LOS 4 JINETES DEL APOCALIPSIS REVELAN EL ORIGEN DE LA CRISIS VENEZOLANA, Y SU SALIDA.

El libro de Apocalipsis contiene la revelación de sucesos que ocurren en la humanidad, y describe los días finales de la historia mostrando el esperado y esplendoroso regreso triunfante de Jesucristo.

En una de las visiones mostradas a Juan, el escritor del libro, describe escenas que explican muchos de los acontecimientos mundiales, y muestran una realidad que se vive en Venezuela, y en muchos otros Países del mundo.

Se trata del capítulo seis en el que se destacan los muy nombrados y temidos Cuatro jinetes del Apocalipsis. 

Resultado de imagen para APOCALIPSIS

Leamos el texto y analicemos su contenido:

1 Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. 2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. 3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. 4 Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada.5 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. 6 Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. 7 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. 8 Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. Apocalipsis 6:1-8.

Lo que ocurre es que Jesucristo comienza a revelar la secuencia de eventos que culminan con su segunda venida, a través de la apertura de siete rollos sellados que tiene en su mano. Sabemos por los textos anteriores que “el que está sentado en el Trono” le entrega aquel rollo sellado, para que revele las cosas que han de suceder.

De los siete sello, o rollos, vamos a considerar los primeros cuatro.

Visualicemos la escena y su simbolismo. Recordemos que Apocalipsis está escrito con un lenguaje altamente simbólico en el que las palabras transmiten un mensaje más allá de su significado literal. Así los números, los colores, los objetos mencionados son como códigos que es necesario conocer para interpretar su significado.

Por ejemplo el número cuatro en la Biblia significa más que cuatro unidades, hace alusión a los “4 puntos cardinales”, Jeremías 49:36, Mateo 24:31; entonces se utiliza la figura de cuatro jinetes para establecer que lo que ocurra durante su galope es en toda la tierra. Con esta idea en mente interpretemos el texto.

Imagen relacionada

El primer jinete:

2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. Apocalipsis 6:2.

Interpretemos los símbolos:

Caballo blanco. ¿Con quién se asocia el  blanco en Apocalipsis? Con Jesucristo, 1:14; con los dignos de andar con Jesucristo, 3:4; los 24 ancianos delante del trono, 4:4; caballo que monta el Verbo Divino, 19:11-14; el vestido de los ejércitos celestiales, 19:14,

El jinete tiene un arco. No tiene flechas, ya fueron lanzadas en la batalla. Le fue dada una corona. En Apocalipsis la corona se asocia con los fieles, 2:10; perseverantes, 3:11, los 24 ancianos, 4:4. Salió venciendo y para vencer. ¿Quiénes son vencedores en Apocalipsis? Jesucristo y sus seguidores, 3:21, 19:11-16.

¿Quién es el jinete? No es Jesucristo, él está revelando la visión. No es el “anticristo”, como algunos eruditos afirman, porque en Apocalipsis el anticristo no vence, “engaña”.

¿Qué simboliza esta figura? El evangelio de Jesucristo, que desde su proclamación inicial avanza por todo el mundo llevando la luz, paz, seguridad, perdón, reconciliación, restauración. El evangelio salió venciendo y para vencer, Jesucristo dijo: “Como me envió el Padre, así os envío yo a vosotros”, Juan 20:21; con el poder del Espíritu Santo, Hechos 1:8.

Segundo jinete.

3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. 4 Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. Apocalipsis 6:3-4.

Interpretación.

Caballo bermejo, rojo. En Apocalipsis el rojo está asociado a Satanás, 12:3,9,

Quitar la paz, matarse unos a otros, se da una espada al jinete. Expresiones que significan guerra, conflictos, destrucción, muerte.

