como propulsor de una vuelta a la fe ancestral de los cristianos, lo que no ha sucedido en Venezuela.

Para dar fuerza a lo que acá afirmo es que siendo Venezuela un País con una población mayormente cristiana, repartida en una mayoría católica, y una significativa población evangélica, esté en funciones de Gobierno una Revolución basada en filosofías y religiones ajenas a la fe bíblica. Y aquella no se impuso a la fuerza, ni con golpe de Estado, ni a través de una guerra; sino a través del voto popular y con la anuencia de muchos sacerdotes católicos y pastores evangélicos quienes avalaron, y aun avalan la Revolución Socialista.

No ha calado la Reforma de Lutero, basada en la Biblia, la Santa Palabra de Dios, en aquellos pastores evangélicos que impregnados de las tendencias posmodernas apoyan movimientos basados en filosofías orientales, técnicas de persuasión psicológicas, o doctrinas materialistas matizadas con religiones ancestrales ajenas a la fe de Jesucristo; no ha impactado en la conciencia de los pastores cuando alejados de la Palabra de Dios siguen vendiendo las nuevas “indulgencias” representadas en las falsas promesas de prosperidad, engañando a sus feligreses prometiendo milagros, abundancia, prosperidad a cambio de diezmos y ofrendas, la “semillita de la fe”.

Este año, cuando se conmemoran los 500 años de la Reforma de Lutero, la cristiandad venezolana, y concretamente sus líderes espirituales necesitan propiciar un profundo reencuentro con las Tesis de Lutero, aquellas que primero cambiaron su vida, y luego contagió a un Continente.

Hoy más que nunca necesitamos volver a los postulados de Lutero, que es el eterno llamado Divino:

Sola scriptura, solo por medio de la Escritura. Aceptar y proclamar que solo la Biblia es la palabra de Dios, la única fuente de autoridad, y que es accesible para todos, es decir, que es capaz de ser entendida con claridad, y se puede autointerpretar por medio de ella misma.

Sola fide, Solo por la fe Dios salva. La justificación  se recibe sólo por la fe, sin ninguna mezcla ni necesidad de buenas obras, aunque la fe salvadora siempre se evidencia por las buenas obras.

Sola gratia, solo por la gracia. La salvación viene sólo por la gracia divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido por sus propios méritos.

Solus Christus o Solo Christo,  Cristo” o “solo a través de Cristo. Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro.

Soli Deo gloria, la gloria solo para Dios. La expresión latina sola significa en  “solo” o “solamente”.

Las cinco solas declaran las creencias que los reformadores entendían como bases de la vida y prácticas cristianas.​ Cada una de ellas rechazaba las conductas y doctrinas extendidas a comienzos del siglo XVI en la cristiandad, contrarias a la Palabra de Dios.

Este conjunto de afirmaciones necesita ser retomado por los líderes espirituales de la Nación y proclamados desde los púlpitos; proclama que primero deben ser internalizadas y practicada por los predicadores.

La actual coyuntura política nos está confirmando la urgente necesidad de llevar al pueblo a la Palabra, la única que puede pro propiciar los cambios que requerimos en el País.

Para cambiar el rumbo de Venezuela, primero hay que cambiar el corazón de los venezolanos, y aquello solo puede ser posible cuando la Palabra de Dios marque la pauta.

24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. 28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; 29 porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Mateo 7:24-29.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Datos históricos: Wikipedia

Imágenes: Imágenes Google

Notas personales

ESTRATEGIA PARA ENFRENTAR LA CRISIS VENEZOLANA

Lo que pasa en Venezuela es algo que sorprende, desconcierta y desanima; realidad que mantiene a la población en un estado de zozobra, angustia, temor, frustración, trayendo como consecuencia un estado general de ansiedad.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Los últimos acontecimientos revelan que la crisis venezolana avanza por caminos inciertos, en los que no se vislumbra una salida clara.

Estado de la crisis.

De un País radicalizado hemos avanzado hacia una atomización que complica las opciones para un dialogo, una salida consensuada, negociada.

