EL ECLIPSE DE AGOSTO 21 Y LAS SEÑALES DEL FIN DEL MUNDO

El próximo lunes 21, ocurrirá un fenómeno astronómico tan espectacular que se le ha denominado “el eclipse del siglo”, se observará principalmente en gran parte del territorio Norteamericano, y fascinará a millones de espectadores que disfrutarán por breve lapso una “noche” en medio del día; ya que por unos minutos la luz del astro rey será opacada por nuestro satélite, la Luna.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Un eclipse de esa magnitud ocurrió en territorio estadounidense, según los expertos, el 8 de junio de 1918; unos 99 años. Motivo por el cual tal fenómeno se considera excepcional.

El eclipse será visible a través de un estrecho pasillo de 110 kilómetros cruzando 14 estados de los Estados Unidos.​ Se verá por primera vez poco después de las 10:15 a.m. PDT en la Costa del Pacífico de Oregón, y avanzará hacia el este por Salem, Casper, Lincoln, Ciudad de Kansas, Hopkinsville, Nashville, Columbia, hasta Charlestón. La máxima duración del eclipse total será de 2 minutos 41,6 segundos al sur de Carbondale y la mayor extensión (ancho) estará entre Hopkinsville y Princeton.

Imagen relacionada

En otros lugares de desde México hasta el norte de Sur América, el eclipse se verá parcialmente.

Algunos predicadores ya han elevado sus voces anunciando que el eclipse del 21 es una señal del inminente retorno de Jesucristo y del fin del mundo.

Afirmaciones que carecen de veracidad porque un eclipse no es señal del fin del mundo, la Biblia ofrece otras evidencias, y tal fenómeno astronómico ocurre desde que Dios creó el “cielo y la tierra”, como afirma Génesis 1:1. Pues los eclipses ocurren en todo sistema estelar donde exista una estrella, planetas alrededor de la misma, y satélites girando alrededor del planeta. Como es el caso del sistema Sol-Tierra-Luna.

Resultado de imagen para eclipse

Lo que destacado de este eclipse son aspectos que pasan desapercibidos, dada la mente especulativa de los predicadores alarmistas y de quienes buscan seguidores anunciando cataclismos.

Lo que resalta este 21 de agosto es:

La extraordinaria exactitud de la mecánica celeste.

Todo estudiante de astronomía sabe que en la tierra un eclipse solar es posible porque la distancia en que gira la luna alrededor de la tierra, es la exacta para determinar que el “diámetro aparente” de la luna sea igual al diámetro del Sol. Por eso cuando la Luna se interpone al Sol, ambos aparentan el mismo tamaño.

Resultado de imagen para eclipse 2017

Por otro lado el movimiento de los cuerpos celestes es preciso, por tal motivo es que los astrónomos han predicho el momento exacto del inicio del eclipse, así como el de su culminación. Y ese fenómeno desde hace varios años se había anunciado.

Es más ya se ha calculado que para el 8 de abril del 2024 habrá otro eclipse total en Norteamérica, cuya duración será de 4 minutos con 28 segundos. Se espera que para el 2042, el 20 de abril, Indonesia, Malasia, y Filipinas disfrutarán otro eclipse total.

Otro aspecto digno de destacar es:

La capacidad, inteligencia e ingenio humano.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha observado el cielo, el movimiento de los astros, y ha hecho cálculos para determinar su posición en un momento dado.

Ya los astrónomos han calculado que para el 15 de febrero de 2018 habrá un eclipse parcial visible en la Antártida, América del Sur; que el 13 de julio del mismo año, habrá otro parcial visible en el Sur de Australia; y que el 11 de agosto de 2018, en el Norte de Europa y norte de Asia verán otro eclipse parcial.

En cualquier sitio de internet dedicado a la astronomía se puede obtener información de los fenómenos astronómicos frecuentes, fechas y horas exactas: fases de la luna, lluvias de estrellas, eclipses solares y lunares; salida y puesta del Sol. Momento preciso de los solsticios y equinoccios.

Por cierto, los egipcios calcularon el momento exacto del año de la aparición y desaparición en el firmamento de la estrella Sirio, un astro para ellos muy importante porque estaba asociado a las crecidas del Nilo.

Reloj astronómico.

Otro detalle significativo que nos permite evaluar este eclipse solar es la afirmación bíblica de que los cuerpos celestes son  un inmenso, maravilloso y preciso reloj astronómico, dispuestos por Dios para:

…que sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

El 21 de agosto alcemos la mirada al cielo y digamos como el salmista:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,     Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1.

Por tal motivo no deja de asombrar que muchos predicadores ante un fenómeno normal de la mecánica celeste, en lugar de admirar la grandeza de la creación, se dedican a formular especulaciones, y a atemorizar a sus oyentes con predicciones extraídas de sus pensamientos mágicos, anunciando como un hecho cierto de que el fin del mundo es inminente.

Cada vez que hay una catástrofe como un terremoto, o la explosión de un volcán; el surgimiento de guerras, y calamidades; así como la ocurrencia de fenómenos celestiales como un eclipse, los profetas “escatológicos” comienzan a pregonar que ya viene el fin del mundo.

Resultado de imagen para vesubio

El Vesubio, hizo erupción en el año 79 y destruyó a Pompeya.

Ahora, revisemos cuantos terremotos, cataclismos, erupciones de volcanes, guerras, epidemias, eclipses han ocurrido desde que el hombre existe sobre la tierra.

Para quienes les encanta especular con las “señales” de la Segunda Venida de Cristo, y del fin del mundo, les tengo una noticia:

Nadie sabe el día ni la hora:

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mateo 24:36.

Será sin previo aviso:

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Para este 21 de agosto, antes de pensar en catástrofes, e imaginar que se acerca el fin del mundo, más bien valora esta afirmación:

3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, 4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?

5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra.

6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: 7 Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, 8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

9 ¡Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Salmos 8:3-9.

Feliz eclipse total.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org
  • Datos astronómicos: Wikipedia,
  • Imágenes: Google
  • Notas personales.
Anuncios

EUA, TRUMP, EL IMPERIO DE LA BESTIA Y LOS PROFETAS DE HOY

Cuando ocurren hechos de relevancia mundial como un terremoto, alguna tragedia, el advenimiento de un nuevo siglo o eventos políticos de gran trascendencia, es frecuente que surjan profetas anunciando la cercanía del fin del mundo y de inmediato echan mano del Apocalipsis para fundamentar sus predicciones.

Resultado de imagen para cataclismos

Esta vez el triunfo de Donald Trump y  sus ejecuciones han avivado el espíritu profético de algunos predicadores quienes acaparan audiencia en aquella población ansiosa de conocer el desenvolvimiento del actual estado de cosas.

En escritos anteriores hemos tratado el tema relacionado con el rapto y el milenio asociados al magnate quien preside a los Estados Unidos. Ahora vamos a considerar algunas afirmaciones de ciertos predicadores en el sentido de que con Trump al frente de aquella nación se adelanta el surgimiento de la bestia descrita en Apocalipsis, bestia que representa a un imperio mundial.

Sobre este imperio que gobernará al mundo se tejen diversas conjeturas, desde hace muchos años se menciona la existencia de sociedades secretas que aparentemente están ejerciendo dominio sobre las naciones del mundo desde una posición de poder anónima, controlando desde allí las grandes decisiones en el orden político, social y económico de cualquier país.

Resultado de imagen para nuevo orden mundial

De igual modo se habla que tal poder en las sombras prepara un Nuevo Orden Mundial, es decir aquella bestia descrita en Apocalipsis. Vamos a ver lo que dice el libro de Apocalipsis para darnos una idea del significado de tal predicción.

1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. 2 Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. 3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

Al visualizar las imágenes que describe el autor viene a la mente aquellas figuras típicas de los cuentos de hadas, algunas inspiradas en la mitología griega, que a su vez deviene de culturas ancestrales como la sumeria.

El texto anterior describe dos monstruos horribles. El primero es una bestia que tiene siete cabezas y diez cuernos, para aumentar la idea de su fealdad se dice que tiene cuerpo de leopardo, pies de oso y boca semejante a un león. Es realmente una imagen horrible que asombra y atemoriza.

Imagen relacionada

Imagen popular de “la bestia”

El otro monstruo es un dragón. Los dragones son igualmente visualizados como engendros feos, atemorizantes y peligrosos porque además lanzan fuego por su boca.

