LOS EQUINOCCIOS Y LAS PROMESAS DE LA BIBLIA

Hoy 20 de marzo ocurre un fenómeno astronómico que se sucede desde que la tierra gira en torno a nuestra estrella, el Sol, se trata del equinoccio de primavera, en el hemisferio norte; en el hemisferio sur, es el equinoccio de otoño.

Este día la duración del período de luz y de oscuridad son iguales, de allí la denominación equinoccio, palabra derivada de la expresión latina aequinoctium (aequus nocte), “noche igual”, que es el momento del año en el que el Sol está situado en el plano del ecuador celeste.

Ese día, para una persona situada en el ecuador terrestre, el Sol alcanza su cenit, el punto más alto en el cielo con relación al observador; se encuentra justo sobre su cabeza, por lo que no proyecta sombra.

A partir de hoy, en el hemisferio norte el día progresivamente se alarga, y la noche es más corta; al contrario, en el hemisferio sur, la noche se alarga, por consiguiente el día es más corto. Hasta el  momento de los solsticios de verano, en el hemisferio norte, de invierno en el sur.

Tales fenómenos son rutinarios, por lo que pasan desapercibidos para la mayoría de personas; pero lo asombroso es que los mismos son conocidos por nuestros ancestros desde hace más de 4000 años antes de Jesucristo.

La razón es que tales acontecimientos astronómicos están asociados con las estaciones, y estas con la agricultura.

Por otra parte, hoy 20 de marzo, día del equinoccio de primavera comienza una estación asociada al renacimiento, a los comienzos, en el hemisferio norte, por eso es que a las adolescentes quinceañeras se dice que están cumpliendo quince primaveras; primavera significa “primer verdor”.

See the source image
Primer Verdor.

Simultáneo a la primavera, en el hemisferio sur tiene lugar el otoño, estación que se asocia a la experiencia, por lo que los ancianos avanzan en el otoño de la vida. Otoño proviene de la expresión latina “autumnus”, palabra compuesta de “auctus”, aumentar, y “annus”, año,  que significa “llega a su plenitud el año”, tal vez por la observación de que la vegetación ya está al final de su ciclo.

See the source image
Plenitud de la vida

Marzo trae otro regalo cósmico que no sucedía desde hace 19 años; el 20 de marzo será la última superluna de este 2019 y el equinoccio de primavera en el hemisferio norte y la llegada del otoño en el hemisferio sur. Esta coincidencia no sucedía desde el año 2000.

See the source image
Super Luna de Marzo. Luna llena del gusano.

También el 20 de marzo, día de los equinoccio de primavera y de otoño, simultáneamente, tiene otra connotación; nos recuerdan la exactitud de lo establecido en la Biblia, la Palabra de Dios, que en su primer capítulo revela la trascendencia de los fenómenos asociado a los cuerpos celestes, que dan lugar a este fenómeno astronómico.

14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. Génesis 1:14-15.

De modo que hoy, en el cielo observaremos las señales reveladas en la escritura, y en la tierra el comienzo de dos estaciones, todo conforme a lo establecido en Génesis.

¿Qué trascendencia tiene todo esto? Que los equinoccios se suceden cumpliendo inexorablemente lo establecido en la Biblia, la Palabra de Dios. ¿Cuál es la trascendencia de este hecho? Que así como se cumple esta afirmación bíblica, algo evidente, innegable, también se cumplen otras afirmaciones en ella contenidas, y promesas para los hombres descritas en sus maravillosas páginas.

See the source image
Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1.

Hoy en Venezuela vivimos una crisis cada día creciente, que se agrava; la Biblia tiene una promesa para quienes experimentamos las consecuencias de dicha crisis:

15 Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos. 16 La ira de Jehová contra los que hacen mal, Para cortar de la tierra la memoria de ellos. 17 Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias. 18 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu. 19 Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová. 20 El guarda todos sus huesos; Ni uno de ellos será quebrantado. 21 Matará al malo la maldad, Y los que aborrecen al justo serán condenados. 22 Jehová redime el alma de sus siervos, Y no serán condenados cuantos en él confían. Salmos 34:15-22.

 Un poeta escribió:

Todas las promesas para el hombre fiel,
El Señor en sus bondades cumplirá,
Y confiado sé que para siempre en él,
Paz eterna mi alma gozará.

Sea así.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de: www.biblegateway.org

Datos y conceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google.

Anuncios

EL ECLIPSE DE AGOSTO 21 Y LAS SEÑALES DEL FIN DEL MUNDO

El próximo lunes 21, ocurrirá un fenómeno astronómico tan espectacular que se le ha denominado “el eclipse del siglo”, se observará principalmente en gran parte del territorio Norteamericano, y fascinará a millones de espectadores que disfrutarán por breve lapso una “noche” en medio del día; ya que por unos minutos la luz del astro rey será opacada por nuestro satélite, la Luna.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Un eclipse de esa magnitud ocurrió en territorio estadounidense, según los expertos, el 8 de junio de 1918; unos 99 años. Motivo por el cual tal fenómeno se considera excepcional.

El eclipse será visible a través de un estrecho pasillo de 110 kilómetros cruzando 14 estados de los Estados Unidos.​ Se verá por primera vez poco después de las 10:15 a.m. PDT en la Costa del Pacífico de Oregón, y avanzará hacia el este por Salem, Casper, Lincoln, Ciudad de Kansas, Hopkinsville, Nashville, Columbia, hasta Charlestón. La máxima duración del eclipse total será de 2 minutos 41,6 segundos al sur de Carbondale y la mayor extensión (ancho) estará entre Hopkinsville y Princeton.

Imagen relacionada

En otros lugares de desde México hasta el norte de Sur América, el eclipse se verá parcialmente.

Algunos predicadores ya han elevado sus voces anunciando que el eclipse del 21 es una señal del inminente retorno de Jesucristo y del fin del mundo.

Afirmaciones que carecen de veracidad porque un eclipse no es señal del fin del mundo, la Biblia ofrece otras evidencias, y tal fenómeno astronómico ocurre desde que Dios creó el “cielo y la tierra”, como afirma Génesis 1:1. Pues los eclipses ocurren en todo sistema estelar donde exista una estrella, planetas alrededor de la misma, y satélites girando alrededor del planeta. Como es el caso del sistema Sol-Tierra-Luna.

Resultado de imagen para eclipse

Lo que destacado de este eclipse son aspectos que pasan desapercibidos, dada la mente especulativa de los predicadores alarmistas y de quienes buscan seguidores anunciando cataclismos.

Lo que resalta este 21 de agosto es:

La extraordinaria exactitud de la mecánica celeste.

Todo estudiante de astronomía sabe que en la tierra un eclipse solar es posible porque la distancia en que gira la luna alrededor de la tierra, es la exacta para determinar que el “diámetro aparente” de la luna sea igual al diámetro del Sol. Por eso cuando la Luna se interpone al Sol, ambos aparentan el mismo tamaño.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Por otro lado el movimiento de los cuerpos celestes es preciso, por tal motivo es que los astrónomos han predicho el momento exacto del inicio del eclipse, así como el de su culminación. Y ese fenómeno desde hace varios años se había anunciado.

Es más ya se ha calculado que para el 8 de abril del 2024 habrá otro eclipse total en Norteamérica, cuya duración será de 4 minutos con 28 segundos. Se espera que para el 2042, el 20 de abril, Indonesia, Malasia, y Filipinas disfrutarán otro eclipse total.

Otro aspecto digno de destacar es:

La capacidad, inteligencia e ingenio humano.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha observado el cielo, el movimiento de los astros, y ha hecho cálculos para determinar su posición en un momento dado.

Ya los astrónomos han calculado que para el 15 de febrero de 2018 habrá un eclipse parcial visible en la Antártida, América del Sur; que el 13 de julio del mismo año, habrá otro parcial visible en el Sur de Australia; y que el 11 de agosto de 2018, en el Norte de Europa y norte de Asia verán otro eclipse parcial.

En cualquier sitio de internet dedicado a la astronomía se puede obtener información de los fenómenos astronómicos frecuentes, fechas y horas exactas: fases de la luna, lluvias de estrellas, eclipses solares y lunares; salida y puesta del Sol. Momento preciso de los solsticios y equinoccios.

Por cierto, los egipcios calcularon el momento exacto del año de la aparición y desaparición en el firmamento de la estrella Sirio, un astro para ellos muy importante porque estaba asociado a las crecidas del Nilo.

Reloj astronómico.

Otro detalle significativo que nos permite evaluar este eclipse solar es la afirmación bíblica de que los cuerpos celestes son  un inmenso, maravilloso y preciso reloj astronómico, dispuestos por Dios para:

…que sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

El 21 de agosto alcemos la mirada al cielo y digamos como el salmista:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,     Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1.

Por tal motivo no deja de asombrar que muchos predicadores ante un fenómeno normal de la mecánica celeste, en lugar de admirar la grandeza de la creación, se dedican a formular especulaciones, y a atemorizar a sus oyentes con predicciones extraídas de sus pensamientos mágicos, anunciando como un hecho cierto de que el fin del mundo es inminente.

Cada vez que hay una catástrofe como un terremoto, o la explosión de un volcán; el surgimiento de guerras, y calamidades; así como la ocurrencia de fenómenos celestiales como un eclipse, los profetas “escatológicos” comienzan a pregonar que ya viene el fin del mundo.

Resultado de imagen para vesubio

El Vesubio, hizo erupción en el año 79 y destruyó a Pompeya.

Ahora, revisemos cuantos terremotos, cataclismos, erupciones de volcanes, guerras, epidemias, eclipses han ocurrido desde que el hombre existe sobre la tierra.

Para quienes les encanta especular con las “señales” de la Segunda Venida de Cristo, y del fin del mundo, les tengo una noticia:

Nadie sabe el día ni la hora:

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36.

Será sin previo aviso:

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Para este 21 de agosto, antes de pensar en catástrofes, e imaginar que se acerca el fin del mundo, más bien valora esta afirmación:

3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, 4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?

5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra.

6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: 7 Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, 8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

9 ¡Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Salmos 8:3-9.

Feliz eclipse total.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org
  • Datos astronómicos: Wikipedia,
  • Imágenes: Google
  • Notas personales.

LA FRUTA QUE NO FUE PROHIBIDA

La manzana es una fruta deliciosa que además de ser muy sabrosa, tiene propiedades medicinales.

Esta fruta ha sido señalada, por la fantasía popular, como el fruto prohibido que comieron Eva y Adán en el Huerto del Edén, desobedeciendo la orden divina. Tal vez dicha designación se deba a que la manzana es agradable para comer, deliciosa a la vista, apetecible, de atractiva apariencia física, y de fácil acceso,

Incluso al llamado el cartílago tiroides, también conocido como la prominencia laríngea, se le denomina la manzana de Adán, haciendo alusión al desafortunado hecho.

La verdad es que la Biblia no identifica el tipo de árbol, que fue prohibido por Dios, solo lo menciona en forma general.

Cuando el hombre fue expulsado del Edén, por desobedecer la orden divina, perdió los beneficios de vivir en un ambiente propicio para una vida de calidad; y también el disfrute de una sana alimentación.

Se inclinó más hacia degustar los suculentos sabores de la carne, en lugar de continuar alimentándose del “fruto de los árboles, y de las plantas con semilla”, como lo hacía al principio.  

Proponer una alimentación basada en frutas, y en semillas de las plantas, tal como se indica en Génesis 1:29, tiene una razón de peso. Por ejemplo, la manzana, que sigue siendo deliciosa, agradable, apetitosa, y no se prohíbe comerla; al contrario se recomienda hacerlo, por los múltiples beneficios que aporta al organismo; especialmente la manzana verde.

Los componentes de ese tipo de manzana son pectina, aminoácidos, ácidos, azúcares, catequizas, quercetina, sorbitol, fibras, calcio, hierro, magnesio, nitrógeno, fósforo y potasio, entre otras cosas.

La manzana verde es una de las frutas más completas y enriquecedoras en la dieta. Un 85% de su composición es agua, por lo que resulta muy refrescante e hidratante. Sus azúcares, la mayor parte fructosa, azúcar de la fruta, y en menor proporción, glucosa y sacarosa, de rápida asimilación en el organismo, son los nutrientes más abundantes después del agua.

Es fuente discreta de vitamina E o tocoferol y aporta una escasa cantidad de vitamina C. Es rica en fibra, que mejora el tránsito intestinal y entre su contenido mineral sobresale el potasio. La vitamina E posee acción antioxidante, interviene en la estabilidad de las células sanguíneas como los glóbulos rojos y en la fertilidad. El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad

He aquí algunas propiedades medicinales de esta deliciosa fruta:

Antiinflamatoria del aparato digestivo: En casos de inflamación del estómago, intestinos o de las vías urinarias: Cocine media manzana durante 15 minutos en 1 litro de agua. Tomar tres vasos al día.

Antiácida: Su contenido en pectinas, así como la influencia de la glicina, que es un antiácido natural la hacen muy adecuada en casos de acidez estomacal. Basta comer unos trozos de manzana y notaremos un gran alivio, por lo cual su ingesta continuada se convierte en un buen sustituto de otros antiácidos químicos.

Antidiarreica y laxante suave: Aunque parezca contradictorio su alto contenido en pectinas la convierten en un buen regulador del intestino, de manera que es un laxante suave en casos de estreñimiento, especialmente cuando se come a primeras horas de la mañana. Al mismo tiempo el valor absorbente de las pectinas la hacen ideal en casos de colitis, diarrea, gastroenteritis y en todos aquellos casos en que se manifieste una defecación demasiado abundante y blanda.

Diurético y depurativa: Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas. Por su contenido en cistina y arginina, así como el ácido málico, resulta muy adecuada para eliminar las toxinas que se almacenan en el cuerpo y que, además de combatir o impedir las enfermedades anteriormente citadas, son muy adecuadas en afecciones como ácido úrico, gota, y el tratamiento de enfermedades relacionadas con los riñones, como los cálculos o la insuficiencia renal.

Antitabaco: Una dieta a base solo de manzanas durante todo un día puede ayudar a abandonar el hábito de fumar.

Anticancerígena: Por su contenido en catequinas y quercetina, dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres y tienen propiedades anticancerígenas muy potentes.

Enfermedad de Ménière: las curas de vinagre de manzana con agua ayudan a mejorar esta enfermedad.

Uso externo

Dolor: Para relajar los músculos cansados después de un esfuerzo físico, evitando los dolores y calambres se puede aplicar una loción sobre la zona dolorida con vinagre de manzana.

El vinagre de sidra puede utilizarse para eliminar los hongos de los pies, evitando la sensación de ardor que muchas veces la acompaña: Colocar los pies en un barreño con agua tibio en el que se haya diluido medio litro de este vinagre.

Los baños de uñas en vinagre de sidra de manzana ayudan a fortalecer las uñas y evitar que se rompan.

También puede resultar eficaz para disminuir la intolerancia hacia ciertos alimentos, evitando las alergias alimentarias: Tomar un par de cucharadas en un vaso de agua endulzado con miel, o para detener la producción de mocos en la fiebre del heno:  4 cucharadas por vaso 3 veces al día durante 3 o 4 días. Luego ir reduciendo a cero poco a poco.

El vinagre de manzana tiene propiedades muy beneficiosas para la salud del oído. Es rico en potasio cuya deficiencia, junto a la de magnesio, cinc y manganeso puede producir sordera. Además hidrata y regenera las mucosas por lo que puede ayudar a combatir los problemas del oído interno debidos a excesiva sequedad.

Mejore sus hábitos alimenticios, coma más frutas, hortalizas, y legumbres; y disfrute una vida sana.

Fuente: Alimentación Sana.

Imágenes Google

LA CREACIÓN DESDE UNA PERSPECTIVA TERRESTRE

El relato de la creación tal como se describe en Génesis capítulo uno, sugiere que es la descripción de un observador imaginario, desde una perspectiva terrestre.

Es decir, es la percepción de Moisés desde su ubicación terrestre, humana; no espacial. De ser vista la secuencia desde el espacio, la narración sería diferente.

Vamos a analizar la secuencia de hechos, pero antes consideremos un aspecto interesante, que nos dará luz, al momento de abordar el tema.

En la época del Israel antiguo no había una comprensión  acerca del universo, como el que tenemos hoy día. Así que ellos escribieron en términos que les eran familiares.

En la Biblia se mencionan tres cielos:

El primer cielo,  constituido por la atmósfera de la tierra donde se encuentran las nubes y los pájaros. Génesis 1:8. “Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.” Génesis 1:20. Dijo Dios: “Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.”

El segundo cielo es el espacio donde se mueven  el sol, las estrellas y la luna: “Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,” Génesis 1:14. “Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia,” Génesis 15:5.

El tercer cielo es el lugar donde Dios habita. “Y tuvo miedo, y dijo !Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo. Génesis 28:17; “Mira desde tu morada santa, desde el cielo, y bendice a tu pueblo Israel, y a la tierra que nos has dado, como juraste a nuestros padres, tierra que fluye leche y miel.” Deuteronomio 26:15; Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.’ 2 Corintios 12:2

Con esta idea en mente, consideremos el relato de la Creación:

En el Principio. El primer versículo  de la Biblia, explica que Dios creó los cielos y la tierra. ¿A qué cielo se refiere? No a su morada, porque El existe antes que todo comenzara. Tampoco a la atmósfera, que fue formada posteriormente. Por el contexto sabemos que este cielo se refiere, a los astros y demás cuerpos celestes.

Es decir, en el principio Dios creó el Universo, el conjunto de Galaxias y cuerpos astronómicos, inclusive la Tierra. Entonces ya existía luz, la de las estrellas; especialmente la del Sol.

Génesis 1:2, nos da un dato interesante, explica que la tierra estaba totalmente en tinieblas, debido a la existencia de densas nubes que impedían en paso de la luz solar.

Primer día, Génesis 1:3-5 nos informa que Dios dijo “sea la luz”, es decir, véase la luz desde la tierra; por este motivo se tiene conciencia de la existencia de un lapso de tiempo de oscuridad, y otro de luz. La noche y el día. La luz ya existía pues fue creada al formar  “el cielo”, es decir, las estrellas, en especial la luz visible del Sol.

Como sabemos, ubicados en un punto del espacio exterior a la tierra, no hay conciencia de oscuridad; debido a que ésta se produce, la oscuridad, cuando un objeto interfiere la luminosidad del Sol. En el Sol, por ejemplo no hay noche, ni día, semejante a los de la tierra.

El segundo día, Génesis 1:6-8, Dios separó las aguas de las aguas, en otras palabras se definió la atmosfera, a la cual llamó “cielo”. Ese día hubo una clara distinción entre el vapor de agua, nubes, de la atmosfera; y el agua líquida, que cubría en su totalidad a la Tierra.

Tercer día, Génesis 1:9-13, hubo separación entre la tierra, que emergió hacia la superficie de las agua; y las aguas que se juntaron para formar los mares. Con una tierra seca definida, y luz solar, se dan las condiciones para el surgimiento de la hierba, y los árboles.

El cuarto día, Génesis 1:14-19. Dios establece a los astros como patrón de medida del tiempo, de las estaciones; para facilitar el cultivo de las plantas.

Las Pléyades, situadas en la constelación de Tauroy son conocidas como “las 7 hermanas”

Dios no creó las lumbreras y a las estrellas ese día; ya estaban creadas, según el primer versículo de la Biblia. Observe la expresión “ Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,”; es decir colocó las lumbreras en el cielo. Este cielo es el espacio exterior de la atmósfera, el universo en general.

El quinto día, Génesis 1: 20-23, creo Dios las aves y a los peces. Sobre las aves añade que “vuelen sobre la expansión de los cielos,” o la atmósfera. Es interesante destacar que la ciencia afirma que la vida animal surge del agua, teoría de Oparin.

El sexto día,  Génesis 24-31, Dios crea a los animales terrestres, y al final de ese día, formó al hombre.

Algunos critican el relato de la creación, señalando algunas inconsistencias con el actual conocimiento de la mecánica celeste. Es imposible, para la ciencia, que Dios haya creado la tierra y la colgara en el vacío; y al cuarto día crea el Sol, la Luna, y los demás astros.

Esta era la visión geocéntrica del pasado. Dios creó la tierra, como el centro del universo; luego el sistema solar, después la vía láctea, nuestra Galaxia, luego los demás cuerpos celestes.

La ciencia dice que el proceso fue al revés:

Primero Dios creó la materia, luego esta  se consolidó en los cuerpos estelares, galaxias, estrellas, nebulosas; luego se formaron los sistemas planetarios como el Solar, y finalmente los planetas como la Tierra; la Luna fue posterior, debido a una catástrofe planetaria. La Biblia no da detalles del proceso creador, la ciencia se encarga de eso, nos refiere un hecho fundamental, la creación.

De todas maneras, sea la cosmovisión que se posea, hay un hecho cierto: Dios creó los Cielos y la Tierra. Dios es el principio creador; la secuencia de hechos es importante, pero más importante es que estamos aquí; constituyendo el centro de atención y del amor de Dios:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.com

Datos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google