Los símbolos nos llevan a interpretar que desde que se proclama el evangelio de Jesucristo, una fuerza maligna surge para contrarrestar su avance. La Biblia muestra los diversos intentos de Satanás por detener el Plan de Dios para restaurar al hombre. Actúa en el Edén, en Egipto, en la división del reino de Israel, en la matanza de los niños en Belén, en el desierto tentando a Jesús, intentando frenar el testimonio de los discípulos el primer siglo, durante la época de oscuridad en la Edad Media, en los esfuerzos de hoy para atemorizar a los cristianos; pero no ha sido posible detener “los pies de los que anuncian buenas nuevas de salvación”.

Tercer jinete.

5 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. 6 Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. Apocalipsis 6:5-6.

Interpretación.

Caballo negro. En la Biblia este color se asocia a tinieblas, caos, Génesis 1:2, Efesios 6:12, Colosenses 1:13, 1Juan 1:5.

Uso de elementos como balanza, productos agrícolas. trigo y cebada; dinero, un denario; el precio asignado a porciones de los productos mencionados se asocia a economía.

La figura es una clara indicación de escases, crisis económica, una lógica consecuencia de las guerras. Se requiere un día de trabajo, un denario, para adquirir una libra de trigo, medio kilo.

La mención del aceite unido al vino, que no deben ser dañados es significativa. El aceite en la Biblia se asocia al Espíritu Santo, 1 Juan 2:20; y el vino es símbolo de alegría, gozo, Salmos 104:5. Es decir, en medio de las crisis, el Espíritu Santo morando en los creyentes produce Gozo, Gálatas 5:22-23.

Cuarto Jinete.

7 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. 8 Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. Apocalipsis 6:7-8.

Interpretación.

Caballo amarillo. El significado del color del caballo se interpreta con el nombre del mismo, muerte. El que le siga el Hades refuerza el concepto ya que este sitio es el lugar de los muertos, a donde van las víctimas de las guerras y de las crisis económicas.

Las fieras de la tierra es una posible alusión a las enfermedades generadas por virus, bacterias y hongos; que producen más muertes que los animales salvajes.

¿Cómo puede asociarse esta visión a lo que ocurre en Venezuela?

Como se describe en la visión que se le revela a Juan, en nuestro País estos cuatro caballos y sus jinetes galopan por todo el territorio nacional, por los “cuatro costados, llevando a su paso el elemento que cada uno simboliza: el evangelio, guerras, crisis económicas, y muerte.

Imagen relacionada

Como puede observarse, las guerras, el hambre y la muerte tienen un origen común, que en el Apocalipsis se asocia con el personaje identificado con el color escarlata, o  sea el rojo.

En la Biblia este ser hace varias apariciones: en el Edén toma forma de serpiente y propicia la caída de la primera pareja, incitándoles a desobedecer, trayendo aquel acto como consecuencia la expulsión de la gracia Divina, y la muerte, Génesis 3:1-7. También se le menciona como un “león rugiente”, 1 Pedro 5:8. Es quien encabeza los “principados, las potestades, los gobiernos de este mundo de tinieblas, las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”, Efesios 6:12.

Este personaje es descrito en el capítulo 12 de Apocalipsis así:

3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; 4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. Apocalipsis 12:3-4.

De acuerdo al simbolismo bíblico, el dragón rojo tiene siete cabezas, indicando que ejerce control sobre todos los gobiernos del mundo, ya que siete es totalidad, algo completo; y la cabeza significa gobierno, autoridad. Los diez cuernos es poder mundial, dominio total, en el entendido que diez significa “totalidad humanamente hablando”, y cuerno se asocia a poder.

En la tentación a Jesús este personaje le dijo:

5 Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. 6 Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. 7 Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Lucas 4:5-7.

Es evidente que el “dragón rojo” es quien comanda los ejércitos celestiales de maldad, y es igualmente el que ejerce dominio sobre los “reinos del mundo”, e incita la maldad en los hombres.

Por lo tanto, las crisis económicas, la pobreza, el hambre, la escases, las enfermedades y la muerte que avanza por todo el mundo, y últimamente en Venezuela, son el resultado de la influencia de este nefasto personaje. Que es quien debe ser neutralizado.

Esta es la importante tarea del jinete del caballo blanco, de los que pregonan el evangelio de Jesucristo, de la Iglesia comisionada para extender el reino de los Cielos.

Resultado de imagen para new providence baptist church loudon tn

Cuando el evangelio avanza por el mundo, y específicamente en Venezuela, llevando consigo la luz de Cristo, el mensaje de arrepentimiento, perdón, reconciliación y restauración se está neutralizando a este poderoso enemigo del hombre, y gobernante de este siglo.

Por tanto el creyente frente a esta batalla espiritual, contra estas huestes de maldad, necesita activar dos estrategias.

La primera se refiere a “fortalecerse en el Señor,  en el poder de su fuerza, y vestirse de la armadura espiritual, como se recomienda en Efesios 6:10-18.

10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

En este texto destaca una gran verdad: “no tenemos lucha contra sangre y carne”, la batalla no es contra “personas”, contra otros venezolanos. Es contra el agente instigador de aquella actitud  enraizada en los corazones de quienes practican la maldad.

En segundo lugar, es urgente llevar el evangelio de Jesucristo a todos los rincones de Venezuela, que cada poblador de este gran País oiga acerca del poder transformador de Jesucristo. Esta es la reiterada demanda de Mateo 28:19-20, así como de Hechos 1:8.

En las páginas de la Biblia, así como en la realidad de muchos países, y en el nuestro, a medida que el evangelio de Jesucristo avanza, las tinieblas se disipan, y los hombres experimentan profundos cambios que influyen positivamente en la transformación de otros. Es lo ocurrido en Jerusalén desde el día de Pentecostés, cuando los discípulos  comenzaron a proclamar el poderoso mensaje del evangelio de Jesucristo, la ciudad fue conmovida, y a medida que el evangelio se extendía a todas las Naciones, las gentes fueron transformadas.

La crisis que se vive en Venezuela se resolverá en la medida que el venezolano sea conmovido por el poderoso mensaje del evangelio de Jesucristo.

Hay una nota digna de destacar en el texto que describe el galope del caballo blanco. Y es que éste “salió venciendo y para vencer”.

El evangelio es un poder que su avance no va a ser detenido por las guerras, las crisis económicas, y la muerte. Al contrario, cuando aquellas proliferan el evangelio debe galopar llevando consigo el mensaje de esperanza, de consuelo, de arrepentimiento, perdón, reconciliación y restauración.

En estos días turbulentos, de angustias, desesperanza, temor, incertidumbre, crisis económica, guerra y muerte, es cuando más se necesita proclamar el evangelio de la paz. Y esta es la misión del pueblo de Dios.

¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: !!Tu Dios reina! Isaías 52:7.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Libro “Misterios Revelados del Apocalipsis”, escrito por el autor de este post,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.
Anuncios

EL PAPEL DE ISRAEL EN LA HISTORIA MUNDIAL

Desde su nacimiento sobre las cálidas arenas del desierto de Sinaí, Israel se mantiene en el centro de la atención mundial.

Desde el año 70 sale de la escena por breve tiempo, pero el 14 de mayo de 1948, Israel reaparece para ir copando la escena, lo cual es motivo de grandes y encontradas expectativas.

Quienes conocemos y valoramos el mensaje de los 66 libros de la Biblia, la Palabra de Dios, observamos con deleite como ésta se cumple inexorablemente. Israel es prueba de la veracidad de la Palabra de Dios, porque este pueblo nace por designio Divino para hacer historia. La historia de la salvación.

¿Por qué y para qué nace Israel? Génesis 22:18, es clave. Dios llama a Abraham y pacta con el: “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, porque oíste mi voz”. Tales palabras fueron pronunciadas poco después que el Patriarca ofreciera a Isaac en sacrificio. Previo a este pacto, Dios le promete un territorio donde vivir, bendecir a quienes le bendigan, y que en él serán benditas todas las familias de la tierra, Génesis 12:1-3.

Esta promesa concentra el propósito de Israel, surge como nación con el objeto de bendecir a las naciones a través de su simiente, Jesucristo.

El pueblo de Israel es el pueblo de Dios, herederos de una promesa inquebrantable: “Bendeciré a los que te bendijeren; y a los que te maldijeren maldeciré, y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” Génesis 12:3.

Veamos el accionar de Dios.

Nace el pueblo de Israel.

De Abraham nace Isaac, de una Sara estéril y de avanzada edad, Génesis 21:1-7; de Isaac, nace Jacob, Génesis 25:19-26, el cual se renombra Israel, Génesis 32:27-28 padre de los doce patriarcas de quienes surge el pueblo de Dios, Génesis 35:22-36.

Nace la Nación de Israel, en el desierto.

Dirigidos por Dios los patriarcas entran a Egipto de la mano de José, Génesis 46:1-3; donde son convertidos en esclavos Éxodo 1:8-13; luego de las plagas, guiados por moisés salen rumbo a la Tierra Prometida, Éxodo 12:37-41; en Sinaí Dios confirma el Pacto, nace la Nación de Israel, como un estado Teocrático, Éxodo 19:1-8, 20:1-17. En el desierto se instituye el culto a Jehová y la figura del cordero cobra singular significado, libro de Levíticos.

Conquista y posesión de la Tierra Prometida.

Luego de deambular por el desierto 40 años llegan a la tierra prometida; comandados por Josué la conquistan y pueblan, Josué 1:1-8; 11:16-19; posterior a la muerte de Josué Israel se aparte de Dios, y levanta Jueces que le guíen, Jueces 2:11-16; surge la Monarquía Hebrea, 1 Samuel 8:5-8; Saúl es elegido rey, 1 Samuel 10:1; que es desechado, 1 Samuel 15:26; Dios llama a David, “un hombre conforme al corazón de Dios”, 1 Samuel 13:14; para ser el ilustre antecesor del Mesías. 2 Samuel 7:8-17.

La Monarquía Hebrea.

Salomón sucede a David y lleva al reino a su máximo esplendor 1 Reyes 1:33-35; Salomón construye el tempo, 1 Reyes 6:37-38; muere Salomón y diez tribus, encabezadas por Efraín, dividen el Reino, apartándose de la casa de David, 1 Reyes 12:20-24. Jeroboam aparta a Israel de Jehová, 1 Reyes 12:25-30.

Fin de la Monarquía Hebrea.

El reino del norte, de Israel, del que Samaria es emblema cae bajo Asiria y desaparece de la escena, 2 Reyes 17:22-24. El reino del Sur, de Judá, rompe el Pacto, Jeremías 16:10-13; y se prostituye, por lo cual Dios le aplica la ley de las adulteras, Ezequiel 16:35-41, y es castigado, cae bajo Babilonia, el Templo y Jerusalén son destruidos, y va al exilio, 2 Crónicas 36:17-21.

En el exilio babilónico surge la tradición oral, que luego se transforma en el Talmud; surge la Sinagoga para estudiar la Torá, orar y rendir culto a Dios; nace la religión judía, el judaísmo.

Israel retorna del exilio por voluntad de Dios, y no renova el Pacto con Dios, 2 Crónicas 36:22-23. Esdras y Nehemías trabajan en la reconstrucción del templo, de Jerusalén y de su  Muro; así como del culto a Jehová. Ministerio del profeta Miqueas. Se cierra el Antiguo Testamento.

Período Intertestamentario y Cumplimiento de la promesa a Abraham.

Bajo el Imperio Griego, y el Romano se hace preparativos para el cumplimiento de la promesa a Abrahán en Génesis 22:18.

Nace Jesucristo; proclama el evangelio del reino, Marcos 1:1, 14-15.

Jesús es rechazado por los judíos, Juan 1:11, Juan el Bautista declara que es el “cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, Juan 1:29; en tal condición muere crucificado, para remisión de los pecados del mundo, no solo de Israel, Hebreos 10:11-18.

Jesús muere como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y resucita para confirmar su divinidad, y comisiona a sus discípulos para continuar la misión de “proclamar el evangelio hasta lo último de la tierra”. Mateo 28:16-20.

Israel no acepta el sacrificio de Jesús, el cordero de Dios, y prosigue el rito de sacrificar cordero por la expiación de los pecados, hecho inoficioso, que niega la obra redentora de Jesucristo.

Israel sale temporalmente de la escena mundial.

En el año 70, por ese motivo, Israel sale de la escena mundial. Los romanos arrasan a Jerusalén, roturan el templo, y expulsan a los judíos de su territorio.

Nace Palestina, como un invento romano para borrar del mapa a Israel.

Entre los años 687-691 se construye el Domo de la Roca, un santuario islámico que impide la construcción de un tercer templo y reanudad los sacrificios.

Renace Israel.

El 14 de mayo de 1948 nace el moderno Estado de Israel, el cual progresivamente toma posesión de la tierra que le fue prometida a perpetuidad.

Hasta hoy Israel no ha renovado el Pacto, siguen su religión nacida en el exilio. En virtud de su apego a la religión judía, planean construir un Tercer Templo, y con esa realización proseguir la ofrenda de sacrificios, desconociendo la obra de Cristo en el Calvario. Ello tendrá efectos no tan gratos ya predichos por Jesucristo, y anticipados en Apocalipsis.

Trato de Dios con Israel.

¿Ha desechado Dios a Israel? ¿Hay que cristianizar a Israel? No, rotundamente NO. ¿Por qué?

Israel es el pueblo de Dios, los herederos del Pacto, y aunque Israel rompe el Pacto, Dios es fiel y mantiene su promesa, Israel será restaurado, Ezequiel 16:59-63. En la parábola del Hijo Pródigo, Jesús aclara este punto. Aun cuando el hijo se ausenta del seno paterno, y actúa contrario a lo esperado, el joven no pierde su filiación. Sigue siendo hijo, igual al que se queda en casa.

Israel es el pueblo de Dios heredero de la promesa, por eso está allí, en tierra santa, como testigo de la realidad de la Palabra de Dios. Pablo en Romanos aclara este punto, explica que Israel es el pueblo elegido, y además que ese gran pueblo será restaurado, Romanos 11:25-36.

Israel no necesita ser “evangelizado” ya que es el pueblo de Dios; los que no son pueblo de Dios, denominados “gentiles”, si necesitan conocer y aceptar el mensaje del evangelio, como expresa Juan 1:12, porque precisamente para las “naciones” ajenas a Israel es el mensaje de salvación. Para todas, sin exclusión alguna.

Al leer Génesis 22:18, exclamo gracia Israel por traer a Jesús el Mesías salvador del mundo.

Algo interesante, cumplida la misión encomendada a Israel, este gran pueblo deja de ser relevante en lo que se refiere al Plan de Salvación. Corresponde a los discípulos de Jesucristo esta honrosa tarea.

En Apocalipsis se revela que Israel es restaurado, y junto a la cristiandad van a dar honra y honores al Cordero. En Apocalipsis 7:4-8, se describe los sellados del pueblo de Israel. La cifra 144 mil es simbólica, significa el incontable, infinito número de los descendientes de Abraham, Génesis 15:5, que son sellados con el sello de Dios, 7:2.

¿Cuál es este sello de Dios? Efesios 1:13. Aquí se narra el glorioso momento de la restauración de Israel; que junto a todas los salvos de todas las naciones dan gloria y honra al Cordero, 7:9; unión que se reitera en Apocalipsis 21:12-14, en que se describe la Nueva Jerusalén rodeada por un muro en los que sus fundamentos y puertas están constituidos por las tribus de Israel y los doce apóstoles; una referencia a la unión de Israel con la cristiandad para reinar eternamente con Dios y el Cordero.

Gloria a Dios.

Dios bendiga a Israel.

Fuente: