Archivo de la etiqueta: Navidad

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

En muchos lugares del mundo se hacen preparativos para celebrar dos festividades características del mes de diciembre.

La primera es el día 21, en el que se recibe el espíritu de la navidad; el otro es el día 25, Navidad, en el que se conmemora el nacimiento de Jesucristo.

Ver las imágenes de origen

Ambas le dan a diciembre un carácter particularmente festivo, por lo que se percibe un ambiente diferente a lo usual durante el resto del año. Luces, colores, aromas, sabores se entremezclan inspirando regocijo, esperanza, armonía, paz.

El árbol de navidad rodeado de regalos, y adornado de luces multicolores es el emblema de la celebración.

Para el 21 de diciembre, día en que se recibe el espíritu de la navidad, se aprovechar para limpiar el hogar y prepararlo para la celebración; usan inciensos de pino y mandarina para atraer las buenas energías, la prosperidad.

Es habitual preparar una cena para los invitados, la idea es compartir una velada de alegría y unión pero sobre todo de agradecimiento por lo que recibido durante el año y de apertura para estar listo a lo que te traerá el próximo. El perdón, la tolerancia y la paz deben habitar tu corazón y tu espíritu este día y todo el año.

El 25 de diciembre se celebra la Navidad; en muchos países la festividad es el 24 por la noche, momento en que se comparte en familia, se disfruta una cena, y se reciben los tradicionales regalos.

Como puedes observar, dichas celebraciones, aun cuando se les ha dado un matiz religioso de trasfondo cristiano, poco se asocia a la esencia de la Navidad, tal y como se revela en la Biblia, y en su origen nada tienen que ver con la devoción cristiana.

La elección de aquellos días para recibir el espíritu de la navidad, y conmemorar la natividad de Jesucristo se relaciona más con fenómenos astronómicos, y festividades de religiones ancestrales, que con lo narrado en la Sagrada Escritura.

El Espíritu de la Navidad, al igual que ocurre con la Navidad, tiene sus orígenes en una antigua tradición celta que celebraba la llegada del invierno, actualmente llamamos a esto Solsticio de Invierno, es decir, el sol estático, y que tiene lugar cada 21 de diciembre en el Hemisferio Norte.

Actualmente se cree que el espíritu de la navidad es una supuesta energía cósmica que nos llega desde el centro de nuestra Galaxia, la Vía Láctea; que trae paz, armonía, prosperidad a la humanidad.

Como hemos indicado antes, dichas celebraciones decembrinas poseen un débil sustento bíblico, más bien se trata de un sincretismo, una creencia asimilada de otras religiones, a la cual se le da un matiz cristiano; por esa vía se distorsionan las grandes doctrinas bíblicas referida a la encarnación y obra redentora de Jesucristo.

No estamos quitando el valor a las celebraciones cristianas, cuando realmente se practican con el fervor y la devoción propia de las mismas.

¿Cuáles son los valores característicos de la fe cristiana? Se simbolizan en un pesebre, la eucaristía o Cena del Señor, en una cruz, y una tumba vacía; aquellos son emblemas, memoriales, de una realidad que necesita palpitar en el corazón de los cristianos: humildad, reverencia, abnegación, sumisión, obediencia, sacrificio, amor.

Algo que necesita entender el cristiano es que sin sacrificio no hay navidad; el pesebre tiene sentido cuando se valora en relación a la muerte y resurrección de Jesucristo; de otro modo es un simple objeto para dar abrigo y alimento a un animal, o una pieza de decoración decembrina.

El espíritu de la Navidad no es una supuesta energía cósmica que recibes durante el solsticio de invierno un 21 de diciembre; como tampoco la Navidad es ese jolgorio que propiciamos un 24 de diciembre por la noche.

Para comprender el valor, el verdadero significado de la Navidad, y el por qué la Biblia destaca la importancia del pesebre, tienes que leer Filipenses 2:5-8:

5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Efesios 2:5-8.

Observa las expresiones destacadas del texto: “se despojó a sí mismo”, “se humilló a sí mismo”, “obediente hasta la muerte”, “muerte de cruz”. Desprendimiento, humildad, obediencia, sacrificio, todo eso simbolizado en un pesebre.

¿Quieres celebrar el espíritu de la Navidad? Despójate de todo aquello que impida se vea el natural y auténtico ser humano que eres, Efesios 4:21-24; se humilde, Mateo 11:29; obedece, Juan 15:14; sacrifícate, Colosenses 2:5-9.

