EL GIRO DE BRASIL A LA DERECHA, CONSECUENCIAS PARA AMÉRICA

El giro que ha dado la política brasileña con Jair Bolsonaro en la presidencia del gigante país suramericano ha sido tildado como hacia la extrema derecha, y generado grandes expectativas en el mundo.

¿Qué significa la derecha? Se identifica a la derecha política como la corriente que dentro del espectro político defiende la conservación de los valores éticos y el orden social tradicional, propugna la democracia, también se le asocia a la defensa de la propiedad privada, y de las libertades individuales.

A la izquierda se colocan quienes luchan por la igualdad y justicia social y pretenden un cambio de la estructura social, algunos por la vía democrática, otros por medio de una revolución.

En acuerdo a estas premisas políticas, unos son conservadores, la derecha; otros progresistas, la izquierda.

En este análisis sencillo de las grandes tendencias políticas que luchan por ocupar espacios en el mundo, destaca el hecho de que ambas corrientes pretenden propiciar, por vías opuestas, un anhelo del hombre, fundamental: calidad de vida, progreso, desarrollo, libertad, justicia social. Todo resumifo en una palabra: felicidad.

Ahora bien, considerando la situación actual del mundo, podemos afirmar que los propulsores de dichas corrientes antagónicas han fracasado estrepitosamente en la implementación de sus modelos, y al respecto Venezuela es un doloroso paradigma.

En este maravilloso país, con un potencial incalculable de recursos humanos y naturales ha retrocedido en su desarrollo al punto de ser el país más pobre de las tres Américas. A pesar de los esfuerzos de la derecha y de la izquierda en promover su desarrollo.

En Venezuela se evidencia el fracaso de la derecha, y la ultraderecha por un lado; y de la izquierda y ultraizquierda por el otro; representados en los partidos socialdemócratas, socialcristianos, y de la izquierda marxista.

Este oscuro panorama revela otra realidad, y es que el cristianismo no ha impactado con la fuerza transformadora de su fe a la sociedad venezolana. De haberlo hecho, otra sería la realidad.

Esto tiene que ser motivo de reflexion a los lideres católicos, como a los evangélicos. Y son muchos los temas a reflexionar de manera objetiva, sincera, desapasionada.

La Biblia contiene un mensaje renovador, transformador, capaz de generar cambios profundos en la sociedad; así mismo demanda en sus páginas justicia social, igualdad, respeto a la condición humana; e incluso establece las pautas para la prosperidad de los pueblos.

Este aciago tiempo que vive Venezuela, sumida en tan descomunal crisis humanitaria, es un reto y una oportunidad, para que los cristianos asuman el rol histórico que las circunstancias demandan.

No se trata de adoptar posiciones contra la izquierda, ni de rechazar a la derecha; el reto es asumir el poderoso mensaje contenido en la Sagrada Escritura, internalizarlo, vivirlo intensamente; y con mente renovada promover la transformación del hombre.

Sin embargo, y aunque se ha repetido insistentemente, primero necesitamos renovarnos nosotros, los cristianos.

La historia relate la realidad de que pequeños remanentes de personas inspiradas en la Palabra de Dios han generado cambios profundos en los pueblos.

Es que la renovación de una persona es evidente, y se contagia. El Nuevo Testamento relata cómo un pequeño grupo de personas iniciaron un proceso de renovación que alcanzó gran parte del imperio romano.

También Pablo es un ejemplo de lo que aca afirmamos, un encuentro personal con Jesucristo cambió su vida, y ese cambio influyó en infinidad de personas. Quien estuvo en las cercanías de Pablo recibió el poderoso mensaje del Evangelio de Jesucristo, lea la carta a Filemon.

En la salida de la crisis venezolana, los cristianos necesitan entender, aceptar, asimilar, que la misma es posible adoptando la recomendación bíblica:

Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta quesonsuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:13-14.

Esta cita ampliamente conocida, memorizada, e insistentemente repetida, contiene un mensaje esperanzador, que Dios puede revertir la crisis venezolana, y quiere; con el requisito previo de “convertirse de los malos caminos”, “buscar su rostro”, “orar”; parece tan sencillo, y lo es. Ese acto humilde, sincero, sentido, nacido en el corazón del pueblo venezolano que cree en Dios, es una alternativa de solución.

En conclusión, no es girar a la derecha, o a la izquierda para resolver la crisis venezolana y del mundo. Las ideologías no han sido eficaces para resolver la crisis del hombre.

Entonces es el momento de buscar a Dios, no como solución mágica, sino confiados en su Palabra, y poniéndola en práctica promover los cambios personales, del prójimo, del entorno.

Ahora, poner en práctica la Palabra no significa asistir los domingos a misa, o al culto, rezar el Padre Nuestro, y leer la Biblia, simplemente; se trata de poner en ejercicio cotidiano sus enseñanzas, tales como: amor al trabajo, responsabilidad, humildad, integridad, respeto a los derechos humanos, justicia social, libertad, respeto a la propiedad privada, valores que son comunes en los países desarrollados, del primer mundo, que sin ser cristianos, como Korea del Sur y Japón, están a la vanguardia en lo que a prosperidad se refiere.

Cuanto más si se es cristiano y se practican aquellos valores, cuyo fundamento es la Biblia, la Palabra de Dios.

La Biblia tiene un sencillo pero desafiante mensaje: “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová.” Salmos 33:12.

Dios bendiga a los venezolanos.

Fuente:

Biblia: Versión RVR60, tomada de http://www.biblegateway. com

Onceptos: Wikipedia

Notas personales

Imágenes: Google

Anuncios

OBAMA EN CUBA, IMPRESIONANTE CAMBIO DE PARADIGMA

Observando la reseña de prensa en torno a la visita oficial del presidente de los Estados Unidos a Cuba viene a mi mente algunos hechos inolvidables:

Apretón de manos entre antiguos antagonistas.

Recuerdo que el 1 de enero de 1959, culminada la celebración de año nuevo, en la Iglesia Bautista de “Puerto de las Ánimas” pueblo rural del Estado Portuguesa, el hermano Benigno Acosta, hoy con el Señor nos comunica emocionado: “Cayó Batista, triunfó Fidel”. Una sensación de alegría inunda el ambiente, ya que en Venezuela se oraba y esperaba la salida de la dictadura que azotaba a Cuba.

También viene a la memoria que para fines del año 59, la Revolución Cubana se declara comunista, lo cual sorprende al mundo, y se alinea con el Bloque Comunista de la Unión Soviética, trayendo consigo cambios profundos para Cuba y Latinoamérica en general.

Aquella determinación cubana significa una ruptura con EEUU y enfrentarse a occidente, declarado anticomunista; así pues, Cuba se asocia a la Unión Soviética y sigue sus directrices; EEUU responde con un bloqueo.

El régimen cubano exporta su revolución, especialmente a Latinoamérica, levantando movimientos guerrilleros en casi todo el continente, con lamentables saldos de vidas. Venezuela no fue excepción.

En las Universidades Latinoamericanas penetra con furor los ideales de la Revolución Cubana, se levanta como un ícono el “Che Guevara”, y el Marxismo pasa a ser una Materia de estudio en todas las Facultades y Escuelas. A nivel religioso surge la Teología de la Revolución, tratando de reconciliar el marxismo con el cristianismo.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/58/CheHigh.jpg

Che Guevara, ícono de la Revolución cubana.

Cae el Muro de Berlín, y con él la Utopía Comunista centrada en Moscú; la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS,  se desintegran y distancian del sistema Comunista, más Cuba se mantiene apegada a su Revolución y prácticamente aislada.

Hace unos tres años en conversación con un médico cubano, joven de unos 30 años, quien vino a Venezuela para apoyar el programa social “Barrio Adentro”, movido por los ideales de la Revolución Cubana, el cual se refiere a Fidel Castro como héroe que independiza a Cuba de los Estados Unidos.

Hoy, leyendo la reseña del Acto en el que el presidente Norteamericano se dirige al mundo desde la Plaza de la Revolución en la Habana al lado del presidente cubano; y viendo las fotos de la Familia Presidencial Norteamericana paseando y visitando lugares emblemáticos de la Revolución, y de Cuba en general, surgen innumerables reflexiones, interrogantes, e inquietudes.

Presidente Obama en la Plaza de la Revolución.

¿Deja una lección la Revolución Cubana?

¿Qué mueve al presidente Norteamericano para este gesto sin precedentes?

¿Por qué va a la vecina Isla que hasta hace poco significó un grave riesgo a su País, sin arrogancia, sin extremas medidas de seguridad, y sin ánimos de retaliación?

¿Por qué Cuba recibe con máximos honores al representante del Imperio tenazmente combatido?

¿Factores geopolíticos, económicos, de prestigio?

O lo podemos interpretar como un un paradigma de…

Resolución pacífica de conflictos…

Triunfo de la civilización…

Se avecina tiempo de paz en el Continente.

Este extraordinario gesto de reconciliación debe impregnar el mundo, conmover corazones.

Exportarse a Latinoamérica… al mundo.

“Bienaventurados los pacificadores…” Mateo 5:9.

Dios bendiga a América…

Las tres.

Fuente:

  • Agencias Internacionales de Noticias.
  • Memorias.
  • Imágenes: Google.

LO QUE ESTÁ EN JUEGO EL 6 DE DICIEMBRE

Al despuntar el alba el 6D piensa en tu País, en tu futuro y ve a votar, no te quedes en casa.

De muchas maneras se nos alerta acerca de lo que está en juego el 6 de diciembre con motivo a la jornada electoral.

Para comprender lo que realmente se juega el 6D, revisemos el significado de aquella jornada.

Venezuela ha sido convocada para acudir a las urnas electorales, y mediante el voto determinar su destino político.

El venezolano tiene dos opciones, elige mantener la Revolución Bolivariana que nos enrumba hacia el Socialismo del Siglo XXI; o decide por la corriente democrática matizada con las ideologías socialdemócratas y socialcristianas. No es que ese día se determine un cambio de gobierno, se da un importante e histórico paso hacia el futuro; porque lo que ocurra el 6D si va a tener una fuerte y determinante influencia sobre las elecciones presidenciales por venir.

Es decir, el 6D tiene trascendencia definitiva sobre el destino de Venezuela, por ese motivo nadie debe quedar en casa, hay que acudir a expresar lo que se quiere y desea.

Apoyas el Socialismo del Siglo XXI, o queires democracia, no hay más opciones.

Ahora alrededor de este evento electoral circulan variadas notas y advertencias sobre otros aspectos que están en juego.

Circulan cadenas de en las que se mencionan supuestas revelaciones divinas sobre que el 6D se manifestará satanás en presunta guerra espiritual, por lo que es necesario redoblar orando. Satanás actúa a lo largo y ancho del País desde hace mucho tiempo, y no precisamente desde la Revolución Bolivariana; su accionar es sujeto a la determinación divina, o las posibilidades que personalmente se le dé.

A este respecto hay que declarar categóricamente que el destino espiritual de Venezuela no está en juego el 6D, sino en las rodillas de los verdaderos cristianos que acudan a la Palabra y conmovidos por ella procedan en consecuencia, tal y como establece 2 Crónicas 7:14:

si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”

Otros afirman que el 6d está en juego el destino económico de Venezuela, que si la oposición gana se acaban las colas en los expendios de alimentos, aparecerán las medicinas, y cesará la estampida de jóvenes a otros países, entre otras promesas. Ello no es cierto porque la oposición no va a ocupar un ministerio del área económica. Los asesores de los partidos creen que el venezolano es ignorante para aceptar semejante oferta engañosa. Los Diputados van a la Asamblea Nacional a Legislar, a ejercer control sobre el gobierno, a dialogar con el mismo para encontrar salidas a la crisis

Desde el Oficialismo se advierte que de perder la Asamblea, la Oposición va a eliminar los programas sociales del Gobierno. Tampoco es cierto, lo que se haría es velar para que no haya corrupción en el manejo de los mismos. La Asamblea Nacional no tiene facultad para eliminar programas sociales.

Finalmente, es cierto que los electores están indignados y defraudados con las personas que se autopostularon y han copado la escena política durante los últimos años, y son corresponsables de la aciaga situación que vivimos. Por eso hay que hacer un gran esfuerzo de voluntad e ir a sufragar, no por ellos, que no nos representan, sino por el futuro de nuestros hijos y nietos. La história y sus conciencias se encargarán de lo demás.

Cuendo votes recuerda que mas que votar por ese diputado, estás votando por tu futuro, por el destino político del País.

Al despuntar el alba el 6D piensa en tu futuro y ve a votar, no te quedes en casa.

Fuente:

EL SI O EL NO DEL 15 DE FEBRERO

A pocas horas de las de la consulta electoral para definir si se acepta la enmienda constitucional para la reelección continúa, la situación no esta completamente clara. Ambos grupos señalan poseer la voluntad de los electores, por lo cual anticipan desde ya que su opción es la ganadora.

De todas maneras, independientemente del resultado electoral del próximo 15 de febrero, el panorama no se vislumbra muy claro para Venezuela, y menos para la oposición, en virtud de que definitivamente será en el 2013 cuando se decidirá el sentir popular.

Hasta el presente, ambas opciones han jugado a la polarización, hecho que definitivamente perjudica a la disidencia.

Es que mientras el oficialismo se presenta en todas las contiendas electorales, como un bloque homogéneo tras la figura de su máximo líder; la oposición se disgrega en múltiples candidatos, que a la postre resultan beneficiando al oficialismo.

La estrategia de los abanderados por el NO, tanto como sus voceros no calan en las mayorías, y dejan una sensación de desanimo.

Una de las estrategias ha sido golpear la imagen del Presidente,  negar sus logros, y radicalizar la campaña.

La estrategia de golpear la figura del Presidente, ridiculizarle, es impractica puesto que convierten al Presidente en víctima, con lo que se logra aglutinar más gente a su alrededor, y afianzar el sentimiento de solidaridad entre sus seguidores. Ocultar los logros de la actual gestión, es otro error, con graves consecuencias. Es un hecho que la política habitacional ha beneficiado a millones de venezolanos, entre los que se encuentran simpatizantes de ambas opciones; de igual modo, el establecimiento de la “Venezuela Mobil”, permitió a muchos venezolanos adquirir un vehículo, en condiciones preferenciales. Así como poner techo a los intereses bancarios; la red  ambulatorios de “Barrio Adentro”, el Programa de Alimentación Escolar; entre otros logros.

Es cierto que algunos difieren de estas políticas, mas los beneficiarios de las mismas tienen otra óptica, y son muchos.

Al radicalizar la campaña, tampoco rinde beneficios. Es bien sabido que el oficialismo cuenta con un voto duro de aproximadamente un 25 o 30 por ciento; al igual que la disidencia, que cuenta con porcentajes similares de adeptos. Esto quiere decir, que las elecciones las definen aquellos que están entre ambas opciones. Ese conjunto de venezolanos, la mayoría, que trabaja, sufre y espera; que no es “bolivariano”, pero tampoco “escuálido”.

Estos, a quienes las encuestadoras definen como “ni-ni”, inclinan la balanza hacia la opción que les conquista, atrae, o motiva.

Hasta el presente, el oficialismo ha captado ese voto, hablándole su lenguaje,  y sembrándole esperanza. Mensaje que la oposición no ha sabido capitalizar. Al contrario los voceros disidentes, especialmente los economistas, en lugar de sembrar esperanza, lo que hacen es atemorizar al público con sus pronósticos, y recomendaciones. Posiblemente acertadas, pero fuera de contexto.

Cuando hablan de aumentar la gasolina, liberar el dólar, así como los intereses; cuando señalan que la política de subsidios es errada, y recomiendan su eliminación. Al recomendar liberar los precios, y congelar los sueldos; cuando ridiculizan la red ambulatoria de “Barrio Adentro”; le están hablando al diez por ciento de la población que toda la vida se ha beneficiado de la riqueza petrolera, y atemoriza al noventa por ciento, sean opositores o bolivarianos.

Ellos nos quieren llevar al pasado, precisamente a las causas por las cuales Venezuela se canso de ellos, sus formulas y medidas; y opto por el actual Presidente. Y éste, o un representante de su ideología, se mantendrá en el poder, mientras los políticos y economistas quieran resucitar la Cuarta Republica.

Uno puede darse una idea de la Venezuela poschavista, Dios nos libre, a la luz de la breve pasantía de Carmona por Miraflores.

Por otra parte, los voceros de la disidencia no transmiten autoridad y confianza. ¿Cómo un venezolano de a pie, va a confiar en un personaje cuyo único merito ha sido postularse “continuamente” para un cargo de elección popular?, y esto aun cuando ponga en juego el cargo a elegir.

Las últimas elecciones nos dan razones para sostenerlo. El Pacto del “23 de Enero” fue irrespetado por candidatos, que a la larga contribuyeron a ceder Alcaldías y Gobernaciones al oficialismo. La mayoría de los candidatos a gobernadores y a alcaldes que se postularon, ya habían sido candidatos o habían ocupado dichos cargos; como si  Venezuela careciera de brillantes hombres capaces gerenciar los organismos públicos.

En Venezuela, la reelección continua no es una novedad. Revise las listas de Diputados y observará, que uno de ellos se postula indefinidamente, hasta la jubilación; o que su codician física lo permita.

El próximo 15 de febrero tendremos una opción ganadora.

¿Ganará Venezuela?