LA BATALLA ESPIRITUAL QUE SE LIBRA EN VENEZUELA, SU SALIDA

La situación que se vive en Venezuela ha llegado a un punto que  tiene muchas similitudes con una circunstancia crítica por la que atravesó en la antigüedad el pueblo de Israel.

El ejército del poderoso imperio Asirio tenía sitiada a Jerusalén, llegaba victorioso luego de cautivar a otros pueblos. Para aquel momento, unos ochocientos años antes de Cristo, Asiria era el  imperio dominante, situado en el suroeste asiático, ocupaba el norte de la antigua Mesopotamia en el valle del río Tigris, mientras Babilonia ocupaba la parte sur.

Resultado de imagen para asiria

Espacio ocupado por los asirios.

Israel tenía por rey a Ezequías, recordado por haber sido sanado milagrosamente de una enfermedad incurable, 2 Reyes 20:1-11. Frente a su menguado ejército el rey recibe en palacio a un emisario del feroz enemigo, quien le envía el siguiente mensaje:

18 Mirad que no os engañe Ezequías diciendo: Jehová nos librará. ¿Acaso libraron los dioses de las naciones cada uno su tierra de la mano del rey de Asiria? 19 ¿Dónde está el dios de Hamat y de Arfad? ¿Dónde está el dios de Sefarvaim? ¿Libraron a Samaria de mi mano? 20 ¿Qué dios hay entre los dioses de estas tierras que haya librado su tierra de mi mano, para que Jehová libre de mi mano a Jerusalén? Isaías 36:18-20.

Arrogancia, prepotencia encarnada en una persona, en un esquema de gobierno, pero sobre todo displicente y blasfemo al referirse al Dios de Israel quien en innumerables ocasiones se refiere a Sí mismo como “Jehová de los Ejércitos de Israel”, expresión que en algunas versiones de la Biblia se traduce como “Todopoderoso”,

Es decir Asiria viene dispuesta a derrotar al Dios de Israel, luego tomar en posesión a Jerusalén y al resto de su territorio.

Esta realidad es vista por algunos teólogos como una “lucha cósmica” entre el bien y el mal. El mal representado por los “principados, potestades, gobernadores de las tinieblas de este siglo”, Efesios 6:12, quien empuja a Asiria a esta batalla; y por el otro lado, las fuerzas de bien representadas por Jehová de los Ejércitos de Israel.

Resultado de imagen para lucha cosmica entre el bien y el mal

Lucha imaginaria por el control del mundo.

¿Lucha cósmica? ¿Hay poder alguno que pueda enfrentar a Jehová “Todopoderoso”?, eso ocurre en la mitología griega, y en las grandes producciones cinematográficas porque en la vida real el destino de aquellos poderes se lee en Apocalipsis 20:7-10; a menos que el proceder del hombre provoque reacciones adversas como ocurre precisamente a Israel cuando su maldad alcanza proporciones inigualables en su historia, 2 Crónicas 36:11-16.

San Pablo acertadamente afirma:

Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros? Romanos 8:31.

El atribulado rey observa al poderoso ejército dispuesto al asalto, pasa revista al suyo considera los recursos disponibles, recuerda a las naciones que cayeron bajo aquel Imperio y entiende que las cosas no son muy alentadoras. Él sabe que es un asunto de vida o muerte, más para él, de muerte,  por los pocos recursos disponibles; pero en su angustia recuerda que Jehová el Dios de los Ejércitos de Israel puede intervenir, más, ¿Qué hacer? ¿Cuándo y cómo va a intervenir el Dios de Israel? ¿Cómo asegurar su intervención inmediata para liberarles?

Perturbado por aquella terrible circunstancia, el rey rasga sus vestiduras reales, se viste de cilicio, una tela áspera, en señal de duelo, acude presuroso al Templo, y envía un emisario al profeta Isaías para que éste interceda ante Jehová, el Dios de Israel, con estas palabras:

Así ha dicho Ezequías: Día de angustia, de reprensión y de blasfemia es este día; porque los hijos han llegado hasta el punto de nacer, y la que da a luz no tiene fuerzas. Isaías 37:3.

Y esto es lo que actualmente pasa en Venezuela:

La que da a luz no tiene fuerzas.

Está pariendo,  el mundo observa a la expectativa, e internamente los diferentes factores políticos y de la sociedad civil no se han puesto de acuerdo en cómo encarar resolver asertivamente la crisis.

Venezuela sufre. La crisis evoluciona y es más severa

Sin embargo en medio de esta crisis de proporciones descomunales, Venezuela no está realmente sola, hay un Dios Todopoderoso que va a intervenir en el momento justo, oportuno y apropiado. Pero ese Dios tan misericordioso, espléndido y Todopoderoso actúa siguiendo parámetros establecidos en la Sagrada Escritura.

Es que la intervención Divina está sujeta, por designio del mismo Dios, a la actuación del factor humano, por eso aquello del infinitas veces recordado 2 Crónicas 7:13-14; y Jeremías 33:3.

El rey Ezequías estaba convencido de aquella realidad, por tal motivo se humilla,  acude a Dios refugiándose en el Templo y solicita por intermedio del profeta Isaías la intervención Divina.

Como activar la intervención Divina:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

En primer lugar se destaca la causa de los males en muchas naciones; luego se describe el correcto proceder del factor humano; finalmente se aprecia la intervención Divina, así:

Rol del factor humano en la solución de una crisis:

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos;

Tres acciones determinantes:

Humillarse, reconocer las actitudes contrarias a los designios Divinos,

Ora, buscar su rostro,

Convertirse de los malos caminos, arrepentirse, dejar de hacer lo malo.

Tal proceder determina la inmediata respuesta desde el Cielo:

Perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Cómo descubrir los planes de Dios:

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

Buscar a Dios en momentos críticos es un asunto de fe, y esta acción tiene como resultado que Dios descubra su voluntad, sus propósitos; los cuales podemos conocer a través de su Palabra.

El rey Ezequías, actuando como anteriormente hemos descrito buscó la intervención Divina por intermedio del profeta Isaías, quien al oír la súplica del rey envió una buena noticia, contenida en estas palabras:

Y les dijo Isaías: Diréis así a vuestro señor: Así ha dicho Jehová: No temas por las palabras que has oído, con las cuales me han blasfemado los siervos del rey de Asiria. Isaías 37:6.

Seguidamente el profeta describe la estrategia que Dios pondrá en marcha para liberar a su pueblo del acoso Asirio.

Así, de manera sencilla, y por la intervención de un hombre piadoso, Dios libró a Jerusalén de ser destruida. Ayer fue en Jerusalén, hoy puede ser en Venezuela.

En virtud de lo cual, y con base a la Palabra de Dios hago un respetuoso llamado a mis colegas ministros, a los dirigentes religiosos, al pueblo de Dios en general, a que pongamos en acción el llamado de 2 Crónicas 7:14, en los siguientes términos:

Humillarnos, orar y convertirnos de todo aquello que sepamos que estorba la comunión con Dios.

Un clamor sincero, sentido, fervoroso a Dios para que tenga misericordia de este País; y  resuelva la crisis, que haya paz, reconciliación, restauración, y perdón.

Pido nos unamos en oración a las seis de la mañana, cada día,  hora local, considerando 2 Cónicas 7:14, y Jeremías 33:3, hasta la salida de la crisis; y después mantengamos la devoción.

Algunas personas tienen la devoción de orar a las seis de la mañana, a las tres de la tarde, y a las nueve de la noche (Oración 6-3-9), en este caso ruego dedicar la hora inicial, 6 de la mañana, para este noble propósito.

Dios bendiga a Venezuela.

Si te animas a formar parte de una red de intercesión, dinos tu deseo y contáctanos en este sitio.

Fuente.

Biblia: RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Apuntes personales

Imágenes: Google

Anuncios

ISRAEL Y JERUSALÉN EN LA HISTORIA, EN LAS PROFECÍAS

La polémica suscitada por la decisión del Presidente Donald Tremp de reconocer a Jerusalén como capital de Israel ha encendido los ánimos de prominente líderes de algunas naciones árabes, así como reavivado el entusiasmo de aquellos predicadores afectos a la escatología.

Resultado de imagen para israel

El reconocimiento del presidente estadounidense ha emocionado a quienes esperan que Jesucristo vendrá a establecer su reino milenario en Jerusalén, de modo que el rapto y la gran tribulación es algo inminente.

Sin entrar en consideraciones sobre la certeza de aquella esperanza, tenemos que reconocer que cuanto ocurre alrededor de Israel es el cumplimiento de afirmaciones pronunciadas hace alrededor de 2500 años.

Es que tanto el nacimiento de Israel como pueblo, y su devenir histórico está marcado en la Sagrada Escritura.

Nace por determinación Divina, como parte de un plan para bendecir a todas las naciones de la tierra. Es lo prometido a Abraham, tal y como se evidencia en Génesis 12:1-3, y 22:18.

Es Jehová, el Dios de Israel, quien establece el territorio donde se han de asentar, Génesis 12:5-7, que toma la figura afectiva de “la tierra prometida”.

Location map of Israel. Where in the Middle East is Israel

Ubicación de Israel

Seguidamente Dios conduce los procesos para que Israel llegue a ser un pueblo a partir de Abraham y sus descendientes, Isaac y Jacob. La llegada de Jacob a Egipto obedece a tal propósito, Génesis 46:1-4; allí nace el pueblo de Israel, que con Moisés a la cabeza son conducidos por el desierto hacia la tierra prometida, Éxodo 3:7-10, 13:17-22.

En el desierto Dios les constituye en nación y les da su constitución, la Ley, que es conocida como la Torá, el Pentateuco, Éxodo 19:1-6 y contexto.

Josué, sucesor de Moisés, es quien asume por disposición Divina la conquista de la tierra prometida, Josué 1:1-5.

Israel se establece en Canaán, tal como se le había prometido, se organiza como Nación, y se designa a Jerusalén como su capital durante el reinado de David, 2 Samuel 5:6-10.

Israel mora en aquel territorio hasta que es desarraigado por los babilonios lo que determina el fin de la Monarquía hebrea, 2 Reyes 25:1-21. Aquel doloroso destino es consecuencia de la infidelidad de Israel al Pacto Ancestral.

Luego de setenta años de cautividad, Dios determina el retorno a su territorio, Esdras 1:1-11. Ya en su territorio se ocupan de reconstruir las ciudades, el muro de Jerusalén, el templo y el culto a Jehová, reseñado por Nehemías en su libro.

Israel sobrevive a los persas, al Imperio Griego y subsiste hasta el romano. Es a mediados de este Imperio que en la aldea de Belén nace Jesús, ilustre descendiente de David, el Mesías prometido, la simiente de Abraham que sería de bendición a todas las naciones, Génesis 22:18. Jesús al final de su ministerio predice la destrucción total de Jerusalén, del templo y el desarraigo de Israel de su territorio, Mateo 24:1-2, y contexto.

En el año 70 después de Jesucristo se cumple aquella fatídica predicción, el general Tito, que después se convertiría en emperador, al frente del poderoso ejército romano, invade Jerusalén, destruye la ciudad, al templo y asesina cientos de judíos, lleva algunos cautivos y el resto se dispersa. El historiador Flavio Josefo en su libro “La Guerra de los Judíos” escribe que la sangre de las victimas corría por las calles de Jerusalén, y que la ciudad y el templo fueron roturados totalmente. A los judíos se les prohíbe volver a aquellas ruinas “so pena de muerte”.

En el año 132 se inicia la rebelión de Bar Kojba (en hebreo, מרד בר כוכבא) contra el Imperio romano. Es la última de las grandes guerras contra los romanos, la cual fue aplastada brutalmente.

Masada in the Judaean Desert

Ruinas de Masada, lugar emblemático de la resistencia judía.

Según Dión Casio, historiador romano, alrededor de 580 000 judíos fueron asesinados; arrasadas 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas. El emperador ​ Adriano en otro intento de eliminar de raíz la identidad judía, causa de las continuas rebeliones, prohíbe la Torá, el calendario judío y manda ejecutar a numerosos rabinos; los rollos sagrados fueron quemados en una ceremonia en el Monte del Templo.

En el espacio del templo antiguo erigie dos estatuas, una del dios romano Júpiter y otra de él mismo. Asimismo elimina la provincia romana de Judea y la fusiona con otras regiones, dando lugar a la provincia Siria-Palestina usando el nombre de los filisteos, antiguos enemigos de los judíos, y sobre el sitio de Jerusalén funda la ciudad Aelia Capitolina, y prohíbe a los judíos que entraran en ella. Para humillarlos aún más, sobre la puerta principal de la ciudad se colocó la estatua de un cerdo.

A partir de la eliminación de la Provincia Romana de Judea y su anexión a la Sirio-Palestina, al territorio de Israel se le comienza a denominar Palestina. Hecho que ha causado gran confusión en algunos círculos cristianos en los que se afirma que Jesús vivió en Palestina, e incluso algunas Biblias muestran el mapa de Judea, Samaria y Galilea, sitios por donde anduvo Jesús, y le denominan Palestina.

Ello es un error histórico y bíblico, es como afirmar que Colón en su primer viaje arribó a las costas de San Salvador, que antes del fescubrimiento se denominaba “Isla de Guananí”.

Desde aquel momento, eliminación de la provincia de Judea,  los judíos son definitivamente desterrados y dispersos por todas las naciones; tras la caída del Imperio Romano diversos grupos de países vecinos pueblan el territorio de Israel, hasta el año 1948 cuando surge de nuevo la Nación de Israel.

Este resurgimiento de Israel fue anticipado en la Sagrada Escritura, veamos:

Los judíos regresarán a su patria, Isaías 11:11-12.

Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra.

Lee Isaías 43:5-6, y también Ezequiel 37:21-22; 38:8.

El 29 de noviembre de 1947 es votada la Resolución 181 en la Asamblea General de Naciones Unidas, que recomienda la partición de Palestina en un Estado judío, un Estado árabe y una zona bajo régimen internacional particular. Entre los dos estados se debe establecer una unión económica, aduanera y monetaria.

A partir de aquella resolución los judíos comienzan a llegar desde Europa, Asia, las Américas, de todas partes.

La nación de Israel nacería en un día, Isaías 66:8.

¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos.

El 14 de mayo de 1948, Israel se convirte en una nación.

El 5 de diciembre de 1949, el primer ministro de Israel, David Ben-Gurión proclama a Jerusalén capital del Estado de Israel,​ y desde entonces todos los poderes del Gobierno israelí, ejecutivo, legislativo y judicial- están ubicadas allí, tales como la residencia del presidente y del primer ministro de Israel, así como el Knéset, la Corte Suprema y otras instituciones gubernamentales.

En la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel conquista el sector oriental de la ciudad, la llamada Jerusalén Este,  que estaba en manos de Jordania, anexándola al resto del municipio.

El 30 de julio de 1980, Israel integra en su legislación nacional ambas partes, oriental y occidental, proclamándola como su “capital eterna e indivisible”​ mediante la Ley de Jerusalén.

​ El miércoles 6 de diciembre de este año el presidente de Estados Unidos Donald Trump anuncia que reconoce a Jerusalén como la capital de Israel, y agrega su disposición de tramitar el traslado de la embajada de su Nación hacia aquella ciudad.

Tras este anuncio, otras naciones comienzan a reconocer el estatus de Jerusalén como capital de Israel y anuncian el traslado de sus embajadas hacia la capital.

Actualidad de Israel.

En reciente discurso ante la ONU del primer ministro de Israel,  Benjamín Netanyahu, difundida su versión en español en el sitio israelnoticias.com, se refiere a los beneficios aportados por Israel en los siguientes términos:

Mira a tu alrededor y verás esas contribuciones todos los días, en la comida que comes, en el agua que bebes, en los medicamentos que tomas, en los coches que manejas, en los teléfonos celulares que usas y en tantas otras maneras que están transformando mundo.

Lo ves en la sonrisa de una madre africana en un remoto pueblo que, gracias a una innovación israelí, ya no debe caminar ocho horas al día para traer agua a sus hijos.

Usted lo ve en los ojos de un niño árabe, que fue enviado a Israel para someterse a una operación de corazón que salva vidas.

Y lo ves en las caras de las personas en el terremoto de Haití y Nepal que fueron rescatados de los escombros y recibieron nueva vida por los médicos israelíes.

Como dijo el profeta Isaías: “Yo os he hecho luz para las naciones, trayendo salvación hasta los confines de la tierra”.

Hoy, 2.700 años después de que Isaías pronunció esas palabras proféticas, Israel se está convirtiendo en un poder creciente entre las naciones. Y finalmente, su luz está brillando a través de los continentes, trayendo esperanza y salvación hasta los confines de la tierra.

Esas fueron las palabras de Netanyahu sobre los aportes de Israel a la humanidad.

Aunque no lo dijo explícitamente, pues él no lo cree, el gran aporte de Israel a la humanidad, tal como refirió al mencionar Isaías 49:6, es Jesucristo, el Mesías prometido que vino en  cumplimiento al Pacto con Abraham, resumido en Génesis 22:18:

En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, porque obedeciste mi voz.

Este, y todo el beneficio de Israel a la humanidad en la ciencia, artes, agricultura, medicina, finanzas, entre otras, tal y como refirió Netanyahu, ocurre por disposición Divina.

El futuro de Israel.

Israel seguirá avanzando como una potencia mundial, tal y como ha sido predicho por los profetas, y un día, tal vez no lejano, en alianza con otras potencias ejercerá dominio sobre todas las naciones de la tierra, sin embargo su gobierno no será como algunos teólogos anticipan; ya se mueven las piezas en tal sentido, y Netanyahu lo mencionó en su discurso ante la ONU.

El papel de Israel en los últimos tiempos lo analizo en mi libro Misterios Revelados del Apocalipsis, allí se hace un estudio profundo de la revelación bíblica tocante a ese tema.

Espiritualmente, Israel será restaurado tal y como refiere Pablo en Romanos 11:25-36.

Israel es un paradigma del trato de Dios con la humanidad, su nacimiento, desarrollo y subsistencia es producto de la gracia Divina, su curso no lo traza el azar, la casualidad, o simples realizaciones humanas.

Dios dirige la historia, y su plan es que los hombres sean libres, prósperos, felices, tal y como lo revela la Sagrada Escritura, y se demuestra a través del cuidado sobre el gran pueblo de Israel.

La materialización del proyecto Divino se aprecia en Isaías 65:17-25:

17 Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18 Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20 No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21 Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. 24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.

Si comparas este texto anterior con Apocalipsis capítulos 21 y 22, observarás que contienen la misma promesa. Ese es el futuro del pueblo de Dios, que de acuerdo a la revelación bíblica ocurrirá posterior a la Segunda venida de Jesucristo.

Entre tanto Israel continuará su evolución histórica conforme a la pauta que establece Dios en su soberana voluntad.

Fuente:

Texto bíblico: Biblia versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos históricos: Biblia y Wikipedia

Discurso de Netanyahu en la ONU: © israelnoticias.com  Autorizado para su difusión incluyendo este mensaje y la dirección: https://israelnoticias.com/benjamin-netanyahu/discurso-del-primer-ministro-benjamin-netanyahu-en-la-onu

Notas personales

Imágenes: Google.

LA DECISIÓN DEL PRESIDENTE TRUMP SOBRE JERUSALÉN Y LA SEÑAL DE LA HIGUERA

La decisión del presidente Norteamericano Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, y trasladar a esa ciudad la embajada de los Estados Unidos marca otro importante evento de trascendencia histórica, política, y escatológica.

Resultado de imagen para jerusalen

Jerusalén no es solo la capital de Israel, es escenario de acontecimientos trascendentales para la humanidad, cuna del judaísmo, de la fe cristiana, y de la devoción musulmana. Además es idealizada como el destino final de los hijos de Dios, paradigma del cielo, que en los capítulos 21 y 22 de Apocalipsis se muestra renovada y en su máximo esplendor, la “nueva Jerusalén”.

En aquella antigua ciudad están los restos del segundo templo sobre los cuales los judíos esperan construir el tercero; destaca el Calvario, emblema de la fe cristiana, y el  Domo de la Roca un santuario islámico.

Resultado de imagen para jerusalen

Muro de los Lamentos y Domo de la Roca.

Es pues la capital espiritual de la humanidad.

De acuerdo a la reseña bíblica contenida en 1 Samuel 5:6-10, David, rey de Israel alrededor del año 1004 a. C. conquista Jerusalén a los jebuseos, y la convierte en capital del reino. A partir de ese evento es la “Ciudad de David”.

Luego de la división del reino unificado, Jerusalén es la capital del reino del Sur, o de Judá, y Saquen capital del reino del Norte, 1 Reyes 12:1-24.

Ese estatus de Jerusalén como capital de Judá y luego de Israel se mantiene hasta el año 70 después de Jesucristo, tiempo en que el General Tito al frente del ejército romano toma Jerusalén, la destruye, inclusive el templo, mata gran cantidad de judíos, y destierra a los restantes.

Viajar sola. Jerusalén. Las ocho puertas. Vía Dolorosa. Piscina Probática.

Ruinas de una Basílica Bizantina construida sobre ruinas en Jerusalén.

A partir de aquel doloroso instante, Israel desaparece como Nación, su territorio queda abandonado, y Jerusalén en ruinas.

El historiador Flavio Josefo describe la destrucción de Jerusalén afirmando que:

“la ciudad fue tan metódicamente arrasada por aquellos que la demolieron hasta sus cimientos que nada quedó en ella que pudiese persuadir al visitante de que aquello había sido alguna vez un lugar habitado”.

Para hacer desaparecer a Israel definitivamente el emperador Adriano traza un proyecto de reconstrucción de Jerusalén como una ciudad completamente romana, Aelia Capitolina, lo cual desencadena la rebelión de Bar Kojba entre los años 132 y 135, que es aplastada y da inicio a la diáspora judía.

Seguido a aquella victoria, Adriano unifica la Provincia de Judea con varios territorios vecinos y la rebautiza como Provincia Siria Palestina. La ciudad de Jerusalén es renombrada Aelia Capitolina y reconstruida al estilo romano,  a los judíos se les prohibió el acceso a la ciudad so pena de muerte.

Son los romanos quienes denominan al territorio de Israel como Palestina, lo cual induce confusión en historiadores e incluso teólogos quienes equivocadamente afirman que Jesús vivió en Palestina.

Hasta aproximadamente el 135 d.C, el escenario donde Jesús realiza su ministerio se denomina Judea, Samaria y Galilea. Y como se sabe Jesús nace en Belén de Judea, Lucas 2:4-7, crece en Nazaret de Galilea, Lucas 2:39-40,  inicia su ministerio en Capernaún de Galilea, Mateo 4:12-16, y muere en Jerusalén. Todo predicho por los profetas de Israel.

Así pues, desde el 135 d.C., hasta el año 1947, Israel no existe como Nación, sino como un sentimiento en la diáspora.

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobó la Resolución 181, que proponía un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU contemplaba dividir la parte occidental del territorio en dos Estados, uno judío y otro árabe-palestino, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional.

Resultado de imagen para resolucion 181

Blanco, Israel; gris, Palestina.

Aquella decisión tuvo como consecuencia una guerra civil en el territorio de  Palestina que estalló al día siguiente de la votación del Plan, seguida de la guerra árabe-israelí de 1948 y los sucesivos enfrentamientos entre árabes y judíos que se mantienen hasta la actualidad.

El 14 de mayo de 1948, el ejército británico abandonó Palestina y los judíos, liderados por David Ben-Gurión, declararon en Tel Aviv la creación del Estado de Israel, de acuerdo al plan previsto por las Naciones Unidas.

El 5 de diciembre de 1949, el primer ministro de Israel, David Ben-Gurión proclama a Jerusalén capital de Israel, y desde ese día todos los poderes del Gobierno, ejecutivo, legislativo y judicial, allí son ubicados; entre los cuales están la residencia del presidente y del primer ministro, el Knéset, la Corte Suprema y otras instituciones gubernamentales.

Tras la Guerra de Independencia de Israel, la ciudad quedó dividida entre Israel y Jordania;  la parte occidental de la ciudad era administrada por Israel; Jordania anexó formalmente Jerusalén Oriental y Cisjordania al resto de su reino en 1950.​

En la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel conquista el sector oriental de la ciudad, Jerusalén Este, que estaba bajo el gobierno de Jordania. El 30 de julio de 1980, Israel unifica en su legislación ambas partes, oriental y occidental, proclamándola como su “capital eterna e indivisible”.

Las Naciones del mundo, adoptando el principio establecido en la Resolución 101 de la Asamblea de Naciones Unidas que establece que Jerusalén queda bajo jurisdicción Internacional, optan por mantener sus Embajadas en Tel Aviv.

Hasta la determinación del presidente Norteamericano quien decide reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel, y por lo tanto trasladar la Embajada de los estados Unidos de Norteamérica a la ciudad de Jerusalén.

Esta determinación por razones históricas tiene connotaciones políticas y religiosas.

En lo político este hecho fortalece la posición israelí sobre sus derechos históricos relacionados con el territorio ocupado por ellos hasta el año 70, cuando cae Jerusalén bajo el asedio del ejército romano.

Derechos no reconocidos por el resto de las Naciones Árabes del oriente medio, y de otras Naciones, quienes ven a Israel como usurpador, y a Jerusalén capital de Palestina, un Estado Islámico.

Desde la óptica religiosa, se trata de una pelea ancestral entre hermanos descendientes de Abraham, quienes se consideran herederos del Patriarca Hebreo. Unos por vía de Ismael, los árabes, y otros por la de Isaac, los judíos.

Como sabemos al patriarca hebreo le fue prometido un territorio que abarca la denominada media luna fértil; una franja de terreno comprendida entre la ribera del Éufrates, el mar Mediterráneo y el Nilo, Génesis 15:18-21, que más tarde se delimita en Josué 1:4, como el territorio a conquistar.

El rio Nilo, la costa del Mediterraneo y el Eufrates son los puntos de referencia.

Como los descendientes de Ismael afirman ser herederos de Abraham, reclaman su derecho sobre aquel vasto territorio; por su lado los hebreos igualmente se consideran los legítimos descendientes del Patriarca y herederos de la promesa ancestral.

Ambos pueblos han asumido posiciones irreconciliables, lo que dificulta la conciliación y paz entre los hermanos aunque se vislumbra una época en que cederán aspiraciones para integrarse mediante una alianza ecuménica propiciada por un carismático líder descendiente de Abraham.

Desde una óptica escatológica, el anuncio de Trump sobre Jerusalén enciende la imaginación de muchos que siguen de cerca el desenvolvimiento de Israel, a quien consideran un reloj profético.

Ahora bien, es evidente que el fortalecimiento de Israel, así como la determinación de construir el tercer templo en Jerusalén son hechos predichos, que anuncian eventos descritos por Jesús en Mateo 24, y por Juan en su libro de  Apocalipsis.

Israel va a construir su tercer templo. Ese es un plan determinado, incuestionable de los judíos. Cuando ello ocurra comenzará la cuenta regresiva de la Segunda Venida de Jesucristo.

Veremos la abominación desoladora visualizada por Daniel, 9:27,  ratificada por Jesucristo Mateo 24:15; la muerte de los dos testigos, capítulo once de Apocalipsis, y luego el retorno glorioso de Jesucristo. Este tema lo abordo en mi libro “Misterios Revelados del Apocalipsis”.

Previo a estos eventos, un líder carismático, descendiente de Abraham, va a lograr importantes acuerdos de paz,  unificar a los hermanos enfrentados por la posesión de Jerusalén, y propiciar una alianza mundial para la paz, generadora de prosperidad y bienestar.

Recuerda que el pueblo hebreo está disperso en todo el mundo, que algunos líderes mundiales son ciudadanos de sus países por nacimiento, más hebreos por su ascendencia.

32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. Mateo 24:32-33.

Imagen relacionada

Con la prensa mundial en una mano y la Biblia en la otra, el creyente va comprobando la Revelación, y preparándose para “aquel día”.

Fuente.

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos históricos: Wikipedia

Notas personales;  Misterios Revelados del Apocalipsis

Imágenes: Google

CONFLICTO EN GAZA DESDE OTRA PERSPECTIVA

Tras una tregua por razones humanitarias, se reanuda el enfrentamiento en torno a la Franja de Gaza, después de que Hamás y otras milicias dispararon 25 cohetes contra Israel en las últimas diez horas; varios de los proyectiles alcanzaron a Tel Aviv, y otros dos fueron interceptados por el sistema de defensa “Cúpula de Hierro”. Por tales hechos, las Fuerzas Armadas israelíes anunciaron que retoman su ofensiva contra Gaza por tierra, mar y aire e hicieron un llamado a los civiles para que abandonen las zonas en las que se registran combates.

De esta manera prosigue la lucha entre dos vecinos, para asegurar de parte y parte su existencia como pueblo, y como nación.

El conflicto se origina en un acuerdo de la ONU que pretendía resolver la crisis, relacionada con el derecho de los palestinos y de los judíos de poseer un territorio para desarrollarse como Nación independiente y soberana. En 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, aprobó la Resolución 181, la cual recomendaba un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU proponía dividir la parte occidental del Mandato en dos Estados, uno judío y otro árabe, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional.

UN Partition Plan For Palestine 1947-es.svg

En el Plan de Partición del Mandato Británico, para la creación de un estado judío y otro palestino, se observa que la división territorial es ilógica, aparentemente; ya que al estado palestino se le asigna un territorio comprendido de la Franja de Gaza, Cisjordania y una franje de Galilea; rodeado este territorio por el asignado al estado judío. Igualmente establecía que Jerusalén y Belén estarán bajo un gobierno internacional, tanto como libre acceso a los lugares sagrados y a los santuarios.

Esta división es inviable, y propicia mayor desestabilidad.

¿Qué criterios privaron para esta extraña partición?

Presumimos dos criterios. Uno histórico, y otro religioso.

Criterio histórico: Se observa que el territorio asignado al estado palestino, en general nunca estuvo bajo el dominio del Israel antiguo. La franja de Gaza, que anteriormente fue denominada Filistea, nunca estuvo bajo el gobierno de Israel; y el territorio comprendido por Cisjordania y la Franja de Galilea, tampoco estuvo bajo la potestad de Israel, ya que una gran porción de ese territorio fue parte del reino dividido del Norte, denominado en el Antiguo Testamento, Samaria.

Ei Reino del Norte, o Samaria, resulto de la división del Reino de Israel, luego de la muerte de Salomón, y abarcó la parte norte del mismo. Alrededor de 930 AC., después de la muerte de Salomón, a excepción de Judá y Benjamín, todas las tribus de Israel, llamadas las diez tribus del norte, se negaron a aceptar a Roboam, el hijo y sucesor de Salomón, como su rey. La rebelión surgió después de que él se negara a aligerar la carga de los impuestos y servicios que su padre había impuesto a sus súbditos. Luego de 210 años de existencia, el Reino del Norte fue conquistado y destruido por el imperio asirio. Las ciudades principales del Reino del Norte fueron: Siquem, Tirsa y Samaria.

Se afirma que los samaritanos no forman parte de las tribus de Israel, sino que fueron conducidos hasta allí por los asirios para repoblar la zona en torno al año 800 A C. Estos nuevos habitantes, idólatras en origen, se mezclaron con los israelitas que no habían marchado al exilio. Juntos constituyeron una comunidad que no era ni pagana ni judía: los samaritanos.

En tiempos del Imperio Romano, la región de Palestina estuvo dividida en Galilea, al norte, Samaria en el centro, Judea, al sur; y Perea al oriente del Jordán.

En el Nuevo Testamento se destaca que Samaria estaba totalmente divorciada de Israel, como pueblo y como territorio. Se afirma que los judíos no transitaban por Samaria, por razones ceremoniales; y que los samaritanos no veían con agrado ese tránsito de judíos. Se afirma que para ir de Judea a Galilea, los judíos iban por mar, o por tierra, atravesaban el Jordán hacia su ribera occidental y bordándole subían hasta el mar de Galilea, y allí, cruzaban hacia territorio galileo. Es por ese motivo que vemos a Jesús en frecuentes travesías por el Mar de Galilea.

Criterio Religioso: Preservar los lugares sagrados, y santuarios judaicos, islámicos y cristianos. Evidenciado en el hecho de establecer para Jerusalén y Belén un estatus especial, regidas bajo un Control Internacional.

Calvario o Gólgota es el monte o colina a las afueras de Jerusalén donde tuvo lugar la Crucificción de Jesús. Su nombre proviene de la forma de calavera que tenían las rocas de una de sus laderas.

Como sabemos, en Jerusalén precisamente en un lugar sagrado judío, el sitio donde estaba construido el Templo de Salomón, se construyó el Domo de la Roca, un santuario islámico. Motivo por el cual, se pretendía un Gobierno Internacional, para evitar la prevalencia de cualquier religión sobre Jerusalén. Es de conocimiento general que Jerusalén es considerada Ciudad Santa por cristianos, judíos, y el islam.

El Domo de la Roca, un monumento islámico situado en el centro del Monte del Templo. Los musulmanes creen que la roca que se encuentra en el centro de la Cúpula es el punto desde el cual Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios, acompañado por el ángel Gabriel. Fue construido entre los años 687 y 691 por el noveno califa, Abd al-Malik.

Este Plan de Partición, aunque nunca se cumplió al pie de la letra, sirve de base para la creación de los estados de Israel y el palestino.

Como se sabe, los israelíes aceptaron el Plan, más los árabes lo rechazaron, y al siguiente día de la firma de la Resolución, declararon la Guerra a Israel. Estas guerras fueron estableciendo progresivamente los límites de los territorios que hoy ocupan israelíes y palestinos.

La solución al conflicto se dará cuando israelíes y palestinos acepten el espíritu de la resolución 131, que no es más que el deseo de las Naciones del Mundo que palestinos e israelíes conformen naciones independientes, que vivan en paz.

Nota sobre el Plan de Partición.

La Organización de las Naciones Unidas nombró un Comité Especial para Palestina con la misión de resolver la disputa entre judíos y árabes de Palestina, la UNSCOP, compuesto por representantes de once países. Para garantizar la neutralidad de este comité, se decidió que ninguna de las grandes potencias estuviera representada. Después de varios meses de auditorías y encuestas sobre la situación en Palestina, la UNSCOP emitió un informe oficial el 31 de agosto de 1947.

La mayoría de los países de la comisión, Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, Perú, Suecia y Uruguay, recomendó la creación de dos estados separados, uno árabe y otro judío, con Jerusalén bajo administración internacional. Australia se abstuvo, y el resto de los países de la comisión, (India, Irán y Yugoslavia, apoyó la creación de un único estado que incluyera ambos pueblos.

Sesión de la Asamblea General que aprobó la Resolución 181, en 1947

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea Plenaria de la ONU -bajo presidencia del brasileño Osvaldo Aranha, votó el plan de partición recomendado por la UNSCOP, siendo el resultado final de 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones, a la vez que hizo ajustes en los límites propuestos entre los dos estados. La partición tendría efecto a partir de la retirada de los británicos. La resolución no contemplaba ninguna disposición para ejecutar el Plan, lo cual tuvo consecuencias a la larga, ya que no fue posible aplicarla. Los Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron entre quienes votaron en favor de la resolución.

Ver Resolución 131 de la ONU, sobre el Plan de Partición de Palestina;

http://www.uclm.es/profesorado/affernandez/ARCHIVOS/JUEGOS_DE_ROL/palestina/resolucionessamableageneral/Asamblea%20General%20resoluci%C3%B3n%20181%20%28II%29.pdf

Fuente:

  • Prensa Internacional
  • Wikipedia, la enciclopedia libre
  • Imágenes: Google