Archivo de la etiqueta: Palabra de Dios para Venezuela

LAS REDES SOCIALES Y SU IMPACTO EN LA CRISIS VENEZOLANA

En el ámbito de las ciencias sociales, una red social es una un grupo de personas relacionadas entre sí, y puede representarse como una red en la cual las intersecciones  representan individuos u organizaciones, a veces denominados actores,  y los segmentos de rectas representan las relaciones entre ellos.

Pero si hablamos de Internet, las redes sociales son sitios que permiten a las personas conectarse con sus amigos e incluso realizar nuevas amistades, a fin de compartir contenidos, interactuar y crear comunidades sobre intereses similares: trabajo, lecturas, juegos, amistad, relaciones amorosas, entre otros.

Imagen relacionada

Esta herramienta de la Internet es beneficiosa cuando se utiliza adecuadamente, pero es perjudicial en grado sumo, cuando se utiliza en forma negativa.

En lo referente a la crisis venezolana, los mensajes en los medios de comunicación, tanto como las  cadenas en las redes sociales potencian su impacto en la atribulada población.

Las noticias de actualidad, opiniones, mensajes contradictorios, y en algunos casos falsos, en las redes sociales,  en los medios audiovisueles y escritos,  sobre la crisis venezolana, producen a los emisores de los mismos, muchas visualizaciones, “likes”, y un incremento de seguidores, o de oyentes.

En quienes reciben el impacto de los mismos, se incrementa la sensación de impotencia, rabia, incertidumbre, y desesperanza.

Es que la realidad  venezolana, percibida objetivamente por quienes la padecen, en ocasiones dista de lo que reseñan las redes sociales y medios de información de masas. Es que tras aquellos mensajes hay diversos intereses que los mueven. Algunos los utilizan como estrategia para captar lectores, seguidores u oyentes; otros para desinformar creando una imagen negativa del adversario.

Imagen relacionada

Son impactantes los titulares que advierten sobre una inminente caída del Gobierno, que eleva seguidores y audiencia; como algunos programas vespertinos de televisión, ya fuera del aire, que mantenían a la población expectante, a la espera de la salida del Presidente; aumentó la audiencia, generó mucha ganancia en publicidad, y no se produjo lo que pregonaban entre llamada y llamada de los oyentes.

También hay quienes crean informaciones falsas, y las hacen “rodar” en cadenas a través de las redes sociales; los mensajes falsos favoritos son sobre supuestas decisiones gubernamentales que restringen algunos derechos, u ofrecen algunos beneficios. A la larga son mentiras lanzadas para crear ansiedad y zozobra en los lectores.

No faltan las cadenas que reciclan viejas noticias y las repiten como si fuesen de actualidad; tampoco faltan aquellas que ofrecen recompensas, trampas para cazar incautos. Nada en esta vida es gratis.

Se ha dado el caso de sitios que mencionan a cierta joven estudiante con honores, a quien no se le da el reconocimiento merecido, y resulta que la persona objeto del negado reconocimiento es una actriz porno; quienes caen en la trampa ingenuamente reproducen la información para elogiar a aquella candorosa jovencita de muchos méritos no tan académicos precisamente.

Son profusas igualmente cadenas escatológicas, apocalípticas, que usan profecías bíblicas para atemorizar con supuestos eventos catastróficos, indicando que son castigos Divinos; o que anuncian la inminente Segunda Venida de Jesucristo. Este tipo de mensaje es muy popular y gana muchos seguidores.

Imagen relacionada

En fin, hay laboratorios de desinformación utilizados para mantener a las gentes en permanente incertidumbre.

¿Por qué ocurre este fenómeno? ¿Qué consecuencias acarrea? ¿Cómo contrarrestarle?

El fenómeno ocurre por la necesidad de mantenerse informado, más aun ante la situación de emergencia que vivimos, circunstancia aprovechada por los inescrupulosos quienes manipulan la buena fe de los receptores de mensajes.

¿Qué consecuencias acarrea? Incrementa el grado de desesperanza, impotencia, rabia, frustración de la ciudadanía ya afectada por el impacto real de la crisis.

Es importante concientizar que hay una crisis real, y otra sentida. La real es aquella que se vive y se supera diariamente. Como la del transporte, de alimento, de medicinas, de seguridad, entre otras,  que se resuelve día tras día; otra es la sentida, generalmente de carácter emocional, afectivo, generada por la percepción de la crisis real, más los sentimientos generados por los mensajes recibidos a través de los distintos medios de difusión.

La crisis sentida es más nociva que la real. Una persona puede superar la carencia de transporte a través de diversas alternativas; pero el impacto emocional como impotencia, rabia, frustración no se resuelve fácilmente. Y sus consecuencias son graves, atentan contra la salud mental.

¿Cómo contrarrestar el fenómeno? Hay varias alternativas:

  • Comprueba el origen del mensaje, o cadena; considera objetivamente su contenido; abstente de enviar mensajes impulsivamente, creyendo todo lo que contiene sin evaluar su veracidad. No seas un instrumento de los laboratorios de desinformación.
  • En lugar de cadenas que generen angustia, incertidumbre o temor, envía mensajes esperanzadores, de fortaleza, optimistas; basados en la Palabra.
  • No creas todos los comentarios de los programas de opinión, ten presente de que los tales responden a intereses de sus productores, que en su mayoría o son afectos a una tendencia, o están con la otra opuesta.

Si deseas conocer objetivamente el origen de la crisis venezolana, sus consecuencias, como enfrentarla y superarla, acude a la Biblia, la Palabra de Dios. Este aspecto te parecerá cargado de fanatismo, pensamiento mágico, o manipulación religiosa. Pero no es así, continúa la lectura y luego evalúa su veracidad.

¿Qué dice la Biblia sobre el origen de la crisis venezolana?

Tome nota de esta escritura.

Causas de la crisis venezolana:

Injusticia social:

10-11 «Israelitas, ya no voy a soportar que sigan siendo tan malvados. Todo lo que hacen me disgusta. Se hacen ricos mediante el engaño; usan pesas y medidas falsas, y luego amontonan en sus casas todo lo que se han robado. 12 Los ricos se aprovechan de los pobres, y todos en esta ciudad son unos mentirosos. 13 »Por eso voy a castigarlos; ¡voy a destruirlos por sus pecados! 14 Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre; lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra. 15 »Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo; exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo; exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo. 16 Ustedes se han portado tan mal como Omrí, rey de Israel; ¡han seguido el mal ejemplo de la familia del rey Acab! Por eso voy a destruirlos; ¡voy a hacer que la gente los humille y se burle de ustedes!» Miqueas 6:10-16 (TLA)

El profeta Miqueas describe la terrible situación que vive Israel, señala las cusas, y menciona las consecuencias. A simple vista pareciera que en su enojo Dios castiga a su pueblo; sin embargo hay que considerar que Dios no actúa como los hombres, su amor y santidad le impulsan al bien, y no puede ocasionar mal a su criatura.

Lo que comúnmente se denomina “castigo”,  es la natural consecuencia activada por la conducta humana, por eso aquello de que “todo lo que el hombre sembrare, eso también segara.” Gálatas 6:7.

Idolatría:

3 »No tengan otros dioses aparte de mí. 4 »No hagan ídolos ni imágenes de nada que esté en el cielo, en la tierra o en lo profundo del mar. 5 No se arrodillen ante ellos ni hagan cultos en su honor. Yo soy el Dios de Israel, y soy un Dios celoso. Yo castigo a los hijos, nietos y bisnietos de quienes me odian, 6 pero trato con bondad a todos los descendientes de los que me aman y cumplen mis mandamientos. Éxodo 20:3-6

Esta es otra debilidad del pueblo venezolano, hay una minoría que ha roto definitivamente con la idolatría en sus múltiples y variadas manifestaciones. Existe una mayoría que todavía se resiste a reconocer a Dios como el Soberano, y a romper con la tradición que le impone adorar dioses ajenos, y a imágenes, violando los dos primeros mandamientos de la Ley Divina, anteriormente escritos.

Consecuencias: La situación de emergencia que vivimos hoy.

Alternativas de Solución:

Obedecer las enseñanzas contenidas en la Palabra de Dios:

7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josué 1:7-9.

Observa el resultado de poner en práctica la Palabra de Dios: “…para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”, y además: “…porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”

Busca a Dios y arrepiéntete:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Cuáles son los planes de Dios para tu vida y Venezuela:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11.

Aunque parezca una fórmula ingenua, la Biblia propone esta alternativa en línea con lo antes mencionado:

Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten. Mateo 6:33 (TLA)

Fuente:

Biblia: Versiones RVR60, y TLA, tomadas de www.biblegateway.org

Notas Personales

Imágenes: Google

A LOS 500 AÑOS DE LA REFORMA DE LUTERO, SU IMPACTO EN VENEZUELA

El 31 de octubre pasado, como cada año,  se conmemora en todo el mundo el Día de la Reforma de Lutero, hecho de gran trascendencia en el cristianismo pues significó renovar la fe del Nuevo Testamento en tiempos cuando la Palabra de Dios escaseaba.

Este año a la conmemoración se le hadado mayor relevancia dado que han trascurrido 500 años desde aquel memorable día cuando Lutero hace pública sus tesis las que encendieron la llama del remanente fiel a la Palabra, primero en Alemania, luego a gran parte de Europa.

El mérito de Lutero es el de haber redescubierto el eterno mensaje contenido en la Biblia, único capaz de propiciar los cambios que un pueblo necesita para salir del atraso, ignorancia, y propiciar el progreso.

Muchos siglos antes de la protesta de Lutero ocurre un evento similar en la nación de Israel, en tiempos del rey Josías. Este recordado rey decide reparar el Templo que estaba en ruinas, al acometer las reparaciones encuentran entre los escombros el libro de la Ley, es decir el Pentateuco; el conjunto de normas que rigen los destinos de la nación.

Una vez enterado el rey del hallazgo, luego de conocer el contenido del libro, se reúne con los ancianos y propicia una renovación total, barriendo con la idolatría y demás cultos paganos que se habían arraigado en el corazón del pueblo, infiltrados sutilmente entre aquellos que desatendieron la Palabra de Dios, los principios contenidos en ella, en menosprecio a Jehová, el Dios de Israel. El relato de esta reforma la puedes leer en 2 Reyes 22:1-23:30.

Desde la perspectiva de estos hechos, las reformas de Josías y las de Lutero, es evidente que lo único capaz de transformar a una Nación es la Palabra de Dios. Cuando ella es desatendida por los gobernantes y sus ciudadanos ocurre lo que es habitual en Países como Venezuela, sumida en una crisis moral, social, económica y espiritual sin precedentes.

Es que a la Reforma de Lutero se analiza generalmente con respecto a su impacto en el aspecto espiritual, y su repercusión en las Iglesias; pero la Reforma de Lutero va más allá del aquel ámbito pues trasciende a todos los aspectos de la vida de una Nación, incluidos los políticos, económicos, sociales, morales. Lutero, y la Biblia fueron poderosos instrumentos Divinos para impulsar a Europa en su proceso de desarrollo.

La Reforma de Lutero se inscribe entre los grandes aportes del Renacimiento, puesto que aquel Monje Agustino inspirado en tal movimiento cultural decide reforzar sus conocimientos teológicos, y al acudir a la fuente original de tal disciplina, la Palabra, descubre la doctrina que impulsa el movimiento reformador. Luego esta Reforma de Lutero da impulso al Renacimiento, gracias al cual Europa sale de la oscuridad a la luz verdadera.

El hombre no habría llegado a la Luna, ni creado la Internet, entre los muchos logros humanos, a no ser por la sed de buscar en los libros, incluida la Biblia, el conocimiento que transforma vidas, sociedades, culturas, al mundo.

Por este motivo hay que reconocer que en Venezuela, como en el resto de América Latina, no ha llegado el impacto de la Reforma de Lutero, aquella que impulsa al hombre a volverse a la Palabra de Dios, permitir que ella marque la pauta en todos los órdenes de su condición humana, y genere el desarrollo, el progreso humano.

¿Por qué afirmar que en Venezuela no ha habido Reforma? Los hechos, la historia, y la realidad presente así lo certifican.

A Venezuela no llegó la reforma de Lutero por la sencilla razón de que quienes trajeron e impulsaron el cristianismo en Venezuela, y en el resto de América fueron los descubridores que además trajeron el Catolicismo que no aceptó, ni toleró la Reforma de Lutero. Y aquello no sería tan relevante puesto que Lutero en un momento dado, se erigió como propulsor de una vuelta a la fe ancestral de los cristianos, lo que no ha sucedido en Venezuela.

Para dar fuerza a lo que acá afirmo es que siendo Venezuela un País con una población mayormente cristiana, repartida en una mayoría católica, y una significativa población evangélica, esté en funciones de Gobierno una Revolución basada en filosofías y religiones ajenas a la fe bíblica. Y aquella no se impuso a la fuerza, ni con golpe de Estado, ni a través de una guerra; sino a través del voto popular y con la anuencia de muchos sacerdotes católicos y pastores evangélicos quienes avalaron, y aun avalan la Revolución Socialista.

No ha calado la Reforma de Lutero, basada en la Biblia, la Santa Palabra de Dios, en aquellos pastores evangélicos que impregnados de las tendencias posmodernas apoyan movimientos basados en filosofías orientales, técnicas de persuasión psicológicas, o doctrinas materialistas matizadas con religiones ancestrales ajenas a la fe de Jesucristo; no ha impactado en la conciencia de los pastores cuando alejados de la Palabra de Dios siguen vendiendo las nuevas “indulgencias” representadas en las falsas promesas de prosperidad, engañando a sus feligreses prometiendo milagros, abundancia, prosperidad a cambio de diezmos y ofrendas, la “semillita de la fe”.

Este año, cuando se conmemoran los 500 años de la Reforma de Lutero, la cristiandad venezolana, y concretamente sus líderes espirituales necesitan propiciar un profundo reencuentro con las Tesis de Lutero, aquellas que primero cambiaron su vida, y luego contagió a un Continente.

Hoy más que nunca necesitamos volver a los postulados de Lutero, que es el eterno llamado Divino:

Sola scriptura, solo por medio de la Escritura. Aceptar y proclamar que solo la Biblia es la palabra de Dios, la única fuente de autoridad, y que es accesible para todos, es decir, que es capaz de ser entendida con claridad, y se puede autointerpretar por medio de ella misma.

Sola fide, Solo por la fe Dios salva. La justificación  se recibe sólo por la fe, sin ninguna mezcla ni necesidad de buenas obras, aunque la fe salvadora siempre se evidencia por las buenas obras.

Sola gratia, solo por la gracia. La salvación viene sólo por la gracia divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido por sus propios méritos.

Solus Christus o Solo Christo,  Cristo” o “solo a través de Cristo. Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro.

Soli Deo gloria, la gloria solo para Dios. La expresión latina sola significa en  “solo” o “solamente”.

Las cinco solas declaran las creencias que los reformadores entendían como bases de la vida y prácticas cristianas.​ Cada una de ellas rechazaba las conductas y doctrinas extendidas a comienzos del siglo XVI en la cristiandad, contrarias a la Palabra de Dios.

Este conjunto de afirmaciones necesita ser retomado por los líderes espirituales de la Nación y proclamados desde los púlpitos; proclama que primero deben ser internalizadas y practicada por los predicadores.

La actual coyuntura política nos está confirmando la urgente necesidad de llevar al pueblo a la Palabra, la única que puede pro propiciar los cambios que requerimos en el País.

Para cambiar el rumbo de Venezuela, primero hay que cambiar el corazón de los venezolanos, y aquello solo puede ser posible cuando la Palabra de Dios marque la pauta.

24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. 28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; 29 porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Mateo 7:24-29.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Datos históricos: Wikipedia

Imágenes: Imágenes Google

Notas personales

PROFECÍA SOBRE VENEZUELA: HABRÁ CAMBIOS

Luego de intensa meditación y búsqueda de explicaciones sobre la crisis venezolana y el resultado de las elecciones del 15 de octubre he recibido una revelación profética que deseo comunicarla al pueblo.

Antes de atreverme a hacer pública estas declaraciones pasé un período de meditación tratando de certificar que realmente era un mensaje Divino, y no un producto de mi emotividad, o de ocultos deseos de figurar entre los iluminados que quieren algún tipo de reconocimiento.

Luego de asegurarme de la autenticidad de la revelación, exploré en la Biblia lo que se afirma sobre quienes hablan en nombre de Jehová. Confirmé que quienes se atreven a decir algo en nombre del Eterno, Jehová de los ejércitos, acarrea gran condenación y castigo si mienten, si su profecía es falsa.

También me fue confirmado que la prueba de que alguien habla realmente en nombre de Dios cuando lo que dice se cumple.

Recibí la confirmación final en la declaración extraordinaria:

7 Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. 8 Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará? Amos 3:7-8.

Dicho todo esto voy a atreverme a rugir en nombre de Jehová, el Dios de Israel, es decir voy a profetizar en nombre de Jehová.

