Archivo de la etiqueta: mensaje bíblico para venezuela

EN VENEZUELA NO HAY CRISIS, SE IMPONE UN SISTEMA

Las expectativas sobre lo que sucederá durante el 2017 en Venezuela son cada vez peores, se pensaba haber llegado al fondo, sin embargo la realidad indica que aún se desciende hacia aquel incierto lugar. Persiste una situación desesperada y desesperanzadora.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Los expertos han hecho muchos análisis sobre el origen de tal caótica situación, y se ha planteado innumerables estrategias sobre cómo abordar y resolver esta crisis horrorosa.

El pueblo de Dios, inmerso en el caos, no cesa de elevar plegarias y hacer llamados para clamar por una intervención Divina que resuelva este estado de cosas. Los templos, y las redes sociales son escenarios de tales llamados pidiendo acción a Dios.

Surgen preguntas: ¿Por qué Dios permite este estado de cosas? ¿Por qué no interviene y pone orden en Venezuela? ¿Por qué no responde el clamor de sus hijos? Seguramente tienes más interrogantes apreciado lector. Muchas preguntas, pocas respuestas.

Vamos a situar la crisis venezolana en su contexto real.

Lo que nosotros llamamos crisis en realidad es la aplicación de un sistema ideológico denominado Socialismo del Siglo XXI, cuyo objeto es establecer una economía tal y como la estamos experimentando. Un capitalismo de Estado, donde éste tiene el control absoluto del aparato productivo. Es decir, no hay empresa privada, no hay libre oferta y demanda. Se eliminan las clases, para igualarlas. De ahí el acoso a la clase media para establecer una igualdad con la denominada desposeída. En sencillas palabras el partido de gobierno se ha propuesto establecer en Venezuela el sistema comunista, inspirado en los ideales marxistas. Esa es la realidad.

Resultado de imagen para socialismo del siglo xxi

Lo que denominamos crisis es el exitoso avance a ese sistema de gobierno. Ahora esto no se ha hecho a espaldas del pueblo. Desde el principio los impulsores del Socialismo del Siglo XXI han declarado honestos, francos, diáfanos cuales son sus propósitos. Y ellos tienen el derecho moral y constitucional para hacerlo.

El sistema comunista que se establece en Venezuela no ha llegado en forma impuesta, ni de manera engañosa, como ha sucedido en otros países, que se establece mediante un golpe de estado, o como resultado de una guerra. En Venezuela el Socialismo del Siglo XXI llega gracias a los votos del pueblo, que es su aval para mantenerse en el poder. El actual presidente no lo es porque él se impuso, ni dio un golpe. Obtuvo la presidencia con el voto de la mayoría del pueblo venezolano. Aun cuando se piense que hubo fraude, recuerde que la oposición tuvo representación en todas y cada una de las mesas electorales, así que si hubo fraude, entonces ese fraude fue avalado por los testigos de mesa.

Quienes hemos sido parte de la maquinaria electoral sabemos que luego de cerradas las urnas, se sellan a la vista de todos los presentes, y luego el 51% de las urnas se eligen para abrirlas en presencia de los testigos y se cuenta cada voto emitido. El fraude siempre es posible pero necesariamente es conocido y aceptado por los dirigentes de la oposición, que en el peor de los casos son cómplices entonces.

Hago estas reflexiones para insistir que el Socialismo del Siglo XXI se impone porque una mayoría lo avala con sus votos.

Ahora analicemos la realidad de la oposición y de la sociedad civil.

Como hemos observado, los voceros de estos sectores se han enfrascado en la solución electoral, apostando a que mediante el Revocatorio, o las elecciones del 2019 van a obtener el poder, ya que la crisis económica les regalará a Miraflores. Están equivocados en sus percepciones, la crisis venezolana se vive en la clase media que progresivamente pierde su estatus, sus bien ganados logros. Las clases populares no viven la crisis porque a ellas les fue negado por muchos años las bondades de los recursos que muy pocos disfrutaron.

Las clases populares de vivir en ranchos marginales y sin empleo, pasaron a vivir en urbanizaciones con todos los servicios públicos, y reciben subsidios del Estado. Es cierto que muchos hacen largas colas para obtener productos regulados; pero es que antes ni siquiera podían hacerlas porque no contaban con recursos para adquirirlos. Evocamos tiempos de hace más de veinte años.

Esa inmensa mayoría de venezolanos que jamás tuvo una 4×4, ni televisores planos, ni electrodomésticos digitales, ni tuvieron tarjetas de crédito y no recibieron dólares preferenciales, ni viajaron al exterior, entre otras muchas otras bondades vividas por la clase media; a ellos no les alcanza esa crisis.

Esa inmensa mayoría, que según algunos supera el 50% de la población, no va a estar dispuesta a perder sus beneficios, se llame “clap”, “subsidio”, “Misión Sucre”, “Barrio Adentro”, o cualquier otro programa del gobierno para asistir a la clase popular,  para votar por líderes emblemáticos de la “Cuarta República”, quienes precisamente fueron quienes les negaron por años, según el discurso del gobierno, las bondades que se vivió en los mejores momentos de la “Venezuela saudita”.

La solución pasa por lo electoral, pero previamente hay que educar a la población en lo que realmente significa el Socialismo del Siglo XXI; y más que eso, proponer un programa de relanzamiento de la clase popular, para erradicar la pobreza en Venezuela. Pero no aplicando las medidas económicas propuestas hasta hoy: promover la reactivación económica mediante liberar el dólar, liberar los intereses, liberar los precios, congelar los salarios. La cuarta república en su peor expresión.

Es cierto que aquellas medidas son necesarias, y han dado resultados positivos en otros países, pero ese “capitalismo salvaje” como se le denomina, debe ser aplicado estableciendo simultáneamente medidas de acompañamiento a las clases populares para evitar que nuevamente sean marginadas. Eso se llama justicia social, y distribución equitativa de los recursos del país. Y ese es precisamente el reclamo Divino a los líderes de Israel en Miqueas 2:1 y siguientes; mismo para los de Venezuela del gobierno, tanto como a los de la oposición.

¿Por qué ha calado en el corazón de muchos venezolanos aquello de que “El petróleo ahora es nuestro”? No es casual que exista PDVal, PDVgas comunal, PETROcasa, la gente piensa que el petróleo llega a su casa por intermedio de aquellas empresas. Tú dices que eso es populismo, pero para la gente del barrio es una bendición dada por el comandante eterno.

Imagen relacionada

Fui invitado a la promoción de un grupo de estudiantes de la Misión Sucre, pidieron les transmitiera un mensaje en aquel inolvidable acto para los graduandos. Toma la palabra uno de los felices participantes del evento y expresa: “Le doy gracias a Dios, y a mi Comandante Chávez, porque hoy obtengo el título de licenciado en educación”. El jamás pudo acceder a la universidad pública, por los motivos que sean, pero hubo alguien que le llevó la universidad a su barrio y pudo estudiar educación superior. Se burlan de la Misión Sucre, quienes estudiaron en ella la admiran y defienden; proponga quitar ese programa a las clases beneficiadas con él para que compruebe el sentir de la gente.

El proyecto de país para resolver la crisis necesariamente debe contener una sólida base de justicia social, y distribución equitativa de la riqueza del país. Que no se quede más en el 10% de la población, que beneficie al 100%. Y ello requiere un cambio de actitud en la dirigencia venezolana.

Revisemos lo que sucede en el marco del pueblo de Dios.

Lo primero que necesitamos aclarar es que Venezuela no es pueblo de Dios, tal y como lo es Israel. Hago esta aclaratoria, para evitar el error de aplicar a la Nación Venezolana mensajes dirigidos al pueblo de Dios. En Venezuela hay una parte de la población que se denomina pueblo de Dios, y otra que no lo es.

¿Cuál es el pueblo de Dios en Venezuela? Todos los que profesan la fe en Jesucristo; a ellos se les denomina “hijos de Dios”,  y quienes son israelitas, es decir descendientes de Israel, que son el pueblo de Dios, así se declara en la Biblia, Juan 1:12, y Éxodo 6:6-7.

¿Qué está ocurriendo en Venezuela? Que quienes gobiernan no representan valores y creencias propias del pueblo de Dios. Persiguen el bienestar de la población, y justicia social, pero con base a doctrinas inspiradas en filosofías ateas, y humanistas materialistas, enmarcadas en lo que se denomina marxismo. Con el agregado de creencias religiosas inclinadas al espiritismo y sus derivados.

Quienes están en el poder profesan doctrinas ateas, mezcladas con prácticas religiosas heredadas de Babilonia. Ello no es reprochable en el marco Constitucional que permite la libertad de conciencia, y libertad de cultos.

¿Por qué entonces estamos en crisis? No existe una crisis nacional, la misma se vive en un sector de la población; ya que el gobierno está imponiendo su sistema político ya antes mencionado, con el aval, al menos electoral, de la mayoría.

Quién está en crisis es el pueblo de Dios, que no ha tomado conciencia de lo que sucede y no ha optado por la conducta inspirada en su norma de fe, la Palabra de Dios. El profeta se lamenta al proclamar la palabra de Dios: “Mi pueblo perece porque le faltó conocimiento”, Oseas 4:6.

Y este es el real problema de Venezuela: al pueblo de Dios venezolano le falta conocimiento, por lo cual perece y el País con él. ¿En que se basa esta afirmación? En el proceder de la población.

Anteriormente se hizo un somero análisis del proyecto de País impulsado conforme al Socialismo del Siglo XXI, y las doctrinas que le sustentan. Entonces es lógico y natural que un marxista, socialista, comunista, ateo, materialista, o revolucionario vote y sostenga ese proyecto político.

¿Lo es para un integrante del pueblo de Dios? Aquí estriba el problema, hay una ignorancia, en dos sentidos: O se ignora los fundamentos del Socialismo del Siglo XXI; o se ignora la Palabra; y cualquiera que sea es deplorable, y causa del estado de cosas en el País.

Imagen relacionada

Los líderes religiosos, los ministros de Dios tienen su cuota de responsabilidad ante la realidad del país; unos porque apoyan al actual sistema; y otros porque no orientan palabra en mano a sus congregaciones; alertándoles sobre las verdaderas causas de la situación venezolana.

En una reunión de pastores convocada para orar por la crísis venezolana, expresé sin ánimo de ofender que un cristiano no puede apoyar a un sistema sustentado en el marxismo, que por definición es ateo y materialista; y que practica ritos paganos. Luego del acto, un pastor presente en el mismo manifestó que yo era “escualido”, es decir un “opositor al gobierno”. Sentí un profundo pesar por aquel ministro y la congregación a la que sirve por su ignorancia. Ingora lo que es el marxismo, y sus bases doctrinales; ignora las consecuencias de practicar ritos paganos; e ignora lo que afirma la Palabra de Dios. Y todo eso es fatal. Y no soy “escualido” en ninguna de sus acepciones.

Ahondando en el análisis, diagnosticamos que ni siquiera es el actual sistema quien es responsable de la crisis venezolana. Es una profunda crisis espiritual, en la que se ha cedido territorio a lo que en Efesios 6:12, se denomina huestes de maldad:

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Y el territorio cedido no es el Socialismo del Siglo XXI, que es un efecto, la causa es que el pueblo de Dios no esta  cumpliendo su alta misión de ser “la sal de la tierra”, “la luz del mundo”; preservar la tierra, e iluminar al mundo; todo ello con la proclamación de la Palabra de Dios, con el poder del Espíritu Santo.

La Biblia es clara en ello. Uno de los efectos del evangelio cuando impacta a las personas es que produce profundas transformaciones en sus vidas; y ello genera cambios en sus entornos. Es por ello que a medida que el evangelio avanza extendiendo el Reino de los Cielos, el reino de las tinieblas pierde territorio.

Esto sucede en el mundo actual, pero en Venezuela la situación es dramática. Nunca la población venezolana ha sido impactada con el efecto transformador del Evangelio del Reino. Se han hecho grandes esfuerzos para captar “almas”, y muy poco para transformar aquellas en verdaderos discípulos de Jesucristo que conozcan la Palabra, la comprendan y la vivan.

Toda persona que conozca medianamente la Biblia, la historia del pueblo de Israel, y la de la Iglesia sabe que las grandes reformas de la Iglesia, los grandes avivamientos de los pueblos tienen origen en el estudio y puesta en práctica de la Palabra. Ocurrió en tiempos del rey Josías, 2 Reyes capítulos 22 y 23; en los tiempos de Esdras y Nehemías, como en los de Lutero.

¿Cómo superar la crisis? La respuesta se encuentra en la Palabra, la Biblia. Búscala y practícala.

Fuente:

MENSAJE BÍBLICO PARA UN PUEBLO EN CRISIS

Las medidas económicas anunciadas por el presidente de la Republica han generado un sinnúmero de interpretaciones, análisis y críticas. De todas maneras no toma por sorpresa a nadie pues los economistas y politólogos han alertado que el panorama económico para el 2016 es sombrío, desesperanzador.

Y no hace falta conocimiento en economía para comprenderlo porque el venezolano la experimenta en vivo, día a día, desde hace unos cuantos años.

¿Qué mensaje ofrece la Biblia para este tiempo de crisis?

La Biblia tiene mucho que decir a los venezolanos respecto del actual estado de cosas.

Un mensaje para la población, otro para sus dirigentes.

Revisemos en primer lugar el mensaje bíblico para el pueblo venezolano.

Dios provee a sus hijos de lo necesario en tiempos de escases. La Biblia abunda en referencias que describen como Dios cuida a su pueblo en tiempos de crisis.

La viuda de Sarepta, es una de estas conmovedoras referencias.

La historia es como sigue:

“8 Vino luego a él (Elias) palabra de Jehová, diciendo: 9 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente. 10 Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. 12 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir. 13 Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. 14 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. 15 Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. 16 Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.” 1 Reyes 17:8-16.

En este relato observamos la prodigiosa mano de Dios proveyendo alimento al profeta Elías de una manera muy particular, usa a una viuda que era temerosa de Jehová, mas no pertenece al pueblo hebreo. De manera milagrosa multiplica la harina y el aceite hasta el fin de la sequía.

Como ese hay otros relatos que revelan la forma como Dios provee para el sustento de sus hijos.

Entonces resaltamos en primer lugar que Dios está atento de las necesidades de sus hijos y provee para satisfacerlas en aquellos días difíciles, de escases, de crisis.

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?Mateo 6:26.

Otro aspecto a tomar en cuenta en esos días difíciles nos la refiere otra cita. Revisemos esa referencia:

Leamos Jeremías 2:13:

“Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.”

La metáfora es clara y su interpretación es sencilla. Al leer el contexto de la cita, todo el capítulo dos, se observa que el pueblo de Israel se aparta de Dios. Toma nota de lo que menciona el versículo 20, luego lee 26 al 29.

Así pues el profeta Jeremías advierte que el pueblo se aleja de Dios, se aparta de la “fuente de agua viva” para cavar “cisternas rotas” que no retienen agua. Entonces el pueblo activa el resultado, la consecuencia, “escases de agua”.

Cavaron cisternas rotas…

He aquí la aplicación.

Dios siempre provee a sus hijos, mas hay un requisito: atender sus enseñanzas, leer y practicar su Palabra.

Es oportuno recordar un texto prominente en la Sagrada Escritura, léelo:

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Josué 1:8.

Entonces para la prosperidad en tu vida, y que todo te salga bien, ya conoces el secreto: leer, meditar, estudiar y practicar la Palabra de Dios.

No construyas “cisternas rotas” idolatrando:

  • Personalidades,
  • Sistemas y filosofías,
  • Promotores de cambios,
  • Imágenes,
  • Identidades espirituales paganas,

Busca a Dios.

La Biblia te dice:

“A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. 3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David. 4 He aquí que yo lo di por testigo a los pueblos, por jefe y por maestro a las naciones. 5 He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado. 6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.” Isaías 55:1-7.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Biblia: RVR60, tomada de http://www.biblegataway.org

Imágens: Google

DECLARACIÓN DE APERTURA EN LA AN: DIOS BENDIGA A VENEZUELA

En el desarrollo de la Sesión en que se instala la Asamblea Nacional se pudo apreciar como algo muy significativo, el reconocimiento de la soberanía de Dios en Venezuela. Quienes siguieron las intervenciones de los Diputados, tanto de la bancada Oficialista, coma los de la Mesa de la Unidad, pudieron escuchar cómo se refirieron a Dios reconociendo su potestad.

El primero fue el diputado elegido para presidir la Junta Directiva de la AN, quien al juramentarse expresó:

“Ante Dios y ante la Patria juro cumplir bien y fielmente con la Constitución y Leyes de la república y con todas las obligaciones y deberes inherentes al cargo de presidente de la Asamblea Nacional para el cual he sido investido…”

Y al final de su discurso, con motivo a su toma de posesión, el presidente de la Asamblea Nacional expresó:

“Dios bendiga a Venezuela.”

Otra intervención en la cual se reconoce la importancia de la dirección divina fue del diputado Saúl Ortega, representante oficialista del estado Carabobo, que una línea de su discurso expresó:

“Dios quiera, y Dios lo ilumine presidente que no veamos a diputados levantando la mano aquí para permitir la intervención extranjera…”

Tal vez los pronunciamientos son inspirados por el protocolo característico en actos como este en Venezuela; por la tradición venezolana de invocar a Dios frecuentemente; por el trasfondo cristiano de quienes intervinieron; o porque Dios ya está influyendo en el Hemiciclo para que los Parlamentarios sean sensibles a sus directrices.

Lo cierto es que el pueblo cristiano, atento a los acontecimientos de ese día 5 de enero, redobló sus plegarias para que aquel Acto Democrático e Institucional transcurriera en paz, contra los pronósticos alarmantes de violentas confrontaciones. Y prosigue su incesante clamor para que haya en Venezuela un profundo cambio de dirección, que el venezolano se vuelva a Dios.

El Dios que se invoca en el Preámbulo de nuestra Constitución Nacional.

“El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios… Decreta la siguiente: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Es que históricamente Venezuela es una Nación que reconoce la Soberanía de Dios, muchas veces en forma retórica, pero es un principio Constitucional. Tal vez lo que ha faltado es formación y educación en los valores que nos identifican como venezolanos.

Si los 167 diputados que conforman la Asamblea Nacional conocen, comprenden y ponen en práctica la letra y el espíritu de la Constitución de Venezuela, veremos cambios significativos.

Ante la realidad de esta Asamblea Nacional, el pueblo temeroso de Dios necesita elevar incesantes plegarias para que los Diputados actúen sabiamente en el ejercicio de sus funciones y atribuciones. Una tendencia muy común es desestimar a los parlamentarios porque no profesan las creencias y doctrinas de quienes oran. Por esa actitud se da la espalda a los gobernantes y a quienes se dedican a la política, lo cual es un gran error.

Veámoslo de esta manera, supongamos que un ser querido suyo va a ser intervenido quirúrgicamente debido a una grave enfermedad. Por lo general el fervoroso creyente en Dios, ante esta circunstancia no exige del médico su profesión de fe, sino que sea especialista en su área de competencia; y clama para que Dios le guíe y use como instrumento para la sanidad de su ser amado.

Es cierto que la profesión de fe es importante, las creencias guían la vida, más a los efectos de nuestro clamor lo que tiene prioridad es que Dios intervenga a través de ellos; que les utilice como medios de gracia para la reconciliación nacional, para traer paz a la nación, y enrumbarla hacia la prosperidad requerida para el disfrute de calidad de vida que todos merecemos.

Y si los diputados reconocen a Dios como su Dios y Señor, es mejor, superlativamente mejor. Por ello se ora.

Cuando Daniel oraba, consciente de que se acercaba el tiempo en que Israel iba a ser liberado, y clamaba para que Dios interviniera en favor del pueblo, como seguramente muchos otros israelitas hacían, la respuesta llegó sin demora. Dios cumplió su palabra a su manera, a su estilo. Uso a Ciro, un rey pagano para cumplir sus designios.

Es el testimonio revelado en la Escritura, 2 Crónicas 36:33;

“Ciro, rey de Persia, declara lo siguiente: El Señor; Dios de los cielo ha puesto en mis manos todos los reinos de la tierra, y me ha ordenado que le construya un templo en Jerusalén, que está en la región de Judá. Así que a cualquiera de ustedes que pertenezcan al pueblo del Señor, que el Señor su Dios lo ayude, y váyase allá.” VDHH.

Cuando los líderes de Israel oyeron tales palabras no rechazaron el decreto por provenir de un hombre pagano; al contrario presurosos acometieron el trabajo de reconstruir el Templo y a la ciudad.

Se ha pedido que Dios intervenga en Venezuela, ya lo está haciendo; al pueblo de Dios le corresponde asumir esa voluntad divina, y seguir intercediendo para que se cumpla a plenitud.

Que se hagan realidad las palabras del presidente de la Asamblea Nacional:

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
  • Prensa Nacional.
  • Cita Bíblica: Versión DHH, tomado de biblegateway.org.
  • Imágenes: Google.

REVELADOR MENSAJE DE ESPERANZA PARA VENEZUELA

En los últimos años, producto de la crisis que vivimos, el pueblo venezolano que ha puesto su confianza en Dios, acompañado de  hermanos en diversas partes del mundo clamó por una salida pacífica, enmarcada en la Constitución de la República; así como por la reconciliación nacional.

Como es el habitual proceder divino, y conforme a sus promesas contenidas en las Escrituras, los resultados no se hicieron esperar. En Jeremías 33:3 se declara “Clama a mí y te responderé, y te mostraré cosas grandes y ocultas que tu no conoces.”

Consideramos que el resultado del 6D, como lo habíamos anticipado en escritos anteriores, forma parte del Plan de Dios para conducir a Venezuela por el cauce que le corresponde, en virtud de que la mayoría de venezolanos profesa creencias alineadas con la Biblia, la Palabra de Dios.

Dios ha respondido al clamor de Venezuela, y del Mundo, para propiciar en la Nación condiciones que coadyuven a la paz, prosperidad, seguridad; que en general se denomina calidad de vida. Y sobre todo ello, a un proceso de reconciliación nacional.

Como bien sabemos por la Sagrada Escritura, Dios siempre usa el elemento humano para cumplir su voluntad. Usó a Nabucodonosor, emperador de Babilonia dar para una disciplina ejemplar al pueblo de Israel, Jeremías 34:1-7; tanto como usa a Ciro, rey de Persia, para cumplir sus propósitos benefactores hacia aquella Nación, 2 Crónicas 36:22-23. Dos hombres que encabezaron imperios paganos, quienes fueron instrumentos de Dios para cumplir sus propósitos.

Quienes conocemos de la historia, de la Biblia, y de la forma como Dios actúa para hacer que se cumpla su voluntad, no dudamos en afirmar que Dios oyó el clamor de su pueblo, y propició las condiciones para un cambio de rumbo en Venezuela.

Y el cambio no para desplazar al chavismo y su revolución bolivariana, e imponer a la oposición, ni desplazar al marxismo para imponer el capitalismo. Dios no se mueve en esas dimensiones.

El va al fondo de la situación, a las causas, a los motivos.

A través del resultado del 6D Dios ha mandado un mensaje a los impulsores de la Revolución Bolivariana; así como a sus oponentes. El mismo que le dio a Nabucodonosor a través de su siervo Daniel:

 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.” Daniel 2:37.

Los gobiernos de este mundo están bajo la soberanía de Dios; lo acepten o no, Dios está en control.

Al pueblo que ha puesto su confianza en Dios, igualmente tienen un mensaje: Dios responde al clamor de su pueblo, como es la promesa de 2 Crónicas 7:14, y Mateo 7:7.

Habrá luchas, trabas, batallas para torcer la determinación de Dios a través del voto popular, sin embargo los resultados son inconmovibles. No hay fuerza, ni potestad de cualquier naturaleza capaz de torcer la voluntad de Dios.

Venezuela, se te ha dado otra oportunidad.

Hay que seguir clamando a Dios para que se materialice la reconciliación nacional, y que haya cambios constructivos en el orden político, económico y social; y fundamentalmente en lo moral y espiritual.

Los parlamentarios que conforman la Nueva Asamblea Nacional no tienen conciencia de que son instrumentos de Dios, lo cual es comprensible debido a su trayectoria política, por ello quienes han orado clamando por la intervención divina hay que redoblar plegarias para que de alguna manera sean sensibles al llamado divino, y cumplan el propósito para el cual fueron investidos, el cual está definido en la Constitución y en las leyes de la República.

No está de más recordar a los respetados compatriotas chavistas, y a los opositores, la demande bíblica:

Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. Miqueas 6:8.

Y tembien la Biblia afirma:

Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, El pueblo que él escogió como heredad para sí.Salmos 33:12.

Venezuela Dios está en control.

Hay esperanza.

Fuente:

Textos bíblicos: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org

Imágenes: Google