PARA CONSOLIDAR LA UNIÓN, FIDELIDAD

Hemos revisado en escritos anteriores diversos aspectos  relacionados con el matrimonio, y como aquellos influyen en la dinámica de un país. En la presente nota vamos a tratar el tema de la fidelidad.

En la Sagrada Escritura es un asunto que corre a través de ella en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

Imagen relacionada

 La fidelidad es la capacidad espiritual, el poder o la virtud de dar cumplimiento a las promesas.

De allí lo destacado, porque en toda relación interpersonal sana, productiva, consistente, la fidelidad es un elemento fundamental.

En el plano social, se demanda fidelidad a los ciudadanos de una nación respecto de sus leyes, como a los soldados que la defienden; también en las organizaciones es un valor que se exige a los que forman parte de las mismas; es algo que los amigos esperan entre sí; y además es una promesa que se pronuncia en el acto de matrimonio.

En los inicios de  las Escuelas Bíblicas de Vacaciones los niños formulaban una promesa, que se repetía día tras día de aquel programa.

Esta es la promesa:

Prometo lealtad a la Biblia, la Santa Palabra de Dios; y la haré lámpara a mis pies y lumbrera en mi camino, y guardaré sus dichos en mi corazón para no pecar contra Dios.

Una promesa infantil que ha servido para mantener muchas vidas plantadas como árbol “junto a corrientes de aguas, que da ruto en su tiempo, y su hoja no cae”.

Imagen relacionada

En el libro de Apocalipsis se afirma que quienes la cultivan reciben una gran recompensa, Apocalipsis 2:10:

Se fiel hasta la muerte, y yo  te daré la corona de la vida.

Al revisar el concepto fidelidad descubrimos que en esencia es: cumplir lo que se promete. Entonces cumplir lo prometido en el acto matrimonial es un factor determinante en la permanencia de tal relación entre cónyuges.

La fidelidad es un desafío pues significa comprometerse hoy a cumplir una promesa a lo largo del tiempo, pase lo que pase. En lo que respecta al matrimonio la promesa de mantenerse fiel, a cumplir lo prometido es esencial, determinante en la permanencia de la unión conyugal.

¿A qué se comprometen los novios en el acto de matrimonio? Entre muchas, se declara la determinación de amar a la pareja. Entonces, el amor y la fidelidad son virtudes que unen a las parejas con tal fuerza que solo la muerte les separa.

Una versión parafraseada de la Biblia traduce 1 Corintios 13:6-7, así:

El que ama es fiel a ese amor, cuéstele lo que le cueste; siempre confía en la persona amada, espera de ella lo mejor y la defiende con firmeza.

A este respecto es interesante reconocer el poder, la fuerza de amar, y ser fiel. Hay en la Sagrada Escritura una comparación que podemos aplicar a la fuerza del amor, que es capaz de producir cambios, romper algo impenetrable.

Es la parábola de la semilla de mostaza, leamos Mateo 13:31-32, DHH:

31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; 32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Como has comprobada se compara el Reino e los Cielos con un grano de mostaza, la aplicación original es para enseñar que dicho reino crece indetenible hasta su plenitud. Tomemos un aspecto contenido en la parábola. Enfoquemos la raíz de una planta.

Imagen relacionada

La raíz es el órgano de la planta que permite su fijación en el suelo, y a su vez sirve para extraer nutrientes del mismo que facilitan el crecimiento y desarrollo de la planta.

La raíz posee geotropismo positivo, crece y se desarrolla en dirección a la fuerza de gravedad, por lo que penetra el suelo en dirección opuesta al tallo, que posee geotropismo negativo. Igualmente posee fototropismo negativo, por lo que la raíz se interna en dirección opuesta a la luz solar, al contrario del tallo que “busca” la luz del Sol.

Pues bien, la raíz de manera lenta, silenciosa, imperceptible a simple vista va penetrando el suelo, rompiendo todo obstáculo que se le presente en su búsqueda de estabilidad a la planta, así como obtener nutrientes del suelo. Cuanto más elevada es la planta tanto lo es la raíz profundizando en el suelo.

Has observado como una raíz cumpliendo su misión rotura fuertes estructuras de concretó, y desmenuza capas de asfalto. Tal vez has sido víctima de la potencia de una minúscula raíz de una planta que creciendo entre las ranuras de la porcelana de una pared es capaz de producir grandes daños.

La raíz lenta, imperceptible, constante, indetenible avanza en el cumplimiento de su tarea, y lo logra. La raíz es un modelo de excelencia.

Seguramente haz captado la analogía que establecemos entre la fuerza de la raíz con la fuerza de un amor fiel. Nada lo detiene en el cumplimiento de su alta misión.

