BRASIL, UN GIRO IMPREVISTO

El triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil ha incitado innumerables comentarios, generalmente adversos y peyorativos. A este polémico exmilitar se le califica de ultraderechista, y la mayoría de politólogos auguran tiempos nefastos en Brasil.

Resultado de imagen para triunfo de bolsonaro

¿Por qué Bolsonaro es ultraderechista? El escandalo alrededor de este político Brasileño, ahora presidente electo, es porque pretende dar un giro en ciertos aspectos.

He aquí algunas de sus propuestas ultraderechistas:

Economía: Reducir la deuda pública 20% mediante privatizaciones, concesiones y venta de propiedades públicas. Crear un sistema de jubilación por capitalización. Redistribuir la “carga tributaria para que los que pagan mucho paguen menos y los que evaden y ocultan, paguen más.

Seguridad: Contra la inseguridad, flexibilizar la legislación sobre porte de armas. “Las armas son instrumentos, objetos inertes, que pueden usarse para matar o para salvar vidas. Eso depende de quien las maneje”. Bajar la edad de imputabilidad penal de 18 a 17 años. Protección jurídica, garantizada por el Estado, para los policías en ejercicio de su actividad. Caracterizar como terrorismo las invasiones de propiedades.

Corrupción: Propone un gobierno decente, diferente de todo aquello que  sumió a Brasil en una crisis ética, moral y fiscal.

Diplomacia: Dejar de encomiar a dictaduras asesinas; de igual modo dejar de despreciar y atacar a democracias importantes como las de Estados Unidos, Israel, e Italia.

Educación: Los contenidos y los métodos de enseñanza tienen que cambiar. Más matemáticas, más ciencias y portugués. Sin adoctrinamiento ideológico, ni sexualización precoz.

Además Bolsonaro es ultraderechista porque su  lema es “Brasil encima de todo, y Dios encima de todos”; ha levantado la Biblia como bandera durante la campaña electoral y se ha aproximado a los sectores más conservadores, con una firme defensa de la “familia tradicional” y los “valores cristianos”.

¿Por qué es ultraderechista? Porque propone algunos cambios en Brasil para enmendar el caos generado por el populismo, la corrupción, y las ideologías contrarias a los principios característicos de la cultura occidental.

La propaganda contra Bolsonaro acusándole de ultraderechista es básicamente por sus intenciones de erradicar del Brsasil la ideología marxista que Lula, desde el Foro de San Pablo, inspirado por Fidel Castro, impuso en América Latina; por cierto Bolsonaro propuso neutralizar, al Foro de Sao Paulo.

En realidad quienes acusan al flamante presidente del Brasil de ultraderechista son los medios, y los eminentes representantes de las élites “progresista”, que pretenden imponer, en realidad lo hicieron, un anacronismo; que por ser eso, anacrónico, se desplomó por el peso de su propio fracaso, y por la descomunal corrupción que les mueve; el  “lava jato” de Lula; los bolsos colmados de dólares, y las “coimas” de las que se acusa a los Kirchner en Argentina, son la mejor muestra de los resultados de los ideólogos progresistas.

Resultado de imagen para izquierda en america

También le acusan unos cuantos ignorantes de la doctrina que inspira a los revolucionarios de izquierda, una ideología contraria a la fe cristiana.

A estas alturas surgen unas interrogantes: ¿Qué es el marxismo? ¿Por qué es tan atractivo en ciertos medios cristianos? ¿Por qué algunos teólogos suscriben sus postulados?

Los marxistas han dividido al mundo en dos sectores: los progresistas,  izquierda; los conservadores, la derecha. La izquierda es buena, la derecha es mala.

Veamos por qué.

La propuesta fundamental de Marx, la postula en su obra “El capital”, en estos términos: “alcanzar una sociedad sin distinción de clases donde tanto el proceso de producción, como las fuerzas productivas y las relaciones que surgen de la producción se conviertan en un bien social”. A diferencia del capitalismo donde el trabajo es social pero la apropiación del mismo es privado, donde se compra trabajo por dinero.

Resultado de imagen para marxismo

Los componentes centrales del modelo teórico marxistason cuatro:

En primer lugar, el concepto de “lucha de clases”, teoría que explica la existencia de conflictos sociales como el resultado de un conflicto central entre los intereses de diferentes sectores o clases sociales. De tal conflicto resulta un cambio o progreso político y social.

El segundo punto del modelo marxista es la crítica a la economía capitalista, que se fundamenta en: libertad de mercado; mínima intervención del Estado; respeto a la propiedad privada; libre formación de precios, libre empresa y contratación del trabajo.

El tercer punto es el concepto de “ideología”, como recurso para mantener el sistema capitalista,

El cuarto punto del modelo marxista es el concepto de “comunismo”. Organización social en la que no existe la propiedad privada, ni diferencia de clases, y en la que los medios de producción están en manos del Estado, que distribuye los bienes de manera equitativa y según las necesidades.

El objetivo del marxismo es imponer el comunismo. Una sociedad ideal.

Como modelo teórico aquello es ideal, y no dista mucho de las propuestas de la Biblia sobre los mismos temas. Es como vivir en el reino de los cielos, pero un reino marxista sin Dios.

Por cierto cuando expresamos que el marxismo es anticristiano no es por estos postulados, sino porque en esencia es materialista y ateo.

Quien estudia en profundidad la Sagrada Escritura, y descubre lo que ella revela sobre la justicia social, y demás planteamientos del marxismo que motiva a los movimientos de izquierda, comproueba dos verdades:

Primera, que Marx, de origen judío, se inspira en la Biblia, en su caso la Tanaj, Antiguo Testamento, para formular sus planteamientos. Por eso es que atrae tanto a ciertos movimientos cristianos. Hay que aceptar que lo propuesto por este ilustrado hombre nace en época de oscuridadreligiosa y espiritual; que su análisis de la realidad es científico; el problema es el método marxista para imponer sus ideas, de lo cual somos testigos.

La famosa expresión: “La religión es el opio de los pueblos”, en alemán “Die Religion… Sie ist das Opium des Volkes”, una cita hecha en 1844 por Karl Marx,   no fue proclamada contra el cristianismo esencialmente, sino contra la religión que se practicaba en su contexto europeo.

Segunda, que la respuesta de la Palabra de Dios relacionadacon los planteamientos de Marx, son superiores; pero como el mensaje de laBiblia se ha “espiritualizado”, enfocado en condenar el pecado,  en la escatología; y muy poco en la “praxis”, dejade resolver los problemas del hombre y de la humanidad.

Al revisar la doctrina sobre el Reino de los Cielos, tal y como aparece en la Sagrada Escritura, observaremos que contiene demandas en el mismo orden del marxismo; el solo estudio de los profetas de Israel nos lo revela.

La diferencia es que ellos, los marxistas,  no se quedan en la “ideología” se van a la “praxis” a practicar lo que creen. Por ese motivo muchos jóvenes nuestros durante los años sesenta se fueron a las montañas a practicar lo que habían aprendido de sus maestros marxistas.

En cambio los cristianos nos quedamos con la doctrina, y nos vamos a los templos.

Y esto no lo digo con sarcasmo, más bien con dolor, y una carga de responsabilidad en el alma; porque si los cristianos venezolanos (evangélicos y católicos) practicamos lo que predicamos, y hubiésemos establecido los principios y valores del evangelio en el corazón de los venezolanos, nos habríamos ahorrado esta crisis humanitaria que experimentamos.

No me refiero al pueblo cristiano en general, que ha sido víctima de tantos errores; hago referencia a las autoridades y líderes  que han estado en el poder desde la cuarta República: religiosos, empresarios, políticos, estadistas con trasfondo cristiano, quienes crearon las condiciones para la revolución.

Recuérdeese que el último gobierno de la Cuarta República era socialcristiano.

Hoy Brasil enfrenta un desafío, dar un giro. Un giro hacia la honestidad, el orden, el respeto a las leyes, hacia la justicia social, a neutralizar ideologías contrarias a sus raíces.

Es el desafío de los cristianos en América, dar un giro: “Dios sobre todo.”

Fuente.

Conceptos: Wikipedia

Propuesta de Bolsonaro: Prensa Internacional

Notas personales

Imágenes: Google.

Anuncios

2 DE OCTUBRE, LA GRAN LECCIÓN DEL PUEBLO COLOMBIANO

Con el NO votado en el Plebiscito por el Acuerdo de Paz con la FARC el pasado domingo, pueblo colombiano deja una importante lección a las Naciones del mundo.