Hemos apreciado que en pocos meses el bloque conformado por la Revolución Bolivariana, anteriormente compacto, se ha fraccionado. El Gran Polo Patriótico se ha dividido entre los que promueven la Constituyente; quienes defienden el legado del “Comandante Eterno”; y los pequeños partidos ajenos al principal partido gobernante. Y lo más destacado es que la Revolución Bolivariana perdió el afecto de las grandes masas populares que ayer arrollaban a lo largo y ancho del País.

Por lado de la oposición, las cosas no son auspiciosas. Hay grupos de poder que promueven participar en las elecciones propuestas por el Gobierno; otro grupo opuesto a tal alternativa; otro grupo considera que hay que aumentar la presión en las calles; y otro pequeño, desde el exterior, sugiere ir a las armas, como se lee en algunas cadenas que circulan en las redes..

En medio de los dos grandes bloques, está una inmensa mayoría de Venezolanos, quienes padeciendo la crisis humanitaria más cruel, jamás vivida, manifiestan estar decepcionados porque tanto unos, como los otros no han cumplido las promesas vociferadas para captar sus votos.

Esta incertidumbre, acerca de cómo se resolverá la crisis venezolana, y las carencias de alimentos, medicinas, seguridad, y servicios públicos eficientes, mantiene a la población en un estado de tensión emocional, con las graves consecuencias para la salud mental y física.

Medidas para enfrentar la crisis.

¿Qué podemos hacer para sobrevivir frente a esta grave crisis? Propiciar tu salud emocional, porque de ella depende tu salud integral y calidad de vida.

Ante todo este panorama tan frustrante e incierto, existen múltiples opciones para sobrellevarlo.

Una buena medida es dosificar el uso de las redes sociales, porque ellas que son una inagotable fuente de información, generan mucha ansiedad y grandes frustraciones. Es que hay personas, grupos y organizaciones que manipulan los titulares para ganar seguidores y likes; con “información engañosa”.  Es frecuente leer titulares como: “Se desmorona el Gobierno, el Gobernador tal renunció a su cargo”. Cuando se lee el texto de la información, resulta que aquel gobernador renunció, pero para postularse a la Asamblea Constituyente. El ávido lector queda al borde del colapso por que se le genera una expectativa incierta.

Otro titilar frecuente es “Le dio hasta con el tobo”, resulta ser un discurso en la Asamblea Nacional, o una entrevista televisada; que como se sabe son escenas mediáticas porque los actores luego se van a tomar un “cafecito” al salir del escenario.

También es conveniente fortalecer los valores espirituales como la fe, la paciencia, la esperanza; aspectos que no van a resolver lo que no dependen de ti; pero te permitirán enfrentarlo con actitud optimista, positiva, constructiva. Te darán “paz en la tormenta”, para que seas asertivo al momento de tomar decisiones.

Otra opción es aceptar como un hecho cierto  que Dios está en control, gerenciando la crisis,  y que en el momento preciso va a accionar la solución  conforme a su sabiduría y potestad. Tal y como se nos revela en la Sagrada Escritura.

Para poder ver en acción el poder de Dios hay que “abrir los ojos espirituales”, como ocurrió con el siervo del profeta Eliseo, relato que puedes leer  en el capítulo seis del libro Segundo de Reyes, 2 Reyes 6:8-23.

Una medida adicional para enfrentar esta dramática circunstancia que vivimos es adoptar la actitud de Pablo, revelada en Filipense 4:12-13, DHH:

12 Sé lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. 13 A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece.

Esto no significa que seamos indiferentes, o que evadimos nuestra responsabilidad. Cada uno decide su curso de acción, sin embargo sea cual este sea, necesitamos racionalidad, criterio objetivo, mente clara, actitud constructiva.

Aviva tu fe y esperanza.

Mira dentro de ti, valora aquellos principios inculcados desde tu niñez, y recuerda:

1 Pacientemente esperé a Jehová,  Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. 2 Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. 3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová.

4 Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.  Salmos 40:1-4- RVR60.

La Paz sea contigo.

Fuente:

EN VENEZUELA NO HAY CRISIS, SE IMPONE UN SISTEMA

Las expectativas sobre lo que sucederá durante el 2017 en Venezuela son cada vez peores, se pensaba haber llegado al fondo, sin embargo la realidad indica que aún se desciende hacia aquel incierto lugar. Persiste una situación desesperada y desesperanzadora.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Los expertos han hecho muchos análisis sobre el origen de tal caótica situación, y se ha planteado innumerables estrategias sobre cómo abordar y resolver esta crisis horrorosa.