Eso es lo que nuestra imaginación supone en razón de la asociación que hacemos con las figuras de los cuentos de hadas y las escenas mostradas en las grandes producciones cinematográficas. Pero el escritor no está viendo aquellas bestias sino usando un recurso literario para describir procesos sociopolíticos a escala mundial. El autor usa un estilo literario denominado “apocalíptico” que está cargado de metáforas, símiles, símbolos; un lenguaje codificado que los lectores originales entienden con facilidad.

Vamos a analizar la escena.

  • Me paré sobre la arena del mar,
  • Vi subir del mar una bestia,
  • Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas;
  • Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo,
  • La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león,
  • Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

Ahora interpretemos las figuras.

“Me paré a la orilla del mar”: se sabe que el escritor, el apóstol Juan estaba confinado en la isla de Patmos, Apocalipsis 1:9, este dato se interpreta como que el escritor se encuentra parado sobre las arenas de una playa en aquella isla donde está confinado. Sin embargo ese “mar” se usa como símbolo de algo, representa otra cosa. Veamos a continuación lo que significa.

“Vi subir del mar una bestia”: Algunos eruditos interpretan este dato como que la bestia es una potencia naval, o que está ubicada a la orilla del mar. El imperio Griego y Romano lo fueron en su momento; hoy lo es los Estados Unidos de Norteamérica; entonces algunos profetas asumen que aquel país es la bestia.

Pero no es lo que originalmente quiere decir el escritor. Él se refiere a otro aspecto de la realidad. ¿Cómo interpretar lo que significan estas palabras? Necesitamos saber que para interpretar a la Sagrada Escritura son necesarias tres condiciones: Recibir la revelación divina inspirada por el Espíritu Santo a partir de la Sagrada Escritura; aceptar que la Biblia se interpreta a sí misma; y, tener una perspectiva general de la Sagrada Escritura. Esto evita las especulaciones.

¿Qué significa que la bestia sube de las aguas del mar? Veamos que significa esta imagen en Apocalipsis, leamos 17:1 y 17:15. Significa que la bestia surge de entre los pueblos, de las naciones del mundo. Entonces nos es una nación, sino un gobierno mundial. Más adelante se describe este gobierno mundial.

Por lo tanto cuando Juan dice “Me paré a la orilla del mar”, nos comunica que observando el panorama mundial se da cuenta de que ocurren aquellos procesos que dan lugar al surgimiento del Imperio Mundial y lo describe; tal y como los politólogos describen los fenómenos socio-políticos en la actualidad desde su perspectiva.

“Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas”. Para interpretar estas figuras necesitamos conocer el lenguaje simbólico utilizado. Hay cuatro símbolos: las expresiones “siete”, “cabezas”, cuernos”, diademas”. ¿Qué significan?

Siete: Algo completo, como los siete días de la semana, Génesis 2:1-3.

Cabeza: Gobierno, autoridad, mando, Deuteronomio 28:13; Daniel 2:38; Colosenses 1:18 y 2:10.

Diez: Algo completo humanamente hablando, responsabilidad humana, diez dedos de las manos, diez de los pies; los diez mandamientos.

Cuerno: Poder, dominio, Daniel 8:4.

Diadema: enaltecer, engrandecer, enorgullecer, exaltar, distinguir, encomiar, alabar, elogiar, ensalzar, honrar, Zacarías 9:16.

Uniendo todas las imágenes nos damos cuenta de que Juan no está viendo un monstruo, sino describiendo un fenómeno sociopolítico: que surge entre las naciones un gobierno mundial (siete cabezas) que tiene poder absoluto sobre las naciones de la tierra (los diez cuernos) y que  ostenta una gloria total (las diez diademas). Es un gobierno semejante a la ONU pero con poder económico, político y militar absoluto. El denominado Nuevo Orden Mundial, con un Presidente, Primer Ministro o Monarca ejerciendo autoridad total. Semejante a uno de los cuatro Imperios Mundiales antiguos, pero este abarca a todas las naciones de la tierra.

Resultado de imagen para onu

Como la ONU pero con poder sobre toda la tierra.

Sigamos la interpretación.

“Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo”, ¿Qué es una blasfemia en la Biblia? Hacerse pasar por Dios, o asumir actuar en nombre de Dios, siendo falso, Juan 10:33. El nombre blasfemo es describirse como de origen Divino.

