EL SENDERO QUE NOS CONDUJO AL 30 DE JULIO

Para entender el origen de la crisis que vivimos hoy, necesitamos hacer una revisión total del panorama, evitando enfocar un retazo del mismo.

Muchos ponen la mira sobre lo que ha ocurrido alrededor del 30 de julio, y explican la problemática erradamente, ponen en el actual presidente el origen de este desastre que vivimos. Para comprender como hemos llegado hasta este punto, necesitamos hacer un análisis retrospectivo, ver el panorama total, ampliar la visión.

Resultado de imagen para 30 de julio

¿Qué es lo que está ocurriendo? El 30 de julio se da un paso importante en la estrategia de materializar el Socialismo del Siglo XXI, a través de una Asamblea Nacional Constituyente, ese hecho ha conmocionado al País, al Mundo, y activado los mecanismos urgentes para tratar de evitar que a través de aquel instrumento cumplan su promesa de establecer una sociedad comunista.

El pueblo ha salido a la calle; y decena de jóvenes han sacrificado sus vidas tratando de impedir el propósito de la ANC. Sin embargo, tenemos que preguntarnos objetivamente, ¿Es que acaso los propulsores de la Revolución Bolivariana escondieron su objetivo de llevar a Venezuela a lo que proponen hacer con la ANC? Sabemos la respuesta.

Recordemos el pasado. Desde que el expresidente Chávez declaró su ideal de convertir a Venezuela en un País socialista, se alió con Cuba, y comenzó a propagar por otras Naciones de la Región su proyecto; se hacía evidente que un día tendría que dar el paso definitivo, y el 30 de julio se dio.

 ¿Cómo llegó Chávez el poder? Sabemos que él no dio un golpe de Estado, sino con los votos de una aplastante mayoría, y baja abstención.

¿Por qué llegó Chávez al poder? Debido al derrumbe de la denominada “Cuarta República”. Quienes vivimos aquellos días sabemos que los partidos políticos del llamado “Pacto de Punto Fijo”, AD y Copei, junto a sus pequeños aliados, llevaron al País a la ruina, a una crisis institucional sin precedentes para aquel momento. Para certificar esto, vayan a las hemerotecas de los diarios nacionales, o de las bibliotecas; a las videotecas de los canales de televisión, y revisen la prensa escrita y audiovisual de los meses previos al triunfo de Chávez.

Surge la figura de Chávez, inmortalizado al tratar de humillarle, luego del 4F, presentándole en cadena nacional para darle espacio y proclamar su famoso “por ahora”.

Resultado de imagen para 4f hugo chavez

Finalizando el período del “chiripero”, alianza de pequeños partidos que llevaron al poder al fallecido presidente Caldera, quien le dio una estocada mortal a los aliados del “Pacto de Puntofijo”, Hugo Chávez propone su nombre para ocupar Miraflores, comienza con pocas opciones.

En la acera del frente Irene Saez, por Copei; Luis Alfaro Ucero, por AD, y Salas Romer, por Proyecto Venezuela se lanzan al ruedo electoral. Sin embargo ocurre un fenómeno, los grandes diarios venezolanos, que aún siguen circulando; los canales de Televisión; las cadenas de radio, dedicaron sus editoriales, programas estelares, y noticieros a promover la candidatura de Hugo Chávez. Aun recordamos el verbo de Napoleón Bravo, de Alfredo Peña, y de otros locutores que todavía dejan oír sus voces en la radio. Ellos fueron los  voceros de Hugo Chávez que no tenía partido fuerte que le apoyara. Esto igualmente lo pueden certificar en las hemerotecas y videotecas antes mencionadas.

En un momento dado, AD y Copei se dan cuenta que su causa es perdida, que no van a llegar a Miraflores, entonces obligan, pocos días antes de las elecciones, que sus candidatos renuncien para asirse de Salas Romer, en un intento por salvarse del naufragio, más aquel peso muerto hundió la esperanza del eficiente gobernador de Carabobo. El pueblo reacciona con rabia por la absurda determinación de los partidos del estatus, y acciona el “voto castigo”.

Resultado de imagen para destituyen a irene saez como candidata

Escribí sobre esto un artículo titulado “Aprendamos de la Historia”. Al final de este escrito se da el enlace.

Chávez llega al poder con el aval de la mayoría de los venezolanos; ya en Miraflores declara su propósito de iniciar la Revolución Bolivariana para instaurar en Venezuela el Socialismo del Siglo 21. Esto no ocurrió el año pasado. Son más de 17 años anunciando, advirtiendo, accionando su proyecto político, de convertir a Venezuela en un Estado Socialista. Ellos han sido honestos, transparentes, claros con sus propósitos. No han engañado a nadie. Recuerda esto: Ni Hugo Chávez, ni Nicolás Maduro han engañado a nadie. Ellos prometieron llevar a Venezuela a un Estado Socialista, y la están cumpliendo.

¿Qué ha pasado en estos  años cuando se promovía el Socialismo del Siglo 21? Usted lo sabe, lo ha vivido. Sobre este aspecto escribí, “En Venezuela no hay Conflicto, Se Impone un Sistema”, la dirección electrónica se ofrece al final de este escrito.

Hemos llegado a este punto porque los dirigentes sociales, políticos y religiosos, que nunca alertaron sobre el significado de la propuesta Revolucionaria, para que el pueblo estuviese claro de lo que ese proyecto significa. Peor aún, muchos sacerdotes católicos, y pastores evangélicos, se restearon con el proyecto Bolivariano mostrando con ello una lamentable y doble ignorancia.

Ignoraron lo que es el socialismo, que lleva al comunismo, inspirado por el marxismo; una ideología por definición atea, humanista y materialista; aquello lo estudia la sociología; disciplina que se cursa en los liceos y en las universidades. Y en los Seminarios e Institutos Teológicos, se analiza aquella ideología en los cursos de filosofía y sociología de la religión. Apoyar el Socialismo del Siglo XXI, es aceptar sus postulados.

Resultado de imagen para socialismo del siglo xxi

Otra cosa que ignoraron los sacerdotes católicos y pastores evangélicos afectos al Socialismo del Siglo XXI, es la Palabra de Dios; en realidad no es desconocer la Palabra de Dios, sino desatender sus demandas.

3 Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. 2 Timoteo 2:3-4.

24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Mateo 6:24.

Otros responsables de la crisis, son los dirigentes de los partidos que no están alineados con la Revolución Bolivariana. Ellos, agrupados en la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tampoco han sido leales con el País. Ellos están pendiente de quien va a ser presidente, gobernador, alcalde; u ocupar un cargo en la Administración Pública, y no han enseñado a sus seguidores el verdadero significado del Socialismo del Siglo 21. Les falta ideología, sensibilidad social; son pragmáticos; dan más importancia al valor práctico de las cosas sobre cualquier otro valor.

Por tal motivo, quienes el 30 de julio se abstuvieron de votar, conscientes de lo que enfrentaban; por fin despertaron a la realidad, misma que no les fue advertida claramente por los dirigentes, sino que comprendieron al leer la propuesta de la ANC, que va en serio.

En este aspecto, cobra vigencia una extraordinaria cita de la Sagrada Escritura, que fue objeto de un artículo anterior en este sitio, cuya dirección electrónica se da al final de este post:

Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Oseas 4:6.

Hago alusión a aquellos hechos, simplemente para explicar por qué el pueblo venezolano estuvo sosteniendo con sus votos a la Revolución Bolivariana hasta el 30 de julio. Ese hecho cierto, el respaldo con votos, dio a los promotores de la Revolución Bolivariana aval para llevar adelante su proyecto. Vea las estadísticas electorales del CNE en su página web.

Llegado a este punto, necesitamos resolver esta crisis, conscientes del pasado, conscientes igualmente de la realidad presente, aspirando un futuro mejor. Sobre todo, confiando en Dios.

Pero la solución a la crisis venezolana, llegado a este extremo, es el dialogo, la negociación, el acuerdo, entre las partes. Pero un dialogo transparente, público, con actores creíbles.

Al dialogo deben ir personas de la sociedad civil, rectores de las universidades, representantes de asociaciones civiles creíbles; con acompañamiento internacional que propicie un entendimiento, una solución de compromiso, en la que no haya perdedores.

Y hay que proponer un Gobierno de Transición que estabilice al País, y promueva la Reconciliación Nacional.

El Gobierno de Transición, para promover la estabilidad y la reconciliación Nacional, como su nombre y propósitos lo indica, es un Gobierno integrado por personas cuyo objetivo es pacificar el País, “desrradicalizar” al pueblo, “rehermanarnos”, para una convivencia pacífica, que permita resolver los principales problemas del País: el hambre, la pobreza, la carencia de medicinas, la inseguridad, el funcionamiento de los servicios públicos.

Y en ese Gobierno de Transición deben estar representados todos los sectores. Es decir integrado por representantes de quienes proponen el Socialismo del Siglo 21, el denominado “chavismo”, como por actores de la oposición. Una estrategia para reunificar el País, uniendo la cúpula.

Pretender un Gobierno de Transición para perseguir  y erradicar el “chavismo” es absurdo. El “Chavismo” es un sentimiento en gente que se vio dignificada por la propuesta del “Comandante Eterno”. Quien les prometió conceder lo que durante muchos años, por lo menos a ellos, le fue negado.

Una pregunta que necesitamos responder los sacerdotes católicos, los pastores evangélicos, y los rabinos judíos, que ministramos en Venezuela, y los dirigentes políticos, es: ¿Por qué Chávez llegó a lo más profundo en el corazón de los venezolanos? ¿Por qué vieron en él alguien que les solucionaría sus problemas y satisfaría sus necesidades? ¿Por qué se vieron identificados con su Comandante Eterno? ¿Qué esperaban de él?

Resultado de imagen para el comandante eterno

Creo que una autocrítica no nos vendría mal.

Los cristianos, o al menos los dirigentes; y los líderes políticos, no estamos interpretando la realidad del venezolano, sus  necesidades, sus carencias, su soledad, su desesperanza, su desencanto, su vacío, su hambre.

Y a los cristianos se nos se nos demanda, llevar un mensaje de consuelo, de renovación y restauración. Proclamar por todos los rincones de Venezuela el mensaje renovador y vivificador de Jesucristo.

Por lo cual, para reunificar al País hay que comenzar por el pueblo de Dios, unirse en un solo propósito: la restauración del venezolano para que Venezuela sea restaurada, según la visión de Romanos capítulo ocho.

Y los políticos reencontrase consigo mismos, y aprender lo que es la convivencia pacífica, aun con quienes nos adversan; que no son enemigos, sino venezolanos que piensan distinto.

Siguiendo con el proceso de transición.  Luego de aquel período de transición, con duración definida de antemano; volver a la normalidad democrática, llamar a elecciones y permitir que conscientemente el pueblo decida sus gobernantes.

Algo que no debemos permitir, es una transición que nos lleve a la “Cuarta República”, al pasado. Necesitamos un gobierno integrado por personas que realmente nos sitúen en el Siglo XXI, a la par de los países desarrollados, entre los cuales Japón es un gran ejemplo. Una Nación, que sin ser cristiana, pero poniendo en práctica los valores contenidos en la Palabra de Dios surgió de las ruinas, tras la Segunda Guerra Mundial, a ser un País desarrollado, respetado, próspero, una potencia mundial.

Por otra parte, si hoy se quiere juzgar políticamente a quienes están en el gobierno, por su mal desempeño, y por llevarnos al borde del Socialismo Bolivariano; entonces hay que llevar al banco de los acusados a unos cuantos que los apoyaron hasta el 30j, y a otros que se hicieron de “la vista gorda” para su propio beneficio.

Dicho todo esto, ¿Qué necesita hacer el pueblo de Dios?

Asumir una postura consecuente con las demandas de la Palabra de Dios.

Aquí es importante la gran cita de Pablo en 2 Corintios 5:17:

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas.

Estar conscientes de su alta responsabilidad en la resolución de la crisis venezolana, actuando apegado a la Palabra de Dios:

Primero. Poner en práctica sincera, fervorosa y humildemente el llamado de 2 Crónicas 7:113-14:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Sigamos la secuencia: Humillarse; orar, buscar el rostro de Dios; arrepentirse, convertirse de los malos caminos; para que Dios nos oiga, perdone los pecados, y sane a Venezuela. Recuerda: “El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá para él medicina”, Proverbios 29:1.

Segundo, ser actores activos en el proceso de reconciliación y restauración nacional, tal y como se indica en 2 Corintios 5: 18, “nos dio el ministerio de la reconciliación”, ministerio dado por Jesucristo. Bienaventurado los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios”, Mateo 5:9.

Tercero, predicar intensamente el evangelio de Jesucristo, “Porque no envió Dios a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado”, Juan 3:17-18.

Pueblo de Dios, este es un momento crucial; de ti depende el futuro del País. Procede apegado a la Sagrada Escritura, que es tu norma de fe y conducta.

Bienaventurada la Nación cuyo Dios es Jehová, Salmos 33:12.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Anuncios

LO QUE LA BIBLIA DICE SOBRE LA ACTUAL CRÍSIS VENEZOLANA

Decir que Venezuela atraviesa una crisis desproporcionada, descomunal es ya algo reiterativo. No hay que ser politólogo, economista, o Sociólogo para saberlo.

Poseer recursos económicos y no tener que comprar, ya dice algo; permanecer en casa por temor al hampa, es otro indicativo; trabajar responsablemente y que el salario no cubra la canasta básica, habla por sí solo; graduarse tras mucho empeño, y luego no conseguir empleo, u obtenerlo sin la esperanza de adquirir un vehículo, menos vivienda, dice bastante. Que un joven vea sombrío su futuro, es elocuente.

En pocos años han descendido los índices económicos, de seguridad, de empleo, de productividad; en general de calidad de vida. Surge la pregunta ¿Por qué ocurre esta situación, en el País con mayores recursos naturales del Continente?

Vista de la Represa de Tucupido, Estado Portuguesa, desde el Satelite de Google.

Inmensidades de suelos fértiles, gran variedad de flora y fauna, abundante agua, clima apropiadao para cosechar todo el año; costas marinas con un incalculable potencial turístico, y para la producción de alimento; abundantes reservas de petróleo. Sin exagerar el concepto, Venezuela posee en forma equivalente, las bondades del Jardín del Edén.

Venezuela posee terrenos aptos para la ganadería con potencial para abastecer el consumo interno, y alimentar a paises vecinos.

Más todo este potencial no ha podido ser utilizado para el bienestar del País, al contrario, Venezuela es cada día más pobre. Hay suficientes análisis elaborados por expertos, en distintas áreas del saber humano, que presentan las causas de esta pobreza, de la crisis venezolana y sus alternativas de solución.

Los cristianos, basados en la Biblia, la Palabra de Dios, tienen un diagnóstico de la situación, y las recomendaciones para resolverla. Ahora, no es asunto de creer en Dios, sino de creerle a Dios, a lo que expresa a través de su Palabra.

Tome nota de esta escritura.

10-11 «Israelitas, ya no voy a soportar que sigan siendo tan malvados. Todo lo que hacen me disgusta. Se hacen ricos mediante el engaño; usan pesas y medidas falsas, y luego amontonan en sus casas todo lo que se han robado. 12 Los ricos se aprovechan de los pobres, y todos en esta ciudad son unos mentirosos.

13 »Por eso voy a castigarlos; ¡voy a destruirlos por sus pecados! 14 Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre; lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra.

15 »Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo; exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo; exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo.

16 Ustedes se han portado tan mal como Omrí, rey de Israel; ¡han seguido el mal ejemplo de la familia del rey Acab!

Por eso voy a destruirlos; ¡voy a hacer que la gente los humille y se burle de ustedes!» Miqueas 6:10-16 (TLA)

Con base a este texto, los males a que estaba sometido aquel pueblo tenían un claro origen, eran consecuencia de la actitud hacia Dios asumida por ellos. Con base a este texto, podemos establecer un paralelismo a lo que ocurre en Venezuela, sin forzar el texto, ni su interpretación.

Relea:

10-11 «Israelitas, ya no voy a soportar que sigan siendo tan malvados. Todo lo que hacen me disgusta. Se hacen ricos mediante el engaño; usan pesas y medidas falsas, y luego amontonan en sus casas todo lo que se han robado. 12 Los ricos se aprovechan de los pobres, y todos en esta ciudad son unos mentirosos.

Observe:

  1. Ya no voy a soportar que sigan siendo tan malvados.
  2. Todo lo que hacen me disgusta.
    1. Se hacen ricos mediante el engaño;
    2. Usan pesas y medidas falsas, y
    3. Amontonan en sus casas todo lo que se han robado.
    4. Los ricos se aprovechan de los pobres,
    5. Todos en esta ciudad son unos mentirosos.

Este es el estado de cosas en el pueblo, debido a lo cual se determina una consecuencia:

Lea:

13 »Por eso voy a castigarlos; ¡voy a destruirlos por sus pecados! 14 Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre; lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra. 15 »Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo; exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo; exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo.

Observe:

Por eso voy a castigarlos; voy a destruirlos por sus pecados:

  1. Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre,
  2. Lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra,
  3. Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo,
  4. Exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo,
  5. Exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo.

Es decir:

  • Aunque se posea muchos recursos económicos, no tendrán que comprar para comer,
  • Un territorio con tanto suelo fértil, es improductivo,
  • La agricultura no da suficiente cosecha,
  • Un país productor de aceite, petróleo, no puede usarlo,
  • La producción agrícola, para proveer alimentos es insuficiente.

Al buscar el origen de tal situación, se observa que es consecuencia de su actitud hacia Dios, y al prójimo.

Los males de que acaecen a una Nación, están íntimamente relacionados con la actitud displicente hacia Dios. Sin necesidad de castigo, el solo hecho de no otorgar su bendición a los pueblos, ya es un gran descalabro.

Así pues, la Biblia tiene la salida para Venezuela ante la crisis que vive, he aquí el planteamiento divino:

Pero ya Dios les ha dicho qué es lo mejor que pueden hacer y lo que espera de ustedes. Es muy sencillo: Dios quiere que ustedes sean justos los unos con los otros, que sean bondadosos con los más débiles, y que lo adoren como su único Dios. Miqueas 6:8 (TLA)

El texto describe en forma sencilla, lo que se espera de Venezuela, o de cualquier Nación que desee prosperar:

En la Biblia Dios ha dicho qué es lo mejor que se puede hacer y lo que se espera del pueblo. Es muy sencillo lo que Dios quiere:

  1. Ser justos unos con otros,
  2. Bondadosos con los más débiles,
  3. Que Él sea su único Dios.

Es tan sencillo lo exigido por Dios, que cualquier estratega lo desecharía por simple. Y es lo que se ha estado haciendo. Sin embargo note la esencia del mensaje divino, no es fútil la demanda, lo que se quiere:

  • Justicia Social,
  • Respeto al derecho de los más débiles,
  • Que Dios sea Único, no haya “dioses ajenos”.

El tema de la justicia social y del respeto al derecho a los más débiles se resuelve aplicando los principios aprendidos desde la niñez, las leyes venezolanas, y los tratados internacionales. El meollo del asunto está en el tercer requisito: Que Dios sea el Único, que se deje la idolatría.

Y esta es la debilidad del pueblo venezolano, hay una minoría que ha roto definitivamente con la idolatría en sus múltiples y variadas manifestaciones. Existe una mayoría que todavía se resiste a reconocer a Dios como el Soberano, y a romper con la tradición que le impone adorar dioses ajenos, violando los dos primeros mandamientos de la Ley Divina, tal como se expresa en  Éxodo 20:3-6 (TLA)

3 »No tengan otros dioses aparte de mí. 4 »No hagan ídolos ni imágenes de nada que esté en el cielo, en la tierra o en lo profundo del mar. 5 No se arrodillen ante ellos ni hagan cultos en su honor. Yo soy el Dios de Israel, y soy un Dios celoso. Yo castigo a los hijos, nietos y bisnietos de quienes me odian, 6 pero trato con bondad a todos los descendientes de los que me aman y cumplen mis mandamientos.

Es necesario desechar la idolatría y reconocer a Dios, el Único y verdadero Dios.

Ahora, cuando hablamos de idolatría, viene a la mente la devota ancianita que le enciende una vela a la virgen de su devoción. Esa es la menos nociva, porque parte de un corazón ingenuo; y aunque es equivocada la adoración a esa virgencita, no hace tanto daño como el culto a las personalidades, que dicen vivir por siempre; confiar en grupos de poder político o económico; creer en determinados sistemas como fórmula de solución a la crisis; o buscar el ocultismo y la magia.

Todo lo que tenga prioridad sobre Dios, es un factor de poder que desvía el corazón del hombre por tenebrosos derroteros, y eso es idolatría.

Aunque parezca una fórmula ingenua, la Biblia propone esta alternativa, en línea con las palabras de Miqueas, antes mencionadas y analizadas:

“Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.” Mateo 6:33 (TLA)

Eso es lo que Dios quiere de ti Venezuela, para salir de la crisis.

Fuente: