LA ORACIÓN QUE HIZO ARREPENTIR A DIOS

La crisis que atravesamos en Venezuela y que en estos días se agudiza ha inspirado al pueblo de Dios a intensificar su clamor por Venezuela consciente de que Dios tiene la respuesta.

Ante esta realidad es conveniente saber que hay oraciones las cuales pueden hacer que Dios se arrepienta y cambie una determinación; veamos.

Resultado de imagen para clamor

Después de tres meses de haber salido de Egipto, el pueblo de Israel llega al desierto de Sin, frente al Monte Sinaí, Éxodo 19:1-2; allí acampa y Dios convoca a Moisés para un encuentro en la cumbre de aquel monte con el objeto de instruirle sobre los principios en que se basaría su relación con el pueblo de Israel.

Allá en la cumbre del Sinaí Moisés recibe las normas de convivencia del pueblo, que son los principios de la Constitución de Israel; se dictan los Diez Mandamientos, una serie de leyes relacionadas la justicia, así como algunas advertencias acerca de cómo conducirse en la tierra prometida.

Uno de aquellos encuentros entre Dios y Moisés es por cuarenta días, Éxodo  24:18, en dicho encuentro Moisés recibe instrucciones acerca del  culto, la construcción del Tabernáculo, los sacerdotes; y otros aspectos relacionados con la devoción de Israel.

Como Moisés tarda en bajar del monte, el pueblo entra en crisis, se acercan a Aarón, el hermano de Moisés, a quien le exponen que se sienten desamparados y sin quien les guíe, así que le piden les “haga” unos dioses para que les conduzca. Éxodo 32:1.

Ante tal solicitud, Aarón procede a complacerles y determina una estrategia que culmina en la adoración a un becerro de oro, Éxodo 32:2-6.

Resultado de imagen para becerro de oro

Dios que es consciente de todo cuanto ocurre en el campamento de Israel mientras habla con Moisés, se dirige al Caudillo, le hace saber su indignación por la actitud del pueblo y le formula una honrosa promesa:

7 Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. 8 Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. 9 Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. 10 Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande. Éxodo 32:7-10.

Ten en cuenta lo siguiente para comprender la postura Divina:

No había trascurrido seis meses desde que Dios libera al pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto. Ellos son testigos presenciales de los innumerables milagros Divinos que se activaron para propiciar su libertad: diez plagas, el paso por el Mar Rojo; en el desierto recibieron agua provista milagrosamente, e incluso el “pan del cielo”, el maná que comieron hasta llegar a la tierra prometida.

Desde su salida de Egipto una nube va delante de ellos para guiarles por el desierto, nube que les ilumina y abriga con su calor en las heladas noches de aquel inhóspito paraje, Éxodo 13:21, nube que colocándose entre el pueblo y el ejército egipcio impide que les alcance, 14:19; nube que era la manifestación de Divina en su recorrido, Éxodo 16:10.

Lo que los israelitas vieron y vivieron en carne propia no fueron estrategias militares convencionales para derrotar a un enemigo, ellos sabían que un ser humano como Moisés, a pesar de los prodigios que protagonizó, no tenía el poder para hacerlo, sino que era emisario e instrumento Divino en aquella guerra no convencional.

Además Moisés reiteradamente insistió en que actuaba como emisario de Dios, él nunca se atribuyó algún poder especial y personal en todo cuanto hizo.

Así pues que es incomprensible que aquella gente, ante la ausencia del Patriarca olvidase la acción protectora y salvadora de Dios, y decidiera optar por “construirse” un becerro de oro y declarar que aquella creación suya era el dios que iría delante de ellos.

Es decir, un pedazo de oro convertido en la figura de becerro era su dios, olvidando que pocos meses antes precisamente una de las diez plagas, la quinta fue contra el ganado egipcio, Éxodo 9:1-7, con lo cual derrota al dios egipcio “Apis”, una deidad con figura de toro, el dios de la fertilidad.

La idolatría es la actitud más reprobada y rechazada por Dios porque insensatamente el hombre pone en lugar de Dios a un objeto, desafiando la lógica tanto como los dos primeros Mandamientos, Éxodo 20:1-6.

Resultado de imagen para diosa semiramis

Culto a la diosa semiramis.

Por ese motivo, y por la insistente rebeldía del pueblo Dios propone un castigo ejemplar: exterminarles; y una honrosa propuesta: hacer de la descendencia de Moisés  una nación grande, Éxodo 32:10.

¿Cuál fue la reacción de Moisés? Una reacción consecuente a su persona, y a la responsabilidad que le había sido concedida, eleva: una oración al Cielo la cual hizo que Dios se arrepintiera.

Veamos la oración de Moisés:

11 Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? 12 ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. 13 Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre.

Observa detenidamente esta oración, analiza el argumento de Moisés, fíjate que ni siquiera se refiere a la oferta Divina de hacer una nación grande de su descendencia.

¿En que basa Moisés su oración? En Dios mismo, en su soberanía, en su poder, en las promesas dadas a sus ancestros.

Luego en tono respetuoso ruega a Dios que cese su ira contra el pueblo, y que se arrepienta del mal que estaba dispuesto a ocasionar entre los idólatras hebreos.

¿Recuerdas el primer encuentro de Moisés con Dios en el desierto? Aquel encuentro es narrado en el capítulo tres de Éxodo, desde una zarza ardiendo Dios se revela al errante pastor de ovejas. Que diferente es Moisés, como ha cambiado. El roce con el Dios de Israel ha propiciado aquella metamorfosis. Una vez más el hombre es probado y resulta airoso; siglos más tarde Santiago declara: “Bienaventurado el varón que soporta la prueba…”, Santiago 1:12.

Aquella fervorosa oración obra un milagro sin precedente, determina que Dios “se arrepienta” de su propuesta inicial, cambia su actitud.

14 Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.

Es importante destacar que “arrepentimiento” significa cambio de actitud, cambio de dirección, cambio en la manera de pensar.  Dios no se arrepiente al estilo que se pide al hombre, porque Dios no peca.

En varios momentos descritos en la Sagrada Escritura vemos a Dios cambiando alguna determinación suya propiciada por el proceder humano.

En el caso que no ocupa, Dios cambia su determinación a petición de Moisés. En el relato que sigue a este incidente, vemos a Moisés descender del Sinaí, vive la escena del “becerro de oro”, igualmente se conmueve y llena de ira, procede a destruir el becerro, y narra al pueblo lo que Dios se proponía por su actitud. Una vez el pueblo entra en conocimiento de lo que estuvieron a punto de vivir se llenan de temor, y se comprometen a obedecer las demandas divinas.

De todos modos la consecuencia es inevitable; todo acto de rebeldía, desobediencia, acarrea su costo, y aquel no se hizo esperar, Éxodo 32-30-35.

Este relato nos ilustra como una persona puede lograr que Dios cambie el curso de los acontecimientos, aún más que cambie una sentencia, una determinación suya. La metodología es sencilla, Él la reitera en la Biblia, es ampliamente conocida y repetida entre el pueblo de Dios:

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

Cuando evaluamos la condición de Venezuela, notamos que no es un “becerro de oro”, un ídolo, al que se le rinde culto; se han “construido” varios, desplazando a Dios del corazón de los venezolanos. La imagen de alguna deidad, un líder carismático a quien se concibe como “eterno”, una ideología, una organización religiosa.

Haz una revisión introspectiva, sinceramente reconoce qué está en primer lugar, antes de Dios, y así ya sabes cuál es tu “becerro de oro” que tienes que erradicar de tu corazón.

Por otra parte, Venezuela necesita intercesores que como Moisés puedan cambiar el curso de la historia.

Es decir personas que reconozcan la soberanía y el poder de Dios, así como que conozcan sus promesas, contenidas en la Sagrada Escritura; pero que aquello no sea una postura religiosa, ni una formula ritual; sino la vivencia de una persona que camina con Dios día tras día, y que con frecuencia asciende a “la cumbre” para hablar personalmente con Dios.

Una persona humilde, modesta, sincera, sensata, mansa, sin ambiciones de poder.

Dios está cambiando el curso errado por el que se ha encauzado al País en el ámbito político, socioeconómico, religioso, y fundamentalmente el espiritual.

Ya veremos un despertar espiritual, es algo que se comienza a sentir.

Sigamos orando por Venezuela, ya veremos la respuesta.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: VersiónRVR60, tomada de biblegateway.com
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

 

PROFECÍAS SOBRE VENEZUELA PARA EL 2017

Conocer  el futuro es una necesidad característica de la naturaleza humana, que se evidencia en los registros históricos más antiguos. Hoy, aquella necesidad no ha variado, y la generalidad de personas desea conocer lo que ocurrirá en el futuro. Algunos por curiosidad, otros por temor, y una cantidad significativa para tener elementos de juicio a la hora de llevar adelante un proyecto, una empresa.

Resultado de imagen para futuro

En el caso de muchos venezolanos les mueve el deseo de conocer cuando tendrá lugar la salida de esta crisis que sufrimos y nos agobia. ¿Cómo conocer el futuro?

Los sumerios, a quienes se atribuye el desarrollo de la primera cultura en los valles alrededor del rio Eufrates, región conocida como Mesopotamia, fueron quienes colocaron las bases de la astrología. Ellos observaron que ciertos fenómenos naturales ocurrían simultáneamente con los movimientos de los astros, y los asociaron.

Así, la luna, el Sol, los planetas y las estrellas, que originalmente fueron colocadas en el firmamento para separar el día de la noche, servir como señales de las estaciones, marcar los días y años, Génesis 1:14-15, se convirtieron en dioses que establecían el destino de los hombres

Entonces a los solsticios, equinoccios, las estaciones, las posiciones de los astros y de las constelaciones se les asigno una gran relevancia. Toma cuerpo la astrología, y muchas religiones paganas que pululan en la actualidad.

Resultado de imagen para orion

Orión, constelación conocida y venerada desde la antiguedad.

Desde aquella remota época, el hombre acude a los astrólogos para que les devele el futuro; a los adivinos, o a quienes se mueven en el espiritismo. También hay personas que a través de análisis estadísticos, y estudio del comportamiento humano pueden predecir algunos fenómenos sociales, como las tendencias electorales, hábitos de consumo, o situaciones financieras.

En el ámbito de la Biblia se registra en el pasado la existencia de “videntes”, personas con la habilidad de predecir el futuro, inspirados por Dios, 1 Samuel 9:9, a quien posteriormente se le llama profeta.

Y los profetas de Israel tuvieron amplio y bien documentado ejercicio, que encontramos en la Biblia. El profeta tenía como misión declarar al pueblo la palabra de Dios, lo que Jehová deseaba transmitirles; por eso la formula profética característica al inicio de sus intervenciones: “Así dice Jehová. Y el mensaje que remitía Jehová estaba relacionado con la condición imperante en el pueblo que lo recibía. El mensaje de los profetas se circunscribía a:

  • Denunciar el pecado del pueblo,
  • Advertir la inminencia del castigo si no hay cambio de actitud,
  • Llamar al arrepentimiento, cambiar el estilo de vida,
  • Promesa de perdón y reconciliación.

La función del profeta llega a su fin, como emisario de Dios, con la aparición de la Biblia, su Palabra, que contiene la revelación para el hombre. En este marco de referencia, los hijos de Dios no acuden a los astrólogos, a los adivinos, ni a los iluminados que pretenden haber recibido tal o cual visión. Acuden a la Biblia para conocer lo que Dios tiene que decirles a los pueblos, y a las personas.

Resultado de imagen para biblia

El predicador actual comienza su proclama con aquella reiterada expresión: “Así dice la Biblia…”

Dicho todo esto, veamos el mensaje profético para el año 2017:

La crisis no se resolverá, al contrario se hará más aguda; la Revolución Bolivariana continuará en el poder hasta las elecciones presidenciales, con o sin Maduro, la MUD continuara su estrategia de dialogo, o en su defecto oposición con “sordina”, a la espera de que la Revolución Bolivariana se desplome por sí misma, y así fácilmente tomar el poder; a la sociedad civil la mantendrán fuera de juego. Una vez en el poder la MUD, habrá un período de violencia, luego de incertidumbre porque la oposición que harán los representantes de la Revolución Bolivariana no será tan “light” como la que hace la oposición democrática. Y los grupos internacionales afines al chavismo, tanto como los Países aliados con ellos procurarán defender sus intereses políticos y económicos enraizados en Venezuela durante la Revolución Bolivariana.

¿Es tal afirmación una profecía? Es la simple conclusión de un analista imparcial y objetivo. ¿Y, que afirma la Biblia? El mismo mensaje que desde la antigüedad Dios dirige a su pueblo. Aquel negro y nefasto panorama puede cambiar, si el venezolano procede a un cambio de actitud.

¿Cuál es el plan de Dios para su pueblo? El siguiente:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Jeremías 29:11-13.

Observa la promesa divina: Dios tiene un plan para su pueblo que incluye la paz, y cumplir sus deseos, satisfacer sus necesidades, facilitar que cumplan sus metas.

Consideremos la responsabilidad del pueblo:

Buscar a Dios, orar, clamar, convertirse de los malos caminos; tal como expresa Jeremías 33:3; Mateo 6:33; Mateo 7:7; Filipenses 4:6; y sobre todo el tantas veces mencionado 2 Crónicas 7:14.

En días recientes hemos visto a multitudes de venezolanos reunidas clamando. Algunos en apoyo a la Revolución Bolivariana; otros pidiendo la recolección de firmas para dar lugar el Referendo Revocatorio. De acuerdo a los planes de Dios se necesita un gesto significativo de su pueblo: buscarle, orar, clamar.

Resultado de imagen para marchas 26 octubre

Aquel pronóstico terrible puede ser “cancelado” por Dios a petición de su pueblo.

Clama a mí, y yo te responderé… Jeremías 33:3.

En Egipto, cuando la aflicción y el yugo era más fuerte, el pueblo de Dios gimió, clamó, gritó pidiendo ayuda del Todopoderoso, el Dios de sus ancestros, y la respuesta fue dada de inmediato, Éxodo 3:9-10:

9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. 10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

 Jehová escuchó el clamor de su pueblo, y envió a su emisario Moisés para actuar en su liberación. A este respecto hemos reiterado que Dios tiene preparada a la persona para aquel gran momento, cuando el pueblo clame, nos será revelado.

También hemos aclarado que Venezuela no es Israel, a quien Dios protege de aquella manera; pero Dios es el mismo, no cambia, y está listo para intervenir, cuando el pueblo clame.

Escucha el eterno llamado:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Pueblo de Dios únete y clama…

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegareway.org,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google

MILAGRO EN UN FRIO ATARDECER

Era el atardecer de un sombrío y frio día, como pocos en aquella época del año. El cielo se observaba nuboso, dándole ese tono gris al ambiente, como es lo habitual en los días de invierno; la temperatura había descendido a unos 22oF, aproximadamente 6 grados por debajo de 0, en centígrados. La noche anterior dejé un recipiente con café en nuestro vehículo, y había amanecido congelado.

Estaba resfriada, sentía fiebre, y los malestares típicos de esa dolencia; además agotada, mis dos tesoritos mayores, los morochos Isaías y Mateo, padecían igualmente los malestares del resfriado que les afectaba, tal vez ellos me lo contagiaron. Así que había pasado la noche atendiéndoles en sus quebrantos. El llanto, las quejas infantiles, y los lamentos no escasearon.

Debido a la fiebre que padecíamos todos, agotamos la provisión de bebidas hidratantes, así que necesitaba reponerlas.

Estaba sola, con mis hijos, ya que mi esposo, pastor de una Iglesia, había salido a las actividades propias de su ministerio.

Así pues que enferma, cansada, atendiendo a los niños, un frio día de invierno, sin ánimos de salir, para no dejar solos a mis hijos, elevé una silenciosa plegaria, “Señor necesito “bebidas hidratantes”.

Subí a la habitación de los niños, para asegurar que todo marchaba bien, cuando repentina e inesperadamente escuche el típico sonido cuando alguien toca tu puerta. Baje presurosa la escalera, no era habitual que alguien me visitase en un da como ese, y precisamente a esa hora.

Con gran expectativa abrí la puerta, esperando recibir y atender a alguien que tal vez necesitaba de nuestra ayuda.

Grande fue mi sorpresa cuando ante mí se destacaba la amplia sonrisa en la cara de un Pastor amigo, y en sus manos una cesta de alimentos, entre las cuales destacaban dos frascos de la “bebida hidratante” de la marca que silenciosamente había solicitado al Padre Celestial. Lagrimas surcaron mis mejillas, y una intensa emoción embargo mi alma, al ver aquel medio de gracia, mi amigo, a quien Dios había utilizado para responder mi plegaria, con un Milagro.

De inmediato compartí con mi amigo la experiencia, y juntos recordamos, “Pedid y recibiréis…”, finalmente estuvimos de acuerdo en que Dios obra por “caminos milagrosos”, y que la oración de fe, activa los Milagros de Dios.

Milagros.

Se llama milagro a un suceso extraordinario, que no tiene explicación humana, que ocurre por la intervención directa de Dios.

El Diccionario de la Lengua Española define un milagro así: “Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.”

La palabra milagro es de origen latino, viene de la palabra “miraculum”, que significa “mirar”. Los romanos llamaban miraculum a los fenómenos que escapaban a su comprensión, como los eclipses, las estaciones del año, y las tempestades. A su vez, la expresión miraculum proviene de “mirari”, que en latín significa “contemplar con admiración, con asombro o con estupefacción”, aquellas cosas inexplicables.

Relámpago del Catatumbo, en el Estado Zulia, Venezuela.

Desde una perspectiva bíblica, un milagro es un hecho sobrenatural a través del cual se manifiesta el amor de Dios hacia los seres humanos, con el objeto de mostrar su naturaleza todopoderosa, y fortalecer la fe.

Milagros en la Biblia.

En el Antiguo testamento se relata una serie de milagros, como los narrados en el Libro de Éxodo, en el marco de la liberación del Pueblo Hebreo, esclavo en Egipto; el más reseñado es la división de las aguas del mar Rojo, Éxodo 14:21-22, operado a través de Moisés.

En la época de los Reyes de Israel, fue notable el ejercicio de milagros, por mediación de profetas, como la multiplicación de harina y aceite, en el caso de la Viuda de Sarepta, 1 Reyes 17:8-24; así como la curación de la lepra de Naaman el Sirio, 2 Reyes 5:1-27.

En el caso del Nuevo Testamento, se encuentra una gran cantidad de milagros, principalmente aquellos realizados por Jesús. Entre los muchos milagros de Jesús, se mencionan: la conversión del agua en vino, en la bodas de Caná, Juan 2:1-12; la resurrección de Lázaro, Juan 11:38-43; y la resurrección misma de Jesús, Juan 20:1-10.

Pablo de Tarso explicó los milagros como manifestaciones del Espíritu Santo, a través de creyentes en Jesucristo, con el fin de fortalecer la fe, glorificar a Dios, y como muestra de su amor.

1 Corintios 12:7-10:

7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 8 Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; 9 a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

Para el cristianismo en general, el milagro es un hecho sin explicación científica razonable.

Como el vivido por aquella madre, al atardecer de un frio día de invierno.

Nota: El nombre de los niños se cambió, por razones obvias.

Imágenes: Google