Archivo de la etiqueta: éxodo

EL DESAFÍO DE LA DIASPORA VENEZOLANA, Y DE QUIENES SE QUEDARON

La grave crisis por la que atraviesa Venezuela ha generado en los últimos años una situación inédita en su historia. Es el masivo éxodo de venezolanos hacia distintos destinos, que ha originado una diáspora la cual alcanza proporciones significativas.

Ver las imágenes de origen

Aunque manejamos cifras no oficiales, esa diáspora representa no menos de un 20% de la población, y tiene importantes efectos tanto a lo interno como a lo externo.

También sabemos que de aquel porcentaje, la mayor proporción de migrantes está conformada por personas en edad productiva, es decir entre los 25 y 50 años, lo cual representa una vital fuerza de trabajo-

A esa realidad se añade el hecho de que esa población migrante está conformada por profesionales, empresarios, y trabajadores calificados con experiencia en su campo de especialización.

Ese contingente de venezolanos se inserta en sus áreas de competencia, ofreciendo al mundo un capital intelectual de calidad y excelencia.

Expertos petroleros, empresarios, médicos, docentes en todos los niveles educativos, técnicos en diversas especialidades, estudiantes; toda una gama de saberes dispersa por el mundo ofreciendo lo mejor de sí, para beneficio de los pueblos que les acogen en su seno.  

Es cierto que dejan un vacío en el corazón nuestro, y en su puesto de trabajo; sin embargo el saber que nuestros seres queridos son un valioso legado a la humanidad, que están experimentando nuevas realidades y logrando sus sueños, es un bálsamo al alma.

Quienes quedan en el suelo patrio han asumido con determinación el espacio dejado por quienes partieron, también tienen una responsabilidad histórica con el País.

Ver las imágenes de origen

Unos desde el exterior, otros internamente, juntos anhelando la Venezuela que se quiere. Un País para vivir, para crear, para disfrutar, para amar, para soñar, para emprender.

Hoy no podemos entender el porqué de las cosas que suceden en Venezuela, ya nos será revelado; como ha ocurrido en otros pueblos de la tierra. Israel, uno de ellos.

Hace más de dos mil quinientos años, una familia forzada por las circunstancias abandona su país, y es transportada a lejanas tierras, donde comienza a reconstruir su vida; allá les nace un hijo quien se convierte en un poderoso instrumento para beneficio a la nación donde reside, como a la de su origen.

Se trata de Nehemías, un prominente israelita, nacido en la cautividad, quien se convierte en un prominente miembro de la corte de Artajerjes, rey de Persia; desde donde ofrece un invalorable apoyo a la reconstrucción de los muros de Jerusalén, y a la reorganización civil y espiritual del pueblo, tal y como se lee en las páginas de su libro.

Pero Nehemías no es una excepción, también se registra la oportuna intervención de José en Egipto, Daniel en Babilonia, y la reina Ester en Persia; entre otros cuyas intervenciones influyeron para cambiar el mundo. Ahora, sabemos que todo ocurre como parte del plan de Dios para bendecir a las naciones de la tierra, salvaguardar a Israel, y cumplir sus propósitos.

Aunque no podemos comparar a Venezuela con Israel, por razones evidentes, si es válido afirmar que esto que ocurre en nuestro País es permitido en el marco de la soberanía Divina.

El apóstol Pablo afirma, por Dios inspirado: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien…” Romanos 8:28.

Cuando José estaba en el fondo de la cisterna, Génesis 37:24, el, ni sus hermanos podían suponer que de aquel foso, de aquella azarosa e incomprensible circunstancia, ascendería hasta el palacio del Faraón, y desde allí gobernar al imperio egipcio.

A la reina Ester, un aciago día, se le transmitió este poderoso mensaje: ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? Ester 4:14.

Muchos venezolanos al emigrar se fueron con su bandera tricolor, sus cuatros, sus añoranzas, sus conocimientos, y su fe, su devoción, su confianza en Jesucristo, una fe que cambia, y ese es otro aporte de Venezuela para el mundo.

Podríamos parafrasear, para los hermanos venezolanos en lejanas tierras, en momentos de soledad, incertidumbre y dolor: ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al lugar donde te encuentras?

Bendice con tu trabajo creador al país que te recibe en su seno, y manten vivo tu amor, tu esperanza, tu esfuerzo por el País en el que naciste, que espera lo mejor para ti.

Esta adversa circunstancia que vivimos llegará a su fin, entre tanto no olvidemos: “Estando persuadido de este, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” Filipenses 1:6.

Un día Dios cumplirá sus propósitos entre nosotros, y “Seremos como los que sueñan.

Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres. Salmos 123:1-3.

Sabemos que este cántico se refiere a Israel, pero como en Venezuela hay mucho pueblo de Dios, también lo entonamos.

Dios bendiga a Venezuela, y a los venezolanos dondequiera que estén.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Notas personales

Imágenes: Google

¿QUE CELEBRAN LOS CRISTIANOS EL DOMINGO DE RAMOS?

Hoy la cristiandad conmemora el Domingo de Ramos, evocando la Entrada Triunfal de Jesús a Jerusalén un día 10 del mes de nisán en el calendario judío.

Imagen relacionada

Lo que ocurre aquel día es en cumplimiento de una promesa relacionada con el Mesías, y que durante siglos se representó como parte del ceremonial de la Pascua.

Antecedentes de la “Entrada Triunfal”.

Como sabemos, la celebración es parte del rito de la Pascua.

La Pascua conmemora la liberación de los israelitas de la esclavitud en Egipto. Aquella, giraba alrededor del sacrificio de un cordero, cuya sangre sirvió como marca en la casa de los israelitas, de modo que cuando el ángel de la muerte visitara cada casa de aquel país, pasara por alto la que estaba marcada con la sangre del cordero.

La muerte de los primogénitos egipcios quebró la resistencia de Faraón quien permitió la salida de Israel con Moisés a la cabeza. Para aquel día hubo una preparación rigurosa; y que Dios instituyó como memorial.

Veamos el relato:

1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. 3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4 Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6 Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7 Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8 Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. Éxodo 12:1-8.

Como observas hay dos fechas mencionadas, el día diez, 12:3; y el día catorce, 12:6. En la primera fecha se selecciona el cordero, y en la segunda se sacrifica. Luego se instruyó a Israel a celebrar cada año este ritual como recordatorio de la liberación; pero también era tipo de un evento futuro que simbolizaba la liberación definitiva de otra clase de esclavitud.

La celebración de la Pascua era el ensayo de un evento que habría de ocurrir en cumplimiento del Plan de Dios para la salvación de la humanidad: La venida del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, el Mesías prometido, un evento ampliamente anunciado por todos los profetas de Israel.

¿Cuál es la trascendencia de la Entrada Triunfal?

Revisemos la forma como se llevaba a cabo la orden Divina en tiempos de Jesús.

El diez del mes primero, de nisán, el Sumo Sacerdote iba a Belén a escoger el cordero que habría de sacrificarse el día de Pascua. Se procedía de esa manera porque la profecía indicaba que el Mesías nacería en Belén,  por ello en aquella ciudad, cercana a Jerusalén, se criaban los corderos para el sacrificio.

Resultado de imagen para sangre del cordero pascua

Una vez seleccionado el cordero para el sacrificio pascual, el Sumo Sacerdote regresaba a Jerusalén con el objeto de colocarle en el establo del Templo, para comprobar que era sin tacha y proceder a su sacrificio. La costumbre establecía que cuando el Sumo Sacerdote entraba a Jerusalén, una multitud que le esperaba, con palmas y ramas, gritaba:

¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

Esto era un ensayo de lo que ellos esperaban, la entrara del Mesias a Jerusalén tal y como estaba profetizado en Zacarías 9:9:

Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.

Veamos el relato de la entrada triunfal:

1 Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, 2 diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. 3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. 4 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: 5 Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga. 6 Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; 7 y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima. 8 Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. 9 Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! 10 Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste? 11 Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea. Mateo 21:1-11.

Lo que pasó es que mientras la multitud esperaba al Sumo Sacerdote que regresara de Belén con el cordero para el sacrificio, Jesús se adelanta y entra montado en un pollino, entonces los discípulos comienzan a clamar:

¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

Debido a lo cual, toda la multitud les sigue y claman aquellas palabras, pero no ven que entra el Sumo Sacerdote sino a Jesús montado en un pollino. De este modo un evento que había sido dramatizado por siglos, aquel día se cumple tal y como había sido predicho por los profetas de Israel.

Sabemos el día diez se escoge el cordero que ha de sacrificarse el día catorce, para celebrar la Pascua. De este modo comienza el período de prueba al Cordero de Dios para verificar que era puro y sin tacha.

La celebración de los judíos no contemplaba el evento que ocurriría ocho días después de la Entrada Triunfal; se simbolizaba en la cena de Pascua, ya lo celebraremos el próximo domingo.

Un dato interesante. La festividad de la Pascua que celebramos los cristianos se diferencia en algunas fechas debido a Constantino, un Emperador Romano convertido al cristianismo que cambió las fechas para ajustarlas al calendario romano y a algunas de las celebraciones de ellos.

La fecha que corresponde a la semana denominada de la Pasión, está regida por lo establecido por Dios en el libro de Éxodo, tal y como se registra en el capítulo doce, antes indicado.

El diez de nisán corresponde al pasado jueves 6 de abril, de este año 2017, según el calendario judío, de modo que el 14 de nisán, día de la Pascua, corresponde al lunes 10 de abril.

El cambio de Constantino es para hacer coincidir siempre la resurrección el día domingo, primer día de la semana de los judíos, momento en que Cristo Resucitó.

¿Este cambio tiene algún efecto en la celebración? De ninguna manera. Los cristianos no celebramos el día de la muerte, ni el día de la resurrección, como tampoco el día del nacimiento de Jesús; celebramos, conmemoramos que realmente aquellos hechos en la vida de Jesús ocurrieron tal y como registra la Sagrada Escritura. Sobre los “tiempos y las sazones”, es irrelevante. Nosotros proclamamos la realidad de Jesús, el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.org,
  • Conceptos y datos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.