Esta es la profecía que en una visión me fue dada:

Estaba meditando sobre la crisis venezolana, evaluando los resultados de las últimas elecciones y la grave situación humanitaria que atravesamos, pensaba en la creciente cantidad de personas que pululan en las calles hurgando la basura en busca de alimentos; vino a mi mente la cantidad de personas que en los hospitales fenecen a causa de la escasez de medicinas e insumos médicos.

A semejanza de un documental audiovisual fueron pasando en mi mente imágenes de lo que hemos vivido:

Un ancianito semidesnudo, desnutrido, en el portal de un edificio siente que su vida se le escapa inexorablemente; más allá familias enteras bajo un puente, o entre las ruinas de una vivienda, a la espera de un mendrugo de pan; en las barriadas populares los jóvenes practican el arte de sobrevivir arrebatando pertenencias a los transeúntes. Cientos de vehículos abandonados porque sus dueños no tienen medios económicos para repararlos. Los anaqueles de los supermercados sin productos alimenticios, y los pocos que existen se venden a precios elevados.

Resultado de imagen para pobreza

Seguidamente en la visión vi un panorama distinto, esperanzador:

Venezuela convertida en potencia mundial, en la que sus habitantes viven libres, saludables en un ambiente seguro.​

Resultado de imagen para Valle de caracas

Con una producción agropecuaria tan abundante en la que hay excedente de alimentos en tal magnitud que provee de aquellos a países necesitados; por lo cual no habrá menesterosos en su suelo, ningún venezolano mendigará pan.

Hospitales con mínima cantidad de enfermos porque se tiene un fuerte programa de prevención que propicia la salud integral de los ciudadanos, quienes tienen una alta expectativa de vida.

Hay seguridad y paz en todo el territorio, por lo que se vive sin temores; y no tiene necesidad de ejército alguno porque mantiene relaciones armónicas con sus vecinos.

En la nueva realidad venezolana viven familias felices en hogares donde  la alegría y armonía son permanentes, en ciudades humanizadas, con amplias calles bordeadas de jardines, dotada de todos los servicios necesarios para el bienestar, en medio de una exuberante vegetación.

En el campo la tierra es productiva, ajena de plagas y bestias feroces, por lo que sus habitantes viven confiados, en un ambiente amigable, óptimo para producir. Descienden las lluvias a su tiempo; y son como lluvias de bendición. El árbol del campo da su fruto y la tierra da sus productos; los pobladores habitan seguros en su tierra.

Resultado de imagen para paisaje venezolano

Industrias y empresas de servicio fortalecen la calidad de vida generando empleos y produciendo todo aquello necesario para el bienestar de la familia y de cada uno de sus integrantes.

Escuelas formando al ciudadano para la vida, instruyéndole los valores esenciales para un desempeño excelente en lo personal y profesional, asimismo capacitándole para servir en las distintas áreas del saber humano.

Gobernantes ejerciendo sus funciones para servir al ciudadano, optimizando las instituciones del estado, los servicios públicos, creando un ambiente de seguridad para que todo ciudadano se realice personal y socialmente; administrando la riqueza nacional en forma pulcra; distribuyendo los beneficios derivada de aquella riqueza entre todos los ciudadanos por igual.

En aquella visión que me fue mostrada vi a Venezuela como una buena tierra, tierra de ríos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en el llano y en las montañas; tierra de abundante producción agropecuaria; tierra en la cual se come pan en abundancia, donde no falta nada; tierra donde hay hierro, aluminio, y metales preciosos como oro; en el subsuelo abundantes reservas de petróleo; todo ello usado para bienestar y calidad de vida de los ciudadanos.

Imagen relacionada

Venezuela, potencia mundial, en la que sus habitantes viven libres, saludables en un ambiente seguro.

Cuando indagué acerca del tiempo en que se cumplirá esta profecía, me fue revelado que la fecha prevista para el cumplimiento de la revelación  es aquella en que los venezolanos pongan en práctica esta otra revelación:

1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. 9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. 10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, 14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles. Deuteronomio 28:1-14.

Como habrás notada la visión que te describo la obtuve de la Biblia, la Santa Palabra de Dios, ella muestra la verdadera revelación al hombre en la actualidad.

Esa Venezuela que te he mostrado es posible, Dios lo asegura, la estrategia es sencilla: pon a Dios en primer en tu vida y practica sus enseñanzas y demandas.

Cuando el pueblo de Dios proceda como se recomienda en la Escritura, veremos cumplido ese sueño de todo venezolano.

El panorama lo obtuve de:

Levíticos 26:10; Deuteronomio 15:4; Éxodo 15:26, 23:25-26; Levítico 26:6-8;  Isaías 65:17-25;  Ezequiel 34:25-31, y de Deuteronomio 8:7:10.

Imagen relacionada

La condición actual que vivimos es producto de desatender el llamado Divino a poner en práctica su Palabra. Para un diagnóstico en este sentido lee los versos que siguen a Deuteronomio 28:15.

Pueblo de Venezuela, vamos a cambiar la realidad venezolana, mediante un cambio de actitud, busca a Dios.

Dios declara:

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11.

Y demanda:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Isaías 55:6-7.

Acepta el llamado y verás…

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org

Imágenes: Google,

Notas personales.

 

MI PUEBLO FUE DESTRUIDO PORQUE LE FALTÓ CONOCIMIENTO

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento…” Estas palabras fueron pronunciadas por Jehová y dirigidas al pueblo de Israel, y más concretamente a sus dirigentes, en momentos que la Nación atravesaba una de sus peores crisis. Las mismas son aplicables a Venezuela en los actuales momentos.

Veamos las escenas y hagamos las comparaciones. Los textos que preceden a esta declaración revelan el estado de cosas, sus causas, y consecuencias.

Veamos el panorama:

1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 2 Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. 3 Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.  Oseas 4:1-3.

  • ¿Cuál es la condición de los “moradores de la tierra”? No hay verdad, ni misericordia; perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.
  • ¿La causa de este estado de cosas? No hay conocimiento de Dios en la tierra.
  • Y, ¿Las consecuencias? Se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán. 

Vamos a intentar una interpretación de este texto, y aplicarlo a la realidad venezolana.

Antes de proceder al análisis del texto, aclaremos que somos conscientes de que Venezuela no es Israel, el pueblo de Dios. Pero como el mensaje de la Biblia es de aplicación universal, extraeremos de la misma algunas enseñanzas, y haremos comparaciones a partir de ella.

¿En qué son diferentes Israel y Venezuela? Al momento de escribir Oseas su libro, Israel es una Estado Teocrático; como Nación gobernada políticamente por la Monarquía Hebrea, establecida por Jehová al elegir a David como Monarca, y a su descendencia como herederos del trono; Constitucionalmente bajo la Ley de Moisés, Pentateuco, dictada por Dios, la cual rige la vida del pueblo en todas sus facetas y dimensiones: civil, moral, religiosa, legal.

Venezuela es un Estado seglar; políticamente constituida como un Estado federal democrático, social, de derecho y de justicia, autónomo y soberano, cuya soberanía está consagrada en su Acta de Independencia firmada en 1811.

Establezcamos las comparaciones:

La situación de Israel.

El profeta Oseas declara que el estado deplorable en que vive la Nación tiene su origen en que “no hay conocimiento de Dios”.

¿A qué se refiere el profeta con esta expresión? ¿Qué tipo de conocimiento? ¿Cuál es la causa de esta carencia? La expresión “no hay conocimiento de Dios” se refiere a que el pueblo vive ajeno a los principios establecidos en La Ley de Moisés, contenida en el Pentateuco, que era su “constitución nacional”, la norma política, moral, civil y religiosa de Israel.

Al ignorar los principios establecidos en su “estado de derecho”, ocurre el desastre nacional, reflejado en: “…no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.”

Y esta ignorancia trae consigo consecuencias inexorables: “Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.” Un panorama aterrador. La Nación atraviesa uno de sus peores momentos en toda su historia.

¿Es Dios quien propicia este estado de cosas?  No, Dios nunca desea, ni propicia males a su pueblo que tanto ama. Es el hombre con su conducta desaforada, sin cumplir las leyes, haciendo caso omiso a los principios que rigen la vida, quien activa las consecuencias. Cuando un juez, actuando de conformidad al procedimiento establecido en los códigos, condena a una persona, lo hace porque aquella persona dio motivo para tal sentencia.

¿Quién es responsable de la ignorancia del pueblo? El profeta acusa a los dirigentes de la Nación, especialmente los religiosos, por no dar a conocer el mensaje divino.

La decadencia de Israel fue progresiva. La primera institución que fracasa es la monarquía. Los reyes ungidos como instrumentos divinos para conducir al pueblo política, militar y civilmente, se desviaron en sus caminos abrazando la idolatría, culto a dioses paganos, y haciendo alianzas políticas, olvidándose de Jehová, Dios de la Nación.

De igual modo se pervierte el sacerdocio. Los sacerdotes son responsables del estado de derecho, así como de la vida espiritual del pueblo, ya que como estado teocrático-monárquico, el marco jurídico, legal, lo define la Ley de Moisés, el Pentateuco, que también marca la pauta en lo religioso y espiritual. Una actitud temeraria e irresponsable del sacerdocio es consentir las desviaciones del Monarca y erigir estatuas de ídolos en el propio Templo, tanto como permitir la prostitución como acto religioso.

Así pues, ante el fracaso de los reyes como guías morales, civiles, políticos; y del sacerdocio como garantes de la justicia, la legalidad y la vida espiritual del pueblo, Dios levanta a los profetas para advertir a los reyes, a los sacerdotes, y al pueblo en general las consecuencias por su perversa conducta. Todo el capítulo cuatro de Oseas, tanto como el libro en su totalidad, son un llamado, desatendido, para un cambio de actitud, al arrepentimiento.

La línea de trabajo de un profeta, como emisario de Dios, es sencilla. Responde al siguiente esquema:

  1. Denuncia del pecado, 8:1-6,
  2. Advertencia de las consecuencias por el pecado, 9:1-7
  3. Llamado al arrepentimiento, cambio de actitud, 14:1-3,
  4. Promesa de perdón y reconciliación, 14:4-9.

Como sabemos Israel no atendió el llamado de Dios a través de Oseas, como tampoco lo hizo con los demás profetas, y fue llevado al cautiverio como consecuencia de su mal proceder.

Enseñanzas y comparaciones aplicables a Venezuela.

Recordemos que nuestro análisis gira en torno a la frase “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento”.

Respecto de que “fue destruido” hay poco que decir puesto que la realidad grita por sí misma. Hay suficientes análisis que explican la decadencia moral, económica, política y social de Venezuela. En algunos aspectos se encuentra igual a Israel en sus peores momentos.

¿El motivo? La falta de conocimiento. En el caso de la Nación de Israel, desconocimiento de la Ley de Moisés, el Pentateuco, que reglamentaba la vida del pueblo. En el caso de Venezuela un desconocimiento generalizado de la Constitución Nacional que rige la vida ciudadana en todos sus aspectos, así como a los principios y normas morales que caracterizan la cultura venezolana.

Venezuela como estado seglar no está obligada a regirse por la Biblia, la Palabra de Dios, ya que Jehová no es el Dios de Venezuela, lo es de muchos venezolanos, no de la Nación. Pero si está obligada a ceñirse a la Constitución y a las Leyes.

Otro aspecto en el que resalta la falta de conocimiento, es en el verdadero origen de la crisis venezolana. La misma tiene sus raíces en que se está imponiendo un modelo económico y político fracasado en toda Nación donde quiso imponerse,  además teñido de prácticas paganas, ocultistas; como lo es el Socialismo del Siglo XXI, impulsado por la Revolución Bolivariana. Pero sobre esto se guarda silencio. Pocas personas han alertado sobre este particular a la población.

En el ámbito espiritual, igualmente se nota un impresionante desconocimiento de las demandas divinas, entre quienes profesan el cristianismo como religión, o como devoción. Se ha reiterado en anteriores escritos, es una inconsistencia lógica, y bíblica que un cristiano adopte la filosofía del Socialismo del Siglo XXI como estilo de vida.

Esta inconsistencia es debido a una doble falta de conocimiento. Por una parte la mayoría de la población desconoce la esencia de los principios que sustentan el Socialismo del Siglo XXI, y se es displicente respecto a las prácticas ocultistas, de religiones paganas que promueven. El común cree que el desabastecimiento y la escasez e es producto de una supuesta guerra económica, y a la caída de los precios del petróleo; cuando en realidad es un esquema de control de la población a través de los productos de primera necesidad, y de los servicios públicos.

Como también hay un desconocimiento generalizado a lo que establece la Palabra de Dios para quienes dicen profesar el cristianismo. Por ello se afirma que la crisis venezolana es peor que la de Israel en sus peores épocas. ¿Por qué? Porque en sus peores crisis Israel tuvo profetas que hablaron en nombre de Dios, alertando a la población sobre su errada conducta, los males porvenir, y llamaron al arrepentimiento. Quienes se acogieron a las demandas divinas escaparon de las consecuencias, al contrario de quienes persistieron en su ignorancia.

Hoy falta la voz del profeta en Venezuela, uno que desenmascare las pretensiones del personaje que tras bastidores dirige la escena, Satanás y sus huestes de maldad; que denuncie el pecado, y advierta las consecuencias de la ignorancia a la Palabra de Dios; que haga un llamado al arrepentimiento a quienes profesan la fe de Cristo.

Hace falta en Venezuela que se lea detenidamente 2 Crónicas 7:13-14, y que cada Cristiano ponga en práctica las palabras de ese imponente texto, una por una. Que no lo pronuncie más, sino proceda de una vez como allí se le pide:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones…

Fuente.

  • Conceptos y datos: Wikipedia,
  • Biblia: RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

DECLARACIÓN DE LA BIBLIA PARA VENEZUELA FRENTE A LAS ELECCIONES DEL 2015

Desde hace mucho tiempo el Pueblo de Dios está clamando por Venezuela; dentro y fuera del País, se elevan plegarias rogando al Todo Poderoso que intervenga ante la crisis Nacional que vivimos. Lo sabemos por las publicaciones en los distintos medios de comunicación e información, redes sociales, los sitios de las distintas Iglesias y Organizaciones Cristianas; y el testimonio sobre cadenas de oración, vigilias, entre otros.

Afiches de organizaciónes cristianas invitando a orar por Venezuela.

Y tal vez algunos de quienes leen estas líneas, hoy, al despuntar el alba, seguramente oraron por Venezuela. ¿Cuál ha sido la respuesta? No me atrevo a pronunciarme si Dios ha respondido las plegarias. Cada quien dará testimonio al respecto.

Sin embargo, la Biblia, la Palabra de Dios, nos ofrece una respuesta anticipada, que a continuación describo. Dios siempre responde al clamor de su pueblo, previo el cumplimiento los siguientes parámetros indicados en la Biblia:

Primero: Que el Pueblo de Dios este unido, y de acuerdo en la plegaria que eleva al Padre Celestial, Mateo 18:18-20; 2 Crónicas 7:14:

Mateo 18:18-20:

18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. 19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. 20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

2 Crónicas 7:14:

14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Segundo: Orar, conforme a la voluntad de Dios, 1 Juan 5:14-15:

14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

Tercero, Actuar, la fe se perfecciona en las obras, Santiago 2:14, 20-22:

14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?… 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? 21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?

Respecto del primer parámetro, un pueblo unido clamando, no hay mucho que explicar. Es evidente la necesidad de estar unidos, como Pueblo de Dios, para acordar una plegaria común, en un solo sentido. Resulta ilógico que el pueblo de Dios esté dividido al clamar, que un grupo de venezolanos eleve plegarias para un cambio de quienes están en funciones de Gobierno; y otro, pida que éste sea fortalecido; adoptando posiciones radicales, controversiales y sectarias.

Ambos grupos deben reconocer la necesidad de un cambio de actitud, pedirse perdón mutuamente, reconciliarse, asumir el mandato de Jesucristo de amarse como Él nos mandó a amarnos; y acordar un clamor común ante Dios para que se manifieste como Él solo sabe hacer, conforme a su voluntad, y a los intereses Nacionales.

El dsafío de Cristo a los Cristianos VenezolanosNuevo Mandamiento, Juan 13:34:

34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Dios escucha el clamor de su pueblo.

Así ocurrió en Egipto, cuando Dios oyó el clamor de su pueblo, y usando a Moisés, les liberó de la esclavitud, Éxodo 3:9-10; tanto como uso a Ciro, rey de Persia, para repatriar a los israelitas cautivos por Babilonia, 2 Crónicas 36:22-23.

Éxodo 3:9-10:

El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. 10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

2 Crónicas 36:22-23:

22 Mas al primer año de Ciro rey de los persas, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de los persas, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito, por todo su reino, diciendo: 23 Así dice Ciro, rey de los persas: Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien haya entre vosotros de todo su pueblo, sea Jehová su Dios con él, y suba.

Necesitamos reconocer que Dios tiene el control, y sabe lo que le conviene a Venezuela.

He reiterado, en oportunidades anteriores, que la oración “no” debe ser que Dios “tumbe” el Gobierno Bolivariano; y coloque en su lugar a los dirigentes de la Mesa de la Unidad. O, que se fortalezca la Revolución Bolivariana, derrotando a los opositores de la misma.

La oración agradable a Dios, es que El proceda según su voluntad, manifestando la determinación de aceptar esa voluntad Suprema incondicionalmente; acudiendo ante El, conforme establece Jesucristo en Mateo 5:23-24.

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

A este respecto es conveniente destacar la necesidad de propiciar una Reconciliación Nacional, que comience dentro del mismo Pueblo de Dios, y se extienda a toda la Nación. Es un imperativo lograr un País unido, reconciliado, en comunión; en el que quienes estén en funciones de gobierno, y la oposición, no sean enemigo, ni pretendan el exterminio del otro. Un país civilizado, en el que Gobierno y Oposición se sienten a planificar su Reconstrucción, y trabajar juntos en ello. Porque todos somos venezolanos, herederos de los ideales de Bolívar.

Conviene recordar el valor del respeto a quienes no profesen nuestros ideales; así como el valor de la condición humana debe prevalecer. Igualmente activar los procedimientos establecidos en la resolución pacífica de conflictos, y que desde la perspectiva de Jesús, se describe en Mateo 18:15-17.

En segundo lugar, hay que clamar según la voluntad de Dios, y luego aceptarla. Convencidos de que Él se deleita en misericordia, Miqueas 7:18. Es necesario reconocer que Dios está en control. Nada de lo que ocurre en Venezuela transcurre por determinación humana, o maligna. Ningún poder humano, o potestad espiritual va a sesgar la determinación de Dios.

Ocurre que a veces, El permite determinadas circunstancias para alertar, corregir, y hasta para castigar a su Pueblo. En la Biblia abundan ejemplos sobre este particular. Babilonia, por ejemplo, tomó a Jerusalén, destruyó el Templo, y llevó cautivo a gran parte del pueblo, porque Dios lo permitió, con propósitos bien definidos. Leer Daniel 1:1-2, y el capítulo 21 del libro de Jeremías, en cual se afirma que no es de Nabucodonosor la victoria, sino que es Dios mismo quien pelea contra Israel, por su desobediencia.

Daniel 1:1-2:

En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió. Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios.

Dios es un fiel protector de su Pueblo, más cuanto éste tercamente le desobedece, Dios es un adversario inclemente.

Cuando Pilato interrogaba a Jesús, en un momento dado, Jesús determinó no responder más; por lo que Pilato le increpó: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltare? Jesús, en control de la situación, respondió: “ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba…” Juan 19:10-11.

Y esto sigue siendo así, ningún poder puede actuar sobre cualquier parte del Mundo, por su determinación, dominio, o autoridad propia. Para que ello ocurra, se necesita que Dios lo permita. En el Padre Nuestro oramos: “Hágase tu voluntad…” Consecuente con ello, oremos conforme a la voluntad de Dios, que es buena, agradable y perfecta, Roamos 12:2.

Por otra parte, es cierto que en la Biblia se declara que Dios revela sus propósitos.

Es la realidad planteada por Jeremías, en su famoso y siempre repetido 33:3: “Clama a mí, y yo te responderé, y te mostraré cosas grandes y ocultas que tu no conoces”.

Y la declaración formulada al profeta Amós en 3:7: “Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”.

Así pues, Dios está revelando lo que quiere y puede hacer por Venezuela, si su Pueblo actúa conforme a su Palabra.

En tercer lugar, se requiere actuar. Este aspecto es más complejo. No es fácil definir cómo actuar ante situaciones tan complicadas como las que vive Venezuela. Sin embargo hay algunos indicios en la Biblia.

Cuando Moisés a la salida de Egipto, iba delante del pueblo, se topó con el Mar Rojo; ante tal obstáculo, el pueblo reclamó a Moisés por llevarles a aquella encerrona; ante lo cual el Caudillo clamó a Dios, quien le respondió: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen.”, seguidamente le instruyó: “extiende tu vara sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos del Israel por en medio del mar, en seco.” Lo demás es historia conocida.

En la época de los Jueces de Israel, los Madianitas perturbaban al Pueblo de Dios, y continuamente lo saqueaban, “…de modo que empobrecía a Israel en gran manera por causa de Madián; y los hijos de Israel clamaron a Jehová.” Jueces 6:6. En respuesta al clamor, Dios levantó un libertador, Gedeón. Éste Caudillo, con 300 hombres, utilizando una estrategia completamente ajena a la práctica militar, con astucia y fe, derrotó al ejército enemigo, que era “como langostas en multitud, y sus camellos eran innumerables como la arena que está a la ribera del mar”, Jueces 7:12.

El ejército de Gedeón, en franca minoría, apenas 300 combatientes, utilizando como arma de combate, una antorcha, una trompeta, y un grito de guerra: “Por la espada de Jehová y de Gedeón”, liberaron a Israel; el resto es conocido. La historia completa se puede leer en Jueces 6:1-8:35.

Muchos años después, cuando el poderoso e innumerable ejército Asirio tomó a Samaria, seguidamente fue contra Judá, se plantó en las inmediaciones de Jerusalén, y el General del ejército enemigo a grandes voces retó al Rey de Israel, y a Jehová de los Ejércitos. Ante tal peligro, el rey Ezequías consciente de su situación, se fue al Templo y clamó a Dios. La respuesta no se hizo esperar, Dios, por intermedio del profeta Isaías, le envió este mensaje: “Así ha dicho Jehová: No temas por las palabras que has oído, con las cuales me han blasfemado los siervos del rey de Asiria.” 2 Reyes 19:6. Lo que sigue narra la liberación de Jerusalén, por el poder de Dios, activado gracias al clamor de un pueblo, y de un hombre temeroso de Dios, el rey Ezequías.

Reconocemos que Venezuela, no es Israel, más Jehová de los Ejércitos si es el mismo ayer, hoy y siempre, de modo que podemos afirmar y confiar, que Dios va a intervenir en Venezuela, según sus Planes, Propósitos, Voluntad, y Estrategia, considerando el clamor, y las actitudes del pueblo venezolano.

Reitero esto, Dios va a levantar a una persona, o grupo de personas para conducir el País, conforme a su voluntad, y al clamor de un pueblo unido, ferviente, temeroso, y obediente.

Tal como se constata en la Sagrada Escritura, Dios siempre utiliza el elemento humano para cumplir su voluntad; y ese elemento humano está entre nosotros, me refiero a que está en Venezuela, sin descartar a ninguna persona, puesto que Dios conoce los corazones, y sabe a quién elegir. Así ocurrió con la elección de David, para ser rey de Israel. Jehová comunicó al profeta Samuel su determinación, para transmitírsela a Saul: 14 Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.

Utilizó a Nabucodonosor, y a Ciro, quienes no eran parte de su Pueblo para cumplir su Soberana Voluntad; lo puede hacer en Venezuela, sin dudas.

Por lo tanto, necesitamos seguir clamando, y consecuente con ese clamor, actuar siguiendo la pauta marcada en la Palabra.

Como explica Santiago en su carta, se puede orar con fe, y actuar, accionar, consecuentes con la súplica. Abraham desarrolló una gran fe en Jehová, y se movilizó conforme a esa fe que profesaba.

Como Actuar:

  1. Clamar a Dios, como Pueblo Unido; Propiciar la Reconciliación del Pueblo Cristiano en Venezuela, derribando barreras políticas, sociales, denominacionales; y propiciar igualmente la Reconciliación y Reconstrucción Nacional.
  2. Orar según la voluntad de Dios, acogerse a la Constitución y a las Leyes Venezolanas.
  3. Actuar. En las elecciones, votar por candidatos que tengan un mínimo de compromiso con los principios bíblicos, y se responsabilicen en respetar fielmente la Constitución y las Leyes; o promover candidatos cristianos a la Asamblea Nacional. Todo enmarcado en la dirección de Dios.

Este 2015, es un año electoral, quiere decir que vamos a ser llamados a votar por personas que nos representen en la Asamblea Nacional. Ante este escenario, el pueblo Venezolano, consecuente con su clamor a Dios, no puede, ni debe votar por candidatos que representes intereses ajenos a los valores establecidos en la Palabra de Dios.

Respetamos el derecho de toda persona para profesar su fe religiosa como la conciba, y adoptar la filosofía de su preferencia; ese es un derecho humano, y Bíblico, pues Dios nos creó con libre albedrío. Ahora el hecho de que respetemos su libre albedrío, no significa que debamos por ello apoyarle, si somos conscientes de que representa una ideología contraria a nuestra fe.

A ese respecto, necesitamos adoptar un criterio bien definido. Hasta ahora, los cristianos venezolanos han sufragado, considerando sus preferencias político-partidistas; ya es tiempo del voto consciente. Del voto consecuente con nuestros principios.

Esto representa un desafío, en primer lugar porque los posibles candidatos de los distintos sectores políticos, en su mayoría responden a su cosmovisión personal, a los grupos que les postulan, y a su propia conciencia. Pocos tienen la convicción de que pueden ser instrumentos de Dios en el ejercicio de sus funciones, lo cual se explica porque el pueblo cristiano poco ministra sobre ellos.

En segundo lugar, porque el Pueblo de Dios, se ha mantenido prudentemente ajeno al acontecer político, evadiendo ejercen funciones en los distintos Órganos del Poder Público de Estado, por razones suficientemente discutidas y aceptadas.

La separación de la Iglesia y el Estado, es un gran acierto. La Iglesia no debe tener injerencia, ni compromiso con el Gobierno. Pero está en la obligación, la Iglesia, de interceder para que quienes lo ejerzan lo hagan según los principios establecidos en la Constitución, “para que vivamos quieta y reposadamente”, como expresa 2 Timoteo 2:2.

Sin embargo, es recomendable explorar la posibilidad de conversar con los potenciales candidatos, a la Asamblea Nacional, orar por ellos, explicarles que pueden ser instrumentos de Dios en el ejercicio de sus funciones, y orientarles sobre las demandas de la Palabra de Dios respecto de sus responsabilidades. Ese es un imperativo Bíblico, porque como toda persona, necesitan escuchar lo que Dios puedo hacer por su intermedio. Y fundamentalmente, que conozcan a Jesucristo, porque ellos están incluidos en Mateo 28:19-20.

Otra opción es motivar a cristianos de reconocida trayectoria pública; o cristianos con inclinaciones políticas, para que asuman el desafío de proponer sus nombres, como candidatos a la Asamblea Nacional  por Iniciativa Propia, con el apoyo de la Sociedad Civil, y del Pueblo de Dios, en sus circunscripciones electorales.

Dios tiene caminos inescrutables para hacer su voluntad, y cumplir sus propósitos; quien sabe si algunos de quienes leen estas líneas, están en el Plan de Dios para la Reconciliación, y la Reconstrucción Nacional. Estamos orando por ello.

En Conclusión: Vamos a seguir clamando, y comencemos a actuar.

Recuerda, si apoyas a personas que tengan temor de Dios, ya sabes cuál es el futuro de la Nación; caso contrario, también lo conoces, Dios en su Palabra te lo ha revelado.

Venezuela espera por la acción asertiva del Pueblo de Dios.

Fuente: