Archivo de la etiqueta: gobierno

LIBRO DE HABACUC, UNA PROFECÍA PARA VENEZUELA

2 ¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? 3 ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan. 4 Por lo cual la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad; por cuanto el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia. Habacuc 1:2-6

Como el Profeta Habacuc, seguramente muchos venezolanos dentro y fuera del País, expresa o indirectamente, se presentan delante de Dios, y en oración hacen las mismas preguntas.

¿Por qué ante la crisis que vivimos Dios no hace nada?

Si usted quiere saber lo que pasa en Venezuela, y cuál es la solución, Habacuc, unos seiscientos años antes de Cristo, tiene las respuestas. Le animo a leer este interesante Libro.

Habacuc formula un diagnóstico de la situación del País:

Iniquidad, destrucción, violencia, pleito y contienda, la ley es debilitada, el juicio no sale según la verdad, el impío asedia al justo, la justicia sale torcida, 1:2-4.

Ante este estado de cosas, el profeta se queja ante Dios, porque no actúa. Y la respuesta no se dilata, pero lo que escucha no es alentador; Dios va a poner en orden las cosas, mas no como el profeta espera.

Y es lo que pasa en Venezuela, oramos a Dios pidiendo que actúe, de acuerdo a nuestras expectativas; más el siempre responde de acuerdo a lo que realmente conviene, en el marco de su voluntad.

Dios va a responder, pero quiere que haya cambios en Venezuela, no el cambio que muchos aspiran, solamente; sino uno relacionado con el estilo de vida de los venezolanos, y que este hombre de Dios, hace más de 2600 años describe, en lo que se define como ayes contra los injustos:

  • Quienes toman a la fuerza lo que no es suyo, 2:6–8,
  • Los que buscan seguridad sólo en recursos materiales, 2:9–11,
  • Aquellos que practican la tiranía y la opresión, 2:12–13,
  • Los oportunistas, 2:15–17,
  • Quienes practican la idolatría, 2:18–19.

Este es el diagnóstico de País.

Recuerde que Habacuc escribe sobre el Pueblo de Dios, no de Naciones paganas.

Notemos la solución revelada en Habacuc:

  • El justo por la fe vivirá, 2:4,
  • La tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar, 2:14,
  • Jehová está en su santo Templo, calle delante de Él toda la tierra, 2:20,
  • Oh Jehová, he oído tu palabra y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer; en la ira acuérdate de tu misericordia. 3:2,
  • Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de siervas, y en mis alturas me hace andar, 3:19.

A la luz de lo anterior, el Pueblo de Dios en Venezuela necesita asumir una posición consecuente con lo establecido en su Palabra.

En primer lugar: Reconocer humildemente que ha desobedecido los preceptos divinos; orar, buscar a Dios, y dejando de sus malos caminos; tal y como expresa 2 Crónicas 7:14. Recuerde que este texto aplica para personas que se dicen pertenecer al Pueblo de Dios.

En segundo lugar: Reconocer que Dios siempre actúa utilizando el elemento humano; sea para castigo, o para liberación.

Cuando Nabucodonosor invadió a Jerusalén, destruyó la ciudad, el templo y llevó cautivo a miles de judíos, no lo hizo debido a su poder militar, sino porque Dios lo utilizó como instrumento de castigo por la rebeldía de las autoridades israelitas, Jeremías 36:29-31; pero también usó a Ciro, rey persa, para cumplir sus propósitos con Israel, Isaías 45:1-7; 2 Crónicas 36:22-23. En este mismo orden de ideas, usó a Abraham, Moisés, Josué, Mardoqueo, Ester, a María, para sus propósitos.

Es decir, Dios va a actuar en Venezuela, utilizando los recursos que El dispone dentro de la misma. No vendrán Ángeles del Cielo a resolver la crisis, Él va a levantar a una persona, o a un grupo de personas, con la misión de resolver la grave situación que vivimos.

Trato de comunicar, que no hay que aferrarse al Gobierno, por los motivos que cada uno tiene, u oponerse al mismo ciegamente; como tampoco poner la confianza en los grupos opositores al Gobierno, en la creencia que ellos tienen la solución.

Pasa en Venezuela, que el Pueblo de Dios, no cree que de verdad Él está en control, y que tiene el poder para resolver la situación. Esto es comprensible, así actuó muchas veces el pueblo de Dios, haciendo alianzas con naciones vecinas para defenderse de los enemigos, olvidando que solo Dios es su Amparo y Fortaleza.

Venezuela necesita confiar que Dios está en control.

Yo sé que Dios tiene la fórmula para resolver la crisis del País; y se, con base a la Palabra, que Dios tiene a la persona, o grupo de personas que actuarán en su nombre. Sus identidades no las conozco aún, si me son reveladas se las comunicaré.

Recuerda, Dios es Soberano, y elige según su voluntad, Moisés, Josué, Rahab en Jericó, David, Nabucodonosor de Babilonia, Ciro el Persa, Saulo de Tarso; ninguno de ellos imaginó que serían seleccionados, para una misión Divina. 

Es válido hacer sugerencias, a los fines de la elección, pero recuerda, Dios tiene la última palabra.

Entre tanto, no pierdas la fe Venezuela, hay un Dios que escucha el clamor de su pueblo, y responde al mismo. Escuchó a los Hebreos esclavos en Egipto, Éxodo 3:7, y levantó un libertador invicto. Fiel a su Palabra, también escuchará nuestro clamor, recuerda Jeremías 33:3.

Dios escucha el clamor de Venezuela, y va a levantar a esa persona que dirigirá su destino, atendiendo al clamor de su pueblo. Recuerda, no va a ser según nuestras expectativas, sino de acuerdo a Su Voluntad.

En próximo artículo compartiremos algunas ideas sobre alternativas que tiene el Pueblo de Dios en Venezuela.

Lee más sobre Habacuc en: https://israeleal.wordpress.com/2014/10/29/libro-de-habacuc-aviva-tu-obra-jehova/

Lee el Libro de Habacuc en: https://www.biblegateway.com/passage/?search=Habacuc%201&version=RVR1960

Imagen: Google