LILIAN TINTORI, EL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN DE VENEZUELA

Las declaraciones de Lilian Tintori  al momento de recibir a Leopoldo en casa, han generado un sinnúmero de reacciones, la mayoría de rechazo; y según el tono de las mismas se percibe cierta decepción y enojo hacia la luchadora por los derechos humanos y la libertad de los presos políticos.

Sin embargo, para comprender el impulsor de tales palabras hay que situarse en su lugar, haber vivido aquellos interminables años durante los cuales Leopoldo estuvo tras las rejas, tiempo en que muchas veces le dio por muerto.

Quienes han vivido situaciones similares experimentaron aquella misma sensación de “me lo entregan vivo, no lo mataron”,  no sé si es gratitud hacia los captores, en el mundo real se experimenta; pero eso hay que vivirlo.

Para comprender la dimensión de las palabras de Lilian, hay que analizarlas desapasionadamente, usando la sabiduría, inteligencia y el razonamiento lógico. Vamos a leerlas de esa manera:

“Pude saludar a los funcionarios que estaban ahí en la caravana, le di las gracias a Delcy Rodríguez y a Jorge Rodríguez, que estaban ahí presente. Les dije que no puede existir más tortura y presos políticos en Venezuela, que si tenemos que trabajar en conjunto para lograr salir de la crisis que atraviesa el país cuentan conmigo”, El Nacional, edición digital, 9-7-2017.

Estas expresiones, pronunciadas por otro actor no tendrían la relevancia que se les ha dado; pero tales palabra expresa una verdad que toda persona consciente reconoce. Es más que la mayoría de dirigentes de la MUD han sugerido pero que la amortiguan para no encender la ira popular.

Es un hecho cierto, vivido en otros países, que para resolver la crisis venezolana se necesita en forma imperativa el dialogo, el perdón, la reconciliación, y la restauración. Si esas actitudes, características de los venezolanos, no se activan; la crisis irá de mal a peor.

Ahora, cuando afirmo que hay que perdonar a los causantes de la crisis que vivimos, seguramente muchos estarán en desacuerdo, sin embargo veámoslo de este modo.

El perdón, la reconciliación, y la restauración son virtudes básicas que facilitan, enriquecen y fortalecen las relaciones con el prójimo; son características de la sociedad venezolana; y es un método infalible en la resolución pacífica de conflictos. Un ejemplo  de ello es el proceso de pacificación que vive la hermana República de Colombia; y que fue un innegable logro del Presidente Caldera en su primer gobierno.

No significa esto que los crimenes quedarán impunes, serán sancionados según las leyes nacionales e internacionales; pero aún dado ese extremo, los infractores merecen la restauración, como todo ser humano.

Venezuela esta radicalizada, cargada de ira y resentimiento. Y lamentablemente ese ha sido el gran defecto de la Revolución Bolivariana, de quienes la impulsan. El odio, resentimiento, y amargura por los muchos años de persecución cuando estaban en la guerrilla; el haber perdido familiares en aquellos enfrentamientos, o torturados; todo aquello, por no haberlo superado asertivamente, cuando llegaron al poder, en lugar de gobernar para reivindicar al País, como lo prometieron, se dedicaron a la venganza; a pagar con la misma moneda; a drenar su resentimiento. Y esto no es una elucubración, ellos en sus discursos y entrevistas lo hacen conocer.

Hoy no podemos caer en aquella lamentable actitud, no repetirla, sino actuar con dignidad y benevolencia.

Como se ha afirmado  reiteradamente, la población venezolana esta radicalizada y peor aún cargada de resentimiento y rencor. Tales actitudes nada bueno generan.

Los afectos a la Revolución, quienes ingenuamente creen en ella, no van a ceder fácilmente su posición conquistada; y como se sabe hay miles de comprometidos en el proceso  que no solo la defenderán con sus discursos, porque también están armados. Y tienen apoyo internacional, se comenta que supuestamente hay tropas venidas de ejércitos extranjeros, de Naciones amigas de la Revolución.

Así pues, las palabras de Lilian Tintori tienen sentido; tal vez no las dijo como un llamado al pueblo, sino inconscientemente predijo lo que todo venezolano consciente sabe,  los líderes de la oposición reconocen como salida a la crisis, y los países amigos que median por una salida también proponen.

Para salir de la crisis hay que dialogar con los representantes de la Revolución, generar un ambiente de reconciliación, y de restauración.

¿No es ese el insistente llamado de la Sagrada Escritura al pueblo Dios?

Mira lo que la Biblia demanda al pueblo de Dios para la reconciliación nacional:

Sobre la Reconciliación:

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Mateo 5:23-24.

Respecto de los enemigos:

43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mateo 5:43-48.

Sobre el perdón:

12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Mateo 6:12.

Un privilegio de los hijos de Dios:

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 2 Corintios 5:17-19.

Estas demandas de la Palabra son un llamado al pueblo de Dios para emprender el proceso de dialogo, perdón, reconciliación y restauración del País.

Los sacerdotes, pastores, rabinos, diáconos, el pueblo de Dios en general tienen hoy un gran desafío, salir a las calles a propiciar la reconciliación de Venezuela. Teniendo en mente Romanos 5:1.

Bastante se ha orado por la salida a esta crisis; ahora no basta orar, hay que actuar. Y ya sabes que hacer.

Cuando medites seriamente en tu compromiso con Dios, su Palabra, y Venezuela, comprenderás el digno espíritu contenido en la palabras de Lilian Tintori, que es el sentir de los líderes de la oposición quienes no lo declaran públicamente por temor a encender la ira popular, como ha ocurrido con la luchadora esposa de Leopoldo.

No temas al diálogo cuando este es transparente, de cara al País, entre personas creíbles, representantes de los distintos sectores de la sociedad civil,  no solo de las cúpulas partidistas, acompañados de imparciales y objetivos testigos internacionales.

No necesitamos mediadores para dialogar, sino testigos creíbles que avalen los acuerdos.

Reitero, no temas al diálogo, teme a la radicalización y a una guerra civil respaldada por intereses foráneos.

Jesucristo dijo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”, Mateo 5:9.

Y en Venezuela hay mucho hijo de Dios.

Se acerca el fin de la crisis.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de ww.biblegateway.org
  • Prensa nacional
  • Notas personales
  • Imágenes: Google
Anuncios

CRECIENTE DECEPCIÓN EN VENEZUELA

Muchos venezolanos están decepcionados al oír las declaraciones de los voceros del gobierno y de la oposición en torno a la solución de la crisis nacional.

La decepción es un sentimiento de insatisfacción que surge cuando no se cumplen las expectativas sobre un deseo o una persona. Se produce al unir dos emociones básicas, la sorpresa y el dolor. La decepción, si perdura, desencadena  la frustración y más adelante, la depresión.

Resultado de imagen para decepcionado

Decepción es el sentimiento que embarga a la población venezolana al comprobar de manera tan dramática que sus expectativas, generadas por promesas de sus dirigentes, no se han cumplido. Sueños despedazados por la terrible realidad que golpea a los venezolanos.

Decepcionada está la inmensa población que cifró sus esperanzas en aquellas promesas de cambio, que llevaría al País a la “isla de la felicidad”. Lo de convertir a Miraflores en una casa de estudios, eliminar los privilegios de quienes ejercen el poder, erradicar la pobreza, castigar a los corruptos, distribuir la riqueza petrolera entre el pueblo, y enterrar a la cuarta república; promesas de la Revolución Bolivariana que se esfumaron paulatinamente, y la inesperada merma de la renta petrolera pone al descubierto la incapacidad de cumplir las promesas en el orden económico.

Resultado de imagen para desabastecimiento

Si antes Venezuela estaba hipotecada al Imperio, del cual nos liberaron, según la predica de los Revolucionarios; ahora descubrimos que la hipoteca simplemente cambió de “imperio”. Seguimos dependiendo de los designios de intereses externos, solo que estos nos llevan al atraso.

La revolución fue simplemente eso, un embriagante giro de 360 grados, y ahora estamos como al principio, o peor. El desabastecimiento de productos básicos y medicinas, la inseguridad, la hiperinflación; las interminables e injustificadas colas típicas en los países del “Socialismo del Siglo XXI”, han hecho pedazos los sueños de los que creyeron en tal ideología.

Ahora, si usted cree que la Revolución Bolivariana fracasó, está completamente equivocado; o engañado por cantos de sirena. El esquema político y económico de los países comunistas es tal cual se vive en Venezuela, que no se ha impuesto cien por ciento debido a la valiente resistencia de la sociedad civil, y del pueblo de Dios que fervientemente ora por una intervención divina.

En la acera del frente, la situación no es diferente. La inmensa mayoría de los venezolanos que no comulgan con la Revolución Bolivariana, están en peores condiciones. En esos predios se avanza de la decepción a la frustración. Hay dolor en sus corazones al ver como los que se montaron en la MUD han sido desleales, prometiendo lo que sabían no iban a cumplir. Aún permanece en la mente de todos los venezolanos las promesas de los candidatos a diputados de la oposición; ni una sola han cumplido. Igualmente recordamos vívidamente los encendidos discursos del locuaz presidente de la Asamblea Nacional, y de quienes le secundan. Ya el fuego de su verbo, y las promesas de volver al hilo constitucional tienen sordina, se han amortiguado y diluido en los salones de Miraflores.

Decepcionados regresaron a sus casas los convocados a la gran marcha en Caracas. ¿Por qué la decepción?

Resultado de imagen para toma de caracas

Porque no se negocia la solución de la crisis económica generada por las erradas medidas; no se propicia la reactivación del aparato económico; facilitar la importación de alimentos y medicina a gran escala, como medida coyuntural para bajar la presión, mientras se resuelve el problema de fondo; no se dialoga sobre la seguridad, y parar que la delincuencia desde las cárceles dirijan sus operaciones delictivas. El interés de la MUD es encausar la crisis hacia las elecciones, para de esa manera asumir el poder; por lo tanto no habrá referendo en el plazo previsto, Leopoldo no será liberado, o saldrá inhabilitado; habrá elecciones en Amazonas, que seguramente equilibrará los poderes; y el tribunal Supremo seguirá al mando por encima de la Asamblea Nacional, gracias a la magia del dialogo.

Es decir el gobierno seguirá al mando hasta que se cumpla el plazo para las elecciones presidenciales; el presidente Maduro entregará el poder democráticamente, y uno de la MUD asume la presidencia, un pacto similar al de Punto Fijo. ¿Es aquello indigno? No, es la salida constitucional que todos queremos, en paz, como es la tradición en Venezuela.

Para que ese acuerdo se cumpla no había necesidad de tanto teatro; hablar claro es lo correcto. Crear expectativas falsas es lo desalentador.

La MUD cambió el apoyo de la OEA, y de la Organización de Derechos Humanos, y a petición del Gobierno aceptó la mediación del Vaticano. He aquí otra decepción. De acuerdo con el pronunciamiento de algunos católicos, en mensajes difundidos en las redes sociales, se afirma que el Vaticano no es un mediador imparcial porque supuestamente, presuntamente, es admirador de la Revolución Cubana, e inclinado hacia la izquierda. No me consta, pero es lo que corre por las redes. Tengo un alto respeto hacia las figuras de autoridad religiosas, por la investidura que poseen. Por lo que menciono esto porque proviene del mismo ámbito religioso de la Santa Sede.

Por este motivo es decepcionante que no se diga con franqueza el acuerdo a que han llegado, antes de la presencia del emisario del Vaticano, que se intuye, o mejor se infiere por las acciones tomadas en todos los bandos.

¿Cuál es el acuerdo? Dejar que el Gobierno culmine el período Constitucional, convocar elecciones de Gobernadores y Alcaldes como prevé la Constitución, y luego realizar elecciones en la fecha prevista. Eso es todo. Por qué no se dice claramente, así quedamos enterados, y conscientes de esperar el desenvolvimiento de esta crisis sin mayores traumas. La solución es electoral y punto.

Resultado de imagen para dialogo nacional venezuela

Claro los amigos de la MUD se organizan estratégicamente para ser los próximos Gobernadores y Alcaldes. ¿Eso es repudiable? No, es un legítimo deseo. Lo desalentador es que eso es lo que les mueve, y no el hambre, el desabastecimiento, y el que muchos mueran por falta de medicinas.

¿Para qué ese teatro en Miraflores? Acaso los seguidores de la Revolución Bolivariana, y los de la oposición no tienen la suficiente madurez política para entender esa solución electoral, y dejar que el proceso fluya constitucionalmente.

Lo decepcionante es que prometan una cosa para sentarse en Miraflores, o en la Asamblea Nacional, y luego hagan otra, diciendo que es para preservar la paz.

A no ser que haya intervención divina, se repetirá la revolución. La de 360 grados. Por vía del voto castigo cualquier representante de la MUD ganará las elecciones. Seguidamente viviremos el ciclo de la euforia, se llegará al clímax, y bajaremos en trepidante caída de montaña rusa, y luego sigue el ciclo.

Es decir, los herederos de la cuarta república que dirigen la MUD, sepultaran a la Quinta, y construirán la Sexta, la cual se desplomará por los mismos motivos que llevaron a Chávez al poder; surgirá la Séptima propiciada por los herederos de la Revolución Bolivariana, y así seguiremos en revolución.

¿Dónde estriba el problema? En la naturaleza caída del hombre, es decir, el comportamiento denominado en este escrito “decepcionante”, es el esperado de una persona que no posee o no practica los altos valores transferidos al hombre en el acto creador, o en el impartido luego del renacimiento espiritual, y que constituye un desafío para todo hijo de Dios.

Aquello de la honestidad, responsabilidad, puntualidad, cumplir la palabra dada, fidelidad, pulcritud, respeto, lealtad, justicia, que denominamos valores humanos, tienen un trasfondo bíblico, forman parte de las virtudes que practica un hijo de Dios, y que están contenidos en la Sagrada Escritura.

Resultado de imagen para palabra de dios

En escritos anteriores hemos insistido en que el venezolano necesita un despertar espiritual, un volverse a Dios, como reiteradamente se invita en su Palabra, la Biblia.

Muchos lectores a estas alturas pensarán que acá se plantea una solución mágica, sin embargo hay personas que dan fe de esto que aquí se afirma porque lo han experimentado en carne propia. Y en diversos pueblos del mundo que han acogido estos principios el resultado es impresionante.

Nuestra propuesta no se enfoca en un cambio en el esquema político, ni un cambio de actores. No es que los revolucionarios dejen de serlo, y asuman los ideales de los opositores, o viceversa. No es que dejes una religión y abraces otra. Es que mires dentro de ti mismo, y consideres ese vacío que tratas de llenar con ideales, esperanzas, trabajo, acción social, y hasta  resentimiento, y aceptes que sigues desencantado porque no has podido satisfacer ese vacío interior.

Tiende tu mirada a Dios, ese Dios que sabes íntimamente  que existe, que necesitas y no te has atrevido a enfrentar. Ese Dios te dice:

Clama a mí, y te responderé; y te mostraré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

Estás decepcionado con el proceder de los políticos, entiende que ellos tienen la misma necesidad, y están buscado alternativas, en la solución de sus propias crisis, y las del país.

Ellos necesitan oír el mensaje divino que transforma la vida. Pero he aquí la gran interrogante, ¿Cómo oirán sin haber quien les predique?

Es fácil cuestionar a nuestros dirigentes políticos desde nuestra cosmovisión  cristiana, sin embargo, ¿Cuál es la perspectiva de Jesús al respecto?

Y si eres hijo de Dios, cristiano, haz una pausa, revisa 1 Crónicas 7:13-14. Medita, ora y ponlo en práctica letra por letra. Tu vida cambiará y la de Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org
  • Conceptos: Wikipedia, la enciclopedia libre,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google

VENEZUELA DESPIERTA

El Almirante, al mando de seis naves, leva anclas, despliega las velas, y dirige sus proas hacia el nuevo mundo, le anima la pasión por explorar aquellas tierras, tanto como el deseo de obtener preciados tesoros. Esta vez va confiado en que su travesía no será en vano, las anteriores han producido inmensas ganancias.

Se trata de Cristóbal Colon.

Colón parte desde el puerto de Sanlúcar de Barrameda el 30 de mayo de 1498 con ocho barcos y una tripulación de 226 personas, entre ellas Fray Bartolomé de las Casas y los Hermanos Niño, fieles colaboradores del Almirante desde el primer viaje.

Este es su tercer viaje al nuevo mundo.

La flota navega hacia el Sur, hasta las Islas de Madeira por una ruta poco frecuente, se dirige a la isla de Madeira. De ahí parte para llegar, el 19 de junio, al fondeadero de San Sebastián, en la isla canaria de La Gomera.

En las Islas Canarias la flota se dividió en dos. Colon continúa con dos carabelas y una nao, para atravesar el Atlántico. El 2 de Agosto de 1498, llega a la desembocadura del río Orinoco, después de haber pasado frente a la isla de Trinidad. Era la primera vez que los españoles tocaban el continente Americano.

Cuando llega al continente, Colón queda impresionado con la poderosa corriente del Orinoco, un río más grande que cualquiera de los de Europa, así como con las selvas profundas y verdes. En esa región descubre casas, indígenas y tierras que considera muy hermosas y verdes, comparándolas con las huertas de Valencia en marzo. Recorre la costa del golfo de Paria y consigue algunas perlas. Colón tiene ocasión de probar un vino que producían los indígenas de la zona que no era de uvas, y que él sospechaba que hacían de otras frutas o de maíz. El maíz era un producto que solamente existía en América y fue llevado a España por Colón en sus viajes.

En una carta a los reyes de España denominó este lugar “Tierra de Gracia”.

Cerca de 1000 km., deCostas – Exuberantes bosques.

Desde su descubrimiento, Venezuela es considerada una Tierra de Gracia, el Paraíso Terrenal debido a su paisaje, clima, vegetación e incalculables riquezas.

Todos conocemos el infinito potencial de Venezuela en el ámbito agrícola, pesquero, pecuario, turístico, minero, hidráulico. Una posición geográfica envidiable, que una vez fue denominada “puerta de América del Sur”.

Salvando las distancias, y el significado del simbolismo, Venezuela tiene características de la “tierra prometida”, una tierra en la que “fluye leche y miel.”

Tierras aptas para la agricultura.

Es tan descomunal e incalculable la riqueza de Venezuela que más de 500 años de inclemente explotación no han podido agotar sus recursos.

Infinidad de hectáreas de terrenos aptos para diversos cultivos los doce meses del año; caudalosos ríos que irrigan esos terrenos; costas con playas ideales para el turismo; plataforma continental con tesoros piscícolas y de otras especies; minas de minerales preciosos, y de metales; y por si fuera poco, reservas de petróleo por más de trescientos años, a la rata de producción actual.

Inmensas reservas de “oro negro”.

Todo ese potencial de recursos en una superficie de 916.445 km., cuadrados, y para una población de 30 millones de habitantes.

Conocida esa realidad, y vista la actual situación es inconcebible lo que ocurre en Venezuela.

Es una aberración que en Venezuela vivamos las actuales condiciones, al punto que muchos prefieren emigrar a latitudes menos privilegiadas que la nuestra. Y el resto se resigne a sufrir una economía más paupérrima que los países que viven bajo el flagelo de una guerra.

¿Qué ocurre en Venezuela? ¿Qué aciaga circunstancia nos ha conducido a este caos que sufrimos?

Las respuestas fluyen espontáneamente:

  • Es el modelo económico impuesto por la Revolución Bolivariana.
  • Culpa del capitalismo salvaje.
  • Son los burgueses apátridas de la derecha venezolana.
  • Es culpa de quienes imponen ideologías y sistemas que fracasaron.
  • Es Fedecamaras, Fedeindustrias, o cualquier ente que comience con fede…
  • Es la carencia de valores…

Son muchas y variadas las causas que se esgrime para explicar el origen de la situación en Venezuela.

Pero pocos asumen los verdaderos motivos.

Lee y reflexiona en este texto:

13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13.

¿Comprendes?

La actual crisis es un llamado de atención, que el pueblo de Dios está asimilando, y en consecuencia propicia una conducta apegada a las demandas divinas, pues comprende que es la única alternativa.

Hay un remanente de hombres y mujeres que constantemente claman a Dios, para que genere cambios constructivos en el país; no se trata de un simple cambio de gobierno, o de sistema, que al fin y al cabo son coyunturales, temporales. El cambio requerido tiene que ver con el reconocimiento de la soberanía de Dios, y de la obediencia a los principios contenidos en su Palabra, la Biblia.

Venezuela retorna a Dios.

No es un asunto religiosos es una realidad espiritual.

Cuando Dios reprocha a Nínive por la maldad imperante en la ciudad, no les incita a que se conviertan en hebreos, sino les conmina a que se arrepientan de su actitud, y le reconozcan como Soberano, Jonás 3:1-10. Igual sucede con el monarca Diario de Persia, no le llama a que adopte una religión, sino a convertirse en su instrumento para liberar al pueblo, y reconstruir la nación, 2 Crónicas 36:22-23.

Incluso al pueblo de Israel, su pueblo, cuando le exhorta por su actitud perversa, le llama a una reforma espiritual, y a reconocerle como único Dios verdadero, Isaías 55:1-3.

Es el mensaje que necesitan los venezolanos de cualquier tendencia política, o inclinación religiosa. Hay que buscar a Dios, en los términos que El mismo establece en su Palabra:

Es lo expresado por Isaías en 55:6-7:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Visto los actuales acontecimientos a partir del 6D, es notable que muchos venezolanos han fijado su mirada en Dios, renovada su confianza en El, y le buscan fervorosos, convencidos de que realmente es “nuestro amparo y fortaleza.”

Quienes creemos en Dios, conocemos su Palabra, y le hemos visto actuar; no aspiramos un cambio de gobierno. Oramos porque los gobernantes cambien de actitud y se vuelvan a Dios, como personas; que quienes aspiren gobernar el país, igualmente reconozcan la soberanía de Dios; y que quienes sufragan, lo hagan conscientes de los valores espirituales de quienes aspiran gobernarnos. En una palara, que todos los venezolanos entiendan que Dios es el Soberano en Venezuela, tal y como establece la Constitución Nacional, los valores venezolanos, y la misma Palabra de Dios.

Esta es la promesa para los pueblos que reconocen a Dios como Soberano, y acatan sus orientaciones:

1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

https://i0.wp.com/www.valencia24.net/images/sunsetcity.jpg

Vista de Valencia, Venezuela. Desde la zona norte.

7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.

9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. 10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar.

12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, 14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles. Deuteronomio 28.

Venezuela, pronto saldrás de la crisis. Reaviva tu fe.

Sigue procediendo como es debido:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente>

  • Wikipedia, la enciclopedia libre.
  • Textos de la Biblia: RVR-60.
  • Imágenes: Google

DE OBISPO A OBISPO Y PARA TODA VENEZUELA

Circula en la red una carta presuntamente escrita por un ilustre prelado católico venezolano, dirigida a otro distinguido prelado de la misma fe religiosa. Dicha comunicación contiene verdades que mueven a reflexión, se transcribe seguidamente, eliminando los nombres mencionados en la misma, en virtud de que se desconoce si la carta es original, o si fue escrita por un autor anónimo para llamar la conciencia de los venezolanos, usando el nombre del ilustre y bien conocido prelado.

He aquí la misiva:

“Escribo éstas líneas animado por mi fe Católica, y por el ejemplo dado por nuestros últimos Papas y sin lugar a dudas, por el ejemplo del mismo Jesús.

Mis palabras en este momento van dirigidas a Monseñor… nombre del Monseñor… Obispo y Pastor de la Diócesis de nombre de una ciudad venezolana, aunque sus acciones me lleven a dudar de su condición de Pastor.

Sr. Obispo, en estos momentos… nombre de un político venezolano… de …una ciudad de Venezuela se encuentra preso, en huelga de hambre y enfrentando un juicio, que no es más que una payasada de este régimen que hoy gobierna Venezuela; y usted y muchos Obispos solo guardan silencio, sin una palabra ni siquiera de aliento, sin una acción o pronunciamiento concreto por la liberación o por un juicio justo, y ajustado el debido proceso para nuestro hermano… nombre del político venezolano… hijo de esta tierra de la cual usted también se hace llamar hijo y nada más lejos de eso.

Quisiera recordarle que cuando… nombre de político venezolano… enfermó, usted le acompañó en La Grita, ofició muchas misas por su sanación y el día que murió, usted dejó sus obligaciones botadas, como decimos por aquí, para subir a un avión y llegar a Fuerte Tiuna. Aplausos para usted que visitó y acompañó a un enfermo! Pero le digo… nombre del político… tiene un año y tres meses preso, y usted ni una palabra, ni una visita, ni una misa! Pero ¿cómo pedirle duraznos al árbol que da mangos?. ¡No se puede ser Pastor solo de un color, rojo en este caso.

¡No se puede ser Sacerdote y Padre en la fe de unos y otros no!, ¡Usted sabe muy bien que su persona puede abogar, por todos los presos políticos, y bien sabe el pueblo del… nombre del Estado… porqué!

Deje a un lado su pensamiento político obvio para todo el mundo, piense que… nombre del político… también está enfermo, no puede caminar, no esta consumiendo alimentos y cada día su condición empeora y su lucha es justa, pacífica y democrática, y además lógica. ¡porque no se puede aceptar la cárcel y el confinamiento cuando se es inocente!

Siga el ejemplo de Benedicto XVI, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II y le pongo uno más cercano: el de Monseñor Arias Blanco y actúe como Padre y Pastor! No solo de… nombre del político… sino de todo este pueblo rebelde y valiente del… nombre del Estado!

¡No le pedimos que se haga opositor. Le pedimos que se haga Pastor!”

Hasta aquí la misiva.

Esta carta, en el supuesto de que sea apócrifa, no auténtica, contiene realidades que no pueden pasar desapercibidas; presenta una imagen de lo que ocurre en Venezuela.

La misiva cuestiona al prelado católico por asumir una actitud parcializada frente al acontecer venezolano, y por no cumplir las tareas inherentes a su condición de pastor, cuando se trata de una persona con la que no comparte su posición política; se le reclama que dada su autoridad y cercanía con el gobierno pudiera influir, y mediar en favor de los presos políticos, propiciar se cumpla el estado de derecho.

Esa carencia de objetividad, impropia en una persona con la alta misión del receptor de la carta, de ser cierta, no es exclusiva, ni aislada. Y es una de las razones de que la situación venezolana haya desbordado en la crisis que hoy vivimos.

La misiva también puede ser dirigida al pueblo cristiano en general, que se ha dividido en tres secciones: unos a favor de la revolución bolivariana, otros contra ella, y una porción neutral. Cada uno con sus argumentos y cuota de responsabilidad.

Se dice que hay personas muy cercanas a las más altas autoridades del Poder Ejecutivo que profesan la fe de Jesucristo; se comenta que en el Concejo de Ministros y en el Alto Mando Militar, también hay personas con similar fe; que hasta en los altos cargos de algunos órganos de los Podres Públicos, se han sentado cristianos; y que existen ministros de diversas denominaciones cristianas, católicos o evangélicos, que tienen acceso directo a Miraflores, y al Despacho Presidencial.

Entonces, quien conoce la Sagrada Escritura, y sufre por la situación imperante en Venezuela, desea en lo íntimo de su corazón, y ora para que alguno de aquellos que estando a ese nivel, o un grupo de ellos, sean instrumentos Divinos para actuar en tales escenarios, y propiciar cambios positivos en los gobernantes. Como la Reina Ester en Persia, para ir al Despacho Real en nombre de quien Gobierna el Universo, y hablarle al corazón del Dignatario en funciones de Gobierno, para que cambie de actitud, Ester 4:13-17; o de unos cuantos Sadrac, Mesac, y Abed-nego, en Babilonia, que expusieron su vida en el horno de fuego, para dar testimonio al rey de su fe en “quien podía liberarles”, hecho que finalmente conmovió al monarca, Daniel 3:27-30; se anhela un Nehemías en el Palacio Real de Persia, quien por su alto grado de confianza con el Rey, pudo influir constructivamente, para que se cumplieran los propósitos de Dios, Nehemías 2:1-8; se espera por un mensajero que lleve la Palabra al Palacio, como ocurrió en tiempos de Josías, hecho que propició una renovación moral y espiritual del gobernante, con repercusiones positivas para toda la Nación, 2 Reyes 22:10-13.

También los cristianos opositores necesitan aquella misiva, desde esta trinchera se lanzan anatemas y juicios contra quienes están en el poder; esta es una actitud tradicional en muchos venezolanos. No se hace por maldad, sino para denunciar actitudes erradas, como hicieron los profetas de Israel; pero las mismas deben ser remitidas a los que se denominan dirigentes del Bloque Opositor, quienes igualmente actúan de espaldas a Dios, y a los intereses nacionales, y con su silencio son cómplices de los errores de la actual administración. Ellos también necesitan el mensaje transformador de Jesucristo, para que en lo personal sean bendecidos, y obren como instrumentos divinos para propiciar una renovación total del País.

¿Cuantas veces se ha deseado el mismísimo infierno para algún personaje del gobierno, o de la oposición? Desde una perspectiva bíblica nadie debe ir al infierno, al contrario se urge proclamar la Palabra, para que procedan al arrepentimiento, y no tengan ese fatídico destino.

Hoy se requiere un mensajero de Jesucristo que despojado de adulancia, tanto como de prejuicios, se siente privadamente en Miraflores y con autoridad espiritual abra la Biblia y muestre la necesidad de un encuentro con Dios, un llamado personal al arrepentimiento; y luego muestre lo dice la Biblia para que una nación prospere. Lo mismo vale para los demás órganos de los Poderes Públicos Nacionales, y otras instituciones del Estado.

Reproducción imaginaria de Jonas predicando en Ninive.

No será una novedad que Dios use a un mensajero poderosamente, y cambie a un gobernante; aun en aquellos que parecen una tarea imposible. La Biblia da testimonio de esta realidad, y la Historia lo confirma. Dios habló a Nabucodonosor, monarca del cruel y apóstata Imperio Babilónico, quien aceptó la soberanía de Dios, Daniel 2:46-47; 4:37; más tarde Ciro, Rey de Persia, en un momento de su gobierno, reconoció que era un monarca al servicio de Dios, 2 Crónicas 36:22-23.

Siempre hubo un mensajero divino a cargo de llevar el mensaje al Monarca, para llamarle al arrepentimiento y luego usarle como poderoso instrumento de gracia para la Nación.

Años más tarde lo hizo con Alejandro Magno, para preservar al Templo y a Jerusalén. Según el historiador judío Flavio Josefo, y el Talmud judío, Dios le mostró en una visión a Alejandro, como sería su entrada a Jerusalén, y también preparó al Sumo Sacerdote para recibirle en paz. Cuando entró a Jerusalén, le esperaban todos los sacerdotes con sus vestimentas ceremoniales. Alejandro se postró delante del Sumo Sacerdote en reconocimiento al Dios cuyo nombre éste llevaba inscrito en la frente. Alejandro explicó a sus sorprendidos hombres que cada vez que salía a la batalla, tenía una visión: Un hombre muy parecido al Sumo Sacerdote conducía sus tropas a la victoria. Luego los judíos describieron a Alejandro las profecías de Daniel que revelaban su dominio, lo cual le convenció sobre su carácter de escogido. Por lo cual Alejandro fue muy benévolo con los judíos.

Alejandro Magno en el Templo de Jerusalén

Pintura “Alejandro Magno en el Templo de Jerusalén”. Óleo en el Museo Nacional del Prado en Madrid, España.

Siglos después, según la tradición, el emperador Constantino I, momentos antes de la Batalla del Puente Milvio el 28 de octubre de 312, tuvo una visión, una Cruz se le apareció a Constantino en el cielo, pidiéndole que sustituyera las águilas imperiales de las insignias de los soldados por la Cruz cristiana, de manera que con ese signo vencería. Cuenta la leyenda que después de este sueño o visión, Constantino adoptó el lema latino “In hoc signo vinces”; Con este signo vencerás.

Sería una gran bendición para Venezuela y el Mundo, si los Gobernadores, Alcaldes, Miembros de los Cuerpos deliberantes y demás venezolanos fuesen confrontados con la Palabra de Dios y comprendan todo lo que puede hacer Dios por ellos personalmente, y por la población en general a través de ellos.

Al receptor de la misiva del prelado, antes mencionada, se le exhorta: “¡No le pedimos que se haga opositor. Le pedimos que se haga Pastor!”

Dicha carta, también puede ser remitida a la Conferencia Episcopal Venezolana, al Consejo Evangélico de Venezuela; a las Confraternidades, y Convenciones evangélicas de Venezuela.

Consejo Evangélico de Venezuela.

A todos los cristianos venezolanos: “No se le pide que cambie de posición política… Se le pide que cumpla su misión establecida en la Sagrada Escritura”.

Cualquiera puede argumentar que para eso se necesita un llamado divino, entonces he aquí el llamado:

¿Cómo oirán sin haber quien les predique? Romanos 10:14.

Fuente: