LOS EQUINOCCIOS Y LAS PROMESAS DE LA BIBLIA

Hoy 20 de marzo ocurre un fenómeno astronómico que se sucede desde que la tierra gira en torno a nuestra estrella, el Sol, se trata del equinoccio de primavera, en el hemisferio norte; en el hemisferio sur, es el equinoccio de otoño.

Este día la duración del período de luz y de oscuridad son iguales, de allí la denominación equinoccio, palabra derivada de la expresión latina aequinoctium (aequus nocte), “noche igual”, que es el momento del año en el que el Sol está situado en el plano del ecuador celeste.

Ese día, para una persona situada en el ecuador terrestre, el Sol alcanza su cenit, el punto más alto en el cielo con relación al observador; se encuentra justo sobre su cabeza, por lo que no proyecta sombra.

A partir de hoy, en el hemisferio norte el día progresivamente se alarga, y la noche es más corta; al contrario, en el hemisferio sur, la noche se alarga, por consiguiente el día es más corto. Hasta el  momento de los solsticios de verano, en el hemisferio norte, de invierno en el sur.

Tales fenómenos son rutinarios, por lo que pasan desapercibidos para la mayoría de personas; pero lo asombroso es que los mismos son conocidos por nuestros ancestros desde hace más de 4000 años antes de Jesucristo.

La razón es que tales acontecimientos astronómicos están asociados con las estaciones, y estas con la agricultura.

Por otra parte, hoy 20 de marzo, día del equinoccio de primavera comienza una estación asociada al renacimiento, a los comienzos, en el hemisferio norte, por eso es que a las adolescentes quinceañeras se dice que están cumpliendo quince primaveras; primavera significa “primer verdor”.

See the source image
Primer Verdor.

Simultáneo a la primavera, en el hemisferio sur tiene lugar el otoño, estación que se asocia a la experiencia, por lo que los ancianos avanzan en el otoño de la vida. Otoño proviene de la expresión latina “autumnus”, palabra compuesta de “auctus”, aumentar, y “annus”, año,  que significa “llega a su plenitud el año”, tal vez por la observación de que la vegetación ya está al final de su ciclo.

See the source image
Plenitud de la vida

Marzo trae otro regalo cósmico que no sucedía desde hace 19 años; el 20 de marzo será la última superluna de este 2019 y el equinoccio de primavera en el hemisferio norte y la llegada del otoño en el hemisferio sur. Esta coincidencia no sucedía desde el año 2000.

See the source image
Super Luna de Marzo. Luna llena del gusano.

También el 20 de marzo, día de los equinoccio de primavera y de otoño, simultáneamente, tiene otra connotación; nos recuerdan la exactitud de lo establecido en la Biblia, la Palabra de Dios, que en su primer capítulo revela la trascendencia de los fenómenos asociado a los cuerpos celestes, que dan lugar a este fenómeno astronómico.

14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. Génesis 1:14-15.

De modo que hoy, en el cielo observaremos las señales reveladas en la escritura, y en la tierra el comienzo de dos estaciones, todo conforme a lo establecido en Génesis.

¿Qué trascendencia tiene todo esto? Que los equinoccios se suceden cumpliendo inexorablemente lo establecido en la Biblia, la Palabra de Dios. ¿Cuál es la trascendencia de este hecho? Que así como se cumple esta afirmación bíblica, algo evidente, innegable, también se cumplen otras afirmaciones en ella contenidas, y promesas para los hombres descritas en sus maravillosas páginas.

See the source image
Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1.

Hoy en Venezuela vivimos una crisis cada día creciente, que se agrava; la Biblia tiene una promesa para quienes experimentamos las consecuencias de dicha crisis:

15 Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos. 16 La ira de Jehová contra los que hacen mal, Para cortar de la tierra la memoria de ellos. 17 Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias. 18 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu. 19 Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová. 20 El guarda todos sus huesos; Ni uno de ellos será quebrantado. 21 Matará al malo la maldad, Y los que aborrecen al justo serán condenados. 22 Jehová redime el alma de sus siervos, Y no serán condenados cuantos en él confían. Salmos 34:15-22.

 Un poeta escribió:

Todas las promesas para el hombre fiel,
El Señor en sus bondades cumplirá,
Y confiado sé que para siempre en él,
Paz eterna mi alma gozará.

Sea así.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de: www.biblegateway.org

Datos y conceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google.

Anuncios

LA CELEBRACIÓN DE AÑO NUEVO

Luego de haber celebrado la Navidad, haces preparativos para la fiesta de Año Nuevo.

 Así que vamos a celebrar una fiesta cuyo origen se remonta a miles de años.

Es que la celebración del Año Nuevo es la más antigua de todas las festividades.

Se celebró por primera vez hace unos 4000 años, en la Antigua Babilonia.

El Año Nuevo Babilonio comenzaba con la primera luna  nueva, creciente,  luego del primer día de primavera, o equinoccio de primavera, que ocurre alrededor del 21 de marzo.

La primavera es considerada como la estación del renacimiento, ya que se asocia con el florecimiento de las plantas, y la siembra de nuevas cosechas; de ahí la elección de esa época para el inicio del año.

La celebración del Año Nuevo Babilonio duraba once días. Cada día tenía su propio estilo y significado.

Los romanos siguieron la tradición babilonia, celebrando el Año Nuevo a fines de marzo, mas con el tiempo su calendario fue modificado por diferentes emperadores; por lo que  finalmente, el calendario dejó de estar sincronizado con el sol.

En el año 153 a.C. el Senado romano decretó que el año nuevo comenzaría el 1 de enero. Hizo este decreto para corregir el calendario, que se había salido de sincronía con el sol. La fecha no tiene ningún significado agrícola o estacional.

Adicionalmente  los cónsules de la Antigua Roma asumían el gobierno, el primero de enero.

Posteriormente Julio César, en el año 47 a. C., modificó el sistema, y creó el calendario juliano que, con algunas modificaciones realizadas en tiempos del cónsul Marco Antonio en 44 a. C., el emperador Augusto César en 8 a. C. y finalmente por el papa Gregorio XIII en 1582, se utiliza hasta hoy.

Los romanos adicionalmente acostumbraban hacer festejos desde el primero de enero,en honor al dios Jano, deidad de los comienzos que regía sobre lo pasado y lo futuro y que poseía en Roma doce altares, a razón de uno por mes; además de su gran templo, que se cerraba cuando no había guerra.

En su honor el primero de enero, la gente estrenaba ropa, y los maridos regalaban dinero a sus mujeres, ellos cuidaban de que el año nuevo los sorprendiera con dinero en el bolsillo, y  procuraban cruzar con el pie derecho primero los umbrales de las casas a fin de tener buena suerte durante el año.

Como puedes observar, la fiesta de año nuevo tuvo sus orígenes en Babilonia, la cual fue adoptada por los Romanos, y llega a nosotros por mediación de la Iglesia Católica.

En Occidente, la celebración de Año Nuevo, en el mundo cristiano, no es una festividad religiosa.

Se ha asumido como un tiempo de reflexión, de evaluación, de formulación de propósitos.

Como un tiempo para dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas; por ser amparo y fortaleza en las tribulaciones; por coronarnos de bienes y favores; así mismo una oportunidad para pedir dirección y sabiduría para aprovechar bien el tiempo,  que nos enseñe a guardar nuestros pasos.

Celebremos el Año Nuevo dando gracias por el tiempo vivido; y por las maravillosas oportunidades que tendremos en los 365 días venideros para vivir a plenitud, para crear, para producir, para amar, servir, testificar, trabajar; realizar nuestro proyecto de vida.

En una frase: “Amar a Dios sobre todas las cosas, y a nuestros prójimos, como a nosotros mismos”.

Fuente: Wikipedia

Imágenes: GOOGLE

BIENVENIDA PRIMAVERA

Hoy, 20 de marzo, sucede el constante y tradicional fenómeno astronómico, conocido como equinoccio de primavera.

Según la Real Academia de la Lengua, el equinoccio de primavera y el equinoccio de otoño son la época en que, por hallarse el Sol sobre el Ecuador, los días son iguales a las noches en toda la Tierra, lo cual sucede anualmente del 20 al 21 de marzo y del 22 al 23 de septiembre.

Tras el equinoccio de primavera de 2012 lo más destacable será el tránsito de Venus por delante del Sol el próximo 6 de junio, un evento astronómico que no sucederá de nuevo hasta el año 2117 y que en algunos países podrá verse con dificultad en sus últimas fases.

El inicio de las estaciones, como este equinoccio de primavera, se produce en los instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol, algo que está fijado por un Convenio internacional que precisa que en el caso de la primavera, la posición es aquella en que el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el norte.

¿Comienza siempre la primavera el mismo día?

El equinoccio de primavera puede llegar en tres fechas distintas, según la llegada del equinoccio estacional. Así, la estación puede comenzar entre los días 19 y 21 de marzo. Durante el siglo XXI, el año en que la primavera llegó más tarde fue 2003 y el año en que será más tempranera es 2096.

Luna y lluvias de meteoros

Por otro lado, según los datos de algunas instituciones astronómicas, la primera luna llena del equinoccio de primavera se producirá el 6 de abril, coincidiendo con el Viernes santo. Pero en la primavera de 2012 se esperan otras dos lunas llenas, una el 6 de mayo y otra el 4 de junio.

En los meses posteriores al equinoccio de primavera se podrán observar varias lluvias de meteoros, como la más importante de la primavera suele ser la de las Eta Acuáridads, cuyo máximo se registrará el 5 de mayo.

En cuanto a las agrupaciones ficticias de estrellas conocidas como constelaciones, alrededor de la estrella Polar se verán a lo largo de la noche la Osa Menor, el Dragón, Cefeo y el León (Leo).

Google ha dedicado su Doodle para dar la bienvenida al equinoccio de primavera, utilizando para ello un diseño de  Marimekko, la empresa finlandesa conocida por sus coloridos dibujos florales. Observamos flores, mariposas y distintos animales que nos recuerdan el esplendor de la naturaleza en primavera.

Este acontecimiento nos recuerda la expresión bíblica contenida en el Salmo 19:

Los cielos proclaman la gloria de Dios,

pues son una admirable exhibición de sus obras.

Día y noche sin cesar, hablan de Dios.

Sin sonido ni palabra, silencioso en los cielos,

Su mensaje se extiende por todo el mundo.

El Sol, que mora en esos cielos donde Dios lo puso,

Recorre el espacio tan resplandeciente como el novio

Que va camino a su boda,

Tan alegre, como el atleta que espera participar en una carrera.

Cruza los cielos de un extremo a otro y nada escapa de su calor.

Las leyes de Dios son perfectas:

Nos protegen, nos hacen sabios y nos dan gozo y luz.

Las leyes de Dios son puras, eternas y justas.

Bienvenido Equinoccio de Primavera!!!!

 Fuente: Cadena Ser