“La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. ¿Qué simbolizan estas figuras? Vamos a Daniel 7:1-7. En ese texto se describe cuatro bestias que suben del mar, 7:3.

La primera es un León, 7:4, la segunda un oso, 7:5, tercera, un leopardo, 7:6, y la cuarta, una espantosa y terrible, 7:7. En la interpretación del sueño se le dice a Daniel que aquellos animales representan cuatro reinos, 7:17, o cuatro Imperios Mundiales que son: Imperio Babilónico, Imperio Persa, Imperio Griego e Imperio Romano. Todos ellos usados por Dios para sus fines.

Esta visión es semejante a la estatua del sueño de Nabucodonosor descrita en Daniel capítulo dos en el que se muestra una estatua con cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de bronce, piernas de hierro, y pies de hierro y barro cocido; representando así los cuatro imperios mundiales antes mencionados; más otro por levantarse.

Si eres buen observador notarás que en la cita de Apocalipsis se describe la apariencia de la bestia de manera inversa a como aparecen en Daniel dos y siete, ¿Por qué? Para destacar que la bestia es heredera del antiguo sistema político-religioso babilónico. Por eso tiene boca “como como boca de león”; el león es el Imperio Babilónico. Es decir se manifiesta como el Imperio Babilónico en sus mejores momentos.

En la descripción de Apocalipsis falta una bestia, la cuarta, ¿Por qué no se menciona? Porque es precisamente la que está describiendo como la que surge del mar. Es el Imperio Romano Renovado. Tampoco se menciona el Imperio de los pies de hierro mezclado con barro cocido; ese imperio surgira mediante la alianza de “la bestia”, la parte de hierro, con un sistema religioso, el barro cocido, que aparece más adelante en Apocalipsis.

Entonces la bestia que surge del mar, no es un feo animal, sino la descripción de un proceso, actualmente en pleno desarrollo, que culminará en un supra poder mundial. Es decir un gobierno mundial que surge por acuerdo de las grandes potencias: Los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, China, los países Islámicos e Israel se unirán en una gran alianza para establecer un Gobierno Mundial con sede en una ciudad que se deja entrever en Apocalipsis.

Resultado de imagen para onu

Esta bestia, el hierro, Gobierno Mundial, hará alianza con “la Gran Ramera”, el barro cocido, mostrada en Apocalipsis 17:3-5, y conformarán un Imperio Político-Religioso, semejante al Babilónico; una imagen desvirtuada de la Teocracia Hebrea, en la que Jehová era el Monarca.

“Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.”

Ahora aparece un dragón, ¿Qué simboliza esta figura? Vamos a identificar al Dragón, leamos Apocalipsis 12:9. En ese texto se nos revela que el dragón es Satanás, el diablo. ¿Qué papel juega Satanás en este relato? Que tras aquella “bestia”, el Imperio Mundial, se encuentra Satanás impulsándole; y cuando se constituya le concederá poder y autoridad, la misma que le ha sido concedida, Lucas 4:6.

¿Qué nos revela el texto en estudio? Que hacia el final de los tiempos, surgirá de entre los gobiernos del mundo un Imperio Mundial que ejercerá dominio sobre todas las naciones de la Tierra, a semejanza del Imperio Romano, más fuerte y cruel, impulsado por influencia de Satanás. Ese Imperio Mundial reproducirá el antiguo sistema político-religioso babilónico.

Resultado de imagen para el dragon y la bestia de apocalipsis

El dragón real no es tan horrible, al contrario es seductor.

Los días de este Imperio Mundial serán de gran tribulación para los creyentes porque aquel sistema impondrá algunas prácticas contrarias a la fe y devoción inspiradas en la Sagrada Escritura.

¿Es la bestia los Estados Unidos de Norteamérica? ¿Es Trum su impulsor? A la luz de la Sagrada Escritura los Estados Unidos no es la bestia porque para serlo debería tener poder absoluto en el orden político, económico y militar sobre todas las Naciones de la Tierra; eso no está ocurriendo, ni se vislumbra a mediano plazo. Lo que ciertamente hará es formar parte de la coalición de Naciones promotoras del Gobierno Mundial.

Respecto de Donald Trump no se revela, hasta este momento, como gestor de una bestia; al contrario está fortaleciendo el retorno a las raíces de su Nación, que como sabemos están basadas en las Sagradas Escrituras.

Finalmente consideremos dos interrogantes:

¿Se levantan los gobiernos por determinación humana, impulsados por algún poder maligno?

¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin?

Hagamos una breve exposición sobre ambas.

Reflexionemos sobre la primera. Los gobiernos, tanto como muchos otros hechos que acontecen en el mundo, son determinados, controlados o permitidos por Dios. Nada escapa de su dominio. El Señor Jesucristo en este sentido expresó que ni siquiera un pájaro “cae a tierra sin vuestro Padre”, Mateo 10:39, es decir sin que Dios lo sepa. Por otra parte, cuando Pilato interrogaba a Jesús, en un momento de la conversación el gobernador romano le dijo: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? A lo que Jesús respondió: “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba” Juan 19:10-11.

Cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, tuvo el recordado sueño de la estatua, pide a Daniel que interprete dicha visión. Al hacerlo Daniel dice a Nabucodonosor:

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. 38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. 39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. 40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Daniel 2:37-40.

Se refiere Daniel a que Dios ha conducido los cuatro imperios mencionados, el babilonio, el persa, el griego y el romano; todos surgieron  por voluntad divina. Tales reinos cayeron, sin embargo en aquel sueño se anticipa dos gobiernos futuros. Veamos:

41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. 43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.

Estas palabras proféticas anuncian un imperio por venir, el de los pies de hierro mezclado con barro cocido. Este reino es el formado por “la bestia” de Apocalipsis 13, que como indicamos antes representa al imperio romano renovado, un Gobierno Mundial, la parte de hierro; recuerda que el hierro representa al imperio romano (las piernas de hierro de la estatua del sueño de Nabucodonosor); en alianza, mezclado, con el barro cocido que en Apocalipsis se representa con la figura de “la gran ramera”, un sistema religioso abominable.

Los capítulos 17 y 18 de Apocalipsis se refieren a esta alianza malévola, la cual se destaca en  la siguiente figura:

3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación. Apocalipsis 17:3-4.

Allí se ve al sistema abominable, la gran ramera, cabalgando a la bestia escarlata, el Gobierno Mundial. Uno utiliza al otro para gobernar al mundo. Es lo que anteriormente se menciona como un gobierno político-religioso, semejante al antiguo sistema babilónico de gobierno.

Resultado de imagen para la gran ramera

Un sistema religioso aliado del Imperio Mundial.

Pero eso no queda allí, Daniel vislumbra otro gobierno, veámoslo:

44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.

Así  se anticipa el Reino Eterno de Jesucristo, el cual se inició en su primera venida, Marcos 1:14-15,  y será consumado luego de su Segunda Venida. Como se muestra en los dos últimos capítulos del libro de Apocalipsis.

De manera que todos los gobiernos del mundo son levantados, o permitidos, por Dios, según sus propósitos.

Vamos ahora con la segunda pregunta final: ¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin? A este respecto ten en cuenta  dos grandes advertencias de Jesucristo, que son:

Primera: “7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:7-8.

Es decir, antes de indagar sobre los tiempos del fin hay que dar prioridad a la proclamación del evangelio de Jesucristo, dar testimonio de su obra redentora. Eso es lo que hay que hacer diligentemente.

Segunda: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”, Juan 5:39.

Para una comprensión apegada a lo que dice la Sagrada Escritura hay que escudriñar principalmente en ella. Hay que estudiar la Biblia para comprender su contenido. Es habitual que para estudiar un texto de la Biblia se acude a los libros de teología, a los comentarios bíblicos, o a los diccionarios. Eso no es estudio bíblico, eso es estudiar la interpretación de un escritor, porque el estudio bíblico no es más que eso que lees: “estudio bíblico. No estamos en contra de ir a los libros, porque ellos nos enriquecen intelectualmente, nuestra insistencia es “volver a la Biblia” porque solo ella tiene poder para transformar vidas. No en vano Pablo le escribe a Timoteo:

14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.  2 Timoteo 3:14-17.

La cita es clara, no deja lugar a dudas. Pablo nos está recomendando acudir a la Sagrada Escritura directamente para obtener los beneficios allí mencionados. Lee las últimas seis palabras de la cita, la última frase, ¿Qué se afirma en ellas? ¿Qué beneficios obtienes cuando se “persiste” en lo aprendido? ¿Para qué es útil la Sagrada Escritura? ¿Qué te prepara para toda buena obra?

En conclusión. ¿Cuándo aparecerá aquella bestia de Apocalipsis 13, el Imperio Mundial? Aún no está claramente definido pero hay indicio de un reordenamiento mundial, tales como la globalización, y el establecimiento de organismos de alcance mundial: La ONU, el Banco Mundial; así como organismos regionales: la Unión Europea, la OTAN, el MERCOSUR; instituciones que son el embrión de un Gobierno Mundial.

Cuando aquello ocurra, es un suceso que si anuncia la inminencia de la Segunda Venida de Jesucristo.

Como Juan al final de Apocalipsis clamamos: “Si, ven, Señor Jesús”, Apocalipsis 21:20.

Amen.

Fuente:

DONALD TRUMP, LAS PROFECIAS Y EL RAPTO

Lo que sucede políticamente en los Estados Unidos siempre ha suscitado grandes expectativas a nivel mundial. El hecho de ser una potencia concentra atención internacionalmente.

Por ello el triunfo de Trump, su investidura como Presidente, tanto como sus declaraciones han generado un sinfín de apreciaciones, incluso en el ámbito teológico ya que han surgido algunos predicadores asociando aquellos eventos como señales de la Segunda Venida de Jesucristo.

Resultado de imagen para segunda venida

En las redes sociales y en Internet circulan mensajes y disertaciones en las que se pregona que es inminente la restauración de Israel, la aparición del Anticristo, el auge del Imperio Mundial y su asociación con la Gran Ramera, así como el advenimiento del Milenio, y el Rapto de la Iglesia.

La asociación entre Trumpo el Rapto de la Iglesia y la inminencia del milenio, en algunos causa asombro, temor en otros. El tema del rapto y del milenio merecen capítulo aparte, sin embargo hagamos algunas consideraciones.

Primero sobre el rapto. En los libros de teología se dice una cosa sobre este tema, en la Biblia otra muy distinta.

Lo que dicen los libros: No hay acuerdo cuando será el rapto. Hay una variedad de interpretaciones, algunas contradicen a las otras. No hay espacio para describir las variadas creencias sobre el rapto. Lo que si afirmo es que una de ellas es correcta, las demás erradas.

Que dice la Biblia sobre el rapto:

En Apocalipsis no aparece la palabra rapto, ni un evento que se le parezca según las reglas de interpretación. Lo más parecido a un “rapto” es el llamado que se le hace a “los dos testigos” para ascender al cielo, Apocalipsis 11:12; o el que se le hace a Juan para presenciar “el día del Señor, Apocalipsis 4:1. Aparte de esos hechos no hay otros similares para asociarles a un “rapto”.

Resultado de imagen para el rapto de la iglesia

¿Dónde nace el concepto de “rapto”? De los escritos de Pablo, concretamente en 1 Tesalonicenses 4:16-17:

16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Observa la secuencia:

Primero: El Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo,

Segundo: Los muertos en Cristo resucitarán primero,

Tercero: Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,

Cuarto: Y así estaremos siempre con el Señor.

¿Cuándo es el arrebatamiento o rapto? Después que Cristo venga.

¿Qué dice Cristo al respecto? Leamos Mateo 24:30-31.

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Observa:

Primero: El Hijo del Hombre (Jesucristo) viene sobre las nubes,

Segundo: Se envía a los ángeles al sonido de la trompeta,

Tercero: Los ángeles juntan a los escogidos de cualquier lugar del mundo.

En palabras de Jesucristo “juntar” equivale a “arrebatar”. Y son los ángeles encargados de reunir a los escogidos.

Esta idea se repite en Mateo 25:31-32 al referirse al juicio final. En este texto se reitera que Jesucristo viene primero y luego “apartará” a las ovejas de los cabritos.

Pablo lo que hace es describir la secuencia que Cristo establece, usando sus propias palabras. Entonces Pablo usa el término “arrebatar”, en lugar de “juntar”, o “apartar” que Jesucristo utiliza en sus explicaciones sobre el tiempo del fin. Así pues arrebatar, juntar o apartar se refieren al mismo hecho que ocurrirá después de la Segunda Venida de Cristo.

Eso es lo que la Escritura afirma sobre el “rapto”, los libros de teología ofrecen una variedad de interpretaciones, en las que unas contradicen a otras. Cualquiera es libre de adoptar una posición, más las cosas ocurrirán como afirma la Escritura y no como quieren los grandes teólogos.

Si tienes tiempo y ganas, sigamos con el Milenio.

La expresión “milenio” o “reino milenial” no aparece en la Biblia. Tan solo se menciona una vez en la Escritura la realidad de un período de mil años, es en Apocalipsis 20:1-3. Sin embargo es en el verso cuatro de donde se extrae la idea de un reino milenial. Leamos el texto:

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Apocalipsis 20:4.

Analicemos el texto:

Primero: Vi tronos,

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar,

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos,

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Interpretación:

Primero: Vi tronos, ¿Qué significa? En Apocalipsis la palabra “trono” aparece 36 veces (versión RVR60), de las cuales solo tres se refieren a tronos relacionados con Satanás o la Bestia (2:13, 13:2, 16:10), el resto, 33 veces, cada vez que se usa la palabra “trono”, éste se encuentra en el Cielo, no en la tierra. Ya esto es una clave de interpretación.

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. ¿Quién o quienes juzgarán a los hombres? Aun cuando en algunos textos se menciona que los cristianos van a juzgar, la Biblia afirma categóricamente cuando y quien juzga a los hombres: El hombre es juzgado mientras vive, Juan 3:18; ¿Quién le juzga? La Palabra de Cristo, Juan 12:18. ¿Qué ocurrirá el día del Juicio Final? No hay juicio como tal, solo se dicta la sentencia, Apocalipsis 20:11-15.

Resultado de imagen para el trono de dios

¿Tienen los creyentes facultad de juzgar? Los creyentes en la medida que confrontan a la humanidad con la Palabra propician el juicio, pues cada uno acepta o rechaza a Jesucristo. Esto define el destino del hombre.

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús… ¿A dónde van las almas de los seguidores de Jesús cuando mueren? Desde Génesis 25:7 cada vez que se menciona la muerte de un justo se afirma que es reunido con su pueblo, es decir en el cielo. Jesús mismo luego de resucitar “asciende al cielo”.

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años. ¿Qué significa? Observa que se afirma “vivieron” porque mueren en la tierra decapitados pero viven en el cielo. Es un mensaje de consuelo y esperanza para quienes padecen tribulaciones en la tierra: “NO van a morir” aunque sean martirizados.

Reinaron con Cristo mil años, ¿Cómo interpretar estas palabras? Que quienes mueren reinan en el cielo con Cristo eternamente. ¿Cómo llegar a esta interpretación? Si fuese un reinado en la tierra el autor habría escrito: “resucitaron y reinaron con Cristo mil años”. Se resucita en la tierra, no en el cielo. Al cielo se va “arrebatado”, “llamado”, “transportado”.

¿Por qué afirmar que no es mil años sino eternamente? Porque el reino mesiánico tal como se prometió a David es eterno, 2 Samuel 7:12-17, en esta promesa se refiere en primer lugar a su hijo Salomón como heredero del trono, pero también al reinado eterno del Mesías, descendiente de David. Por otro lado Jesús estableció en la tierra el reinado que ya poseía “desde el principio”, Marcos 1:14-15. Cuando Jesús regrese no va a establecer un reino en la tierra, lo va a consumar en “cielo nuevo y tierra nueva”.

¿Qué significa mil años? Es una cifra simbólica para identificar un número infinito. Mil es tres veces diez, y el número diez se refiere a algo completo humanamente hablando. Entonces 10x10x10 significa algo infinito. Como cuando Jesús dijo que hay que perdonar setenta veces siete (10x7x7), infinitas veces. Jesús usa dos cifras simbólicas el diez y el siete.

¿Qué significa el reinado de Cristo de mil años con los mártires) Se refiere a su reinado eterno. El reina desde antes de la fundación del mundo.

El milenio, tal y como se enseña en los libros de teología,  es una interpretación de algunos eruditos que reproducen la esperanza de los judíos de la venida del Mesías libertador para restablecer la Monarquía Hebrea con un sucesor de David en el trono. Pero aquello no sucederá ya que el Mesías vino y “los suyos no le recibieron…”, Juan 1:11.

Por otro lado Jesús ya reina y gobierna desde el Cielo, y rige nuestras vidas con su Palabra. En realidad estamos viviendo el milenio que corre hasta su Segunda Venida, momento en que “consumara el reino”.

Estos temas los trato en mi libro Misterios Revelados del Apocalipsis, pronto a aparecer.

Volviendo al tema de los predicadores y su asociación de las últimas cosas con la presidencia de Donald Trump, es conveniente significar cuanto sigue.

Cuando oyes aquellas predicaciones proféticas y lees los pronunciamientos de tales predicadores, se aprecia que poseen un profundo conocimiento de los planteamientos de los grandes teólogos que en el pasado hicieron sus interpretaciones de lo que propusieron los padres de la Iglesia acerca de los tiempos del fin; y poca exegesis y hermenéutica bíblicas.

La idea de un reino milenial es ancestral. Ya en el Segundo Siglo de nuestra era se hablaba de tal doctrina. Justino Mártir, uno de los padres de la Iglesia, a mediados del segundo siglo escribió: 

Hubo un cierto hombre con nosotros, cuyo nombre era Juan, uno de los apóstoles de Cristo, quien profetizó, con una revelación que le fue dada, que los que creyeron en nuestro Cristo morarían mil años en Jerusalén; y que de allí en adelante tendría lugar la resurrección general y eterna y el juicio final de todos los hombres. Cita que se lee en “Dialogo con Trifón”.  Capítulo 81.

Justino añadió algo de su cosecha, o repitió lo que alguien añadió a Apocalipsis 20:4: que los creyentes en Cristo morarían mil años “en Jerusalén”. Ciudad que no se menciona en el texto de Apocalipsis, pero es una esperanza de los judíos y de muchos cristianos.

Es decir los predicadores del presente fundamentan su teología en lo que dicen otros teólogos en sus libros, y no van a los escritos sagrados. Es lo que se denomina teología libresca, la cual lo que hace es repetir lo que algún erudito dijo; y como aquel erudito hace muchas referencias en sus escritos a otros autores se cree que posee autoridad. La debilidad de este método de hacer teología es que si aquel erudito erró en su interpretación, los subsiguientes que se fundamentan en sus ponencias repiten el error porque no van a la Biblia.

El verdadero teólogo va primero a la fuente, se entrevista con el autor, Dios; y luego acude a la Biblia que es la revelación dada por el Autor. Es el método de Moisés, primero tiene un encuentro personal con Dios, luego oye lo que Dios le instruye que posteriormente plasma en un escrito.

Además de la teología libresca, hay otra metodología al tratar los temas escatológicos. La denomino escritores de bibliaficción porque plantean acontecimientos que trascienden la lógica bíblica y la razón humana.

Temas como “los dos testigos”, “el anticristo”, “la gran ramera”, “el rapto”, y “el milenio”, el “seis seiscientos sesenta y seis” son tratados como las grandes producciones cinematográficas de ciencia ficción, impregnada además con la mitología griega.

Y lo más grave es que se deja correr la idea de que algunos libros de revelaciones son difíciles de interpretar; o se les da un tono de obras terroríficas que alejan al creyente de un estudio sistemático de aquella preciosa y fascinante literatura.

No estoy negando el valor de los libros, ni de los aportes de los grandes hombres de Dios que hicieron interpretaciones enmarcadas en su momento histórico, en su realidad; que por cierto es muy diferente a la nuestra. De aquellos grandes escritores he obtenido confirmación de que mi interpretación de cierto texto es correcta, porque primero voy al texto luego a los libros; otras veces he descubierto errores de interpretación en algunos autores. En ambos casos hay una satisfacción íntima de encontrarte personalmente con la verdad.

¿Qué viene a tu mente cuando lees que Jesús vivió en Palestina? ¿Qué piensas cuando alguien afirma que luego de la ascensión de Jesús los Apóstoles practicaban el judaísmo? ¿Cómo recibes aquello de que moisés fue judío?

Con todo respeto y consideración les digo: “Erráis ignorando las escrituras…”

Es tiempo de volver a la Biblia para hacer teología y ponerla en practica, fundamentalmente.

Fuente:

  • Misterio Revelados del Apocalipsis,
  • Conceptos y datos históricos: Wikipedia,
  • Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org,
  • Imágenes: Google.