EDMUNDO CHIRINOS, EL PESO DE LA CULPA

En el sonado caso de Roxana Vargas, asesinada por su terapeuta, el doctor Edmundo Chirinos, ,  se destaca un factor de la naturaleza humana muy importante para la convivencia y adaptación social: el sentimiento de culpa.

El sentimiento de culpa surge de la creencia, o sensación, de haber traspasado las normas éticas personales o sociales, especialmente si se ha perjudicado a alguien. Es una emoción necesaria para la correcta adaptación a nuestro mundo.

La culpabilidad, por tanto, surge ante una falta que hemos cometido; o si así lo creemos. Su función es hacernos consciente que hemos hecho algo malo, para facilitar las posibilidades de reparación. Su origen tiene que ver con el desarrollo de la conciencia moral, que se inicia en nuestra infancia y que se ve influida por las creencias que se adquieren en la niñez, y las pautas educativas.

Hay personas que confunden la culpa con la vergüenza, incrementando su malestar emocional, ya que al mezclar ambos sentimientos se retroalimentan entre sí. El sentimiento de culpa aparece cuando se es consciente de haber causado un daño a alguien, la vergüenza se experimenta cuando nos damos cuenta de que carecemos de una habilidad o destreza, que se presume deberíamos tener.

El sentimiento de culpa se supera reparando el daño cometido, recibiendo el perdón por parte de la persona lesionada, y perdonándonos nosotros mismos.

En el caso del doctor Edmundo Chirinos, pareciera no superó el sentimiento de culpa, a pesar de su conocimiento sobre la salud mental.

http://acalzonquitao.files.wordpress.com/2008/07/edmundo-chirinos.jpg

Observemos los hechos:

En el juicio que se le siguió por la muerte de Roxana Vargas, el Ministerio Público presentó alrededor de ochenta elementos de prueba que le señalaban como autor material del hecho.

De acuerdo con la investigación, el día en que desapareció Roxana, el psiquiatra realizó seis llamadas a la joven, prueba que, junto con el testimonio de los familiares, permitieron determinar que el principal sospechoso del homicidio era el doctor Chirinos.

En un allanamiento a su consultorio, localizaron rastros de sangre en la pared; en la alfombra; así como en el diván, sitio en el que fue encontrado uno de los zarcillos de la víctima.
Después de realizar el análisis de ADN, se llegó a la conclusión de que la sangre localizada en el consultorio, pertenecía a Roxana Vargas.

En otro allanamiento realizado a su residencia, localizaron 1.200 fotos de pacientes mujeres desnudas, mientras el psiquiatra abusaba de ellas, valiéndose de sedantes. Entre las fotos se halló una de Rozana, totalmente desnuda.

Otro de los elementos determinantes para establecer la responsabilidad del doctor Chirinos, fueron las notas que tenía en su blog personal la estudiante, quien en un mensaje enviado a través de esa vía, advertía a las personas no acudir a las citas médicas con el psiquiatra, pues abusaba sexualmente de sus pacientes.

Declaración de Inocencia.

Durante las audiencias de juicio, Edmundo Chirinos negó ser responsable del delito por el cual iba a ser condenado, reiteró en varias oportunidades, que la sangre, el zarcillo y las fotografías encontradas por los funcionarios en los allanamientos, se las sembraron.

Hasta el final, el doctor Chirinos aseguró ser inocente.

Cronología de los Hechos:

El 12 de julio de 2008, Chirinos y Roxana se citan en el consultorio del Médico.

El 14 de julio de 2008, aparece el cadáver de Roxana, abandonado en un paraje conocido como Parque Caiza.

El 1 de agosto de 2008, el psiquiatra fue detenido sospechoso de la muerte de la estudiante.

https://orientador.files.wordpress.com/2014/07/4c8de-chirinos1.jpg

En septiembre de 2010, el Tribunal 5.º de Juicio de Caracas sentenció a Chirinos a 20 años de cárcel por homicidio. Chirinos fue recluido en la prisión de Yare III. Durante su permanencia, sufrió un accidente cerebrovascular que le generó un edema sudural. Como consecuencia, quedó afectado con grandes problemas para hablar y debía desplazarse en silla de ruedas.

En marzo de 2012 se le otorgó la medida cautelar de casa por cárcel por su edad avanzada.

http://golcar.files.wordpress.com/2011/04/chirinos.jpg

Últimos Días:

En silla de ruedas, con grandes dificultades para hablar y totalmente aislado vivió su reclusión el prominente siquiatra. Lejos quedó la imagen del hombre rozagante, sonreído, que atendía de manera amable y segura a los medios de comunicación y se defendía de las acusaciones en su contra por la muerte de la estudiante Roxana Vargas.

Su penthouse, en Caracas, su lugar de reclusión, fue testigo mudo de la soledad de quien llegó a dirigir la universidad más importante del país, ser candidato presidencial y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, donde presidió la comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología, Deportes y Recreación.

Ya no recibía a los asiduos visitantes para charlas políticas, filosóficas, románticas tertulias; era custodiado por dos funcionarios de la Policía Municipal de Caracas y los únicos invitados son los familiares y amigos más íntimos del fundador de la escuela de Psicología de la Universidad Central de Venezuela.

El especialista y abogado Elio Gómez Grillo quien formó parte del círculo más cercano del siquiatra explicó que durante su estadía en el internado judicial de Yare 3 sufrió un accidente cerebro vascular que le generó un edema sudural, afectándole de manera considerable su motricidad y el habla.

De manera categórica, Gómez Grillo señala: “la cárcel no perdona y el que pasa por ella sufre una huella para toda la vida… porque la cárcel es implacable, chupa, destroza, aliena, extermina, el pobre vivió un infierno, a raíz de la imputable sentencia de la juez Fabiola Gerdell de condenarlo a 20 años de prisión”.

El 6 de agosto de 2013, Edmundo Chirinos había sido trasladado a una clínica por una neumonía severa.

El 24 de agosto de 2013 fue hallado sin vida en su residencia de Caracas.

Edmundo Chirinos, un hombre que tuvo una apasionada y deslumbrante vida, fua lentamente opacado por el peso de la culpa.

Fuentes:
Wikipedia
Diario “El Universal”, Caracas
Diario “Panorama”, Maracaibo. El Preso de la Culpa.
Informe21.com
Sentencia del TSJ
Imágenes Google

Anuncios

PERDONAR Y OLVIDAR

La expresión perdón es la traducción de varias palabras hebreas y griegas que tienen en común la idea de liberar a un ofensor de la culpa y restaurar la relación personal que existía antes de la ofensa. 

La dinámica del perdón es como sigue:

Una persona ofende a otra.

Denominamos ofensor al que comete la falta; y llamamos ofendido al que ha sido objeto de la falta. Ello trae como consecuencia que se rompe la relación y generalmente el ofendido se enoja y quiere reparación del daño causado.

El perdón consiste en que el ofendido decide voluntariamente, o a petición del ofensor, cesar su enojo contra el otro, no exigir reparación de la ofensa, ni compensación, además no exige el castigo que merece el ofensor, y restablece la relación con él.

Vamos a repetir los cuatro elementos del perdón:

1.    Cesa su enojo contra el ofensor

2.    No exige reparación, ni restitución

3.    Renuncia a la venganza o a exigir castigo

4.    Restablece la relación entre ambos

El perdón de los pecados opera entre los hijos de Dios, entre las personas justificadas por Jesucristo.

COMO PERDONA DIOS NUESTRA OFENSAS

 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:12.

Observa: “confesar” el pecado, para recibir el perdón.

Hay una nota muy interesante sobre el perdón, la encontramos 2 Samuel 12:13: “Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás.”

Cuando David confesó haber pecado, Natán le comunicó que ya Dios había “remitido” el pecado, es decir, le perdonó, antes que David cometiera el pecado.

Veamos como procede Dios cuando pedimos perdón, Miqueas 7:18-19:

18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.

19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.

Toma nota de las expresiones claves:

  • Perdona la maldad y olvida el pecado
  • No retiene su enojo
  • Se deleita en misericordia
  • Sepultará nuestras iniquidades
  • Echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados

Fija tu atención en la tercera frase: “Se deleita en misericordia”. La expresión “deleitarse” transmite la idea de placer, satisfacción, gozo. A Dios le complace perdonar… Un buen modelo.

Según el anterior texto, Dios perdona, y no toma en cuanta nuestros pecados; es decir no nos los recuerda y saca en cara.

COMO DEBEMOS PROCEDER CON QUIENES NOS OFENDEN

Perdonar, como Dios nos perdona, Mateo 6:12:

Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

COMO VAMOS A PROCEDER CON NOSOTROS MISMOS

Perdonarnos, como Dios nos perdonó, y cesar el sentimiento de culpa, y castigo inconsciente.

A veces ocurre, que cuando cometemos una ofensa, Dios nos perdona, el ofendido igualmente nos perdona; más a nosotros mismos nos cuesta perdonarnos.

Necesitamos aplicarnos el plan divino sobre el perdón: Perdonarnos…

OLVIDAR

Se nos ha enseñado, que nosotros tenemos que perdonar, y olvidar. En realidad nosotros no podemos olvidar algo que ha sido significativo, que ha dejado huella en la memoria.

La única forma que existe de no recordar algo es que nunca hubiera ocurrido en nuestras vidas.

Como olvidar aquellas cosas que nos impactaron…

El primer amor, la boda, nacimiento de un hijo; el acto de graduación, el primer empleo; un divorcio; la muerte de un ser querido, aquella carita feliz, una sonrisa, una traición. Todo queda grabado en la memoria y no se puede borrar, olvidar.

Por tanto, la estrategia no es querer olvidar lo sucedido sino recordarlo de otro modo.

Transformar el recuerdo negativo, de tal modo que sea inofensivo, inocuo, no cause efectos nocivos.

Es decir, PERDONAR Y AMAR, como Dios lo hace…

Una enseñanza útil a este respecto, son las palabras de Pablo:

A los de Corinto:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” 2 Corintios 5:17

A los de Éfeso:

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Efesios 3:13-14

En conclusión:

PERDONA y AMA… Como Dios!!!

 

SUPERANDO LAS CRISIS. SEGUNDA PARTE

Dando continuidad al tema, SUPERANDO LAS CRISIS, consideremos algunas estrategias para poner en práctica, cuando llegue el momento.

ENFRENTANDO LAS CRISIS:

Ante una situación de crisis, el individuo puede actuar de dos maneras:

  • En forma asertiva, de tal manera que puede superar la situación de crisis.
  • De manera reactiva, impulsiva; empeorando la situación de crisis.

REACCIONES FRENTE A LA CRISIS:

  1. Al comienzo, tensión por el impacto del suceso externo.
  2. Incremento de la tensión,  porque no se puede enfrentar la nueva situación con la forma habitual de conducta.
  3. Al incrementarse la tensión, se movilizan los recursos personales, que generan  varios resultados: reducción de la amenaza externa, éxito en el enfrentamiento con la situación, redefinición del problema, búsqueda de solución alternativa, entre otras.
  4. Si nada de lo anterior ocurre, la tensión aumenta hasta provocar una grave desorganización emocional. Por esta vía, se actúa en forma agresiva, o evasiva, se pierde el control, y por lo general se agrava la crisis.

QUE HACER ANTE UNA CRISIS

CRISIS CIRCUNSTANCIALES

Si la crisis es producto de un desastre natural, o de un accidente; entonces necesita proceder conforme a las normas y previsiones de qué hacer en casos de emergencias. Para ello es recomendable recibir entrenamiento, o buscar información acerca de como actuar en emergencias.

  • Conservar la calma
  • Si puede enfrentar la emergencia, actúe con precaución
  • Si no puede, escape, busque seguridad, pida auxilio
  • Evite ser héroe, si las circunstancias no le obligan
  • Tenga siempre un plan de emergencia

CRISIS EVOLUTIVAS, EXISTENCIALES, Y DE RELACIONES PERSONALES

CRISIS EVOLUTIVAS y EXISTENCIALES

  1. Identifica la etapa de desarrollo evolutivo que vives; conoce las características de esa etapa de desarrollo, toma conciencia de tu realidad.
  2.  Acepta la realidad, que estas en esa etapa; que superaste la anterior; que no has llegado a la próxima;
  3. Supera los duelos, toda perdida genera dolor, duelo. Acepta el duelo, vive el proceso. Más adelante se da orientaciones a este respecto
  4. Supera la Culpa: Los errores u omisiones cometidos, generan sentimientos de culpa. Supéralos mediante: reconocimiento, aceptación, confesión, pedir perdón, o perdonarse.
  5. Supera la Ansiedad. La ansiedad es una emoción orientada al futuro, preocupación de las cosas por venir. Usa creativamente la preocupación, ocupándote hoy, previniendo. Recuerda la fabula de la “Hormiga y la Cigarra”; ante el invierno que se avecinaba, la hormiga se sintió ansiosa, y resolvió la ansiedad ocupándose de guardar alimentos.
  6. Vive el presente. Sabes que no puedes vivir en el futuro, ni en el pasado. Solo tienes el presente, un eterno presente. De lo que te culpas de ayer, no existe sino en tu mente; lo que te preocupa del mañana, no existe sino en tu mente. El mañana no existe, esta por venir. Lo que existe es hoy, vívelo.
  7. Propicia un solido y consistente desarrollo personal, emocional.

SUPERAR CRISIS DE RELACIONES PERSONALES

1.- Identificar claramente el problema.No puedes superar una crisis, si no puedes identificar cual es el problema.

2.- Busca las causa real del problema. Hay causas sentidas, y causas reales. La fiebre es una crisis sentida, no el problema real. Hay que atacar la infección que produce la fiebre. Algunas veces la causa esta en otras personas; otras en ti. Ubicando la causa real, se tiene ganada gran parte de la batalla.

Observa este análisis:

  • Situación problemática:     Agresión verbal a la pareja
  • Causa, nivel 1:                       Rabia
  • Causa, nivel 2:                       Celos
  • Causa, nivel 3:                       Desconfianza en la pareja
  • Causa, nivel 4:                       Inseguridad en si mismo
  • Causa, nivel 5:                       Baja autoestima

Como se observa, podemos seguir bajando de nivel, hasta encontrar la verdadera causa de la situación problemática. En este ejemplo, el control de la rabia es una sabia medida; mas es necesario erradicar la causa de la rabia, y así sucesivamente.

3.- Identifica emociones y actitudes. Una vez identificada hay que propiciar encausar las emociones; y cambiar las actitudes negativas. En el ejemplo anterior se observan emociones y actitudes que deben ser trabajadas.

4.- Expón objetiva y claramente la situación.  Usa una comunicación asertiva. No uses ironías, indirectas, descalificaciones, ofensas, discursos morales. Como un médico cuando ofrece los resultados de sus análisis, objetivamente. Reconoce la responsabilidad que recae sobre ti, trabaja sobre ella.

5.- Escucha a la otra persona. No monopolices el dialogo, no interrumpas, no hables simultáneamente. Guía prudentemente la conversación, hacia una solución productiva. Amortigua los reproches, ofensas o descalificaciones; no respondas a ese nivel; en todo caso, si la otra persona no entra en razón, pospón el dialogo hasta una oportunidad de conversar asertivamente.

6.- Busca alternativa de solución. Pide a la otra persona que proponga una solución; si estas conforme con ella, pacta la solución. En caso que tengas una mejor que aquella, plantea la prudente y respetuosamente, no forces tu propuesta; negocia.

7.- Acuerda solución de compromiso. Culmina sellando el acuerdo con un apretón de manos, que propicie el restablecimiento de la relación.

COMO SUPERAR EL DUELO

El duelo es el proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida; sea la pérdida de un empleo, pérdida de un ser querido, pérdida de una relación, entre otras.

Aunque se ha enfocado en la respuesta emocional de la pérdida, el duelo también tiene una dimensión física, cognitiva, filosófica y de la conducta, que es vital en el comportamiento humano.

Por elaboración del duelo se entiende el proceso desde que la pérdida se produce hasta que se supera. Esta elaboración puede comenzar antes de la pérdida, en el caso de que ésta se pueda prever con cierta antelación.

En líneas generales, estas son las etapas de elaboración del duelo:

Negación y aislamiento: permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impresionante; permite recobrarse. Es una defensa provisional, rápida,  será sustituida por una aceptación parcial: “al mal tiempo, buena cara”.

Ira: la negación es sustituida por  rabia, envidia, o resentimiento; surgen todos los por qué. Es una fase difícil de afrontar para los seres queridos, y todos los que los rodean; esto se debe a que la ira se desplaza en todas direcciones, aún injustamente.

En esta etapa se quejan por todo; todo les parece mal, y es criticable. Luego responden con dolor y lágrimas, culpa o vergüenza. La familia y quienes los rodean no deben tomar esta ira como algo personal, para no reaccionar en consecuencia con más ira, lo que fomentará la conducta hostil del doliente.

Depresión: como la negación y la ira no dan resultados, la persona se debilita, adelgaza, aparecen otros síntomas y se verá invadida por una profunda tristeza.

Es un estado, en general, temporal,  preparatorio para la aceptación de la realidad, en el que es conveniente experimentar la tristeza, sentirla, expresarla. Esto significa que si se expresa el dolor, será más fácil la aceptación final.

Es una etapa en la que se necesita mucha comunicación verbal, se tiene mucho para compartir. Hay que aceptar las expresiones de cariño y de solidaridad de los familiares. Tal vez se transmita más acariciando la mano o simplemente permaneciendo en silencio.

Son momentos en los que la excesiva intervención de los que lo rodean para animarlo, le dificultarán su proceso de duelo.

Negociación: ante la dificultad de afrontar la difícil realidad, mas el enojo con la gente y con Dios, surge la fase de intentar llegar a un acuerdo para superar la traumática vivencia.

Aceptación: superadas las etapas anteriores en las que pudo expresar sus sentimientos por la pérdida,  aceptará la realidad con más tranquilidad.

No hay que confundirse y creer que la aceptación es una etapa feliz; en un principio esta  desprovista de sentimientos. Comienza a experimentar una cierta paz, se puede estar bien solo o acompañado, no se tiene tanta necesidad de hablar del propio dolor,  la vida continua.

Esperanza: es la que sostiene y da fortaleza, al pensar que se puede estar mejor, comprender que el dolor tiene algún sentido; permite percibir que la vida aún nos da oportunidad para realizar algo importante y trascendente.

Buscar y encontrar una misión que cumplir es un gran estímulo que alimenta la esperanza.

Para mas orientaciones sobre este tema, lee “Mente Sanadora”

https://orientador.wordpress.com/2012/10/27/mente-sanadora-3/

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia Libre

Imágenes: Google

MENTE SANADORA

Dando continuidad al tema Mente Sanadora, vamos a considerar las siguientes estrategias para el desarrollo de una mente sana.

Revisemos otra estrategia: Supera la culpa.

Existen dos tipos de culpas. La culpa legal, y la culpa psicológica, o sentimiento de culpa.

La culpa legal, se resuelve en los tribunales; y acarrea sanciones civiles o penales; de acuerdo al estado de derecho.

Cuando una persona comete un delito, es juzgada en un tribunal, y recibe la pena correspondiente a la magnitud de la falta. Una vez cumplida la pena, se extingue la responsabilidad legal; la persona es libre, y no puede ser juzgada nuevamente por aquel delito.

La culpa psicológica se procesa en la mente. La denominaremos, sentimiento de culpa.

Esta emoción está centrada en el pasado, es originada por hechos, u omisiones que consideramos errados, y es propia de personas que tienden a vivir en el pasado. Mediante el sentimiento de culpa, nos castigamos, mentalmente, por los hechos u omisiones erradas del pasado. Se procesa mediante un círculo vicioso; este funciona de la siguiente manera:

Primero: Se piensa en el hecho, u omisión errada

Segundo: Aparece el sentimiento de culpa

Tercero: Se otorga el castigo por error cometido

Cuarto: Se obtiene expiación, liberación de la culpa

En el tercer paso del proceso, “el castigo”, se concede mediante dolores de cabeza, tristeza, remordimiento, depresión, entre otros.

Este mecanismo en nada nos ayuda a resolver el sentimiento de culpa; por el contrario lo que hace es perpetrarlo; porque no resuelve el sentimiento de culpa, al contrario, lo mantiene.

Mediante este mecanismo, usted se castiga indefinidamente por el mismo error u omisión.

¿Qué hacer para liberarnos del sentimiento de culpa?

Primero: Reconozca el error, u omisión; acéptelo

Segundo: Piense que usted no es infalible, que puede errar

Tercero: Pida perdón a la persona a quien le hizo daño, si fuere el caso

Cuarto: Perdónese usted mismo

Quinto: Libérese de la culpa

La próxima vez evoque error u omisión, o alguien se lo recuerde; considérese perdonado, libre de culpa. No siga el juego, no caiga en el círculo vicioso.

Es importante tomar conciencia de que el hecho, o circunstancia, por la cual aparece el sentimiento de culpa, no existe en la realidad. Existe solo en su mente, por cuanto es un hecho pasado. Es decir, usted está experimentando una sensación de dolor, vergüenza, culpa, por algo que no existe, sino en su mente.

Por otra parte, es posible que la persona ofendida, o agraviada, ya lo haya perdonado, y olvidado el hecho.

Ahora, si se siente culpable por algo que no hizo, perdonase, y punto final.

Así que libérese del sentimiento de culpa, y siga experimentando hoy, la belleza de vivir el presente. Algo constructivo que puede hacer sobre su pasado, es no volver a cometer el mismo error; ha obtenido aprendizaje; de manera dolorosa, pero aprendizaje al fin.

Tomemos nota de otra estrategia: enfrenta la ansiedad.

La ansiedad, es una emoción orientada hacia el futuro; es la sensación de angustia por las cosas que ocurrirán en el porvenir. Está íntimamente ligada a la preocupación.

La ansiedad tiene su origen en la preocupación por las cosas que pueden ocurrir en el futuro.

Hay que reconocer que el futuro es incierto. Aun cuando hay mecanismos, y formulas para predecir la ocurrencia de ciertos hechos, es imposible predecir con exactitud lo que sucederá dentro de cinco años.

En el mundo de la astronomía, se puede predecir con exactitud la posición de un planeta en un momento determinado. No ocurre así, con los fenómenos sociales, y menos aun en relación con nuestra vida.

Cuando usted se preocupa por el futuro, y siente ansiedad, está experimentando una emoción por algo que no existe, sino en su mente. Semejante a la culpa, pero de orientación diferente; aquella al pasado, la ansiedad hacia el futuro.

¿Cómo puede vencer la ansiedad?

Actuando hoy, sobre aquellas cosas en las que usted puede intervenir, y tener fe en que el futuro es promisor; esperanza en que las cosas irán bien.

¿Recuerda la fabula de la hormiga y la cigarra? La hormiga estaba consciente de que se aproximaba el invierno, por lo cual tenía que hacer previsiones para ese porvenir, ocuparse en almacenar alimentos. Habría sido inútil que la hormiga se preocupara y estuviera ansiosa por la llegada del invierno, y no almacenara alimentos.

La moraleja es que la ocupación, es un antídoto contra la preocupación.

Usted tiene un proyecto para el futuro. No se preocupe por ese proyecto, ocúpese cada día en los pasos requeridos para hacerle realidad.

Continúa…

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia Libre

Imágenes Google

Material usado con fines de orientación; sin propósitos de lucro.

PARA VIVIR SIN CULPA

Durante estos días, cuando iniciamos un nuevo año, es frecuente que reflexionemos sobre el tiempo.

Un escritor bíblico en el libro de Eclesiastés afirma que “…todo tiene su tiempo, y todo lo que se hace debajo del sol tiene su hora…”.

Tal afirmación nos recuerda una gran verdad. El tiempo es un factor muy importante en nuestra vida.

Al revisar lo que para nosotros significa el tiempo, notaremos el peso y la importancia que le asignamos al mismo.

Ahora bien, ¿Que es el tiempo?

La definición más sencilla es: una sucesión infinita de pequeños momentos, de instantes. Es decir, el tiempo como entidad no existe. Lo que existe y se denomina tiempo, son los diversos acontecimientos de la vida; sean estos personales sociales o universales.

El tiempo lo que mide es la distancia y la velocidad entre dos sucesos. De ahi surge lo que se conoce como pasado, presente y un futuro.

La edad que usted tiene en este momento, no es más que el tiempo transcurrido desde que nació, hasta este preciso instante que lee esta nota. Fijese entonces que su vida es una sucesión infinita de pequeños momentos.

¿Cuales son esos pequeños momentos?

Son los que denominamos presente, y que muy poca importancia le asignamos. 

Por un instante reflexione. ¿Cuanto tiempo tarda su presente?

Se da cuenta… su presente es infimo, una pequeña fracción de eso que denomimamos tiempo.

Observe lo que generalmente sucede a las personas con el manejo, o administración del tiempo.

Imagine que esta en su sitio preferido, al que se escapa cuando quiere descansar. Esta allí descansando deliciosamente; repentinamente sus pensamientos se disocian de aquel encantador lugar, y se escapan hacia un pequeño asunto que necesita resolver. Su mente trabaja en algo que necesita realizar el día siguiente, por ejemplo. Pasa el día en aquel lugar en el que le encanta descansar, pero asombrosamente no disfrutó el paisaje, los colores, la acariciante brisa, la belleza de la naturaleza, ni si queira la persona que le acompañó.

Usted no estaba disfrutando el presente, sino que se embarcó en una capsula del tiempo y se sumergió en un mañana, que no existe sino en su mente.

Este es uno de los grandes problemas de la condición humana, tenemos la capacidad de disociarnos en el tiempo, para sentirnos culpables por el pasado; o preocupados por el futuro.

Piense en lo más horrible que usted haya vivido. Eso le averguenza, le atormenta, le duele, le hace sentir culpable, y miles de emociones negativas más. Pero sabe una cosa, eso que usted vivió es pasado, no existe sino en su mente. Claro y en la mente de los demás, y eso le incomoda.

¿Qué puede hacer usted para enmendar el pasado? Nada. Usted no puede retrotraer el tiempo y evitar lo que sea que usted experimentó. Ahora usted puede accionar en el presente para corregir, si es necesario, pero fundamentalmente, usted necesita accionar para vivir, para disfrutar el presente.

Puede que usted se preocupa mucho por el futuro. Esa preocupación le genera ansiedad.

La culpa y la preocupación son las dos caras de una misma moneda.

Desperdiciamos el tiempo culpandonos por lo pasado, o preocupandonos por el porvenir.

Por lo cual no vivimos el presente.

Mientras usted lee esta nota, va siguiendo las ideas expuestas. Las acepta o rechaza. Al mismo tiempo su mente divaga alrededor de otras cosas, las cuales posiblemente le son importantes.

Su mente viaja continuamente hacia el pasado, al futuro, o al presente.

Ahora tomese un instante. Escuche los sonidos a su alrededor, sienta el mueble sobre el que deja reposar su cuerpo mientras esta frente a su monitor; más aun perciba los latidos de su corazón, el acompasado ritmo respiratorio. Coloque los dos pies sobre el piso, mantengase sentado, ponga las dos manos sobre sus rodillas y respire lentamente. Inhale, exhale unos segundos. Trate de poner la mente en blanco.

Lo que hemos tratado de hacer es vivir el presente.

Vivir el presente no es facil porque nos han enseñado a soportar la carga de lo pasado, y preocuparnos por el porvenir.

El asunto no es olvidar el pasado. El pasado en nuestra historia, allí esta lo vivido, lo aprendido, la experiencia. El problema es que lo que más nos pesa del pasado son los errores, lo negativo; por lo que minimizamos las cosas buenas experimentadas.

Un buen consejo es que del pasado tomemos los aprendizajes, la experiencia, los conocimientos adquiridos. Es lo que realmente nos queda. Los momentos gratos o ingratos no existen. Para que lamentarse por algo que no existe.

Lo importante es asumir el presente, consciente de que es muy breve; y con el construir nuestro futuro; porque no es preocuparse sino ocuparse.

A usted le preocupa su seguridad futura, igual que a todo el mundo. Para asegurar ese futuro hay que ocuparse hoy. Obteniendo una profesión, mejorando el negocio; o emprendiendo alguno. El asunto es poner las bases hoy para asegurar el porvenir.

Necesitamos aprender a vivir el presente.

Si eso podemos hacer, le aseguro plena felicidad.

Uno dice en esta época Feliz Año…

Yo le deseo… Feliz cada instante de este año…