Archivo de la etiqueta: fortaleza

YAKARY, NO ESTÁS SOLA EN TU LUCHA

Yakary es una joven venezolana que lucha para alcanzar una meta de máxima prioridad, recuperar un bien sumamente precioso: la salud.

Ella combate contra un oponente dentro de sí implacable, insistente, fuerte, más no se doblega, no baja la guardia; aunque aquel oponente lleva cierta ventaja, Yakary no pierde la fe, y sobre todo la esperanza en un milagro.

Te invito a solidarizarte con Yakary, unirte a los cientos de personas que diariamente claman por ella, a enviarle una nota de consuelo, y a ofrendar de tu tesoro para apoyarla en su lucha.

He aquí su testimonio:

Hola, mi nombre es Yakari tengo 26 años. Soy Venezolana, a los 23 años después de visitar muchos médicos fui diagnosticada con tumor desmoides una enfermedad rara y por lo tanto sin muchas opciones ni tratamientos, desde ese momento todo en mi vida cambio, ya me había graduado de abogada y estaba cursando estudios en medicina pero debido a los tratamientos y a los fuertes dolores que presentaba me vi obligada a detener mis estudios.

Actualmente me han operado 4 veces en la última operación me retiraron la mama, el pectoral mayor y menor, 3 costillas y los ganglios (lado derecho) luego de eso empecé a recibir radioterapia a tomar imatinib (este medicamento era la única opción).

Mi país (Venezuela) está pasando por la situación más difícil de su historia, no es fácil conseguir alimentos, y mucho menos medicinas por lo que no pude seguir tomando mi medicación ya que no llegaba y no me era posible comprarla en el exterior, tuve por tanto que salir de mi país en busca de mejores opciones como no tenía dinero solo pude reunir y venirme sola.

Ahora estoy en España tengo 6 tumores y no poseo los recursos  económicos para seguir el tratamiento. Puedes ayudarme no solo económicamente, si conoces de algún especialista que domine el tema de mi enfermedad.

No obstante continúo luchando por mi vida. Me es necesario conseguir un grupo de médicos que posean la sabiduría del rey salomón y el amor de nuestro Dios para que me acompañen en esta batalla, deseo conseguir personas con las garras de Messi y Cristiano Ronaldo para patear el gol de la victoria, jovenes como Miguel Cabrera que como un solo hombre dé el batazo decisivo para ganar el juego, cantantes como el respetado Nacho que con su melodía alegre a miles y así retirar la rebelión en la cual están las células de mi cuerpo.

Necesito saber que no estoy sola que en este mar de personas que es el mundo día a día contaré con todos, ustedes formando así un ejército para dar el golpe final.

Los llaneros de mí país, hombres valientes y esforzados tienen un refrán “duele lo que se perdió cuando no se ha defendido”. Acompáñenme a defender mi vida que el Dios de paz amor y misericordia les sabrá recompensar.

Los amo Maria Yakari.

La imagen puede contener: texto

De la Biblia de Yakary.

Yakary pertenece a nuestra comunidad de fe, la Primera Iglesia Bautista de Valencia, en la que acompañamos a sus familiares en este proceso.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, interior

María, Yakary, y Rommer.

Unte a Yakary en esta batalla. Intercede por ella, ponla en contacto con algún especialista, y si deseas apoyarla económicamente solicita información en este sitio, o visita:

https://es.gofundme.com/ayudame-a-reconstruir-mi-torax

Dirección de correo de la Primera Iglesia Bautista de Valencia: pibvalencia@gmail.com

37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

EL EXTRAORDINARIO PODER DE LA MENTE

La mente posee infinitas posibilidades  para crear; ha generado grandes inventos que benefician a la humanidad; así como puede propiciar condiciones para hacer daño. Todo depende del uso o mal uso que se le dé.

Vamos a realizar un sencillo ejercicio mental. Para comprobar la afirmación anterior. Haz el ejercicio hasta el final, descubrirás algo sorprendente; la inmensa capacidad de tu mente.

Lee los siguientes párrafos, deja que tu mente se encargue del proceso. Concéntrate en la simple lectura, sin buscar posibles explicaciones de lo que haces o lees. Ponte cómodo, relájate, respira rítmicamente, deja que tu mente vuele libremente según vas leyendo.

Piensa en una fruta, visualízala nítidamente; imagina su textura, olor, sabor, color; ahora cambia esa fruta por una porción de tu bebida favorita; seguidamente imagina que levantas lentamente el pie derecho; acto seguido sitúate imaginariamente en un lugar alto de tu ciudad y obsérvela desde esa posición.

Ahora lee lentamente los siguientes párrafos: dos por ocho; treinta menos cinco; dos más siete; quince entre tres; capital de Inglaterra; superficie de la Tierra en la que existe hielo permanentemente.

Continúa. Una persona querida, con la que compartiste durante tu infancia; más vale tarde que…

Ten paciencia, sigue leyendo que ya estamos terminando este ejercicio mental.

Ahora piensa en una cualidad tuya, una fortaleza; pon en tu mente tres palabras que te describan positivamente; cual es la emoción que frecuentemente experimentas.

Para finalizar:

Visualiza un lugar agradable, tranquilo, apacible, seguro, al cual viajas en este momento, para pasar un tiempo de tranquilidad, sosiego, calma, paz. Permanece unos segundos allí, y disfruta a plenitud el momento.

Reflexiona.

Lo que has hecho es poner en movimiento a tu mente, dirigida por un factor externo. A medida que ibas leyendo, tu mente automáticamente procesaba las palabras, y de inmediato ofrecía,  una imagen, una figura, una sensación, una cifra, tal vez una emoción, en ocasiones una palabra abstracta, o un concepto.

Todo motivado por las palabras que leías, las cuales fueron estructuradas por una persona que tal vez ni conoces, y ni siquiera sabes donde esta; pero que por una fracción de tiempo ejerció el control de tu mente.

Múltiples reacciones tuyas. Aceptación de la propuesta. Rechazo por absurda. Risa por parecer una tontería. Vivir la experiencia sugerida y disfrutarla. Cualquiera que haya sido, tu mente es responsable.

Toma nota de lo siguiente, si te pareció infantil la experiencia, y no te animaste a seguir el juego, te informo que si has leído hasta acá, tu mente ha hecho todo lo que se te pidió, aunque tú no querías hacerlo.

Vamos a comprobarlo. No pienses en una manzana roja, con un tallito en la parte superior y una hoja verde adherida al tallo.

Verdad que tienes la manzana, aunque se te dijo “no pienses” en….

Los seres humanos vivimos dos realidades: La objetiva, concreta del mundo exterior; y la subjetiva, abstracta de nuestro mundo interno. La mente es la encargada de establecer conexión entre ambas, para que la vida tenga sentido. Es lo que denominamos sensación y percepción.

Cuando pensaste en una fruta, lo primero que se te pidió hacer en este ejercicio; la misma existe en el árbol que la produce, en cualquier expendio de ellas, o en un lugar de tu casa, físicamente; más tiene representación en tu mente, una abstracción. Guardas memoria de su olor, color, sabor, textura; por lo cual hasta puedes saborearla con solo pensar.

¿Pensaste en una manzana?

Generalmente cuando se pide pensar en una fruta, viene a la mente la manzana.

Respecto al lugar tranquilo que visitaste. Existe allá a lo lejos, fuera de ti. Más tienes el poder para ubicarte en el, y disfrutar de sus encantos, aun sin estar presente físicamente; lo que necesitaste para ello, fue desearlo, decidirlo, y visualizarlo.

Otro asunto interesante es que con tu mente puedes construir muchas cosas. Es más, sabes que todo lo que existe, primero fue pensado por alguien. La generación espontánea de la ropa que llevas puesta, es algo imposible, y de eso estás seguro.

Considera esta afirmación: no hay nada que hayas hecho en tu vida que no lo hayas pensado primero.

Si te gusta el café, y lo preparas tú mismo; observa como procedes: primero organizas los materiales requeridos, según tu método, luego le añades los ingredientes que te gustan, después lo viertes en la taza, para finalmente disfrutar su aroma y sabor.

Al paso del tiempo posiblemente se convierta en un hábito y lo hagas en automático y digas que no lo piensas, claro que lo piensas, sólo que no te das cuenta. Tu mente aprende con gran rapidez y lo hace por programación.

Todo lo te rodea en este instante, la mesa, la silla, la computadora, el automóvil, lo que sea; primero fue pensado y luego hecho.

Insistimos, primero se piensa, luego se pasa a la acción y ese pensamiento se transforma en algo tangible. Tan sencillo como que lo que no se piensa no existe.

Mientras que a nadie se le ocurrió el teléfono celular, no existió. Cuando a alguien se le ocurrió que podría haber algo así, existió.

Lo que no está en tu pensamiento no llega a ser. Las ideas que están en el pensamiento construyen tu mundo exterior. Nada de lo que existe en el exterior está sin antes haber pasado por el pensamiento. Nada. Por lo tanto si tus ideas, pensamientos son positivos pues crearás las condiciones de un mundo exterior positivo, y si son negativos así será tu mundo exterior.

Este concepto lo puedes aplicar en tu propia vida, tu puedes crear un mundo nuevo para ti. Lo que pasa es que ese mundo nuevo no tendrá concreción, a menos que tú lo decidas.

