Archivo de la etiqueta: Ingrid

EL FIN DE LA VIOLENCIA

El 20 de Julio ha sido dedicado para promover acciones en diversas partes del mundo, a favor de la liberación de los secuestrados que aun permanecen en manos de la guerrilla colombiana.

En París un grupo de artistas, entre quienes se encuentran los cantantes Juanes, Miguel Bosé, Khaled, Yuri Buenaventura y otra treintena de artistas unirán sus voces para pedir la liberación de los rehenes. Ingrid Betancourt, intervendrá, junto al alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoe, en el concierto que ella llama “un puente de amor entre Francia y Colombia” y que enlazará por satélite con otro convocado en Bogotá.

En Leticia, Colombia, el concierto se llamara “Grito de Independencia en la Selva”, donde Shakira y Carlos Vives junto a la presencia de los presidentes Álvaro Uribe, Luís Ignacio Lula y Alan García llevaran a cabo los actos del día de la independencia del país y el desfile para la paz contra las FARC.

Seguramente en otros países, los colombianos allí residentes, de igual modo unirán sus voces con similar solicitud; acompañados de los ciudadanos que les acogieron en su seno.

En esos actos se evocará la situación de violencia que se vive alrededor del mundo. Porque Colombia no es una excepción. Ese país en uno más de los muchos que padecen guerras, enfrentamientos, y luchas internas. Los medios de información de masas, nos presentan una crónica pormenorizada de la violencia en cada uno de esos lugares.

Ahora bien, conjuntamente con el pedido de liberación y condena a las FARC, es necesario revisar el trasfondo de la violencia.

Los movimientos guerrilleros, y ejércitos de liberación que actúan sobre la faz de la Tierra, se han convertido en problema de seguridad internacional. Se condena sus acciones porque se apartan de los principios y derechos que son sustento de la convivencia humana: secuestros, narcotráfico, desapariciones forzosas, cobro de “vacunas”, acciones de terror contra la población civil; además de innumerables hechos delictivos.

Más estos movimientos no nacieron para tales fines; se han desviado de sus propuestas originarias, producto de los errores de sus integrantes. Al analizar los postulados de estas agrupaciones denominadas terroristas, se aprecia que son movimientos que nacieron para luchar contra la desigualdad, contra la pobreza, contra la explotación y el colonialismo. Nobles propósitos, por caminos equivocados.

Existen agrupaciones emblemáticas en lo que a terrorismo y violencia se refiere.

No justificamos sus acciones, no queremos sus métodos, no aceptamos la filosofía que les inspira. Repudiamos los secuestros, las cadenas, los coches bombas, los atentados, el narcotráfico.

De igual modo que repudiamos las causas que motiva la insurgencia de tales agrupaciones.

Investigaciones recientes parecen demostrar que los principales factores que intervienen en los conflictos actuales tienen que ver con las dificultades económicas, los problemas de acceso a la propiedad de la tierra en el mundo rural, la religión y la inestabilidad política.

El número de personas que carecen de lo básico para sobrevivir con un mínimo que garantice un nivel elemental de calidad de vida es alto, como por ejemplo:

  • Más de 1.200 millones de seres humanos no tienen acceso al agua potable;
  • 1.000 millones carecen de vivienda adecuada;
  • Existen 840 millones de personas mal nutridas, de los cuales 200 millones son niños menores de cinco años, y 2.000 millones de personas padecen anemia por falta de hierro;
  • 880 millones de personas no tienen acceso a servicios básicos de salud;
  • 2.000 millones de personas carecen de acceso a medicamentos esenciales.
  • Para resumir, nada menos que el 80% de la población mundial vive en pobreza.

Luego de ser liberada, Ingrid Betancourt ofreció declaraciones a la prensa, en las cuales se nota su perspectiva sobre las causas de la violencia, de la cual fue víctima:

Para mí, es un conflicto de violencia social que produce inseguridad”.

