Archivo de la etiqueta: ford

PARA ENFRENTAR LA CRISIS EN VENEZUELA, CAMBIO DE ESTRATEGIA


Edsel fue una marca de automóviles fabricados por Ford, considerado uno de los mayores fracasos automovilísticos de toda la historia. Se comenzó a producir en 1958. En su breve existencia, causó una pérdida a Ford de trescientos cincuenta millones de dólares. Debe su nombre al hijo de Henry Ford, Edsel Ford.

Resultado de imagen para edsel ford

La lista de quejas técnicas del Edsel era enorme. El motor fallaba constantemente, emitía bastante ruido, se ahogaba con frecuencia, liberaba mucho humo; también fallaba la dirección motriz y la caja de velocidades. El Edsel, además, consumía demasiada gasolina, y tenía una pésima potencia.

Esto puedo ser debido a la carencia de un control de calidad, y de una confusión de las piezas del Edsel con las de otros vehículos Ford.

Imagen relacionada

Tras aquel estrepitoso fracaso Ford anunció la cancelación del programa Edsel el 19 de noviembre de 1959. Al final de la producción, se habían vendido unas 116.000 unidades del Edsel, de un total de 118.287 unidades fabricadas. En cualquier caso, menos de la mitad del umbral de rentabilidad que tenía el proyecto. En la aventura Edsel, Ford perdió unos 350 millones de dólares de la época, que al cambio actual corresponderían a unos 3.000 millones de dólares.

Pocos años después Ford comenzó a producir un nuevo automóvil, el Mustang un auto deportivo introducido al mercado el 17 de abril de 1964.​ El Mustang de 1965 fue el modelo más exitoso desde el Ford A.,​ así mismo Mustang es la tercera saga de Ford más antigua, cuyos modelos han sufrido numerosas transformaciones hasta llegar a la actual.

Resultado de imagen para mustang ford 1965Resultado de imagen para mustang ford 2018

Modelo 1965                                                Modelo 2018

Esta experiencia de la empresa automovilística nos deja grandes lecciones para la vida:

Podemos cometer errores; errores costosos,

Hay que reconocer los errores, determinar las causas y dejar de cometerlos,

Ante los fracasos no quedarnos paralizados sino explorar otras opciones.

Se dice que Albert Einstein expresó:

Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.

Este tipo de análisis es el que se necesita en Venezuela, determinar los errores cometidos, luego eliminarlos y buscar nuevas estrategias acordes a la realidad actual.

En el contexto bíblico una expresión cargada de mucho significada, frecuente en labios de Jesucristo, ante una persona que había errado en algo, es:

No te condeno, vete, no lo hagas más.

Pablo también hizo su aporte en esta materia, él afirmó en Romanos 12:2, DHH:

No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir…}

Llevando estas reflexiones al ámbito organizacional, y en nuestro caso al eclesiástico, es mucho lo que necesitamos aprender. La actual circunstancia por la que atraviesa Venezuela, debe llamar a reflexión a los líderes sociales y espirituales sobre el porqué hemos llegado a esta situación de emergencia.

La Venezuela de hoy no puede ser ministrada con las mismas estrategias, caducas e inservibles, que la realidad evidencia no han servido para nada.

Las Iglesias necesitan renovar sus estrategias para que estén en sintonía con la realidad de Venezuela y del mundo; no es tiempo de lamentos y culpas; es tiempo de renovar la visión, misión, y compromiso con Venezuela y con Jesucristo.

En la Biblia Jesucristo lo explicó de una manera sencilla, pero contundente:

21 Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; de otra manera, el mismo remiendo nuevo tira de lo viejo, y se hace peor la rotura. 22 Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar. Marcos 2:21-22.

Es infructuoso, y contraproducente, seguir aplicando las viejas recetas, aquellas que no han dado resultado.

Visualiza el estado actual del venezolano:

Angustia, rabia, impotencia, miedo, desesperanza, indignación, agresividad, apatía, tristeza, frustración, desamparo e incertidumbre. Trastornos psicosociales como ansiedad, depresión y otras alteraciones emocionales prevalecen como nunca antes se había registrado, debido a la crisis social, económica y política sostenida que se vive en el país. Esto como consecuencia de la disminución del poder adquisitivo, la inflación, el desabastecimiento, el deterioro del sistema de salud, el aumento de la criminalidad y la impunidad, lo cual afecta enormemente la salud mental de los venezolanos.

A esta persona frustrada, impotente, en duelo, no podemos seguir pregonando el evangelio de la culpa, denunciando que se es pecador, y deben arrepentirse; aunque aquello es una cruel realidad, que se es pecador y hay que arrepentirse, el venezolano necesita un mensaje distinto, un mensaje de consuelo, optimista; de esperanza, que es el mandato de Jesucristo, proclamar el evangelio, en el entendido que evangelio significa “buenas noticias”.

El diagnóstico debe servir como punto de partida para definir una pastoral de la esperanza, de las buenas noticias, aquella que inicia Jesús en una sinagoga de Nazaret, y nos encomienda seguir desarrollando hoy:

17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: 18 El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; 19 A predicar el año agradable del Señor.20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. 21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros. Lucas 4:17-21.

Como Jesucristo, sin negar la realidad, hay que  alimentar la esperanza para no caer, y evitar hacernos eco de la falsa creencia de que todo está perdido y de que no hay salida.

Es preciso fortalecer la fe, la confianza y la seguridad, centrarnos en la realidad, generando pensamientos positivos a pesar de las adversidades, recordando siempre queante la situación de emergencia el venezolano necesita aquel mensaje fortalecedor contenido en Salmos 23:

1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.

Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Pablo nos deja una gran lección:

4 Alégrense siempre en el Señor. Repito: ¡Alégrense! 5 Que todos los conozcan a ustedes como personas bondadosas. El Señor está cerca. 6 No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. 7 Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús. 8 Por último, hermanos, piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza. 9 Sigan practicando lo que les enseñé y las instrucciones que les di, lo que me oyeron decir y lo que me vieron hacer: háganlo así y el Dios de paz estará con ustedes. Filipenses 4:4-9.

Y también:

12 Sé lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. 13 A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece.

Ante la realidad venezolana, no sigamos produciendo “edseles”, fracasos; si queremos cosas distintas, hagamos también cosas distintas.

Fuente:

Datos históricos: Wikipedia

Referencias Bíblicas: Versiones RVR60, y DHH, tomadas de www.biblegateway.com

Diagnóstico de la situación del venezolano: http://versionfinal.com.ve/opinion/la-salud-emocional-del-venezolano-actual-por-manuel-ocando/

Notas personales

Imágenes: Google

 

PEQUEÑOS DETALLES EN EL CASO DE LAS EMPRESAS AUTOMOTRICES

En la situación planteada por la crisis que atraviesan las empresas fabricantes de automóviles, se pueden apreciar ciertos detalles muy significativos.

Lo primero que salta a la vista es el empeño de los ejecutivos de tales empresas en colocar como bandera, la defensa de los miles de puestos de trabajo que se perderían en el caso de ir a la quiebra.

Igualmente se observa que se destaca en forma muy relevante el hecho de que si esas empresas automotrices caen; ellas arrastrarían consigo la economía mundial. Es decir, el mundo en general sufriría las consecuencias de la quiebra de las emblemáticas, históricas y apreciadas firmas. En otras palabras, usted y yo que no vivimos en los Estados Unidos, corremos el riesgo de sufrir la caída de estas poderosas empresas.

Pero no solo eso. En occidente existe un significativo aprecio hacia Ford, por haber sido el automóvil que marcó un importante hito en la historia del automovilismo.

Poseer un “Lincoln Continental”, un “Chrysler New Yorker”, o un “Cadillac”, era sinónimo de distinción. Ambición de muchos ejecutivos y empresarios emergentes.

Antes de la aparición de las firmas japonesas, y del fortalecimiento de las automotrices europeas; las empresas norteamericanas reinaban omnipotentes, marcando la pauta según sus designios.

El asunto es que el mundo cambia, y que necesariamente tenemos que ajustarnos a los cambios. Ello es vital para un mundo competitivo en el que vivimos. En el mundo actual, la premisa fundamental es “calidad” y esta priva por encima de los precios.

Hablar de calidad es precisamente satisfacer las necesidades, expectativas y deseos de los clientes, o de los usuarios de los servicios que se prestan.

Cuando usted adquiere un bien, o solicita un servicio, lo que desea es que se satisfaga sus requerimientos; no el de los oferentes, quienes quieren captarle como cliente.

Este es uno de los pequeños detalles presente en la actual crisis de la industria automotriz norteamericana. Asunto de calidad. Cuando se discutía en el Senado Norteamericano la posibilidad de auxiliar a las empresas automotrices, un senador expresó: “No están creando los productos correctos,… Creo que tienen buenos trabajadores, pero no creo que tengan una buena administración. No son innovadores. Son como un dinosaurio en cierto sentido”.

Es interesante que en muchos países, en Venezuela por lo menos, las marcas que más se venden, bajo la denominación Chevrolet, o General Motors, sean precisamente automóviles de ingeniería europea o asiática; como son los casos de Opel, Suzuki o Daewoo; comercializados como “Chevy”, “Vitara” o “Aveo”, respectivamente. La calidad, es decir lo que quieren los clientes, priva por sobre el valor del vehículo. Es que el precio que se paga, incluye la calidad. El que se le satisfaga.

Lo mismo podemos afirmar sobre los bancos. Tan solo visualice el momento en que usted fue a solicitar un servicio al banco donde usted coloca su dinero. Dinero que los bancos utilizan para sus productivas operaciones. En la mayoría de instituciones financieras, por poco la cobran a uno hasta el aire que se respira en sus instalaciones. Por ello uno no puede explicarse el motivo para que un banco colapse.

Otro detalle que pasa desapercibido para muchos, en virtud de que se esta confrontando el espíritu patriota de los norteamericanos, es el relativo a los beneficios directos o indirectos de los socios de las firmas, y de sus ejecutivos. En las audiencias realizadas en el Senado norteamericano, a propósito de los auxilios financieros, les preguntaron a los ejecutivos de las empresas en crisis,  si habían viajado de Washington DC en avión privado y los tres contestaron que sí. Pese a la presión del representante republicano Brad Sherman, ninguno de ellos aceptó vender su jet como un primer paso para ahorrar dinero para salvar empleos.

Siguiendo con los detalles sobre este sonado caso, los medios de comunicación estadounidenses también enfatizan que, mientras los empleados vieron sus salarios subir en un 7% en promedio, el de los ejecutivos subió un 45%.

Pequeños detalles, que sumados conforman una realidad que necesita correctivos.

Algunos afirman que hay que dejar que las empresas colapsen, puesto que eso es lo común en una situación como la actual; puesto que luego se levantaran otras que ocupen su lugar. La historia de la revolución industrial.

El desenvolvimiento de esta crisis a lo mejor tenga un final inesperado, más uno que no es experto en economía se pregunta:

¿Por qué no bajar el precio de los automóviles que tienen en sus depósitos, para rescatar efectivo, antes de destruirlos como es lo habitual?

¿Por qué no se promueve una reducción drástica de ganancia, beneficios a los ejecutivos, y demás gastos que no son aplicados a fabricación de automóviles?

¿Por qué succionar las ganancias de las filiales a nivel mundial, para salvar a la casa matriz, y con ello propiciar la caída final de la empresa?

Preguntas de quienes ignoramos los entretelones de una industria que pasa por un mal momento.

De todas maneras, se cree conveniente rescatar a la industria automotriz, con todas las acepciones, connotaciones, denotaciones e implicaciones del verbo “rescatar”.