Así disfrutarás una feliz navidad y un próspero año nuevo.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Datos: Wikipedia

Notas personales

Imagen: Google

SIN SACRIFICIO NO HAY NAVIDAD

Los días decembrinos se caracterizan por el  sonar de las rítmicas melodías acostumbradas para la fecha, las titilantes lucecitas de los coloridos árboles de navidad, adquisición de ropa para estrenar el día 24, las amenas reuniones para aderezar la exquisitas hallacas, hornear el pernil, y la jubilosa cena navideña en la que se degusta las exquisiteces cuidadosamente elaboradas, y en algunos hogares libar un licor añejo y el tradicional ponchecrema.

Resultado de imagen para NAVIDAD

Mas estos días decembrinos a diferencia de otros años la celebración tradicional navideña de los venezolanos se ha empañado por una diversidad de circunstancias.

En muchos hogares ya no resuenan las rítmicas melodías navideñas, ni titilan las coloridas luces en los árboles de navidad, no se han adquirido los estrenos, como tampoco se reúnen las familias alrededor de las mesas en alegres faenas para aderezar las ricas hallacas, y los deliciosos dulces para degustarles en la cena del 24.

La alegría desbordante del venezolano que se multiplica en diciembre por la celebración navideña ha sido menguada. Estas navidades son diferentes porque la crisis ha arrebatado la alegría de la tradicional festividad.

Más la coyuntura aciaga por la que atraviesa el país deja inolvidables lecciones a quienes poseen la sensibilidad para obtener aprendizajes de las circunstancias.

Algo para meditar en estos días tan sombríos para muchos, es que mientras una parte de los venezolanos disfrutaban los embriagantes festejos decembrinos, otra gran porción de hermanos nuestros carecieron de aquellos festejos y sus aderezos porque no contaban con los recursos que  les permitieran añadirse al jolgorio; o la celebraban hasta donde alcanzaban los pírricos recursos que poseían.

Imagen relacionada

Lo que a muchos les duele haber perdido hoy, es la realidad de millones de hogares sumidos en la pobreza, y aun su situación es más dolorosa porque padecen aquella circunstancia en su ranchito construido en una zona carente de los mínimos servicios que le permitan sobrevivir con dignidad.

Eso por un lado, por el otro la terrible crisis que padecemos y lo que ella nos ha arrebatado, deja otro aprendizaje a los cristianos y es que esa celebración acostumbrada en diciembre no festeja la esencia de la navidad sino el poder adquisitivo, la posibilidad de adquirir bienes, dar regalos, y degustar manjares, hechos tan efímeros como la misma celebración, ya que pasada la jarana, la fiesta alegre y bulliciosa, solo quedan los envoltorios de los regalos dispersos por el suelo, el gusto de haber saboreado un rico platillo navideño, y la tarea de “desmontar” la navidad.

Eso que se celebra en diciembre en muchos hogares no es navidad, es una fiesta en honor  a la prosperidad, al deleite de libar un aromático licor, o la banalidad de vestir a la moda. Navidad es otra casa muy diferente,

Para comprender el verdadero significado de la celebración necesitamos revisar su origen y el hecho que ha determinado su trascendencia.

En navidad recordamos el nacimiento de Jesucristo, por eso los pesebres, las estrellas, los ángeles, los pastores, la música; aquello no es una invención humana para regocijarse en diciembre, tiene su origen en que los evangelios relatan que todo aquello tuvo lugar en la ciudad de Belén de Judea un día del primer siglo de nuestra era.  Es que la navidad celebra, conmemora, recuerda a Jesucristo.

Pero ese evento del nacimiento de Jesucristo no tiene gran significado ajeno a otro hecho singular, su muerte en la cruz, su sacrificio. Entonces se recuerda el nacimiento de Jesús porque en la cruz se inmortaliza, y luego al resucitar al tercer día confirma su enseñanza de que es el Mesías Salvador, el Verbo Divino, el Dios hecho hombre, por quien tenemos salvación y vida eterna.

Resultado de imagen para CALVARIO

Entonces la crisis venezolana, o quienes la han creado, nos han apagado las luces, quitado los estrenos de ropa, el degustar los manjares típicos de la época, minimizado la jarana, el bullicio; sin embargo nunca, jamás, de ninguna manera podrán quitarnos la esencia de la celebración, el gozo de que Jesucristo es real no una tradición, que en Él tenemos salvación, vida eterna, y  que nos ha dotado del Espíritu Santo para que disfrutemos la vida ejercitando su fruto.

Si estas melancólico porque no puedes celebrar las navidades este año como los anteriores, o si estas triste, enojado, frustrado o desesperanzado por tal motivo, te recuerdo el siguiente mensaje:

14 Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. 15 Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo[a] entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. 17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18 El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; 19 A predicar el año agradable del Señor.

20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.

Enfoca tu pensamiento en los versículos 18 y 19, relee y medita en la verdad allí contenida. Jesús, quien celebramos en diciembre su nacimiento, dice:

18 El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; 19 A predicar el año agradable del Señor.

Jesús fue ungido, consagrado, dedicado para traer buenas noticias, a sanar a los quebrantados, dar libertad, a predicar la buena voluntad de Dios para con los hombres.

Necesitas apropiarte, internalizar, esa gran verdad para mitigar tu dolor; también necesitas recordar que junto a ti hay tantas personas que sufren ellos necesitan oír de tus labios este mensaje de esperanza.

Esta navidad celebra la fiesta consciente de su significado, que es Jesucristo, quien vino a buscar y salvar lo que se había perdido. Regocíjate por esta verdad y campártela con otros.

Feliz Navidad.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Imágenes: Google

Notas personales

EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

La época decembrina es un tiempo que la generalidad de personas disfruta anticipadamente, ha sido tradición en Venezuela que al sonido del primer aguinaldo, o de la tradicional gaita maracucha, se inicia la festividad.

Imagen relacionada

En todas las casas se percibe el alegre ambiente navideño pues los adornos, las luces, renos, pesebres, Santa Claus, y bajo los árboles de navidad  comienzan a aparecer los infaltables regalos. Los hogares son decorados en tal forma que pudieran ser motivo para una tarjeta navideña.

En Venezuela la navidad se celebra en grande, cena familiar con el esquicito plato navideño hallaca, pernil, pan de jamón, ensalada, seguida de los de deliciosos dulces de la época,  y el brindis augurando un futuro auspicioso. Todo es dicha, sonrisas, felicidad, luces, colores, música. Aquello es gozo superlativo generalizado, se percibe desde el hogar asentado en el más remoto lugar de la geografía venezolana hasta el lujoso palacio de cualquier capital de estado.

Pero este año las cosas han cambiado, la crisis económica, la indetenible caída del bolívar, el inclemente costo de los productos, la imposibilidad de importar “arbolitos” canadienses, y frutas exóticas, tanto como el astronómico precio del escocés han quitado la navidad a muchos venezolanos.

Este diciembre es sombrío, desalentador, así lo han decretado las cadenas que circulan por las redes sociales, se ha perdido el espíritu de la navidad en Venezuela.

Ciertamente el espíritu de la navidad en Venezuela se ha evaporado con la crisis que se vive, y aún más terrible porque en la cena de navidad habrá una silla vacía.

Imagen relacionada

Mientras imaginas este escenario sombrío, visualiza lo que se ha perdido, enuméralo: Ya “Guaco” no tocará en el Poliedro, y recibir el año en el “Intercontinental” ahora Venetur, es prohibitivo; no hay hallacas, ni turrones, ni licores añejados, tampoco estrenos, ni regalos. Se acabó la navidad.

Realmente la crisis venezolana acabó con la celebración de la navidad, aquella celebración importada, consumista, embriagante; es decir a la festividad navideña venezolana se le ha quitado lo accesorio, para quedar lo esencial porque la Navidad es Jesucristo, el centro de la celebración.

Es que en Venezuela sutilmente se le ha quitado la esencia de la celebración navideña, retrotrayéndola a  la festividad romana del 25 de diciembre dedicada al dios sol, un jolgorio realmente pagano.

Si Jesucristo no es la esencia de la Navidad, entonces estamos celebrando la capacidad económica para festejar, satisfaciendo nuestros apetitos gastronómicos,  libando un esquicito aromático para incrementar la alegría.

Este tiempo en que nuevamente evaluamos nuestra situación País, consideremos seriamente el rumbo que se le da, no desde las altas esferas del poder, sino en el corazón de cada venezolano.

El rumbo de la Nación no lo determinan los gobernantes sino el soberano, el pueblo. Y el pueblo venezolano ha adoptado la fe cristiana como fundamento de sus creencias, entonces hay que redescubrir nuestra esencia, la cual está contenida en la Sagrada escritura.

Ante semejante desesperanza el pueblo de Dios necesita volver su mirada hacia lo interno, hacia su esencia y rescatar los grandes valores de la fe cristiana que contiene un mensaje renovador, transformador, esperanzador.

No se trata de dejar a un lado la celebración navideña, lo que necesitamos es entender que el 25 de diciembre no celebramos una reunión familiar para  degustar, disfrutar, y regocijarnos, nada más; entender que esta no es una celebración más, sino la conmemoración de que un día a comienzos de esta era nació Jesucristo en un humilde pesebre en la ciudad de David, Belén.

Pero ese evento es importante porque también Jesucristo asciende al calvario, donde es sacrificado, y al tercer día resucita triunfante. Ese es el fundamento de la fe cristiana, que es el trasfondo de la celebración decembrina.

Resultado de imagen para cruz

Por tal motivo, aquella festividad es intrascendente si Jesucristo no mora en el corazón de cada uno de los que festejan su nacimiento. Y cuando Cristo ocupa un lugar de privilegio en cada creyente la festividad cambia de perspectiva.

San Pablo escribió:

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20.

Si estás desesperanzado porque la crisis de Venezuela te ha robado la posibilidad de festejar la navidad, cambia tu enfoque y revisa la esencia de tus creencias. En estos días conversando sobre el tema de los desafíos que presenta la actual situación del país surgió una de las expresiones prominentes del Apóstol Pablo:

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Romanos 14:8.

La persona quien recordó estas palabras de la escritura comprende la magnitud de su significado, como todos aquellos que han aprendido a vivir por fe, a quien las circunstancias jamás le quitan el gozo de la vida cristiana.

Apropiada para esta época son estas otras palabras de Pablo expresadas a los romanos:

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

36 Como está escrito:     Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 8:35-39.

Somos más que vencedores.

Aprovecha estos días decembrinos para fortalecer tu fe, tus creencias; valorar los principios, los valores que son característicos de un pueblo cristiano.

Igualmente reflexiona que para sacar a Venezuela de eta profunda crisis, la Palabra tiene un mensaje especial de Navidad para ti:

Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí. Salmos 33:12.

Feliz Navidad y próspero año 2018, con Jesucristo.

Resultado de imagen para feliz navidad

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org,

Conceptos: Wikipedia,

Notas personales,

Imágenes: Google.

FELIZ NAVIDAD

Deseamos a nuestros lectores Feliz Navidad.

feliz-navidad-una-voz-en-el-camAl respecto recordemos algo… No celebramos el cumpleaños de Jesucristo, sino que un día a principios de siglo, en la ciudad de David, nace un Salvador que es Cristo el Señor, Lucas 2:10.

¿Por qué el 25 de diciembre? Los primeros discípulos de no celebraban la Navidad. Divergencias con respecto a la fecha de nacimiento han hecho se adoptara el 25 de diciembre como fecha oficial de su natalicio.

Existen diversas teorías sobre el origen del 25 de diciembre como día de la Navidad. Según algunos eruditos ya en el siglo III se celebraría el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, aún antes de que los romanos celebraran la fiesta del Sol invencible.

Según otros autores, la celebración de esta fiesta el 25 de diciembre se debe a la antigua fiesta romana del nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno (natalis invicti Solis), adaptada por la Iglesia católica en el tercer siglo d. C. para permitir la conversión de los pueblos paganos.

En Antioquía, probablemente en 386, Juan Crisóstomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre, aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día por lo menos desde diez años antes.

Hoy Navidad es sinónimo de luces, colores, música tradicional navideña, banquetes, dulces, bebidas, y regalos. Que es grato y acogedor; pero tales elementos son efímeros, se disipan el 26 de diciembre, para dar paso a la celebración de Año Nuevo. Así de la Navidad en los primeros días d enero lo que queda es guardar los adornos, luces, y emblemas navideños. Y ¿Eso es todo?

La esencia de la Navidad es Jesucristo, quien vino a este mundo como el Regalo Supremo Divino:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

FELIZ NAVIDAD

Fuente:

FELIZ NAVIDAD

Con especial afecto deseamos a nuestros lectores Feliz Navidad…

Recordamos el mensaje angelical, con motivo al nacimiento de Jesús quien da origen a la celebración navideña:

“Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz y buena voluntad para con los hombres…

Feliz Navidad

Gracias por visitar este sitio y así conforman la familia de lectores y seguidores de “Una Voz en el Camino”.

Esperamos que disfruten a plenitud esta celebración, así rogamos al Padre Celestial para que se haga realidad en sus vidas y hogares.

Bendiciones…

Imagen: Google.

FELIZ NAVIDAD

Es propicio este día para desear que disfrutes una Feliz Navidad Junto a tu amada familia, y saludarte con el mensaje de los ángeles a los pastores, que dio origen a esta celebración decembrina:

He aquí les doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:

Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador que es Cristo el Señor…

FELIZ NAVIDAD

Imagen: Google

ABRIENDO PUERTAS

La Tierra, en su inexorable recorrido alrededor del Sol, se aproxima a completar una orbita, la cual por convencionalismos de algunos astrónomos ocurrirá el 31 de diciembre, a las 12:00 PM, en punto. Ese momento significará el fin del 2012, y el comienzo del 2013. Un días antes, el 21 de del mismo mes, la Tierra estará exactamente en el punto de su recorrido denominado Solsticio de Invierno.

Ese día, culmina el otoño, en los países nórdicos, y entran en la estación de invierno. Época de frio, nevadas, recogimiento, nostalgia.

En el pasado, en tiempos de los romanos, se encendían hogueras para dar energía al Sol que estaba declinando, en razón de que las noches eran más largas; se pensaba que el Sol requería un poco de energía para sobrevivir, puesto que la oscuridad le ganaba terreno; mas el 21 de diciembre, el astro rey cobraba energía para vencer la oscuridad; por lo cual se celebraba la fiesta del Sol Invicto. Siempre el Sol salía vencedor ante las tinieblas que querían opacarle.

Eran otras épocas, y otras culturas.

Este es el marco de referencia para la celebración de las festividades decembrinas en el mundo occidental.

Con el advenimiento del cristianismo, aquellas festividades romanas perdieron vigencia, y se propuso un nuevo objetivo a la celebración, ahora con un trasfondo bíblico. El advenimiento del niño Jesús copa la escena, y los cristianos asumen la festividad con un carácter más espiritual que cronológico, en virtud de que es un hecho improbable que Jesús naciera durante la época invernal; tomando como referencia el relato del Nuevo Testamento.

Los cristianos no celebran el cumpleaños de Jesucristo, sino el hecho de que haya nacido, en un pesebre en la aldea de Belén, dando cumplimiento a las profecías bíblicas que anunciaban tal acontecimiento, que es lo que tiene valor.

Por ello es que ya en muchos hogares se observan los acostumbrados adornos navideños: Arboles adornados con luces multicolores, estrellas, pesebres, ángeles, pastores, reyes magos, y el risueño regordete San Nicolás copan la escena en la mayoría de ciudades del mundo occidental.

El 25 de diciembre el mundo occidental celebra la natividad de Jesús.

Respecto del 31 de diciembre, fecha en que se inicia un nuevo año, es una celebración un tanto motivacional; la humanidad se prepara para recibir un nuevo año, el cual espera que sea mejor que el anterior.

Por lo general mentalmente la humanidad espera que el nuevo año le depare un tiempo de prosperidad.

Lo real es que el venidero año, sea cual sea este, nunca depara nada bueno, ni malo. Simplemente es una oportunidad para realizar los sueños e ideales que nos proponemos hoy.

El año 2013, no nos traerá nada bueno, porque el tiempo es una magnitud física, y el año, una manera convencional de medir el tiempo que tarde la tierra en girar alrededor del Sol. El mismo argumento vale para lo malo.

Lo que realmente va a ocurrir es que durante el venidero año, sea el 2013, u otro cualquiera, tendremos 365 días, u oportunidades para realizar nuestros anhelos, cumplir nuestras metas.

Lo que necesitamos entender es que cada día tenemos la maravillosa oportunidad de trabajar en aquello que deseamos hacer realidad.

Hoy es un buen momento para proponerselo.

Como un presente, motivado a estos días festivos navideños, les presentamos un trabajo de nuestra querida Gloria Estefan, quien con una sabrosa música caribeña nos inspira a abrir las puertas al futuro; y cerrar las heridas del pasado.

Y desde ya…

Feliz Navidad, un productivo nuevo…!!!


Imágenes: Google

Video “Abriendo Puertas”: Youtube

ORIGEN DE LAS CELEBRACIONES DECEMBRINAS

Durante el mes de diciembre muchos pueblos del mundo celebran dos fechas principales.

El 21 que se ha tomado como fecha en la que llega “El Espíritu de la Navidad”; y el 25 de diciembre, la Navidad. Aunque prácticamente la celebración decembrina comienza desde los primeros días del  mes, con los adornos, música, comidas, aromas y colores ya tradicionales para la época.

Más, no es solo en diciembre se han seleccionado días para celebraciones. Seguramente en muchas regiones del mundo, se tienen fechas festivas, como las que siguen:

  • 1 Enero: Año nuevo
  • 6 Enero: Día de Reyes
  • Febrero: Carnaval (fecha variable)
  • 19 Marzo: día de San José
  • Marzo: Semana Santa (fecha variable)
  • 24 de junio: Día de San Juan
  • 21 de diciembre: Espíritu de la Navidad
  • 25 de diciembre: Navidad

Se ha preguntado ¿Por qué se escogieron esos día para festejar el acontecimiento que evocan?

Pues bien, excepto Carnaval y Semana Santa, el resto de las festividades se fijaron tomando como patrón de referencia festividades de los romanos, muchas de las cuales tuvieron su origen en los babilonios. Y tales festividades marchan al compás de acontecimientos astronómicos.

El Carnaval y la Semana Santa se diferencian porque se refieren a sucesos del calendario judío. La Semana Santa, es una celebración que nace como conmemoración a hechos relacionados con Jesús de Nazaret. Su entrada a Jerusalén, el domingo de Ramos; su pasión y muerte, durante la Pascua Judía; su resurrección, el primer día de la semana.

La Pascua tiene fecha variable, ya que no depende del calendario gregoriano, que usamos actualmente; sino del antiguo calendario solar/lunar. Por convención, este día es siempre el siguiente a la primera luna llena posterior al equinoccio de primavera, y cae siempre entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

El Carnaval es una festividad que tiene como patrón de referencia la Cuaresma, que es cuarenta días antes de la Pascua. La cuaresma comienza oficialmente el miércoles de ceniza y termina antes de la misa de la cena del Señor, el jueves santo. Son 40 días de preparación para la Pascua. Como se sabe, el Carnaval precede al miércoles de ceniza.

Respecto del 21 de Diciembre, o del advenimiento del Espíritu de la Navidad, es una celebración de origen nórdico, que se refiere al Solsticio de Invierno, época en que el eje polar de la Tierra se orienta hacia el centro de la Galaxia. Este acontecimiento fue descubierto muchos siglos antes de Cristo. Los mayas tenían una idea bien exacta de este hecho astronómico, por lo cual le dieron gran importancia.

El Espíritu de la Navidad, es una supuesta energía cósmica que se recibe desde el centro de la Vía Láctea, nuestra Galaxia, donde se concentra una gran cantidad de estrellas, que emiten la señalada energía. Se designó esta fecha como Espíritu de la Navidad, por estar cerca de la celebración navideña. En realidad no es una celebración religiosa.

Las demás fechas están relacionadas a festividades romanas. Los antiguos centraron su mirada en los acontecimientos astronómicos, son los padres de la astronomía. Desde  la edad de piedra, y las sucesivas culturas, egipcia, asiria, babilonia, griega y romana; el hombre asoció su vida a sucesos de los cielos. Ellos descubrieron los equinoccios, los solsticios, los movimientos de los Planetas, así como la posición y configuración de las estrellas; asignaron nombres a las constelaciones.

Galaxia Andrómmeda, la mas cercana a la nuestra, dicen algunos que son gemelas.

Los romanos heredaron aquellos conocimientos, y dieron mucha importancia a los sucesos celestiales, al punto que marcaron su existencia.

De los romanos, pasaron a nosotros.

¿Por qué se celebra el 19 de marzo el día de San José? No hay evidencia alguna, ni bíblica, ni histórica, que este noble hombre, naciese tal día. La celebración tiene origen romano, ese día corresponde, en general, al equinoccio de primavera. La festividad romana se denomina Quincuatros. Época que los escolares y artesanos celebraban en honor de Minerva, la diosa guerrera, y de su equivalente griega Atenea. Lo hacían en familia; con intercambio de regalos, así como invitaciones a comer. Durante cinco días, hasta el 23 de Marzo se celebraban con juegos de competencias. En un acto presidido por el emperador, vestido con los símbolos de Minerva, se distribuía dinero y trigo a los ciudadanos.

Durante el ejercicio del papa Sixto IV (1471 – 84), San José se introdujo en el calendario Romano justamente el 19 de Marzo.

Igual ocurre con el 24 de junio, en que se celebra el día de San Juan. El 24 de junio, que corresponde al solsticio de verano; era el día de Jano, señor de los solsticios, divinidad con dos caras que mira hacia el pasado y hacia el futuro, dios de los cambios, los inicios, los finales y de las puertas. En el solsticio de verano se inicia la decadencia solar, este día era llamado “puerta de los hombres”, en contraposición al solsticio de invierno que se llamaba “puerta de los dioses”.

Dios Jano

Observe la cara de Jano al mirar al pasado, contrástela con la que mira al futuro.

San Juan es el único personaje a quien se le dedica una festividad en la época en la que fue concebido en el vientre de su madre. La cronología bíblica apunta aquella fecha, tomando en cuenta los turnos que le correspondían a su padre Zacarías,  quien era sacerdote en el Templo de Jerusalén. Alrededor de aquella fecha, un ángel le anunció el nacimiento de su hijo Juan, y pocos días después fue concebido. El relato de este hecho se encuentra en el primer capítulo del Evangelio de Lucas.

Volviendo al tema de las festividades, es notorio que las mismas fueron establecidas en fechas coincidentes con celebraciones romanas, en general paganas; el argumento que se da para tal acuerdo es que de esa manera se quita fuerza a la celebración pagana, neutralizándola, para cambiar la motivación, por una mas elevada de carácter espiritual.

La circunstancia es que en la práctica, al menos para muchas personas, no se han logrado muchos cambios ni del fondo, ni de forma.

Las fiestas de San Juan Bautista, al menos en algunas regiones de Venezuela, por señalar una celebración conocida; no distan mucho de las celebraciones romanas. De fiesta de San Juan, queda solo el nombre, ya que en la práctica son semejantes a los rituales y jolgorios paganos de la época del Imperio Romano. Un imaginario ciudadano romano que participe en una fiesta de San Juan, como las que se celebran en algunas regiones, se sentiría muy cómodo, evocando a su dios de dos caras, Jano.

¿Por qué se conmemora la Navidad el 25 de diciembre?

Según otros autores, la celebración de esta fiesta el 25 de diciembre se debe a la antigua celebración del nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno  (natalis invicti Solis),  adaptada por la Iglesia Católica en el tercer siglo d. C. para permitir la conversión de los pueblos paganos.

En Antioquía probablemente en 386, Juan Crisostomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre,​ aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día desde mucho antes.

De acuerdo con los eruditos, es improbable que Jesucristo naciese en aquella época, sino meses antes, por lo cual la cristiandad no celebra el Cumpleaños de Jesucristo, sino que conmemora, recuerda ese hecho crucial para la humanidad.

No quiere decir esto, que vamos a menospreciar, o ridiculizar las celebraciones antes mencionadas. De ninguna manera.

Cómo negar que un día del comienzo de esta era, nació Jesús en un pesebre de Belén; cómo desvirtuar que ciertamente Juan el Bautista nació pocos meses antes que Jesús; o que José, a quien se le denomina el carpintero, fue encargado de la crianza de Jesús, junto a su madre María.

Como ignorar que realmente unos magos vinieron del oriente, para rendir culto al recién nacido Jesús. O como desacreditar que el primero de enero estamos felices y a la expectativa por el comienzo de un nuevo año.

Es importante considerar que el fondo de la celebración es lo que realmente tiene significado.

Tal  vez coloquemos luces, en navidad, como lo hacían los romanos,  tengamos banquetes como ellos, e intercambiemos regalos, oigamos música acorde con la época, decoremos nuestras casas con adornos coloridos, y perfumemos el ambiente; como lo hacían los romanos en su mejor momento, en los solsticios o equinoccios, Pero jamás, nunca, de ninguna manera, alguno de ellos celebró el nacimiento de Jesús, el Mesías, en un humilde pesebre de Belén.

Sigamos celebrando las fechas memorables, más no olvidemos el fondo por el cual fueron constituidas.

Felices fiestas!!!

Fuente: Wikipedia

Imágenes: Google

NAVIDAD EN SEPTIEMBRE

Nuevamente el mundo occidental avizora la época decembrina, tiempo en que celebra la Navidad. El 25 de diciembre es la fecha acordada para tal celebración; más los estudiosos de la Biblia señalan que Jesús no nació en esa fecha.

¿Quién decidió que Diciembre 25 fuese la fecha oficial del nacimiento de Jesús? Los cristianos del primer siglo, no celebraban el nacimiento de Jesús, por lo tanto la fecha exacta no ha sido preservada en las festividades de la Iglesia primitiva. La primera mención de Diciembre 25 registrada es la del Calendario de Filócalo, 354 después de Cristo, quien asumió que el nacimiento de Jesús fue el Viernes 25 de Diciembre del año primero de la Era Cristiana.

El 25 de Diciembre fue oficialmente proclamado por los padres de la iglesia en el año 440 después de Cristo, como fecha del nacimiento de Jesús; un sincretismo derivado de la religión del Imperio Romano. Esa fecha era día festivo de la Saturnalia, que se observaba cerca del solsticio de invierno, y que era una de las muchas tradiciones paganas heredadas de los babilonios; para celebrar al dios sol.

Entonces, ¿exactamente cuando nace Jesús? A pesar de que la Biblia no identifica específicamente la fecha de nacimiento de nuestro Señor, muchos eruditos han desarrollado diversas opiniones sobre cual es la más probable fecha del nacimiento de Jesús.

Tomando como punto de partida la época señalada para el nacimiento de Jesús, se afirma que es improbable ocurriera durante la misma, puesto que corresponde a la de invierno. La época más propicia, según el relato bíblico es la de otoño.

El censo que los romanos impusieron, fue el motivo para que José y María viajaran a Belén; no se cree posible que se escogiera tal época para un censo, por las inconveniencias de viajar durante el invierno. Recuérdese que las personas deberían acudir a su lugar de nacimiento para ser censadas. Léase Lucas 2:1-5:

1 Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta.

Ningún administrador romano, hubiera decidido hacer un censo que obligara viajar por Judea en la temporada en que ésta era intransitable. Por otra parte, es imposible que los pastores estuvieran en el campo con sus rebaños, por ser época de invierno. El relato bíblico señala que Ángeles se aparecieron a los pastores, quienes velaban sobre sus rebaños en el campo, para anunciarles el nacimiento del Mesías, según Lucas 2:8-11:

8 Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

En invierno las ovejas, y por supuesto los pastores, se cobijan en establos para protegerse de las inclemencias del tiempo.

Tomando en cuenta la cronología bíblica, se puede establecer una fecha probable para el nacimiento de Jesús, a partir del nacimiento de su primo Juan, a quien posteriormente se le denominó, “el bautista”. Elizabeth, la madre de Juan, era prima de María, y esposa de un sacerdote llamado Zacarías, quien era de la “clase” de Abías, Lucas 1:5:

5 Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet.

Los sacerdotes eran divididos en 24 clases, y cada clase o turno, oficiaba en el Templo por una semana, de sábado a sábado; 1 Crónicas 24:1-19. Cuando el Templo fue destruido por Tito, el 5 de Agosto del año 70 después de Cristo, la primera clase de sacerdotes acababa de comenzar su servicio. El historiador judío Josefo confirma este dato.

Como el turno de Abías era el 8avo, 2 Crónicas 24:10, se puede rastrear hacia atrás y determinar que Zacarías terminó su servicio el 13 de Junio del año 1 antes de Cristo.

Como reseña la escritura, el Ángel anunció a Zacarías el nacimiento de Juan, mientras ministraba el incienso, Lucas 1:8-13. Posteriormente, al culminar su ministerio en el templo, su esposa Elizabeth quedó embarazada, Lucas 1:23-24. Es decir, Elizabeth concibió a Juan en julio del año 1 antes de Cristo.

Si el nacimiento de Juan fue 270 días después, debió haber sucedido entre el 19 y el 20 de Abril del año del nacimiento de Cristo, precisamente para la Pascua de ese año.

Como el nacimiento de Juan y el de Jesús estuvieron separados por 5 meses. Por lo tanto, tenemos como resultado el otoño como época probable del nacimiento de Jesús. Es decir para fines del mes de septiembre. Época en la que es más factible que ocurrieran los hechos que rodearon el nacimiento de Jesús.

Entonces la Navidad debería celebrarse el 25 de septiembre, por mencionar una fecha similar a la de diciembre.

A la luz de estos datos, ¿acaso hay que desacreditar la celebración de la Navidad?

De ninguna manera, en navidad no se celebra el cumpleaños de Jesús, ese día se conmemora y celebra que realmente un día Jesús nació en un pesebre de la aldea de Belén, tal y como lo reseña Lucas 1:6-7.

6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Así pues continuemos celebrando la Navidad, más que como una fecha aniversaria, como un acontecimiento que cambio el rumbo de la humanidad y de muchas vidas.

“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre (Jesucristo), les dio el derecho de ser Hijos de Dios”. Juan 1:12

“…para que todo aquél  que en el cree no se pierda, sino que tenga vida eterna” Juan 3:16

EN SEPTIEMBRE y MAS TARDE EN DICIEMBRE

Fuente:

  • Biblia, versión RVR60, Tomada de: http://www.biblegateway.org
  • Wikipedia, la Enciclopedia libre,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.