ISRAEL Y JERUSALÉN EN LA HISTORIA, EN LAS PROFECÍAS

La polémica suscitada por la decisión del Presidente Donald Tremp de reconocer a Jerusalén como capital de Israel ha encendido los ánimos de prominente líderes de algunas naciones árabes, así como reavivado el entusiasmo de aquellos predicadores afectos a la escatología.

Resultado de imagen para israel

El reconocimiento del presidente estadounidense ha emocionado a quienes esperan que Jesucristo vendrá a establecer su reino milenario en Jerusalén, de modo que el rapto y la gran tribulación es algo inminente.

Sin entrar en consideraciones sobre la certeza de aquella esperanza, tenemos que reconocer que cuanto ocurre alrededor de Israel es el cumplimiento de afirmaciones pronunciadas hace alrededor de 2500 años.

Es que tanto el nacimiento de Israel como pueblo, y su devenir histórico está marcado en la Sagrada Escritura.

Nace por determinación Divina, como parte de un plan para bendecir a todas las naciones de la tierra. Es lo prometido a Abraham, tal y como se evidencia en Génesis 12:1-3, y 22:18.

Es Jehová, el Dios de Israel, quien establece el territorio donde se han de asentar, Génesis 12:5-7, que toma la figura afectiva de “la tierra prometida”.

Location map of Israel. Where in the Middle East is Israel

Ubicación de Israel

Seguidamente Dios conduce los procesos para que Israel llegue a ser un pueblo a partir de Abraham y sus descendientes, Isaac y Jacob. La llegada de Jacob a Egipto obedece a tal propósito, Génesis 46:1-4; allí nace el pueblo de Israel, que con Moisés a la cabeza son conducidos por el desierto hacia la tierra prometida, Éxodo 3:7-10, 13:17-22.

En el desierto Dios les constituye en nación y les da su constitución, la Ley, que es conocida como la Torá, el Pentateuco, Éxodo 19:1-6 y contexto.

Josué, sucesor de Moisés, es quien asume por disposición Divina la conquista de la tierra prometida, Josué 1:1-5.

Israel se establece en Canaán, tal como se le había prometido, se organiza como Nación, y se designa a Jerusalén como su capital durante el reinado de David, 2 Samuel 5:6-10.

Israel mora en aquel territorio hasta que es desarraigado por los babilonios lo que determina el fin de la Monarquía hebrea, 2 Reyes 25:1-21. Aquel doloroso destino es consecuencia de la infidelidad de Israel al Pacto Ancestral.

Luego de setenta años de cautividad, Dios determina el retorno a su territorio, Esdras 1:1-11. Ya en su territorio se ocupan de reconstruir las ciudades, el muro de Jerusalén, el templo y el culto a Jehová, reseñado por Nehemías en su libro.

Israel sobrevive a los persas, al Imperio Griego y subsiste hasta el romano. Es a mediados de este Imperio que en la aldea de Belén nace Jesús, ilustre descendiente de David, el Mesías prometido, la simiente de Abraham que sería de bendición a todas las naciones, Génesis 22:18. Jesús al final de su ministerio predice la destrucción total de Jerusalén, del templo y el desarraigo de Israel de su territorio, Mateo 24:1-2, y contexto.

En el año 70 después de Jesucristo se cumple aquella fatídica predicción, el general Tito, que después se convertiría en emperador, al frente del poderoso ejército romano, invade Jerusalén, destruye la ciudad, al templo y asesina cientos de judíos, lleva algunos cautivos y el resto se dispersa. El historiador Flavio Josefo en su libro “La Guerra de los Judíos” escribe que la sangre de las victimas corría por las calles de Jerusalén, y que la ciudad y el templo fueron roturados totalmente. A los judíos se les prohíbe volver a aquellas ruinas “so pena de muerte”.

En el año 132 se inicia la rebelión de Bar Kojba (en hebreo, מרד בר כוכבא) contra el Imperio romano. Es la última de las grandes guerras contra los romanos, la cual fue aplastada brutalmente.

Masada in the Judaean Desert

Ruinas de Masada, lugar emblemático de la resistencia judía.

Según Dión Casio, historiador romano, alrededor de 580 000 judíos fueron asesinados; arrasadas 50 ciudades fortificadas y 985 aldeas. El emperador ​ Adriano en otro intento de eliminar de raíz la identidad judía, causa de las continuas rebeliones, prohíbe la Torá, el calendario judío y manda ejecutar a numerosos rabinos; los rollos sagrados fueron quemados en una ceremonia en el Monte del Templo.

En el espacio del templo antiguo erigie dos estatuas, una del dios romano Júpiter y otra de él mismo. Asimismo elimina la provincia romana de Judea y la fusiona con otras regiones, dando lugar a la provincia Siria-Palestina usando el nombre de los filisteos, antiguos enemigos de los judíos, y sobre el sitio de Jerusalén funda la ciudad Aelia Capitolina, y prohíbe a los judíos que entraran en ella. Para humillarlos aún más, sobre la puerta principal de la ciudad se colocó la estatua de un cerdo.

A partir de la eliminación de la Provincia Romana de Judea y su anexión a la Sirio-Palestina, al territorio de Israel se le comienza a denominar Palestina. Hecho que ha causado gran confusión en algunos círculos cristianos en los que se afirma que Jesús vivió en Palestina, e incluso algunas Biblias muestran el mapa de Judea, Samaria y Galilea, sitios por donde anduvo Jesús, y le denominan Palestina.

Ello es un error histórico y bíblico, es como afirmar que Colón en su primer viaje arribó a las costas de San Salvador, que antes del fescubrimiento se denominaba “Isla de Guananí”.

Desde aquel momento, eliminación de la provincia de Judea,  los judíos son definitivamente desterrados y dispersos por todas las naciones; tras la caída del Imperio Romano diversos grupos de países vecinos pueblan el territorio de Israel, hasta el año 1948 cuando surge de nuevo la Nación de Israel.

Este resurgimiento de Israel fue anticipado en la Sagrada Escritura, veamos:

Los judíos regresarán a su patria, Isaías 11:11-12.

Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra.

Lee Isaías 43:5-6, y también Ezequiel 37:21-22; 38:8.