El pueblo de Dios, inmerso en el caos, no cesa de elevar plegarias y hacer llamados para clamar por una intervención Divina que resuelva este estado de cosas. Los templos, y las redes sociales son escenarios de tales llamados pidiendo acción a Dios.

Surgen preguntas: ¿Por qué Dios permite este estado de cosas? ¿Por qué no interviene y pone orden en Venezuela? ¿Por qué no responde el clamor de sus hijos? Seguramente tienes más interrogantes apreciado lector. Muchas preguntas, pocas respuestas.

Vamos a situar la crisis venezolana en su contexto real.

Lo que nosotros llamamos crisis en realidad es la aplicación de un sistema ideológico denominado Socialismo del Siglo XXI, cuyo objeto es establecer una economía tal y como la estamos experimentando. Un capitalismo de Estado, donde éste tiene el control absoluto del aparato productivo. Es decir, no hay empresa privada, no hay libre oferta y demanda. Se eliminan las clases, para igualarlas. De ahí el acoso a la clase media para establecer una igualdad con la denominada desposeída. En sencillas palabras el partido de gobierno se ha propuesto establecer en Venezuela el sistema comunista, inspirado en los ideales marxistas. Esa es la realidad.

Resultado de imagen para socialismo del siglo xxi

Lo que denominamos crisis es el exitoso avance a ese sistema de gobierno. Ahora esto no se ha hecho a espaldas del pueblo. Desde el principio los impulsores del Socialismo del Siglo XXI han declarado honestos, francos, diáfanos cuales son sus propósitos. Y ellos tienen el derecho moral y constitucional para hacerlo.

El sistema comunista que se establece en Venezuela no ha llegado en forma impuesta, ni de manera engañosa, como ha sucedido en otros países, que se establece mediante un golpe de estado, o como resultado de una guerra. En Venezuela el Socialismo del Siglo XXI llega gracias a los votos del pueblo, que es su aval para mantenerse en el poder. El actual presidente no lo es porque él se impuso, ni dio un golpe. Obtuvo la presidencia con el voto de la mayoría del pueblo venezolano. Aun cuando se piense que hubo fraude, recuerde que la oposición tuvo representación en todas y cada una de las mesas electorales, así que si hubo fraude, entonces ese fraude fue avalado por los testigos de mesa.

Quienes hemos sido parte de la maquinaria electoral sabemos que luego de cerradas las urnas, se sellan a la vista de todos los presentes, y luego el 51% de las urnas se eligen para abrirlas en presencia de los testigos y se cuenta cada voto emitido. El fraude siempre es posible pero necesariamente es conocido y aceptado por los dirigentes de la oposición, que en el peor de los casos son cómplices entonces.

Hago estas reflexiones para insistir que el Socialismo del Siglo XXI se impone porque una mayoría lo avala con sus votos.

Ahora analicemos la realidad de la oposición y de la sociedad civil.

Como hemos observado, los voceros de estos sectores se han enfrascado en la solución electoral, apostando a que mediante el Revocatorio, o las elecciones del 2019 van a obtener el poder, ya que la crisis económica les regalará a Miraflores. Están equivocados en sus percepciones, la crisis venezolana se vive en la clase media que progresivamente pierde su estatus, sus bien ganados logros. Las clases populares no viven la crisis porque a ellas les fue negado por muchos años las bondades de los recursos que muy pocos disfrutaron.

Las clases populares de vivir en ranchos marginales y sin empleo, pasaron a vivir en urbanizaciones con todos los servicios públicos, y reciben subsidios del Estado. Es cierto que muchos hacen largas colas para obtener productos regulados; pero es que antes ni siquiera podían hacerlas porque no contaban con recursos para adquirirlos. Evocamos tiempos de hace más de veinte años.

Esa inmensa mayoría de venezolanos que jamás tuvo una 4×4, ni televisores planos, ni electrodomésticos digitales, ni tuvieron tarjetas de crédito y no recibieron dólares preferenciales, ni viajaron al exterior, entre otras muchas otras bondades vividas por la clase media; a ellos no les alcanza esa crisis.

Esa inmensa mayoría, que según algunos supera el 50% de la población, no va a estar dispuesta a perder sus beneficios, se llame “clap”, “subsidio”, “Misión Sucre”, “Barrio Adentro”, o cualquier otro programa del gobierno para asistir a la clase popular,  para votar por líderes emblemáticos de la “Cuarta República”, quienes precisamente fueron quienes les negaron por años, según el discurso del gobierno, las bondades que se vivió en los mejores momentos de la “Venezuela saudita”.

La solución pasa por lo electoral, pero previamente hay que educar a la población en lo que realmente significa el Socialismo del Siglo XXI; y más que eso, proponer un programa de relanzamiento de la clase popular, para erradicar la pobreza en Venezuela. Pero no aplicando las medidas económicas propuestas hasta hoy: promover la reactivación económica mediante liberar el dólar, liberar los intereses, liberar los precios, congelar los salarios. La cuarta república en su peor expresión.

Es cierto que aquellas medidas son necesarias, y han dado resultados positivos en otros países, pero ese “capitalismo salvaje” como se le denomina, debe ser aplicado estableciendo simultáneamente medidas de acompañamiento a las clases populares para evitar que nuevamente sean marginadas. Eso se llama justicia social, y distribución equitativa de los recursos del país. Y ese es precisamente el reclamo Divino a los líderes de Israel en Miqueas 2:1 y siguientes; mismo para los de Venezuela del gobierno, tanto como a los de la oposición.

¿Por qué ha calado en el corazón de muchos venezolanos aquello de que “El petróleo ahora es nuestro”? No es casual que exista PDVal, PDVgas comunal, PETROcasa, la gente piensa que el petróleo llega a su casa por intermedio de aquellas empresas. Tú dices que eso es populismo, pero para la gente del barrio es una bendición dada por el comandante eterno.

Imagen relacionada

Fui invitado a la promoción de un grupo de estudiantes de la Misión Sucre, pidieron les transmitiera un mensaje en aquel inolvidable acto para los graduandos. Toma la palabra uno de los felices participantes del evento y expresa: “Le doy gracias a Dios, y a mi Comandante Chávez, porque hoy obtengo el título de licenciado en educación”. El jamás pudo acceder a la universidad pública, por los motivos que sean, pero hubo alguien que le llevó la universidad a su barrio y pudo estudiar educación superior. Se burlan de la Misión Sucre, quienes estudiaron en ella la admiran y defienden; proponga quitar ese programa a las clases beneficiadas con él para que compruebe el sentir de la gente.

El proyecto de país para resolver la crisis necesariamente debe contener una sólida base de justicia social, y distribución equitativa de la riqueza del país. Que no se quede más en el 10% de la población, que beneficie al 100%. Y ello requiere un cambio de actitud en la dirigencia venezolana.

Revisemos lo que sucede en el marco del pueblo de Dios.

Lo primero que necesitamos aclarar es que Venezuela no es pueblo de Dios, tal y como lo es Israel. Hago esta aclaratoria, para evitar el error de aplicar a la Nación Venezolana mensajes dirigidos al pueblo de Dios. En Venezuela hay una parte de la población que se denomina pueblo de Dios, y otra que no lo es.

¿Cuál es el pueblo de Dios en Venezuela? Todos los que profesan la fe en Jesucristo; a ellos se les denomina “hijos de Dios”,  y quienes son israelitas, es decir descendientes de Israel, que son el pueblo de Dios, así se declara en la Biblia, Juan 1:12, y Éxodo 6:6-7.

¿Qué está ocurriendo en Venezuela? Que quienes gobiernan no representan valores y creencias propias del pueblo de Dios. Persiguen el bienestar de la población, y justicia social, pero con base a doctrinas inspiradas en filosofías ateas, y humanistas materialistas, enmarcadas en lo que se denomina marxismo. Con el agregado de creencias religiosas inclinadas al espiritismo y sus derivados.

Quienes están en el poder profesan doctrinas ateas, mezcladas con prácticas religiosas heredadas de Babilonia. Ello no es reprochable en el marco Constitucional que permite la libertad de conciencia, y libertad de cultos.

¿Por qué entonces estamos en crisis? No existe una crisis nacional, la misma se vive en un sector de la población; ya que el gobierno está imponiendo su sistema político ya antes mencionado, con el aval, al menos electoral, de la mayoría.

Quién está en crisis es el pueblo de Dios, que no ha tomado conciencia de lo que sucede y no ha optado por la conducta inspirada en su norma de fe, la Palabra de Dios. El profeta se lamenta al proclamar la palabra de Dios: “Mi pueblo perece porque le faltó conocimiento”, Oseas 4:6.

Y este es el real problema de Venezuela: al pueblo de Dios venezolano le falta conocimiento, por lo cual perece y el País con él. ¿En que se basa esta afirmación? En el proceder de la población.

Anteriormente se hizo un somero análisis del proyecto de País impulsado conforme al Socialismo del Siglo XXI, y las doctrinas que le sustentan. Entonces es lógico y natural que un marxista, socialista, comunista, ateo, materialista, o revolucionario vote y sostenga ese proyecto político.

¿Lo es para un integrante del pueblo de Dios? Aquí estriba el problema, hay una ignorancia, en dos sentidos: O se ignora los fundamentos del Socialismo del Siglo XXI; o se ignora la Palabra; y cualquiera que sea es deplorable, y causa del estado de cosas en el País.

Imagen relacionada

Los líderes religiosos, los ministros de Dios tienen su cuota de responsabilidad ante la realidad del país; unos porque apoyan al actual sistema; y otros porque no orientan palabra en mano a sus congregaciones; alertándoles sobre las verdaderas causas de la situación venezolana.

En una reunión de pastores convocada para orar por la crísis venezolana, expresé sin ánimo de ofender que un cristiano no puede apoyar a un sistema sustentado en el marxismo, que por definición es ateo y materialista; y que practica ritos paganos. Luego del acto, un pastor presente en el mismo manifestó que yo era “escualido”, es decir un “opositor al gobierno”. Sentí un profundo pesar por aquel ministro y la congregación a la que sirve por su ignorancia. Ingora lo que es el marxismo, y sus bases doctrinales; ignora las consecuencias de practicar ritos paganos; e ignora lo que afirma la Palabra de Dios. Y todo eso es fatal. Y no soy “escualido” en ninguna de sus acepciones.

Ahondando en el análisis, diagnosticamos que ni siquiera es el actual sistema quien es responsable de la crisis venezolana. Es una profunda crisis espiritual, en la que se ha cedido territorio a lo que en Efesios 6:12, se denomina huestes de maldad:

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Y el territorio cedido no es el Socialismo del Siglo XXI, que es un efecto, la causa es que el pueblo de Dios no esta  cumpliendo su alta misión de ser “la sal de la tierra”, “la luz del mundo”; preservar la tierra, e iluminar al mundo; todo ello con la proclamación de la Palabra de Dios, con el poder del Espíritu Santo.

La Biblia es clara en ello. Uno de los efectos del evangelio cuando impacta a las personas es que produce profundas transformaciones en sus vidas; y ello genera cambios en sus entornos. Es por ello que a medida que el evangelio avanza extendiendo el Reino de los Cielos, el reino de las tinieblas pierde territorio.

Esto sucede en el mundo actual, pero en Venezuela la situación es dramática. Nunca la población venezolana ha sido impactada con el efecto transformador del Evangelio del Reino. Se han hecho grandes esfuerzos para captar “almas”, y muy poco para transformar aquellas en verdaderos discípulos de Jesucristo que conozcan la Palabra, la comprendan y la vivan.

Toda persona que conozca medianamente la Biblia, la historia del pueblo de Israel, y la de la Iglesia sabe que las grandes reformas de la Iglesia, los grandes avivamientos de los pueblos tienen origen en el estudio y puesta en práctica de la Palabra. Ocurrió en tiempos del rey Josías, 2 Reyes capítulos 22 y 23; en los tiempos de Esdras y Nehemías, como en los de Lutero.

¿Cómo superar la crisis? La respuesta se encuentra en la Palabra, la Biblia. Búscala y practícala.

Fuente: