Archivo de la etiqueta: pacto

A PROPÓSITO DEL JUDAÍSMO, ¿FUE JESÚS JUDÍO?

La vida y obra de Jesús ha sido motivo de diversos debates y controversias; surgen durante su ministerio terrenal y subsisten hasta hoy.

Un tema controversial es ¿Fue Jesús judío? ¿Practicó Jesús el judaísmo? Responder esas pregunta es el propósito de este escrito, que basaremos en los textos sagrados como la Torá, Tanaj, y los relatos sobre Jesús.

Para abordar el tema, consideremos en primer lugar qué significa ser judío.

Como afirman los conocedores de este tema, el judaísmo es un gentilicio, una tradición, una cultura, y una religión.

Resultado de imagen para judaismo

La noción de judío, como nacionalidad, no existeen  el Tanaj; en que se habla de pueblo hebreo, Éxodo 2:6; 3:18; pueblo de Dios, Éxodo 13:17; pueblo de Israel, Éxodo 12:6; Reino de Israel, 1 Samuel 15:28; Samaria, reino del norte: Israel, 1 Reyes 22:51;  Reino del Sur, o de Judá, 2 Reyes 13:10.

Es después del cautiverio que aparece en la Biblia la noción de judío, como gentilicio, Esdras 4:12; Nehemías 1:2; Ester 3:6, refiriéndosea los descendientes del Reino del Sur, o de Judá, que habían sido cautivos porNabucodonosor, 2 Crónicas 36:11, 17, 20; y repatriados por Ciro, 2 Crónicas36:23.

Es un error afirmar que Abraham, los Patriarcas de Israel, o Moisés fueron judíos. A ellos se les denomina hebreos, hasta Jacob; luego de Jacob, hijos de Israel; y judíos son los hijos de Judá, así comolevitas, los de Leví.

Es el mismo error que se comete cuando se afirma que Jesús vivió en Palestina, con lo cual se le endosa el gentilicio palestino. Como decir que los Aztecas precolombinos fueron mejicanos, porque vivieron enel territorio que hoy se denomina México.

El concepto judío deriva del pueblo que conformaba el Reino del Sur, o de Judá, que fue llevado al cautiverio. En este sentido, como gentilicio, solo es aplicable a las tribus de Judá  y de Benjamín, que poblaban ese reino. Por este motivo, la actual Nación asentada en la Tierra Histórica de Israel, su denominación correcta es Pueblo Judío, Nación Judía, o simplemente Judá, comose les denomina hasta el cautiverio.

Resultado de imagen para reinos de israel
Reino de Israel, en azul; reino de Judá, en amarillo.

Durante el Imperio romano, aquella región se denominó: Judea, Samaria y Galilea. No existe una región conocida como Israel.

A Jesús se le llamó , Galileo, Mateo 26:69; Nazareno, Lucas 18:37; o judío, Juan 4:9, siempre como gentilicio.

El judaísmo, en el sentido que se le designa hoy, naceen la cautividad, como una forma de mantener la identidad frente a la cultura y religión de Babilonia, y posteriormente de las cultivadas por los demásimperios gobernantes.

En la cautividad surgen las instituciones que dieron cuerpo al judaísmo, tal y como la Sinagoga, así como la Tradición Oral, que derivó en el Talmud; los grupos fariseos y saduceos, entre otros; y muchos ritos que se practicaban en tiempos de Jesús.

La Sinagoga es creada  para preservar el culto a Jehová, debido a ladesaparición del Templo; en la sinagoga se ora, se estudia la Palabra, y se transmite la tradición hebrea, la Torá.

Resultado de imagen para sinagoga
Ruinas de una antigua sinagoga

El judaísmo como religión, nace entonces en la diáspora; lo mismo vale para los demás instituciones judías.

Tras su retorno del exilio, reconstruyen el templo en Jerusalén; restablecen el culto, para lo cual restauran el sacerdociolevita, y el ministerio de los escribas. Igualmente restablecen las prácticasde la Torá, como en el Israel antiguo, antes del exilio; esto lo narran Esdras, Nehemías, y los profetas posexilicos como Zacarías y Malaquías

Posterior al último profeta del Antiguo Testamento, Malaquías, ocurre el denominado periodo intertestamentario, o de cuatrocientos añosde silencio; tiempo durante el cual toma cuerpo el judaísmo, añadiendo al cultoy devoción inspirada en la Tora, la religión cultivada en el exilio, y sus instituciones.

Por eso en tiempo de Jesús se practicaba la devoción inspirada en el Pacto de Sinaí, alrededor del Templo; y las festividades establecidasen la ley de Moisés; y en la Sinagoga, tanto como en la vida cotidiana se practicaba el judaísmo, inspirado en el Talmud.

De ahí la controversia de Jesús con las autoridades religiosas, Mateo 9:12-14.

El judaísmo es una religión basada en el Tanaj, Antiguo Testamento, a la que se le agrega la tradición oral, que se convierte en el Talmud; con instituciones como la Sinagoga; y sectas como los fariseos ylos saduceos.

Hasta Esdras y Nehemías, quienes cierran las referencias históricas del Antiguo Testamento, ningún personaje bíblico practicó el judaísmo, porque no había nacido como religión. El pueblo cultiva el Pacto establecido en Sinaí, Deuteronomio 6:1-9.

En el Nuevo Testamento se menciona al judaísmo como una religión, la que practicaban los judíos, los descendientes de Judá.

¿Era Jesús Judío? Por ser descendiente de la tribu de Judá, por la familia de David, se afirma que es judío.

¿Practicó Jesús el Judaísmo?

Jesús fue circuncidado, Lucas 2:21;  presentado en el Templo, Lucas 2:22; guardó el sábado, y los demás días de reposo, conforme a la Ley de Moisés; concurrió alTemplo, siguiendo lo prescrito en el Tanaj; Jesús cultivó la devoción inspiradaen el Pacto contenido en la Torá, o Pentateuco: Lucas 4:16; Juan 2:23, 7:2, 3, 37,13:1.

El afirmó su determinación de cumplir la ley deMoisés. Mateo 5:17. Más Jesús no practicó la religión nacida en el exilio, basada en la tradición, en el Talmud. Como se nota en los evangelios, Jesús rechaza abiertamente las tradiciones judías, y se mantuvo apegado a la devoción inspirada en la Torá.

Una lectura del Sermón del Monte, por superficial que sea, deja claro el rechazo de Jesús a la tradición que se erigía sobre la Ley y los Profetas. Por eso en varias ocasiones le oímos decir: “Oísteis quefue dicho… más yo os digo.”, Mateo 5:21, 27-28;  Colocándose El sobre las tradiciones judías.

Jesús denuncia y reprueba las tradiciones judías porque las colocaban por sobre la ley de Moisés, la verdadera devoción de Israel, Marcos 7:8-9; la lectura de Mateo 23:1-36 deja bien en claro la posición de Jesús respecto del judaísmo.

Una evidencia de que Jesús no practicó eljudaísmo, la ofrecen las mismas autoridades religiosas de su época.

En la Sinagoga de Nazaret es rechazado por afirmarque en Él se cumplen las promesas sobre el Mesías, Lucas 4:16-30; en la sanidad de un paralítico, se le acusa de blasfemia por perdonar los pecados del lisiado, que luego sana, Lucas 5:17-26; despierta ira en los escribas, y enlos fariseos, por sanar el día sábado a un hombre con la mano seca, Lucas 6:6-11; en casa de un fariseo desatiende el rito de lavarse las manos,  luego denuncia a quienes practican la religión sin piedad, y ponen la tradición sobre la Ley de Moisés, Lucas 11:37-54; el Concilio, la máxima autoridad judía, le sentencia a muerte por declararse Hijode Dios, Lucas 22:66-71.

Jesús no practicó la religión judía nacida en el exilio, mantuvo una devoción a la Ley de Moisés, y se apegó a ella, exaltándola, Mateo 22:34-40. El amor a Dios, y al prójimo, resumen de los Diez Mandamientos. Igual devoción cultivó a las enseñanzas de los Profetas, y a los escritos sapienciales.

¿Fue Jesús cristiano? En el Nuevo Testamento aparece la expresión cristiano solo tres veces, la primera en Hechos 11:26, en que se afirma que a los discípulos por primera vez se les llamó cristianos en Antioquía, tal vez en forma peyorativa; la segunda, en labios del Rey Agripa, quien se siente persuadido por Pablo a ser cristiano, Hechos 26:28; y la tercera y última vez, es Pedro, quien exhorta a padecer como cristiano, y no sentir vergüenza por serlo, 1 Pedro 4:16.

La expresión hace referencia a uno que sigue aCristo, habla, cree, confía en Él. En este sentido Cristo es Origen, Esencia del Cristianismo. La palabra equivale a discípulo de Jesucristo, que es la denominación correcta, pues define, establece, una relación personal con El, con Jesucristo.

Cristiano, a semejanza de judío, católico, evangélico, o budista, alude a quienes practican una religión, o siguen una concepción filosófica.

Jesús no puede ser atado, restringido, reducido auna religión. El Es la Religión Universal, porque es quien religa, reconcilia, reúne al hombre con Dios, Romanos 5:1, Juan 3:16.

Eso no significa que desestimemos, o neguemos el uso del honroso título de cristiano, que debemos con orgullo ostentar, siempre y cuando signifique que se es realmente Discípulo de Jesucristo.

¿Menospreciamos a los judíos? De ninguna nimanera, les respetamos como a los demás fieles de otras religiones.

Sobre este aspecto hay que aclarar un punto. ¿Quién es Israel?

En la Biblia, Israel es el pueblo de Dios, como ya escribimos antes; pero además  con este nombre se identifica a:

Israel, el reino unificado conformado por las 12 tribus hasta Salomón, 1 Reyes 8:1; 12:1.

También Israel es el reino del Norte, o Samaria; quesurge tras la muerte de Salomón, el reino se divide en Israel, diez tribus, Reino del Norte; y Judá, dos tribus, reino del Sur, 1 Reyes 12:20-21.

Como sabemos, Israel, las diez tribus del Norte, fue cautivo por los Asirios, y dispersos por el mundo hasta hoy, 2 Reyes 17:23.24.

Judá fue cautiva por Nabucodonosor, rey de Babilonia, y repatriada a su territorio por Ciro, rey de Persia; es el puebloconocido hoy como el Estado de Israel.

Actualmente Israel, las diez tribus del extinto Reino del Norte están aún dispersas entre las naciones del mundo, pero no ha desaparecido. Hay la promesa de su resurgimiento, Ezequiel 11:26, 37:12-14; y posterior unificación con Judá, Ezequiel 37:16-17. En Apocalipsis 7:1-8, serevela esta unificación como ya materializada.

La actual Nación de Israel, está formada por los descendiente de las dos tribus que conformaron el reino de Judá, las de Judá y Benjamín; por ello afirmamos antes en este escrito, que el nombre que le corresponde es Judá, o Nación de Judá, porque Israel, las restantes diez tribus están dispersas en el mundo.

Hay algo más que agregar sobre Israel, o acerca de los judíos propiamente hablando.

Ellos, los judíos, no aceptaron a Jesucristo como el Mesías, Juan 1:11; por lo que permanecen a la espera de uno que habrá de venir. Esa expectativa se va a cumplir, para los judíos, con la aparición de un personaje que tendrá la apariencia de Mesías, descrito en Apocalipsis 13:11. Losjudíos lo aclamarán como tal, y engañará a muchos, 13:14.

El escenario para el cumplimiento aquella predicción se prepara con los planes de construir el Tercer Templo en Jerusalén, donde al reiniciarse los sacrificios por el perdón de pecados, y la aparición de aquel falso mesías, significará una señal inequívoca de la inminencia del retorno de Jesucristo, 2 Tesalonicenses 2:1-4.

En conclusión, Y aquel verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14.

Fuente:

PARA CONSOLIDAR LA UNIÓN, FIDELIDAD

Hemos revisado en escritos anteriores diversos aspectos  relacionados con el matrimonio, y como aquellos influyen en la dinámica de un país. En la presente nota vamos a tratar el tema de la fidelidad.

En la Sagrada Escritura es un asunto que corre a través de ella en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

Imagen relacionada

 La fidelidad es la capacidad espiritual, el poder o la virtud de dar cumplimiento a las promesas.

De allí lo destacado, porque en toda relación interpersonal sana, productiva, consistente, la fidelidad es un elemento fundamental.

En el plano social, se demanda fidelidad a los ciudadanos de una nación respecto de sus leyes, como a los soldados que la defienden; también en las organizaciones es un valor que se exige a los que forman parte de las mismas; es algo que los amigos esperan entre sí; y además es una promesa que se pronuncia en el acto de matrimonio.

En los inicios de  las Escuelas Bíblicas de Vacaciones los niños formulaban una promesa, que se repetía día tras día de aquel programa.

Esta es la promesa:

Prometo lealtad a la Biblia, la Santa Palabra de Dios; y la haré lámpara a mis pies y lumbrera en mi camino, y guardaré sus dichos en mi corazón para no pecar contra Dios.

Una promesa infantil que ha servido para mantener muchas vidas plantadas como árbol “junto a corrientes de aguas, que da ruto en su tiempo, y su hoja no cae”.

Imagen relacionada

En el libro de Apocalipsis se afirma que quienes la cultivan reciben una gran recompensa, Apocalipsis 2:10:

Se fiel hasta la muerte, y yo  te daré la corona de la vida.

Al revisar el concepto fidelidad descubrimos que en esencia es: cumplir lo que se promete. Entonces cumplir lo prometido en el acto matrimonial es un factor determinante en la permanencia de tal relación entre cónyuges.

La fidelidad es un desafío pues significa comprometerse hoy a cumplir una promesa a lo largo del tiempo, pase lo que pase. En lo que respecta al matrimonio la promesa de mantenerse fiel, a cumplir lo prometido es esencial, determinante en la permanencia de la unión conyugal.

¿A qué se comprometen los novios en el acto de matrimonio? Entre muchas, se declara la determinación de amar a la pareja. Entonces, el amor y la fidelidad son virtudes que unen a las parejas con tal fuerza que solo la muerte les separa.

Una versión parafraseada de la Biblia traduce 1 Corintios 13:6-7, así:

El que ama es fiel a ese amor, cuéstele lo que le cueste; siempre confía en la persona amada, espera de ella lo mejor y la defiende con firmeza.

A este respecto es interesante reconocer el poder, la fuerza de amar, y ser fiel. Hay en la Sagrada Escritura una comparación que podemos aplicar a la fuerza del amor, que es capaz de producir cambios, romper algo impenetrable.

Es la parábola de la semilla de mostaza, leamos Mateo 13:31-32, DHH:

31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; 32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Como has comprobada se compara el Reino e los Cielos con un grano de mostaza, la aplicación original es para enseñar que dicho reino crece indetenible hasta su plenitud. Tomemos un aspecto contenido en la parábola. Enfoquemos la raíz de una planta.

Imagen relacionada

La raíz es el órgano de la planta que permite su fijación en el suelo, y a su vez sirve para extraer nutrientes del mismo que facilitan el crecimiento y desarrollo de la planta.

La raíz posee geotropismo positivo, crece y se desarrolla en dirección a la fuerza de gravedad, por lo que penetra el suelo en dirección opuesta al tallo, que posee geotropismo negativo. Igualmente posee fototropismo negativo, por lo que la raíz se interna en dirección opuesta a la luz solar, al contrario del tallo que “busca” la luz del Sol.

Pues bien, la raíz de manera lenta, silenciosa, imperceptible a simple vista va penetrando el suelo, rompiendo todo obstáculo que se le presente en su búsqueda de estabilidad a la planta, así como obtener nutrientes del suelo. Cuanto más elevada es la planta tanto lo es la raíz profundizando en el suelo.

Has observado como una raíz cumpliendo su misión rotura fuertes estructuras de concretó, y desmenuza capas de asfalto. Tal vez has sido víctima de la potencia de una minúscula raíz de una planta que creciendo entre las ranuras de la porcelana de una pared es capaz de producir grandes daños.

La raíz lenta, imperceptible, constante, indetenible avanza en el cumplimiento de su tarea, y lo logra. La raíz es un modelo de excelencia.

Seguramente haz captado la analogía que establecemos entre la fuerza de la raíz con la fuerza de un amor fiel. Nada lo detiene en el cumplimiento de su alta misión.

Al comienzo de este artículo se hizo referencia a que la fidelidad es un asunto que corre a través de la Sagrada escritura en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

El personaje que encarna la fidelidad es Dios. Sobre ello sobran palabras, te recuerdo dos textos:

Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. Malaquías 3:6.

Y:

22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. 23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lamentaciones 3:212-23.

Revisa tu relación con Dios:

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo. 2 Timoteo 2:13.

Cuando pienses “tirar la toalla” porque crees que tu relación no tiene remedio, recuerda el poder de tu amor, de tu fidelidad, a semejanza de la Divina puede alcanzar muchos logros, como ha ocurrido contigo.

Condimenta tu relación con amor, determina ser fiel, verás los resultados.

Fuente:

Biblia: Versiones RVR60, y DHH, tomadas de www.biblegateway.com,

Conceptos: Wikipedia,

Imágenes: Google,

Notas presonales.

EL DIVORCIO DESDE OTRA PERSPECTIVA

Avanzando en el análisis de las causas de la crisis en una nación desde la perspectiva de Malaquías, ahora se enfoca otra realidad que abona el lamentable estado del pueblo, el divorcio.

Imagen relacionada

En textos previos al que analizamos en este escrito, Malaquías determina que el estado de caos en la Nación es resultante de un sacerdocio ineficiente que desatiende su sagrada misión y deja al pueblo sin dirección espiritual; también destaca que otro factor de la crisis es el deterioro del matrimonio que afecta directamente a la familia, institución básica para el desarrollo integral del hombre. El hogar es la primera escuela donde se enseña valores, normas, en la que se transmite la cultura, las costumbres, los valores espirituales.

La crisis de la pareja afecta el normal desarrollo social.

Imagina una familia hebrea. En el Pentateuco se establece que aquella familia es responsable de transmitir generación tras generación el Pacto con Abraham, así como los valores y tradición que giran alrededor de aquel Pacto.

  • Anualmente debían celebrar la Pascua y en aquella celebración recordar que fueron esclavos y que Jehová les liberó de aquel yugo, Éxodo 12:24-28.
  • Consagrar al primogénito, Éxodo 13:1-2.
  • Cumplir los Diez Mandamientos, Éxodo 20:1-17.
  • En general cumplir los decretos y mandamientos Divinos, Deuteronomio 6:1-8.
  • Amar a Jehová de todo corazón, con el alma y con todas las fuerzas, Deuteronomio 6:5.

El deterioro de la familia, propiciado por la crisis de la pareja, impedía el cumplimiento de aquella tradición. Más aún si uno de los cónyuges practica devociones ajenas al Pacto, e introduce en la familia creencias repudiables como la idolatría, y la prostitución con fines religiosos.

Todo esto genera otra “carga” contra Israel, se analiza el problema del divorcio como una deslealtad al pacto.

13 Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. 14 Más diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. Malaquías 2:13-15.

Resalta en este reproche el que se inunde con lágrimas el altar, lloran y se lamentan porque Dios no recibe sus ofrendas, y luego preguntan el por qué. Más ellos saben el motivo.

¿Cuál es el motivo?

Pues porque el Señor es testigo de que tú has faltado a la promesa que le hiciste a la mujer con quien te casaste cuando eras joven. ¡Era tu compañera, y tú le prometiste fidelidad! DHH.

Faltar a la promesa conyugal, el divorcio.

Imagen relacionada

Con este reclamo al pueblo por la deslealtad con la “mujer de tu juventud”, “tu compañera, y la mujer de tu pacto.”, también alude a la infidelidad de Israel al romper el Pacto con Dios en Sinaí para unirse a otros dioses a quienes idolatran.

Ahora bien, el problema no era que el hombre después de muchos años de matrimonio decidiera separarse de su mujer y buscar otra; lo repudiable es que se buscaba una mujer ajena al pueblo de Dios, persona que seguramente rendía culto a dioses paganos. Esa realidad la describen Esdras y Nehemías en sus libros. Recordemos que Malaquías profetiza durante el período en que actuaron aquellos dos grandes hombres de Dios.

Pues bien, el acto de romper el pacto es grave. ¿Qué hubiese ocurrido si Dios acepta la ruptura del Pacto? Hipotéticamente no se hubiese cumplido, a través de Israel, la promesa de un Mesías Salvador. Motivo por el cual Dios ha sido tan paciente con Israel, para cumplir su Plan de restaurar al hombre y a la totalidad de la creación, que se condensa en Juan 3:16. Con lo cual se cumple Génesis 22:18.

Seguidamente se exalta el valor del matrimonio, y la naturaleza del mismo. Nuevamente se usa el recurso de preguntas:

¿Acaso no es un mismo Dios el que ha hecho el cuerpo y el espíritu? ¿Y qué requiere ese Dios sino descendientes que le sean consagrados? 2:15. DHH.

La respuesta a esta interrogante es un “si”, pero la mente que tan fluida lleva pensar en la unión de la primera pareja, y se remonta hasta el libro del Génesis que relata su origen y explica su naturaleza. Génesis 1:26-27 afirma:

27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Dios crea al hombre a su imagen, con sexo diferenciado, y les une a fin de reproducirse, poblar el planeta, y ejercer dominio sobre la creación.

De este texto deriva la afirmación “Por tanto, lo que Dios juntó,  no lo separe el hombre.”, Marcos 10:9.

Este texto de génesis echa a tierra los argumentos para validar los matrimonios entre homosexuales. La reproducción de la especie es objetivo primordial de la relación de pareja, expresado en “llenad la tierra”, al mismo nivel de “señorear” al resto de la creación.

Un país poblado solamente por hombres homosexuales unidos en parejas, la reproducción de la especie es “cero”, tal imaginario país existiría hasta que perviva el último habitante. No se está menospreciando, rechazando, cuestionando, ni abominando la homosexualidad, que es otro tema. Estamos simplemente mencionando una realidad alrededor del matrimonio entre homosexuales, sin emitir juicios de valor.

De este texto inferimos que el hombre posee doble naturaleza, una física, y otra no física; la no física son el espíritu y las facultades intelectuales.

La unión física de la pareja permite la reproducción de la especie humana; y la no física determina la estabilidad y permanencia de la pareja, es el nexo que les mantiene unidos.

Medita. ¿Qué factores permiten la estabilidad de la pareja? El amor, la voluntad, el respeto, la sabiduría, poner en práctica las enseñanzas de la Palabra de Dios.

¿Qué enseña la Biblia sobre la relación de pareja? Lee Efesios 5:21-33, 1 Corintios 13, Mateo 22:37-40.

En Malaquías Dios repudia el divorcio.

16 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales. 2:16

Algo muy claro en la Biblia es que Dios exalta el valor del matrimonio. Se dedica un libro completo a destacar la delicia del amor de la pareja, el Cantar de los Cantares.

La relación de Jehová con la Nación de Israel se compara a un matrimonio. Dicha relación se inicia con el Pacto en Sinaí. El esquema de un contrato de matrimonio se lee en Deuteronomio 5:1-3, donde se declara que Dios entra en alianza con su pueblo en el monte Sinaí.

Los profetas de Israel vieron esta relación como un contrato de matrimonio Isaías 54:5; Ezequiel 18:8. En Deuteronomio 6:10-15, Dios anuncia sus celos en su esposa, la Nación de Israel:

Para Dios el matrimonio es estable, consistente y duradero. Sin embargo en la Sagrada escritura se concede cierta flexibilidad a este concepto, y se permite la ruptura del vínculo en casos muy concretos.

Veamos la perspectiva de Jesucristo descrita en Marcos 10:1-10:

1 Levantándose de allí, vino a la región de Judea y al otro lado del Jordán; y volvió el pueblo a juntarse a él, y de nuevo les enseñaba como solía. 2 Y se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era lícito al marido repudiar a su mujer. 3 El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés? 4 Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla. 5 Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; 6 pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. 7 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, 8 y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. 9 Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. 10 En casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo, 11 y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; 12 y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.

Como puedes observar Jesús al responder sobre la problemática del divorcio, enfatiza el valor del matrimonio, destaca el factor que determina la persistencia del vínculo conyugal, y previene la separación.

¿Es permitido el divorcio? Esta es una pregunta cerrada que acepta una de dos alternativas, y no permite explicaciones adicionales. Entonces no es una pregunta asertiva para comprender o aprender. Observa que Jesús evita afirmar o negar, en lugar de ello les remite a lo que dice la ley, que bien conocen ellos: Deuteronomio 24:1-4

En el texto Moisés concede a los hombres emitir una carta de divorcio si encontraban algo indecente en sus esposas. No se especifica lo que era indecente, podían ser faltas graves, y hasta asuntos superfluos como que la esposa quemara la comida. No era por causa de adulterio, ya que en el Pentateuco el adulterio no era causal de divorcio, sino de muerte, los adúlteros eran  apedreados hasta la muerte, Levíticos 20:10.

Así que lo indecente eran otros tipos de faltas que no incluían el adulterio.

¿Cuáles son las causas que permiten el divorcio?

Los estudiosos de la Biblia han encontrado diversas causas por las que se permite el divorcio, destacando el adulterio como una de las principales, sin embargo un minucioso estudio del Sagrado Libro permite determinar que la única causa para separarse de la pareja es la pérdida del amor; porque el amor es el vínculo que mantiene estable las relaciones, lee Mateo 22:34-40, y 1 Corintios 13.

La Biblia, tanto como la vida práctica así lo confirman. Cuando se ama se respeta, tolera, acepta, quiere, perdona incondicional y constantemente.

El amor:

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo  espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser…. 1 Corintios 13:7-8.

Cuando se ama de veras se perdona hasta la falta más grave, dolorosa, y cruel como lo es el adulterio. En el libro de Oseas se revela esta verdad, experimentada por el profeta, quien de ese modo ejemplifica el amor de Dios por un pueblo infiel, adultero, como Israel.

Pero recuerda que en la Biblia se mencionan dos tipos de amor.

Uno es el amor, emoción, del cual hemos sido dotados para facilitar las relaciones interpersonales. En el Nuevo Testamento se describe con palabras griegas como fileo, amor filial, entre amigos, entre padres e hijos; también la expresión ágape, amor incondicional, sacrificial, el de la madre por su hijo, el de los héroes libertadores por su patria.

Para comprender esta verdad veamos una escena familiar, descrita por Juan: Es cuando Jesús conversa con pedro y le pregunta si le ama, en Juan 21:15-19, la conversación fluye así:

Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo.

En griego, Jesús pregunta a pedro: ἀγαπᾷς με, agapas me: ¿Me amas?

Pedro responde: οἶδας ὅτι φιλῶ σε, oídas hoti philo se. Sabes que te quiero.

Dos veces más Jesús repite la pregunta, y Pedro responde con las mismas palabras.

Pedro no dijo “te amo” usando agape, sino “te quiero”, usando philo. Esta vez Pedro no actuó con la vehemencia de años anteriores, más bien humildemente reconoce que no puede equiparar su amor con el de su maestro, mostrado en la cruz, por lo que mirando a los ojos de su Señor, declara: tú lo sabes, tú sabes que te amo pero no me atrevo a equipararme contigo.

Jesús mira a Pedro, proyecta su mirada hacia el futuro y visualiza  que este hombre parado ante sí, un día demostraría aquella clase amor, muriendo en forma más cruel que la suya. Dice la tradición que Pedro pidió ser sacrificado en forma invertida, con los pies hacia el cielo, puesto que no era digno de morir como su Señor.

Esta es la clase de amor que une a las parejas. No es amor “emoción”, sino amor “virtud”. Amor como un atributo de Dios, 1 Juan 4:8, el cual es transferido al hombre como una virtud, fruto del Espíritu Santo, Gálatas 5:22-23.

La clave de la pervivencia de la pareja es propiciar el desarrollo del amor, convertir la emoción en una virtud, producto del desarrollo espiritual.

Veámoslo así:

La pareja se inicia bajo el influjo de fileo, como admiración que conduce a la amistad, y a la atracción que ejerce el sexo opuesto, seguidamente avanzan hacia el agape, mediante el cual se renuncia a las tendencias egocéntricas, concentrando la relación en aquella persona elegida, aceptándole incondicionalmente; luego se transforma aquel amor emoción en amor virtud fruto del Espíritu, como describe Gálatas 5:22-23.

En todo este proceso que tarda años en consolidarse, fileo y agape, le dan calidez, encanto, ternura, inspiración a la pareja, para el disfrute pleno el uno del otro en todos los aspectos de la naturaleza humana.

El nexo que impide la disolución de la pareja es el amor, es lo que enseña la Palabra a su pueblo.

¿Se comete pecado al divorciarse? Recuerdas las preguntas a este respecto, cuando hablamos del matrimonio mixto.

La expresión correcta para referirse a esta realidad es “desobediencia”, se desobedece al divorciarse; como cualquier otro acto de desobediencia humana, como dividir a una Iglesia, el cuerpo de Cristo, por ejemplo; no se execra al pastor que lo ha hecho, se perdona y restaura, lo aconsejable no es enjuiciar, castigar, execrar; lo que hay que hacer es dar el tratamiento usual en la Biblia:

Ni yo te condeno; vete, y no lo hagas más. Juan 8:11.

Medita. ¿Por qué Dios repudia el divorcio? Porque Dios quiere preservar la institución del matrimonio, como una forma de fortalecer a la familia, la unión estable de la pareja que es su núcleo.

De igual modo evitar que se devalúe, se pervierta.

¿Cómo se pervierte y devalúa el matrimonio? A través de las uniones entre parejas del mismo sexo, que contraviene la natural forma de reproducir la especie humana.

Por lo tanto se demanda propiciar el crecimiento y desarrollo espiritual cómo método para prevenir el divorcio, y preservar la naturaleza de la unión.

Para meditar:

¿Cómo influye en la pareja el desarrollo y fortalecimiento espiritual para prevenir el divorcio? ¿Cómo influye el desarrollo intelectual y el emocional en el fortalecimiento de la unión conyugal? ¿En qué medida los valores morales permiten mantener la relación de pareja? ¿Cómo prevenir el divorcio?

En próximo escrito abordaremos el problema del adulterio. Te animo a revisar tus conceptos sobre el mismo.

Fuente:

Biblia, Versión RVR60: tomada de www.biblegateway.org

Biblia, Versión interlineal: http://bibliaparalela.com/interlinear/john/21-15.htm

Imágenes: Google

Ofrendas Dignas: Estudio sobre Malaquías

 

 

 

CAUSA DE LA CRISIS NACIONAL: VIOLAR EL PACTO DE LOS ANTEPASADOS

El libro de Malaquías fue escrito para un pueblo en crisis, desanimado, cansado de sus líderes; frustrado porque no ve salida inminente a los problemas que vive. Pero aquella crisis que vive la nación no es a consecuencia del asedio de Naciones enemigas, desastres naturales, o falta de recursos internos para subsistir.

Resultado de imagen para ruinas de jerusalen

Ruinas antiguas en Jerusalén

El profeta, denominado por Dios “Mi Mensajero”, que así significa el nombre Malaquías, transmite al pueblo las palabras de Jehová con el objeto de esclarecer las causas de aquella difícil situación que viven, y llamar al cambio para que también la situación cambie. Tal y como expresa Romanos 12:2:

Cambia tu manera de pensar y cambiara tu manera de vivir. DHH.

 El mensajero Divino inicia su tarea profética con una “carga”, reproches contra los sacerdotes por la forma liviana, irresponsable e indigna como ejercen sus tareas, dejando al pueblo sin una referencia moral, legal y espiritual. Con graves consecuencias para la Nación de Israel, que se evidencia en la situación de crisis que soportan.

Entre los reproches contra los sacerdotes “cargados” de dolor y desencanto, así como de enojo, he aquí uno:

Habéis además dicho ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová. 1:13.

Culminado los reproches y advertencias contra los sacerdotes, ahora la carga se orienta hacia el pueblo, en la que se reprocha una conducta recurrente en el pueblo de Dios: la violación del pacto ancestral referido al matrimonio.

Otro motivo de la crisis de la Nación.

Recordemos que el momento histórico cuando Malaquías ejerce su ministerio es el período denominado postexilico. Los Persas han derrotado a Babilonia, Daniel 5:30, y Ciro decreta que los cautivos retornen a su territorio en Judá, Esdras 1:1-4.

Israel regresa a su territorio, entonces comienza el proceso de restaurar el templo, a Jerusalén, el muro que la rodea, renovar el culto a Jehová, y  sus propias vidas.

A journalist looks over newly excavated fortifications outside the Old City walls in Jerusalem on Monday.

Excavación en ruinas de Jerusalén que datan del tiempo del rey Salomón.

Aquella gigantesca tarea se inicia con gran fervor, más las dificultades, los desafíos propios de los trabajos, los enemigos vecinos generan desaliento y frustración; el pueblo comienza a perder su devoción a Jehová y al culto debido a su nombre.

Esta realidad la describen Esdras y Nehemías, en sus libros, tanto como los profetas posteriores al exilio, Hageo, Zacarías; y Malaquías, libro que estudiamos, llamados profetas de la reconstrucción.

Diagnóstico de País, 2:10.

El reproche contra Judá comienza con una evaluación de la realidad actual, que se obtiene con preguntas.

En Malaquías observamos que Dios utiliza el recurso de preguntas para inducir en los oyentes el mensaje que quiere transmitir. Las preguntas son estrategias en el proceso de aprendizaje.

La ventaja de las preguntas es que el receptor necesita construir una respuesta, para lo cual utiliza sus recursos intelectuales, razonamiento lógico, tanto como sus conocimientos previos. De esta forma se refuerzan los conocimientos anteriores, y se propicia nuevos aprendizajes.

Estas son las preguntas:

10 ¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué, pues, nos portamos deslealmente el uno contra el otro, profanando el pacto de nuestros padres?

Tres preguntas. Las dos primeras son cerradas, a las que se responde con un “si”, o un “no”, no existe otra alternativa; pero esta vez el “no” está descartado, sabemos porque.

¿Por qué el no está descartado? Porque los israelitas conocen muy bien lo establecido en la Escritura al respecto, ellos maneja y memorizan las instrucciones Divinas, tal y como se manda en Deuteronomio 6:6-9:

6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

 El “no sé”, o “no comprendo” también se descartan por razones evidentes.

Ambas preguntas inducen lo que los israelitas saben, reconocen, de lo cual están orgullosos: Jehová, el Dios Todopoderoso es su Padre. Jehová el Dios de los ejércitos es su creador. Por lo tanto la respuesta es un rotundo “sí”, de ese modo reconocen y reafirman que todos son hermanos, y están bajo el Señorío Divino.

Estas dos preguntas y sus respuestas preparan la mente para la interrogación final, que es abierta y por lo tanto requiere una respuesta elaborada, meditada, producto de análisis previo.

El “porque, pues” establece el argumento sobre el que se ha de estructurar la respuesta. Es como decir: Si ustedes son hermanos, porque me tienen a mí como Padre; y si todos están bajo mi autoridad, porque soy su creador, entonces pues ¿Por qué…?

¿Por qué el comportamiento desleal entre ustedes?

¿Por qué profanan el pacto de los antepasados?

La mente procesa las pregunta, interpreta su significado, y luego emite la respuesta que es inducida por la interrogante.

En Malaquías Dios utiliza el recurso de expresiones fuertes para impactar a los receptores del mensaje. En 1:2, se usa la expresión “aborrecer”, referida a Esaú, más tarde  en 1:14 “maldice” a quienes le engañan. En ambos textos se hizo una interpretación de tales palabras para evitar errores. Ahora en este texto utiliza la palabra “profanar”.

¿Qué significa profanar? Tratar sin el debido respeto una cosa que se considera sagrada o digna de ser respetada. Definición de la RAE.

Entonces quiere decir que el “pacto de los antepasados” es sagrado, no es cualquier acuerdo entre personas. Es algo “pactado” ante Dios, por instrucciones suyas, de ahí lo sagrado.

Resultado de imagen para pacto con dios

El pacto de los antepasados se refiere al acuerdo entre un hombre y una mujer que deciden unirse en matrimonio, y la violación del mismo es asunto que se detalla en los textos siguientes, que se estudiarán posteriormente.

Observa que el diagnóstico lo establece el pueblo, Dios lo induce con las preguntas.

Medita. ¿Es Dios nuestro Padre? ¿Es Dios nuestro Señor? Entonces ¿Por qué…? Agrega lo que tu mente sugiere respecto de tu relación con el prójimo y con tu pareja.

En siguiente escrito abordaremos lo relacionado con el pacto de matrimonio y la violación del mismo.

Vamos a tratar: ¿Qué es el matrimonio? ¿Cuáles son los problemas alrededor de esta relación? Entre otros: Matrimonios mixtos, el concubinato, el divorcio, el adulterio, el abandono de la pareja. Todo bajo un perspectiva bíblica.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org

Definiciones: Diccionario de la RAE

Imágenes: Google

Ofrendas Dignas, Basado en el libro de Malaquías

 

RECONCILIACIÓN

Considerando el panorama mundial, observamos la existencia de graves conflictos externos entre diversos países; tanto como crisis internas en otros, que igualmente han desembocado en tensiones y conflictos. En virtud de lo cual, se requiere de intensos esfuerzos para lograr la reconciliación externa, e interna de los países en crisis.

El término reconciliación es la unión del prefijo “re” y el verbo “conciliar”, que significa volver a un estado de conciliación. Este último término, según el diccionario de la RAE, es “la acción de componer y ajustar los ánimos de los que estaban opuestos entre sí”. Por tanto, es un proceso que resulta en una situación de concordia, o de acuerdo, entre diferentes partes que por diversas circunstancias se había fracturado.

La reconciliación es el acto amistoso entre oponentes, que restaura una relación social alterada por un conflicto. Es decir, la reconciliación es un mecanismo de resolución de conflictos.

Son muchos los autores que han escrito sobre lo que puede significar reconciliación.

En Berlín, entre los días 31 de enero y 2 de febrero de 2005, más de 60 expertos de cinco regiones distintas del mundo debatieron sobre los procesos de reconciliación, y compararon sus experiencias regionales específicas. El consenso fue claro: no existe una definición unívoca del término reconciliación. La conferencia se desarrollo bajo el título: “De la asunción del pasado a una cooperación futura”, Desafíos regionales y globales de la reconciliación. Berlín 2005.

En la mayoría de los idiomas participantes en el debate ni siquiera existe traducción literal del término como tal. Ante esta situación plantearon una clara advertencia a la comunidad internacional: utilizar el término reconciliación podría despertar rechazo en un país determinado por esta causa. Si no existe una palabra propia para el término reconciliación, las personas podrían percibir la cuestión como un intento de imponer una ideología, o una perspectiva, de factura occidental que no tiene sentido en su realidad cotidiana.

Los expertos estuvieron de acuerdo en lo siguiente:

  • La reconciliación no incluye necesariamente el “olvido”, y sin duda no incluye el “perdón”;
  • Es un proceso de largo plazo que no sigue pasos concretos, sino más bien una dinámica altamente dependiente del contexto específico;
  • Debe provenir del interior de la sociedad, y no puede ser impuesta desde fuera;
  • No cabe esperar una reconciliación individual: en enfoque debe centrarse más bien en una reconciliación social;
  • La reconciliación tiene que ser un proceso colectivo e incluyente, y demanda un cambio profundo a nivel social y político.

Mediante el proceso de reconciliación las partes involucradas en un conflicto inician una relación que les lleva a una comprensión mutua de lo sucedido, superan sentimientos de odio y rencor desarrollados durante el enfrentamiento, inician un mutuo reconocimiento y sientan las bases para un pacto tácito, espontáneo y voluntario de amistad.

La reconciliación como un proceso sociopolítico

La reconciliación está íntimamente ligada con la disculpa, la justificación y el perdón.

El perdón se define como: “Disposición de abandonar el derecho de uno mismo al resentimiento, al juicio negativo o al comportamiento indiferente hacia el que nos ha herido de forma injusta, al mismo tiempo que se promueven cualidades inmerecidas como la compasión, la generosidad e incluso el amor hacia aquella persona.

Es importante distinguir entre perdón y reconciliación puesto que los matices son muy sutiles y la finalidad de cada uno también.

El perdón es un proceso individual, que requiere de un trabajo psicológico y moral, donde se superan sentimientos como el resentimiento, el juicio negativo o la indiferencia hacia quienes nos han hecho daño; y afloran sentimientos como la compasión, la generosidad y el amor hacia el victimario. A diferencia de la reconciliación, el perdón apela a la empatía, a la capacidad de ponerse en el lugar del otro para propiciar conductas proactivas y disminuyan las agresivas.

La reconciliación supone restituir las relaciones, de manera que ya no es un proceso individual, implica un acercamiento voluntario de las partes en conflicto, que buscan conectarse de nuevo, sin tener que obligatoriamente perdonar al otro.

Desde un enfoque socio-político, la Reconciliación es un proceso continuo de reconstrucción de “tejido social” y de instituciones legítimas y legales constituidas bajo un orden democrático estable. Es entrar en un diálogo abierto, para hacer frente a la violencia que se hizo presente en una parte de la historia de un pueblo o una nación, y proyectar con bases sólidas un futuro viable para todos los actores que intervienen en el conflicto. Maria A. Bueno Cipagauta,2006; «La reconciliación como un proceso socio- político. Aproximaciones teóricas».

Concepción democrática de la reconciliación

Se basa en el ejercicio activo de la ciudadanía y en la reciprocidad democrática como requisitos fundamentales para una paz duradera.

Esta concepción de reconciliación exige el reconocimiento de todos como ciudadanos, con derecho a participar activamente en las discusiones políticas, y también con derecho a disentir. Esta concepción implica que todos los actores sociales participen activamente en la toma de decisiones sobre el futuro de la sociedad, y que lo hagan a pesar de tener visiones distintas o antagónicas. Con esta forma de comprender la reconciliación, los sentimientos de los distintos actores sociales se posicionan en el centro de la discusión.

La reconciliación es necesaria, para que haya paz en el mundo.

Fuente: Wikipedia. La Enciclopedia Libre