El 29 de noviembre de 1947 es votada la Resolución 181 en la Asamblea General de Naciones Unidas, que recomienda la partición de Palestina en un Estado judío, un Estado árabe y una zona bajo régimen internacional particular. Entre los dos estados se debe establecer una unión económica, aduanera y monetaria.

A partir de aquella resolución los judíos comienzan a llegar desde Europa, Asia, las Américas, de todas partes.

La nación de Israel nacería en un día, Isaías 66:8.

¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos.

El 14 de mayo de 1948, Israel se convirte en una nación.

El 5 de diciembre de 1949, el primer ministro de Israel, David Ben-Gurión proclama a Jerusalén capital del Estado de Israel,​ y desde entonces todos los poderes del Gobierno israelí, ejecutivo, legislativo y judicial- están ubicadas allí, tales como la residencia del presidente y del primer ministro de Israel, así como el Knéset, la Corte Suprema y otras instituciones gubernamentales.

En la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel conquista el sector oriental de la ciudad, la llamada Jerusalén Este,  que estaba en manos de Jordania, anexándola al resto del municipio.

El 30 de julio de 1980, Israel integra en su legislación nacional ambas partes, oriental y occidental, proclamándola como su “capital eterna e indivisible”​ mediante la Ley de Jerusalén.

​ El miércoles 6 de diciembre de este año el presidente de Estados Unidos Donald Trump anuncia que reconoce a Jerusalén como la capital de Israel, y agrega su disposición de tramitar el traslado de la embajada de su Nación hacia aquella ciudad.

Tras este anuncio, otras naciones comienzan a reconocer el estatus de Jerusalén como capital de Israel y anuncian el traslado de sus embajadas hacia la capital.

Actualidad de Israel.

En reciente discurso ante la ONU del primer ministro de Israel,  Benjamín Netanyahu, difundida su versión en español en el sitio israelnoticias.com, se refiere a los beneficios aportados por Israel en los siguientes términos:

Mira a tu alrededor y verás esas contribuciones todos los días, en la comida que comes, en el agua que bebes, en los medicamentos que tomas, en los coches que manejas, en los teléfonos celulares que usas y en tantas otras maneras que están transformando mundo.

Lo ves en la sonrisa de una madre africana en un remoto pueblo que, gracias a una innovación israelí, ya no debe caminar ocho horas al día para traer agua a sus hijos.

Usted lo ve en los ojos de un niño árabe, que fue enviado a Israel para someterse a una operación de corazón que salva vidas.

Y lo ves en las caras de las personas en el terremoto de Haití y Nepal que fueron rescatados de los escombros y recibieron nueva vida por los médicos israelíes.

Como dijo el profeta Isaías: “Yo os he hecho luz para las naciones, trayendo salvación hasta los confines de la tierra”.

Hoy, 2.700 años después de que Isaías pronunció esas palabras proféticas, Israel se está convirtiendo en un poder creciente entre las naciones. Y finalmente, su luz está brillando a través de los continentes, trayendo esperanza y salvación hasta los confines de la tierra.

Esas fueron las palabras de Netanyahu sobre los aportes de Israel a la humanidad.

Aunque no lo dijo explícitamente, pues él no lo cree, el gran aporte de Israel a la humanidad, tal como refirió al mencionar Isaías 49:6, es Jesucristo, el Mesías prometido que vino en  cumplimiento al Pacto con Abraham, resumido en Génesis 22:18:

En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, porque obedeciste mi voz.

Este, y todo el beneficio de Israel a la humanidad en la ciencia, artes, agricultura, medicina, finanzas, entre otras, tal y como refirió Netanyahu, ocurre por disposición Divina.

El futuro de Israel.

Israel seguirá avanzando como una potencia mundial, tal y como ha sido predicho por los profetas, y un día, tal vez no lejano, en alianza con otras potencias ejercerá dominio sobre todas las naciones de la tierra, sin embargo su gobierno no será como algunos teólogos anticipan; ya se mueven las piezas en tal sentido, y Netanyahu lo mencionó en su discurso ante la ONU.

El papel de Israel en los últimos tiempos lo analizo en mi libro Misterios Revelados del Apocalipsis, allí se hace un estudio profundo de la revelación bíblica tocante a ese tema.

Espiritualmente, Israel será restaurado tal y como refiere Pablo en Romanos 11:25-36.

Israel es un paradigma del trato de Dios con la humanidad, su nacimiento, desarrollo y subsistencia es producto de la gracia Divina, su curso no lo traza el azar, la casualidad, o simples realizaciones humanas.

Dios dirige la historia, y su plan es que los hombres sean libres, prósperos, felices, tal y como lo revela la Sagrada Escritura, y se demuestra a través del cuidado sobre el gran pueblo de Israel.

La materialización del proyecto Divino se aprecia en Isaías 65:17-25:

17 Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18 Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20 No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21 Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. 24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.

Si comparas este texto anterior con Apocalipsis capítulos 21 y 22, observarás que contienen la misma promesa. Ese es el futuro del pueblo de Dios, que de acuerdo a la revelación bíblica ocurrirá posterior a la Segunda venida de Jesucristo.

Entre tanto Israel continuará su evolución histórica conforme a la pauta que establece Dios en su soberana voluntad.

Fuente:

Texto bíblico: Biblia versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos históricos: Biblia y Wikipedia

Discurso de Netanyahu en la ONU: © israelnoticias.com  Autorizado para su difusión incluyendo este mensaje y la dirección: https://israelnoticias.com/benjamin-netanyahu/discurso-del-primer-ministro-benjamin-netanyahu-en-la-onu

Notas personales

Imágenes: Google.

Anuncios

LA DECISIÓN DEL PRESIDENTE TRUMP SOBRE JERUSALÉN Y LA SEÑAL DE LA HIGUERA

La decisión del presidente Norteamericano Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, y trasladar a esa ciudad la embajada de los Estados Unidos marca otro importante evento de trascendencia histórica, política, y escatológica.

Resultado de imagen para jerusalen

Jerusalén no es solo la capital de Israel, es escenario de acontecimientos trascendentales para la humanidad, cuna del judaísmo, de la fe cristiana, y de la devoción musulmana. Además es idealizada como el destino final de los hijos de Dios, paradigma del cielo, que en los capítulos 21 y 22 de Apocalipsis se muestra renovada y en su máximo esplendor, la “nueva Jerusalén”.

En aquella antigua ciudad están los restos del segundo templo sobre los cuales los judíos esperan construir el tercero; destaca el Calvario, emblema de la fe cristiana, y el  Domo de la Roca un santuario islámico.

Resultado de imagen para jerusalen

Muro de los Lamentos y Domo de la Roca.

Es pues la capital espiritual de la humanidad.

De acuerdo a la reseña bíblica contenida en 1 Samuel 5:6-10, David, rey de Israel alrededor del año 1004 a. C. conquista Jerusalén a los jebuseos, y la convierte en capital del reino. A partir de ese evento es la “Ciudad de David”.

Luego de la división del reino unificado, Jerusalén es la capital del reino del Sur, o de Judá, y Saquen capital del reino del Norte, 1 Reyes 12:1-24.

Ese estatus de Jerusalén como capital de Judá y luego de Israel se mantiene hasta el año 70 después de Jesucristo, tiempo en que el General Tito al frente del ejército romano toma Jerusalén, la destruye, inclusive el templo, mata gran cantidad de judíos, y destierra a los restantes.

Viajar sola. Jerusalén. Las ocho puertas. Vía Dolorosa. Piscina Probática.

Ruinas de una Basílica Bizantina construida sobre ruinas en Jerusalén.

A partir de aquel doloroso instante, Israel desaparece como Nación, su territorio queda abandonado, y Jerusalén en ruinas.

El historiador Flavio Josefo describe la destrucción de Jerusalén afirmando que:

“la ciudad fue tan metódicamente arrasada por aquellos que la demolieron hasta sus cimientos que nada quedó en ella que pudiese persuadir al visitante de que aquello había sido alguna vez un lugar habitado”.

Para hacer desaparecer a Israel definitivamente el emperador Adriano traza un proyecto de reconstrucción de Jerusalén como una ciudad completamente romana, Aelia Capitolina, lo cual desencadena la rebelión de Bar Kojba entre los años 132 y 135, que es aplastada y da inicio a la diáspora judía.

Seguido a aquella victoria, Adriano unifica la Provincia de Judea con varios territorios vecinos y la rebautiza como Provincia Siria Palestina. La ciudad de Jerusalén es renombrada Aelia Capitolina y reconstruida al estilo romano,  a los judíos se les prohibió el acceso a la ciudad so pena de muerte.

Son los romanos quienes denominan al territorio de Israel como Palestina, lo cual induce confusión en historiadores e incluso teólogos quienes equivocadamente afirman que Jesús vivió en Palestina.

Hasta aproximadamente el 135 d.C, el escenario donde Jesús realiza su ministerio se denomina Judea, Samaria y Galilea. Y como se sabe Jesús nace en Belén de Judea, Lucas 2:4-7, crece en Nazaret de Galilea, Lucas 2:39-40,  inicia su ministerio en Capernaún de Galilea, Mateo 4:12-16, y muere en Jerusalén. Todo predicho por los profetas de Israel.

Así pues, desde el 135 d.C., hasta el año 1947, Israel no existe como Nación, sino como un sentimiento en la diáspora.

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobó la Resolución 181, que proponía un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU contemplaba dividir la parte occidental del territorio en dos Estados, uno judío y otro árabe-palestino, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional.

Resultado de imagen para resolucion 181

Blanco, Israel; gris, Palestina.

Aquella decisión tuvo como consecuencia una guerra civil en el territorio de  Palestina que estalló al día siguiente de la votación del Plan, seguida de la guerra árabe-israelí de 1948 y los sucesivos enfrentamientos entre árabes y judíos que se mantienen hasta la actualidad.

El 14 de mayo de 1948, el ejército británico abandonó Palestina y los judíos, liderados por David Ben-Gurión, declararon en Tel Aviv la creación del Estado de Israel, de acuerdo al plan previsto por las Naciones Unidas.

El 5 de diciembre de 1949, el primer ministro de Israel, David Ben-Gurión proclama a Jerusalén capital de Israel, y desde ese día todos los poderes del Gobierno, ejecutivo, legislativo y judicial, allí son ubicados; entre los cuales están la residencia del presidente y del primer ministro, el Knéset, la Corte Suprema y otras instituciones gubernamentales.

Tras la Guerra de Independencia de Israel, la ciudad quedó dividida entre Israel y Jordania;  la parte occidental de la ciudad era administrada por Israel; Jordania anexó formalmente Jerusalén Oriental y Cisjordania al resto de su reino en 1950.​

En la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel conquista el sector oriental de la ciudad, Jerusalén Este, que estaba bajo el gobierno de Jordania. El 30 de julio de 1980, Israel unifica en su legislación ambas partes, oriental y occidental, proclamándola como su “capital eterna e indivisible”.

Las Naciones del mundo, adoptando el principio establecido en la Resolución 101 de la Asamblea de Naciones Unidas que establece que Jerusalén queda bajo jurisdicción Internacional, optan por mantener sus Embajadas en Tel Aviv.

Hasta la determinación del presidente Norteamericano quien decide reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel, y por lo tanto trasladar la Embajada de los estados Unidos de Norteamérica a la ciudad de Jerusalén.

Esta determinación por razones históricas tiene connotaciones políticas y religiosas.

En lo político este hecho fortalece la posición israelí sobre sus derechos históricos relacionados con el territorio ocupado por ellos hasta el año 70, cuando cae Jerusalén bajo el asedio del ejército romano.

Derechos no reconocidos por el resto de las Naciones Árabes del oriente medio, y de otras Naciones, quienes ven a Israel como usurpador, y a Jerusalén capital de Palestina, un Estado Islámico.

Desde la óptica religiosa, se trata de una pelea ancestral entre hermanos descendientes de Abraham, quienes se consideran herederos del Patriarca Hebreo. Unos por vía de Ismael, los árabes, y otros por la de Isaac, los judíos.

Como sabemos al patriarca hebreo le fue prometido un territorio que abarca la denominada media luna fértil; una franja de terreno comprendida entre la ribera del Éufrates, el mar Mediterráneo y el Nilo, Génesis 15:18-21, que más tarde se delimita en Josué 1:4, como el territorio a conquistar.

El rio Nilo, la costa del Mediterraneo y el Eufrates son los puntos de referencia.

Como los descendientes de Ismael afirman ser herederos de Abraham, reclaman su derecho sobre aquel vasto territorio; por su lado los hebreos igualmente se consideran los legítimos descendientes del Patriarca y herederos de la promesa ancestral.

Ambos pueblos han asumido posiciones irreconciliables, lo que dificulta la conciliación y paz entre los hermanos aunque se vislumbra una época en que cederán aspiraciones para integrarse mediante una alianza ecuménica propiciada por un carismático líder descendiente de Abraham.

Desde una óptica escatológica, el anuncio de Trump sobre Jerusalén enciende la imaginación de muchos que siguen de cerca el desenvolvimiento de Israel, a quien consideran un reloj profético.

Ahora bien, es evidente que el fortalecimiento de Israel, así como la determinación de construir el tercer templo en Jerusalén son hechos predichos, que anuncian eventos descritos por Jesús en Mateo 24, y por Juan en su libro de  Apocalipsis.

Israel va a construir su tercer templo. Ese es un plan determinado, incuestionable de los judíos. Cuando ello ocurra comenzará la cuenta regresiva de la Segunda Venida de Jesucristo.

Veremos la abominación desoladora visualizada por Daniel, 9:27,  ratificada por Jesucristo Mateo 24:15; la muerte de los dos testigos, capítulo once de Apocalipsis, y luego el retorno glorioso de Jesucristo. Este tema lo abordo en mi libro “Misterios Revelados del Apocalipsis”.

Previo a estos eventos, un líder carismático, descendiente de Abraham, va a lograr importantes acuerdos de paz,  unificar a los hermanos enfrentados por la posesión de Jerusalén, y propiciar una alianza mundial para la paz, generadora de prosperidad y bienestar.

Recuerda que el pueblo hebreo está disperso en todo el mundo, que algunos líderes mundiales son ciudadanos de sus países por nacimiento, más hebreos por su ascendencia.

32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. Mateo 24:32-33.

Imagen relacionada

Con la prensa mundial en una mano y la Biblia en la otra, el creyente va comprobando la Revelación, y preparándose para “aquel día”.

Fuente.

Biblia: Versión RVR60, tomada de www.biblegateway.com

Datos históricos: Wikipedia

Notas personales;  Misterios Revelados del Apocalipsis

Imágenes: Google

EUA, TRUMP, EL IMPERIO DE LA BESTIA Y LOS PROFETAS DE HOY

Cuando ocurren hechos de relevancia mundial como un terremoto, alguna tragedia, el advenimiento de un nuevo siglo o eventos políticos de gran trascendencia, es frecuente que surjan profetas anunciando la cercanía del fin del mundo y de inmediato echan mano del Apocalipsis para fundamentar sus predicciones.

Resultado de imagen para cataclismos

Esta vez el triunfo de Donald Trump y  sus ejecuciones han avivado el espíritu profético de algunos predicadores quienes acaparan audiencia en aquella población ansiosa de conocer el desenvolvimiento del actual estado de cosas.

En escritos anteriores hemos tratado el tema relacionado con el rapto y el milenio asociados al magnate quien preside a los Estados Unidos. Ahora vamos a considerar algunas afirmaciones de ciertos predicadores en el sentido de que con Trump al frente de aquella nación se adelanta el surgimiento de la bestia descrita en Apocalipsis, bestia que representa a un imperio mundial.

Sobre este imperio que gobernará al mundo se tejen diversas conjeturas, desde hace muchos años se menciona la existencia de sociedades secretas que aparentemente están ejerciendo dominio sobre las naciones del mundo desde una posición de poder anónima, controlando desde allí las grandes decisiones en el orden político, social y económico de cualquier país.

Resultado de imagen para nuevo orden mundial

De igual modo se habla que tal poder en las sombras prepara un Nuevo Orden Mundial, es decir aquella bestia descrita en Apocalipsis. Vamos a ver lo que dice el libro de Apocalipsis para darnos una idea del significado de tal predicción.

1 Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. 2 Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. 3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

Al visualizar las imágenes que describe el autor viene a la mente aquellas figuras típicas de los cuentos de hadas, algunas inspiradas en la mitología griega, que a su vez deviene de culturas ancestrales como la sumeria.

El texto anterior describe dos monstruos horribles. El primero es una bestia que tiene siete cabezas y diez cuernos, para aumentar la idea de su fealdad se dice que tiene cuerpo de leopardo, pies de oso y boca semejante a un león. Es realmente una imagen horrible que asombra y atemoriza.

Imagen relacionada

Imagen popular de “la bestia”

El otro monstruo es un dragón. Los dragones son igualmente visualizados como engendros feos, atemorizantes y peligrosos porque además lanzan fuego por su boca.

Eso es lo que nuestra imaginación supone en razón de la asociación que hacemos con las figuras de los cuentos de hadas y las escenas mostradas en las grandes producciones cinematográficas. Pero el escritor no está viendo aquellas bestias sino usando un recurso literario para describir procesos sociopolíticos a escala mundial. El autor usa un estilo literario denominado “apocalíptico” que está cargado de metáforas, símiles, símbolos; un lenguaje codificado que los lectores originales entienden con facilidad.

Vamos a analizar la escena.

  • Me paré sobre la arena del mar,
  • Vi subir del mar una bestia,
  • Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas;
  • Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo,
  • La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león,
  • Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

Ahora interpretemos las figuras.

“Me paré a la orilla del mar”: se sabe que el escritor, el apóstol Juan estaba confinado en la isla de Patmos, Apocalipsis 1:9, este dato se interpreta como que el escritor se encuentra parado sobre las arenas de una playa en aquella isla donde está confinado. Sin embargo ese “mar” se usa como símbolo de algo, representa otra cosa. Veamos a continuación lo que significa.

“Vi subir del mar una bestia”: Algunos eruditos interpretan este dato como que la bestia es una potencia naval, o que está ubicada a la orilla del mar. El imperio Griego y Romano lo fueron en su momento; hoy lo es los Estados Unidos de Norteamérica; entonces algunos profetas asumen que aquel país es la bestia.

Pero no es lo que originalmente quiere decir el escritor. Él se refiere a otro aspecto de la realidad. ¿Cómo interpretar lo que significan estas palabras? Necesitamos saber que para interpretar a la Sagrada Escritura son necesarias tres condiciones: Recibir la revelación divina inspirada por el Espíritu Santo a partir de la Sagrada Escritura; aceptar que la Biblia se interpreta a sí misma; y, tener una perspectiva general de la Sagrada Escritura. Esto evita las especulaciones.

¿Qué significa que la bestia sube de las aguas del mar? Veamos que significa esta imagen en Apocalipsis, leamos 17:1 y 17:15. Significa que la bestia surge de entre los pueblos, de las naciones del mundo. Entonces nos es una nación, sino un gobierno mundial. Más adelante se describe este gobierno mundial.

Por lo tanto cuando Juan dice “Me paré a la orilla del mar”, nos comunica que observando el panorama mundial se da cuenta de que ocurren aquellos procesos que dan lugar al surgimiento del Imperio Mundial y lo describe; tal y como los politólogos describen los fenómenos socio-políticos en la actualidad desde su perspectiva.

“Tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas”. Para interpretar estas figuras necesitamos conocer el lenguaje simbólico utilizado. Hay cuatro símbolos: las expresiones “siete”, “cabezas”, cuernos”, diademas”. ¿Qué significan?

Siete: Algo completo, como los siete días de la semana, Génesis 2:1-3.

Cabeza: Gobierno, autoridad, mando, Deuteronomio 28:13; Daniel 2:38; Colosenses 1:18 y 2:10.

Diez: Algo completo humanamente hablando, responsabilidad humana, diez dedos de las manos, diez de los pies; los diez mandamientos.

Cuerno: Poder, dominio, Daniel 8:4.

Diadema: enaltecer, engrandecer, enorgullecer, exaltar, distinguir, encomiar, alabar, elogiar, ensalzar, honrar, Zacarías 9:16.

Uniendo todas las imágenes nos damos cuenta de que Juan no está viendo un monstruo, sino describiendo un fenómeno sociopolítico: que surge entre las naciones un gobierno mundial (siete cabezas) que tiene poder absoluto sobre las naciones de la tierra (los diez cuernos) y que  ostenta una gloria total (las diez diademas). Es un gobierno semejante a la ONU pero con poder económico, político y militar absoluto. El denominado Nuevo Orden Mundial, con un Presidente, Primer Ministro o Monarca ejerciendo autoridad total. Semejante a uno de los cuatro Imperios Mundiales antiguos, pero este abarca a todas las naciones de la tierra.

Resultado de imagen para onu

Como la ONU pero con poder sobre toda la tierra.

Sigamos la interpretación.

“Sobre sus cabezas, un nombre blasfemo”, ¿Qué es una blasfemia en la Biblia? Hacerse pasar por Dios, o asumir actuar en nombre de Dios, siendo falso, Juan 10:33. El nombre blasfemo es describirse como de origen Divino.

“La bestia era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. ¿Qué simbolizan estas figuras? Vamos a Daniel 7:1-7. En ese texto se describe cuatro bestias que suben del mar, 7:3.

La primera es un León, 7:4, la segunda un oso, 7:5, tercera, un leopardo, 7:6, y la cuarta, una espantosa y terrible, 7:7. En la interpretación del sueño se le dice a Daniel que aquellos animales representan cuatro reinos, 7:17, o cuatro Imperios Mundiales que son: Imperio Babilónico, Imperio Persa, Imperio Griego e Imperio Romano. Todos ellos usados por Dios para sus fines.

Esta visión es semejante a la estatua del sueño de Nabucodonosor descrita en Daniel capítulo dos en el que se muestra una estatua con cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de bronce, piernas de hierro, y pies de hierro y barro cocido; representando así los cuatro imperios mundiales antes mencionados; más otro por levantarse.

Si eres buen observador notarás que en la cita de Apocalipsis se describe la apariencia de la bestia de manera inversa a como aparecen en Daniel dos y siete, ¿Por qué? Para destacar que la bestia es heredera del antiguo sistema político-religioso babilónico. Por eso tiene boca “como como boca de león”; el león es el Imperio Babilónico. Es decir se manifiesta como el Imperio Babilónico en sus mejores momentos.

En la descripción de Apocalipsis falta una bestia, la cuarta, ¿Por qué no se menciona? Porque es precisamente la que está describiendo como la que surge del mar. Es el Imperio Romano Renovado. Tampoco se menciona el Imperio de los pies de hierro mezclado con barro cocido; ese imperio surgira mediante la alianza de “la bestia”, la parte de hierro, con un sistema religioso, el barro cocido, que aparece más adelante en Apocalipsis.

Entonces la bestia que surge del mar, no es un feo animal, sino la descripción de un proceso, actualmente en pleno desarrollo, que culminará en un supra poder mundial. Es decir un gobierno mundial que surge por acuerdo de las grandes potencias: Los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, China, los países Islámicos e Israel se unirán en una gran alianza para establecer un Gobierno Mundial con sede en una ciudad que se deja entrever en Apocalipsis.

Resultado de imagen para onu

Esta bestia, el hierro, Gobierno Mundial, hará alianza con “la Gran Ramera”, el barro cocido, mostrada en Apocalipsis 17:3-5, y conformarán un Imperio Político-Religioso, semejante al Babilónico; una imagen desvirtuada de la Teocracia Hebrea, en la que Jehová era el Monarca.

“Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.”

Ahora aparece un dragón, ¿Qué simboliza esta figura? Vamos a identificar al Dragón, leamos Apocalipsis 12:9. En ese texto se nos revela que el dragón es Satanás, el diablo. ¿Qué papel juega Satanás en este relato? Que tras aquella “bestia”, el Imperio Mundial, se encuentra Satanás impulsándole; y cuando se constituya le concederá poder y autoridad, la misma que le ha sido concedida, Lucas 4:6.

¿Qué nos revela el texto en estudio? Que hacia el final de los tiempos, surgirá de entre los gobiernos del mundo un Imperio Mundial que ejercerá dominio sobre todas las naciones de la Tierra, a semejanza del Imperio Romano, más fuerte y cruel, impulsado por influencia de Satanás. Ese Imperio Mundial reproducirá el antiguo sistema político-religioso babilónico.

Resultado de imagen para el dragon y la bestia de apocalipsis

El dragón real no es tan horrible, al contrario es seductor.

Los días de este Imperio Mundial serán de gran tribulación para los creyentes porque aquel sistema impondrá algunas prácticas contrarias a la fe y devoción inspiradas en la Sagrada Escritura.

¿Es la bestia los Estados Unidos de Norteamérica? ¿Es Trum su impulsor? A la luz de la Sagrada Escritura los Estados Unidos no es la bestia porque para serlo debería tener poder absoluto en el orden político, económico y militar sobre todas las Naciones de la Tierra; eso no está ocurriendo, ni se vislumbra a mediano plazo. Lo que ciertamente hará es formar parte de la coalición de Naciones promotoras del Gobierno Mundial.

Respecto de Donald Trump no se revela, hasta este momento, como gestor de una bestia; al contrario está fortaleciendo el retorno a las raíces de su Nación, que como sabemos están basadas en las Sagradas Escrituras.

Finalmente consideremos dos interrogantes:

¿Se levantan los gobiernos por determinación humana, impulsados por algún poder maligno?

¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin?

Hagamos una breve exposición sobre ambas.

Reflexionemos sobre la primera. Los gobiernos, tanto como muchos otros hechos que acontecen en el mundo, son determinados, controlados o permitidos por Dios. Nada escapa de su dominio. El Señor Jesucristo en este sentido expresó que ni siquiera un pájaro “cae a tierra sin vuestro Padre”, Mateo 10:39, es decir sin que Dios lo sepa. Por otra parte, cuando Pilato interrogaba a Jesús, en un momento de la conversación el gobernador romano le dijo: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? A lo que Jesús respondió: “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba” Juan 19:10-11.

Cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, tuvo el recordado sueño de la estatua, pide a Daniel que interprete dicha visión. Al hacerlo Daniel dice a Nabucodonosor:

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. 38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. 39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. 40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Daniel 2:37-40.

Se refiere Daniel a que Dios ha conducido los cuatro imperios mencionados, el babilonio, el persa, el griego y el romano; todos surgieron  por voluntad divina. Tales reinos cayeron, sin embargo en aquel sueño se anticipa dos gobiernos futuros. Veamos:

41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. 43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.

Estas palabras proféticas anuncian un imperio por venir, el de los pies de hierro mezclado con barro cocido. Este reino es el formado por “la bestia” de Apocalipsis 13, que como indicamos antes representa al imperio romano renovado, un Gobierno Mundial, la parte de hierro; recuerda que el hierro representa al imperio romano (las piernas de hierro de la estatua del sueño de Nabucodonosor); en alianza, mezclado, con el barro cocido que en Apocalipsis se representa con la figura de “la gran ramera”, un sistema religioso abominable.

Los capítulos 17 y 18 de Apocalipsis se refieren a esta alianza malévola, la cual se destaca en  la siguiente figura:

3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación. Apocalipsis 17:3-4.

Allí se ve al sistema abominable, la gran ramera, cabalgando a la bestia escarlata, el Gobierno Mundial. Uno utiliza al otro para gobernar al mundo. Es lo que anteriormente se menciona como un gobierno político-religioso, semejante al antiguo sistema babilónico de gobierno.

Resultado de imagen para la gran ramera

Un sistema religioso aliado del Imperio Mundial.

Pero eso no queda allí, Daniel vislumbra otro gobierno, veámoslo:

44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.

Así  se anticipa el Reino Eterno de Jesucristo, el cual se inició en su primera venida, Marcos 1:14-15,  y será consumado luego de su Segunda Venida. Como se muestra en los dos últimos capítulos del libro de Apocalipsis.

De manera que todos los gobiernos del mundo son levantados, o permitidos, por Dios, según sus propósitos.

Vamos ahora con la segunda pregunta final: ¿Qué hacer ante esta avalancha de profecías sobre los tiempos del fin? A este respecto ten en cuenta  dos grandes advertencias de Jesucristo, que son:

Primera: “7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:7-8.

Es decir, antes de indagar sobre los tiempos del fin hay que dar prioridad a la proclamación del evangelio de Jesucristo, dar testimonio de su obra redentora. Eso es lo que hay que hacer diligentemente.

Segunda: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”, Juan 5:39.

Para una comprensión apegada a lo que dice la Sagrada Escritura hay que escudriñar principalmente en ella. Hay que estudiar la Biblia para comprender su contenido. Es habitual que para estudiar un texto de la Biblia se acude a los libros de teología, a los comentarios bíblicos, o a los diccionarios. Eso no es estudio bíblico, eso es estudiar la interpretación de un escritor, porque el estudio bíblico no es más que eso que lees: “estudio bíblico. No estamos en contra de ir a los libros, porque ellos nos enriquecen intelectualmente, nuestra insistencia es “volver a la Biblia” porque solo ella tiene poder para transformar vidas. No en vano Pablo le escribe a Timoteo:

14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.  2 Timoteo 3:14-17.

La cita es clara, no deja lugar a dudas. Pablo nos está recomendando acudir a la Sagrada Escritura directamente para obtener los beneficios allí mencionados. Lee las últimas seis palabras de la cita, la última frase, ¿Qué se afirma en ellas? ¿Qué beneficios obtienes cuando se “persiste” en lo aprendido? ¿Para qué es útil la Sagrada Escritura? ¿Qué te prepara para toda buena obra?

En conclusión. ¿Cuándo aparecerá aquella bestia de Apocalipsis 13, el Imperio Mundial? Aún no está claramente definido pero hay indicio de un reordenamiento mundial, tales como la globalización, y el establecimiento de organismos de alcance mundial: La ONU, el Banco Mundial; así como organismos regionales: la Unión Europea, la OTAN, el MERCOSUR; instituciones que son el embrión de un Gobierno Mundial.

Cuando aquello ocurra, es un suceso que si anuncia la inminencia de la Segunda Venida de Jesucristo.

Como Juan al final de Apocalipsis clamamos: “Si, ven, Señor Jesús”, Apocalipsis 21:20.

Amen.

Fuente:

DONALD TRUMP, LAS PROFECIAS Y EL RAPTO

Lo que sucede políticamente en los Estados Unidos siempre ha suscitado grandes expectativas a nivel mundial. El hecho de ser una potencia concentra atención internacionalmente.

Por ello el triunfo de Trump, su investidura como Presidente, tanto como sus declaraciones han generado un sinfín de apreciaciones, incluso en el ámbito teológico ya que han surgido algunos predicadores asociando aquellos eventos como señales de la Segunda Venida de Jesucristo.

Resultado de imagen para segunda venida

En las redes sociales y en Internet circulan mensajes y disertaciones en las que se pregona que es inminente la restauración de Israel, la aparición del Anticristo, el auge del Imperio Mundial y su asociación con la Gran Ramera, así como el advenimiento del Milenio, y el Rapto de la Iglesia.

La asociación entre Trumpo el Rapto de la Iglesia y la inminencia del milenio, en algunos causa asombro, temor en otros. El tema del rapto y del milenio merecen capítulo aparte, sin embargo hagamos algunas consideraciones.

Primero sobre el rapto. En los libros de teología se dice una cosa sobre este tema, en la Biblia otra muy distinta.

Lo que dicen los libros: No hay acuerdo cuando será el rapto. Hay una variedad de interpretaciones, algunas contradicen a las otras. No hay espacio para describir las variadas creencias sobre el rapto. Lo que si afirmo es que una de ellas es correcta, las demás erradas.

Que dice la Biblia sobre el rapto:

En Apocalipsis no aparece la palabra rapto, ni un evento que se le parezca según las reglas de interpretación. Lo más parecido a un “rapto” es el llamado que se le hace a “los dos testigos” para ascender al cielo, Apocalipsis 11:12; o el que se le hace a Juan para presenciar “el día del Señor, Apocalipsis 4:1. Aparte de esos hechos no hay otros similares para asociarles a un “rapto”.

Resultado de imagen para el rapto de la iglesia

¿Dónde nace el concepto de “rapto”? De los escritos de Pablo, concretamente en 1 Tesalonicenses 4:16-17:

16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Observa la secuencia:

Primero: El Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo,

Segundo: Los muertos en Cristo resucitarán primero,

Tercero: Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,

Cuarto: Y así estaremos siempre con el Señor.

¿Cuándo es el arrebatamiento o rapto? Después que Cristo venga.

¿Qué dice Cristo al respecto? Leamos Mateo 24:30-31.

30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Observa:

Primero: El Hijo del Hombre (Jesucristo) viene sobre las nubes,

Segundo: Se envía a los ángeles al sonido de la trompeta,

Tercero: Los ángeles juntan a los escogidos de cualquier lugar del mundo.

En palabras de Jesucristo “juntar” equivale a “arrebatar”. Y son los ángeles encargados de reunir a los escogidos.

Esta idea se repite en Mateo 25:31-32 al referirse al juicio final. En este texto se reitera que Jesucristo viene primero y luego “apartará” a las ovejas de los cabritos.

Pablo lo que hace es describir la secuencia que Cristo establece, usando sus propias palabras. Entonces Pablo usa el término “arrebatar”, en lugar de “juntar”, o “apartar” que Jesucristo utiliza en sus explicaciones sobre el tiempo del fin. Así pues arrebatar, juntar o apartar se refieren al mismo hecho que ocurrirá después de la Segunda Venida de Cristo.

Eso es lo que la Escritura afirma sobre el “rapto”, los libros de teología ofrecen una variedad de interpretaciones, en las que unas contradicen a otras. Cualquiera es libre de adoptar una posición, más las cosas ocurrirán como afirma la Escritura y no como quieren los grandes teólogos.

Si tienes tiempo y ganas, sigamos con el Milenio.

La expresión “milenio” o “reino milenial” no aparece en la Biblia. Tan solo se menciona una vez en la Escritura la realidad de un período de mil años, es en Apocalipsis 20:1-3. Sin embargo es en el verso cuatro de donde se extrae la idea de un reino milenial. Leamos el texto:

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Apocalipsis 20:4.

Analicemos el texto:

Primero: Vi tronos,

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar,

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos,

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Interpretación:

Primero: Vi tronos, ¿Qué significa? En Apocalipsis la palabra “trono” aparece 36 veces (versión RVR60), de las cuales solo tres se refieren a tronos relacionados con Satanás o la Bestia (2:13, 13:2, 16:10), el resto, 33 veces, cada vez que se usa la palabra “trono”, éste se encuentra en el Cielo, no en la tierra. Ya esto es una clave de interpretación.

Segundo: Se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. ¿Quién o quienes juzgarán a los hombres? Aun cuando en algunos textos se menciona que los cristianos van a juzgar, la Biblia afirma categóricamente cuando y quien juzga a los hombres: El hombre es juzgado mientras vive, Juan 3:18; ¿Quién le juzga? La Palabra de Cristo, Juan 12:18. ¿Qué ocurrirá el día del Juicio Final? No hay juicio como tal, solo se dicta la sentencia, Apocalipsis 20:11-15.

Resultado de imagen para el trono de dios

¿Tienen los creyentes facultad de juzgar? Los creyentes en la medida que confrontan a la humanidad con la Palabra propician el juicio, pues cada uno acepta o rechaza a Jesucristo. Esto define el destino del hombre.

Tercero: Vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús… ¿A dónde van las almas de los seguidores de Jesús cuando mueren? Desde Génesis 25:7 cada vez que se menciona la muerte de un justo se afirma que es reunido con su pueblo, es decir en el cielo. Jesús mismo luego de resucitar “asciende al cielo”.

Cuarto: Vivieron y reinaron con Cristo mil años. ¿Qué significa? Observa que se afirma “vivieron” porque mueren en la tierra decapitados pero viven en el cielo. Es un mensaje de consuelo y esperanza para quienes padecen tribulaciones en la tierra: “NO van a morir” aunque sean martirizados.

Reinaron con Cristo mil años, ¿Cómo interpretar estas palabras? Que quienes mueren reinan en el cielo con Cristo eternamente. ¿Cómo llegar a esta interpretación? Si fuese un reinado en la tierra el autor habría escrito: “resucitaron y reinaron con Cristo mil años”. Se resucita en la tierra, no en el cielo. Al cielo se va “arrebatado”, “llamado”, “transportado”.

¿Por qué afirmar que no es mil años sino eternamente? Porque el reino mesiánico tal como se prometió a David es eterno, 2 Samuel 7:12-17, en esta promesa se refiere en primer lugar a su hijo Salomón como heredero del trono, pero también al reinado eterno del Mesías, descendiente de David. Por otro lado Jesús estableció en la tierra el reinado que ya poseía “desde el principio”, Marcos 1:14-15. Cuando Jesús regrese no va a establecer un reino en la tierra, lo va a consumar en “cielo nuevo y tierra nueva”.

¿Qué significa mil años? Es una cifra simbólica para identificar un número infinito. Mil es tres veces diez, y el número diez se refiere a algo completo humanamente hablando. Entonces 10x10x10 significa algo infinito. Como cuando Jesús dijo que hay que perdonar setenta veces siete (10x7x7), infinitas veces. Jesús usa dos cifras simbólicas el diez y el siete.

¿Qué significa el reinado de Cristo de mil años con los mártires) Se refiere a su reinado eterno. El reina desde antes de la fundación del mundo.

El milenio, tal y como se enseña en los libros de teología,  es una interpretación de algunos eruditos que reproducen la esperanza de los judíos de la venida del Mesías libertador para restablecer la Monarquía Hebrea con un sucesor de David en el trono. Pero aquello no sucederá ya que el Mesías vino y “los suyos no le recibieron…”, Juan 1:11.

Por otro lado Jesús ya reina y gobierna desde el Cielo, y rige nuestras vidas con su Palabra. En realidad estamos viviendo el milenio que corre hasta su Segunda Venida, momento en que “consumara el reino”.

Estos temas los trato en mi libro Misterios Revelados del Apocalipsis, pronto a aparecer.

Volviendo al tema de los predicadores y su asociación de las últimas cosas con la presidencia de Donald Trump, es conveniente significar cuanto sigue.

Cuando oyes aquellas predicaciones proféticas y lees los pronunciamientos de tales predicadores, se aprecia que poseen un profundo conocimiento de los planteamientos de los grandes teólogos que en el pasado hicieron sus interpretaciones de lo que propusieron los padres de la Iglesia acerca de los tiempos del fin; y poca exegesis y hermenéutica bíblicas.

La idea de un reino milenial es ancestral. Ya en el Segundo Siglo de nuestra era se hablaba de tal doctrina. Justino Mártir, uno de los padres de la Iglesia, a mediados del segundo siglo escribió: 

Hubo un cierto hombre con nosotros, cuyo nombre era Juan, uno de los apóstoles de Cristo, quien profetizó, con una revelación que le fue dada, que los que creyeron en nuestro Cristo morarían mil años en Jerusalén; y que de allí en adelante tendría lugar la resurrección general y eterna y el juicio final de todos los hombres. Cita que se lee en “Dialogo con Trifón”.  Capítulo 81.

Justino añadió algo de su cosecha, o repitió lo que alguien añadió a Apocalipsis 20:4: que los creyentes en Cristo morarían mil años “en Jerusalén”. Ciudad que no se menciona en el texto de Apocalipsis, pero es una esperanza de los judíos y de muchos cristianos.

Es decir los predicadores del presente fundamentan su teología en lo que dicen otros teólogos en sus libros, y no van a los escritos sagrados. Es lo que se denomina teología libresca, la cual lo que hace es repetir lo que algún erudito dijo; y como aquel erudito hace muchas referencias en sus escritos a otros autores se cree que posee autoridad. La debilidad de este método de hacer teología es que si aquel erudito erró en su interpretación, los subsiguientes que se fundamentan en sus ponencias repiten el error porque no van a la Biblia.

El verdadero teólogo va primero a la fuente, se entrevista con el autor, Dios; y luego acude a la Biblia que es la revelación dada por el Autor. Es el método de Moisés, primero tiene un encuentro personal con Dios, luego oye lo que Dios le instruye que posteriormente plasma en un escrito.

Además de la teología libresca, hay otra metodología al tratar los temas escatológicos. La denomino escritores de bibliaficción porque plantean acontecimientos que trascienden la lógica bíblica y la razón humana.

Temas como “los dos testigos”, “el anticristo”, “la gran ramera”, “el rapto”, y “el milenio”, el “seis seiscientos sesenta y seis” son tratados como las grandes producciones cinematográficas de ciencia ficción, impregnada además con la mitología griega.

Y lo más grave es que se deja correr la idea de que algunos libros de revelaciones son difíciles de interpretar; o se les da un tono de obras terroríficas que alejan al creyente de un estudio sistemático de aquella preciosa y fascinante literatura.

No estoy negando el valor de los libros, ni de los aportes de los grandes hombres de Dios que hicieron interpretaciones enmarcadas en su momento histórico, en su realidad; que por cierto es muy diferente a la nuestra. De aquellos grandes escritores he obtenido confirmación de que mi interpretación de cierto texto es correcta, porque primero voy al texto luego a los libros; otras veces he descubierto errores de interpretación en algunos autores. En ambos casos hay una satisfacción íntima de encontrarte personalmente con la verdad.

¿Qué viene a tu mente cuando lees que Jesús vivió en Palestina? ¿Qué piensas cuando alguien afirma que luego de la ascensión de Jesús los Apóstoles practicaban el judaísmo? ¿Cómo recibes aquello de que moisés fue judío?

Con todo respeto y consideración les digo: “Erráis ignorando las escrituras…”

Es tiempo de volver a la Biblia para hacer teología y ponerla en practica, fundamentalmente.

Fuente:

  • Misterio Revelados del Apocalipsis,
  • Conceptos y datos históricos: Wikipedia,
  • Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway.org,
  • Imágenes: Google.