ISRAEL, PARADIGMA DE LA GRACIA DIVINA

Israel parece una paradoja, alrededor suyo ocurren sucesos aparentemente contrarios a la lógica.

Sobre este pueblo se relatan hazañas históricas impresionantes, tejen conspiraciones; y se idealiza al punto de convertir a Jerusalén, su capital, en la mística morada celestial.

Fue constituido para bendecir a las todas naciones de la tierra, más paradójicamente, algunas de aquellas han sido sus eternas enemigas.

El destino de Israel, y de la humanidad están ligaos; un día se cristalizará aquella amalgama.

La Biblia progresivamente revela su devenir, aclarando todo aquello que parece contradictorio, convirtiendo a este pueblo en un paradigma, un modelo, de la gracia Divina.

En una en un pequeño trozo de tierra en el medio oriente está asentada una parte del pueblo de Dios, la Nación de Israel; y otra porción diseminada entre los pueblos de la Tierra.

ISR orthographic.svg

Su permanencia en aquel territorio ha sido intermitente debido a su turbulenta historia, tal como lo reseña la Sagrada Escritura, y la prensa internacional en épocas recientes.

El territorio que ocupa forma parte de la tierra prometida por Dios a los descendientes de Abraham, originalmente un territorio más extenso, Génesis 15:18; Josué 1:4.

Desde el desierto y este Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los Hetheos hasta la gran mar del poniente del sol, será vuestro término.
 Josue 1:4.

El pueblo de Israel entra en posesión de aquella tierra comandado por Josué, quien la conquista y reparte, Josué 1:6.

Desde ese tiempo Israel se desenvuelve como Nación independiente primero bajo el Gobierno Divino, tiempo conocido como Teocracia Hebrea, que corre hasta que Saúl es designado rey, 1 Samuel 9:16-17, surgiendo así la Monarquía Hebrea.

Israel vive como nación unificada, las doce tribus reunidas, hasta el reinado de Roboan, hijo de Salomón, tiempo en que el reino se divide en el Reino del Norte, o de Israel; conformado por 10 tribus, con Capital en Samaria;  y Reino del Sur o de Judá, las tribus de Judá y de Benjamín, con capital en Jerusalén; todo por disposición Divina. 1 Reyes12:18-26.

Resultado de imagen para reino del norte y del sur
Reino de Israel; Reino de Judá

Israel, o reino del Norte tiene una azarosa historia, hasta que es disuelto por los Asirios, la población es llevada cautiva, 2 Reyes 17:6-7, y el territorio repoblado con otras naciones, 2 Reyes 17:4. De este modo Israel es disperso, las diez tribus son esparcidas entre las naciones del mundo, hasta hoy.

Su territorio fue ocupado por los samaritanos, en el pasado; y hoy por el pueblo palestino.

Por su parte Judá, o reino del Sur, subsiste hasta que los babilonios encabezados por Nabucodonosor invaden a Jerusalén destruyen la ciudad, el templo y llevan cautivos a gran parte de la población, tanto como llevan como botín los utensilios del templo, 2 Crónicas 36:17-21, todo por mandato Divino.

Israel permanece en cautividad setenta años, y bajo el mandato de Ciro, el Persa, inspirado por Dios, permite el retorno de los cautivos a su territorio ancestral, 2 Crónicas 36:22-23.

Luego del cautiverio, y ya en su territorio nuevamente, comienzan a reconstruir a Jerusalén, el Templo, el culto, y sus propias vidas; Esdras y Nehemías narran este tiempo de esperanza y zozobra.

Nehemías y Malaquías culminan respectivamente el ciclo histórico y profético del pueblo de Dios, cerrando así lo que conocemos como Antiguo Testamento.

Los descendientes del reino de Sur, o de Judá, son denominados ahora judíos, y pueblan una región bajo el Imperio Romano, dividida en Judea y Galilea, teniendo en medio a la región de Samaria.

Es en esta región,  cuatrocientos años después de cerrarse el Antiguo Testamento, que los ángeles anuncian a los pastores: “…os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador que es Cristo el Señor.”; dando así cumplimiento a la promesa dicha a Abraham, siglos antes, de que en su simiente serian benditas todas las familias de la tierra, Génesis 22:18.

Los evangelios narran lo sucedido en tiempos de Jesús, y el libro de Hechos lo acontecido en la época apostólica.

En el año 70 de nuestra era, los romanos invaden Jerusalén, destruyen la ciudad, el templo, y llevan pocos cautivos, la mayoría del pueblo es asesinada o dispersa.

Posteriormente, los romanos prohíben a los judíos volver a su territorio, cambian la denominación de provincia de Judea, a provincia Sirio-Palestina, finalmente aquel territorio es denominado “Palestina”, lo que ocurre alrededor del tercer siglo DC.

Nota aclaratoria: Es incorrecto afirmar que Jesús vivió en Palestina, este es un error bíblico, histórico, y teológico. La denominación palestina no se nombra en el Nuevo Testamento, debido a que como tal no existía. La tierra bíblica, recorrida por Jesús es Judea, Samaria y Galilea, Juan 4:3-4; y otras regiones vecinas, como la de los gadarenos, Marcos 5:1.

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, aprueba la Resolución 181, la cual recomienda un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU proponía dividir la parte occidental del Mandato en dos Estados, uno judío y otro árabe-palestino, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional.

UN Partition Plan For Palestine 1947-es.svg
Tomado de Wikipedia

El 14 de mayo de 1948, horas antes de que expirase el Mandato británico sobre Palestina, el Estado de Israel fue proclamado en el territorio otorgado por el plan de las Naciones Unidas, aboliendo como primera medida las leyes antiinmigratorias británicas que impedían desde hacía años la entrada legal de nuevos judíos a Palestina.

Luego de intensas confrontaciones con sus vecinos árabes, finalmente Israel se desenvuelve como una nación próspera que constituye un verdadero milagro, milagro anticipado en la Palabra de Dios, Isaías 66:8-10.

¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos.  Yo que hago dar a luz, ¿no haré nacer? dijo Jehová. Yo que hago engendrar, ¿impediré el nacimiento? dice tu Dios. 10 Alegraos con Jerusalén, y gozaos con ella, todos los que la amáis; llenaos con ella de gozo, todos los que os enlutáis por ella;

Isaías 66:8-10

Entre tanto ocurren aquellas cosas alrededor de Israel, el evangelio de Jesucristo, y el reino de los cielos, se extienden desde Jerusalén hasta copar gran parte del mundo actual; y seguirá creciendo hasta coparlo todo.

La Nación de Israel continuará también su avasallador avance, y un día futuro, tal vez no lejano, dará nuevamente de que hablar, propiciará hechos relevantes anticipados en la Sagrada escritura, no como algunos predicadores esperan y desean, serán de tribulación.

Es lo que anticipa Pablo en 2 Tesalonicenses 2:3-4. Israel construirá el tercer templo, eso es algo inminente, de acuerdo a una organización denominada Instituto del templo, tienen todo listo para levantarle, equiparlo con los utensilios requeridos para el culto, y los sacerdotes designados para continuar los sacrificios.  

En ese templo ejercerá el Anticristo, haciéndose pasar por Dios; esta realidad se describe en Apocalipsis 13:11-18.

Aquel día se acerca.

Queda un aspecto sin definir. ¿Es la Nación de Israel el pueblo de Dios? No, al menos aquella que conforma el Estado de Israel, que es una parte del pueblo de Dios.

Quienes están poblando el actual territorio de Israel, son los descendientes del reino del Sur,  es decir de las tribus de Judá y de Benjamín, que fueron llevadas cautivas a Babilonia, luego repatriadas por Ciro; dispersas por los romanos en el año 70, y asentadas nuevamente en el lugar que ocupan por Resolución de Naciones Unidas.

¿Y, las diez tribus restantes? Están esparcidas por los pueblos de la tierra, donde con toda seguridad bendicen a las naciones donde viven, tal como está previsto en Génesis 22:18.

Esa cita de Génesis se refiere a la simiente de Abraham, en sentido general al pueblo de Dios, Israel, las doce tribus; y en sentido particular al Mesías, ilustre descendiente de la tribu de Judá, por la casa de David.

Por ese motivo Dios permite la división del reino, más bien lo propicia; de tal modo, los descendientes de Judá, los judíos bendicen a las naciones de la tierra con la venida de Jesucristo, quien nace de sus entrañas.

Por eso Jesús dijo a la Samaritana: “…porque la salvación viene de los judíos”, Juan 4:22, refiriéndose a sí mismo, el Mesías, judío de nacimiento.

Las diez tribus restantes bendicen a las Naciones a través de sus aportes en donde quiere que Dios las haya diseminado.

No hay certeza de dónde están, ni de quienes son; más, aun cuando para nosotros son las diez tribus perdidas de Israel, no lo es para su Padre; quien en el momento determinado en su Soberana Voluntad reunirá a las doce tribus para reconstituir al pueblo de Israel.

En el libro de Apocalipsis 7:4 se anticipa este emotivo día de reunificación, en  forma simbólica; y Pablo afirma que Israel será restaurado, Romanos 12:25-29.

Después, un maravilloso día, el pueblo de Israel, conformado por las doce tribus, y el pueblo cristiano, las ramas silvestres, formarán un solo pueblo, Romanos 11:24.

Esta realidad se establece en Apocalipsis 21:10-14, cuando se describe el muro de la Nueva Jerusalén, constituido de 12 puertas cada una con el nombre de una tribu hebrea, simbolismo del pueblo de Israel; y doce columnas, con los nombres de los doce apóstoles, símbolo del pueblo cristiano.

Algo que ha generado mucha confusión entre los predicadores es lo relacionado a las Bodas del Cordero, quienes afirman que Jesús se unirá a la Iglesia en aquellas bodas; algo incierto, debido a un error de interpretación.

¿Es la Iglesia la esposa del Cordero? No. ¿Quién es entonces la esposa del Cordero? Lee Apocalipsis 21:9-10, ¿Te sorprende?

Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. 10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

Apocalipsis 21:9-10.

La Esposa del Cordero es la Nueva Jerusalén, que simbólicamente es el Pueblo de Dios constituido por los descendientes de Jacob, Israel unificado, y los discípulos de Jesucristo, el pueblo cristiano. Unidos como precedentemente se afirma según Romanos 11:24, y Apocalipsis 21:10-14.

Otras interrogantes:

¿Por qué Dios permite la destrucción de Jerusalén, del templo, y la casi desaparición de Israel en el año 70? Porque ya habían cumplido su alta misión: traer al Mesías, el redentor del Mundo.

A partir de tal momento, la continuidad de Israel, y los sacrificios realizados en el templo por los pecados, sería un distractor a la proclamación del evangelio.

Luego de la venida de Jesucristo, su muerte expiatoria, y resurrección, se encomienda a los discípulos continuar la obra comenzada por Israel, bendecir a las naciones, esta vez a través de la proclamación del evangelio de Jesucristo, y la extensión del Reino de los Cielos, hasta lo último de la tierra, Mateo 28:19-20, Hechos 2:8.

¿Por qué Dios activa el actual surgimiento de Israel? Para cumplir lo establecido tocante a su papel en el surgimiento del Anticristo, el falso mesías, predicho en Apocalipsis 13:11. Un ser semejante a un cordero, Jesucristo, pero habla como Dragón, Satanás. Un falso cristo.

Y también, para propiciar el tiempo en que las doce tribus serán reunificadas, y restauradas. Lo que ocurre antes del Retorno de Jesucristo.

Dado que Dios promete a David que su reino será eterno, 2 Samuel 7:12-16, ¿Restablecerá Dios el reino de David? ¿Retornará Jesucristo a establecer en Jerusalén este reino? Muchos así lo esperan; afirman que Jesús volverá y reinará un milenio en Jerusalén, de ser así, no es el eterno.

¿Qué afirma la Biblia al respecto? El reinado de Jesucristo se desarrolla en dos fases: una terrenal, otra celestial.

La fase del reino en la tierra se inicia con la encarnación y ministerio de Jesucristo, así lo dice Mateo 4:17; Marcos 1:15, Lucas 17:20-21; Juan 18:36-37. Este concepto era claro para los creyentes del primer siglo, Felipe “anunciaba el evangelio del reino”, es decir las buenas noticias de la llegada del reino.

De modo que ya estamos viviendo bajo el dominio de Jesucristo, el reino de los cielos, por eso es que afirma: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”, Mateo 28:18; y encarga a sus discípulos el privilegio de extenderlo, Mateo 28:19-20.

La fase celestial del reino se cumple luego de la Segunda Venida, Apocalipsis 22:1-5.

En 1 Corintios 15:24 se afirma que una vez cumplida su misión, Jesucristo entregará el reino al Padre.

Y reinará con su pueblo por siempre.

Estamos a la espera de ese gran día, ocupados en el cumplimiento de nuestra tarea: ser testigos de Jesucristo.

Amen; si, ven, Señor Jesús.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de  http://www.biblegateway.com

Datos históricos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

Anuncios

A PROPÓSITO DEL ENCUENTRO RELIGIOSO EN LA CIUDAD DE LOS CREPÚSCULOS

Circula en las redes sociales un llamado al pueblo cristiano de Venezuela para clamar a Dios, debido a que el primero de septiembre del corriente año, se llevará a efecto en la ciudad de Barquisimeto, una reunion de espiritistas y creyentes de religiones ancestrales, denominado Segundo. Gran Encuentro Intercultural Religiosa de Venezuela 2018.

Es digno de atención la alarma sobre aquel encuentro, al que se le da una importancia desmedida.

Tal encuentro no debería ser motivo de mayores expectativas porque el mismo se da haciendo uso de la libertad religiosa consagrada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; derecho que los cristianos utilizamos para efectuar nuestros cultos, y practicar nuestra devoción sin impedimentos.

Lo que si debe llamar a reflexión es el por qué se incrementa la devoción y el culto a deidades ajenas a la fe cristiana, en un país donde la mayoría profesa el cristianismo desde la cosmovisión católica, mayoritariamente, o desde la perspectiva evangélica.

Esta ocurriendo un fenómeno inverso a la realidad del primer siglo de la era cristiana, cuando el Evangelio del Reino avanzaba, “venciendo y para vencer”, desde Jerusalén, por todo el Imperio Romano, iluminando a los pueblos hasta impactar en Roma.

A medida que los apóstoles difundían la fe en Cristo, la luz iba disipando las tinieblas. El libro de Hechos registra como al llegar Felipe a Samaria, con el poderoso mensaje del evangelio, las “huestes de maldad” eran expulsadas de aquel territorio, Hechos 8:4, y siguientes versículos. De igual modo narra que en las ciudades donde el Apóstol Pablo predicaba el evangelio, la gente abandonaba su idolatría, sus prácticas paganas, y se convertían al cristianismo, Hechos capítulos 16, 17 y 18.

Recordemos que dar aquel paso era comprometer la vida. Es por ello que la expresión usada en griego para referirse a un testigo de Jesucristo era “mártir”.

¿Por qué ideologías y prácticas religiosas no cristianas avanzan en Venezuela?

La respuesta es inquietante, no me agrada, y asombra: Porque los cristianos están abdicando su fe ancestral en Jesucristo. Abandonan sus creencias, para adoptar aquellas que convocan el encuentro en la ciudad de los Crepúsculos, Barquisimeto.

Porque los que asistirán al encuentro en Barquisimeto, son honorables ciudadanos como los que practicamos la fe de Cristo.

Ciudadanos venezolanos a quienes no se ha impactado con el mensaje de esperanza, de reconciliación y perdón. Pablo dice en Romanos 10:14: “¿Y como creerán en aquél de quién no han oido? ¿Y como oirán sin haber quien les predique?”

He aquí algo en que reflexionar, y puedes agregar a tus meditaciones, Juan 3:17, que debe ser un gran impulsor para testificar de Jesucristo.

Estoy recordando los tiempos del Rey Acab en Israel, 1Reyes 16:29-33, y siguientes capítulos, una época negra, amarga, dolorosa, como pocas en Israel. Momento en que los siervos de Dios son llamados a definiciones. No se puede seguir el doble juego.

Elías convoca al pueblo y dice: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle… 1 Reyes 18:21. Será de mucho provecho leer lo que sigue.

No hay que temer, ni impedir, que un grupo de venezolanos se reúnan para ejercitar su fe; ni tenemos derecho a cultivar prejuicios hacia ellos. Proceden conforme a la libertad imperante en Venezuela.

Lo que si necesitamos meditar intensamente es por qué avanzan las religiones ancestrales en territorio cristiano.

Se pide orar para que Dios proteja a Venezuela de aquellas ideologías, y de aquellas devociones paganas que se han infiltrado en nuestro pueblo. Más te pido que medites:

¿A quién se colisionó para extender el evangelio? ¿Qué ocurre en la vida de una persona que se convierte a Jesucristo? ¿Cuál es la condición del pueblo de Dios cuando no se somete a su Palabra, y abandona sus caminos? ¿Será cierta la declaración: bienaventurada la Nación cuyo Dios es Jehová?

Muchos establecen que los males de Venezuela, la horrenda crisis que atravesamos es culpa de la Revolución Bolivariana; que es una crisis económica y política. Y tienen razón a medias, porque todo ello es un simple efecto de una causa demoledora.

El profeta Jeremías lo dice claramente al pueblo de Dios: “Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mi, fuente de agua viva; y cavaron para si cisternas, cisternas rotas que no retienen agua”, Jeremías 2:13.

¿Qué hacer? Abandonar la recurrente actitud de dejar los caminos de Dios, desobedeciendo su Palabra; y volverse a El que perdona y restaura.

No temas que un grupo de ciudadanos se reúnan para expresar sus creencias; teme a Dios, y obedece su Palabra.

Recuerda 2 Crónicas 7:13-14.

Dios te de sabiduría, paz, y poder para testificar de Jesucristo, y extender el Reino de los Cielos.

Fuente

Biblia: Version RVR60

Notas personales

Imagen: Google

SEMANA SANTA DESDE LA PERSPECTIVA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

El domingo 25 de marzo, la cristiandad comienza la conmemoración de la denominada Semana Santa, o semana de la pasión de Cristo, que tiene como punto de referencia la pascua hebrea, día en que Jesucristo fue sacrificado y muerto en el calvario como Cordero de Dios.

Pero la cronología usual de la conmemoración cristiana, se aparta de la establecida en la Sagrada Escritura, concretamente en el libro de Éxodo. Hay que puntualizar que las celebraciones establecidas en el Pentateuco, tenían por objeto ejemplificar la obra de Jesucristo, su sacrificio en el calvario, y eran ensayos de lo que en su momento le habría de acontecer.

Resultado de imagen para pascua judia

El libro de Éxodo presenta la cronología de la semana santa, hasta el día de Pascua, el 14 de nisán;  en tanto que en los profetas, y las afirmaciones de Jesucristo, se establece lo que ocurre después de aquel día, el 14, día de la muerte de Cristo.

En Éxodo 12:1-6, se marca la pauta para la mitad de la semana, veamos:

1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. 3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4 Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6 Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7 Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8 Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.

La instrucción de dios a Moisés, es:

Día 10 del mes, selección del cordero

Día 13, por la tarde, sacrificio del cordero, marcar la casa con su sangre

Día 14, en la noche, cena de Pascua

Respecto de su resurrección, se deja entrever en Isaías 53:10-12, sin embargo el mismo Jesucristo declaró este hecho, Mateo 17:22-23:

22 Estando ellos en Galilea, Jesús les dijo: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, 23 y le matarán; mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.

De estos textos obtenemos la cronología de la semana de la pasión, en el mes de nisán:

Día 10, selección del cordero, primer día de la semana al atardecer; domingo para nosotros, Marcos 11:1-11

Día 14, sacrificio del cordero, cena pascual, jueves al anochecer, Marcos 14:12-25: al amanecer de ese día es sentenciado, sacrificado, y sepultado al atardecer. Recuerda que el día hebreo comienza al anochecer.

Día 17, tres días después de morir Jesucristo, resurrección. Primer día de la semana, Mateo 28:1

Es fascinante lo que ocurre aquella inolvidable semana, veamos el relato:

El día 10, al anochecer corresponde la selección del cordero a ser sacrificado para el día de Pascua. Los hechos son así:

El día 9, el Sumo Sacerdote acudía a los establos de Belén para seleccionar el cordero sin mancha para el sacrificio pascual, pues sabían que en Belén nacería el Mesías, Miqueas 5.2. Recuerda que el Señor nació en un establo de Belén, Lucas 2:11-12.

Una vez escogido el cordero, el Sumo Sacerdote se dirige hacia Jerusalén para que a la puesta de sol, al comienzo del día 10 de, quedara apartado para su sacrificio, el 14 de ese mismo mes.

Durante el trayecto de regreso con el cordero, se apostaban a los lados del camino los sacerdotes y la gente que había concurrido a celebrar la fiesta; omaban ramas de palmera y clamaban: “¡Hosanna!, ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!”. De esta manera habían estado realizando por años, al celebrar cada Pascua, el ensayo de la entrada del Mesías a Jerusalén, que esperaban ocurriera en ese tiempo, como estaba profetizado, Daniel 9:24-26.

El año en que Jesús muere en la cruz, se cumple el hecho tantas veces ejemplificado: el Señor se anticipa al Sumo Sacerdote y entra por el camino a Jerusalén, Lucas 19:35-40.

35 Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima. 36 Y a su paso tendían sus mantos por el camino. 37 Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, 38 diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! 39 Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. 40 Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.

Jesús es aclamado por la multitud como “el rey que viene en el nombre del Señor. De esta manera se cumple lo anunciado con mucha anticipación respecto de Jesucristo. Aquel día es seleccionado como el cordero a ser sacrificado cuatro días más tarde; y que resucitaría tres días después.

Resultado de imagen para entrada triunfal en jerusalen

Es de hacer notar que la conmemoración nuestra de aquellos eventos, es diferente a como ocurrieron. Por las referencias de los evangelistas, los hechos ocurren así:

Domingo al anochecer: Entrada a Jerusalén, día 10 al anochecer, primer día de la semana, Marcos 11:7-11. Es decir el sábado por la noche, para nosotros en occidente. Lee el versículo 11: “…se fue a Betania con los doce discípulos, porque ya era tarde.” Nosotros celebramos “La Entrada Triunfal” en domingo por la mañana.

Lunes en la mañana: Maldición de la higuera estéril, Marcos 11:12-14.

Martes en la noche: Es ungido en Betania, Marcos 14:1.

Jueves al anochecer: Cena de Pascua, día 14, miércoles en la noche para nosotros en occidente, Marcos 14:12; de conformidad con Éxodo 12:6, 8.

Jueves en la mañana: Crucifixión de Jesucristo, día 14, jueves a la hora tercera (9 de la mañana), Marcos 15:25. Muerte de Jesucristo, hora novena (3 de la tarde), Marcos 15:34-37. Sepultura, Jueves al atardecer, Marcos 15:42-43.

Primer día de la semana: Resurrección, tres días después, primer día de la semana, domingo, Marcos 16:1-8.

Es probable se presente cierta confusión en cuanto a los días. Recuerda que el día hebreo comienza al atardecer. Por ejemplo: El lunes comienza el domingo a las 6 de la tarde y transcurre hasta las 6 de la tarde del lunes. A esa misma hora, seis de la tarde, comienza el día martes. Consecuentemente, el miércoles comienza el martes a las seis de la tarde, y así sucesivamente.

Los hebreos miden el día a partir de las seis de la tarde.

Por ese motivo, Jesús celebra la cena de Pascua el jueves en la noche, y muere el jueves en la mañana; eso para un hebreo. Según el calendario gregoriano Jesús celebra la cena el miércoles en la noche y muere el jueves en la mañana.

¿Por qué la pascua cristiana no coincide con la judía? Al comienzo, durante los primeros años de nuestra era, la muerte de Cristo se celebraba el mismo día de la Pascua Judía, es decir el 14 de nisán; y la cronología de las festividades coincidían, de modo que el 10 de nisán se iniciaba la fiesta de la libertad, para los judíos, y la semana santa para los cristianos.

Pero para que no se confundieran las tradiciones, se discutió un cambio de fechas en el Concilio de Nicea del 325, convocado por el emperador Constantino. Ahí se decidió que el Domingo de Resurrección se festejara el domingo siguiente de la primera luna llena, después de la llegada de la primavera.

Entonces, como el equinoccio de primavera es el 20 de marzo, y la primera luna llena no todos los años llega en la misma fecha, la llegada de la Semana Santa es móvil. Puede caer entre el 22 de marzo y el 25 de abril, dependiendo de la coincidencia entre el calendario solar y el lunar.

Se hizo de este modo para que siempre la semana santa comenzase un domingo, el de ramos, y culminara el domingo de resurrección.

Entre algunos cristianos, y notables teólogos, existe la tendencia a desligar el cristianismo de la fe hebrea, enraizada en la Ley, o Pentateuco, lo cual es indebido porque aquella ley apunta a Jesucristo; en forma de rito anticipaba, escenificaba el sacrificio de Cristo, su resurrección, tanto como la venida del Espíritu Santo.

En otras palabras, la fiesta que comenzaba el 10 de nisán, con la elección del cordero pascual, y culminaba cincuenta días después de la pascua, pentecostés, se estableció como actos que escenificaban eventos cruciales y determinantes en el plan de salvación.

La elección del cordero en Belén y su traída a los establos del templo, para ser observado hasta su sacrificio, hecho que ocurría el 10 del primer mes, escenificaba la elección de Jesús como el Cordero de Dios; por eso entra a Jerusalén aquel inolvidable día, es aclamado como el “bendito que viene en el nombre del Señor”, y una vez en la ciudad, entra al templo, a donde había sido llevado el cordero pascual, Marcos 11:11.

La muerte de aquel cordero, la sangre derramada el día 14, el día de la Pascua, escenificaba la muerte del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

El día de Pentecostés, que se celebraba cincuenta días después de la Pascua, la fiesta de las primicias, anticipaba año tras año, la venida del Espíritu Santo, como una primicia que da poder para testificar de Jesucristo.

Visualicemos lo que ocurría un día de Pascua en el Templo.

Un levita sacrificaba el cordero, que previamente había sido elegido el día 10; seguidamente vertía la sangre en un recipiente diseñado para aquel propósito, y la entregaba al Sumo Sacerdote. El cordero sacrificado se colocaba en el altar del sacrificio y era quemado. El Sumo Sacerdote se dirigía al Lugar Santísimo a verter la sangre sobre el propiciatorio colocado en la parte superior del Arca del Pacto, lo cual hacía solemnemente. Una vez cumplido aquel rito, y aceptada la ofrenda, el pueblo quedaba libre, expiado de pecado.

¿Por qué se llevaba a cabo año tras año aquel rito? Para simbolizar el sacrificio de Jesucristo en la cruz, el derramamiento de su sangre para el perdón de pecados; y su entrada al Lugar Santísimo, donde es acepto su sacrificio, y se sienta a la diestra del Padre.

No es correcto desvincular al pueblo de Dios – y los elementos, símbolos, principios, normas, ritos de la ley, tal y como se describen en el Antiguo Testamento – con la nueva realidad a causa del sacrificio de Cristo, y lo establecido en el Nuevo Testamento. Una realidad es símbolo de la otra, una se proyecta sobre la otra.

¿Qué relación existe entre el pueblo de Israel y la Iglesia? El pueblo de Israel representa a la Iglesia y su obra misionera.

¿Cuál era la misión de Israel? Bendecir a todas las naciones con la simiente de Abraham, Jesucristo, Génesis 12:1-3, 22:18, ¿Cuál es la misión de la Iglesia? Bendecir a todas las naciones de la tierra difundiendo el mensaje del evangelio de Jesucristo, Mateo 28:19-20; Hechos 1:8.

Israel cumple su misión, lo cual se evidencia en el nacimiento y obra de Jesucristo, el nuevo Adán, a través del cual somos libres de la condenación eterna. La Iglesia la cumple en la medida que se aboca a testificar de Jesucristo, y hacer discípulos, hasta lo último de la tierra.

¿Qué relación tienen la ley los ritos de la ley con el cristianismo? En otras palabras: ¿Qué relación tiene el Antiguo Testamento con el Nuevo Testamento? Una relación total, que en lógica matemática se define como una relación bicondicional, bidireccional, la cual se expresa en estos términos:

El valor de verdad de dos proposiciones es bicondicional, definida “p si y solo si q”, es verdad cuando ambas proposiciones (p y q) tienen el mismo valor de verdad, es decir, ambas son verdaderas simultáneamente; de lo contrario, es falso.

Se tiene así que la afirmación “p si y solo si q” es lógicamente equivalente a las dos afirmaciones: “si p, entonces q”, y “si q, entonces p”. Escrito utilizando conectivas lógicas:

p ↔ q ≡ (p → q) ∧ (q → p)

Es decir, ante la afirmación si “p” es Antiguo Testamento, y “q” es Nuevo Testamento, ambas son verdaderas, si lo que afirma el AT se cumple en el NT; y lo se cumplió en el NT es lo predicho en el AT, escrito así:

AT↔ NT ≡ (AT→ NT) ∧ (NT→ AT)

Diagrama de la equivalencia A↔B:

Diagrama de Venn 18.svg

Imagen tomada de Wikipedia.

A es AT, B es NT, la intersección, rojo entre los círculos blancos es la semana de Pascua, de domingo de ramos a domingo de resurrección.

Si cristo no resucitó, vana es nuestra esperanza.

Podemos hacer notar algunas equivalencias entre el AT y el NT:

-Paso del mar rojo, nacimiento de la Nación de Israel – Nuevo nacimiento del creyente

-Éxodo hacia la tierra prometida – Recorrido de la Iglesia hacia la Nueva Jerusalén

-Sacrificio del cordero por la expiación del pueblo – Sacrificio de Cristo en la cruz, para redención de todo el que en Él cree.

-Pascua hebrea – Muerte de Cristo en la cruz, y rito de la Cena del Señor

Pentecostés, fiesta de las primicias – Advenimiento del Espíritu santo, primicia que determina el nacimiento de la Iglesia

Templo de Jerusalén – Cuerpo del creyente, donde mora el Espíritu Santo

Lámpara de siete candeleros – La Iglesia iluminando al mundo

-Fiesta de los panes sin levadura – Purificación del creyente y de la Iglesia de la levadura del pecado

Entre otras muchas equivalencias.

Por tal motivo considero un grave error el que el emperador Constantino, apoyado por la iglesia imperial romana, decidieran en el Concilio de Nicea, cambiar las fechas de las celebraciones establecidas en el Pentateuco, para ajustarlas a celebraciones paganas, en las que los romanos conmemoraban sus deidades. De ese modo trastocaron la equivalencia cronológica, pues por ejemplo el 25 de diciembre se establece como día para conmemorar el nacimiento de Jesucristo, pero aquel día se celebraba el nacimiento del dios sol; una equivalencia blasfema, inaceptable.

Pero la cristiandad en general acoge aquellas fechas para recordar eventos narrados en la Sagrada Escrituras, muchas de las cuales no corresponden a las establecidas en el Antiguo Testamento; sin embargo tal circunstancia es irrelevante ya que nosotros no celebramos cumpleaños, aniversarios o efemérides; sino la realidad de la ocurrencia de los hechos narrados en el Sagrado Libro.

Por ejemplo, Pentecostés, fiesta poco celebrada en el mundo evangélico, de gran trascendencia en el Nuevo Testamento de acuerdo a Hechos capítulo dos, se celebra en fecha del calendario gregoriano que no corresponde a la festividad bíblica que es 50 días después de la Pascua.

Como sabemos la pascua se celebra el 14 de nisán, de acuerdo al  calendario hebreo; y ese día este año 2018 corresponde en el calendario gregoriano al venidero 30 de este mes de marzo, día viernes. Pentecostés se celebra 50 días después de la Pascua, por lo tanto corresponde al día 20 de mayo de 2018.

La celebración establecida por la Iglesia Católica tiene una inconsistencia bíblica, ya que pentecostés se celebra 50 días después de la Pascua hebrea, 14 de nisán, de conformidad con Éxodo 12, como reseñamos antes; sin embargo los católicos cuentan a partir del domingo de resurrección, para hacerlo coincidir con la verdadera fecha de pentecostés del calendario judío, un invento producto del Concilio de Nicea.

Insistimos esto no tiene relevancia, ni afecta la doctrina bíblica tocante a la equivalencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Lo importante es que un día del primer siglo de la era cristiana Resucita Jesucristo, después de haber sido sacrificado en la cruz, y este hecho sí que es vital, pues es el fundamento de nuestra fe, y la esencia del testimonio de los discípulos durante el primer siglo: Jesucristo resucitó.

Gloria a Dios. Proclamamos esta realidad, esperando su Segunda venida.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org

Datos: Wikipedia, Imágenes: Google

Notas personales

ISRAEL Y JERUSALÉN EN LA HISTORIA, EN LAS PROFECÍAS

La polémica suscitada por la decisión del Presidente Donald Tremp de reconocer a Jerusalén como capital de Israel ha encendido los ánimos de prominente líderes de algunas naciones árabes, así como reavivado el entusiasmo de aquellos predicadores afectos a la escatología.

Resultado de imagen para israel

El reconocimiento del presidente estadounidense ha emocionado a quienes esperan que Jesucristo vendrá a establecer su reino milenario en Jerusalén, de modo que el rapto y la gran tribulación es algo inminente.

Sin entrar en consideraciones sobre la certeza de aquella esperanza, tenemos que reconocer que cuanto ocurre alrededor de Israel es el cumplimiento de afirmaciones pronunciadas hace alrededor de 2500 años.

Es que tanto el nacimiento de Israel como pueblo, y su devenir histórico está marcado en la Sagrada Escritura.

Nace por determinación Divina, como parte de un plan para bendecir a todas las naciones de la tierra. Es lo prometido a Abraham, tal y como se evidencia en Génesis 12:1-3, y 22:18.

Es Jehová, el Dios de Israel, quien establece el territorio donde se han de asentar, Génesis 12:5-7, que toma la figura afectiva de “la tierra prometida”.

Location map of Israel. Where in the Middle East is Israel

Ubicación de Israel

Seguidamente Dios conduce los procesos para que Israel llegue a ser un pueblo a partir de Abraham y sus descendientes, Isaac y Jacob. La llegada de Jacob a Egipto obedece a tal propósito, Génesis 46:1-4; allí nace el pueblo de Israel, que con Moisés a la cabeza son conducidos por el desierto hacia la tierra prometida, Éxodo 3:7-10, 13:17-22.

En el desierto Dios les constituye en nación y les da su constitución, la Ley, que es conocida como la Torá, el Pentateuco, Éxodo 19:1-6 y contexto.

Josué, sucesor de Moisés, es quien asume por disposición Divina la conquista de la tierra prometida, Josué 1:1-5.

Israel se establece en Canaán, tal como se le había prometido, se organiza como Nación, y se designa a Jerusalén como su capital durante el reinado de David, 2 Samuel 5:6-10.

Israel mora en aquel territorio hasta que es desarraigado por los babilonios lo que determina el fin de la Monarquía hebrea, 2 Reyes 25:1-21. Aquel doloroso destino es consecuencia de la infidelidad de Israel al Pacto Ancestral.

Luego de setenta años de cautividad, Dios determina el retorno a su territorio, Esdras 1:1-11. Ya en su territorio se ocupan de reconstruir las ciudades, el muro de Jerusalén, el templo y el culto a Jehová, reseñado por Nehemías en su libro.

Israel sobrevive a los persas, al Imperio Griego y subsiste hasta el romano. Es a mediados de este Imperio que en la aldea de Belén nace Jesús, ilustre descendiente de David, el Mesías prometido, la simiente de Abraham que sería de bendición a todas las naciones, Génesis 22:18. Jesús al final de su ministerio predice la destrucción total de Jerusalén, del templo y el desarraigo de Israel de su territorio, Mateo 24:1-2, y contexto.

En el año 70 después de Jesucristo se cumple aquella fatídica predicción, el general Tito, que después se convertiría en emperador, al frente del poderoso ejército romano, invade Jerusalén, destruye la ciudad, al templo y asesina cientos de judíos, lleva algunos cautivos y el resto se dispersa. El historiador Flavio Josefo en su libro “La Guerra de los Judíos” escribe que la sangre de las victimas corría por las calles de Jerusalén, y que la ciudad y el templo fueron roturados totalmente. A los judíos se les prohíbe volver a aquellas ruinas “so pena de muerte”.

En el año 132 se inicia la rebelión de Bar Kojba (en hebreo, מרד בר כוכבא) contra el Imperio romano. Es la última de las grandes guerras contra los romanos, la cual fue aplastada brutalmente.

Masada in the Judaean Desert

Ruinas de Masada, lugar emblemático de la resistencia judía.

Según Dión Casio, historiador romano, alrededor de 580 000 judíos fueron asesinados; arrasadas 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas. El emperador ​ Adriano en otro intento de eliminar de raíz la identidad judía, causa de las continuas rebeliones, prohíbe la Torá, el calendario judío y manda ejecutar a numerosos rabinos; los rollos sagrados fueron quemados en una ceremonia en el Monte del Templo.

En el espacio del templo antiguo erigie dos estatuas, una del dios romano Júpiter y otra de él mismo. Asimismo elimina la provincia romana de Judea y la fusiona con otras regiones, dando lugar a la provincia Siria-Palestina usando el nombre de los filisteos, antiguos enemigos de los judíos, y sobre el sitio de Jerusalén funda la ciudad Aelia Capitolina, y prohíbe a los judíos que entraran en ella. Para humillarlos aún más, sobre la puerta principal de la ciudad se colocó la estatua de un cerdo.

A partir de la eliminación de la Provincia Romana de Judea y su anexión a la Sirio-Palestina, al territorio de Israel se le comienza a denominar Palestina. Hecho que ha causado gran confusión en algunos círculos cristianos en los que se afirma que Jesús vivió en Palestina, e incluso algunas Biblias muestran el mapa de Judea, Samaria y Galilea, sitios por donde anduvo Jesús, y le denominan Palestina.

Ello es un error histórico y bíblico, es como afirmar que Colón en su primer viaje arribó a las costas de San Salvador, que antes del fescubrimiento se denominaba “Isla de Guananí”.

Desde aquel momento, eliminación de la provincia de Judea,  los judíos son definitivamente desterrados y dispersos por todas las naciones; tras la caída del Imperio Romano diversos grupos de países vecinos pueblan el territorio de Israel, hasta el año 1948 cuando surge de nuevo la Nación de Israel.

Este resurgimiento de Israel fue anticipado en la Sagrada Escritura, veamos:

Los judíos regresarán a su patria, Isaías 11:11-12.

Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra.

Lee Isaías 43:5-6, y también Ezequiel 37:21-22; 38:8.

El 29 de noviembre de 1947 es votada la Resolución 181 en la Asamblea General de Naciones Unidas, que recomienda la partición de Palestina en un Estado judío, un Estado árabe y una zona bajo régimen internacional particular. Entre los dos estados se debe establecer una unión económica, aduanera y monetaria.

A partir de aquella resolución los judíos comienzan a llegar desde Europa, Asia, las Américas, de todas partes.

La nación de Israel nacería en un día, Isaías 66:8.

¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos.

El 14 de mayo de 1948, Israel se convirte en una nación.

El 5 de diciembre de 1949, el primer ministro de Israel, David Ben-Gurión proclama a Jerusalén capital del Estado de Israel,​ y desde entonces todos los poderes del Gobierno israelí, ejecutivo, legislativo y judicial- están ubicadas allí, tales como la residencia del presidente y del primer ministro de Israel, así como el Knéset, la Corte Suprema y otras instituciones gubernamentales.

En la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel conquista el sector oriental de la ciudad, la llamada Jerusalén Este,  que estaba en manos de Jordania, anexándola al resto del municipio.

El 30 de julio de 1980, Israel integra en su legislación nacional ambas partes, oriental y occidental, proclamándola como su “capital eterna e indivisible”​ mediante la Ley de Jerusalén.

​ El miércoles 6 de diciembre de este año el presidente de Estados Unidos Donald Trump anuncia que reconoce a Jerusalén como la capital de Israel, y agrega su disposición de tramitar el traslado de la embajada de su Nación hacia aquella ciudad.

Tras este anuncio, otras naciones comienzan a reconocer el estatus de Jerusalén como capital de Israel y anuncian el traslado de sus embajadas hacia la capital.

Actualidad de Israel.

En reciente discurso ante la ONU del primer ministro de Israel,  Benjamín Netanyahu, difundida su versión en español en el sitio israelnoticias.com, se refiere a los beneficios aportados por Israel en los siguientes términos:

Mira a tu alrededor y verás esas contribuciones todos los días, en la comida que comes, en el agua que bebes, en los medicamentos que tomas, en los coches que manejas, en los teléfonos celulares que usas y en tantas otras maneras que están transformando mundo.

Lo ves en la sonrisa de una madre africana en un remoto pueblo que, gracias a una innovación israelí, ya no debe caminar ocho horas al día para traer agua a sus hijos.

Usted lo ve en los ojos de un niño árabe, que fue enviado a Israel para someterse a una operación de corazón que salva vidas.

Y lo ves en las caras de las personas en el terremoto de Haití y Nepal que fueron rescatados de los escombros y recibieron nueva vida por los médicos israelíes.

Como dijo el profeta Isaías: “Yo os he hecho luz para las naciones, trayendo salvación hasta los confines de la tierra”.

Hoy, 2.700 años después de que Isaías pronunció esas palabras proféticas, Israel se está convirtiendo en un poder creciente entre las naciones. Y finalmente, su luz está brillando a través de los continentes, trayendo esperanza y salvación hasta los confines de la tierra.

Esas fueron las palabras de Netanyahu sobre los aportes de Israel a la humanidad.

Aunque no lo dijo explícitamente, pues él no lo cree, el gran aporte de Israel a la humanidad, tal como refirió al mencionar Isaías 49:6, es Jesucristo, el Mesías prometido que vino en  cumplimiento al Pacto con Abraham, resumido en Génesis 22:18:

En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, porque obedeciste mi voz.

Este, y todo el beneficio de Israel a la humanidad en la ciencia, artes, agricultura, medicina, finanzas, entre otras, tal y como refirió Netanyahu, ocurre por disposición Divina.

El futuro de Israel.

Israel seguirá avanzando como una potencia mundial, tal y como ha sido predicho por los profetas, y un día, tal vez no lejano, en alianza con otras potencias ejercerá dominio sobre todas las naciones de la tierra, sin embargo su gobierno no será como algunos teólogos anticipan; ya se mueven las piezas en tal sentido, y Netanyahu lo mencionó en su discurso ante la ONU.

El papel de Israel en los últimos tiempos lo analizo en mi libro Misterios Revelados del Apocalipsis, allí se hace un estudio profundo de la revelación bíblica tocante a ese tema.

Espiritualmente, Israel será restaurado tal y como refiere Pablo en Romanos 11:25-36.

Israel es un paradigma del trato de Dios con la humanidad, su nacimiento, desarrollo y subsistencia es producto de la gracia Divina, su curso no lo traza el azar, la casualidad, o simples realizaciones humanas.

Dios dirige la historia, y su plan es que los hombres sean libres, prósperos, felices, tal y como lo revela la Sagrada Escritura, y se demuestra a través del cuidado sobre el gran pueblo de Israel.

La materialización del proyecto Divino se aprecia en Isaías 65:17-25:

17 Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18 Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20 No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21 Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. 24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.

Si comparas este texto anterior con Apocalipsis capítulos 21 y 22, observarás que contienen la misma promesa. Ese es el futuro del pueblo de Dios, que de acuerdo a la revelación bíblica ocurrirá posterior a la Segunda venida de Jesucristo.

Entre tanto Israel continuará su evolución histórica conforme a la pauta que establece Dios en su soberana voluntad.

Fuente:

Texto bíblico: Biblia versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos históricos: Biblia y Wikipedia

Discurso de Netanyahu en la ONU: © israelnoticias.com  Autorizado para su difusión incluyendo este mensaje y la dirección: https://israelnoticias.com/benjamin-netanyahu/discurso-del-primer-ministro-benjamin-netanyahu-en-la-onu

Notas personales

Imágenes: Google.

PROFECÍAS BÍBLICAS SOBRE VENEZUELA PARA EL 2018

Conocer los que sucederá en el futuro es una inquietud propia de la naturaleza humana, y esta cobra mayor fuerza al acercarse el final del año por una diversidad de motivos. Por tanto, el hombre ha ingeniado diversas estrategias para develar los acontecimientos por venir.

La astrología es una de ellas, la cual se basa en el estudio de los cuerpos celestes, en realidad en la mecánica celeste, por la creencia de que existe una correlación entre los eventos celestiales con los acontecimientos terrenales.

Resultado de imagen para conocer el futuro

Esta correlación es cierta en lo que se refiere a ciertos fenómenos como las estaciones, en que la posición de la tierra respecto del astro rey determina la duración del día, de las noches, y hasta la temperatura; así como las mareas, que son influidas por la atracción de la Luna.

En el Antiguo Egipto la salida de la estrella Sirio marcaba la época de las inundaciones del Nilo,  los sacerdotes egipcios notaron que la crecida del río Nilo empezaba poco después de que Sirio, la estrella más brillante del firmamento, hiciera su aparición en el cielo nocturno; descubrieron que  cada 365 días ocurría tal fenómeno, lo cual dio origen al calendario con tres estaciones de cuatro meses.

Sin embargo esta regularidad estelar y su correlación con fenómenos terrestres que permite determinar sucesos como las crecidas del Nilo, o cuando es Luna Nueva, no significa que estudiando el movimiento de los cuerpos celestes se pueda anticipar acontecimientos de carácter social, políticos, o personales.

La estrella Sirio es la más brillante en el cielo matutino.

Lo que un astrólogo ha hecho siempre es adivinar lo que ocurrirá en el futuro utilizando el pensamiento mágico, que como se sabe carece de rigor científico, se fundamenta más en la intuición del adivino, y en su capacidad de convencimiento.

Hay dos vías para conocer el futuro, una son los métodos predictivos usando la estadística, es decir obtener conclusiones para deducir la ocurrencia de un fenómeno a partir de todas las observaciones hechas, basándose en la información numérica. Mediante esta herramienta se puede determinar con alto grado de probabilidad resultados electorales, o aceptación de un producto; incluso la reaparición de una enfermedad.

Otra vía para conocer el futuro es a través de una revelación, avanzamos hacia el ámbito de la Teología, esta disciplina estudia la revelación Divina desde diversas perspectivas, una de las cuales es la Biblia. Estamos en la dimensión espiritual, echamos mano a la fe, y a la observación de los fenómenos sociales, similar al método estadístico.

Haciendo uso de este recurso vamos a predecir lo que ocurrirá en Venezuela durante el 2018.

Esta es la cuarta vez que en este sitio declaramos anticipadamente, con base a la Escritura, los sucesos por ocurrir. La primera predicción fue en el año 2014, anticipando los sucesos del 2015; la última la escribimos el 27 de noviembre pasado, esta fue nuestra predicción sobre lo que ocurriría en Venezuela en el ámbito político durante el 2017:

La crisis no se resolverá, al contrario se hará más aguda; la Revolución Bolivariana continuará en el poder hasta las elecciones presidenciales, con o sin Maduro, la MUD continuara su estrategia de dialogo, o en su defecto oposición con “sordina”, a la espera de que la Revolución Bolivariana se desplome por sí misma, y así fácilmente tomar el poder; a la sociedad civil la mantendrán fuera de juego. Una vez en el poder la MUD, habrá un período de violencia, luego de incertidumbre porque la oposición que harán los representantes de la Revolución Bolivariana no será tan “light” como la que hace la oposición democrática. Y los grupos internacionales afines al chavismo, tanto como los Países aliados con ellos procurarán defender sus intereses políticos y económicos enraizados en Venezuela durante la Revolución Bolivariana.

Dicha predicción, observe que no es una profecía, esta se da más adelante en el escrito indicado, se ha cumplido rigurosamente, quedando pendiente lo relacionado con las elecciones presidenciales, para las cuales aún no hay fecha cierta, pero insistimos en predecir el escenario planteado para aquel evento.

¿Cómo llegamos a establecer ese escenario para el 2017? Estudiando el comportamiento de los venezolanos durante el 2016.

Resultado de imagen para estadistica

Ahora, vayamos al pronóstico para el venidero año, ¿Qué anticipamos para el 2018?

Este es nuestro pronóstico:

La crisis venezolana no se resolverá todavía, tenderá a ser más aguda; los desaciertos de los dirigentes políticos erosionan su credibilidad por lo que la Revolución sigue ganando tiempo para alargar su permanencia en el poder; la crisis humanitaria se agravará. Surgirá una tercera tendencia, ajena a la Revolución y a los factores aglutinados en la MUD, como una alternativa de solución a la crisis política.

Esta es nuestra predicción.

Ahora bien, prometimos declarar una profecía para el 2018, para ello, necesitamos acudir a la Sagrada Escritura, revisemos entonces lo que ella establece para el futuro. Antes hay que formular algunas precisiones, para situarnos en el contexto bíblico.

Al revisar la labor de los profetas, y analizar el contenido de sus mensajes se evidencia que ellos son emisarios de Dios, así lo declaran explícitamente cada uno de ellos; y su misión es exhortar al pueblo de Dios para que se sujete  a su Palabra contenida en la Torá o Pentateuco; caso contrario, se les advierte las consecuencias de desatender la Ley Divina.

Hasta el año 587 antes de Jesucristo, todos los profetas  denunciaron la corrupción moral, idolatría y prácticas paganas de los Sacerdotes, reyes y príncipes de Israel; de igual modo llamaron al arrepentimiento y advirtieron que si no retornaban a Jehová, a sus enseñanzas el templo, la ciudad de Jerusalén serian destruidos y parte de la población dispersa.

Israel hizo caso omiso a las advertencias Divinas, y el año 587 antes de Jesucristo, el ejército babilónico penetro en Jerusalén, destruyó el templo, los palacios, arrasó con la ciudad, el muro, y llevo cautivos a Babilonia a los príncipes de Israel. Todo en cumplimiento de las profecías declaradas al pueblo, lee 2 Crónicas 36:11-16.

Algo similar pasa en Nínive, aquella gran ciudad que luego se convierte en  poderosa capital imperial; durante tres días el mensajero Divino recorre la ciudad con un anuncio: “de aquí a cuarenta días Nínive será destruida”. A diferencia de los israelitas, Nínive se arrepiente y evita aquella catástrofe predicha, Jonás 3:4-9.

Entonces, el mensaje profético para Venezuela está contenido en la Biblia y es similar que para Israel, Nínive, o cualquier otra Nación del Mundo.

Resultado de imagen para biblia

Leamos:

Lo que Dios espera del pueblo:

12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 13 que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad? 14 He aquí, de Jehová tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos, la tierra, y todas las cosas que hay en ella. Deuteronomio 10:12-14.

Lo que Dios promete al pueblo:

1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. Deuteronomio 28:1-8.

Lo que el pueblo necesita hacer:

3 Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. 4 No seáis como vuestros padres, a los cuales clamaron los primeros profetas, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas obras; y no atendieron, ni me escucharon, dice Jehová. Zacarías 1:2-4.

Ahora bien, cuando se pide a los pueblos, y al creyente en particular que se vuelva a Dios, y “poner por obra todos sus mandamientos”, no se refiere a simplemente orar, leer la Biblia, y acudir a los templos los domingos, que es importante, sin embargo el énfasis es poner en acción las instrucciones Divinas en todos los aspectos de la vida, día tras día.

Es establecer un estilo de vida  fundado en las instrucciones Divinas, entre otras:

Amar a Dios, amar al prójimo, amor propio, arrepentirse de lo malo, obedecer, servir, testificar de Jesucristo, propiciar la paz, promover la reconciliación, perdonar.

Ejercitar valores como: Honestidad, responsabilidad, integridad, respeto, lealtad, tolerancia, el trabajo, cooperación, gratitud, generosidad, verdad, justicia, libertad.

Las anteriores instrucciones divinas a ejercitar son una pequeña muestra de lo que se espera de un ser humano, y los países que los practican, son prósperos, desarrollados; en cambio los pueblos que practican los antivalores son pobres, atrasados.

Y estas no son elucubraciones de religiosos manipuladores, es una realidad evidente en el mundo hoy. Despliega un Mapa del Mundo y observa en que regiones  los pueblos tienen calidad de vida, y en cuales hay miseria, crisis económicas por escases.

Resultado de imagen para mapa de  mundo

Tomemos como ejemplo la realidad del Japón, un pueblo no cristiano. Ellos avanzan entre las primeras potencias mundiales, entre los más desarrollados, y marcan la pauta en tecnología, veamos los valores que practican los japoneses.

El código de valores ético japonés se basa en:

Sonkei, uyamu: Respeto,

Shoojiki: Honestidad, honradez, sinceridad, integridad,

 Rentai, ninjoo: Solidaridad, servicio, cooperación, generosidad,

Kinben: Laboriosidad, emprendimiento, superación, perseverancia,

Wa, otagai: Armonía, orden, unidad,

Ehin’yoo: Confianza, optimismo, fe,

Kansha, Ongaeshi: gratitud,

Chuujitsu: Lealtad, felicidad,

Kibishisa: Austeridad.

Como puedes comprobar, los valores japoneses, o que practican los japoneses, son valores humanos universales, los mismos que se recomiendan en la Biblia para que el pueblo de Dios pongan en acción.

Imagen relacionada

No es un asunto de religión, es practicar los valores que desde la niñez hemos aprendido, que están contenidos en la Biblia.

¿Quieres sacar a Venezuela de la pobreza, del atraso, de la oscuridad? Busca a Dios y pon en práctica sus recomendaciones contenidas en la Biblia.

1 Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. 2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. 3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. 4 He aquí que así será bendecido el hombre Que teme a Jehová. 5 Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, 6 Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Conceptos: Wikipedia,

Valores japoneses: http://womans-soul.com/articulo/la-alquimia-de-la-cultura-y-valores-japoneses/

Notas personales,

Imágenes: Google.

 

PARA CONSOLIDAR LA UNIÓN, FIDELIDAD

Hemos revisado en escritos anteriores diversos aspectos  relacionados con el matrimonio, y como aquellos influyen en la dinámica de un país. En la presente nota vamos a tratar el tema de la fidelidad.

En la Sagrada Escritura es un asunto que corre a través de ella en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

Imagen relacionada

 La fidelidad es la capacidad espiritual, el poder o la virtud de dar cumplimiento a las promesas.

De allí lo destacado, porque en toda relación interpersonal sana, productiva, consistente, la fidelidad es un elemento fundamental.

En el plano social, se demanda fidelidad a los ciudadanos de una nación respecto de sus leyes, como a los soldados que la defienden; también en las organizaciones es un valor que se exige a los que forman parte de las mismas; es algo que los amigos esperan entre sí; y además es una promesa que se pronuncia en el acto de matrimonio.

En los inicios de  las Escuelas Bíblicas de Vacaciones los niños formulaban una promesa, que se repetía día tras día de aquel programa.

Esta es la promesa:

Prometo lealtad a la Biblia, la Santa Palabra de Dios; y la haré lámpara a mis pies y lumbrera en mi camino, y guardaré sus dichos en mi corazón para no pecar contra Dios.

Una promesa infantil que ha servido para mantener muchas vidas plantadas como árbol “junto a corrientes de aguas, que da ruto en su tiempo, y su hoja no cae”.

Imagen relacionada

En el libro de Apocalipsis se afirma que quienes la cultivan reciben una gran recompensa, Apocalipsis 2:10:

Se fiel hasta la muerte, y yo  te daré la corona de la vida.

Al revisar el concepto fidelidad descubrimos que en esencia es: cumplir lo que se promete. Entonces cumplir lo prometido en el acto matrimonial es un factor determinante en la permanencia de tal relación entre cónyuges.

La fidelidad es un desafío pues significa comprometerse hoy a cumplir una promesa a lo largo del tiempo, pase lo que pase. En lo que respecta al matrimonio la promesa de mantenerse fiel, a cumplir lo prometido es esencial, determinante en la permanencia de la unión conyugal.

¿A qué se comprometen los novios en el acto de matrimonio? Entre muchas, se declara la determinación de amar a la pareja. Entonces, el amor y la fidelidad son virtudes que unen a las parejas con tal fuerza que solo la muerte les separa.

Una versión parafraseada de la Biblia traduce 1 Corintios 13:6-7, así:

El que ama es fiel a ese amor, cuéstele lo que le cueste; siempre confía en la persona amada, espera de ella lo mejor y la defiende con firmeza.

A este respecto es interesante reconocer el poder, la fuerza de amar, y ser fiel. Hay en la Sagrada Escritura una comparación que podemos aplicar a la fuerza del amor, que es capaz de producir cambios, romper algo impenetrable.

Es la parábola de la semilla de mostaza, leamos Mateo 13:31-32, DHH:

31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; 32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Como has comprobada se compara el Reino e los Cielos con un grano de mostaza, la aplicación original es para enseñar que dicho reino crece indetenible hasta su plenitud. Tomemos un aspecto contenido en la parábola. Enfoquemos la raíz de una planta.

Imagen relacionada

La raíz es el órgano de la planta que permite su fijación en el suelo, y a su vez sirve para extraer nutrientes del mismo que facilitan el crecimiento y desarrollo de la planta.

La raíz posee geotropismo positivo, crece y se desarrolla en dirección a la fuerza de gravedad, por lo que penetra el suelo en dirección opuesta al tallo, que posee geotropismo negativo. Igualmente posee fototropismo negativo, por lo que la raíz se interna en dirección opuesta a la luz solar, al contrario del tallo que “busca” la luz del Sol.

Pues bien, la raíz de manera lenta, silenciosa, imperceptible a simple vista va penetrando el suelo, rompiendo todo obstáculo que se le presente en su búsqueda de estabilidad a la planta, así como obtener nutrientes del suelo. Cuanto más elevada es la planta tanto lo es la raíz profundizando en el suelo.

Has observado como una raíz cumpliendo su misión rotura fuertes estructuras de concretó, y desmenuza capas de asfalto. Tal vez has sido víctima de la potencia de una minúscula raíz de una planta que creciendo entre las ranuras de la porcelana de una pared es capaz de producir grandes daños.

La raíz lenta, imperceptible, constante, indetenible avanza en el cumplimiento de su tarea, y lo logra. La raíz es un modelo de excelencia.

Seguramente haz captado la analogía que establecemos entre la fuerza de la raíz con la fuerza de un amor fiel. Nada lo detiene en el cumplimiento de su alta misión.

Al comienzo de este artículo se hizo referencia a que la fidelidad es un asunto que corre a través de la Sagrada escritura en forma destacada, y menciona a un personaje que encarna aquella virtud.

El personaje que encarna la fidelidad es Dios. Sobre ello sobran palabras, te recuerdo dos textos:

Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. Malaquías 3:6.

Y:

22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. 23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lamentaciones 3:212-23.

Revisa tu relación con Dios:

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo. 2 Timoteo 2:13.

Cuando pienses “tirar la toalla” porque crees que tu relación no tiene remedio, recuerda el poder de tu amor, de tu fidelidad, a semejanza de la Divina puede alcanzar muchos logros, como ha ocurrido contigo.

Condimenta tu relación con amor, determina ser fiel, verás los resultados.

Fuente:

Biblia: Versiones RVR60, y DHH, tomadas de www.biblegateway.com,

Conceptos: Wikipedia,

Imágenes: Google,

Notas presonales.

EL ADULTERIO: LA OTRA CARA

El adulterio es un fenómeno humano que existe desde que el hombre forma las primeras sociedades. En la Biblia ocupa un lugar prominente entre los actos humanos que desagradan a Dios, al punto que se considera abominación, Ezequiel 12:11.

Imagen relacionada

En el libro de Malaquías no se menciona directamente esta práctica como un problema entre los israelitas, sin embargo es el trasfondo de algunos reclamos Divinos respecto de la unión ilícita con mujeres que rinden cultos a dioses paganos, trayendo aquella al seno del hogar la idolatría, considerada por Dios adulterio.

El adulterio es la unión sexual de una persona casada con otra que no sea su conyugue; dicha expresión deriva de “adulterar”, que significa: alterar o eliminar la calidad y pureza de una cosa añadiéndole algo que le es ajeno o impropio.

Por ejemplo, se adultera la pureza y calidad del café añadiéndole granos de maíz, o de otro grano, para luego tostarlo, molerlo y expenderle como si fuese puro. De esta analogía extraemos la idea de pureza, que es antónimo u opuesto de adulterio.

En todas las sociedades humanas esta práctica es moralmente censurada, y en algunas se considera delito. En Venezuela es la causal número uno para el divorcio, según el artículo 185 del Código Civil de Venezuela.

¿Cómo nace el adulterio en el ser humano? Vayamos a la Biblia, lee Gálatas 5:19.21, allí se da un listado de “manifestaciones de la carne”, en la que el adulterio ocupa el lugar número uno. De este texto inferimos que el adulterio emerge como una “manifestación de la carne”.

En la Biblia la expresión “carne” se refiere al tejido, principalmente muscular, que cubre el cuerpo humano, por lo cual se usa la expresión para referirse a la naturaleza física del hombre, lee Génesis  6:3, para Jehová el hombre es “carne”; en Juan 1:14, el Verbo, Jesucristo, se hizo “carne”.

Resultado de imagen para cuerpo humano

También carne se usa en el sentido de las tendencias humanas desvirtuadas, que incitan al mal, Génesis 6:5. En Romanos capítulo ocho se describe la intensa batalla entre las tendencia de la carne, y las del espíritu.

Volviendo a la lista de Gálatas cinco, observemos que el adulterio es descrito como una “manifestación” de la carne. Una expresión de la “carne” en sus dos significados bíblicos.

Veamos la dinámica del adulterio. Nace de una necesidad humana básica relacionada con el sexo, recordemos que una de las funciones del sexo es la reproducción de la especie. Entonces el creador dota al hombre de aquel impulso. En los animales se denomina “celo”, estar en celo es estar en el momento óptimo para la reproducción; en los humanos aquel deseo se denomina instinto, necesidad, impulso, y libido para Freud padre del psicoanálisis.

Cuando aquel impulso humano se orienta hacia la pareja, se alcanza una indescriptible sensación de bienestar, placer, cariño, ternura, pasión que fortalece la unión conyugal, y coadyuva a la salud física y metal. Para una idea de aquel disfrute excelso lea el Cantar de los Cantares; allí se trata el tema de la sexualidad sin tabúes, mitos, ni eufemismos.

Uno de los problemas de tantas personas es considerar el acto sexual, y el impulso que lo prepara, como malos, asociarlos erradamente al pecado original. El sexo no estuvo implicado en la desobediencia de Eva, lea de nuevo Génesis tres para que lo compruebe.

Algunos predicadores usan unas expresiones poéticas del Salmista para introducir un concepto totalmente equivocado sobre el sexo. Lee Salmos 51:5:

He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.

David, al confesar precisamente su adulterio, se dirige a Dios para solicitar clemencia, tanto como para liberarse de la tremenda carga de culpa. En el transcurso de aquella confesión expresa algo bien establecido en la Biblia, que como ser humano es heredero del “pecado original”. No que sus padres al unirse sexualmente para concebirle cometieron un pecado.

Dejamos claro que la relación sexual, y el impulso que incita a disfrutar aquella es parte del plan de Dios, es más, de acuerdo a Génesis 1:28 es una bendición.

Y esa bendición es para disfrutarla con la pareja, con su conyugue. Realizar tal acto con alguien ajeno, se concibe como adulterio porque  altera o elimina la calidad y pureza del matrimonio, de la relación conyugal.

El adulterio en la Biblia es tema recurrente porque esa relación imperfecta se usa como símil de la relación de Dios con la Nación de Israel, en Oseas así se evidencia, Oseas 3:1. Israel traiciona a Jehová adorando ídolos, en la Sagrada Escritura la idolatría se concibe como adulterio. El libro de Oseas analiza esta problemática.

El problema del adulterio es más grave de lo que se puede imaginar, Jesucristo eleva este problema a ámbitos insospechados, leamos Mateo 5:27-28:

27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

Este es el argumento usado por Jesús mismo cuando le es presentada la mujer “sorprendida en adulterio”, Juan 8:1-11, el Maestro dice a los moralistas: “El que de vosotros este sin pecados, sea el primero en arrojar la primera piedra.”

Imagen relacionada

Para Jesús el adulterio es uno de esos pecados que se conciben y no se materializan, pero siguen siendo pecado, por lo cual en las Iglesias hay más adúlteros de lo cualquier ser humano sea capaz de imaginar. En el ámbito legal se denomina premeditación al acto de concebir en la mente un proyecto de delito que luego se ejecuta.

El adulterio es premeditado,  no es algo casual.

¿Cómo prevenir el adulterio? La Biblia ofrece la estrategia.

No vamos a dar una receta, sino a mencionar lo que la Biblia aconseja:

Primero: Entender que el deseo sexual es natural, y que no es pecado la atracción hacia el sexo opuesto, Génesis 1:27-28, y libro de Cantares.

Segundo: Cuando el deseo sexual se orienta hacia alguien que no es la pareja, ejercer  dominio propio, fruto del Espíritu mencionado en Gálatas 5:22-23.

Tercero: Propiciar permanentemente la higiene mental, eliminando, o canalizando los pensamientos teñidos de lujuria o lascivia, practicar el consejo de Pablo en Filipenses 4:8, pensar en lo “verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable” en general en todo lo que destaque tus virtudes y sea digno.

Cuarto, ejercita tus disciplina espirituales: oración, practicar la palabra, ayunar, vestir la armadura del Espíritu, Efesios 5:10-20; ejercitar el fruto del Espíritu, Gálatas 5:22-23.

¿Es pecado el adulterio? Como hemos declarado en artículos anteriores sobre las uniones mixtas, y el divorcio, el adulterio no es otra cosa que un acto de desobediencia.

Desobediencia a la Palabra de Dios que pide mantener pura la relación conyugal, y una traición a la promesa matrimonial de consagrarse totalmente para el otro.

Entonces una medida para evitar el adulterio es obedecer la Palabra, ejercer dominio propio, y sobre todo cultivar el amor.

¿Si una persona comete adulterio es motivo para separarse de ella, divorciarse? No, ¿Qué hacer? Perdonar, seguir amando, buscar ayuda con un experto, tal vez la pareja necesita tratamiento psicológico por eventos que le han marcado.

Al adulterio se le ha dado una prominencia inmerecida, porque los adúlteros que materializan el acto mental son minoría, frente a las personas que mantienen pura la relación que son más, aunque no sabemos lo que pasa por sus mentes.

Por otra parte el adulterio es un acto de desobediencia similar a dar falso testimonio, mentir, o no guardar el día de reposo. No hay pecados graves y leves. Existe la tendencia de “disciplinar” a un adultero, y tolerar los “pecadillos” de un chismoso. La errada aplicación de la ética cristiana establece diferencias entre ambos actos de desobediencia.

Por cierto la palabra disciplinar proviene de disciplina que a su vez se relaciona con discipulado, palabras todas con significado de enseñar, instruir. Más muchas “disciplinas” lo que buscan es someter al escarnio público a una persona que necesita afecto, comprensión, y sobre todo ayuda para salir de aquella dolorosa conducta.

Jesús marca la pauta de cómo tratar esta dolorosa situación, en Juan ocho, al tratar a aquella mujer la dignifica al manifestar que no la condena, y la restituye a su hogar diciéndole: “No lo hagas más”.

Fuente:

Biblia, versión RVR60: tomada de ww.biblegateway.org

Conceptos: RAE,

Imágenes: Google

Notas personales