Archivo de la etiqueta: homicidio intencional

FURIA EN CARACAS: EL CASO DE ROXANA VARGAS

El canal por subscripción Discovery Channel, puso de nuevo sobre el tapete, el lamentable caso de Roxana Vargas Quintero, en su programa Instinto Asesino, que transmite los domingos a las 10 de la noche, el pasado 20 de febrero, bajo el título: “Furia en Caracas”.

Como se recuerda, el 14 de julio del 2008, fue encontrado con signos de descomposición el cuerpo de una joven en Parque Caiza, en la ciudad de Caracas. Practicada la autopsia, se determino que la joven había muerto debido a un fuerte golpe que recibió en la cabeza, con un objeto contundente.

Las investigaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), determinaron que se trataba de la estudiante de periodismo, de 19 años, Roxana Vargas Quintero.

Entre las hipótesis preliminares, sobre las causas del homicidio, se propuso en primer lugar que fue ocasionado por el hampa común, ello debido a la inseguridad corriente en el país; igualmente se insinuó el elemento político, en virtud de que la joven se iniciaba en Radio Caracas Televisión (RCTV), canal opositor al gobierno; también se especulo sobre la posibilidad de un secuestro exprés.

Finalmente el CICPC, apuntó sus investigaciones hacia  Edmundo Chirinos, el terapeuta de la infortunada Roxana.

Los elementos que condujeron las pesquisas hacia el psiquiatra fueron: el cruce de llamadas telefónicas entre teléfonos celulares de ambos, en  día y hora de su desaparición. Testimonios de algunos compañeros de estudio de la  víctima, quienes manifestaron que Roxana se había despedido de ellos, afirmando que iba a reunirse con su terapeuta. La acusación de la madre de Roxana, sobre la presunta participación de Edmundo Chirinos en la muerte de su hija. Y, un blog de la joven estudiante de periodismo, en el que daba a conocer sus desventuras, amores y desamores, así como encuentros sexuales con el terapeuta.

En virtud de lo cual el CICPC, comenzó a investigar al doctor Chirinos. En el curso de las pesquisas se obtuvo elementos contundentes de prueba, que condujeron a acusar al terapeuta como autor material de la muerte de Roxana.

Entre las pruebas recopiladas se reseña: la presencia de sangre en el consultorio del terapeuta, que según las pruebas de ADN, resultaron ser de Roxana; en el vehículo de Edmundo Chirinos, se consiguieron rastros de sangre da la víctima, así como un zarcillo, perteneciente a Roxana, el cual faltaba en el cuerpo de la estudiante, en el momento que fue encontrada muerta; numerosas fotos, se dice que 1200, de mujeres desnudas, o semidesnudas, sedadas, pacientes del terapeuta, entre las que se encontraron fotos de Roxana, desnuda. El examen forense determinó que el cadáver de Roxana  contenía sedante, en tal cantidad que en vida era imposible que Roxana pudiese caminar. El sedante hallado en el cuerpo de Roxana, era de las mismas características que el encontrado en el consultorio del terapeuta.

Con todas aquellas pruebas, el Ministerio Público acuso a Edmundo Chirinos de homicidio intencional en perjuicio de Roxana Vargas Quintero. Procesado por el tribunal correspondiente, fue hallado culpable y condenado a 20 años de prisión, que hoy día cumple en la Cárcel de Yare III.

En aquella época, año 2008, hubo gran conmoción por este caso, debido a que el Dr. Edmundo Chirinos era un terapeuta de gran reputación, y personaje público ampliamente conocido. Fue Rectos de la Universidad Central de Venezuela, diputado ante la Asamblea Constituyente; fundador y presidente del Colegio de Psicólogos, docente universitario, escritor, y según su propio testimonio, terapeuta de varios presidentes de Venezuela.

Discovery Channel, nos hizo recordar este lamentable caso, que jamás debió ocurrir, que segó la vida de una joven atribulada, así como las miles de víctimas que a lo largo de la carrera de este terapeuta fueron abusadas en el diván de la consulta.

Roxana y las demás víctimas se disiparán en la bruma del olvido.

Edmundo Chirinos cumple su pena en la cárcel, ha solicitado el perdón de la pena, aspira un indulto presidencial, o ser remitido a su casa, debido a su avanzada edad.

Imputado Edmundo Chirinos de la Muerte de Roxana Vargas

Nuevamente el caso de Roxana Vargas cobra notoriedad, en razón de que este sábado 30 de agosto, el Ministerio Público presentó acusación formal contra el doctor Edmundo Chirinos, por ser presuntamente responsable de la muerte de la estudiante, cuyo cadáver fue localizado el pasado 14 de julio en el sector Parque Caiza del Estado Miranda.

El escrito fue consignado ante la Oficina Receptora de Documentos del Circuito Judicial Penal de esta jurisdicción por los fiscales 48 nacional y 50 del Área Metropolitana de Caracas.

La acusación contra el doctor Chirinos es por el delito de homicidio intencional, previsto y sancionado en el artículo 407 del vigente Código Penal Venezolano, en concordancia con el artículo 65 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

El artículo 405 del Código penal Venezolano establece: El que intencionalmente haya dado muerte a alguna persona será penado con presidio de doce a dieciocho años.

El artículo 65 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, señala:

Serán circunstancias agravantes de los delitos previstos en esta Ley, las que se detallan a continuación, dando lugar a un incremento de la pena de un tercio a la mitad:

  1. Penetrar en la residencia de la mujer agredida o en el lugar donde ésta habite, cuando la relación conyugal o marital de la mujer víctima de violencia con el acusado se encuentre en situación de separación de hecho o de derecho, o cuando el matrimonio haya sido disuelto mediante sentencia firme.
  2. Penetrar en la residencia de la mujer víctima de violencia o en el lugar donde ésta habite, valiéndose del vínculo de consanguinidad o de afinidad.
  3. Ejecutarlo con armas, objetos o instrumentos.
  4. Ejecutarlo en perjuicio de una mujer embarazada.
  5. Ejecutarlo en gavilla o con grupo de personas.
  6. Si el autor del delito fuere un funcionario público en ejercicio de sus funciones.
  7. Perpetrarlo en perjuicio de personas especialmente vulnerables, con discapacidad física o mental.
  8. Que el acusado haya sido sancionado con sentencia definitivamente firme por la comisión de alguno de los delitos previstos en esta Ley.
  9. Transmitir dolosamente a la mujer víctima de violencia infecciones o enfermedades que pongan en riesgo su salud.
  10. Realizar acciones que priven a la víctima de la capacidad de discernir a consecuencia del empleo de medios fraudulentos o sustancias narcóticas o excitantes.

Parágrafo Único: En los casos de homicidio intencional en todas sus calificaciones, tipificados en el Código Penal, cuando el autor sea el cónyuge, ex conyuge, concubino, ex concubino, persona con quien la víctima mantuvo vida marital, unión estable de hecho o relación de afectividad, con o sin convivencia, la pena a imponer será de veintiocho a treinta años de presidio.

Los fiscales solicitaron que se admita totalmente la acusación además de los medios de pruebas, por ser éstos lícitos, pertinentes y necesarios a los fines de comprobar la culpabilidad del siquiatra.

También, pidieron que se proceda al enjuiciamiento del presunto responsable y que se cambie la medida de arresto domiciliario, decretada por el Tribunal 18 de Control de Caracas, por la medida de privación de libertad según lo previsto en el artículo 250 del Código Orgánico Procesal Penal.

Dicho artículo señala:

El juez de control, a solicitud del Ministerio Público, podrá decretar la privación preventiva de libertad del imputado siempre que se acredite la existencia de:

1.      Un hecho punible que merezca pena privativa de libertad y cuya acción penal no se encuentre evidentemente prescrita;

2.      Fundados elementos de convicción para estimar que el imputado ha sido autor o partícipe en la comisión de un hecho punible;

3.      Una presunción razonable, por la apreciación de las circunstancias del caso particular, de peligro de fuga o de obstaculización en la búsqueda de la verdad respecto de un acto concreto de investigación.

Ahora se espera que el tribunal de la causa fije la fecha para la celebración de la audiencia preliminar, en la que se decidirá sobre el petitorio del Ministerio Público.

Como se ha reseñado con anterioridad, Roxana Vargas Quintero, de 19 años de edad, habría sido vista por última vez el sábado 12 de julio, cuando un amigo la acompañó a abordar una camioneta que la llevaría hasta Plaza Venezuela, donde tomaría otro transporte para presuntamente trasladarse al consultorio del siquiatra.

En el curso de las investigaciones se pudo conocer que la estudiante había señalado que mantuvo una relación afectiva con el doctor Chirinos, quien era su terapeuta. Posteriormente se encontró evidencias, en el consultorio del señalado psiquiatra, y en el record de llamadas de los celulares de ambos,  que la joven había tenido contacto con el doctor Chirinos el día de su desaparición.

 

ROXANA VARGAS: LA VERDAD JURIDICA

Paulatinamente va decreciendo el sensacionalismo alrededor de la muerte de la estudiante de periodismo Roxana Vargas. Queda tan solo el recuerdo nostálgico entre quienes la conocieron y estimaron; y las candentes confesiones escritas en sus páginas que navegaran por la Internet durante tiempos inmemoriales.

No así ocurre con el otro protagonista de esta tragedia, quien cobra notoriedad debido a la posición que ocupa en medios profesionales, académicos y políticos; por las inquietantes revelaciones sobre su práctica profesional; y por todo lo que le relaciona con la estudiante hasta el día de su fallecimiento.

Sobre el doctor Chirinos es interesante la variedad de opiniones, y posiciones que mucha gente ha asumido. Algunos le defienden fervorosamente, en tanto que otros le señalan como culpable y piden para el la aplicación de todo el peso de la ley; otros simplemente esperan que surja  la verdad y se haga justicia.

Sobre este particular se plantea una situación que marcará al doctor Chirinos por el resto de su vida: La verdad.

La Verdad generalmente se define como la conformidad existente entre lo que se expresa y la situación real de algo, o el concepto real que se tiene acerca de un tema. Sobre la verdad existe una amplia discusión entre filósofos; mas siempre estará relacionada con los hechos reales, con la realidad de las cosas.

Por el caso que nos ocupa, existen dos verdades: La verdad relacionada con la realidad del hecho; lo que realmente ocurrió aquella trágica tarde sabatina; y la verdad jurídica, la cual saldrá a relucir durante el proceso.

En el caso de la verdad que denominaremos “real”, es conocida tan solo por quienes estuvieron presentes cuando ocurrió el desenlace de la estudiante. La víctima, quien se llevó a la tumba la verdad del hecho. La presunta tercera persona que participó en el hecho, de la cual solo hay evidencias circunstanciales. Y el doctor Chirinos quien tiene en su mente los hechos tal y como sucedieron, por lo cual es el único poseedor de esta verdad; hasta que aparezca el tercero, si es que existe realmente tal persona.

Solo el doctor Chirinos conoce sin lugar a dudas la verdad. Su mente en este preciso instante le acusa como culpable, si lo es; o le declara inocente, igualmente, si lo es.

En cuanto a la verdad jurídica será sentenciada por el juez de la causa, con base a un convencimiento, fundado en derecho y basado en pruebas concluyentes, apegado al procedimiento legal vigente. Es decir el juez alcanzará la verdad jurídica a través de un procedimiento establecido en el código, interpretando las pruebas y contra pruebas legalmente fundadas.

Hipotéticamente, la verdad “real” y la jurídica a veces no coinciden; por circunstancias difíciles de comprobar. Imaginemos el insólito caso de una persona que llegue a la oficina de un amigo, y encuentra el cuerpo del mismo tirado en la alfombra, con un puñal enterrado en el pecho; el hombre al ver a su amigo en ese estado se abalanza sobre el cuerpo, le ausculta para comprobar si aun esta con vida, e impulsivamente toma el puñal con sus manos y lo levanta, sacándole del cuerpo sin vida. En ese instante entra un hermano del hombre que yace en la alfombra. Usted puede completar el relato. Existe en este caso la verdad del amigo que quiso hacer algo a favor de la víctima, y una verdad del hermano. En un juicio sobre este caso, ya usted puede imaginar cual es la verdad jurídica.

Es por ello que en los juicios reflejados en películas norteamericanas, el jurado nunca emite una sentencia en la que se dice que el indiciado es “inocente”, el jurado sentencia “no culpable”. Es decir, hasta donde legalmente se ha demostrado, no hay evidencias sin lugar a dudas de que el acusado es culpable.

En el caso del doctor Chirinos, la situación es compleja, y el resultado final depende de la pericia de los actores. Pues para esclarecer el hecho, se requiere de la Fiscalía del Ministerio Público, y de los cuerpos de investigación, resultados concluyentes. Pruebas que no dejen lugar a dudas. Por su lado los defensores del doctor Chirinos  van a oponer pruebas a favor de su defendido y a desvirtuar las que presente la parte acusadora.

Como ocurre que en el caso de Roxana Vargas no hay testigos, probar la autoría material del hecho no será asunto fácil. Aunque se habla de un tercero que por lo menos participó en el traslado del cadáver de la estudiante.

Hay evidencias sin lugar a dudas de que se comunicaron ese día por vía celular, que la joven murió en el consultorio del psiquiatra, y que fue trasladada al parque donde apareció su cadáver. Nada más, hasta este momento.

Entonces la investigación enfrenta varias hipótesis.

Primera: que la joven resbaló y cayó golpeándose fatalmente. Un accidente, donde no hay culpable.

Segunda: que forcejearon, por lo cual sin ánimo criminal el psiquiatra empujo a la estudiante, la cual al caer se golpeo el cráneo y murió: Homicidio culposo

Tercera: que enojado por la impertinencia o alguna amenaza de la joven, el psiquiatra fuera de si la empuja matándola. Homicidio intencional.

Cuarta: un tercero, defendiendo al psiquiatra empuja a la joven, con el resultado ya conocido. Homicidio culposo. En este caso el doctor Chirinos es inocente; lo más que se le podrá acusar es de cómplice, o encubridor.

Pero estas son hipótesis, conjeturas, descripciones de lo pudo haber ocurrido. Tal vez los hechos reales de aquel sábado al atardecer, son muy diferentes a lo que imaginamos.

Es mas, hasta ahora no se demostrado que el doctor Chirinos estaba en la escena del crimen. Es su consultorio, la sangre corresponde a la joven, fue arrastrada por la alfombra, hablaron por teléfono esa tarde. Tan solo esos hechos.

La verdad “real”, lo que ocurrió realmente ese sábado en su consultorio, lo sabe el doctor Chirinos. Pero la verdad jurídica tiene un largo recorrido para ser declarada. Corresponde al Juez, conforme al procedimiento legal y con pruebas indubitables, determinarla.

Sea cual fuere el resultado final del juicio; sea cual sea la verdad jurídica. Aun cuando el tribunal le exculpe, y en su mente se sienta inocente; el doctor Chirinos quedará marcado para siempre, en su conciencia permanecerá el imborrable recuerdo de la desaparición injustificada de una joven vida, lo cual jamás debió ocurrir en su consultorio.

Una Voz en el Camino.

Roxana Vargas: A todo evento la justicia debe prevalecer .

La justicia es una característica necesaria del orden social y de la felicidad de los pueblos.

Un hombre es considerado justo cuando sus actos concuerden con el orden social. Por su parte el orden social será considerado justo cuando regule la conducta de los hombres de modo que todos queden satisfechos y logren la felicidad.

“Sólo el justo es feliz y desdichado el injusto…” Como notamos, según el pensamiento de  Platón, la justicia se identifica con la felicidad.

En virtud de lo anterior, el sistema judicial venezolano,  sus integrantes; y las normas jurídicas que regulan el orden social y el estado de derecho, tienen el el caso del doctor Edmundo Chirinos una prueba extraordinaria.

Los pocos indicios filtrados a través de la prensa inducen a señalar que el psiquiatra Edmundo Chirinos esta involucrado en la muerte de la estudiante de periodismo Roxana Vargas.

El doctor Chirinos por su parte, tanto como sus abogados defensores, insisten en su inocencia. Es más el psiquiatra  ha mostrado interés en ofrecer toda su colaboración para que este caso se esclarezca.

Según reseña la prensa:

Muestras de ADN fueran tomadas de restos de sangre hallados en la alfombra del consultorio del psiquiatra Edmundo Chirinos. Los resultados que fueron analizados por la Universidad del Zulia, confirman que la sangre pertenecía a la estudiante de 19 años Roxana Vargas Quintero.

Las pruebas de luminol mostraban en el consultorio de la avenida Los Manolos, en Los Caobos, una mancha grande de sangre, además de los restos más pequeños en la alfombra.

Además, los efectivos investigan la participación de un cómplice en lo que habría sido el traslado del cuerpo de Roxana Vargas hasta los parajes de Parque Caiza el 14 de julio pasado. Presumen que podría tratarse de alguien que hubiera tenido una relación médico-paciente con el psiquiatra. Ello se infiere por la contextura física de la infortunada joven; y la condición del doctor Chirinos. Debido a su edad,  73 años, se considera la imposibilidad de que él solo pudiese presuntamente haber trasladado el cadáver, hasta el lugar donde fue encontrado.

Otras denuncias sobre violaciones.

Dos mujeres denunciaron haber sido violadas por Chirinos durante sus consultas; una data de hace tres años y la otra es de 2007. Ambas denuncias están siendo analizadas por los funcionarios para determinar si, entre las evidencias colectadas en la casa de Chirinos o en su consultorio, se establece alguna relación con las dos denunciantes.

Imputado:

El Ministerio Público imputó hoy al psiquiatra Edmundo Chirinos el cargo de homicidio intencional, en el caso de la muerte de la estudiante de Comunicación Social de la Universidad Santa Rosa, Roxana Vargas. Motivo por el cual, se entregó este jueves 31 de julio a las autoridades. Como se conoce, el pasado miércoles se le había sido dictada medida privativa de libertad.

Según los detectives, la muerte de Roxana pudo ser accidental. Creen que en medio de una discusión, la chica perdió el equilibrio, resbaló y al caer se golpeó la cabeza y murió.

El o los homicidas tomaron el cuerpo, lo envolvieron en una sábana y lo llevaron al terreno baldío donde solían botar cadáveres en Parque Caiza. Hasta hacía año y medio, ese era un sitio que regularmente utilizaban los maleantes para dejar los cadáveres de sus víctimas, tras matarlas.

Cronología:

El 14 de julio. El cadáver de Roxana Vargas fue hallado en el sector denominado Parque Caiza, situado en la autopista Petare-Guarenas, estado Miranda. Presentaba una contusión en el cráneo.

18 de julio. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) sospecha de Edmundo Chirinos como presunto autor de la muerte. Un blog escrito por la estudiante muerta da pistas que señalan al psiquiatra, quien fue su terapeuta.

29 de julio. Imputan a Chirinos por homicidio calificado.

30 de julio. Le dictan medida privativa de libertad. Fue detenido por una comisión de la División Contra Homicidios del Cicpc, luego que acudiera voluntariamente con sus abogados a la sede del Tribunal 48º para enfrentar la orden de detención en su contra, dictada a solicitud de la Fiscalía.

A partir de este momento corresponde a tres principales actores la continuidad del caso hasta su conclusión final.

El Tribunal de la Causa, quien determinará la inocencia o culpabilidad del imputado, a partir de las pruebas presentadas por la acusación y la defensa; la Fiscalía del Ministerio Público, quien tiene la carga de la prueba, le corresponde la investigación, imputación y acusación del indiciado; y la defensa del doctor Chirinos, a cargo de demostrar su inocencia.

Hasta este momento el doctor Chirinos insiste en su inocencia. Desde su primera entrevista a los medios, hasta que acudió a presentarse ante el tribunal que ordenó su detención preventiva, el psiquiatra ha reiterado su inocencia, e insiste en su intención de cooperar para que este caso se esclarezca.

Sin embargo, el hecho de haber sido imputado y ordenada su detención por parte de los organismos competentes, presume alguna relación del psiquiatra con la muerte de la estudiante. No necesariamente tiene que ser el autor material, aunque el cadáver haya salido de su consultorio. Recuérdese que se presume la participación de un tercero.

Aunque se sugiere una ingerencia política, hasta ahora el caso ha sido manejado en forma transparente; de acuerdo siempre con lo que nos revela la prensa.

Toda Venezuela y quienes siguen este lamentable caso esperan que prevalezca la verdad. No es saludable acusarle y esgrimir el caso ante el público, como ajuste de cuenta por alguna deuda del acusado por motivos políticos; como tampoco lo es exculparle por las mismas razones.

Una pequeña prueba más para sistema judicial venezolano.

Una Voz en el Camino.

Fuente de noticias: eluniversal.com