EL SENDERO QUE NOS CONDUJO AL 30 DE JULIO

Para entender el origen de la crisis que vivimos hoy, necesitamos hacer una revisión total del panorama, evitando enfocar un retazo del mismo.

Muchos ponen la mira sobre lo que ha ocurrido alrededor del 30 de julio, y explican la problemática erradamente, ponen en el actual presidente el origen de este desastre que vivimos. Para comprender como hemos llegado hasta este punto, necesitamos hacer un análisis retrospectivo, ver el panorama total, ampliar la visión.

Resultado de imagen para 30 de julio

¿Qué es lo que está ocurriendo? El 30 de julio se da un paso importante en la estrategia de materializar el Socialismo del Siglo XXI, a través de una Asamblea Nacional Constituyente, ese hecho ha conmocionado al País, al Mundo, y activado los mecanismos urgentes para tratar de evitar que a través de aquel instrumento cumplan su promesa de establecer una sociedad comunista.

El pueblo ha salido a la calle; y decena de jóvenes han sacrificado sus vidas tratando de impedir el propósito de la ANC. Sin embargo, tenemos que preguntarnos objetivamente, ¿Es que acaso los propulsores de la Revolución Bolivariana escondieron su objetivo de llevar a Venezuela a lo que proponen hacer con la ANC? Sabemos la respuesta.

Recordemos el pasado. Desde que el expresidente Chávez declaró su ideal de convertir a Venezuela en un País socialista, se alió con Cuba, y comenzó a propagar por otras Naciones de la Región su proyecto; se hacía evidente que un día tendría que dar el paso definitivo, y el 30 de julio se dio.

 ¿Cómo llegó Chávez el poder? Sabemos que él no dio un golpe de Estado, sino con los votos de una aplastante mayoría, y baja abstención.

¿Por qué llegó Chávez al poder? Debido al derrumbe de la denominada “Cuarta República”. Quienes vivimos aquellos días sabemos que los partidos políticos del llamado “Pacto de Punto Fijo”, AD y Copei, junto a sus pequeños aliados, llevaron al País a la ruina, a una crisis institucional sin precedentes para aquel momento. Para certificar esto, vayan a las hemerotecas de los diarios nacionales, o de las bibliotecas; a las videotecas de los canales de televisión, y revisen la prensa escrita y audiovisual de los meses previos al triunfo de Chávez.

Surge la figura de Chávez, inmortalizado al tratar de humillarle, luego del 4F, presentándole en cadena nacional para darle espacio y proclamar su famoso “por ahora”.

Resultado de imagen para 4f hugo chavez

Finalizando el período del “chiripero”, alianza de pequeños partidos que llevaron al poder al fallecido presidente Caldera, quien le dio una estocada mortal a los aliados del “Pacto de Puntofijo”, Hugo Chávez propone su nombre para ocupar Miraflores, comienza con pocas opciones.

En la acera del frente Irene Saez, por Copei; Luis Alfaro Ucero, por AD, y Salas Romer, por Proyecto Venezuela se lanzan al ruedo electoral. Sin embargo ocurre un fenómeno, los grandes diarios venezolanos, que aún siguen circulando; los canales de Televisión; las cadenas de radio, dedicaron sus editoriales, programas estelares, y noticieros a promover la candidatura de Hugo Chávez. Aun recordamos el verbo de Napoleón Bravo, de Alfredo Peña, y de otros locutores que todavía dejan oír sus voces en la radio. Ellos fueron los  voceros de Hugo Chávez que no tenía partido fuerte que le apoyara. Esto igualmente lo pueden certificar en las hemerotecas y videotecas antes mencionadas.

En un momento dado, AD y Copei se dan cuenta que su causa es perdida, que no van a llegar a Miraflores, entonces obligan, pocos días antes de las elecciones, que sus candidatos renuncien para asirse de Salas Romer, en un intento por salvarse del naufragio, más aquel peso muerto hundió la esperanza del eficiente gobernador de Carabobo. El pueblo reacciona con rabia por la absurda determinación de los partidos del estatus, y acciona el “voto castigo”.

Resultado de imagen para destituyen a irene saez como candidata

Escribí sobre esto un artículo titulado “Aprendamos de la Historia”. Al final de este escrito se da el enlace.

Chávez llega al poder con el aval de la mayoría de los venezolanos; ya en Miraflores declara su propósito de iniciar la Revolución Bolivariana para instaurar en Venezuela el Socialismo del Siglo 21. Esto no ocurrió el año pasado. Son más de 17 años anunciando, advirtiendo, accionando su proyecto político, de convertir a Venezuela en un Estado Socialista. Ellos han sido honestos, transparentes, claros con sus propósitos. No han engañado a nadie. Recuerda esto: Ni Hugo Chávez, ni Nicolás Maduro han engañado a nadie. Ellos prometieron llevar a Venezuela a un Estado Socialista, y la están cumpliendo.

¿Qué ha pasado en estos  años cuando se promovía el Socialismo del Siglo 21? Usted lo sabe, lo ha vivido. Sobre este aspecto escribí, “En Venezuela no hay Conflicto, Se Impone un Sistema”, la dirección electrónica se ofrece al final de este escrito.

Hemos llegado a este punto porque los dirigentes sociales, políticos y religiosos, que nunca alertaron sobre el significado de la propuesta Revolucionaria, para que el pueblo estuviese claro de lo que ese proyecto significa. Peor aún, muchos sacerdotes católicos, y pastores evangélicos, se restearon con el proyecto Bolivariano mostrando con ello una lamentable y doble ignorancia.

Ignoraron lo que es el socialismo, que lleva al comunismo, inspirado por el marxismo; una ideología por definición atea, humanista y materialista; aquello lo estudia la sociología; disciplina que se cursa en los liceos y en las universidades. Y en los Seminarios e Institutos Teológicos, se analiza aquella ideología en los cursos de filosofía y sociología de la religión. Apoyar el Socialismo del Siglo XXI, es aceptar sus postulados.

Resultado de imagen para socialismo del siglo xxi

Otra cosa que ignoraron los sacerdotes católicos y pastores evangélicos afectos al Socialismo del Siglo XXI, es la Palabra de Dios; en realidad no es desconocer la Palabra de Dios, sino desatender sus demandas.

3 Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. 2 Timoteo 2:3-4.

24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Mateo 6:24.

Otros responsables de la crisis, son los dirigentes de los partidos que no están alineados con la Revolución Bolivariana. Ellos, agrupados en la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tampoco han sido leales con el País. Ellos están pendiente de quien va a ser presidente, gobernador, alcalde; u ocupar un cargo en la Administración Pública, y no han enseñado a sus seguidores el verdadero significado del Socialismo del Siglo 21. Les falta ideología, sensibilidad social; son pragmáticos; dan más importancia al valor práctico de las cosas sobre cualquier otro valor.

Por tal motivo, quienes el 30 de julio se abstuvieron de votar, conscientes de lo que enfrentaban; por fin despertaron a la realidad, misma que no les fue advertida claramente por los dirigentes, sino que comprendieron al leer la propuesta de la ANC, que va en serio.

En este aspecto, cobra vigencia una extraordinaria cita de la Sagrada Escritura, que fue objeto de un artículo anterior en este sitio, cuya dirección electrónica se da al final de este post:

Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Oseas 4:6.

Hago alusión a aquellos hechos, simplemente para explicar por qué el pueblo venezolano estuvo sosteniendo con sus votos a la Revolución Bolivariana hasta el 30 de julio. Ese hecho cierto, el respaldo con votos, dio a los promotores de la Revolución Bolivariana aval para llevar adelante su proyecto. Vea las estadísticas electorales del CNE en su página web.

Llegado a este punto, necesitamos resolver esta crisis, conscientes del pasado, conscientes igualmente de la realidad presente, aspirando un futuro mejor. Sobre todo, confiando en Dios.

Pero la solución a la crisis venezolana, llegado a este extremo, es el dialogo, la negociación, el acuerdo, entre las partes. Pero un dialogo transparente, público, con actores creíbles.

Al dialogo deben ir personas de la sociedad civil, rectores de las universidades, representantes de asociaciones civiles creíbles; con acompañamiento internacional que propicie un entendimiento, una solución de compromiso, en la que no haya perdedores.

Y hay que proponer un Gobierno de Transición que estabilice al País, y promueva la Reconciliación Nacional.

El Gobierno de Transición, para promover la estabilidad y la reconciliación Nacional, como su nombre y propósitos lo indica, es un Gobierno integrado por personas cuyo objetivo es pacificar el País, “desrradicalizar” al pueblo, “rehermanarnos”, para una convivencia pacífica, que permita resolver los principales problemas del País: el hambre, la pobreza, la carencia de medicinas, la inseguridad, el funcionamiento de los servicios públicos.

Y en ese Gobierno de Transición deben estar representados todos los sectores. Es decir integrado por representantes de quienes proponen el Socialismo del Siglo 21, el denominado “chavismo”, como por actores de la oposición. Una estrategia para reunificar el País, uniendo la cúpula.

Pretender un Gobierno de Transición para perseguir  y erradicar el “chavismo” es absurdo. El “Chavismo” es un sentimiento en gente que se vio dignificada por la propuesta del “Comandante Eterno”. Quien les prometió conceder lo que durante muchos años, por lo menos a ellos, le fue negado.

Una pregunta que necesitamos responder los sacerdotes católicos, los pastores evangélicos, y los rabinos judíos, que ministramos en Venezuela, y los dirigentes políticos, es: ¿Por qué Chávez llegó a lo más profundo en el corazón de los venezolanos? ¿Por qué vieron en él alguien que les solucionaría sus problemas y satisfaría sus necesidades? ¿Por qué se vieron identificados con su Comandante Eterno? ¿Qué esperaban de él?

Resultado de imagen para el comandante eterno

Creo que una autocrítica no nos vendría mal.

Los cristianos, o al menos los dirigentes; y los líderes políticos, no estamos interpretando la realidad del venezolano, sus  necesidades, sus carencias, su soledad, su desesperanza, su desencanto, su vacío, su hambre.

Y a los cristianos se nos se nos demanda, llevar un mensaje de consuelo, de renovación y restauración. Proclamar por todos los rincones de Venezuela el mensaje renovador y vivificador de Jesucristo.

Por lo cual, para reunificar al País hay que comenzar por el pueblo de Dios, unirse en un solo propósito: la restauración del venezolano para que Venezuela sea restaurada, según la visión de Romanos capítulo ocho.

Y los políticos reencontrase consigo mismos, y aprender lo que es la convivencia pacífica, aun con quienes nos adversan; que no son enemigos, sino venezolanos que piensan distinto.

Siguiendo con el proceso de transición.  Luego de aquel período de transición, con duración definida de antemano; volver a la normalidad democrática, llamar a elecciones y permitir que conscientemente el pueblo decida sus gobernantes.

Algo que no debemos permitir, es una transición que nos lleve a la “Cuarta República”, al pasado. Necesitamos un gobierno integrado por personas que realmente nos sitúen en el Siglo XXI, a la par de los países desarrollados, entre los cuales Japón es un gran ejemplo. Una Nación, que sin ser cristiana, pero poniendo en práctica los valores contenidos en la Palabra de Dios surgió de las ruinas, tras la Segunda Guerra Mundial, a ser un País desarrollado, respetado, próspero, una potencia mundial.

Por otra parte, si hoy se quiere juzgar políticamente a quienes están en el gobierno, por su mal desempeño, y por llevarnos al borde del Socialismo Bolivariano; entonces hay que llevar al banco de los acusados a unos cuantos que los apoyaron hasta el 30j, y a otros que se hicieron de “la vista gorda” para su propio beneficio.

Dicho todo esto, ¿Qué necesita hacer el pueblo de Dios?

Asumir una postura consecuente con las demandas de la Palabra de Dios.

Aquí es importante la gran cita de Pablo en 2 Corintios 5:17:

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas.

Estar conscientes de su alta responsabilidad en la resolución de la crisis venezolana, actuando apegado a la Palabra de Dios:

Primero. Poner en práctica sincera, fervorosa y humildemente el llamado de 2 Crónicas 7:113-14:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Sigamos la secuencia: Humillarse; orar, buscar el rostro de Dios; arrepentirse, convertirse de los malos caminos; para que Dios nos oiga, perdone los pecados, y sane a Venezuela. Recuerda: “El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá para él medicina”, Proverbios 29:1.

Segundo, ser actores activos en el proceso de reconciliación y restauración nacional, tal y como se indica en 2 Corintios 5: 18, “nos dio el ministerio de la reconciliación”, ministerio dado por Jesucristo. Bienaventurado los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios”, Mateo 5:9.

Tercero, predicar intensamente el evangelio de Jesucristo, “Porque no envió Dios a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado”, Juan 3:17-18.

Pueblo de Dios, este es un momento crucial; de ti depende el futuro del País. Procede apegado a la Sagrada Escritura, que es tu norma de fe y conducta.

Bienaventurada la Nación cuyo Dios es Jehová, Salmos 33:12.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

LILIAN TINTORI, EL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN DE VENEZUELA

Las declaraciones de Lilian Tintori  al momento de recibir a Leopoldo en casa, han generado un sinnúmero de reacciones, la mayoría de rechazo; y según el tono de las mismas se percibe cierta decepción y enojo hacia la luchadora por los derechos humanos y la libertad de los presos políticos.

Sin embargo, para comprender el impulsor de tales palabras hay que situarse en su lugar, haber vivido aquellos interminables años durante los cuales Leopoldo estuvo tras las rejas, tiempo en que muchas veces le dio por muerto.

Quienes han vivido situaciones similares experimentaron aquella misma sensación de “me lo entregan vivo, no lo mataron”,  no sé si es gratitud hacia los captores, en el mundo real se experimenta; pero eso hay que vivirlo.

Para comprender la dimensión de las palabras de Lilian, hay que analizarlas desapasionadamente, usando la sabiduría, inteligencia y el razonamiento lógico. Vamos a leerlas de esa manera:

“Pude saludar a los funcionarios que estaban ahí en la caravana, le di las gracias a Delcy Rodríguez y a Jorge Rodríguez, que estaban ahí presente. Les dije que no puede existir más tortura y presos políticos en Venezuela, que si tenemos que trabajar en conjunto para lograr salir de la crisis que atraviesa el país cuentan conmigo”, El Nacional, edición digital, 9-7-2017.

Estas expresiones, pronunciadas por otro actor no tendrían la relevancia que se les ha dado; pero tales palabra expresa una verdad que toda persona consciente reconoce. Es más que la mayoría de dirigentes de la MUD han sugerido pero que la amortiguan para no encender la ira popular.

Es un hecho cierto, vivido en otros países, que para resolver la crisis venezolana se necesita en forma imperativa el dialogo, el perdón, la reconciliación, y la restauración. Si esas actitudes, características de los venezolanos, no se activan; la crisis irá de mal a peor.

Ahora, cuando afirmo que hay que perdonar a los causantes de la crisis que vivimos, seguramente muchos estarán en desacuerdo, sin embargo veámoslo de este modo.

El perdón, la reconciliación, y la restauración son virtudes básicas que facilitan, enriquecen y fortalecen las relaciones con el prójimo; son características de la sociedad venezolana; y es un método infalible en la resolución pacífica de conflictos. Un ejemplo  de ello es el proceso de pacificación que vive la hermana República de Colombia; y que fue un innegable logro del Presidente Caldera en su primer gobierno.

No significa esto que los crimenes quedarán impunes, serán sancionados según las leyes nacionales e internacionales; pero aún dado ese extremo, los infractores merecen la restauración, como todo ser humano.

Venezuela esta radicalizada, cargada de ira y resentimiento. Y lamentablemente ese ha sido el gran defecto de la Revolución Bolivariana, de quienes la impulsan. El odio, resentimiento, y amargura por los muchos años de persecución cuando estaban en la guerrilla; el haber perdido familiares en aquellos enfrentamientos, o torturados; todo aquello, por no haberlo superado asertivamente, cuando llegaron al poder, en lugar de gobernar para reivindicar al País, como lo prometieron, se dedicaron a la venganza; a pagar con la misma moneda; a drenar su resentimiento. Y esto no es una elucubración, ellos en sus discursos y entrevistas lo hacen conocer.

Hoy no podemos caer en aquella lamentable actitud, no repetirla, sino actuar con dignidad y benevolencia.

Como se ha afirmado  reiteradamente, la población venezolana esta radicalizada y peor aún cargada de resentimiento y rencor. Tales actitudes nada bueno generan.

Los afectos a la Revolución, quienes ingenuamente creen en ella, no van a ceder fácilmente su posición conquistada; y como se sabe hay miles de comprometidos en el proceso  que no solo la defenderán con sus discursos, porque también están armados. Y tienen apoyo internacional, se comenta que supuestamente hay tropas venidas de ejércitos extranjeros, de Naciones amigas de la Revolución.

Así pues, las palabras de Lilian Tintori tienen sentido; tal vez no las dijo como un llamado al pueblo, sino inconscientemente predijo lo que todo venezolano consciente sabe,  los líderes de la oposición reconocen como salida a la crisis, y los países amigos que median por una salida también proponen.

Para salir de la crisis hay que dialogar con los representantes de la Revolución, generar un ambiente de reconciliación, y de restauración.

¿No es ese el insistente llamado de la Sagrada Escritura al pueblo Dios?

Mira lo que la Biblia demanda al pueblo de Dios para la reconciliación nacional:

Sobre la Reconciliación:

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Mateo 5:23-24.

Respecto de los enemigos:

43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mateo 5:43-48.

Sobre el perdón:

12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Mateo 6:12.

Un privilegio de los hijos de Dios:

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 2 Corintios 5:17-19.

Estas demandas de la Palabra son un llamado al pueblo de Dios para emprender el proceso de dialogo, perdón, reconciliación y restauración del País.

Los sacerdotes, pastores, rabinos, diáconos, el pueblo de Dios en general tienen hoy un gran desafío, salir a las calles a propiciar la reconciliación de Venezuela. Teniendo en mente Romanos 5:1.

Bastante se ha orado por la salida a esta crisis; ahora no basta orar, hay que actuar. Y ya sabes que hacer.

Cuando medites seriamente en tu compromiso con Dios, su Palabra, y Venezuela, comprenderás el digno espíritu contenido en la palabras de Lilian Tintori, que es el sentir de los líderes de la oposición quienes no lo declaran públicamente por temor a encender la ira popular, como ha ocurrido con la luchadora esposa de Leopoldo.

No temas al diálogo cuando este es transparente, de cara al País, entre personas creíbles, representantes de los distintos sectores de la sociedad civil,  no solo de las cúpulas partidistas, acompañados de imparciales y objetivos testigos internacionales.

No necesitamos mediadores para dialogar, sino testigos creíbles que avalen los acuerdos.

Reitero, no temas al diálogo, teme a la radicalización y a una guerra civil respaldada por intereses foráneos.

Jesucristo dijo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”, Mateo 5:9.

Y en Venezuela hay mucho hijo de Dios.

Se acerca el fin de la crisis.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de ww.biblegateway.org
  • Prensa nacional
  • Notas personales
  • Imágenes: Google

EL PAPEL DEL PUEBLO CRISTIANO ANTE LA CRISIS DE VENEZUELA

La compleja y desafiante crisis venezolana ha llegado a un punto en el que se avizora un enfrentamiento definitivo entre los dos factores en pugna.

Por una parte el Ejecutivo ha convocado a elegir una Asamblea Constituyente con el objeto de aniquilar a la oposición y perpetuarse en el poder mediante una reforma a la Constitución Nacional que permita establecer un régimen comunista, matizado con las creencias  religiosas ancestrales que profesan.

En la posición opuesta, la ciudadanía, motivada por la sociedad civil, impulsada por jóvenes estudiantes, y seguida por los partidos políticos agrupados en la denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD), conscientes de los propósitos del Presidente y de quienes le secundan, han arreciado sus estrategias al punto de ir hasta el sacrificio convencidos de que después del 30 de julio, en el caso de imponer aquella Asamblea, “no hay Patria”.

Entre tanto, y a medida que se acerca aquel día, surgen hechos inesperados. Uno, al que la oposición no le ha dado relevancia, es la posición institucional asumida por Luisa Ortega Díaz, quien contra todo pronóstico, e inesperadamente se pronuncia contra el Tribunal Supremo, calificándole de ilegal, y asume una firme oposición a la Constituyente, afirmando que es ilegal, y contra el legado del fallecido Hugo Chávez.

Este pronunciamiento, heroico, tratándose de una persona afecta a la Revolución, ha dado fuerza a los planteamientos de la oposición internamente, y a la lucha de Países amigos que desean paz y democracia para Venezuela.

Como una estrategia para desmoronar el propósito Constituyente del Gobierno, la oposición convoca a una Consulta Popular, para solicitar opinión de la ciudadanía acerca de su acuerdo o desacuerdo con la propuesta Constituyente, y sobre la conducta de la institución militar frente a las exigencias del pueblo de asumir su papel institucional. Esta consulta se realiza dos semanas antes del llamado a votar por la Constituyente.

Seguidamente, y para asombro del mundo, el Gobierno decide dar casa por cárcel a Leopoldo López, el heroico emblema de la lucha por la libertad en Venezuela.

Pero este hecho, además de causar gran alegría al mundo, ha generado suspicacia entre algunos observadores por la medida en sí misma, debido a que el Gobierno mantiene prisionero a Leopoldo acusándole de instigar la rebelión popular, es una especie de botín de guerra; y de igual modo las declaraciones de su atribulada esposa Lilian, quien manifestó su gratitud a dos representantes de quienes han mantenido a su marido tras la rejas en Ramo Verde, por la medida dictada en favor del prisionero, e indicó su disposición al diálogo para una salida de la terrible crisis que vive el País.

Tras bastidores, algunos notables de la oposición han mantenido una actitud discreta, ya que no aparecen frente a las manifestaciones populares que son reprimidas hasta con balas; ellos están a la espera de la salida del Presidente, y de la caída de la Revolución para arribar a Miraflores como héroes; héroes que usaron “dobles” cuando las acciones se calentaron en las calles.

Esta batalla va a dejar varias víctimas. Los heroicos jóvenes que sacrificaron sus vidas por la Patria, vilmente asesinados por quienes deberían ser los garantes de sus derechos; por el lado de la Revolución a la valiente Luisa Ortega Díaz, mujer que  ha dado un aporte inconmensurable para propiciar la salida Constitucional; y, Leopoldo quien tanto el gobierno como algunos sectores de la dirigencia política opositora  elegantemente quieren deslegitimar para impedir que sea el próximo Presidente de Venezuela.

Es probable que este mismo mes de julio la crisis se defina, a menos que el Gobierno haga una jugada magistral que le oxigene y permita mantenerse unos meses más en el poder.

Dada la salida de este régimen, el aporte de la juventud, la población venezolana, Luisa Ortega Díaz y de Leopoldo son incuestionables. Aquella se desmarco de sus compatriotas revolucionarios, cuando estos se apartaron del hilo constitucional; y Leopoldo prefirió la Cárcel de Ramo verde antes de vender sus convicciones a cambio  de las bondades, y beneficios personales que seguramente le fue ofrecido desde las altas esferas de poder nacional e internacional.

Sea cual sea el resultado de esta crisis, hay lecciones para no olvidar:

Que Chávez no llegó al poder mediante un golpe de Estado, sino con el apoyo de la gran mayoría de venezolanos, de los grandes canales de televisión, de las cadenas de radio y prensa, de emblemáticos comunicadores sociales, del mundo empresarial; y hasta sectores católicos y evangélicos contribuyeron al arribo de la Revolución Bolivariana a Miraflores.

Es decir quienes hoy están en la calle dispuestos a morir para impedir que el sistema Comunista se instale definitivamente en Venezuela, ayer coquetearon con tal ideología; es cierto que al principio no se mostró aquella faceta en forma diáfana, y el pueblo votó por Chávez, pero una vez declarada sus intenciones, es inaudito e inconcebible que un cristiano, sea católico o evangélico, siga siendo afecto a la Revolución. Aquí cabe aquello de que “ninguno puede servir a dos señores”.

He aquí un dato interesante. Según Datanálisis el respaldo popular al Presidente Maduro para octubre del 2016 era de 19%, y según el diario La Verdad, edición del 10 de julio del 2017, la popularidad del Primer Mandatario es del 10%; digamos que un 15% apoya al Presidente, hoy día. Esa es la proporción de venezolanos que históricamente han militado en los partidos de la izquierda venezolana, eso lo hemos analizado en entregas anteriores en este mismo blog.

Es decir las aguas están volviendo a su cauce.

Con esto que afirmamos no queremos culpar a nadie de lo que ocurre en Venezuela, sino es un llamado a reflexión.

El pueblo venezolano que dice creer en Dios, y que  acepta a la Biblia como su Palabra, necesita reflexionar sobre sus raíces históricas y sus creencias para evitar transitar por senderos ajenos a su naturaleza. Esto en el ámbito espiritual.

Hoy es urgente volver a la Biblia.

Y en la dimensión política, respecto de la dirigencia de la misma, hay que cuidar de no dejar al País en manos de quienes con sus erradas acciones enardecieron a la población, y entregaron el País en bandeja de plata.

Bien es cierto que hay que llamar a elecciones, pero un simple acto electoral, y el advenimiento de un notable como Presidente, no va a pacificar al País, ni a resolver la crisis humanitaria. En este momento se requiere un Gobierno de Transición que propicie la reconciliación nacional, curar las heridas y luego llamar  a elecciones.

Se requiere un estadista. Un instrumento de Dios, como José en Egipto; como Darío el persa, instrumentos de Dios en su momento.

Hemos indicado en artículos anteriores que Dios tiene preparado el personaje para su debido momento.

Hay que tomar en serio los pronunciamientos de algunos dirigentes revolucionarios en el sentido de que si cae la Revolución, ellos la defenderán con armas, y en eso no han mentido. Así pues es necesario algún tipo de diálogo antes de las elecciones que han sido pospuestas en aras de la pacificación.

Hay que dialogar para pacificar.

Esta Venezuela traumatizada y radicalizada, necesita un tiempo mínimo para comenzar a sanar heridas y  propiciar la convivencia pacífica que ha sido el estilo de vida de la democracia en esta gran Nación.

En este aspecto el pueblo cristiano tiene un papel protagónico, es llamado por su razón de existencia a propiciar la reconciliación y  la restauración.

Desde mi perspectiva, el pueblo cristiano tiene dos desafíos:

Primero: Concentrarse en los templos y clamar, pidiendo perdón a Dios y a Venezuela, conforme a 2 Crónicas 7:13-14:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Segundo: Salir de los templos y proclamar las buenas nuevas de paz, reconciliación y restauración.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Notas personales,
  • Prensa Nacional e Internacional,
  • Imágenes Google.

PARA SALIR DE LA CRISIS VENEZOLANA

Desde los mismos inicios de la crisis en Venezuela, el pueblo de Dios ha orado insistentemente por una solución que propicie la paz y reconciliación entre los ciudadanos de este gran País; en verdad el clamor por Venezuela es permanente, en la mente de muchos aun queda aquel viejo anhelo, que se convirtió en un canto de batalla: “Venezuela será para Cristo, si unidos luchamos por Él…”

Al meditar en los llamados a orar, y en los insistentes clamores que se elevan al cielo por el País, viene a nuestro pensamiento realidades que son notables y constantes en la Sagrada Escritura.

Una, existe un prerrequisito para que los clamores sean escuchados; otra, que Dios siempre usa medios de gracia para ejecutar su voluntad.

Acerca de la primera afirmación, hemos tratado ese tema en anteriores escritos, sin embargo, vamos a reiterar algunas consideraciones al respecto:

La Biblia es clara al establecer que Dios responde las oraciones cuando se cumplen algunos criterios, he aquí algunos:

Orar conforme a la voluntad de Dios. Veamos que significa esta afirmación. En 1 Juan 5:14-15 se nos dice:

14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

¿Qué quiere decir Juan en esta cita? ¿Acaso hay que pedir solo lo que a Dios le gusta? ¿Y nuestro libre albedrio dónde queda? Bueno, lo que Juan quiere decir es que no vamos a ser escuchados si pedimos algo contra lo establecido en la Palabra de Dios.

Por ejemplo: Dios no va a escuchar el pedido de aniquilar a un enemigo, aquello va contra la voluntad de Dios que es “amar a los enemigos”, Mateo 5:44. Tal vez el ejemplo es extremo, observemos otro. Dios no va a escuchar el ruego de conceder el “don de profecía” para impresionar a los oyentes con sus predicciones; aquello es vanagloria, y las profecías ya están enunciadas en la Biblia, no se requiere de profetas hoy día. Lo que se necesita son personas que proclamen el evangelio de la paz.

En general, orar según la voluntad de Dios, es formular las peticiones en el marco de lo que establece la Sagrada Escritura.

Por enfermos, Santiago 5:14; por las autoridades, 2 Timoteo 2:2; por la ciudad donde vivimos, Jeremías 29:7.

Consideremos otro criterio para que Dios escuche las oraciones.

Cuando se ora humildemente. La humildad es una actitud que permite aceptar tu realidad delante de Dios, en la primera parte de 2 Crónicas 7:14, se destaca esta virtud como un factor determinante para ser oído:

si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro,

Es la enseñanza transmitida por Jesús en la parábola del fariseo y el publicano en Lucas 18:9-14, el Maestro culmina aquella enseñanza con estas palabras: “porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.”

Un criterio final, entre los muchos mencionados en la Biblia.

Confesar los pecados, arrepentirse. La confesión de pecados y el cambio en el estilo de vida es otra condición para ser oído y tener respuesta afirmativa cuando se ora. Es el planteamiento de la segunda parte de 2 Crónicas 7:14, observemos:

y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

“Convertirse de los malos caminos” es una forma de explicar el arrepentimiento, actitud que nace en el corazón de una persona que reconoce su pecado y decide cambiar, apartándose de “los malos caminos”.

Dicho esto, necesitamos reconocer que para que Dios escuche nuestro clamor por Venezuela, hay que orar, como mínimo, según estos tres criterios. Sin olvidar el cumulo de otras recomendaciones bíblicas, requisitos para ser oídos.

El otro aspecto que necesitamos tener presente cuando oramos por Venezuela, es el siguiente.

Dios siempre utiliza el recurso humano cuando decide intervenir entre los hombres. En pocas ocasiones interviene Dios mismo directamente, o usa el recurso de ángeles. La constante es el elemento humano. Veamos.

Para traer al Mesías salvador, utiliza a Abraham, cuya simiente es para bendecir a las naciones de la tierra, Génesis 22:18; cuando decide liberar al pueblo de Israel cautivo en Egipto, utiliza a Moisés, Éxodo 3:9-10. Para llamar al arrepentimiento a Nínive, envía a Jonás, Jonás 1:1-2.

Incluso utiliza individuos que no forman parte de su pueblo. Un caso emblemático, referido en escritos anteriores, es el caso de dos prominentes hombres de la Historia Universal, usados por Dios para propósitos relacionados con su pueblo, Israel. Veamos.

Uno de ellos es Nabucodonosor, el emperador de Babilonia, quien es usado por Dios como un elemento para castigar a su pueblo rebelde, e infiel; así se declara en 2 Crónicas 36:15-17:

15 Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación. 16 Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio. 17 Por lo cual trajo contra ellos al rey de los caldeos, que mató a espada a sus jóvenes en la casa de su santuario, sin perdonar joven ni doncella, anciano ni decrépito; todos los entregó en sus manos.

Para interpretar este texto tienes que observar, meditar, comprender el significado del versículo 15, observa la frase “porque el tenia misericordia de su pueblo”. Antes de la consecuencia, Dios advierte.

Entonces Nabucodonosor representa la natural consecuencia del hombre desobediente; Dios no castigó a Israel, fue aquella nación la que provocó, el fatídico resultado.

El otro emisario de Dios para cumplir los propósitos de salvación con su pueblo, es Ciro el persa, otro hombre ajeno al pueblo de Dios. Veamos:

 22 Mas al primer año de Ciro rey de los persas, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de los persas, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito, por todo su reino, diciendo: 23 Así dice Ciro, rey de los persas: Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien haya entre vosotros de todo su pueblo, sea Jehová su Dios con él, y suba. 2 Crónicas 36:22-23.

No se necesita mayores explicaciones para interpretar el texto. Es evidente que Ciro es consciente del llamado Divino para que obre en la reconstrucción del Templo en Jerusalén, y en la repatriación del pueblo de Israel a su tierra natal.

Retomando el caso Venezuela, es digno de hacer notar que ante el clamor del pueblo por una solución a la crisis nacional, Dios va a intervenir a través de una persona que ha venido preparando anticipadamente, o grupo de ciudadanos, para actuar en su momento.

Por tal motivo no solamente es importante orar, sino estar conscientes de que Dios va a intervenir a través del factor humano. Sea extraído de entre su pueblo, como en el caso de Moisés; o a través de otras personas, como sucedió con Ciro el persa.

Tal vez ya está surgiendo el factor humano, usado por Dios como instrumento; esta dada la respuesta, ¿Se es consciente de ello?

Como se dice coloquialmente: “Dios obra por caminos misteriosos”.

Oremos conforme a lo establecido en la Palabra y asumamos nuestra responsabilidad al momento de ser llamados como medios para salvar a Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org
  • Datos y conceptos: Wikipedia,
  • Notas Personales.
  • Imágenes: Google

 

SE CONVOCA A ORAR POR LA SALIDA DE LA CRISIS NACIONAL

Hay situaciones en la vida tan complejas y difíciles cuya resolución escapa de nuestras manos. Tal vez te has encontrado en circunstancias en las que sabes que todas tus capacidades, tus recursos, y aun contando con todos los aportes de la ciencia y de la técnica a tu favor, aquella no tiene solución desde una perspectiva humana.

Llegado a aquel punto de quiebre sabes que la única y última alternativa es una intervención Divina. En tales circunstancias echas mano de la fe y acudes a la instancia Superior, clamando para que actúe.

Resultado de imagen para fe

Quienes se mueven en el campo de la fe no les extraña  ver a Dios interviniendo mediante un milagro y de ese modo resolver un asunto que desde la perspectiva terrenal no tiene solución.

Algunas veces los médicos, sin proponérselo, son testigos objetivos e imparciales de aquella intervención Divina cuando diagnostican, luego de amplios análisis, la existencia de una anomalía en cualquier órgano de la anatomía humana, y luego en el quirófano descubren que aquella ha desaparecido “milagrosamente”. El médico sin ser religioso se mueve en el ámbito espiritual porque es un instrumento para la sanidad de alguien, o es testigo de la ocurrencia de la sanidad sin intervención humana, la sanidad Divina.

Ahora, la intervención Divina no se sucede en el ámbito de la salud únicamente; igual ocurre en distintos escenarios del acontecer humano, para cuya enumeración faltaría espacio en este escrito por la abundancia de hechos milagrosos.

Como bien sabemos,para que  ocurra un milagro intervienen dos factores: por un lado el factor Divino, por el otro el humano, quien activa el poder Divino mediante el uso de la fe. Es corriente escuchar la expresión: “La fe mueve montañas”, que se utiliza como si fuese un refrán, un adagio popular; sin embargo esa expresión es propuesta por Jesucristo, dicha para destacar la importancia de la fe, lee Mateo 17:20. En dicho texto se afirma que a quien tiene fe “nada le será imposible”.

En este contexto, pensemos en la realidad venezolana. Ya tenemos un diagnóstico sobre la misma. Sabemos las causas de la crisis, que ampliamente hemos analizado en escritos anteriores; observamos al gobierno tratando de resolverla aplicando el modelo económico que ya conocemos. De igual modo somos testigos del accionar de la dirigencia opositora para gerencia la crisis que vivimos; y los resultados están a la vista: Un País dividido, hiperinflación, escases de los productos básicos, deterioro del aparato productivo, un sistema de salud ineficiente, carencia de medicinas, corrupción a todos los niveles, inseguridad. Realmente no necesitamos describir en detalle la situación venezolana porque la estamos viviendo en carne propia, y duele.

Ahora bien, mucho venezolano sabe que esta circunstancia que vivimos no es un problema puramente político, económico o constitucional. En realidad se sabe que tras este escenario complejo, difícil y caótico se mueven poderes que trascienden la esfera material, terrena.

 Y a este respecto, no es asunto de fanatismo religioso, o sectarismo. La esencia del problema de Venezuela es que hemos abandonado las bases sobre las que se fundamenta nuestro andamiaje social, la fe en Dios de la que se deriva un conjunto de creencias, principios y valores característicos de la cultura venezolana.

Al abdicar la fe en Dios toma cuerpo en el País un sistema ajeno a nuestros principios, que propicia caos desde nuestra óptica cristiana, pero es exitoso desde la perspectiva de quienes lo promueven. Son dos maneras de ver la vida, antagónicas. Y objetivamente hablando, o escribiendo, el pueblo cristiano está siendo retado en una confrontación en la que hasta este momento no se percibe  victorioso.

Pero hay una salido, es la que al comienzo de este escrito denominamos la solución, o intervención Divina. Para ilustrar este escenario, vayamos a la Biblia.

Resultado de imagen para biblia

En el segundo libro de Reyes se describe una situación en la que Dios al intervenir define los acontecimientos; un momento en el que la causa estaba perdida, y los recursos humanos habían llegado al límite. Leamos una conmovedora escena de aquella tragedia nacional.

El Imperio gobernante es el Asirio, que avanza arrolladoramente cautivando a los países del oriente medio. En un momento dado, Senaquerib rey de Asiria envía a su poderoso e imbatible ejército para tomar el Reino de Judá, de modo que  llegan a las puertas de Jerusalén, y un emisario del rey asirio grita al pueblo, para intimidarle y obligarles a rendirse sin batallar, y esto es lo que exclama:

28 Entonces el Rabsaces se puso en pie y clamó a gran voz en lengua de Judá, y habló diciendo: Oíd la palabra del gran rey, el rey de Asiria. 29 Así ha dicho el rey: No os engañe Ezequías, porque no os podrá librar de mi mano. 30 Y no os haga Ezequías confiar en Jehová, diciendo: Ciertamente nos librará Jehová, y esta ciudad no será entregada en mano del rey de Asiria. 31 No escuchéis a Ezequías, porque así dice el rey de Asiria: Haced conmigo paz, y salid a mí, y coma cada uno de su vid y de su higuera, y beba cada uno las aguas de su pozo, 32 hasta que yo venga y os lleve a una tierra como la vuestra, tierra de grano y de vino, tierra de pan y de viñas, tierra de olivas, de aceite, y de miel; y viviréis, y no moriréis. No oigáis a Ezequías, porque os engaña cuando dice: Jehová nos librará. 2 Reyes 18:28-32.

Como se evidencia, el emisario asirio está claro en que su éxito se fundamenta en quebrar la fe de los israelitas en Jehová, el Dios de Israel, y en que éstos acepten la promesa de vivir en condiciones similares a la promesa Divina respecto de las bondades de la tierra prometida, un espejismo. Lee 18:32.

El rey asirio promete a Israel llevarle a un nuevo paraíso, a una tierra de abundancia, progreso y paz. Esa es la oferta engañosa de los asirios con la que tratan de engatusar a Israel para que no batalle, y lo que es más abandonen su confianza en Dios.

Un momento difícil para el rey de Israel, Ezequías, su equipo de gobierno y para el pueblo en general. Es lo que se denomina punto crítico, el momento difícil y comprometido en el que es preciso hacer algo para que se produzca el giro necesario en el desarrollo de los acontecimientos.

Resultado de imagen para decision

Ante semejante amenaza, que coloca a Ezequías en el “punto crítico”, el rey evalúa las circunstancias y toma una decisión. El observa el descomunal ejército que rodea a la ciudad, sabe que otros pueblos y naciones han sido conquistados por los asirios; evalúa su posición, recursos, calidad de su ejército y pertrechos disponibles. Sabe que está perdido, y movido por la fe de sus ancestros se dirige al lugar correcto, veamos la escena:

1 Cuando el rey Ezequías le oyó, rasgó sus vestidos, se cubrió de cilicio, y entró en la casa de Jehová. 2 Y envió a Eliaquim mayordomo, a Sebna escriba y a los ancianos de los sacerdotes, cubiertos de cilicio, al profeta Isaías hijo de Amoz, 3 para que le dijesen: Así ha dicho Ezequías: Este día es día de angustia, de reprensión y de blasfemia; porque los hijos están a punto de nacer, y la que da a luz no tiene fuerzas. 4 Quizá oirá Jehová tu Dios todas las palabras del Rabsaces, a quien el rey de los asirios su señor ha enviado para blasfemar al Dios viviente, y para vituperar con palabras, las cuales Jehová tu Dios ha oído; por tanto, eleva oración por el remanente que aún queda. 2 Reyes 19:1-4.

Resultado de imagen para orar

El rey, acompañado de sus súbditos, convoca al pueblo para orar por la salida de la crisis, busca la solución divina; sabe que humanamente no hay escapatoria, pero no se rinde. Como es conocido por los lectores de la Biblia Dios está atento al clamor de su pueblo, así lo expresó en tiempos del rey Salomón, 2 Crónicas 7:13-14:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Y en este mismo orden de ideas el profeta Jeremías, inspirado por Dios, declara:

2 Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre: 3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:2-3.

Consecuente con esta actitud Divina, cuando el rey de Israel buscó el auxilio de Dios, esta es su respuesta:

Mensaje para Senaquerib, rey asirio:

27 He conocido tu situación, tu salida y tu entrada, y tu furor contra mí. 28 Por cuanto te has airado contra mí, por cuanto tu arrogancia ha subido a mis oídos, yo pondré mi garfio en tu nariz, y mi freno en tus labios, y te haré volver por el camino por donde viniste. 2 Reyes 18:27.

Mensaje para Ezequías, rey de Israel:

29 Y esto te daré por señal, oh Ezequías: Este año comeréis lo que nacerá de suyo, y el segundo año lo que nacerá de suyo; y el tercer año sembraréis, y segaréis, y plantaréis viñas, y comeréis el fruto de ellas. 30 Y lo que hubiere escapado, lo que hubiere quedado de la casa de Judá, volverá a echar raíces abajo, y llevará fruto arriba. 31 Porque saldrá de Jerusalén remanente, y del monte de Sion los que se salven. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

Las palabras son claras, no hay duda respecto a la respuesta Divina. Para edificarte y fortalecer la fe en estos tiempos de crisis, lee el relato completo en los capítulos dieciocho (18) y diecinueve (19) de 2 Reyes.

Aplicando el texto bíblico a la situación venezolana es evidente que se necesita un retorno a la fe de nuestros antepasados, basada en la Sagrada Escritura. No es un asunto de religión porque el problema trasciende a la dimensión espiritual, y en esta realidad se necesita activar la devoción a Dios, y la fe en sus promesas contenidas en la Biblia.

El apóstol Pablo describe la raíz del problema en Venezuela, leamos:

12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Efesios 6:12.

Tal vez los cristianos venezolanos estamos enfocados en la dirección equivocada. Posiblemente se piense que el causante de la crisis es el Presidente Maduro y el partido que le acompaña; o que la responsabilidad es de la dirigencia opositora por sus erradas ejecutorias.

Imagen relacionada

Este es el momento de los hombres y mujeres de Dios. Hay que adoptar la actitud correcta:

Primero: Reconocer que nuestra realidad es producto de la crisis de fe,

Segundo: Reconocer que la batalla espiritual se gana confiando en Dios, acercándose a El, y vistiendo la armadura espiritual mencionada en Efesios 6,

Tercero: Proceder consecuentemente como se demanda en 2 Crónicas 7:13-14,

Cuarto: Propiciar un proceso de reconciliación nacional que diluya las posiciones radicales, y facilite la integración de todos los sectores,

Quinto: Clamar a Dios como demanda Jeremías 33:2-3.

Conclusión: El pueblo de Dios venezolano, apoyado por los ubicados en otros países, necesita volverse a Dios y clamar para que intervenga propiciando una salida según su voluntad.

“Si puedes creer, al que cree todo le es posible.” Marcos 9:25.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com,
  • Conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

PARA ORAR POR VENEZUELA

A medida que se agudiza la crisis en nuestro País, el pueblo de Dios ha reiterado su llamado para orar, convencidos de que Él puede intervenir para poner orden, tal y como lo promete en su Palabra, y ha procedido en la Historia de las Naciones.

El texto bíblico que viene a la mente en estas circunstancias es el conocido 2 Crónicas 7:14, que ofrece un diagnóstico sobre las causas de las crisis en los pueblos, y la estrategia para resolverlas.

Aunque seguramente los lectores recuerdan la cita, vamos a reproducirla a continuación:

“si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

No se necesita mayores explicaciones para comprender el mensaje contenido en el mismo, y si quieres ampliar el análisis, lee el texto anterior, el versículo 13. Muy explícito.

Como quiera que se ha insistido en clamar, y hasta ahora no se aprecia una respuesta en el sentido de la súplica, necesitamos evaluar los motivos para el retardo de la intervención Divina en Venezuela.

¿Por qué Dios no ha respondido el insistente clamor de su pueblo?

Revisemos esa circunstancia a la luz de la Sagrada Escritura.

Propongo como premisa que no se ora en el sentido esperado por Dios, con la actitud correcta.

Lo manifiesto con base a lo que enseña la Biblia.

Notemos una situación parecida, aunque no igual estrictamente hablando, que ocurrió en tiempos de la Cautividad de Israel propiciada por Babilonia, y que prosigue bajo el dominio Persa. Es el tiempo de Nehemías, Jerusalén está destruida, los muros de la ciudad derribados, el templo en ruinas, y el pueblo de Israel cautivo. ¿Te imaginas algo peor para un pueblo?

Ruinas en la cima de Meguido

Esta terrible circunstancia más grave y crítica que la que vive Venezuela movió a un hombre de Dios a elevar un impresionante ruego, que transcribo a continuación.

Oración de Nehemías:

5  Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; 6 esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

7 En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo.

8 Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos; 9 pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.

10 Ellos, pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con tu gran poder, y con tu mano poderosa.

11 Te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey. Nehemías 1:5-11.

Nota la estructura de la oración:

  1. Reconocimiento de la Soberanía de Dios, 1:5a,
  2. Dios cumple su palabra, 1:5b,
  3. Suplica de ser oído, 1:6a,
  4. Reconocimiento y confesión de pecado, 1:6b-7,
  5. Conciencia de las causas de la crisis, y como resolverla, 1:8-9,
  6. Reconocimiento de la identidad del pueblo, 1:10
  7. Ruego de ser escuchado, y solicitud ayuda inmediata, 1:11.

La lectura del libro de Nehemías permite comprobar que esta oración tuvo inmediata respuesta.

Entre las muchas razones para que esta oración fuese respondida inmediatamente, revisemos un aspecto de la misma contenido en los versículos 6 y 7, referidos en el numeral 3 anterior: “Reconocimiento y confesión de pecado.” Que está en sintonía con 2 Crónicas 7:14.

Nehemías es un modelo, en cuanto a orar por la Nación se refiere, él se hace solidario con el pueblo, y pide perdón por pecados que no había cometido puesto que tuvieron lugar aun antes de su nacimiento. Los pecados que llevaron a Israel a la ruina moral, económica y espiritual se describen con detalles en el libro Segundo de Reyes, así como en Segundo de Crónicas, y en los mensajes de los profetas antes del exilio, principalmente Isaías y Jeremías.

He aquí un resumen:

Idolatría, prácticas paganas, injusticia, soberbia, orgullo, actos abominables; todo resumido en desobediencia a la Palabra de Dios. Lee el primer capítulo del libro del profeta Isaías para una descripción general de la condición del pueblo.

Y este modo de vida de Israel le llevo a la ruina, a la crisis más grave vivida en toda su historia. Motivo que lleva a Nehemías a orar, clamar.

Retomando el caso de Venezuela, tal vez ha faltado en el pueblo de Dios la suficiente humildad como para solidarizarse con los pecados de la Nación,  del pueblo en general.

Es probable que hay que reenfocar la oración por Venezuela, y como Nehemías “sentarnos, hacer duelo, llorar, ayunar, reconocer nuestra condición de pecado,  humildemente confesar los pecados, del pueblo, que hemos cometido contra Dios, y pedir perdón; reconocer que en extremo nos hemos corrompido contra Dios, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que nos da en tu Palabra.@

Hace falta sustituir el “ellos”, por el “nosotros”.

Tenemos que orar confesando nuestros pecados, y pedir perdón por ellos. Fíjate bien, no es clamar pidiendo que Dios perdone los pecados de la Nación, de “ellos” sino que “nos” perdone, haciéndonos solidarios con los pecados del pueblo.

Es casi seguro que Nehemías era ajeno a toda aquella gama de pecados nacionales, pero los asumió como suyos, haciéndose corresponsable ante Dios.

Cuando clames y ayunes por Venezuela, recuerda a Nehemías, asume su actitud solidaria con el pueblo, adopta el modelo.

Revisemos nuevamente la cita de 2 Crónicas verso 14, pero leamos desde el verso 13:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo;1si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Toma nota del mensaje contenido en el versículo 13, observa que declara la causa de los males de la Nación; no son casuales ni aleatorios, obedecen a la consecuencia de una actitud recurrenete en el pueblo de Dios que se explica en el versículo catorce en la expresión “convirtieren de sus malos caminos”. Tansitar aquellos malos caminos es la razón de los males de una nación, que ameritan ser corregidos, enmendados; por esto la expresión “convertirse” que es sinonimo de arrepentirse.

Por todo lo cual al orar por Venezuela y que tal oración sea escuchada es necesario previamente “humillarse, arrepentirse, convertirse de los malos caminos”; actitud de Nehemías al clamar por la restauración de Jerusalén. El no estaba incurso en aquellos actos, no había transitado por los malos caminos puesto que muchos se cometieron antes de su nacimiento y otros muy lejos de su realidad, pero los asume como propios.

Y en general ese el principio de 2 Crónicas 7:13-14, que hay que activar para que Dios oiga, y responda; recuerda Jeremías 33:3.

Has un inventario de los males de Venezuela: idolatría, corrupción, culto a dioses paganos…

Continúa tu el inventario, ya sabes entonces de que hay que arrepentirse en Venezuela, conforme al citado texto de 2 Crónicas 7:14.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: RVR60, tomada de https://www.biblegateway.com,
  • Notas personales
  • Imágenes: Google.