Al comienzo de este artículo se hizo referencia a que la fidelidad es un asunto que corre a través de la Sagrada escritura en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

El personaje que encarna la fidelidad es Dios. Sobre ello sobran palabras, te recuerdo dos textos:

Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. Malaquías 3:6.

Y:

22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. 23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lamentaciones 3:212-23.

Revisa tu relación con Dios:

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo. 2 Timoteo 2:13.

Cuando pienses “tirar la toalla” porque crees que tu relación no tiene remedio, recuerda el poder de tu amor, de tu fidelidad, a semejanza de la Divina puede alcanzar muchos logros, como ha ocurrido contigo.

Condimenta tu relación con amor, determina ser fiel, verás los resultados.

Fuente:

Biblia: Versiones RVR60, y DHH, tomadas de www.biblegateway.com,

Conceptos: Wikipedia,

Imágenes: Google,

Notas presonales.

Anuncios

EL CONCUBINATO: ESTATUS LEGAL

El concubinato es tan antiguo como la humanidad, es a través del derecho romano que conocemos algunos principios relacionados con el mismo.

¿Cual es el estatus legal de la pareja que vive en concubinato? Es el tema que consideramos a continuación.

Resultado de imagen para union libre vs matrimonio

En la época de la antigua Roma, concubinus es el término que se usaba para referirse a un joven varón que era escogido por su amo como amante. En tiempos de aquel imperio, la homosexualidad era algo común; se dice que algunos Césares lo eran.

Concubinato es la relación marital de dos personas sin estar unidos en vínculo matrimonial.

En el antiguo imperio egipcio aquella costumbre era usual; por eso la esposa de Potifar quiso hacer valer ese derecho; y su marido no se habría sorprendido, ni enojado, al saberlo porque ella estaba usando un derecho que él mismo aplicaba. Lea la historia en el capítulo 30 de Génesis. Allí se aborda el problema de la infidelidad. Si la mujer de Potifar está usando un derecho, ¿Por qué José fue a parar en la cárcel? En próximo artículo trataremos este tema, relacionado con la infidelidad.

En Roma la concubina casi no se diferenciaba de la esposa sino en el nombre y en la dignidad, por eso se llamaba “mujer menos legítima” y así como por el derecho romano no era lícito tener a un tiempo muchas esposas, tampoco se permitía tener juntamente muchas concubinas.

Imagen relacionada

En Venezuela el concubinato tiene estatus legal, veamos lo que establece la Constitución Nacional vigente:

ARTÍCULO 77 Se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, fundado en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges. Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer que cumplan los requisitos establecidos en la ley producirán los mismos efectos que el matrimonio.

De acuerdo a lo establecido en este artículo, al concubinato se le denomina “unión estable de hecho”; y a diferencia que en Roma, tales uniones  “producirán los mismos efectos que el matrimonio”.

¿Qué es una unión estable de hecho?

Unión estable significa que una relación es permanente, seria y compenetrada, lo que constituye la vida en común.

Unión de hecho es la unión de un hombre y una mujer  a fin de convivir de forma estable, en una relación de afectividad análoga a la conyugal, prescindiendo dar cumplimiento a lo establecido en el ordenamiento legal para las uniones mediante el matrimonio civil.

A esta relación, el Código Civil Venezolano denomina “unión no matrimonial”, dicha unión origina una comunidad concubinaria. Es lo que establece el artículo 767 del Código Civil Venezolano:

ARTÍCULO 767.– Se presume la comunidad, salvo prueba en contrario, en aquellos casos de unión no matrimonial, cuando la mujer o el hombre en su caso, demuestre que ha vivido permanentemente en tal estado aunque los bienes cuya comunidad se quiere establecer aparezcan a nombre de uno solo de ellos. Tal presunción sólo surte efectos legales entre ellos dos y entre sus respectivos herederos y también entre uno de ellos y los herederos del otro. Lo dispuesto en este artículo no se aplica si uno de ellos está casado.

La unión no matrimonial, o concubinato, se inicia mediante un acuerdo verbal entre las partes de convivir juntos y de formar una familia; luego de consolidarse tal relación queda amparada por la legislación venezolana, y la disolución de dicha unión no matrimonial debe materializarse conforme establece la ley.

Por este motivo algunas parejas creen erróneamente que por no haber acudido ante la autoridad civil para establecer la relación conforme al Código Civil pueden disolverla a su antojo, negando los derechos de la otra parte.

Para el reconocimiento legal de la relación concubinaria es requisito que ambos sean de estado civil solteros, o divorciados, o viudos; en el caso de que uno o ambos estén casados con otras parejas, aquella relación es adúltera, y no forma comunidad no matrimonial porque uno o ambos tienen comunidad conyugal con otra persona.

Imagen relacionada

La unión concubinaria se inicia de hecho, al consolidarse y tener hijos, aquella relación queda sujeta al derecho.

En la relación concubinaria, unión de hecho, ¿Son fornicarios los concubinos?

Fornicación, del latín: fornicāri, significa literalmente “tener relaciones sexuales con una prostituta”, deriva de: fornix, zona abovedada donde las prostitutas romanas ofrecían sus servicios, también llamado burdel. Dicho término se usa en referencia a la relación sexual fuera del matrimonio,​ es decir, aquella relación sexual casual que se dé entre dos personas que no están unidas por un vínculo conyugal.

También se denomina fornicación el obtener favores sexuales a cambio de dinero.

Como la legislación venezolana concede al matrimonio y a las uniones no matrimoniales el mismo estatus legal, entonces los concubinos no son fornicarios, como tampoco lo son los esposos entre sí.

¿Qué dice la Biblia sobre el concubinato? La Biblia es un libro que marca principios y normas para la vida, no ofrece procedimientos detallados.

Sobre el matrimonio se dan los principios y las normas, y respecto de los procedimientos para llevarlos a cabo, se encargan de ello las sociedades y sus culturas a lo largo de su desarrollo histórico.

En tiempos de los Patriarcas, y durante la Monarquía Hebrea, aquella práctica era común, motivo por el cual nace Isaac, y Jacob tiene tantos hijos. Recordemos a Sara animando a su esposo que se llegue a la esclava egipcia para tener un hijo, pues ella, Sara, no los tenía; tanto como las esposas de Jacob insistiendo que se acostara con las respectivas esclavas, por los mismos motivos, y tener más hijos que la otra.

En el Nuevo Testamento se desecha esta práctica e insiste en una unión conyugal entre un solo hombre y una sola mujer; se compara esta relación a la que existe entre Cristo y su Iglesia, Efesios 5:21-23; en 1 Timoteo 3:2, Pablo aconseja a Timoteo que el obispo debe ser “marido de una sola mujer”, con lo que descarta la poligamia anterior, y el concubinato, pues el carácter de “marido” se adquiere al contraer matrimonio.

Algunos interpretan este texto afirmando que “marido de una sola mujer” significa que si una persona se divorcia no se puede casar de nuevo, pues debe tener “una sola mujer”, esta es una interpretación forzada para establecer un principio que no existe en la Biblia.

La afirmación de Pablo es para reforzar la monogamia, la unión de un hombre, y una mujer, como al principio; contra la poligamia extendida en el mundo oriental.

¿Cometen pecado quienes viven en concubinato? Una pregunta cerrada que acepta solo dos respuestas, “si”, o “no”; vamos a abrirla: justifique su respuesta.

Desde la perspectiva legal no están infringiendo alguna norma; proceden conforme a la costumbre, y están amparados por el tejido jurídico.

Imagen relacionada

En relación a lo establecido en el Nuevo Testamento su acto de desobediencia equivale a la de quienes infringen Mateo 22:37-40, o Mateo 28:19-20.

¿Qué se espera de los creyentes que viven en concubinato? Que mantengan su relación estable, pura, permanente, fiel, como cualquier matrimonio, y que acudan ante la Oficina de Registro Civil y concreten el Matrimonio. ¿Por qué?

Hay muchos porqués:

Porque de esa manera se fortalece la sensación de seguridad, especialmente de la mujer, lo que contribuye a la autoestima, y por consiguiente a la felicidad de la pareja,

Porque incrementa el sentido de dignidad, pues aunque la unión concubinaria posee carácter legal, de todos modos socialmente se considera de menor valor que el matrimonio,

Porque el hombre ama a su pareja, Efesios 5:25-26,

Porque el matrimonio es honroso, Hebreos 3:4,

Porque se respetan mutuamente,

Porque son una familia,

Porque tienen hijos, cuando los hay,

Porque…. Agrega otros más…

A las parejas de creyentes unidas de hecho, uniones no matrimoniales, se les aconseja:

No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto. Romanos 12:2, DHH.

Y:

22 Por eso, deben ustedes renunciar a su antigua manera de vivir y despojarse de lo que antes eran, ya que todo eso se ha corrompido, a causa de los deseos engañosos. 23 Deben renovarse espiritualmente en su manera de juzgar, 24 y revestirse de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios y que se distingue por una vida recta y pura, basada en la verdad. Efesis 4:22-24, DHH.

En próximo escrito consideraremos: La Infidelidad.

Fuente:

Biblia: Versión DHH, tomada de www.biblegateway.org,

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,

Código Civil Venezolano,

Imágenes: Google,

Notas personales.

LA UNIÓN CONYUGAL MIXTA, CONSIDERACIONES

Estamos desarrollando las causas de la crisis nacional desde la perspectiva de Malaquías, el último profeta que escribe en el Antiguo Testamento.

Para este profeta, una de las causas de la crisis nacional es la ineficacia de los sacerdotes en el ejercicio de sus responsabilidades, tema que tratamos en artículo anterior.

Otra de las cusas aludida por el profeta que contribuyen a la crisis de la nación es la “profanación del pacto de los antepasados”, en referencia al matrimonio.

Imagen relacionada

¿Por qué la violación del pacto ancestral propicia crisis en una nación?

Es el tema que desarrollamos. Consideremos entonces el matrimonio y su dinámica.

¿Qué es el matrimonio? Es una institución social presente en la humanidad desde que el hombre existe sobre la faz de la tierra, que establece un vínculo  entre personas naturales, reconocido y consolidado por la práctica común y normas legales, religiosas, y morales.

La expresión matrimonio, según algunos autores, deriva de la palabra latina matrimoniun, a su vez compuesta de dos palabras: la primera “matris”, que significa “madre” y, la segunda, “munium”, “gravamen o cuidado”, que unidas significan “cuidado de la madre por el marido-padre”, dado que la madre era la que contribuía más a la formación y crianza de los hijos.

A partir del matrimonio, de la unión entre un hombre y una mujer, se forma la familia, institución fundamental en la organización social. Por lo tanto, la crisis de la pareja determina crisis en la sociedad. De aquí parte Malaquías para sus pronunciamientos.

Analicemos la problemática conforme la plantea el profeta.

Deslealtad y profanación del pacto ancestral, 2:11-12.

11 Prevaricó Judá, y en Israel y en Jerusalén se ha cometido abominación; porque Judá ha profanado el santuario de Jehová que él amó, y se casó con hija de dios extraño. 12 Jehová cortará de las tiendas de Jacob al hombre que hiciere esto, al que vela y al que responde, y al que ofrece ofrenda a Jehová de los ejércitos.

El problema es el matrimonio con personas ajenas al pueblo de Israel, extranjeras. Lo que se denomina “matrimonios mixtos”.

Hay una prohibición expresa en este sentido, Éxodo 34:11-17.

La prohibición no es debido a que Dios menosprecie a las personas ajenas al pueblo de Israel, recordemos que Israel nace para bendecir a todas las naciones de la tierra, Génesis 22:18; el problema es un asunto de influencia.

Observa la expresión usada para identificar a la persona con la cual se casó Israel: “hija de dios extraño”, no es con cualquier mujer que se unió en matrimonio y formó familia, es con una mujer que adora a un dios que no es Jehová, tal vez sea sacerdotisa de una religión pagana, algo común en aquellos tiempos.

Resultado de imagen para adorar idolos

La denuncia es porque Israel en lugar de influir sobre los extranjeros para llevarles al conocimiento de Jehová, y a su devoción, se dejaba llevar a rendir culto a dioses falsos, a la idolatría. Y la idolatría es algo repudiable por Dios, considerada adulterio, Oseas 3:2.

La Biblia reseña algunas uniones mixtas: Abraham con la esclava Egipcia, Génesis 16:1-4, con el resultado ya conocido. La de Salmón con Rahab de Sodoma; de Booz con Rut la moabita, Mateo 1:5, estas dos en la línea de sucesión de Jesús. Igualmente destacada es la unión mixta de Sansón con la filistea, Jueces 16:4-5; y la de Salomón en su vejez con mujeres extranjeras, 1 Reyes 11:1.

Estas uniones son resaltantes en la Biblia por sus consecuencias.

Lo malo de la unión mixta no es otra cosa que el peligro de dejarse influir, ser arrastrado a desobedecer; en lugar de ello hay que ser una influencia positiva sobre la pareja, que es lo ideal.

No se reprueba la unión mixta como tal, sino el dejarse influir por la pareja para desviarse por senderos ajenos a los establecidos por la Palabra de Dios.

En el Nuevo Testamento se menciona la de los padres de Timoteo, Hechos 16:1. Destacándose el valor de la influencia de la madre sobre su hijo, y seguramente sobre su esposo.

La advertencia de evitar la unión mixta es con el objeto de prevenir la influencia negativa de la pareja no creyente. Una persona fiel y obediente a la Palabra, es una poderosa y bendecida influencia para los demás, sobre todo para la pareja, el prójimo más cercano.