La ex rehén cree que Colombia necesita soluciones de fondo y proyectos sociales:

“Son siempre más complicados de instrumentar que las políticas de seguridad… Pero es imprescindible que Colombia tenga esos programas sociales a fin de combatir la pobreza”.

Quiere decir que hay que emprender acciones para lograr un mundo en equilibrio. En el cual la riqueza sea distribuida con equidad. Un mundo donde no haya habitantes de primera y de segunda. En el cual se de oportunidad a todos para acceder a los beneficios de la posmodernidad.

Para este gran logro se requiere más que cambios en el orden social, o político; que exista un cambio en la manera de pensar del individuo. Un de cambio de mentalidad.

Ahora esto es posible gracias a un despertar espiritual. El materialismo, ni el capitalismo, ni el comunismo, ni el humanismo han podido solventar esta situación del hombre.

Hay que buscar dentro del hombre el origen de esta problemática; e interiormente procurar la resolución del mismo.

Cobra vigencia las palabras de Jesús:

“Ama a tu prójimo, como a ti mismo…”

LA INGRID ABANDONADA EN LA SELVA

Desde las entrañas de la selva colombiana fue rescatada Ingrid Betancourt. Su dolorosa pasantía por aquel lugar permitió el nacimiento de una  mujer. Curtida por la experiencia, acrisolada por el dolor, sensible por el sufrimiento.

La selva colombiana, y los captores de esta mujer, le permitieron renacer…

A su llegada, luego de ser rescatada, ante la mirada del mundo los medios de comunicación la entrevistaron. Un voz interrogó.

 ¿Trataron de violentarla?

Ingrid Betancourt respondió:

Ay… Tuve momentos difíciles. Tuve experiencias muy dolorosas. Pero, cuando subí al helicóptero, miré por la ventanilla y le juré a Dios que todas esas cosas se quedaban allá. No quiero volver a hablar de eso.

La selva colombiana (II)

Estas palabras de Ingrid Betancourt son muy significativas. Muestran la extraordinaria madurez adquirida en la selva, así como síntomas de nobleza espiritual.

Uno sabe que pasó por momentos difíciles. Emblemática es la foto publicada desde la selva, en la cual se muestra su delicada figura con evidentes síntomas de cansancio y enfermedad; tanto como la carta enviada a su madre en la cual sugiere la muerte como punto final al sufrimiento.

“Ésta es una selva muy tupida, difícilmente entran los rayos del sol. Pero es desierta en afecto, solidaridad o ternura…

“Estoy, Mamita, cansada, cansada de sufrir. He sido, o tratado de ser fuerte. Estos casi seis años de cautiverio han demostrado que no soy tan resistente, ni tan valiente, ni tan inteligente, ni tan fuerte como yo creía. He dado muchas batallas, he tratado de escaparme en varias oportunidades, he tratado de mantener la esperanza como quien mantiene la cabeza fuera del agua. Pero, Mamita, ya me doy por vencida. Quisiera pensar que algún día saldré de aquí, pero me doy cuenta de que lo de los diputados – que tanto me ha dolido- me puede pasar en cualquier momento. Pienso que eso sería un alivio para todos.”

Muchos recuerdos trae esta valiente mujer: Las caminatas por la selva, las picaduras de insectos, las cadenas, el trato inhumano. Ante la pregunta ¿Qué fue lo peor del secuestro?, una respuesta conmovedora:

Todo el secuestro es lo peor. La separación de las personas que uno ama… Ver hasta dónde puede llegar la naturaleza humana… Yo nunca traté a mi perrita como me trataron a mí.”

Pero para esta especial mujer colombiana, todas esas cosas se quedan allá, en la selva que fue su cárcel durante seis largos años.

Al bajar del avión que la devolvió a su hogar, tuvo un gesto que la describe. Al pié de la escalera de la aeronave, se arrodilló para dar gracias a Dios y orar el Padre Nuestro, que en una de sus peticiones expresa: “…y perdona nuestras ofensas… así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden…”

Borrón y cuentas nuevas para Ingrid.

Esta es una notable lección.

Pudiera albergar en su corazón odio, resentimiento, dolor, miedo, desesperanza por todo lo vivido; más ello significaría volver a la selva, y tal actitud no tiene sentido pues precisamente de esa vida en la selva fue liberada.

Uno puede imaginar que asimilando tal experiencia, y las anteriores al secuestro, proyectará su vida con la mirada puesta en el futuro. En lo mucho que puede dar y hacer por la paz del mundo; para que el conflicto en su querida tierra alcance una salida humana.

Una Ingrid que renació en la selva; que con un verdadero conocimiento de si misma iniciará una nueva vida.

Las palabras y actitud de Ingrid son aleccionadoras.

Muchos de nosotros hemos vivido nuestra propia selva, cautivos de nuestras propias decisiones.

¿Que hacer?

Liberarnos de esa selva, y dejar que ese pasado quede allá, precisamente en el pasado.

Fortalecidos,  utilizando nuestros recursos personales, plenos de fe y esperanza, levantar la mirada hacia el frente y avanzar hacia el futuro.

San Pablo, en su carta a los filipenses, expresa:

Olvidando ciertamente lo queda atrás… extendiéndonos a lo que queda adelante… prosigo al blanco… al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús…

La selva queda atrás…

Bienvenida a la vida Ingrid…

… y quienes han tenido similar experiencia…

Imágenes Google.

INGRID BETANCOURT… VUELTA A LA VIDA

Una noticia conmueve al mundo entero. Desde la selva de Colombia nos llega la información de que Ingrid Betancourt, ha sido liberada; conjuntamente con tres norteamericanos y once militares que habían sido secuestrados por la guerrilla.

Hace varios años el mundo entero esperaba tal desenlace. Es que la violencia no tiene sentido. Menos aun que en esta época se utilicen seres humanos para presionar soluciones a los conflictos políticos o filosóficos.

Las guerrillas colombianas están dando muestras de querer avanzar por otros senderos. Muy elocuente es el gesto de procurar una rendición sin causar más muertes.

El mundo se regocija con Colombia. Así como hemos llorado sus muertos, y sufrido con las tragedias, ocasionadas por desastres naturales; ahora nos toca compartir la felicidad que indudablemente corre por toda la geografía colombiana,  trasciende a América, y al mundo entero, porque Ingrid ha sido rescatada.

Esperamos que este evento propicie la paz en el hermano país; que tanto las autoridades colombianas, como los representantes de la guerrilla se sienten en la mesa de dialogo, para buscar solución al conflicto. No más secuestros, no más muertes, no más enfrentamientos.

Así lo anunció el pais.com

El Ejército de Colombia rescató sanos y salvos a la ex candidata presidencial Ingrid Betancorut, a tres estadounidenses y a once militares secuestrados por las FARC, ha anunciado hoy el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

Estaban a 72 kilómetros de la población de San José del Guaviare, en el suroeste del país.

Dos helicópteros acudieron al rescate y según el general Freddy Padilla de León, máximo jefe de las Fuerzas militares, se han detenido a dos guerrilleros en la operación.

“Mis felicitaciones muy sinceras a nuestros hombres de la Inteligencia del Ejército”, ha añadido Santos, al mencionar a los generales Freddy Padilla, comandante de las Fuerzas Militares, y Mario Montoya, comandante del Ejército, por la operación de rescate.

Santos ha subrayado que “el país y sus seres queridos no tendrán cómo agradecerles semejante operación de rescate”, que llevaba más de un año en ejecución.

Betancourt, los tres contratistas estadounidenses y los once militares serán trasladados más tarde de San José de Guaviare a la base aérea de Tolemaida, en el departamento de Tolima, a menos de 190 kilómetros de Bogotá.

 

Felicidades Colombia

 

 

 

 

Ingrid

Betancourt

 

 

 

 

 

Bienvenida a la Vida…