Resultado de imagen para plebiscito en colombia

En el ámbito institucional, que los órganos del Estado funcionan adecuadamente. El ente encargado de los comicios actuó sin mayores dilaciones, ejerciendo sus funciones sin parcialidad alguna; constituyéndose en un elemento clave del proceso. Por otra parte el pequeño margen a favor, no fue motivo de controversia. Simplemente se aceptó la mayoría, por ínfima que esta fuese.

Desde una perspectiva política el pueblo colombiano fue informado de lo que estaba en juego, y conscientemente acudió al acto. Es que en los acuerdos de Paz no solamente se jugaba un cese al fuego, y el retorno pacífico de los insurgentes a la vida civil; también se vislumbraba la aceptación a la ideología que inspira sus luchas, el marxismo, el comunismo, que como sabemos propone un cambio de paradigma en lo social y económico, con nefastas consecuencias para los pueblos que cayeron bajo sus  garras, Venezuela y Cuba modelos de ese fracaso denominado socialismo marxista.

Resultado de imagen para plebiscito en colombia

En lo social, el acuerdo extrañamente contenía algunos principios objetables desde una perspectiva cristiana. En el Comunicado Conjunto Número 82, firmado en la Habana, Cuba, el 24 de julio de 2016, las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP presentaron el resultado de la inclusión del enfoque de género en los acuerdos alcanzados hasta la fecha por la Mesa de Conversaciones. En uno de sus párrafos afirma:

La inclusión de un enfoque de género en un proceso de paz como éste no tiene antecedentes en el mundo y busca fundamentalmente crear condiciones para que mujeres, y personas con identidad sexual diversa  puedan acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de vivir en un país sin conflicto armado.

Hombre con cartel a favor de la comunidad LGTB en Colombia

Los cristianos también respetamos esos derechos.

Hay otros aspectos en los cuerdos relacionados con la justicia y la equidad, que fueron duramente cuestionados y documentados en la prensa colombiana e  internacional.

En Colombia los líderes espirituales cristianos, católicos y evangélicos, hicieron valer su misión, y sin temor alguno orientaron a sus feligresías, y al pueblo colombiano sobre el riesgo de los acuerdos, que lograban un cese al conflicto armado, pero introducía algunos principios contrarios a la cultura, la tradición, y a los valores colombianos, y el 2 de octubre los hicieron valer al votar NO a principios ajenos a los establecidos en la Palabra de Dios.

Esta lección de los colombianos es necesario valorarla en su cabal dimensión. Y los venezolanos tenemos que asumirla sin prejuicios.

Los sacerdotes católicos, y los pastores evangélicos necesitan orientar a sus feligresías sobre el significado del socialismo marxista, y del comunismo. Creo que hay un gran desconocimiento entre los líderes espirituales sobre los postulados del Socialismo del Siglo Veintiuno, en su aspecto ideológico y filosófico. Porque su esencia no es la justicia social lo que les inspira, como pregonan, sino un humanismo teñido de materialismo, ateísmo, antirreligioso; y en Venezuela impregnado de prácticas ocultistas.

De igual modo hay que orientar a la ciudadanía sobre el valor de la familia, tal y como lo establece la naturaleza biológica y genética humana, tanto como los valores bíblicos que los sustentan. No es asunto de prejuicio, homofobia o rechazo a quienes han asumido una orientación sexual distinta a la original, ni se les condena; o contra quienes abrazan el Socialismo del Siglo XXI. Sin embargo, en mundo en el que se respeta la libertad de conciencia, de religión de culto; y aun de elegir el sexo, es insólito que una minoría imponga su criterio por encima de la mayoría.

Cabe aquí la extraordinaria sentencia bíblica:

Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.Oseas 4:6.

 Por lo tanto hay que retornar a la Palabra, es indispensable que el creyente asuma en la vida práctica, lo viva, un principio doctrinal distintivo, que la Biblia es la norma de fe y conducta del cristiano.

En Venezuela cuando el pueblo cristiano asuma su verdadera identidad, su  compromiso con Jesucristo y la Palabra, las cosas comenzarán a cambiar.

Fuente:

LAS ELECCIONES DEL 6D BAJO LA INFLUENCIA DE LA POSMODERNIDAD

En la determinación tuya al votar el 6D toma en cuenta las fuerzas que te incitan para hacerlo.

Algunos van a ejercer el “voto castigo”.

Otros por compromiso con el partido.

Unos cuantos por ejercer un derecho.

