EN VENEZUELA NO HAY CRISIS, SE IMPONE UN SISTEMA

Las expectativas sobre lo que sucederá durante el 2017 en Venezuela son cada vez peores, se pensaba haber llegado al fondo, sin embargo la realidad indica que aún se desciende hacia aquel incierto lugar. Persiste una situación desesperada y desesperanzadora.

Resultado de imagen para crisis venezolana

Los expertos han hecho muchos análisis sobre el origen de tal caótica situación, y se ha planteado innumerables estrategias sobre cómo abordar y resolver esta crisis horrorosa.

El pueblo de Dios, inmerso en el caos, no cesa de elevar plegarias y hacer llamados para clamar por una intervención Divina que resuelva este estado de cosas. Los templos, y las redes sociales son escenarios de tales llamados pidiendo acción a Dios.

Surgen preguntas: ¿Por qué Dios permite este estado de cosas? ¿Por qué no interviene y pone orden en Venezuela? ¿Por qué no responde el clamor de sus hijos? Seguramente tienes más interrogantes apreciado lector. Muchas preguntas, pocas respuestas.

Vamos a situar la crisis venezolana en su contexto real.

Lo que nosotros llamamos crisis en realidad es la aplicación de un sistema ideológico denominado Socialismo del Siglo XXI, cuyo objeto es establecer una economía tal y como la estamos experimentando. Un capitalismo de Estado, donde éste tiene el control absoluto del aparato productivo. Es decir, no hay empresa privada, no hay libre oferta y demanda. Se eliminan las clases, para igualarlas. De ahí el acoso a la clase media para establecer una igualdad con la denominada desposeída. En sencillas palabras el partido de gobierno se ha propuesto establecer en Venezuela el sistema comunista, inspirado en los ideales marxistas. Esa es la realidad.

Resultado de imagen para socialismo del siglo xxi

Lo que denominamos crisis es el exitoso avance a ese sistema de gobierno. Ahora esto no se ha hecho a espaldas del pueblo. Desde el principio los impulsores del Socialismo del Siglo XXI han declarado honestos, francos, diáfanos cuales son sus propósitos. Y ellos tienen el derecho moral y constitucional para hacerlo.

El sistema comunista que se establece en Venezuela no ha llegado en forma impuesta, ni de manera engañosa, como ha sucedido en otros países, que se establece mediante un golpe de estado, o como resultado de una guerra. En Venezuela el Socialismo del Siglo XXI llega gracias a los votos del pueblo, que es su aval para mantenerse en el poder. El actual presidente no lo es porque él se impuso, ni dio un golpe. Obtuvo la presidencia con el voto de la mayoría del pueblo venezolano. Aun cuando se piense que hubo fraude, recuerde que la oposición tuvo representación en todas y cada una de las mesas electorales, así que si hubo fraude, entonces ese fraude fue avalado por los testigos de mesa.

Quienes hemos sido parte de la maquinaria electoral sabemos que luego de cerradas las urnas, se sellan a la vista de todos los presentes, y luego el 51% de las urnas se eligen para abrirlas en presencia de los testigos y se cuenta cada voto emitido. El fraude siempre es posible pero necesariamente es conocido y aceptado por los dirigentes de la oposición, que en el peor de los casos son cómplices entonces.

Hago estas reflexiones para insistir que el Socialismo del Siglo XXI se impone porque una mayoría lo avala con sus votos.

Ahora analicemos la realidad de la oposición y de la sociedad civil.

Como hemos observado, los voceros de estos sectores se han enfrascado en la solución electoral, apostando a que mediante el Revocatorio, o las elecciones del 2019 van a obtener el poder, ya que la crisis económica les regalará a Miraflores. Están equivocados en sus percepciones, la crisis venezolana se vive en la clase media que progresivamente pierde su estatus, sus bien ganados logros. Las clases populares no viven la crisis porque a ellas les fue negado por muchos años las bondades de los recursos que muy pocos disfrutaron.

Las clases populares de vivir en ranchos marginales y sin empleo, pasaron a vivir en urbanizaciones con todos los servicios públicos, y reciben subsidios del Estado. Es cierto que muchos hacen largas colas para obtener productos regulados; pero es que antes ni siquiera podían hacerlas porque no contaban con recursos para adquirirlos. Evocamos tiempos de hace más de veinte años.

Esa inmensa mayoría de venezolanos que jamás tuvo una 4×4, ni televisores planos, ni electrodomésticos digitales, ni tuvieron tarjetas de crédito y no recibieron dólares preferenciales, ni viajaron al exterior, entre otras muchas otras bondades vividas por la clase media; a ellos no les alcanza esa crisis.

Esa inmensa mayoría, que según algunos supera el 50% de la población, no va a estar dispuesta a perder sus beneficios, se llame “clap”, “subsidio”, “Misión Sucre”, “Barrio Adentro”, o cualquier otro programa del gobierno para asistir a la clase popular,  para votar por líderes emblemáticos de la “Cuarta República”, quienes precisamente fueron quienes les negaron por años, según el discurso del gobierno, las bondades que se vivió en los mejores momentos de la “Venezuela saudita”.

La solución pasa por lo electoral, pero previamente hay que educar a la población en lo que realmente significa el Socialismo del Siglo XXI; y más que eso, proponer un programa de relanzamiento de la clase popular, para erradicar la pobreza en Venezuela. Pero no aplicando las medidas económicas propuestas hasta hoy: promover la reactivación económica mediante liberar el dólar, liberar los intereses, liberar los precios, congelar los salarios. La cuarta república en su peor expresión.

Es cierto que aquellas medidas son necesarias, y han dado resultados positivos en otros países, pero ese “capitalismo salvaje” como se le denomina, debe ser aplicado estableciendo simultáneamente medidas de acompañamiento a las clases populares para evitar que nuevamente sean marginadas. Eso se llama justicia social, y distribución equitativa de los recursos del país. Y ese es precisamente el reclamo Divino a los líderes de Israel en Miqueas 2:1 y siguientes; mismo para los de Venezuela del gobierno, tanto como a los de la oposición.

¿Por qué ha calado en el corazón de muchos venezolanos aquello de que “El petróleo ahora es nuestro”? No es casual que exista PDVal, PDVgas comunal, PETROcasa, la gente piensa que el petróleo llega a su casa por intermedio de aquellas empresas. Tú dices que eso es populismo, pero para la gente del barrio es una bendición dada por el comandante eterno.

Imagen relacionada

Fui invitado a la promoción de un grupo de estudiantes de la Misión Sucre, pidieron les transmitiera un mensaje en aquel inolvidable acto para los graduandos. Toma la palabra uno de los felices participantes del evento y expresa: “Le doy gracias a Dios, y a mi Comandante Chávez, porque hoy obtengo el título de licenciado en educación”. El jamás pudo acceder a la universidad pública, por los motivos que sean, pero hubo alguien que le llevó la universidad a su barrio y pudo estudiar educación superior. Se burlan de la Misión Sucre, quienes estudiaron en ella la admiran y defienden; proponga quitar ese programa a las clases beneficiadas con él para que compruebe el sentir de la gente.

El proyecto de país para resolver la crisis necesariamente debe contener una sólida base de justicia social, y distribución equitativa de la riqueza del país. Que no se quede más en el 10% de la población, que beneficie al 100%. Y ello requiere un cambio de actitud en la dirigencia venezolana.

Revisemos lo que sucede en el marco del pueblo de Dios.

Lo primero que necesitamos aclarar es que Venezuela no es pueblo de Dios, tal y como lo es Israel. Hago esta aclaratoria, para evitar el error de aplicar a la Nación Venezolana mensajes dirigidos al pueblo de Dios. En Venezuela hay una parte de la población que se denomina pueblo de Dios, y otra que no lo es.

¿Cuál es el pueblo de Dios en Venezuela? Todos los que profesan la fe en Jesucristo; a ellos se les denomina “hijos de Dios”,  y quienes son israelitas, es decir descendientes de Israel, que son el pueblo de Dios, así se declara en la Biblia, Juan 1:12, y Éxodo 6:6-7.

¿Qué está ocurriendo en Venezuela? Que quienes gobiernan no representan valores y creencias propias del pueblo de Dios. Persiguen el bienestar de la población, y justicia social, pero con base a doctrinas inspiradas en filosofías ateas, y humanistas materialistas, enmarcadas en lo que se denomina marxismo. Con el agregado de creencias religiosas inclinadas al espiritismo y sus derivados.

Quienes están en el poder profesan doctrinas ateas, mezcladas con prácticas religiosas heredadas de Babilonia. Ello no es reprochable en el marco Constitucional que permite la libertad de conciencia, y libertad de cultos.

¿Por qué entonces estamos en crisis? No existe una crisis nacional, la misma se vive en un sector de la población; ya que el gobierno está imponiendo su sistema político ya antes mencionado, con el aval, al menos electoral, de la mayoría.

Quién está en crisis es el pueblo de Dios, que no ha tomado conciencia de lo que sucede y no ha optado por la conducta inspirada en su norma de fe, la Palabra de Dios. El profeta se lamenta al proclamar la palabra de Dios: “Mi pueblo perece porque le faltó conocimiento”, Oseas 4:6.

Y este es el real problema de Venezuela: al pueblo de Dios venezolano le falta conocimiento, por lo cual perece y el País con él. ¿En que se basa esta afirmación? En el proceder de la población.

Anteriormente se hizo un somero análisis del proyecto de País impulsado conforme al Socialismo del Siglo XXI, y las doctrinas que le sustentan. Entonces es lógico y natural que un marxista, socialista, comunista, ateo, materialista, o revolucionario vote y sostenga ese proyecto político.

¿Lo es para un integrante del pueblo de Dios? Aquí estriba el problema, hay una ignorancia, en dos sentidos: O se ignora los fundamentos del Socialismo del Siglo XXI; o se ignora la Palabra; y cualquiera que sea es deplorable, y causa del estado de cosas en el País.

Imagen relacionada

Los líderes religiosos, los ministros de Dios tienen su cuota de responsabilidad ante la realidad del país; unos porque apoyan al actual sistema; y otros porque no orientan palabra en mano a sus congregaciones; alertándoles sobre las verdaderas causas de la situación venezolana.

En una reunión de pastores convocada para orar por la crísis venezolana, expresé sin ánimo de ofender que un cristiano no puede apoyar a un sistema sustentado en el marxismo, que por definición es ateo y materialista; y que practica ritos paganos. Luego del acto, un pastor presente en el mismo manifestó que yo era “escualido”, es decir un “opositor al gobierno”. Sentí un profundo pesar por aquel ministro y la congregación a la que sirve por su ignorancia. Ingora lo que es el marxismo, y sus bases doctrinales; ignora las consecuencias de practicar ritos paganos; e ignora lo que afirma la Palabra de Dios. Y todo eso es fatal. Y no soy “escualido” en ninguna de sus acepciones.

Ahondando en el análisis, diagnosticamos que ni siquiera es el actual sistema quien es responsable de la crisis venezolana. Es una profunda crisis espiritual, en la que se ha cedido territorio a lo que en Efesios 6:12, se denomina huestes de maldad:

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Y el territorio cedido no es el Socialismo del Siglo XXI, que es un efecto, la causa es que el pueblo de Dios no esta  cumpliendo su alta misión de ser “la sal de la tierra”, “la luz del mundo”; preservar la tierra, e iluminar al mundo; todo ello con la proclamación de la Palabra de Dios, con el poder del Espíritu Santo.

La Biblia es clara en ello. Uno de los efectos del evangelio cuando impacta a las personas es que produce profundas transformaciones en sus vidas; y ello genera cambios en sus entornos. Es por ello que a medida que el evangelio avanza extendiendo el Reino de los Cielos, el reino de las tinieblas pierde territorio.

Esto sucede en el mundo actual, pero en Venezuela la situación es dramática. Nunca la población venezolana ha sido impactada con el efecto transformador del Evangelio del Reino. Se han hecho grandes esfuerzos para captar “almas”, y muy poco para transformar aquellas en verdaderos discípulos de Jesucristo que conozcan la Palabra, la comprendan y la vivan.

Toda persona que conozca medianamente la Biblia, la historia del pueblo de Israel, y la de la Iglesia sabe que las grandes reformas de la Iglesia, los grandes avivamientos de los pueblos tienen origen en el estudio y puesta en práctica de la Palabra. Ocurrió en tiempos del rey Josías, 2 Reyes capítulos 22 y 23; en los tiempos de Esdras y Nehemías, como en los de Lutero.

¿Cómo superar la crisis? La respuesta se encuentra en la Palabra, la Biblia. Búscala y practícala.

Fuente:

NO ES SUFICIENTE ORAR PARA SALIR DE LA CRISIS VENEZOLANA

A medida que se agrava la crisis venezolana, igualmente se intensifica el llamado a orar por Venezuela, convencidos del poder de esta devoción espiritual, y porque en la Biblia se reitera la necesidad de hacerlo. Así leemos en Jeremías 33:3: “Clama a mí, y te responderé…”. Un clamor que active el poder de Dios, como refiere la segunda parte del texto antes mencionado: “y te mostraré cosas grandes y ocultas que tu no conoces.”

¿Cómo se activa el poder de Dios? La Biblia nos enseña cómo. Un texto que por lo general se usa para orar por Venezuela es 2 Crónicas 7:14:

14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

El texto destaca como se activa el poder perdonador y sanador de Dios: convertirse de los malos caminos. Pero al utilizar estas palabras para clamar por Venezuela, es conveniente interpretarlas correctamente.

En primer lugar revisemos las circunstancias en las cuales fue pronunciado. Es un momento de gran entusiasmo en Jerusalén, Salomón acaba de culminar la construcción del Templo, que inaugura con una gran celebración la cual dura siete días. El octavo le dedica con gran solemnidad, elevando a Jehová una fervorosa y conmovedora oración, contenida en 2 Crónicas 6:1-42; oída la cual, Dios responde a través de un sueño y le comunica tales palabras, que forman parte del Pacto de Dios con Salomón, pero las mismas están acompañadas de otros conceptos, leamos:

12 Y apareció Jehová a Salomón de noche, y le dijo: Yo he oído tu oración, y he elegido para mí este lugar por casa de sacrificio. 13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 15 Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; 16 porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre. 17 Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, e hicieres todas las cosas que yo te he mandado, y guardares mis estatutos y mis decretos, 18 yo confirmaré el trono de tu reino, como pacté con David tu padre, diciendo: No te faltará varón que gobierne en Israel.

Como puedes notar, es Dios quien habla con Salomón mediante un sueño, en el que revela su agrado por el gesto del recordado Monarca, y declara algunas maravillosas promesas. Entre las muchas allí contenidas, consideremos la referida al clamor del pueblo:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Algo que resalta, se destaca en el texto, es que las crisis futuras de la Nación de Israel, indicada en la figura de sequía y plagas, es la consecuencia por el pecado del pueblo. Y que para erradicar aquellos males, no solo es necesario orar, clamar, y humillarse; la clave es “se convirtieren de sus malos caminos”.

Para aplicar este texto a Venezuela, o a cualquier país del mundo, es necesario tener presente algunas realidades. He aquí alguna de ellas.

El texto es dirigido directamente a la Nación de Israel, destacado en la expresión “Mi Pueblo”. En el universo, la única Nación que puede ostentar este título es Israel, reiteramos como Nación, ya que “pueblo de Dios” hay regado por todo el mundo, y muchas Naciones poseen una población mayoritaria de hijos de Dios, más no pueden asumir tal designación.

Entonces, la expresión “mi pueblo”, cuando se trata de un país como Venezuela, se refiere a la parte de la población que es pueblo de Dios por ser descendientes directos de Abraham, por vía de Isaac, y a los prosélitos que han abrazado la Ley de Moisés; o a los “adoptados”, por vía de la fe en  Cristo, tal y como expresa Juan 1:12.

A este pueblo, a los israelitas y sus prosélitos, y a los cristianos venezolanos es que se pide “convertirse de sus malos caminos”. ¿Cuáles son los malos caminos a que se refiere el texto? Se refiere a los pecados que como pueblo se practican, desatendiendo las demandas divinas. En  artículo anterior, de este mismo sitio: “Mi pueblo pereció porque le faltó conocimiento” se aborda este aspecto, comentando las palabras del profeta Oseas, he aquí un resumen:

1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 2 Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. 3 Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.  Oseas 4:1-3.

Y por si esto fuera poco, añade:

11 Fornicación, vino y mosto quitan el juicio. 12 Mi pueblo a su ídolo de madera pregunta, y el leño le responde; porque espíritu de fornicaciones lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar. 13 Sobre las cimas de los montes sacrificaron, e incensaron sobre los collados, debajo de las encinas, álamos y olmos que tuviesen buena sombra; por tanto, vuestras hijas fornicarán, y adulterarán vuestras nueras.

En resumen los males de la Nación, de los que hay que arrepentirse son: Conducta inmoral, Injusticia, idolatría, hechicería, cultos de religiones paganas. Y esto se exige “al pueblo de Dios” no a Venezuela, por quien Dios tiene misericordia pero no es su pueblo estrictamente hablando.

Es decir, lo que Dios demanda para sanar la tierra, lo exige a su pueblo, no al Presidente de la República, ni a los demás representantes de los Órganos Poderes Públicos, ni a la Sociedad Civil Organizada, ni a las cámaras que representan a los empresarios, como tampoco a las organizaciones sindicales obreras. La demanda es para su pueblo, aquella porción de venezolanos que son sus hijos.

Entonces el llamado es para los cristianos venezolanos, y para los israelitas que viven en Venezuela. Sin ser sectarios, porque quienes no creen en Dios, ni le reconocen como Soberano, no están obligados a obedecerle, en el marco de 2 Crónicas 7:14. Para ellos el llamado está contenido en Isaías 55:6-7.

Para visualizar la situación venezolana, hagamos un paneo a lo que ocurre en el Continente. Revisemos la condición socioeconómica de los países de Norte, Centro y Suramérica; excluyamos a los Estados Unidos y a Canadá, que son naciones desarrolladas. Pasemos la mirada desde México, las Antillas, Centroamérica hasta el cono sur. ¿Cuáles son los países que resaltan por escases de alimentos, medicinas, y de servicios públicos, al borde de una crisis humanitaria? Solo tres, uno de los cuales es Venezuela, y hoy día va a la cabeza. El resto de países viven sus crisis pero no al extremo de Venezuela, Colombia por ejemplo, sufre como consecuencia de un conflicto generado por la guerrilla izquierdista y el auge del narcotráfico, pero en aquel País no existe el nivel de desabastecimiento, hambre, falta de medicinas, e ineficacia de servicios públicos, como en Venezuela.

¿Qué motiva esa crisis? Lo explica 2 Crónicas 7:14, apartarse del camino, transitar por veredas que van contra las demandas divinas. ¿Cuáles son esos caminos? Aquellos que alejan de Dios, que son repudiados en la Palabra: injusticia, idolatría, hechicería, cultos paganos, un conjunto que es abominable a Dios.

Es explicable que una persona que no sea “pueblo de Dios” practique religiones paganas, rinda culto a ídolos, y practique cultos abominables; aunque aquello es reprobado, es inaudito, inexplicable, e injustificable que quienes presumen ser hijo de Dios abracen aquellas prácticas, y además “se complacen con los que las practican.”, Romanos 1:12.

En Venezuela hay libertad de cultos, tal y como lo establece la Constitución Nacional, y cualquier persona tiene el derecho de rendir culto según su preferencia y determinación. Artículo 59 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece:

Artículo 59. El Estado garantizará la libertad de religión y de culto. Toda persona tiene derecho a profesar su fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público, mediante la enseñanza u otras prácticas, siempre que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres y al orden público. Se garantiza, así mismo, la independencia y la autonomía de las iglesias y confesiones religiosas, sin más limitaciones que las derivadas de esta Constitución y la ley. El padre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hijas reciban la educación religiosa que esté de acuerdo con sus convicciones. El padre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hijas reciban la educación religiosa, que esté de acuerdo a sus convicciones. Nadie podrá invocar creencias o disciplinas religiosas para eludir al cumplimiento de la ley ni para impedir a otro u otra el ejercicio de sus derechos.

Pero este artículo no es aplicable al pueblo de Dios, quien está llamado a rendir culto a Dios, y solamente a Él, tal y como se establece en Éxodo 20:1-7. Aunque si está llamado a respetar el derecho de los demás de practicar la religión de su preferencia.

Entonces el pueblo de Dios que habita en Venezuela, cristianos e israelitas, no pueden rendir culto a dioses ajenos, ni practicar cultos paganos, ni adoptar filosofías que contradigan la Palabra, que es abominable, ni complacerse con los que lo hacen, es decir apoyarles.

En este orden de ideas, es legítimo Constitucionalmente que un grupo de venezolanos decida establecer en la Nación el Socialismo del Siglo XXI, promover la Revolución Bolivariana, practicar cultos según sus creencias, y erigir al expresidente como su comandante eterno. Eso no es reprochable en el marco del Estado de Derecho, y según la libertad de cultos imperante en Venezuela. Es el mismo derecho que tenemos los cristianos de proclamar que Jesucristo es nuestro Señor, y los israelitas de indicar que son pueblo de Dios, descendientes de Abraham.

Pero esa libertad constitucional no le da derecho a un venezolano, que se considere pueblo de Dios, de apoyar un sistema ajeno a los principios que sustentan la fe del Nuevo Testamento, y de la Ley de Moisés. Hacerlo, trae consecuencias.

A la luz de lo anteriormente expuesto, releamos 2 Crónicas 7:13-14:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

La enseñanza es clara, hay que “convertirse de los malos caminos”, para que sean perdonados los pecados, y se resuelva la crisis. ¿Cuáles son los malos caminos? Apoyar los principios filosóficos de la Revolución Bolivariana ajenos a la Palabra de Dios: ateísmo, materialismo, ocultismo, cultos a dioses paganos, considerar a una persona su comandante eterno, desatendiendo el  Señorío de Cristo.

Sobre este último particular, reiteramos, un venezolano tiene el derecho de profesar aquello, y es legal. Pero un hijo de Dios, un venezolano que se considere hijo de Dios, no puede asumirlo porque va contra lo que establece la Palabra de Dios.

3 Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres. 4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. 5 Y amarás a Jehová tú Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Antes de las conclusiones es conveniente aclarar un aspecto, para no crear falsas interpretaciones. Cuando nos referimos a que no hay que apoyar a los principios filosóficos del Socialismo del Siglo XXI y de la Revolución Bolivariana, alguien puede interpretar que estamos llamado a volver al sistema imperante en los días previos a la Quinta República. No, ese no es nuestro llamado, la Cuarta República se desvió igualmente por los mismos senderos, y los resultados son evidentes; eso igualmente analizamos en artículos anteriores. Nuestro criterio es que la Quinta República aparece en la escena a causa del fracaso moral, y espiritual de la Cuarta.

No estamos contra la Revolución Bolivariana, ni contra el Socialismo del Siglo XXI como proyecto social y político; nuestra advertencia es la de no cultivar aquellos principios que atenten contra nuestra fe, la fe en el Dios de Abraham, los Patriarcas, Padre de nuestro Señor Jesucristo; y las demandas de la Palabra de Dios.

A todos los venezolanos, independientemente de sus creencias el llamado divino es:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Isaías 55:6-7.

Como sabemos por lo que nos relata la historia, los personajes eminentes, quienes están en el poder, necesitan hombres de Dios que les aconsejen sabiamente, y les conduzcan con la Palabra. No es cuestión de repudiarles, sino de entender que sus principios y valores son diferentes a los nuestros, y que según la demanda bíblica es urgente hacerles entender el plan de Dios para sus vidas, demostrarles que dice la Palabra: “Bienaventurada la Nación cuyo Dios es Jehová, Salmos 33:12.

He observado por las redes sociales sobre un movimiento en los Estados Unidos de Norteamérica que ha comenzado a orar por Al Qaeda, e ISIS, movimientos islámicos de gran presencia mundial. Esa actitud es la aconsejada reiteradamente en la Biblia. Los hijos de Dios en Venezuela tenemos que comenzar a clamar en la forma correcta.

ORAR POR ISIS Y ALQAEDA

Llamado de Voces de los Mártires para orar por ISIS y Alqaeda.

Igual llamado hay que hacer en Venezuela, para clamar por los promotores de la Revolución Bolivariana, y del Socialismo del Siglo XXI; tanto como por aquellos que caminan por senderos errados, y compartirles de Jesucristo a los fines de que se rindan ante Él,  y luchen para extender la paz que produce el evangelio del reino. Todos deben estar incluidos al orar por Venezuela, no condenarles, ni rechazarles, sino orar para que sean conmovidos por el mensaje del evangelio del reino.

En conclusión, dos clamores hay que elevar para superar la crisis venezolana, una acción determinante para su solución:

A los cristianos: “arrepentirse de sus malos caminos”, en caso de haberse desviado, humillarse y orar, en ese orden. Para que le sean perdonados los pecados, y la tierra sanada; según 2 Crónicas 7:14. Respecto de los gobernantes: Clamar para que se arrepientan y abandonen sus malos caminos, como expresa Jeremías 33:3. Pedir que ellos procedan tal y como declara Isaías 55:6-7.

Un gran desafío para el pueblo de Dios en Venezuela. Dios conceda discernimiento espiritual, y poder en la oración.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org,
  • Apuntes personales,
  • Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,
  • Imágenes: Google.

PERFIL DEL LIDER QUE SE NECESITA EN VENEZUELA PARA EL CAMBIO

En Venezuela hasta hoy ha faltado un liderazgo que canalice sabiamente a la población venezolana hacia la resolución definitiva de la crisis. Como se sabe, para elegir el tipo de liderazgo con las habilidades y condiciones que le permitan guiar a la gente hacia la salida de un conflicto, es imprescindible diagnosticar las causas, consecuencias, y alternativas de solución de dicho conflicto. Con este diagnóstico en manos es posible determinar quién, o quienes, son capaces de gerenciar la salida.

Partamos del diagnóstico. ¿Cuál es la crisis que se vive en Venezuela? ¿Qué la origina? ¿Cómo propiciar soluciones viables? Hay un consenso general acerca de que la crisis venezolana es un problema de valores. Eso lo hemos analizado en escritos anteriores.

¿Qué entendemos por crisis de valores? ¿Qué significamos cuando decimos que en Venezuela hay crisis de valores?

Saca tus propias conclusiones. ¿Qué es “valor”?

Se considera “Valor” a aquellas cualidades o características de las personas, o de las instituciones, seleccionadas de manera libre, consciente, que sirven para orientar los comportamientos y acciones en la satisfacción de sus necesidades. Los Valores son guías que orientan la conducta y la vida de cada individuo, de cada grupo social.

El valor se refiere a una excelencia, a una perfección. Por ejemplo, se considera un valor decir la verdad y ser honesto; ser sincero en vez de ser falso; es más valioso trabajar que robar. La práctica del valor desarrolla la excelencia personal, mientras que el contravalor lo despoja de esa cualidad.

Desde un punto de vista socio-educativo, los valores son pautas que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dirigen la conducta, la vida de cada individuo y de cada grupo social. La sociedad exige un comportamiento digno en todos los que participan de ella, cada persona se convierte en un promotor de Valores por la manera en que vive y se conduce.

De los párrafos anteriores puedes obtener tus conclusiones acerca de la crisis venezolana; seguramente has concluido que ciertamente es un problema de valores, de no alinear la vida conforme a las excelencias que hemos asumido como valores: la honestidad, la justicia, equidad, responsabilidad, amor al trabajo, cooperación, entre otros muchos.

¿Cómo hemos adquirido esos valores? Al adoptar la fe cristiana como estilo de vida. Por vía de la Iglesia Católica, que agrupa la mayoría de venezolanos; o por las Iglesias Evangélica que hacen vida en el País. Significa esto que cerca de un ochenta por ciento (80%) de la población venezolana es cristiana, siendo como se dijo la Iglesia Católica mayoritaria.

Si estás de acuerdo con esta línea de pensamiento, entonces ya tienes una conclusión, que la crisis de valores nace en una crisis de fe en los que practican el cristianismo.

Digámoslo de otro modo, la crisis venezolana es porque los cristianos no practican los valores que profesan. Y cuando nos referimos a cristianos, no hacemos diferencia entre católicos y evangélicos, ya que por definición de principios, ambos grupos son cristianos. O al menos así se definen.

Vista la situación de esta manera, gerenciar la crisis venezolana, liderizar los cambios requeridos va más allá de lo económico, constitucional o político.

Veámoslo así:

La crisis no es por falta de recursos financieros porque Venezuela cuenta con ilimitados recursos naturales, como para convertirla en potencia mundial; ni es por una legislación deficiente porque se posee una Constitución que garantiza los derechos a la población, y códigos de procedimientos bien articulados para mantener los procedimientos encausados a producir sentencias con equidad y justicia; no es político debido a que se permite la organización y funcionamiento de agrupaciones con tales fines, se han realizado actos electorales con frecuencia durante los últimos años, y en los actuales momentos se debate la posibilidad de otros más.

Con base a lo anterior nos preguntamos. ¿Cómo gerenciar la crisis venezolana?

Entonces, como la crisis venezolana es de valores, hay que conducir a los venezolanos a un reencuentro con su fe, con su identidad, con sus valores. Y eso lo puede hacer una persona, o personas, consustanciada, comprometida, practicante de la fe cristiana. De la fe enraizada en la Biblia, la Palabra de Dios.

La Biblia ofrece detalles de cómo líderes conscientes de su rol condujeron a pueblos en crisis más severas que las vividas en Venezuela, y las superaron. Pero los líderes que muestra la Biblia son diferentes a los nuestros. No estaban buscando las posiciones que alcanzaron, ni fueron aceptados en principio por las gentes. Muchos se resistieron al llamado a ser líderes porque tenían otras prioridades.

Un personaje que propició una profunda renovación en el pueblo, tal y como lo relata la Biblia es Josías. Un joven rey de Israel. La nación de Israel vivía una crisis de valores de proporciones inauditas. Una imagen refleja esta realidad:

1 De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años; el nombre de su madre fue Hepsiba. 2 E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, según las abominaciones de las naciones que Jehová había echado de delante de los hijos de Israel.  3 Porque volvió a edificar los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a Baal, e hizo una imagen de Asera, como había hecho Acab rey de Israel; y adoró a todo el ejército de los cielos, y rindió culto a aquellas cosas. 4 Asimismo edificó altares en la casa de Jehová, de la cual Jehová había dicho: Yo pondré mi nombre en Jerusalén. 5 Y edificó altares para todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa de Jehová. 6 Y pasó a su hijo por fuego, y se dio a observar los tiempos, y fue agorero, e instituyó encantadores y adivinos, multiplicando así el hacer lo malo ante los ojos de Jehová, para provocarlo a ira. 7 Y puso una imagen de Asera que él había hecho, en la casa de la cual Jehová había dicho a David y a Salomón su hijo: Yo pondré mi nombre para siempre en esta casa, y en Jerusalén, a la cual escogí de todas las tribus de Israel; 2 Reyes 21:1-7.

Baal

Israel atravesaba una de sus peores crisis de valores, debido a que había dado la espalda a Dios, rindiendo culto a dioses ajenos, y practicando ritos abominables. Ante este cuadro horroroso, surge la figura del rey Josías, del cual se dice:

1Cuando Josías comenzó a reinar era de ocho años, y reinó en Jerusalén treinta y un años. El nombre de su madre fue Jedida hija de Adaía, de Boscat. 2 E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda. 2 Reyes 22:1-2.

A los dieciocho años, movidos por la piedad inculcada por su madre, y consejeros del reino, decide reparar el templo que estaba en ruinas. En el proceso de remodelación encuentran entre las ruinas el Libro de la Ley, el cual es llevado de inmediato al monarca. Este pide le sea leído y cuando escucha las demandas de Jehová, y se da cuenta, toma conciencia, de que sus caminos no se ajustan a lo que pide Dios se conmueve intensamente, y pide dirección para enmendar. Observa el resultado:

16 Así dijo Jehová: He aquí yo traigo sobre este lugar, y sobre los que en él moran, todo el mal de que habla este libro que ha leído el rey de Judá; 17 por cuanto me dejaron a mí, y quemaron incienso a dioses ajenos, provocándome a ira con toda la obra de sus manos; mi ira se ha encendido contra este lugar, y no se apagará. 18 Mas al rey de Judá que os ha enviado para que preguntaseis a Jehová, diréis así: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Por cuanto oíste las palabras del libro, 19 y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar y contra sus moradores, que vendrán a ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová. 20 Por tanto, he aquí yo te recogeré con tus padres, y serás llevado a tu sepulcro en paz, y no verán tus ojos todo el mal que yo traigo sobre este lugar. Y ellos dieron al rey la respuesta. 2 Reyes 22:16-20.

Luego de esto, el rey decide convocar a la Nación para que retorne a Dios, hecho que propició una renovación espiritual entre los hijos de Israel. Nota lo que hace Josías:

1 Entonces el rey mandó reunir con él a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. 2 Y subió el rey a la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las palabras del libro del pacto que había sido hallado en la casa de Jehová. 3 Y poniéndose el rey en pie junto a la columna, hizo pacto delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto. 2 Reyes 23:1-3.

El relato continúa detallando las acciones del rey, y el resultado de sus reformas. Mira lo que de Josías se dice:

25 No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él nació otro igual. 2 Reyes 23:25.

Las crisis de fe, las crisis de valores pueden ser resueltas por hombres conscientes de su realidad, y temerosos de Dios. Personas capaces de romper con el estatus quo, la realidad imperante; romper los paradigmas, los modelos paganos impuestos; hacer un llamado para retornar a los valores, la fe, los principios contenidos en la Biblia, la Palabra de Dios.