En el marco de la ley, una persona que contraviniera tal disposición legal “encendía el enojo de Dios”, Números 25:1-3. Lo recomendable en este caso era separarse de la persona extranjera, Esdras 10:1-3, a menos que aquella se convierta a Jehová.

La unión con extranjeros es lo que motiva estas palabras:

¡Ojalá el Señor borre de nuestra nación a quienes hacen tales cosas, sean quienes sean y aunque traigan ofrendas al Señor todopoderoso!

Una ofrenda, por muy generosa que sea no va a cubrir una falta grave.

El repudio a la unión con extranjeros, unión mixta, es porque los cultos, y devociones de las religiones paganas se infiltraban por aquella vía. En el contexto bíblico, lo ideal es que el hijo de Dios sea una fuerte influencia.

¿Cuál es el deber ser a este respecto? Hagamos una revisión a lo que establece la Biblia.

¿Para qué llamó Dios a Abraham? Génesis 22:18.

En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

¿Cómo bendice la simiente de Abrahán a todas las naciones de la tierra? En el Antiguo Testamento a través de Israel.

Lee Levíticos 19:33-34; Números 9:14; Deuteronomio 10:19 que refieren el trato que Israel debe dar a los extranjeros, con el objeto de convertirles a su fe y devoción, Éxodo 12:19, 48, e integrarles al pueblo, Isaías 14:1.

Estos textos son equivalentes a la gran comisión de Mateo 28:19-20, los israelitas fueron llamados a bendecir a las naciones difundiendo y compartiendo las promesas a ellos dadas. Tal y como se exhorta hoy a compartir la buenas nuevas de salvación.

¿Qué enseña el Nuevo Testamento sobre los matrimonios mixtos?

Jesucristo no abordó este tema, sin embargo asistió a una boda, donde realiza un milagro, exalta el matrimonio, Marcos 10:6-9, y repudia el adulterio y el divorcio, Mateo 5:27-32.

Es Pablo quien marca la pauta, veamos:

14 Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. 15 Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios. 16 Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer? 1 Corintios 7:14-16.

Es cierto que en este texto Pablo se refiere al caso de una pareja en la que uno de ellos ha aceptado a Jesucristo, el consejo es mantener la relación y procurar que la otra persona llegue a un encuentro personal con el Señor, que es tarea de todo creyente: ser testigo de Jesucristo.

Existen otros tipos de uniones mixtas que no se tratan en la Biblia porque no eran frecuentes en el pueblo. Es el caso de establecer sociedades comerciales, mercantiles, de servicio, o de cualquier naturaleza con personas con las que no se comparte una fe común.

En los tiempos del Antiguo Testamento aquello era imposible porque un israelita consideraba impuro a un gentil, por lo cual era inaudito asociarse con tal persona. Aun en el Nuevo Testamento se repudia a Jesús por asociarse con un “impuro”, como lo es Mateo, Marcos 2:16, aunque era israelita, sin embargo de oficio publicano. Un publicano había establecido una sociedad con Roma para cobrar impuestos, algo doblemente repudiable.

Otro tipo de unión mixta son los fuertes lazos de amistad entre personas quienes no comparten la misma fe, como el caso de Lot, quien al separase de Abraham fue extendiendo sus tiendas hasta Sodoma, Génesis 13:12, lee el versículo 13 para comprender el problema de Lot. Cuando el Ángel de Jehová llega a Sodoma para ejercer juicio encuentra a Lot viviendo como un sodomita, un habitante de Sodoma, lee Génesis 19:1, y el 7.

La lógica de esta prohibición es la tendencia de la persona más fuerte a influir sobre la otra, que en la experiencia de Israel siempre la pareja pagana influyó sobre el israelita. El ejemplo de esto se ofrece en el libro de Deuteronomio.

Resultado de imagen para yugo desigual de animales

No ararás con buey y asno juntos, Deuteronomio 22:10

¿Es pecado la unión mixta? Antes de responder esta interrogante, respónde las siguientes:

¿Es pecado…? Comer, el enojo, oír música, el conocimiento, ver películas, ignorar…

¿Es pecado…? Hablar, escribir, tener riquezas, tener muchos amigos…

Tú sabes la respuesta: Es pecado, si te hace daño, si te afecta; o si afectas, dañas a otros.

La ciencia química, por ejemplo, no es perversa, ha hecho grandes contribuciones a la humanidad, piensa en el analgésico que usas para aliviar tus dolores, una maravilla de aquella ciencia. Ahora piensa en el uso de los principios y procedimientos de dicha ciencia para extraer de la planta de coca aquel alcaloide estimulante que tanto daño ocasiona actualmente.

La perversión no es del químico que descubrió y sintetizó el derivado de la coca, ni aquel derivado es malo, que por cierto tiene propiedades medicinales, sino el uso de personas que pervirtiendo aquel producto lo han transformado en una verdadera maldición en la actualidad.

Sobre esto Pablo escribe:

23 Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. 24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. 1 Corintios 10:23-24.

Este en un buen principio, que necesitamos comprender y vivir, el cual se complementa con la siguiente afirmación:

Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 1 Corintios 10:31.

Por otra parte, eso que frecuentemente se denomina pecado, palabra con una carga de culpa, lo que es realmente es un acto de desobediencia. Similar a desatender a la luz roja de un semáforo, no se le conoce como pecado, sino “infracción a la Ley de Tránsito”, que tiene sus consecuencias.

De igual modo desatender la norma Divina se denomina desobediencia, es lo que hizo la pareja en el Huerto en el Edén, desatendieron la norma dictada por Dios, Génesis 2:15-17, y desobedecieron; y las consecuencias sobrevinieron de inmediato.

Entonces el llamado correcto al creyente es a obedecer.

En fin, no se prohíbe asociarse con personas no creyentes, lo que se exhorta es:

23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; Hebreos 10:23-24.

El propósito de Dios al dar todas estas recomendaciones es propiciar una unión conyugal firme, estable, armónica, para fortalecer a la familia, y la subsistencia de hogares en los que reine la paz, verdaderos “pedacitos de cielo” en la tierra, para que el hombre disfrute calidad de vida.

El próximo tema a tratar es el divorcio. ¿Cuál es la enseñanza bíblica al respecto? Ya la analizaremos bajo la perspectiva de Malaquías.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org

Conceptos: Wikipedia

Imágenes: Google

Ofrendas Dignas, basado en el libro de Malaquías

CAUSA DE LA CRISIS NACIONAL: VIOLAR EL PACTO DE LOS ANTEPASADOS

El libro de Malaquías fue escrito para un pueblo en crisis, desanimado, cansado de sus líderes; frustrado porque no ve salida inminente a los problemas que vive. Pero aquella crisis que vive la nación no es a consecuencia del asedio de Naciones enemigas, desastres naturales, o falta de recursos internos para subsistir.

Resultado de imagen para ruinas de jerusalen

Ruinas antiguas en Jerusalén

El profeta, denominado por Dios “Mi Mensajero”, que así significa el nombre Malaquías, transmite al pueblo las palabras de Jehová con el objeto de esclarecer las causas de aquella difícil situación que viven, y llamar al cambio para que también la situación cambie. Tal y como expresa Romanos 12:2:

Cambia tu manera de pensar y cambiara tu manera de vivir. DHH.

 El mensajero Divino inicia su tarea profética con una “carga”, reproches contra los sacerdotes por la forma liviana, irresponsable e indigna como ejercen sus tareas, dejando al pueblo sin una referencia moral, legal y espiritual. Con graves consecuencias para la Nación de Israel, que se evidencia en la situación de crisis que soportan.

Entre los reproches contra los sacerdotes “cargados” de dolor y desencanto, así como de enojo, he aquí uno:

Habéis además dicho ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová. 1:13.

Culminado los reproches y advertencias contra los sacerdotes, ahora la carga se orienta hacia el pueblo, en la que se reprocha una conducta recurrente en el pueblo de Dios: la violación del pacto ancestral referido al matrimonio.

Otro motivo de la crisis de la Nación.

Recordemos que el momento histórico cuando Malaquías ejerce su ministerio es el período denominado postexilico. Los Persas han derrotado a Babilonia, Daniel 5:30, y Ciro decreta que los cautivos retornen a su territorio en Judá, Esdras 1:1-4.

Israel regresa a su territorio, entonces comienza el proceso de restaurar el templo, a Jerusalén, el muro que la rodea, renovar el culto a Jehová, y  sus propias vidas.

A journalist looks over newly excavated fortifications outside the Old City walls in Jerusalem on Monday.

Excavación en ruinas de Jerusalén que datan del tiempo del rey Salomón.

Aquella gigantesca tarea se inicia con gran fervor, más las dificultades, los desafíos propios de los trabajos, los enemigos vecinos generan desaliento y frustración; el pueblo comienza a perder su devoción a Jehová y al culto debido a su nombre.

Esta realidad la describen Esdras y Nehemías, en sus libros, tanto como los profetas posteriores al exilio, Hageo, Zacarías; y Malaquías, libro que estudiamos, llamados profetas de la reconstrucción.

Diagnóstico de País, 2:10.

El reproche contra Judá comienza con una evaluación de la realidad actual, que se obtiene con preguntas.

En Malaquías observamos que Dios utiliza el recurso de preguntas para inducir en los oyentes el mensaje que quiere transmitir. Las preguntas son estrategias en el proceso de aprendizaje.

La ventaja de las preguntas es que el receptor necesita construir una respuesta, para lo cual utiliza sus recursos intelectuales, razonamiento lógico, tanto como sus conocimientos previos. De esta forma se refuerzan los conocimientos anteriores, y se propicia nuevos aprendizajes.

Estas son las preguntas:

10 ¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué, pues, nos portamos deslealmente el uno contra el otro, profanando el pacto de nuestros padres?

Tres preguntas. Las dos primeras son cerradas, a las que se responde con un “si”, o un “no”, no existe otra alternativa; pero esta vez el “no” está descartado, sabemos porque.

¿Por qué el no está descartado? Porque los israelitas conocen muy bien lo establecido en la Escritura al respecto, ellos maneja y memorizan las instrucciones Divinas, tal y como se manda en Deuteronomio 6:6-9:

6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

 El “no sé”, o “no comprendo” también se descartan por razones evidentes.

Ambas preguntas inducen lo que los israelitas saben, reconocen, de lo cual están orgullosos: Jehová, el Dios Todopoderoso es su Padre. Jehová el Dios de los ejércitos es su creador. Por lo tanto la respuesta es un rotundo “sí”, de ese modo reconocen y reafirman que todos son hermanos, y están bajo el Señorío Divino.

Estas dos preguntas y sus respuestas preparan la mente para la interrogación final, que es abierta y por lo tanto requiere una respuesta elaborada, meditada, producto de análisis previo.

El “porque, pues” establece el argumento sobre el que se ha de estructurar la respuesta. Es como decir: Si ustedes son hermanos, porque me tienen a mí como Padre; y si todos están bajo mi autoridad, porque soy su creador, entonces pues ¿Por qué…?

¿Por qué el comportamiento desleal entre ustedes?

¿Por qué profanan el pacto de los antepasados?

La mente procesa las pregunta, interpreta su significado, y luego emite la respuesta que es inducida por la interrogante.

En Malaquías Dios utiliza el recurso de expresiones fuertes para impactar a los receptores del mensaje. En 1:2, se usa la expresión “aborrecer”, referida a Esaú, más tarde  en 1:14 “maldice” a quienes le engañan. En ambos textos se hizo una interpretación de tales palabras para evitar errores. Ahora en este texto utiliza la palabra “profanar”.

¿Qué significa profanar? Tratar sin el debido respeto una cosa que se considera sagrada o digna de ser respetada. Definición de la RAE.

Entonces quiere decir que el “pacto de los antepasados” es sagrado, no es cualquier acuerdo entre personas. Es algo “pactado” ante Dios, por instrucciones suyas, de ahí lo sagrado.

Resultado de imagen para pacto con dios

El pacto de los antepasados se refiere al acuerdo entre un hombre y una mujer que deciden unirse en matrimonio, y la violación del mismo es asunto que se detalla en los textos siguientes, que se estudiarán posteriormente.

Observa que el diagnóstico lo establece el pueblo, Dios lo induce con las preguntas.

Medita. ¿Es Dios nuestro Padre? ¿Es Dios nuestro Señor? Entonces ¿Por qué…? Agrega lo que tu mente sugiere respecto de tu relación con el prójimo y con tu pareja.

En siguiente escrito abordaremos lo relacionado con el pacto de matrimonio y la violación del mismo.

Vamos a tratar: ¿Qué es el matrimonio? ¿Cuáles son los problemas alrededor de esta relación? Entre otros: Matrimonios mixtos, el concubinato, el divorcio, el adulterio, el abandono de la pareja. Todo bajo un perspectiva bíblica.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org

Definiciones: Diccionario de la RAE

Imágenes: Google

Ofrendas Dignas, Basado en el libro de Malaquías

 

DESENREDAR LA MADEJA

Hay momentos en la vida en los que uno se siente como envuelto en una madeja. Imaginamos que invisibles hilos nos rodean, creando la sensación de que estamos atrapados.

Son esos momentos de crisis en que nos sentimos paralizados. Queremos avanzar, pero las circunstancias, la incertidumbre, los temores, nuestra emotividad, los riesgos, impiden que decidamos el primer paso.

¿Qué hacer en estas circustancias?

Nada.

No dar un paso, hasta clarificar las circunstancias, las motivaciones y las consecuencias de tu determinación; a menos que estés en medio de un riesgo inminente.

Si estas ante una situación de riesgo, como un incendio, un accidente, o un terremoto, necesitas actuar de inmediato, manteniendo la calma.

Mas ante las crisis cotidianas, el consejo universal es no tomar decisiones guiados por la emotividad, sea tanto de aceptación, como de rechazo.

Por lo general es conveniente posponer la decisión un tiempo prudencial, para dar lugar al razonamiento lógico, a la respuesta asertiva.

Lo que pasa es que cuando estamos bajo presión, tendemos a ser reactivos; es decir a reaccionar impulsivamente, sin detenernos a evaluar las múltiples alternativas; y las consecuencias de las mismas.

Las crisis llevan al conflicto, y los conflictos no se resuelven solos, ni repentinamente. Se requiere una dosis de ingenio, creatividad, determinación y sentido común, entre otros, para arribar a una solución de compromiso.

Cuando estamos en un conflicto, actúa nuestra afectividad, o nuestra racionalidad.

Cuando la emotividad asume el control, podemos tomar decisiones subjetivas en base a alguna emoción: agredir, evadir, o escapar; o bajo la influencia del placer: aceptación incondicional. Acciones que pudieran potencialmente ser incorrectas.

Si por el contrario la racionalidad es quien domina la situación, una objetividad desapasionada, un análisis frío, una respuesta calculada, puede igualmente conducirnos a decisiones equivocadas.

¿Cuál es la actitud correcta?

Si se te exige tomar una decisión instantánea, y no hay alternativa de tomarse un tiempo para pensar, no queda más remedio que dejar lugar a la intuición, o al riesgo calculado. Y esperar que las cosas salgan bien; pero esta no es la generalidad de los casos.

La crisis y el conflicto al que me refiero, no es de este tipo.

Por cierto la expresión crisis, a veces la tomamos como sinónimo de conflicto, lo cual no es cierto. Una crisis es una coyuntura de cambio en un sistema dado, sujeto a evolución. El conflicto se genera si no sabemos manejar la crisis.

El conflicto es “un enfrentamiento u oposición entre personas”, por opiniones contrarias; o “un asunto o problema personal de difícil solución”, como los conflictos emocionales.

Por ejemplo, decimos que la adolescencia es una etapa conflictiva. Ciertamente la adolescencia es una etapa de crisis, de cambios, se transita la conversión del niño en adulto, lo cual es natural. El conflicto se da cuando la crisis no se maneja adecuadamente, por el sujeto, o por quienes le rodean.

Ahora bien, vamos a referimos a aquellos casos en que las condiciones bajos las cuales se produce la crisis permiten un análisis objetivo.

Tomemos notas de algunas crisis personales que tenemos que enfrentar. Recuerde que la expresión crisis significa “situación de cambio”: la pubertad, el matrimonio, la paternidad, las rupturas de relaciones, el despido de un trabajo, una enfermedad repentina, son algunas de las innumerables crisis que enfrentamos a lo largo de la vida.

Para evitar que la crisis se convierta en conflicto, es necesario actuar asertivamente, esperar el tiempo prudencial para tomar la decisión, aunque sea breve. De esta manera se baja la presión, se alcanza la calma, se puede pensar serenamente.

Después, utilizando sus recursos internos, buscar una solución asertiva, que luego no produzca dolor, remordimiento, o culpa; porque la decisión fue tomada responsablemente.

La capacidad de razonar lógicamente, tanto como la inteligencia emocional son los mejores recursos para solucionar un conflicto, y superar una crisis.

Mediante el razonamiento lógico se hace análisis de la situación, se evalúan los resultados, para elegir la solución más adecuada.

Por su parte las habilidades de la Inteligencia Emocional, nos permite: desarrollar Autoconciencia Emocional, comprender las verdaderas causas de una emoción, lo que la origina; Control de las Emociones, la habilidad de canalizar las emociones adecuadamente, expresarlas asertivamente; Motivación, capacidad interna de iniciar una acción, dirigirla a la meta propuesta y mantenerla; Empatía, ponerse en el lugar del otro, comprender lo que le sucede; Habilidades Sociales, practicar aquello de “ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Lo importante en todo caso es actuar con una mente equilibrada, serena, por lo menos capaz de evaluar objetivamente los pros y los contras de determinada solución.

Por ejemplo, ante el despido de un trabajo, en lugar de generar enfrentamientos con el patrón; o de sentirse deprimido, inútil, o rechazado; pensar positivamente: Asumir que se abren múltiples opciones para explorar otras alternativas, probar nuevos rumbos, o iniciar ese proyecto largamente pospuesto.

Un dato interesante. Su cerebro está diseñado para procesar la información y buscar soluciones, más él no trabaja adecuadamente bajo presión, dale una dosis de serenidad.

El cerebro va a desenredar la madeja, si lo permites.

Fuente: Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

Diccionario de la Real Academia Española

Imágenes Google