Archivo de la etiqueta: olvido

SUPERANDO LAS CRISIS. SEGUNDA PARTE

Dando continuidad al tema, SUPERANDO LAS CRISIS, consideremos algunas estrategias para poner en práctica, cuando llegue el momento.

ENFRENTANDO LAS CRISIS:

Ante una situación de crisis, el individuo puede actuar de dos maneras:

  • En forma asertiva, de tal manera que puede superar la situación de crisis.
  • De manera reactiva, impulsiva; empeorando la situación de crisis.

REACCIONES FRENTE A LA CRISIS:

  1. Al comienzo, tensión por el impacto del suceso externo.
  2. Incremento de la tensión,  porque no se puede enfrentar la nueva situación con la forma habitual de conducta.
  3. Al incrementarse la tensión, se movilizan los recursos personales, que generan  varios resultados: reducción de la amenaza externa, éxito en el enfrentamiento con la situación, redefinición del problema, búsqueda de solución alternativa, entre otras.
  4. Si nada de lo anterior ocurre, la tensión aumenta hasta provocar una grave desorganización emocional. Por esta vía, se actúa en forma agresiva, o evasiva, se pierde el control, y por lo general se agrava la crisis.

QUE HACER ANTE UNA CRISIS

CRISIS CIRCUNSTANCIALES

Si la crisis es producto de un desastre natural, o de un accidente; entonces necesita proceder conforme a las normas y previsiones de qué hacer en casos de emergencias. Para ello es recomendable recibir entrenamiento, o buscar información acerca de como actuar en emergencias.

  • Conservar la calma
  • Si puede enfrentar la emergencia, actúe con precaución
  • Si no puede, escape, busque seguridad, pida auxilio
  • Evite ser héroe, si las circunstancias no le obligan
  • Tenga siempre un plan de emergencia

CRISIS EVOLUTIVAS, EXISTENCIALES, Y DE RELACIONES PERSONALES

CRISIS EVOLUTIVAS y EXISTENCIALES

  1. Identifica la etapa de desarrollo evolutivo que vives; conoce las características de esa etapa de desarrollo, toma conciencia de tu realidad.
  2.  Acepta la realidad, que estas en esa etapa; que superaste la anterior; que no has llegado a la próxima;
  3. Supera los duelos, toda perdida genera dolor, duelo. Acepta el duelo, vive el proceso. Más adelante se da orientaciones a este respecto
  4. Supera la Culpa: Los errores u omisiones cometidos, generan sentimientos de culpa. Supéralos mediante: reconocimiento, aceptación, confesión, pedir perdón, o perdonarse.
  5. Supera la Ansiedad. La ansiedad es una emoción orientada al futuro, preocupación de las cosas por venir. Usa creativamente la preocupación, ocupándote hoy, previniendo. Recuerda la fabula de la “Hormiga y la Cigarra”; ante el invierno que se avecinaba, la hormiga se sintió ansiosa, y resolvió la ansiedad ocupándose de guardar alimentos.
  6. Vive el presente. Sabes que no puedes vivir en el futuro, ni en el pasado. Solo tienes el presente, un eterno presente. De lo que te culpas de ayer, no existe sino en tu mente; lo que te preocupa del mañana, no existe sino en tu mente. El mañana no existe, esta por venir. Lo que existe es hoy, vívelo.
  7. Propicia un solido y consistente desarrollo personal, emocional.

SUPERAR CRISIS DE RELACIONES PERSONALES

1.- Identificar claramente el problema.No puedes superar una crisis, si no puedes identificar cual es el problema.

2.- Busca las causa real del problema. Hay causas sentidas, y causas reales. La fiebre es una crisis sentida, no el problema real. Hay que atacar la infección que produce la fiebre. Algunas veces la causa esta en otras personas; otras en ti. Ubicando la causa real, se tiene ganada gran parte de la batalla.

Observa este análisis:

  • Situación problemática:     Agresión verbal a la pareja
  • Causa, nivel 1:                       Rabia
  • Causa, nivel 2:                       Celos
  • Causa, nivel 3:                       Desconfianza en la pareja
  • Causa, nivel 4:                       Inseguridad en si mismo
  • Causa, nivel 5:                       Baja autoestima

Como se observa, podemos seguir bajando de nivel, hasta encontrar la verdadera causa de la situación problemática. En este ejemplo, el control de la rabia es una sabia medida; mas es necesario erradicar la causa de la rabia, y así sucesivamente.

3.- Identifica emociones y actitudes. Una vez identificada hay que propiciar encausar las emociones; y cambiar las actitudes negativas. En el ejemplo anterior se observan emociones y actitudes que deben ser trabajadas.

4.- Expón objetiva y claramente la situación.  Usa una comunicación asertiva. No uses ironías, indirectas, descalificaciones, ofensas, discursos morales. Como un médico cuando ofrece los resultados de sus análisis, objetivamente. Reconoce la responsabilidad que recae sobre ti, trabaja sobre ella.

5.- Escucha a la otra persona. No monopolices el dialogo, no interrumpas, no hables simultáneamente. Guía prudentemente la conversación, hacia una solución productiva. Amortigua los reproches, ofensas o descalificaciones; no respondas a ese nivel; en todo caso, si la otra persona no entra en razón, pospón el dialogo hasta una oportunidad de conversar asertivamente.

6.- Busca alternativa de solución. Pide a la otra persona que proponga una solución; si estas conforme con ella, pacta la solución. En caso que tengas una mejor que aquella, plantea la prudente y respetuosamente, no forces tu propuesta; negocia.

7.- Acuerda solución de compromiso. Culmina sellando el acuerdo con un apretón de manos, que propicie el restablecimiento de la relación.

COMO SUPERAR EL DUELO

El duelo es el proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida; sea la pérdida de un empleo, pérdida de un ser querido, pérdida de una relación, entre otras.

Aunque se ha enfocado en la respuesta emocional de la pérdida, el duelo también tiene una dimensión física, cognitiva, filosófica y de la conducta, que es vital en el comportamiento humano.

Por elaboración del duelo se entiende el proceso desde que la pérdida se produce hasta que se supera. Esta elaboración puede comenzar antes de la pérdida, en el caso de que ésta se pueda prever con cierta antelación.

En líneas generales, estas son las etapas de elaboración del duelo:

Negación y aislamiento: permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impresionante; permite recobrarse. Es una defensa provisional, rápida,  será sustituida por una aceptación parcial: “al mal tiempo, buena cara”.

Ira: la negación es sustituida por  rabia, envidia, o resentimiento; surgen todos los por qué. Es una fase difícil de afrontar para los seres queridos, y todos los que los rodean; esto se debe a que la ira se desplaza en todas direcciones, aún injustamente.

En esta etapa se quejan por todo; todo les parece mal, y es criticable. Luego responden con dolor y lágrimas, culpa o vergüenza. La familia y quienes los rodean no deben tomar esta ira como algo personal, para no reaccionar en consecuencia con más ira, lo que fomentará la conducta hostil del doliente.

Depresión: como la negación y la ira no dan resultados, la persona se debilita, adelgaza, aparecen otros síntomas y se verá invadida por una profunda tristeza.

Es un estado, en general, temporal,  preparatorio para la aceptación de la realidad, en el que es conveniente experimentar la tristeza, sentirla, expresarla. Esto significa que si se expresa el dolor, será más fácil la aceptación final.

Es una etapa en la que se necesita mucha comunicación verbal, se tiene mucho para compartir. Hay que aceptar las expresiones de cariño y de solidaridad de los familiares. Tal vez se transmita más acariciando la mano o simplemente permaneciendo en silencio.

Son momentos en los que la excesiva intervención de los que lo rodean para animarlo, le dificultarán su proceso de duelo.

Negociación: ante la dificultad de afrontar la difícil realidad, mas el enojo con la gente y con Dios, surge la fase de intentar llegar a un acuerdo para superar la traumática vivencia.

Aceptación: superadas las etapas anteriores en las que pudo expresar sus sentimientos por la pérdida,  aceptará la realidad con más tranquilidad.

No hay que confundirse y creer que la aceptación es una etapa feliz; en un principio esta  desprovista de sentimientos. Comienza a experimentar una cierta paz, se puede estar bien solo o acompañado, no se tiene tanta necesidad de hablar del propio dolor,  la vida continua.

Esperanza: es la que sostiene y da fortaleza, al pensar que se puede estar mejor, comprender que el dolor tiene algún sentido; permite percibir que la vida aún nos da oportunidad para realizar algo importante y trascendente.

Buscar y encontrar una misión que cumplir es un gran estímulo que alimenta la esperanza.

Para mas orientaciones sobre este tema, lee “Mente Sanadora”

https://orientador.wordpress.com/2012/10/27/mente-sanadora-3/

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia Libre

Imágenes: Google

RECONCILIACIÓN

Considerando el panorama mundial, observamos la existencia de graves conflictos externos entre diversos países; tanto como crisis internas en otros, que igualmente han desembocado en tensiones y conflictos. En virtud de lo cual, se requiere de intensos esfuerzos para lograr la reconciliación externa, e interna de los países en crisis.

El término reconciliación es la unión del prefijo “re” y el verbo “conciliar”, que significa volver a un estado de conciliación. Este último término, según el diccionario de la RAE, es “la acción de componer y ajustar los ánimos de los que estaban opuestos entre sí”. Por tanto, es un proceso que resulta en una situación de concordia, o de acuerdo, entre diferentes partes que por diversas circunstancias se había fracturado.

La reconciliación es el acto amistoso entre oponentes, que restaura una relación social alterada por un conflicto. Es decir, la reconciliación es un mecanismo de resolución de conflictos.

Son muchos los autores que han escrito sobre lo que puede significar reconciliación.

En Berlín, entre los días 31 de enero y 2 de febrero de 2005, más de 60 expertos de cinco regiones distintas del mundo debatieron sobre los procesos de reconciliación, y compararon sus experiencias regionales específicas. El consenso fue claro: no existe una definición unívoca del término reconciliación. La conferencia se desarrollo bajo el título: “De la asunción del pasado a una cooperación futura”, Desafíos regionales y globales de la reconciliación. Berlín 2005.

En la mayoría de los idiomas participantes en el debate ni siquiera existe traducción literal del término como tal. Ante esta situación plantearon una clara advertencia a la comunidad internacional: utilizar el término reconciliación podría despertar rechazo en un país determinado por esta causa. Si no existe una palabra propia para el término reconciliación, las personas podrían percibir la cuestión como un intento de imponer una ideología, o una perspectiva, de factura occidental que no tiene sentido en su realidad cotidiana.

Los expertos estuvieron de acuerdo en lo siguiente:

  • La reconciliación no incluye necesariamente el “olvido”, y sin duda no incluye el “perdón”;
  • Es un proceso de largo plazo que no sigue pasos concretos, sino más bien una dinámica altamente dependiente del contexto específico;
  • Debe provenir del interior de la sociedad, y no puede ser impuesta desde fuera;
  • No cabe esperar una reconciliación individual: en enfoque debe centrarse más bien en una reconciliación social;
  • La reconciliación tiene que ser un proceso colectivo e incluyente, y demanda un cambio profundo a nivel social y político.

Mediante el proceso de reconciliación las partes involucradas en un conflicto inician una relación que les lleva a una comprensión mutua de lo sucedido, superan sentimientos de odio y rencor desarrollados durante el enfrentamiento, inician un mutuo reconocimiento y sientan las bases para un pacto tácito, espontáneo y voluntario de amistad.

La reconciliación como un proceso sociopolítico

La reconciliación está íntimamente ligada con la disculpa, la justificación y el perdón.

El perdón se define como: “Disposición de abandonar el derecho de uno mismo al resentimiento, al juicio negativo o al comportamiento indiferente hacia el que nos ha herido de forma injusta, al mismo tiempo que se promueven cualidades inmerecidas como la compasión, la generosidad e incluso el amor hacia aquella persona.

Es importante distinguir entre perdón y reconciliación puesto que los matices son muy sutiles y la finalidad de cada uno también.

El perdón es un proceso individual, que requiere de un trabajo psicológico y moral, donde se superan sentimientos como el resentimiento, el juicio negativo o la indiferencia hacia quienes nos han hecho daño; y afloran sentimientos como la compasión, la generosidad y el amor hacia el victimario. A diferencia de la reconciliación, el perdón apela a la empatía, a la capacidad de ponerse en el lugar del otro para propiciar conductas proactivas y disminuyan las agresivas.

La reconciliación supone restituir las relaciones, de manera que ya no es un proceso individual, implica un acercamiento voluntario de las partes en conflicto, que buscan conectarse de nuevo, sin tener que obligatoriamente perdonar al otro.

Desde un enfoque socio-político, la Reconciliación es un proceso continuo de reconstrucción de “tejido social” y de instituciones legítimas y legales constituidas bajo un orden democrático estable. Es entrar en un diálogo abierto, para hacer frente a la violencia que se hizo presente en una parte de la historia de un pueblo o una nación, y proyectar con bases sólidas un futuro viable para todos los actores que intervienen en el conflicto. Maria A. Bueno Cipagauta,2006; «La reconciliación como un proceso socio- político. Aproximaciones teóricas».

Concepción democrática de la reconciliación

Se basa en el ejercicio activo de la ciudadanía y en la reciprocidad democrática como requisitos fundamentales para una paz duradera.

Esta concepción de reconciliación exige el reconocimiento de todos como ciudadanos, con derecho a participar activamente en las discusiones políticas, y también con derecho a disentir. Esta concepción implica que todos los actores sociales participen activamente en la toma de decisiones sobre el futuro de la sociedad, y que lo hagan a pesar de tener visiones distintas o antagónicas. Con esta forma de comprender la reconciliación, los sentimientos de los distintos actores sociales se posicionan en el centro de la discusión.

La reconciliación es necesaria, para que haya paz en el mundo.

Fuente: Wikipedia. La Enciclopedia Libre