Archivo de la etiqueta: luna

EL ECLIPSE DE AGOSTO 21 Y LAS SEÑALES DEL FIN DEL MUNDO

El próximo lunes 21, ocurrirá un fenómeno astronómico tan espectacular que se le ha denominado “el eclipse del siglo”, se observará principalmente en gran parte del territorio Norteamericano, y fascinará a millones de espectadores que disfrutarán por breve lapso una “noche” en medio del día; ya que por unos minutos la luz del astro rey será opacada por nuestro satélite, la Luna.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Un eclipse de esa magnitud ocurrió en territorio estadounidense, según los expertos, el 8 de junio de 1918; unos 99 años. Motivo por el cual tal fenómeno se considera excepcional.

El eclipse será visible a través de un estrecho pasillo de 110 kilómetros cruzando 14 estados de los Estados Unidos.​ Se verá por primera vez poco después de las 10:15 a.m. PDT en la Costa del Pacífico de Oregón, y avanzará hacia el este por Salem, Casper, Lincoln, Ciudad de Kansas, Hopkinsville, Nashville, Columbia, hasta Charlestón. La máxima duración del eclipse total será de 2 minutos 41,6 segundos al sur de Carbondale y la mayor extensión (ancho) estará entre Hopkinsville y Princeton.

Imagen relacionada

En otros lugares de desde México hasta el norte de Sur América, el eclipse se verá parcialmente.

Algunos predicadores ya han elevado sus voces anunciando que el eclipse del 21 es una señal del inminente retorno de Jesucristo y del fin del mundo.

Afirmaciones que carecen de veracidad porque un eclipse no es señal del fin del mundo, la Biblia ofrece otras evidencias, y tal fenómeno astronómico ocurre desde que Dios creó el “cielo y la tierra”, como afirma Génesis 1:1. Pues los eclipses ocurren en todo sistema estelar donde exista una estrella, planetas alrededor de la misma, y satélites girando alrededor del planeta. Como es el caso del sistema Sol-Tierra-Luna.

Resultado de imagen para eclipse

Lo que destacado de este eclipse son aspectos que pasan desapercibidos, dada la mente especulativa de los predicadores alarmistas y de quienes buscan seguidores anunciando cataclismos.

Lo que resalta este 21 de agosto es:

La extraordinaria exactitud de la mecánica celeste.

Todo estudiante de astronomía sabe que en la tierra un eclipse solar es posible porque la distancia en que gira la luna alrededor de la tierra, es la exacta para determinar que el “diámetro aparente” de la luna sea igual al diámetro del Sol. Por eso cuando la Luna se interpone al Sol, ambos aparentan el mismo tamaño.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Por otro lado el movimiento de los cuerpos celestes es preciso, por tal motivo es que los astrónomos han predicho el momento exacto del inicio del eclipse, así como el de su culminación. Y ese fenómeno desde hace varios años se había anunciado.

Es más ya se ha calculado que para el 8 de abril del 2024 habrá otro eclipse total en Norteamérica, cuya duración será de 4 minutos con 28 segundos. Se espera que para el 2042, el 20 de abril, Indonesia, Malasia, y Filipinas disfrutarán otro eclipse total.

Otro aspecto digno de destacar es:

La capacidad, inteligencia e ingenio humano.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha observado el cielo, el movimiento de los astros, y ha hecho cálculos para determinar su posición en un momento dado.

Ya los astrónomos han calculado que para el 15 de febrero de 2018 habrá un eclipse parcial visible en la Antártida, América del Sur; que el 13 de julio del mismo año, habrá otro parcial visible en el Sur de Australia; y que el 11 de agosto de 2018, en el Norte de Europa y norte de Asia verán otro eclipse parcial.

En cualquier sitio de internet dedicado a la astronomía se puede obtener información de los fenómenos astronómicos frecuentes, fechas y horas exactas: fases de la luna, lluvias de estrellas, eclipses solares y lunares; salida y puesta del Sol. Momento preciso de los solsticios y equinoccios.

Por cierto, los egipcios calcularon el momento exacto del año de la aparición y desaparición en el firmamento de la estrella Sirio, un astro para ellos muy importante porque estaba asociado a las crecidas del Nilo.

Reloj astronómico.

Otro detalle significativo que nos permite evaluar este eclipse solar es la afirmación bíblica de que los cuerpos celestes son  un inmenso, maravilloso y preciso reloj astronómico, dispuestos por Dios para:

…que sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

El 21 de agosto alcemos la mirada al cielo y digamos como el salmista:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,     Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1.

Por tal motivo no deja de asombrar que muchos predicadores ante un fenómeno normal de la mecánica celeste, en lugar de admirar la grandeza de la creación, se dedican a formular especulaciones, y a atemorizar a sus oyentes con predicciones extraídas de sus pensamientos mágicos, anunciando como un hecho cierto de que el fin del mundo es inminente.

Cada vez que hay una catástrofe como un terremoto, o la explosión de un volcán; el surgimiento de guerras, y calamidades; así como la ocurrencia de fenómenos celestiales como un eclipse, los profetas “escatológicos” comienzan a pregonar que ya viene el fin del mundo.

Resultado de imagen para vesubio

El Vesubio, hizo erupción en el año 79 y destruyó a Pompeya.

Ahora, revisemos cuantos terremotos, cataclismos, erupciones de volcanes, guerras, epidemias, eclipses han ocurrido desde que el hombre existe sobre la tierra.

Para quienes les encanta especular con las “señales” de la Segunda Venida de Cristo, y del fin del mundo, les tengo una noticia:

Nadie sabe el día ni la hora:

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36.

Será sin previo aviso:

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Para este 21 de agosto, antes de pensar en catástrofes, e imaginar que se acerca el fin del mundo, más bien valora esta afirmación:

3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, 4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?

5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra.

6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: 7 Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, 8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

9 ¡Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Salmos 8:3-9.

Feliz eclipse total.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org
  • Datos astronómicos: Wikipedia,
  • Imágenes: Google
  • Notas personales.

LA LUNA DE SANGRE, Y EL FIN DEL MUNDO

La noche del 27 de septiembre seremos testigos de un fenómeno astronómico impresionante, el eclipse total lunar que cambia el color del satélite, por lo que vimos a la Luna de color rojo. Este evento es popularmente conocido como la Luna de Sangre.

En un eclipse normal, la Tierra se interpone entre el Sol y nuestro Satélite, ocultándole con su sombra. En el caso de una Luna de Sangre, debido a la inclinación de ambos, la atmósfera terrestre desvía y absorbe los rayos de color azul del Sol, por ello adquiere una coloración muy similar a la del gran astro en los crepúsculos.

Luna Roja.

Este es el último eclipse de luna total de un ciclo de cuatro que comenzó el 14 de abril del 2014, conocido como la tétrada de lunas rojas. Los siguientes eclipses totales lunares en los que el mundo pudo ver la Luna de Sangre ocurrieron el 8 de octubre de 2014, el 8 de abril de 2015, y no volverá a ocurrir hasta el año 2032.

Muchos relacionan la Luna roja con el apocalipsis y el fin del mundo, tal vez por la cita de Hechos 2:20 que dice textualmente “El Sol se convertirá en tinieblas y la Luna en sangre, antes que venga el día grande y glorioso del Señor”.

La Luna Roja es un fenómeno astronómico corriente: Un Eclipse.

Algunos predicadores aseguran que estos eclipses rojos, que coincidieron con fechas importantes de los israelitas, como es la Pascua y la fiesta de los Tabernáculos, que se mencionan en textos bíblicos, como Mateo 24:1-25, Marcos 13:1-23, Lucas 21: 5-24, lo que según algunos significa que el advenimiento de Cristo, y la victoria del pueblo israelí está cerca.

Con frecuencia escuchamos que las actuales “guerras y rumores de guerras,” “terremotos”, “pestilencias”, tanto como la extensión del evangelio “a todas las naciones”, son señales de la inminente venida de Jesucristo.

Es cierto que la Escritura detalla abundantes señales anunciadoras de la Segunda Venida, y el Final de los Tiempos, sin embargo entre las muchas que se mencionan, hay una que es bueno recordar: vendrá “como ladrón en la noche”, 2 Pedro 3:10, es decir que el Gran Advenimiento ocurrirá en forma inesperada, sorpresiva.

Leamos lo que Jesús mismo indica sobre el tiempo exacto de la Segunda Venida:

Será repentina: Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Mateo 4:27.

Solo el Padre la conoce: Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36

Hay que estar preparados: 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. Mateo 24:42-44.

Una enseñanza para tomar en cuenta:

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Así pues, si la Luna de Sangre te recuerda la Segunda Venida de Cristo, entonces recuerda también que eres un testigo suyo.

Fuente:

LA LUNA ROJA Y EL FIN DEL MUNDO

La noche, del 14 al 15 de abril 2014, fuimos testigos de un fenómeno astronómico impresionante, el eclipse total lunar que cambia el color del satélite, por lo que vimos a la Luna de color rojo. Este evento es popularmente conocido como la Luna de Sangre.

Luna de Sangre

En un eclipse normal, la Tierra se interpone entre el Sol y nuestro Satélite, ocultándole con su sombra. En el caso de una Luna de Sangre, debido a la inclinación de ambos, la atmósfera terrestre desvía y absorbe los rayos de color azul del Sol, por ello adquiere una coloración muy similar a la del gran astro en los crepúsculos.

Eclipse de Luna

Este es el primer eclipse de luna total de un ciclo de cuatro que se sucederán hasta el 2015, conocido como la tétrada de lunas rojas. Los próximos eclipses totales lunares en los que el mundo podrá ver la Luna de Sangre ocurrirán el 8 de octubre de 2014, el 8 de abril de 2015 y el último será la noche del 28 de septiembre de 2015 y no volverá a ocurrir hasta el año 2032.

Muchos relacionan la Luna roja con el apocalipsis y el fin del mundo, tal vez por la cita de Hechos 2:20 que dice textualmente “El Sol se convertirá en tinieblas y la Luna en sangre, antes que venga el día grande y glorioso del Señor”.

Algunos predicadores aseguran que estos eclipses rojos, que sucederán hasta 2015, y que coincide con fechas importantes en la religión judía, como es la Pascua y la fiesta de los Tabernáculos, son de los que se mencionan en textos bíblicos, como Mateo 24:1-25, Marcos 13:1-23, Lucas 21: 5-24, lo que según algunos significa que el advenimiento de Cristo, y la victoria del pueblo israelí está cerca.
Con frecuencia escuchamos que las actuales “guerras y rumores de guerras,” “terremotos”, “pestilencias”, tanto como la extensión del evangelio “a todas las naciones”, son señales de la inminente venida de Jesucristo.

Es cierto que la Escritura detalla abundantes señales que anuncian la Segunda Venida, y el Final de los Tiempos, sin embargo hay una que es determinante: vendrá “como ladrón en la noche”, 2 Pedro 3:10, es decir que el Gran Advenimiento ocurrirá en forma inesperada, sorpresiva.

Leamos lo que Jesús mismo indicó sobre el tiempo exacto de su Segunda Venida:

Será repentina: Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Mateo 4:27.
Solo el Padre la conoce: Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36

Hay que estar preparados: 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. Mateo 24:42-44.

Una enseñanza determinante:

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Así pues, si la Luna de Sangre te recuerda la Segunda Venida de Cristo, entonces recuerda también que eres un testigo suyo.

Fuente: Wikipedia
Biblia: RV-60
Imágenes: Google

 

 

LA CREACIÓN DESDE UNA PERSPECTIVA TERRESTRE

El relato de la creación tal como se describe en Génesis capítulo uno, sugiere que es la descripción de un observador imaginario, desde una perspectiva terrestre.

Es decir, es la percepción de Moisés desde su ubicación terrestre, humana; no espacial. De ser vista la secuencia desde el espacio, la narración sería diferente.

Vamos a analizar la secuencia de hechos, pero antes consideremos un aspecto interesante, que nos dará luz, al momento de abordar el tema.

En la época del Israel antiguo no había una comprensión  acerca del universo, como el que tenemos hoy día. Así que ellos escribieron en términos que les eran familiares.

En la Biblia se mencionan tres cielos:

El primer cielo,  constituido por la atmósfera de la tierra donde se encuentran las nubes y los pájaros. Génesis 1:8. “Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.” Génesis 1:20. Dijo Dios: “Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.”

El segundo cielo es el espacio donde se mueven  el sol, las estrellas y la luna: “Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,” Génesis 1:14. “Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia,” Génesis 15:5.

El tercer cielo es el lugar donde Dios habita. “Y tuvo miedo, y dijo !Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo. Génesis 28:17; “Mira desde tu morada santa, desde el cielo, y bendice a tu pueblo Israel, y a la tierra que nos has dado, como juraste a nuestros padres, tierra que fluye leche y miel.” Deuteronomio 26:15; Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.’ 2 Corintios 12:2

Con esta idea en mente, consideremos el relato de la Creación:

En el Principio. El primer versículo  de la Biblia, explica que Dios creó los cielos y la tierra. ¿A qué cielo se refiere? No a su morada, porque El existe antes que todo comenzara. Tampoco a la atmósfera, que fue formada posteriormente. Por el contexto sabemos que este cielo se refiere, a los astros y demás cuerpos celestes.

Es decir, en el principio Dios creó el Universo, el conjunto de Galaxias y cuerpos astronómicos, inclusive la Tierra. Entonces ya existía luz, la de las estrellas; especialmente la del Sol.

Génesis 1:2, nos da un dato interesante, explica que la tierra estaba totalmente en tinieblas, debido a la existencia de densas nubes que impedían en paso de la luz solar.

Primer día, Génesis 1:3-5 nos informa que Dios dijo “sea la luz”, es decir, véase la luz desde la tierra; por este motivo se tiene conciencia de la existencia de un lapso de tiempo de oscuridad, y otro de luz. La noche y el día. La luz ya existía pues fue creada al formar  “el cielo”, es decir, las estrellas, en especial la luz visible del Sol.

Como sabemos, ubicados en un punto del espacio exterior a la tierra, no hay conciencia de oscuridad; debido a que ésta se produce, la oscuridad, cuando un objeto interfiere la luminosidad del Sol. En el Sol, por ejemplo no hay noche, ni día, semejante a los de la tierra.

El segundo día, Génesis 1:6-8, Dios separó las aguas de las aguas, en otras palabras se definió la atmosfera, a la cual llamó “cielo”. Ese día hubo una clara distinción entre el vapor de agua, nubes, de la atmosfera; y el agua líquida, que cubría en su totalidad a la Tierra.

Tercer día, Génesis 1:9-13, hubo separación entre la tierra, que emergió hacia la superficie de las agua; y las aguas que se juntaron para formar los mares. Con una tierra seca definida, y luz solar, se dan las condiciones para el surgimiento de la hierba, y los árboles.

El cuarto día, Génesis 1:14-19. Dios establece a los astros como patrón de medida del tiempo, de las estaciones; para facilitar el cultivo de las plantas.

Las Pléyades, situadas en la constelación de Tauroy son conocidas como “las 7 hermanas”

Dios no creó las lumbreras y a las estrellas ese día; ya estaban creadas, según el primer versículo de la Biblia. Observe la expresión “ Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,”; es decir colocó las lumbreras en el cielo. Este cielo es el espacio exterior de la atmósfera, el universo en general.

El quinto día, Génesis 1: 20-23, creo Dios las aves y a los peces. Sobre las aves añade que “vuelen sobre la expansión de los cielos,” o la atmósfera. Es interesante destacar que la ciencia afirma que la vida animal surge del agua, teoría de Oparin.

El sexto día,  Génesis 24-31, Dios crea a los animales terrestres, y al final de ese día, formó al hombre.

Algunos critican el relato de la creación, señalando algunas inconsistencias con el actual conocimiento de la mecánica celeste. Es imposible, para la ciencia, que Dios haya creado la tierra y la colgara en el vacío; y al cuarto día crea el Sol, la Luna, y los demás astros.

Esta era la visión geocéntrica del pasado. Dios creó la tierra, como el centro del universo; luego el sistema solar, después la vía láctea, nuestra Galaxia, luego los demás cuerpos celestes.

La ciencia dice que el proceso fue al revés:

Primero Dios creó la materia, luego esta  se consolidó en los cuerpos estelares, galaxias, estrellas, nebulosas; luego se formaron los sistemas planetarios como el Solar, y finalmente los planetas como la Tierra; la Luna fue posterior, debido a una catástrofe planetaria. La Biblia no da detalles del proceso creador, la ciencia se encarga de eso, nos refiere un hecho fundamental, la creación.

De todas maneras, sea la cosmovisión que se posea, hay un hecho cierto: Dios creó los Cielos y la Tierra. Dios es el principio creador; la secuencia de hechos es importante, pero más importante es que estamos aquí; constituyendo el centro de atención y del amor de Dios:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Datos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

 

UN PALIDO PUNTO AZUL EN EL ESPACIO

Desde que el hombre tiene uso de razón observa el mundo que le rodea, y a sí mismo, de donde se forma una imagen de grandeza.

En un momento dado, eleva su mirada al cielo y observa la existencia de diminutos puntos que se mueven periódicamente, a los cuales denomina planetas. Igualmente detecta la existencia de puntos inmóviles que brillaban con luz propia a los que denominó estrellas.

Su aproximación al mundo le muestra la inmensidad de los océanos, montañas majestuosas, desiertos indomables;  compara lo que obserba en su mundo con la imagen que obtenia del cielo, y asume al Planeta como centro del universo.

Por otro lado, es consciente de su ingeniosidad, inventiva y creatividad. Domina ael fuego,   construye ciudades, y artificios para superar a ese mundo que tienee ante sí. El mar, las montañas, los desiertos, en general todo el mundo conocido fue puesto bajo su dominio.

El hombre, un ser superior, el centro del universo.

Mas el avance del conocimiento, y los descubrimientos sobre la realidad del universo hizo cambiar cambiar la cosmovisión humana.

El día 14 de febrero del año 1990, la sonda espacial Voyajer 1, tomó una fotografía desde la órbita de Saturno, a 6000 millones de kilómetros de distancia, donde se aprecia nuestro maravilloso planeta, como un “pálido punto azul en el espacio”.

En su libro publicado en 1994 Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio, el astrponomo Carl Sagan relató sus pensamientos en un sentido más profundo de la fotografía:

Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. Ahí ha vivido todo aquel de quien hayas oído hablar alguna vez, todos los seres humanos que han existido. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cada cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada niño esperanzado, cada madre y cada padre, cada inventor y explorador, cada maestro moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y cada pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.

Ver las imágenes de origen

Observemos una secuencia de fotos de la tierra,vista desde el espacio:

Imagen de la Tierra, tomada desde 45000 kilometros.

Espectacular imagen de nuestro Planeta, tomada el 7 de diciembre de 1972, por la tripulación de la nave espacial Apollo 17, cuando se encontraba a una distancia de unos 45.000 kilómetros. Los astronautas la bautizaron como la “canica azul”.

Desde la Luna, a los 380.000 kilómetros:

El 24 de diciembre de 1968 el astronauta William Anders, a bordo de la nave Apolo 8, tomó esta maravillosa imagen, la Tierra emergiendo sobre el horizonte lunar.

Desde Júpiter a los 6,2 millones de kilómetros:

El 16 de diciembre de 1992, en su camino hacia Júpiter, la sonda Galileo echó la vista atrás y tomó esta fotografía de la luna orbitando la Tierra.

Desde Marte a los 139 millones de kilómetros:

Desde Saturno a los 1500 millones de kilómetros:

El 15 de septiembre de 2006, la sonda Cassini fotografió una mota de polvo entre los anillos de Saturno.

Un Pálido Punto Azul en el Espacio, tomada a los 6000 millones de kilómetros:

Desde la estrella más cercana, la Tierra ya no se observaría. Su tamaño es insignificante comparado con la inmensidad del Universo.

Observemos otras fotos de la Tierra desde el espacio:

America….

Ver las imágenes de origen

El Planeta azul…

Ver las imágenes de origen

Compañeros Inseparables…

Otra maravillosa vista…

Cuando uno piensa en esta realidad, viene a la memoria las palabras del salmista:

¡Oh Jehová, Señor nuestro,
Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!
Has puesto tu gloria sobre los cielos;

De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza,
A causa de tus enemigos,
Para hacer callar al enemigo y al vengativo.

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,
La luna y las estrellas que tú formaste,

Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
Y el hijo del hombre, para que lo visites?

Le has hecho poco menor que los ángeles,
Y lo coronaste de gloria y de honra.

Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos;
Todo lo pusiste debajo de sus pies:

Ovejas y bueyes, todo ello,
Y asimismo las bestias del campo,

Las aves de los cielos y los peces del mar;
Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

¡Oh Jehová, Señor nuestro,
Cuán grande es tu nombre en toda la tierra!

Salmos 8.

Fuente:

Wikipedia, la Enciclopedia Libre

Fogonazos, Album de la Tierra

La Biblia, versión Reina Valera

Notas personales

Imágenes, Google