Muchos impulsados por las fuerzas de esta sociedad posmoderna, que sutilmente ha impregnado la conciencia de los venezolanos con ideologías y creencias contradictorias.

Demos una mirada a los pilares de la posmodernidad, luego saca tus propias conclusiones.

Posmodernidad es la expresión utilizada para designar a un amplio número de movimientos artísticos, culturales, literarios y filosóficos del siglo XX, que se extienden hasta hoy, definidos por su oposición a las tendencias de la Edad Moderna.

En sociología el término postmoderno se refiere al proceso cultural observado en muchos países desde principios de los 70. Otra acepción de la palabra posmoderno es posmaterialismo.

Características de la posmodernidad.

Antidualista: Los posmodernos aseveran que la filosofía occidental creó dualismos y así excluyó del pensamiento ciertas perspectivas. El postmodernismo valora y promueve el pluralismo y la diversidad; de ahí la gran influencia de las filosofías y religiones orientales. Un posmoderno asegura buscar los intereses de “los otros”.

Cuestiona los textos: Los textos históricos, literarios, o de otro tipo no tienen autoridad para revelar la intención del autor, ni pueden decirnos “que sucedió en realidad”. Más bien, estos textos reflejan los prejuicios, cultura y época particulares del escritor.

El giro lingüístico: El posmodernismo argumenta que el lenguaje moldea nuestro pensamiento y que no puede haber ningún pensamiento sin lenguaje. Así que el lenguaje crea literalmente la verdad.

La verdad como perspectiva: La verdad es cuestión de perspectiva o contexto más que algo universal. No tenemos acceso a la realidad, a la forma en que son las cosas, sino solamente a lo que nos parece a nosotros.

Esta forma de pensamiento influye en la adopción de criterios contradictorios, creencias antagónicas. Por esto algunas personas aceptan como válidas ideas opuestas, y lógicamente inviables.

Es como afirmar que en un punto dado del Planeta sea de día y de noche simultáneamente.

En este esquema de pensamiento, muchas personas viven una dicotomía lógica, según la cual acepta realidades opuestas, que son verdaderas y falsas al mismo tiempo. Esta forma de pensamiento genera incongruencia, y grandes tensiones emocionales con nefastas consecuencias.

Revisemos algunas contradicciones nacidas bajo el auspicio de la posmodernidad.

No vamos a emitir juicios de valor, ni cuestionar tus ideas, solo revisar conceptos.

Realidades de la posmodernidad:

Cristianos marxistas. Adoptan posiciones contradictorias. Un marxista es por definición ateo y materialista. Por lo tanto lógicamente es imposible no creer en Dios por adoptar el marxismo; y simultáneamente creer en Dios por ser cristiano.

Judíos mesiánicos. Esta es otra contradicción. El judaísmo no acepta a Jesucristo como Mesías, ni al Nuevo Testamento como Palabra inspirada por Dios. Todo lo contrario del cristianismo.

Marxistas santeros, o cristianos santeros; por las mismas razones: Son creencias contradictorias.

Existen Iglesias cristianas que en sus prácticas, ritos y liturgias mezclan un toquecito de cada una de aquellas tendencias contradictorias. En algunos casos son tan sutiles las influencias que quien la practica cree que ésta se basa en la Palabra. Como el caso de los cristianos que “declaran algo”, según “el giro lingüístico” de la posmodernidad, que el lenguaje crea la verdad, la realidad.

Al mezclar ideas contrarias, ocurre igual que cuando se mezclan dos líquidos no miscibles, o inmiscibles, que no se disuelven uno en otro; como el caso del agua y el aceite. Se mezclan pero no se diluyen, como si ocurre con el agua y el vinagre. Si se mezcla aceite y agua, y se agita fuertemente se forma una sustancia denominada “emulsión”, que cuando se deja en reposo sus componentes se separan nuevamente.

Por eso al votar el 6D, o en cualquier acto electoral, las creencias, las doctrinas, las ideologías, la cosmovisión, de cada persona entran en juego. ¨Por eso hay que votar conscientemente.

Pero ojo, no solo al votar, aun al acudir a tu iglesia, si eres cristiano, antes de adoptar una doctrina, una tendencia, un estilo, necesitas revisar los fundamentos de tales prácticas a la luz de la Palabra, la Biblia y luego decidir.

Ahora tenemos un problema, la mayoría de cristianos, al mejor estilo posmoderno, no acuden a la Palabra, no se nutren de sus enseñanzas y depositan su fe en las predicaciones de sus pastores; muchos de los cuales inconscientemente llevan a los rebaños por la senda de la posmodernidad.

Por este motivo hay que volver a la Palabra.

Hoy, en esta Venezuela posmoderna, necesitamos como nunca antes una nueva Reforma espiritual, doctrinal, actitudinal basada en los postulados del gran hombre de Dios Martín Lutero, condensadas en sus “cinco solas”:

La palabra latina sola significa en español “solo” o “solamente”. Las cinco solas expresan cinco creencias fundamentales, que los reformadores entendían como pilares esenciales para la vida y práctica cristianas.

Sola scriptura, solo la Biblia es la palabra de Dios, es decir, la única fuente de doctrina y práctica cristiana, y que es accesible para todos.

Sola fide es la enseñanza que dice que la justificación se recibe sólo por la fe, sin ninguna mezcla ni necesidad de buenas obras.

Sola gratia es la doctrina que sostiene que la salvación viene sólo por la gracia divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido o pueda conseguir por sus propios méritos.

Solus Christus enseña que Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro. 1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.

Soli Deo gloria enseña que toda la gloria es sólo para Dios, puesto que la salvación sólo se lleva a cabo a través de su voluntad y acción; no sólo el don de la redención todo-suficiente de Jesús en la cruz, sino también el don de la fe en esa redención, creada en el corazón del creyente por el ”’Espíritu Santo”’.

En Venezuela necesitamos un “cristianismo solo”, sin mezcla, sin contaminación, basado “solo en la Escritura”

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

EL CRISTIANO EN LA POSMODERNIDAD

La cultura posmoderna avanza indetenible, copa la escena en todo el mundo y genera  un estilo de vida opuesto al del hombre de la época moderna. Dicha cultura presenta grandes desafíos a los cristianos, tanto como a toda persona enraizada en el estilo de vida moderno.

La influencia de la posmodernidad explica algunas prácticas en cristianos del presente milenio que llegan a tocar los límites del espiritismo, del materialismo, o de filosofías orientales, que son perspectivas totalmente antagónicas con la Fe del Nuevo Testamento.

Estas líneas tienen por objeto alertar respecto de algunas prácticas entre ciertos grupos de cristianos que sutilmente han ido contaminando la doctrina, y devoción del creyente.

Nos referimos a las influencias de la Posmodernidad.

Lee las siguientes afirmaciones, seguidamente responde con un “si”, o un “no”, de acuerdo a tu criterio.

  •  Ordenas los muebles de tu casa según los puntos cardinales, para lograr armonía en el hogar;
  •  Crees que “declarando” algo, ese “algo” se va a cumplir;
  • Siembras la “semilla” de la fe para alcanzar prosperidad;
  • Haces ejercicios espirituales para  erradicar alguna “maldición ancestral”, o una “atadura” demoníaca;
  • Te preocupan los grandes desastres y el fin del mundo;
  • Practicas alguna disciplina para mantener en forma tu cuerpo;
  • Vives el presente sin darle mucha importancia al pasado, ni al futuro;
  • Piensas que no hay verdad absoluta, que todo es cuestión de perspectiva;
  • Practicas las enseñanzas del judaísmo, guardas los ritos de la ley de Moisés y crees en Jesucristo;
  • Tienes curiosidad por el misticismo oriental.

Si acumulaste varios “si”, bienvenido a la era posmoderna.

El término posmoderno se refiere al proceso cultural observado en muchos países  desde principios de los años 70.

Casa de la Opera en Sidney, Australia. Ícono de la Arquitectura Posmoderna.

Las diferentes corrientes del movimiento postmoderno que  aparecieron durante la segunda mitad del siglo XX comparten la idea de que el proyecto modernista fracasó en su intento de renovación del arte, la cultura, el pensamiento, y la sociedadl.

Para entender el fenómeno posmoderno, revisemos la época moderna.

Época Moderna.

La fecha de inicio más aceptada es la toma de Constantinopla, dicha ciudad fue destruida y tomada por turcos en el año 1453; coincidiendo con la invención de la imprenta,  el desarrollo del Humanismo, y el Renacimiento. La caida de Constantinopla en manos de los turcos otomanos, el martes 29 de mayo de 1453 del calendario juliano, marcó el fin de la Edad Media en Europa, y el final del Imperio Romano de Oriente.