Esa persona existe ya, Dios la ha venido forjando, preparando para que asuma la renovación de Venezuela. Así como cultivó a José desde la cisterna hasta el palacio de Faraón, pasando por la esclavitud, la injusticia, la cárcel; como a Moisés que le sacó del palacio de Faraón y le llevó al exilio, a pastorear ovejas por el desierto; como Pablo, con quien tuvo un encuentro camino a Damasco, y le cegó temporalmente para abrir su visión espiritual; esa persona va a propiciar un reencuentro con la fe ancestral de los cristianos venezolanos, un reimpulso de los valores característicos de nuestra cultura.

Esa persona va a convocar al pueblo de Dios para acometer las reformas anheladas y urgentes.

En esto Dios da sorpresas. Elige en los lugares insospechados. A un rey de Israel, detrás de un rebaño de ovejas, del cual ni fu propia familia lo valoraba para tal fin, el ilustre Rey David; 1 Samuel 16:1-13; a una heroína en el harén de un rey Persa; Ester 4:10-17; a un enemigo de la fe, para convertirle en apóstol de los gentiles, Pablo, Hechos 22:1-11.

La persona elegida es temerosa de Dios, que cultiva y practica los valores, principios, y normas inspirados en su Palabra; alguien capaz de convocar y conducir una verdadera renovación espiritual y moral en Venezuela.

Tal vez tu estas en ese plan divino. Dice Jehová, nuestro Dios:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;

Sí, Señor, hazlo pronto.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway,
  • Definiciones y datos históricos: Wikipedia, la enciclopedia libre,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

 

ESTRATEGIA BÍBLICA PARA SUPERAR LA CRISIS EN VENEZUELA

La situación cada vez más crítica que se vive en Venezuela somete a la población a carencias en el orden alimenticio, medicinal y de seguridad, los más graves por ser necesidades básicas; y en los demás aspectos que forman parte de la cotidianidad.

Es tan desesperante hacer interminables filas ante un expendio de alimentos para adquirir una pequeña porción de harina de maíz precocida, un rollo de papel sanitario y un enlatado, atún por ejemplo. Que no basta para cubrir las necesidades de una familia mediana.

Ante tal desastre, se impone establecer algunas formas creativas para minimizar y hasta superar la crisis sacando algo positivo de la misma.

En todo esto hay un gran aprendizaje.

Hay que cambiar el estilo de vida.

¿Qué se puede hacer para superar esta crisis?

La Biblia ofrece algunas recomendaciones que adoptándolas redundará en impresionantes resultados altamente beneficiosos.

Tomemos nota de algunos.

En el orden alimenticio.

Como sabemos, se requiere ingerir porciones equilibradas de proteínas, grasas y azucares; los recordados prótidos, lípidos y glúcidos, para una alimentación sana.

¿De dónde podemos obtener esos alimentos?

Las sociedades industrializadas progresivamente han sido encaminadas al consumo, al pragmatismo y a la vida fácil. Por ello los hábitos alimenticios son canalizados al consumo de enlatados, comidas rápidas, carnes y sus derivados, así como productos lácteos. Los cuales no aportan los nutrientes requeridos en la dieta diaria, con el agravante de que contienen productos químicos nocivos para la salud.

¿Qué dieta recomienda la Biblia? Lee Génesis 1:29.

“Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.”

Dios recomienda comer vegetales, porque éstos proveen todos los nutrientes requeridos para una buena alimentación; aportan proteínas, azucares y grasas.

Daniel en el cautiverio practico esta dieta, con resultados impresionantes, Daniel 1:11-15:

11 Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: 12 Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. 13 Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas.14 Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. 15 Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey.

No se trata de que te conviertas en “vegetariano”, ya que muchos practican esa disciplina alimenticia por razones religiosas, inspiradas en filosofías orientales.

Revisa el valor alimenticio y los aportes nutritivos de los granos, semillas, raíces, tallos, hojas, frutos de los vegetales para que comprendas el por qué se sugiere aquella dieta en Génesis.

Tomemos como ejemplo el mango.

Observa lo que te aportan 100 gramos de esa deliciosa fruta:

  • 55 calorías.
  • Hidratos de carbono: 13 gramos.
  • Proteínas: 0,5 gramos.
  • Grasas: 0,4 gramos.
  • Fibra: 1,7 gramos.
  • Vitaminas: B1, B2, B3, C y E.
  • Minerales: calcio, hierro, fósforo y sodio.

Es decir, si durante toda tu vida solo comieses mango, tendrías una dieta balanceada. Un mango pesa entre 250 y 750 gramos, dependiendo de su clase. Por ese motivo, en la época de mangos es cuando mejor se alimentan muchos niños.

Observa los beneficios del Brócoli crudo. Cada 100g te aportan:

  • Calorías: 28 calorías
  • Agua: 69g
  • Proteínas:2.98g
  • Lípidos: 0.35g
  • Ceniza: 0.92g
  • Hidratos de Carbono 5.24g.

Además:

  • Calcio: 48mg
  • Hierro: 0.88mg
  • Magnesio: 25mg
  • Fósforo: 66mg
  • Potasio: 325mg
  • Sodio: 27mg
  • Zinc: 0.4mg
  • Cobre: 0.045mg
  • Manganeso: 0.229mg
  • Selenio: 0.003mg

Revisa el valor nutricional de los vegetales, hortalizas, legumbres, semillas de algunas plantas para que compruebes que alimentándote de ellas tendrás una sana alimentación. Hay muchas páginas destinadas a dar información al respecto, y a orientarte como preparar los alimentos para que sean deliciosos.

En el orden medicinal.

La carencia de algunos medicamentos igualmente te afecta. Sin embargo a tu alcance tienes algunos productos naturales, y otros procesados que son excelentes remedios.

Conoces los beneficios del limón, el tilo, la canela, anís, para tratar algunas enfermedades comunes.

¿Conoces las propiedades medicinales y diversas aplicaciones del bicarbonato de sodio?

Es impresionante el potencial de este conocido producto. ¿Sabes que se usa como agente activo en la quimioterapia? Revisa las infinitas propiedades de este producto y obtendrás muchos beneficios a un módico precio.

Investiga cómo puedes bajar la tensión arterial con semilla de patilla, ajo, limón, plátanos, cambures, celery, agua de coco.

¿Sabes que el higo tiene propiedades medicinales?       

En el jardín de tu casa tienes plantas con propiedades medicinales, tales como las rosas, el malojillo, la cayena, entre otras. Tan solo tienes que descubrir sus propiedades y como usarlas. En Internet existe páginas dedicadas a difundir las propiedades medicinales de las plantas.

Es importante que acudas a tu médico para diagnóstico y tratamiento; pero es de suma importancia la medicina preventiva. No esperes enfermarte para ir a consulta.

Medidas de seguridad.

Ante el alto índice de inseguridad, asume el consejo del sabio en Proverbios 22:3:

“El avisado ve el mal y se esconde; Mas los simples pasan y reciben el daño.”

Existen algunas medidas para evitar ser víctima de la delincuencia.

  • Evita exhibir prendas, joyas, y artículos costosos,
  • No transites por lugares solos y en penumbra,
  • Usa los estacionamientos o garajes para resguardar tu vehículo, economizar la tarifa del estacionamiento te puede resultar costoso,
  • Cuando viajes, no pregones tu ausencia. Una casa sola es muy atractiva,
  • ,Las fotos de tu casa, vehículo, y demás pertenencias que publicas en las redes sociales, dejan pistas,
  • De ser posible contrata una póliza de seguro,
  • No transites por las noches, a menos que sea estrictamente necesario,.

Existen organizaciones sin fines de lucro que se dedican a dar orientaciones sobre seguridad, revisa sus materiales, asiste a sus cursos, o visitas sus páginas.

Turismo, recreación y buen uso del tiempo libre.

Los altos costos de los boletos aéreos, y de los “paquetes turísticos” atentan contra las posibilidades de viajar al exterior.

En tu ciudad hay Parques de Atracciones, Museos, Jardines Públicos, Bibliotecas, Centros Recreacionales, y demás espacios para recreación y turismo; muchos de los cuales son semejantes a los que acostumbras visitar en tus viajes al exterior.

Fortín Solano, desde donde se aprecia una hermosa vista de Puerto Cabello, Carabobo.

Convierte tu hogar en un Centro Recreacional y Cultural para la familia. En tu casa puedes ver en familia una película; en otra ocasión practicar juegos dirigidos, sesiones de bailoterapia; invita a familiares para disfrutar una comida especial en un  fin de semana.

También tienes a tu alcance infinidad de juegos de salón. Son muchas las posibilidades para tu mente creativa.

Aspecto financiero.

Tal vez estas desempleado, o tu salario no alcanza para satisfacer las necesidades básicas, y otras menos urgentes.

Haz un curso para emprendedores, y comienza tu propio negocio. Muchas de las empresas transnacionales que conoces, otras nacionales y locales, comenzaron como empresas familiares.

Sabes de personas que comenzaron vendiendo tortas, y progresivamente ampliaron el negocio hasta convertirse en una pequeña empresa, luego con tenacidad y visión, en mediana, y sucesivamente. No hay límite para un emprendedor.

En tu casa tienes la materia prima para emprender un buen negocio, y en tu mente las miles de estrategias y opciones para materializarlo. ¿Sabes que ese papel que tienes en el depósito posee valor en el mercado? Y la ropa vieja, las latas de aluminio, los envases de vidrio, muebles que no usas. Tienes muchos objetos que poseen valor en el mercado, y tú las  botas en la basura.

Practica hábitos saludables.

¿Has oído del milagro japonés?

Si te parece que Venezuela está en crisis, hubo un tiempo en que Japón experimentó una peor. Ocurrió al final de la Segunda Guerra Mundial. Aquel país quedó desbastado, en ruinas, y con una enorme deuda externa. Si conoces algo de aquel país, sabes entonces que posee un pequeño territorio, y escasos recursos naturales. Sin embargo los japoneses aprendieron algo; sin ser cristianos, ni teniendo la Biblia como libro sagrado, ellos pusieron en práctica los principios de ese  Sagrado Libro.

En la imagen Hiroshima. De aquella bomba: recuerdos, lecciones.

Pregunta a un japonés los valores que practican:

  • Sonkei, uyamau: Respeto,
  • Shoojiki: Honestidad, honradez, sinceridad, integridad,
  • Giri: Responsabilidad, rectitud,
  • Rentai, ninjoo: Solidaridad, servicio, cooperación, generosidad,
  • Kinben: Laboriosidad, emprendimiento, superación, perseverancia,
  • Wa, otagai: Armonía, orden, unidad,
  • Shin’yoo: Confianza, optimismo,
  • Kansha, ongaeshi: Gratitud,
  • Chuujitsu: Lealtad, fidelidad,
  • Kibishisa: Austeridad.

Como habrás notado, esos valores no son “japoneses” en particular; los tales están contenidos en la Biblia. Es decir, los japoneses sin ser cristianos ponen en práctica los valores bíblicos, prosperan y les va bien. Paradójicamente muchos cristianos desestiman aquellos valores bíblicos, se enfocan en la religiosidad, y ve lo que pasa en Venezuela.

Seguramente has oído al Sacerdote de tu Parroquia, o al Pastor de tu Congregación haciéndote un llamado a leer y poner en práctica las enseñanzas de la Biblia.

Ese llamado tiene como objeto propiciar cambios significativos en tu vida, como el “milagro japonés”, para que poniendo en práctica las enseñanzas de la Biblia “prosperes en todo lo que hagas”.

Este es el insistente llamado divino, para que todo te salga bien:

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Josué 1:8.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente:

VENEZUELA DESPIERTA

El Almirante, al mando de seis naves, leva anclas, despliega las velas, y dirige sus proas hacia el nuevo mundo, le anima la pasión por explorar aquellas tierras, tanto como el deseo de obtener preciados tesoros. Esta vez va confiado en que su travesía no será en vano, las anteriores han producido inmensas ganancias.

Se trata de Cristóbal Colon.

Colón parte desde el puerto de Sanlúcar de Barrameda el 30 de mayo de 1498 con ocho barcos y una tripulación de 226 personas, entre ellas Fray Bartolomé de las Casas y los Hermanos Niño, fieles colaboradores del Almirante desde el primer viaje.

Este es su tercer viaje al nuevo mundo.

La flota navega hacia el Sur, hasta las Islas de Madeira por una ruta poco frecuente, se dirige a la isla de Madeira. De ahí parte para llegar, el 19 de junio, al fondeadero de San Sebastián, en la isla canaria de La Gomera.

En las Islas Canarias la flota se dividió en dos. Colon continúa con dos carabelas y una nao, para atravesar el Atlántico. El 2 de Agosto de 1498, llega a la desembocadura del río Orinoco, después de haber pasado frente a la isla de Trinidad. Era la primera vez que los españoles tocaban el continente Americano.

Cuando llega al continente, Colón queda impresionado con la poderosa corriente del Orinoco, un río más grande que cualquiera de los de Europa, así como con las selvas profundas y verdes. En esa región descubre casas, indígenas y tierras que considera muy hermosas y verdes, comparándolas con las huertas de Valencia en marzo. Recorre la costa del golfo de Paria y consigue algunas perlas. Colón tiene ocasión de probar un vino que producían los indígenas de la zona que no era de uvas, y que él sospechaba que hacían de otras frutas o de maíz. El maíz era un producto que solamente existía en América y fue llevado a España por Colón en sus viajes.

En una carta a los reyes de España denominó este lugar “Tierra de Gracia”.

Cerca de 1000 km., deCostas – Exuberantes bosques.

Desde su descubrimiento, Venezuela es considerada una Tierra de Gracia, el Paraíso Terrenal debido a su paisaje, clima, vegetación e incalculables riquezas.

Todos conocemos el infinito potencial de Venezuela en el ámbito agrícola, pesquero, pecuario, turístico, minero, hidráulico. Una posición geográfica envidiable, que una vez fue denominada “puerta de América del Sur”.

Salvando las distancias, y el significado del simbolismo, Venezuela tiene características de la “tierra prometida”, una tierra en la que “fluye leche y miel.”

Tierras aptas para la agricultura.

Es tan descomunal e incalculable la riqueza de Venezuela que más de 500 años de inclemente explotación no han podido agotar sus recursos.

Infinidad de hectáreas de terrenos aptos para diversos cultivos los doce meses del año; caudalosos ríos que irrigan esos terrenos; costas con playas ideales para el turismo; plataforma continental con tesoros piscícolas y de otras especies; minas de minerales preciosos, y de metales; y por si fuera poco, reservas de petróleo por más de trescientos años, a la rata de producción actual.

Inmensas reservas de “oro negro”.

Todo ese potencial de recursos en una superficie de 916.445 km., cuadrados, y para una población de 30 millones de habitantes.

Conocida esa realidad, y vista la actual situación es inconcebible lo que ocurre en Venezuela.

Es una aberración que en Venezuela vivamos las actuales condiciones, al punto que muchos prefieren emigrar a latitudes menos privilegiadas que la nuestra. Y el resto se resigne a sufrir una economía más paupérrima que los países que viven bajo el flagelo de una guerra.

¿Qué ocurre en Venezuela? ¿Qué aciaga circunstancia nos ha conducido a este caos que sufrimos?

Las respuestas fluyen espontáneamente:

  • Es el modelo económico impuesto por la Revolución Bolivariana.
  • Culpa del capitalismo salvaje.
  • Son los burgueses apátridas de la derecha venezolana.
  • Es culpa de quienes imponen ideologías y sistemas que fracasaron.
  • Es Fedecamaras, Fedeindustrias, o cualquier ente que comience con fede…
  • Es la carencia de valores…

Son muchas y variadas las causas que se esgrime para explicar el origen de la situación en Venezuela.

Pero pocos asumen los verdaderos motivos.

Lee y reflexiona en este texto:

13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13.

¿Comprendes?

La actual crisis es un llamado de atención, que el pueblo de Dios está asimilando, y en consecuencia propicia una conducta apegada a las demandas divinas, pues comprende que es la única alternativa.

Hay un remanente de hombres y mujeres que constantemente claman a Dios, para que genere cambios constructivos en el país; no se trata de un simple cambio de gobierno, o de sistema, que al fin y al cabo son coyunturales, temporales. El cambio requerido tiene que ver con el reconocimiento de la soberanía de Dios, y de la obediencia a los principios contenidos en su Palabra, la Biblia.

Venezuela retorna a Dios.

No es un asunto religiosos es una realidad espiritual.

Cuando Dios reprocha a Nínive por la maldad imperante en la ciudad, no les incita a que se conviertan en hebreos, sino les conmina a que se arrepientan de su actitud, y le reconozcan como Soberano, Jonás 3:1-10. Igual sucede con el monarca Diario de Persia, no le llama a que adopte una religión, sino a convertirse en su instrumento para liberar al pueblo, y reconstruir la nación, 2 Crónicas 36:22-23.

Incluso al pueblo de Israel, su pueblo, cuando le exhorta por su actitud perversa, le llama a una reforma espiritual, y a reconocerle como único Dios verdadero, Isaías 55:1-3.

Es el mensaje que necesitan los venezolanos de cualquier tendencia política, o inclinación religiosa. Hay que buscar a Dios, en los términos que El mismo establece en su Palabra:

Es lo expresado por Isaías en 55:6-7:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Visto los actuales acontecimientos a partir del 6D, es notable que muchos venezolanos han fijado su mirada en Dios, renovada su confianza en El, y le buscan fervorosos, convencidos de que realmente es “nuestro amparo y fortaleza.”

Quienes creemos en Dios, conocemos su Palabra, y le hemos visto actuar; no aspiramos un cambio de gobierno. Oramos porque los gobernantes cambien de actitud y se vuelvan a Dios, como personas; que quienes aspiren gobernar el país, igualmente reconozcan la soberanía de Dios; y que quienes sufragan, lo hagan conscientes de los valores espirituales de quienes aspiran gobernarnos. En una palara, que todos los venezolanos entiendan que Dios es el Soberano en Venezuela, tal y como establece la Constitución Nacional, los valores venezolanos, y la misma Palabra de Dios.

Esta es la promesa para los pueblos que reconocen a Dios como Soberano, y acatan sus orientaciones:

1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

https://i0.wp.com/www.valencia24.net/images/sunsetcity.jpg

Vista de Valencia, Venezuela. Desde la zona norte.

7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.

9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. 10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar.

12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, 14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles. Deuteronomio 28.

Venezuela, pronto saldrás de la crisis. Reaviva tu fe.

Sigue procediendo como es debido:

13 Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; 14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14.

Dios bendiga a Venezuela.

Fuente>

  • Wikipedia, la enciclopedia libre.
  • Textos de la Biblia: RVR-60.
  • Imágenes: Google

PROFECIAS BÍBLICAS SOBRE VENEZUELA PARA EL 2015

Es impresionante comprobar cómo es que la Biblia describe tan claramente la actual crisis venezolana, su origen, consecuencias, y como se resolverá.

Los que están atentos a las señales de los tiempos, poseen conocimiento del mensaje profético, y han recibido las revelaciones contenidas en el Sagrado Libro, tiene una clara visión de Venezuela, y sus circunstancias.

Venezuela soporta una situación de crisis como jamás ha vivido. La experiencia personal, y las redes sociales revelan la magnitud de la misma, expresada en desabastecimiento de los productos de la cesta básica, de medicamentos, inseguridad, desplome del poder adquisitivo de la moneda, e ineficiencia de los servicios públicos, entre los cuales sobresalen los centros de salud, suministro de agua potable y de electricidad.

Ahora bien, al plantearse las alternativas de solución a la crisis, algunos afectos a la oposición abogan por la necesidad de un cambio de actores en el escenario político. Se afirma que sustituir a quienes están al frente de los Poderes Públicos, por gente con otra cosmovisión, es la vía para salir de la crisis.

Otros, identificados con el gobierno, y la Revolución Bolivariana, asumen la necesidad de profundizar el Socialismo del Siglo XXI, y derrotar a quienes reaccionan en su contra.

Así pues, tenemos enfrentadas dos posiciones, políticamente irreconciliables, que a simple vista no se aprecia posibilidades de acuerdos conciliatorios. Al menos ante la opinión pública.

Un análisis superficial, y según voceros de los grupos en controversia, se atribuye la crisis a las ejecutorias de la Cuarta República; otros que es responsabilidad de la Quinta, todo según la posición política de quien formule el diagnóstico.

Ante este escenario es conveniente formular un análisis más profundo y objetivo de la situación: el origen de la crisis, sus consecuencias, determinar las soluciones alternativas, y elegir la más conveniente.

A este fin, determinar las causas de la crisis, y proponer soluciones, hay profecías bíblicas que son muy elocuentes, y valiosas para el proceso de análisis y toma de decisiones.

Observa la revelación bíblica sobre Venezuela:

Primera Revelación, acerca de la historia. La Biblia revela que la historia de las naciones no marcha al compás de decisiones exclusivamente humanas, sino que hay un Dios que determina el curso de la misma.

En el libro del profeta Daniel, a propósito de un sueño que tuvo Nabucodonosor, rey de Babilonia, se destaca esta afirmación. Daniel 2:20-22, declara que Dios conduce la historia de los pueblos, y revela sus secretos a personas elegidas, como Daniel.

“20 Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. 21 El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. 22 El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz.”

A continuación de estas palabras, el profeta revela un sueño de Nabucodonosor, en el que se describe lo que acontecería desde su época, alrededor de 600 años antes de Cristo y sucesivamente, hasta el día que escribo esta nota, año 2015. El relato del sueño se lee en Daniel 2:29 y siguientes:

“29 Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. 30 Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu corazón.

31 Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible.

32 La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos,de bronce; 33 sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. 34 Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.

35 Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno.Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra.”

36 Este es el sueño; también la interpretación de él: 

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro.

39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra.40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo.

41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.

43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.

44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.

El sueño de Nabucodonosor, como se explica en el mismo texto, revela el curso de la historia. Los períodos descritos comienzan con el Imperio Babilónico, 626–539 AC., la cabeza de oro de la estatua, con Nabucodonosor como máximo representante.

Luego de este imperio, surgirá el Imperio Medo-Persa, 538–331 AC., Darío el Grande como emblema, el pecho y los brazos de plata de la estatua.

A la caída de éste, surgirá Alejandro Magno a la cabeza del Imperio Griego, 336-146 AC., que tras su muerte se divide en cuatro reinos durante el período helénico con Seleuco, Ptolomeo, Casandro, y Lisímaco al frente de cada uno de ellos, el vientre y los muslos de bronce de la estatua;

Seguido por el Imperio Romano, 27 AC-476 DC., el más fuerte y extenso, las piernas de hierro en la estatua; posteriormente surgirá un gobierno con la fuerza del imperio romano, en alianza con otros poderes de menor fuerza, los pies de hierro mezclado con barro, actualmente en proceso. Durante este gobierno globalizado, Dios establecerá un Reino Espiritual que derribará los reinos humanos, en cumplimiento de su Palabra y Voluntad, está por venir.

Considerando la profecía de Daniel, escrita VI siglos antes de Cristo, y el cumplimiento exacto de la misma, podemos concluir que ciertamente Dios marca y conduce la historia. Por lo tanto, y como Venezuela no está ajena a esta verdad histórica, es cierto que Dios está actuando con propósitos bien definidos.

Para mayor información a este respecto ver: Daniel y el Período Intertestamentario: https://israeleal.wordpress.com/2014/11/10/daniel-y-el-periodo-intertestamentario/

Segunda revelación profética: El destino de los pueblos está ligado a la obediencia a las disposiciones de Dios. Es la afirmación de Josué 1:8:

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”

Este texto hace referencia a la Ley de Dios, la cual se condensa en los Diez Mandamientos, descritos en Éxodo 20:1-17, y reiterado en Deuteronomio 5:1-21. Jesús haciendo referencia a esa ley, explicó que los Diez Dandamientos se cumplen, amando a Dios sobren todo, y al prójimo como a uno mismo, Mateo 22:36-40.

Es decir, ser fieles a Dios, y respetar al prójimo. Seguir esta instrucciones, trae grandes beneficios; desobedecerlas, genera inmediata consecuencias. Es la afirmación de Deuteronomio 28:1 y siguientes, que describe las bendiciones de la obediencia:

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

Tanto como 28:15 y siguientes, donde se expone las consecuencias negativas de la desobediencia:

“Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.”

Tercera revelación profética de la Biblia: Dios quiere que los pueblos prosperen, vivan en paz, que sean productivos; por lo cual formula una recomendación, para que ese propósito sea una realidad, cuando las cosas marchan mal. La misma se encuentra en Jeremías 29:11-13:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

Con base a las tres anteriores revelaciones, es posible analizar la situación de Venezuela, formular un diagnóstico, y proponer la solución viable.

Revelación Sobre el Origen de la Crisis en Venezuela.

Venezuela es un país que se denomina cristiano, así se declara el 80% de la población.

Un cristiano, es aquella persona que profesa creer en Jesucristo, le ha recibido, y asume sus enseñanzas como norma de vida. Son muchas las enseñanzas y demandas de Jesucristo, contenidas en el Nuevo Testamento, sin embargo hay una que condensa, resume, integra todas en ella. Es la declaración:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo, como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” Mateo 22:37-40.

A partir de esta declaración de Jesús, es posible afirmar que el amor a Dios se expresa así:

  • Tener a Dios como el Único, y Soberano, Deuteronomio 5:7,
  • Rechazar, y erradicar la idolatría, elaborar imágenes de Dios, de otras deidades, y adorarlas, Deuteronomio 5:8-9,
  • No usar el nombre de Dios, para fines personales, de manipulación; o hablar en su nombre falsamente, Deuteronomio 5:11,
  • Dedicar un día de reposo, para la devoción personal al Creador, y como medida de descanso, Deuteronomio 5:12-15.

El amor al prójimo se materializa de la siguiente manera:

  • Dar prioridad a los padres, respetarles, y cuidar de ellos, Deuteronomio 5:16,
  • Respetar el derecho a la vida, no agredir, ni hacer daño a los demás, Deuteronomio 5:17, Mateo 5:21-22,
  • Mantener puras, limpias, las relaciones con la pareja, con los demás, y con Dios mismo, Deuteronomio 5:18, Oseas 3:1, Mateo 5:27-28,
  • Respetar los bienes, propiedades y pertenencias de los demás; no apropiarse de lo ajeno, Deuteronomio 5:19,
  • Decir siempre la verdad sobre los demás, evitar las calumnias; proteger el honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación, Deuteronomio 5:20,
  • Vencer y desarraigar la codicia en todas sus formas y expresiones, y respetar los bienes, pertenencias, y posesiones de los demás. Deuteronomio 5:21

Como seguramente has observado, los cristianos tienen el compromiso y desafío de conocer, comprender, y practicar los preceptos de Dios, y eso asegura el bienestar y prosperidad de los pueblos:

39 Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro. 40 Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová tu Dios te da para siempre. Deuteronomio 4:39-40.

Con base a las anteriores afirmaciones, evalúa si el pueblo venezolano, sus gobernantes, quienes les representan ante los cuerpos deliberantes, y líderes religiosos cumplen con los principios elementales de la fe cristiana, y las demandas bíblicas.

Tu respuesta, aclara el porqué de la crisis nacional, y como resolverla.

Revelación Sobre la Causa de la Crisis nacional: un total y absoluto desconocimiento de Dios, y los principios por Él dictados, por parte del pueblo que profesa la fe cristiana.

Revelación Sobre Como resolver la crisis, desde una perspectiva bíblica, cristiana, lee 2 Crónicas 7:14:

“…si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

El pueblo cristiano de Venezuela, necesita un reencuentro con Dios, buscarle, dejar todo aquello que es ajeno a la fe de Cristo; es decir, arrepentirse, cambiar su manera de pensar y su modo de vivir.

El profeta Isaías lo afirma categóricamente:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.” Isaías 55:6-7.

Para un cristiano, estos textos no les son ajenos, ahora la interrogante es: ¿Se han puesto en práctica?

Nota adicional sobre como Dios actúa:

Cuando el pueblo de Israel obstinadamente no quiso obedecer, ni honrar a Dios, le entregó en manos de Nabucodonosor, quien fue un instrumento de castigo, Jeremías 21:7. La cabeza de oro que años más tarde soñó el mismo Nabucodonosor.

Llegado el momento cuando Dios consideró que el pueblo judío había aprendido la lección, levantó a Ciro, rey de Persia, el pecho y los brazos de plata, en el sueño de Nabucodonosor, para facilitar la repatriación de los judíos, y la reconstrucción del templo, 2 Crónicas 36:22-23.

Alejandro Magno y los Griegos, el vientre y los muslos de bronce de la estatua de Nabucodonosor: La narración respecto a la conquista de Jerusalén por Alejandro, se encuentra registrada tanto en el Talmud, Yomá 69ª, como en el libro “Antigüedades Judías” del historiador judío Flavio Josefo, XI, 321-47. Ambos relatan que el Sumo Sacerdote, temiendo que Alejandro fuera a destruir el Templo, salió a su encuentro antes de que llegara a la ciudad. Alejandro, al ver al Sumo Sacerdote, se bajó de su caballo e hizo una reverencia (Alejandro raramente, quizás nunca, se postraba ante alguien).

Describe Flavio Josefo, que cuando el general Parmerio le preguntó la razón, Alejandro respondió: “No hice una reverencia ante él, sino ante el Dios que lo ha honrado con el Sumo Sacerdocio; pues he visto a esta misma persona en un sueño, con esta misma apariencia”. Seguidamente le refirieron acerca de la profecía de Daniel sobre el imperio que estaba construyendo. Alejandro asumió que era ungido divino.

Estatua de Alejandro Magno en Macedonia.

Es decir, Dios conduce la historia de los pueblos de conformidad a la actitud, de la obediencia de ese pueblo a sus designios, y a su Majestad.

Una afirmación categórica: “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová”, Salmos 33:12.

Los escenarios en Venezuela:

Una considerable cantidad de venezolanos apoyan a la Revolución Bolivariana, el Socialismo del Siglo XXI, y los principios y filosofía que la sustenta.

Otro grueso de la población, se adscribe al movimiento opositor, liderizado por la denominada Mesa de la Unidad, que sustenta los ideales y principios democráticos.

¿Cuál es la posición que debe asumir un cristiano venezolano?

Independientemente de la preferencia política que profese, necesita revisar sus prioridades, su grado de compromiso con la fe cristiana, su nivel de devoción a Dios, su conocimiento y cumplimiento de las demandas a los cristianos. Seguidamente, demandar, o al menos esperar que quienes aspiren el poder tengan un mínimo de respeto a Dios y su Palabra, porque la mayoría de la población venezolana es cristiana, o así dice serlo.

Resulta inconcebible que un cristiano permita conscientemente, que alguien ajeno a la fe de Cristo marque su vida y destino.

Esto, en cualquier parte del mundo.

Tal vez creas que esta es una posición simplista, infantil, producto del pensamiento mágico, supersticioso. Respeto si así piensas. Más te insto a revisar objetivamente la Biblia, y observarás que desde el principio Dios controla la historia, y Venezuela no es una excepción, ni es tan soberana que pueda desatender, desafiar a Dios, y no pasar nada.

Ahora, estamos claros que Dios no se va a aparecer personalmente para resolver nuestra crisis de país. El siempre utiliza el elemento humano. Usó a Moisés, Josué, David, los profetas, Nabucodonosor, Ciro, Alejandro magno, a Pablo de tarso, en el pasado; en la historia reciente, un gran instrumento lo constituye Martin Lutero.

Dios está a la espera de dos acciones elementales del pueblo cristiano venezolano:

  1. Que el pueblo cristiano clame, se arrepiente, y le busque; y vendrá la solución.
  2. Que proclame, demande, inste a quienes están en el poder que respeten los principios fundamentales de la fe cristiana, que profesa el pueblo venezolano; que se arrepienta y busque a Dios.

Dos profecías finales sobre Venezuela:

PRIMERA: Si el pueblo cristiano venezolano mantiene su actitud displicente, ignorando a Dios, desatendiendo su Palabra, y rindiendo culto a dioses ajenos; vendrán peores calamidades a las actuales. Como una alerta para rectificar.

SEGUNDA: Si el pueblo cristiano venezolano se arrepiente, cambia su manera de vivir, abandona la idolatría, los dioses ajenos, busca a Dios, y obedece sus principios y normas; vendrá tiempo de prosperidad, seguridad, paz, productividad.

Dios va a levantar de entre el propio pueblo venezolano a la persona, institución, o grupo de individuos, instrumentos suyos para que las cosas tomen el cause correcto. Y en este sentido, no hay acepción de personas, ni va a ser designado por mediación humana, solamente.

Como sabes, estamos en un año electoral, reflexiona sobre lo que vasa hacer ante tu responsabilidad cívica al momento de votar.

Recuerdas el momento de elegir rey para Israel, el pueblo tenía un criterio; más Dios se había preparado un hombre conforme a su corazón. Dios tiene preparada la persona, su identidad no ha sido revelada, en el momento oportuno se sabrá.

No creas en promesas de hombres, cree la Palabra de Dios.

Bendiciones de la obediencia, Deuteronomio 28:1-14:

“1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. 9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tú Dios, y anduvieres en sus caminos.

10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán.

11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.

13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas,14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.”

Fuente: