Archivo de la etiqueta: Lutero

A 500 AÑOS DE LA REFORMA DE LUTERO, FALTA MUCHO POR HACER

En el mes de octubre se conmemoran los quinientos años de la Reforma de Lutero, y hoy en los países latinoamericanos aún no ha llegado aquella Reforma, estamos a la espera de su impacto.

El 31 de octubre de 1517, Lutero en la ciudad de Wittemberg, Alemania,  enciende la llama de un gran avivamiento en Europa que posteriormente abraza todo aquel Continente, con los extraordinarios resultados que conocemos.

Resultado de imagen para lutero wittenberg

El mérito de Lutero se percibe en sus cinco solas, que pone de relieve lo que el cristianismo medieval había desconocido, ignorado, las tales son:

Sola scriptura, solo por medio de la Escritura. Solo la Biblia es la palabra de Dios autoritativa e inspirada, por lo tanto, la única fuente de autoridad, que es accesible para todos, es decir, que puede ser entendida con claridad, y se autointerpreta.

La Biblia no necesita interpretación fuera de ella misma, idea que se opone directamente a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia ortodoxa, las antiguas iglesias orientales ortodoxas, la Iglesia copta, y la Iglesia católica, las cuales enseñan que la Biblia sólo puede ser interpretada fielmente por medio de la tradición apostólica; estando ésta representada para la tradición Católico-romana por el Magisterio (que es la autoridad de enseñanza que tienen los obispos en unión con el Papa).

A Sola scriptura a veces se le llama el principio formal de la Reforma, puesto que es la fuente y norma para el creyente.

Sola fide, Solo por la fe Dios salva. Es la enseñanza de que la justificación, ser declarado justo por Dios, se recibe sólo por la fe, sin necesidad de buenas obras, aunque en la teología protestante clásica, la fe salvadora siempre se evidencia por las buenas obras.

Sola gratia, solo por la gracia. Afirmación de que la salvación viene sólo por la gracia Divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido por sus propios méritos.

Solus Christus, solo Cristo. Enseña que Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro.

Soli Deo gloria, la gloria solo para Dios. Soli Deo gloria enseña que toda la gloria es sólo para Dios, puesto que la salvación sólo se lleva a cabo a través de su voluntad y acción; no sólo el don de la redención todosuficiente de Jesús en la cruz, sino también el don de la fe en esa redención, creada en el corazón del creyente por el Espíritu Santo.

Han pasado 500 años de aquel gran movimiento reformador que conmovió a un continente, generando profundos cambios, sin embargo a la mayoría de Países Latinoamericanos todavía no ha llegado aquella Reforma porque el Cristianismo arriba a nuestras costas en las naves de los conquistadores, que luego se convierten en colonizadores, trayendo consigo la fe católica, no el cristianismo renovado por Lutero.

Resultado de imagen para descubrimiento de america

Recordemos que América es descubierta en 1492, cuando la Reforma aún estaba en etapa de gestación. Posteriormente vienen misioneros a sembrar el evangelio, algunos europeos, otros norteamericanos; hecho que ocurre unos 400 años, aproximadamente, pasada la Reforma.

Por tales motivos afirmo que han pasado 500 años de la Reforma, y en América siguen los mismos errores y desviaciones que fueron rebatidos por los Reformadores.

Hoy no se venden indulgencias, pero se trafica con la fe de los incautos a quienes se les vende prosperidad a cambio de sembrar la “semilla de la fe”, para engrosar las cuentas bancarias de los comerciantes de la prosperidad.

Hoy el relativismo posmoderno va diluyendo la fe ancestral, contaminándola con doctrinas y prácticas que deberían estar superadas, porque surgieron durante el primer siglo de la era cristiana, y que fueron rebatidas fuertemente por los escritores del Nuevo Testamento.

Por lo tanto, con urgencia necesitamos volver a la Palabra, para corregir aquella aberración posmoderna de quienes pregonan practicar creencias excluyentes, como ser cristiano y judío, o, ser cristiano y al mismo tiempo marxista, o aceptar el Señorío de Jesucristo, y tener un “comandante eterno”.

Todo aquello es posible en personas que ignoran la Palabra, no la conocen, ni valoran, ni practican; y también porque ignoran la historia, la sociología, la filosofía.

Hoy hace falta teólogos que conozcan de Lutero, de Calvino, de Ireneo, de san Agustín, de Bonhoffer, pero que acudan primero a la Biblia y de ella obtengan el mensaje que cambie vidas.

Resultado de imagen para biblia de lutero

Biblia de Lutero, la que cambió su vida.

Estudiar sobre la reforma, y conmemorar los logros de Lutero no va a reformar al cristiano, quien transforma es la Palabra. Por eso hace falta que la Biblia sea proclamada en los púlpitos, para que el pueblo de Dios escuche el consejo Divino.

Que en la celebración de estos 500 años de la Reforma comience en las Iglesias Cristianas un importante movimiento renovador que transforme nuestras vidas y a nuestra Nación.

Algo que hace falta hoy, volver a la Palabra, escudriñarla, proclamarla insistentemente, y vivirla. Palabra que transforme en primer lugar a los predicadores, para que como Lutero, transformen a sus congregaciones.

Fuente:

Wikipedia

Imágenes: Google

Notas Personales

VOLVAMOS A LA BIBLIA

La Biblia es el recurso utilizado por Dios para revelarse al hombre; en sus páginas se nos descubre progresivamente la naturaleza de Dios, el acto creador de los cielos y la tierra, el origen, desarrollo y destino del hombre; así como instrucciones para disfrutar calidad de vida en un mundo desafiante.

Este maravilloso libro posee la virtud de generar cambios en quienes se deleitan en sus páginas, y ponen en práctica sus enseñanzas.

Es que si quieres cambiar al mundo, tu comunidad, a tu familia o tu pareja, quien tiene que cambiar eres tú. Y ese cambio dará su fruto.

8 Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno. 9 Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga. Marcos 4:8-9.

Lo que se siembra y da fruto es la Palabra, tal y como lo afirma Jesús en la parábola del Sembrador.

Escribo esta nota, porque en algunas partes del mundo se celebra el Día de la Biblia cada cuarto domingo de septiembre. Se elige esa fecha porque un 26 de septiembre de 1569 se terminó de imprimir la versión castellana de la Biblia, traducida por Casiodoro de Reina, que posteriormente es revisada por Cipriano de Valera; dando lugar a la versión Reina-Valera. Aquella primera versión de la Biblia se conoce como “Biblia del Oso” porque la portada de la misma estaba ilustrada con el dibujo de un oso comiendo de un panal de miel.

En esta fecha conmemorativa es de vital importancia para la cristiandad el rescate de la pasión por leer, estudiar, meditar y practicar la Palabra de Dios.

En este mundo de iluminación intelectual pero de penumbra espiritual, se hace necesario que el cristiano acuda a la Palabra para ser iluminado con su luz.

Es que cada vez que una persona se enfrenta a la Palabra, la vida cambia significativamente, no se puede seguir igual porque la Palabra tiene poder Divino para transformar la vida.

Al tomar la Palabra de Dios, abrir sus páginas, posar la mirada en su texto, e ir asimilando su contenido; se practica una disciplina espiritual, que genera cambios en el lector; no es un acto mágico, esotérico o místico. Es que al leer la Escritura Sagrada se percibe la iluminación del Espíritu Santo para comprenderla, el mismo que inspiró a los devotos hombres que la escribieron, y hoy nos edifiquemos con ella.

Todas las renovaciones espirituales colectivas o personales que registra la historia, son inspiradas en la Palabra de Dios.

Es la experiencia de Israel en tiempos de Josías, cuando se descubre el rollo abandonado en el templo, que estaba en ruinas, como la vida de la Nación, y se pone al alcance del pueblo, hay una renovación nacional, 2 Reyes 23:1-3. Igual vivencia en tiempos de Esdras y Nehemías, Nehemías 8:1-5.

Cuando Pablo se encuentra con la “Palabra” en persona, su vida cambió total y radicalmente, Hechos 26:12-18.

Es la misma experiencia de Lutero, al ir directamente a la fuente de aguas viva, su vida cambia; y con él la cultura en occidente, pues la Palabra de Dios reforzó el Renacimiento; hoy nosotros somos herederos de la transformación de este hombre, operada por la lectura y estudio de la Palabra.

Aún resuenan las tesis de Lutero, fundamentadas en:

  • Sola scriptura, “Solo por medio de la Escritura”.
  • Sola fide. “Solo por la fe Dios salva”.
  • Sola gratia. “Solo por la gracia”.
  • Solus Christus o Solo Christo. “Solo Cristo” o “Solo a través de Cristo”.
  • Soli Deo gloria. “La gloria solo para Dios”.

Postulados que necesitamos rescatar en esta época cuando falsas doctrinas y prácticas paganas se introducen en las Iglesias por predicadores que ignoran las Escrituras, son inescrupulosos, o se dejan llevar por novedosas corrientes de la filosofía posmoderna.

El creyente necesita comprobar la veracidad bíblica de lo que se predica en los Pulpitos de las Iglesias, se difunde a través de la Padio, Televisión, las redes sociales, o por intermedio de la Internet.

Para esa tarea hay que volver a la Biblia.

También hay que volver a la Biblia para propiciar los necesario cambios en nuestra querida Venezuela, convulsionada por una crisis de magnitudes ineditas. La Palabra de Dios contiene un mensaje esperanzador, de fortaleza, renovador; mensaje que cada venezolano necesita oir, aceptar y vivir.

Al celebrar el día de la Biblia acude a ella, escudriña su contenida y practica sus enseñanzas, lo celebrarás por el resto de tu vida.

Rescatemos el valor transmitido por el salmista en el Salmo 119:105:

“Lámpara es a mis pies tu palabra,    Y lumbrera a mi camino.”

Amen.

Fuente:

  • Wikipedia
  • Biblia, versión RVR-60, tomada de biblegateway.org
  • Imágenes Google.
  • Notas personales
  • Imágenes: Google