El Hombre de Vitruvio,  dibujo realizado por Leonardo da Vinci, alrededor del año 1490. Un destacado exponente de la época Moderna.

El descubrimiento de América en 1492, es considerado uno de los hitos más significativos de la historia de la Humanidad: el inicio de la globalización, una completa revolución; similar a la llegada del hombre a la Luna, que inauguró la era espacial.

En cuanto a su final se  asume que es la época de  la Revolución francesa, en 1789, posterior a la cual surge la denominada Época Contemporánea.

La Época Moderna se caracterizó por el imperio de la razón, tanto es así que llegó a hablarse de “La diosa razón”. Esta época fue marcada por el surgimiento de grandes utopías sociales, políticas, económicas, culturales, tecnológicas, e industriales, entre otras.

Los intelectuales creyeron en que a través de la ciencia y del conocimiento se iba a erradicar la ignorancia y la esclavitud; los capitalistas confiaban en alcanzar la felicidad gracias a la reorganización de las estructuras sociales, y el incremento de la producción; los marxistas esperaban la emancipación del proletariado a través de la lucha de clases, los humanistas proponían la transformación integral del hombre, redescubriendo los grandes clásicos de la literatura griega.

La época moderna tuvo su momento cumbre en el Renacimiento.

El hombre modernista era un hombre comprometido con la humanidad, creía en ésta y en su avance. Creía en la razón Universal y en que a través de ella se podía llegar a la pura verdad. El hombre modernista era un hombre enamorado de la vida, con un proyecto claro e ideales firmes; los cuales no estaba dispuesto a canjear por bienes materiales.

El Hombre Posmoderno.

El hombre observó que las ideas, de la época moderna se desplomaron, por lo tanto su concepto del mundo, de la vida, de sí mismo cambio totalmente.

Las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, que pusieron fin a la segunda guerra mundial, también pusieron de manifiesto la terrible capacidad de la ciencia, para destruir.

La caída del Muro de Berlín, arrastró consigo otro sueño, utopía moderna, el Marxismo. Esta filosofía materialista propuso la creación de una sociedad sin clases, en la que el hombre viviera bajo la dictadura del “proletariado”, un gobierno del pueblo.

Otro motivo de desencanto del hombre moderno, lo constituye el fracaso del Capitalismo, como teoría económica para propiciar el bienestar de los pueblos; demostrado en la pobreza en los países denominados “emergentes”, o las hambrunas en África; tanto como el fracaso del Humanismo, en su teoría respecto de la renovación del hombre.

Es decir, el optimismo del hombre moderno se derrumba; y en su lugar se contrapone el desencanto del hombre posmoderno; quien percibe que la tecnología y la cibernética le están desplazando de su lugar de privilegio concedido por el humanismo.

Características del hombre posmoderno.

  • Vivir el presente despreocupadamente; el futuro y el pasado pierde importancia,
  • Búsqueda de lo inmediato.
  • Pérdida de la personalidad individual,
  • La única revolución que el individuo está dispuesto a llevar a cabo es la interior,
  • Culto al cuerpo, y la liberación personal,
  • Se vuelve a lo místico como justificación de lo que ocurre,
  • Preocupación respecto a los grandes desastres y al fin del mundo,
  • Pérdidas de fe en la razón y la ciencia, se rinde culto a la tecnología,
  • Pérdida de fe en el poder público,
  • Despreocupación ante la injusticia; Desaparición de idealismos,
  • No acepta dogmas, todo es relativo, depende de la perspectiva de cada quien.

EL POSMODERNISMO Y EL CRISTIANO.

Entender el fenómeno posmoderno, como cultura, nos ayuda a comprender alguna doctrinas, creencias y posturas contradictorias del presente.

Es el caso que observamos en aquellos que dicen ser revolucionarios “marxistas  cristianos”. En realidad no son “marxistas” y tampoco “cristianos”. Por definición la Teoría Marxista, es atea, materialista, niega la religión, y la existencia de Dios. El cristiano es teísta, cree en Dios creador, y es espiritual, religioso. Una doctrina excluye, niega a la otra, por lo cual es ilógico, contradictorio creer y no creer en algo.

En esta misma contradicción lógica caen los “cristianos gnósticos”, el “judaísmo mesianico”, o los cristianos que practican filosofías orientalistas.

Comprender las tendencias “posmodernistas”, permite detectar aquellas que sutilmente están penetrando en el cristianismo.Como el caso de algunos cultos, que en la actualidad es una mezcla de prácticas judías, con elementos orientalistas, así como el uso de técnicas psicológicas, que da lugar a “manifestaciones espirituales”, comparables a sesiones espiritistas.

La “teología de la prosperidad”, se explica en una cultura posmoderna; tanto como el perdón de “maldiciones ancestrales”, liberación de “ataduras demoniacas”, y “experiencias místicas” de algunos movimientos carismáticos. Muchas de estas posturas posmodernistas fueron duramente combatidas y denunciadas en el Nuevo Testamento, algunas de las cuales fueron declaradas como doctrinas y prácticas heréticas.

Es evidente que el problema no es la posmodernidad, que también posee muchas ventajas y áreas de oportunidades; tampoco los movimientos y tendencias posmodernos; representan peligro a la fe. El verdadero peligro radica en la ignorancia de la Escritura, y en la falta de comprensión de la cultura actual, por carencia de estudios.

La mayoría de cristianos basan sus creencias, y depositan su fe, en las elocuentes exposiciones de los pastores en los púlpitos, o en las coloridas presentaciones de los predicadores en los programas de televisión. Sin quitarle valor a estos medios de gracia, el creyente necesita nutrirse directamente de la Palabra, escudriñarla, aprenderla, y vivirla.

Se observa una tendencia a eliminar a las Escuelas Bíblicas, en su lugar adicionar más cultos; y en transformar los estudios bíblicos, en encuentros bíblicos.

Así mismo se incrementa la lectura de devocionales, y el ejercicio de discipulados, en lugar del estudio sistemático de la Palabra.

En realidad se lee los desafíos de los cristianos del primer siglo, y no difieren de los actuales. Lo que ha variado son las formas como se presentas, el fondo es el mismo. Esto es un reto a los cristianos de comienzos del nuevo milenio, y a los Pastores. Hay que volver a la Escritura, propiciar otra Reforma, con base a la Palabra.

Pero también hay que conocer el contexto histórico, la cultura, en  que nos desenvolvemos. Si no se estudia la Biblia, y se menosprecia a la Historia, se esta en problemas. Facilmente se puede caer en el error.

Hoy, como en todos los tiempos, son válidas las palabras: “Escudriñad las escrituras…”; “Aquel que oye mis palabras, y las hace…”; “Escudriñadlo todo, retened lo bueno…”.

Seguidamente se dan más detalles de la época Posmoderna.

Características histórico-sociales del posmodernismo.

  • Es la época del desencanto. Se renuncia a la idea del progreso social; se adopta el progreso individual.
  • Se reconocen los límites de las ciencias, en cuanto a generar un conocimiento verdadero, y de validez universal.
  • Se produce un cambio en el orden económico capitalista, se pasa de una economía de producción, a una de consumo.
  • Desaparecen las grandes figuras carismáticas, surgen pequeños ídolos que duran hasta que surge alguien más novedoso y atractivo.
  • Se revaloriza la naturaleza, y la defensa del medio ambiente.
  • Los medios masivos, y la industria del consumo masivo, se convierten en centros de poder.
  • Deja de importar el contenido del mensaje, para valorar la forma en que se transmite, y el grado de convicción que pueda producir.
  • Excesiva información, a veces contradictoria, a través de todos los medios de comunicación.
  • Los medios masivos se asumen como transmisores de la verdad. Lo que no aparece en un medio de comunicación, simplemente no existe.
  • Se pierde la intimidad, la vida de los demás se convierte en un show, especialmente en el contexto de las redes sociales.
  • Aparecen grandes cambios en torno a las diversas religiones.
  • La gente se acerca cada vez más a la inspiración ‘vía satelital’.
  • Las personas aprenden a compartir la diversión vía Internet.
  • Se crean teorías de la conspiración permanentemente para explicar los grandes problemas económicos, políticos, sociales, religiosos y medioambientales.

Como sabes por propia experiencia es imposible impedir que esta cultura influya sobre tu vida, por lo tanto hay que adoptar el consejo de Pablo a los romanos, declarado en Romanos 12:2:

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento…”

Fuente:

  • Wikipedia
  • Biblia: RVR-60
  • Imágenes: Google