Existen otros aspectos relacionados con tu pensamiento. Cuando imaginaste la fruta que se te pidió anteriormente; si te concentraste un poco, es posible que la hayas saboreado, y hasta se activaron tus glándulas salivales. Es que la mente puede generar reacciones físicas en tu organismo. ¿Conoces algo sobre las enfermedades psicosomáticas?, allí tienes un ejemplo de como el organismo es afectado por la mente, en este caso, negativamente.

Por otra parte, es posible que alguien fuera de ti dirija  tu vida; como ocurrió con el sencillo experimento al inicio de este artículo; al leer el texto, alguien desde el exterior se introdujo en tu mente, y ejerció influencia por un breve lapso de tiempo.

Ahora, uno puede recibir estímulos externos, más siempre la decisión de actuar es nuestra.

Por lo general, inconscientemente, nos dejamos influir desde el exterior.

Por ello, tal vez has adquirido cosas inservibles, que no necesitas, o no querías; tan solo por la seducción de un astuto y bien entrenado vendedor.

O haces cosas que no te gustan, para complacer a los demás.

Es tiempo de tomar las riendas de tu mente, y decidir el rumbo de la vida.

Esa mente que posees, te pertenece, y es un invalorable recurso que si la utilizas sabiamente te permitirá muchas satisfacciones y logros.

De todas maneras el mundo exterior seguirá influyendo sobre ti, es inevitable, más tu puedes canalizar esas influencias y hacer que jueguen a tu favor.

Tu mente seguirá funcionando a su manera, es su naturaleza; porque el que nace barrigón…

Tú lo sabes…

Por cierto… pensaste en una manzana???

Imágenes Google.

SERENIDAD, CUANDO LLEGUE LA TORMENTA

Vivimos en un mundo dinámico.

Hay momentos y circunstancias en las que pareciera navegamos en un mar tormentoso; situaciones problemáticas que demandan soluciones asertivas.

Para esos momentos difíciles necesitamos echar mano de un valioso recurso, que nos permitirá enfrentar esas dificultades y superarlas creativamente.

Se trata de la serenidad.

Esta virtud está relacionada con calma, tranquilidad, apacibilidad. A veces la confundimos con inmovilidad.

Cuando imaginamos la serenidad, traemos a la mente la visión de un mar en calma, quieto, inmóvil. O de un paisaje tranquilo, estático.

Son representaciones de inmovilidad, mas no de serenidad.

Porque estar quieto, puede ser producto de reprimir lo que se siente, o se desea expresar. Que a la larga resulta en explosiones destructivas, para quien las expresa, y para quienes les rodean.

Visualiza una escena de tu vida en la que experimentaste esa virtud, la serenidad.

Obsérvate en esa situación en la que actuaste serenamente. Revívala.

¿Con que palabras puede describir esa escena de tu vida?

Sensación de bienestar, sosiego, paz, tranquilidad, placidez, mansedumbre; físicamente relajado, músculos distendidos.

Es que la serenidad tiene que ver con un estado de ánimo tranquilo, en calma, y tiene gran valor cuando llega la tormenta, y mientras se navega a través de ella.

La serenidad nos permite enfocar lo que nos sucede desde una perspectiva más objetiva.

Una persona serena piensa antes de actuar o decidir, y no se siente asustada, preocupada o ansiosa por lo que va a ocurrir. Tampoco vive en el pasado, sufriendo por los errores cometidos.

Esto no significa esperar que las cosas se resuelvan solas, o mejoren espontáneamente; de lo que se trata es actuar conforme a lo que se cree mejor para sí mismo, y para lo que debe enfrentar.

La persona serena es dueña de sus emociones, con fortaleza no sólo para dominarse, sino para soportar y afrontar la adversidad sin afectar el trato y las relaciones con sus semejantes.

Esta virtud se adquiere con incesante trabajo. No existe una receta que podamos aplicar para obtener una dosis de ella.

Visualiza de nuevo aquel momento de serenidad, que evocamos anteriormente.

Toma nota de tus pensamientos, emociones, reacciones; así como de los estímulos exteriores, personas, palabras, tonos de voz, sonidos, colores, olores.

¿Qué recursos internos tuyos activaste en ese momento?

¿Cuáles fueron las decisiones que asumiste para vivir ese tiempo de serenidad?

¿Qué emociones experimentaste?

¿Cuál fue tu objetivo para vivir esa experiencia?

¿Qué resultado obtuviste?

Si observas cuidadosamente, te darás cuenta de que posee los recursos para vivir serenamente.

Ahora, cuando estés en una situación difícil, en medio de una tormenta, revive aquella escena y visualiza tu actuación serena.

Tú lo puedes, porque la serenidad esta dentro de ti, no fuera.

Actívala.

Imágenes: Google

PARA TENER EXITO, FRACASAR

Como muy bien nos han enseñado, y el diccionario de la Real Academia Española lo define, el fracaso es la “falta de éxito, o resultado adverso”.

Es decir, el fracaso es el opuesto del éxito, lo contrario a “logro”. En un mundo competitivo, donde se exalta a los triunfadores, el fracaso es distintivo de los perdedores. Mal visto.

De manera que fracaso y frustración, son opuestos a éxito, a triunfo, victoria. En este orden de ideas, nadie quiere fracasar, porque se nos ha enseñado que lo importante no es competir, sino ganar. Esta manera de ver la vida, es generadora de grandes frustraciones; y propicia estados tensión, que mal canalizados atentan contra el bienestar general de las personas.

Un análisis de ambos conceptos nos va a revelar interesantes realidades.

El éxito se define como “resultado feliz de algo, actuación, negocio.”

Es decir, el éxito es el logro de una meta. Lo que significa que se obtiene “una sola vez en la vida”, respecto a la meta trazada. Si alguien se traza la meta de  obtener un título universitario en medicina; una vez logrado el titulo, lograda la meta, tuvo éxito, y ya. La alegría de ese momento no es perdurable, es transitoria; porque ahora se traza otra meta: Ejercer la medicina, con la esperanza de otros éxitos subsiguientes.

Así pues, el éxito no es un punto de culminación; sino un impulsor para seguir avanzando en la vida.

Ahora consideremos la otra perspectiva, el fracaso.

¿Qué es el fracaso? Como señalamos anteriormente, el fracaso es no tener éxito, fallar en el logro de una meta.

¿Es que los que alcanzan el éxito no fracasan? Claro que fracasan, y muchas veces; lo que ocurre es que usan el fracaso como una forma de corregir las desviaciones hacia el logro de la meta, y les impulsa a continuar hacia la meta trazada.

Fracasar, no significa que se es un fracasado. Simplemente significa que se esta avanzando en el camino del éxito, corrigiendo las imperfecciones. Tomas Alba Edison, como sabemos, es considerado un hombre de mucho éxito. Entre la infinidad de invenciones, una que utilizamos con frecuencia es la lámpara incandescente, que nos ilumina durante las noches. Se dice que antes de perfeccionar el invento, fracaso una y otra vez; refieren que como mil veces.

En cierta oportunidad, en una entrevista, se le preguntó al gran inventor exitoso: ¿Que se siente al fracasar mil veces? A lo que este respondió: “Aprendí mil maneras de no fabricar una lámpara”. De manera que si tomamos el fracaso como un aprendizaje, estaremos transformando nuestra cosmovisión, nuestra manera de ver el mundo, de forma constructiva.

Consideraremos el fracaso como un impulsor para seguir avanzando, en la busca de hacer las cosas bien; es decir de tener éxito. No te dejes engañar, esa persona que se muestra como triunfadora, como ganadora, como paradigma de éxito, es un ser humano, como tu.

La única diferencia es que te lo muestran en su mejor momento, en el día del éxito, en la cúspide de la fama. No le desmerecemos, ni le quitamos méritos; mas la realidad es que para llegar a la cima, le fue necesario luchar, vencer las adversidades, corregir los fracasos, superar los obstáculos; sufrir, llorar, padecer.

Es conveniente que entiendas que el fracaso es un impulsor del éxito, del triunfo, de victoria.

Ahora bien, una cosa es fracasar, otra cosa es sentirse fracasado.

Lee de nuevo las dos últimas palabras del párrafo anterior: “sentirse fracasado”.

El fracaso es una circunstancia normal, y hasta esperada; que sirve para corregir las fallas, las debilidades, las imperfecciones. Toma nota de la siguiente afirmación: “El fracaso, como el éxito, ocurre una sola vez, respecto de la meta no alcanzada.” Si corriste los cien metros planos, y perdiste. Ocurrió “una vez”, ya habrá otras opciones para llegar primero.

Sentirse fracasado, es un estado de animo negativo, que te induce pesimismo, desesperanza, desconfianza en ti mismo, desanimo, deseo de “tirar la toalla”, de desistir.

Toma nota del dispositivo que usas para leer este artículo. Antes de salir al mercado fue sometido a innumerables pruebas y controles, a los fines de que funcione sin fallas. Cada vez que en la prueba, el dispositivo fallaba, era sometido a revisión y modificaciones. Así sucesivamente, hasta que llegó al punto denominado calidad de uso. En ese momento fue autorizada su producción, puesta en el mercado; debido a lo cual pediste adquirirlo, y usarlo, como lo estas haciendo.

No le temas al fracaso, enfréntale, estúdialo, analízalo; y obtén los aprendizajes útiles, para seguir teniendo éxito en la vida.

Felices fracasos, y muchos éxitos.