Archivo de la etiqueta: crísis venezolana

EL DESAFÍO DE LA LEY DE AMNISTÍA Y RECONCILIACIÓN

Tal y como se ha prometido, la bancada de la oposición avanza en el proyecto de ley para propiciar una amnistía general a los presos y perseguidos políticos, tanto como reconciliar a la radicalizada sociedad venezolana.

La intención es loable, y responde a una promesa formulada durante la campaña electoral por los movimientos opositores aglutinados en la MUD.

Reconociendo el alto valor de dicha ley, la urgencia de la misma, y los positivos efectos buscados, es innegable que tal instrumento no resuelve el problema de fondo que ha generado este insoportable clima que se vive en Venezuela.

Es que como muchas veces se ha afirmado en forma repetitiva, la crisis venezolana no es por falta de leyes, recursos financieros, o talento humano.

Hemos llegado a este estado de cosas por las posiciones radicales de los actores políticos, quienes son secundados por sus seguidores. Basta observar los comentarios ofensivos, expresiones peyorativas, y gestos ofensivos de cada oponente contra los afectos al otro bando.

El impacto del discurso ofensivo, descalificador, peyorativo que desde cada bando se incita, hace más de diecisiete años ha calado en la conciencia de la población. Se ha instalado en el venezolano una actitud discriminatoria jamás vista desde la época de la independencia.

En estos últimos años se ha acentuado la profunda brecha entre los “escuálidos” y los “revolucionarios”; entre los ricos “burgueses” y los pobres “desposeídos”; entre los empresarios “explotadores” y los obreros “explotados”.

Este grado de división, de fractura, de rechazo se evidencia en los acalorados discursos que se pronuncian en los debates propios de la Asamblea Nacional. Por lo tanto el proceso de amnistía y reconciliación nacional debe comenzar en el seno de dicho Órgano del Poder Público Nacional. No tiene sentido imponer una ley tan importante y trascendental por poseer la mayoría requerida, manteniendo una herida, una brecha con el otro sector.

De repente los presos políticos se convierten en trofeos de guerra, de una guerra sin sentido entre hermanos. Unos se aferran a la idea de mantenerles entre rejas, por motivos de poder, de castigo a quienes piensan diferente; otros porque es una promesa electoral, y es un acto de justicia.

Seguramente la ley sea aprobada ya que se cuenta con suficientes votos para ella.

Mas, ¿Propiciará realmente la reconciliación nacional?

Una vez que se apruebe el instrumento legal, ¿Habrá borrón y cuenta nueva? ¿Se abrazarán de nuevo los vecinos chavistas con los escuálidos? ¿Cesarán las ofensas contra el presidente Maduro, y contra los líderes emblemáticos de la oposición?

La amnistía se decreta, más la reconciliación es un proceso que implica respeto al adversario, tanto en lo personal, como en su derecho a pensar distinto; que significa aceptar sin prejuicios a la otra persona; y va más allá, porque tiene que ver con perdonar el agravio, la ofensa, el daño infringido.

La reconciliación tiene que ver con perdonar y superar.

¿Es posible que los líderes revolucionarios sean capaces de superar los agravios cometidos contra ellos por la Cuarta República?

¿Es posible que los agraviados por la famosa lista perversa y discriminatoria, sean capaces de pasar la página? Y quienes han sido privados de sus bienes por vía de las expropiaciones, ¿Podrán avanzar en este proceso?

Habrá una verdadera reconciliación nacional mientras desde las cárceles se coordine el delito en Venezuela, los jueces nieguen la justicia, los empresarios sean coartados en sus derechos; y al ciudadano de a pie se le niegue calidad de vida.

La reconciliación va más allá de un apretón de manos.

El proceso de reconciliar al país se ha de dar en el marco de la Constitución Nacional que rige el estado de derecho, y los altos valores espirituales característicos de la sociedad venezolana.

Como se afirma anteriormente, la reconciliación nacional necesariamente debe iniciarse en el seno de la Asamblea Nacional, proponente de la ley; luego trascender a los integrantes de los Poderes Públicos Nacionales, evidentemente irreconciliados; e ir descendiendo progresivamente a todas las instituciones, hasta alcanzar a la totalidad de la Población.

En virtud de lo cual, y como entidad proponente del proyecto de reconciliación, la Asamblea Nacional tiene que convertirse en motor de la misma. Mas no solamente desde la perspectiva legal, sino comunicacional, social, personal, moral; en una palabra, integral.

Los venezolanos de veras queremos ver al joven y prometedor jefe de la Fracción Parlamentaria Oficialista, Héctor Rodríguez, sentado junto al jefe de la Fracción Parlamentaria del cambio, Julio Borges, evaluando las distintas opciones para resolver esta horrible crisis; es deseable, en el mismo orden de ideas que el máximo exponente del Poder Ejecutivo, actúe codo a codo con el Presidente de la Asamblea nacional, buscando alternativas de solución. Que Ministros, Empresarios y Trabajadores propicien un dialogo tan fecundo que restituya la producción de todo cuanto este paralizado, quebrado, ineficiente del aparato productivo nacional.

Mas ello no se decreta, se motiva, se inspira, se acuerda.

Este es el reto de la oposición.

De nada sirve sacar a los presos políticos de sus encierros, que todos deseamos, si ello va a suponer un recrudecimiento de la radicalización, del odio, de la retaliación.

El paso previo para una Amnistía fecunda es la reconciliación Nacional.

Sin entrar en el debate religioso, es conveniente afirmar, y recordar que la sociedad venezolana, cuyos valores morales, espirituales y culturales están enraizados en la Biblia, que precisamente en ese Sagrado Libro se muestra el proceso lógico que conduce a la reconciliación entre personas en conflicto, enemistadas.

Ese libro contiene los principios para la resolución pacífica de conflictos, y la reconciliación entre prójimos enemistados.

Por cierto, si tú apreciado lector quieres la reconciliación nacional, te doy un dato: Comienza tú, da un gigantesco paso reconciliándote con tu prójimo, cualquiera que sea el motivo de la ruptura. Si eres revolucionario bolivariano, baja la guardia y reconcíliate con tu adversario político escuálido. Caso contrario, tu amigo escuálido, respeta y acepta a tu oponente bolivariano.

Que tal si le damos vigencia plena a aquello de “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden…

La paz sea con tu espíritu…

Imágenes: Google

LO QUE LA BIBLIA DICE SOBRE LA ACTUAL CRÍSIS VENEZOLANA

Decir que Venezuela atraviesa una crisis desproporcionada, descomunal es ya algo reiterativo. No hay que ser politólogo, economista, o Sociólogo para saberlo.

Poseer recursos económicos y no tener que comprar, ya dice algo; permanecer en casa por temor al hampa, es otro indicativo; trabajar responsablemente y que el salario no cubra la canasta básica, habla por sí solo; graduarse tras mucho empeño, y luego no conseguir empleo, u obtenerlo sin la esperanza de adquirir un vehículo, menos vivienda, dice bastante. Que un joven vea sombrío su futuro, es elocuente.

En pocos años han descendido los índices económicos, de seguridad, de empleo, de productividad; en general de calidad de vida. Surge la pregunta ¿Por qué ocurre esta situación, en el País con mayores recursos naturales del Continente?

Inmensidades de suelos fértiles, gran variedad de flora y fauna, abundante agua, clima apropiado para cosechar todo el año; costas marinas con un incalculable potencial turístico, y para la producción de alimento; abundantes reservas de petróleo. Sin exagerar el concepto, Venezuela posee en forma equivalente, las bondades del Jardín del Edén.

Venezuela posee terrenos aptos para la ganadería con potencial para abastecer el consumo interno, y alimentar a países vecinos.

Más todo este potencial no ha podido ser utilizado para el bienestar del País, al contrario, Venezuela es cada día más pobre. Hay suficientes análisis elaborados por expertos, en distintas áreas del saber humano, que presentan las causas de esta pobreza, de la crisis venezolana y sus alternativas de solución.

Los cristianos, basados en la Biblia, la Palabra de Dios, tienen un diagnóstico de la situación, y las recomendaciones para resolverla. Ahora, no es asunto de creer en Dios, sino de creerle a Dios, a lo que expresa a través de su Palabra.

Tome nota de esta escritura.

10-11 «Israelitas, ya no voy a soportar que sigan siendo tan malvados. Todo lo que hacen me disgusta. Se hacen ricos mediante el engaño; usan pesas y medidas falsas, y luego amontonan en sus casas todo lo que se han robado. 12 Los ricos se aprovechan de los pobres, y todos en esta ciudad son unos mentirosos. 13 »Por eso voy a castigarlos; ¡voy a destruirlos por sus pecados! 14 Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre; lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra. 15 »Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo; exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo; exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo.

16 Ustedes se han portado tan mal como Omrí, rey de Israel; ¡han seguido el mal ejemplo de la familia del rey Acab! Por eso voy a destruirlos; ¡voy a hacer que la gente los humille y se burle de ustedes!» Miqueas 6:10-16 (TLA)

El profeta Miqueas describe la terrible situación que vive Israel, señala las cusas, y menciona las consecuencias. A simple vista pareciera que en su enojo Dios castiga a su pueblo; sin embargo hay que considerar que Dios no actúa como los hombres, su amor y santidad le impulsan al bien, y no puede ocasionar mal a su criatura. 

Lo que comúnmente se denomina “castigo”,  es la natural consecuencia activada por la conducta humana, por eso aquello de que “todo lo que el hombre sembrare, eso también segara.” Gálatas 6:7.

Los males a que estaba sometido aquel pueblo tenían un claro origen, eran consecuencia de la actitud hacia Dios asumida por ellos. Con base a este texto, podemos establecer un paralelismo a lo que ocurre en Venezuela, sin forzar el texto, ni su interpretación.

Relee:

10-11 «Israelitas, ya no voy a soportar que sigan siendo tan malvados. Todo lo que hacen me disgusta. Se hacen ricos mediante el engaño; usan pesas y medidas falsas, y luego amontonan en sus casas todo lo que se han robado. 12 Los ricos se aprovechan de los pobres, y todos en esta ciudad son unos mentirosos.

Este es el estado de cosas en el pueblo. ¿Cuál es la consecuencia de este estado de cosas?

Lee:

13 »Por eso voy a castigarlos; ¡voy a destruirlos por sus pecados! 14 Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre; lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra. 15 »Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo; exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo; exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo.

Observa:

Toda acción genera una reacción,: el hombre determina el accionar Divino con su proceder. ¿Cuál es la consecuencia de desatender las instrucciones Divinas?

Aunque coman, no quedarán satisfechos, sino que se quedarán con hambre,

Lo que cosechen, lo perderán; y aun si logran rescatar algo, yo haré que lo pierdan en la guerra,

Sembrarán trigo, pero no llegarán a cosecharlo,

Exprimirán aceitunas para sacar aceite, pero no llegarán a usarlo,

Exprimirán uvas para hacer vino, pero no llegarán a beberlo.

Es decir:

Aunque se posea muchos recursos económicos, no tendrán que comprar para comer,

Un territorio con tanto suelo fértil, es improductivo, La agricultura no da suficiente cosecha,

Un país productor de aceite, petróleo, no puede usarlo, La producción agrícola, para proveer alimentos es insuficiente.

Al buscar el origen de tal situación, se observa que es consecuencia de su actitud hacia Dios, y al prójimo.

Los males de una Nación están íntimamente relacionados con la actitud displicente hacia Dios. Sin necesidad de castigo, el solo hecho de no otorgar su bendición a los pueblos, ya es un gran descalabro.

Así pues, la Biblia tiene la salida para Venezuela ante la crisis que vive, he aquí el planteamiento divino:

Pero ya Dios les ha dicho qué es lo mejor que pueden hacer y lo que espera de ustedes. Es muy sencillo: Dios quiere que ustedes sean justos los unos con los otros, que sean bondadosos con los más débiles, y que lo adoren como su único Dios. Miqueas 6:8 (TLA)

El texto describe en forma sencilla, lo que se espera de Venezuela, o de cualquier Nación que desee prosperar:

En la Biblia Dios ha dicho qué es lo mejor que se puede hacer y lo que se espera del pueblo. Es muy sencillo lo que Dios quiere:

Ser justos unos con otros

Bondadosos con los más débiles

Que Jehová sea el único Dios

Es tan sencillo lo exigido por Dios, que cualquier estratega lo desecharía por simple. Y es lo que se ha estado haciendo. Sin embargo note la esencia del mensaje divino, no es fútil la demanda, lo que se quiere:

Justicia Social

Respeto al derecho de los más débiles

Que Dios sea Único, no haya “dioses ajenos”

El tema de la justicia social y del respeto al derecho a los más débiles se resuelve aplicando los principios aprendidos desde la niñez, las leyes venezolanas, y los tratados internacionales. El meollo del asunto está en el tercer requisito: Que Dios sea el Único, que se deje la idolatría.

Y esta es la debilidad del pueblo venezolano, hay una minoría que ha roto definitivamente con la idolatría en sus múltiples y variadas manifestaciones. Existe una mayoría que todavía se resiste a reconocer a Dios como el Soberano, y a romper con la tradición que le impone adorar dioses ajenos, violando los dos primeros mandamientos de la Ley Divina, tal como se expresa en  Éxodo 20:3-6 (TLA)

3 »No tengan otros dioses aparte de mí. 4 »No hagan ídolos ni imágenes de nada que esté en el cielo, en la tierra o en lo profundo del mar. 5 No se arrodillen ante ellos ni hagan cultos en su honor. Yo soy el Dios de Israel, y soy un Dios celoso. Yo castigo a los hijos, nietos y bisnietos de quienes me odian, 6 pero trato con bondad a todos los descendientes de los que me aman y cumplen mis mandamientos.

Es necesario desechar la idolatría y reconocer a Dios, el Único y verdadero Dios.

Ahora, cuando hablamos de idolatría, viene a la mente la devota ancianita que le enciende una vela a la virgen de su devoción. Esa es la menos nociva, porque parte de un corazón ingenuo; y aunque es equivocada la adoración a esa virgencita, no hace tanto daño como el culto a las personalidades, que dicen vivir por siempre; confiar en grupos de poder político o económico; creer en determinados sistemas como fórmula de solución a la crisis; o buscar el ocultismo y la magia.

Todo lo que tenga prioridad sobre Dios, es un factor de poder que desvía el corazón del hombre por tenebrosos derroteros, y eso es idolatría.

Aunque parezca una fórmula ingenua, la Biblia propone esta alternativa, en línea con las palabras de Miqueas, antes mencionadas y analizadas:

“Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.” Mateo 6:33 (TLA)

Eso es lo que Dios quiere de ti Venezuela, para salir de la crisis.

Fuente:

Biblia: Versión Traducción en Lenguaje Actual. (TLA), tomada de https://www.biblegateway.com/versions/Traducci%C3%B3n-en-lenguaje-actual-TLA-Biblia/#booklist

Notas personales

Imágenes Google

PROFECIAS BÍBLICAS SOBRE VENEZUELA PARA EL 2015

Es impresionante comprobar cómo es que la Biblia describe tan claramente la actual crisis venezolana, su origen, consecuencias, y como se resolverá.

Los que están atentos a las señales de los tiempos, poseen conocimiento del mensaje profético, y han recibido las revelaciones contenidas en el Sagrado Libro, tiene una clara visión de Venezuela, y sus circunstancias.

Venezuela soporta una situación de crisis como jamás ha vivido. La experiencia personal, y las redes sociales revelan la magnitud de la misma, expresada en desabastecimiento de los productos de la cesta básica, de medicamentos, inseguridad, desplome del poder adquisitivo de la moneda, e ineficiencia de los servicios públicos, entre los cuales sobresalen los centros de salud, suministro de agua potable y de electricidad.

Ahora bien, al plantearse las alternativas de solución a la crisis, algunos afectos a la oposición abogan por la necesidad de un cambio de actores en el escenario político. Se afirma que sustituir a quienes están al frente de los Poderes Públicos, por gente con otra cosmovisión, es la vía para salir de la crisis.

Otros, identificados con el gobierno, y la Revolución Bolivariana, asumen la necesidad de profundizar el Socialismo del Siglo XXI, y derrotar a quienes reaccionan en su contra.

Así pues, tenemos enfrentadas dos posiciones, políticamente irreconciliables, que a simple vista no se aprecia posibilidades de acuerdos conciliatorios. Al menos ante la opinión pública.

Un análisis superficial, y según voceros de los grupos en controversia, se atribuye la crisis a las ejecutorias de la Cuarta República; otros que es responsabilidad de la Quinta, todo según la posición política de quien formule el diagnóstico.

Ante este escenario es conveniente formular un análisis más profundo y objetivo de la situación: el origen de la crisis, sus consecuencias, determinar las soluciones alternativas, y elegir la más conveniente.

A este fin, determinar las causas de la crisis, y proponer soluciones, hay profecías bíblicas que son muy elocuentes, y valiosas para el proceso de análisis y toma de decisiones.

Observa la revelación bíblica sobre Venezuela:

Primera Revelación, acerca de la historia. La Biblia revela que la historia de las naciones no marcha al compás de decisiones exclusivamente humanas, sino que hay un Dios que determina el curso de la misma.

En el libro del profeta Daniel, a propósito de un sueño que tuvo Nabucodonosor, rey de Babilonia, se destaca esta afirmación. Daniel 2:20-22, declara que Dios conduce la historia de los pueblos, y revela sus secretos a personas elegidas, como Daniel.

“20 Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. 21 El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. 22 El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz.”

A continuación de estas palabras, el profeta revela un sueño de Nabucodonosor, en el que se describe lo que acontecería desde su época, alrededor de 600 años antes de Cristo y sucesivamente, hasta el día que escribo esta nota, año 2015. El relato del sueño se lee en Daniel 2:29 y siguientes:

“29 Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. 30 Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu corazón.

31 Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible.

32 La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos,de bronce; 33 sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. 34 Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.

35 Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno.Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra.”

36 Este es el sueño; también la interpretación de él: 

37 Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro.

39 Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra.40 Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo.

41 Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. 42 Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.

43 Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.

44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.

El sueño de Nabucodonosor, como se explica en el mismo texto, revela el curso de la historia. Los períodos descritos comienzan con el Imperio Babilónico, 626–539 AC., la cabeza de oro de la estatua, con Nabucodonosor como máximo representante.

Luego de este imperio, surgirá el Imperio Medo-Persa, 538–331 AC., Darío el Grande como emblema, el pecho y los brazos de plata de la estatua.

A la caída de éste, surgirá Alejandro Magno a la cabeza del Imperio Griego, 336-146 AC., que tras su muerte se divide en cuatro reinos durante el período helénico con Seleuco, Ptolomeo, Casandro, y Lisímaco al frente de cada uno de ellos, el vientre y los muslos de bronce de la estatua;

Seguido por el Imperio Romano, 27 AC-476 DC., el más fuerte y extenso, las piernas de hierro en la estatua; posteriormente surgirá un gobierno con la fuerza del imperio romano, en alianza con otros poderes de menor fuerza, los pies de hierro mezclado con barro, actualmente en proceso. Durante este gobierno globalizado, Dios establecerá un Reino Espiritual que derribará los reinos humanos, en cumplimiento de su Palabra y Voluntad, está por venir.

Considerando la profecía de Daniel, escrita VI siglos antes de Cristo, y el cumplimiento exacto de la misma, podemos concluir que ciertamente Dios marca y conduce la historia. Por lo tanto, y como Venezuela no está ajena a esta verdad histórica, es cierto que Dios está actuando con propósitos bien definidos.

Para mayor información a este respecto ver: Daniel y el Período Intertestamentario: https://israeleal.wordpress.com/2014/11/10/daniel-y-el-periodo-intertestamentario/

Segunda revelación profética: El destino de los pueblos está ligado a la obediencia a las disposiciones de Dios. Es la afirmación de Josué 1:8:

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”

Este texto hace referencia a la Ley de Dios, la cual se condensa en los Diez Mandamientos, descritos en Éxodo 20:1-17, y reiterado en Deuteronomio 5:1-21. Jesús haciendo referencia a esa ley, explicó que los Diez Dandamientos se cumplen, amando a Dios sobren todo, y al prójimo como a uno mismo, Mateo 22:36-40.

Es decir, ser fieles a Dios, y respetar al prójimo. Seguir esta instrucciones, trae grandes beneficios; desobedecerlas, genera inmediata consecuencias. Es la afirmación de Deuteronomio 28:1 y siguientes, que describe las bendiciones de la obediencia:

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

Tanto como 28:15 y siguientes, donde se expone las consecuencias negativas de la desobediencia:

“Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.”

Tercera revelación profética de la Biblia: Dios quiere que los pueblos prosperen, vivan en paz, que sean productivos; por lo cual formula una recomendación, para que ese propósito sea una realidad, cuando las cosas marchan mal. La misma se encuentra en Jeremías 29:11-13:

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

Con base a las tres anteriores revelaciones, es posible analizar la situación de Venezuela, formular un diagnóstico, y proponer la solución viable.

Revelación Sobre el Origen de la Crisis en Venezuela.

Venezuela es un país que se denomina cristiano, así se declara el 80% de la población.

Un cristiano, es aquella persona que profesa creer en Jesucristo, le ha recibido, y asume sus enseñanzas como norma de vida. Son muchas las enseñanzas y demandas de Jesucristo, contenidas en el Nuevo Testamento, sin embargo hay una que condensa, resume, integra todas en ella. Es la declaración:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo, como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” Mateo 22:37-40.

A partir de esta declaración de Jesús, es posible afirmar que el amor a Dios se expresa así:

  • Tener a Dios como el Único, y Soberano, Deuteronomio 5:7,
  • Rechazar, y erradicar la idolatría, elaborar imágenes de Dios, de otras deidades, y adorarlas, Deuteronomio 5:8-9,
  • No usar el nombre de Dios, para fines personales, de manipulación; o hablar en su nombre falsamente, Deuteronomio 5:11,
  • Dedicar un día de reposo, para la devoción personal al Creador, y como medida de descanso, Deuteronomio 5:12-15.

El amor al prójimo se materializa de la siguiente manera:

  • Dar prioridad a los padres, respetarles, y cuidar de ellos, Deuteronomio 5:16,
  • Respetar el derecho a la vida, no agredir, ni hacer daño a los demás, Deuteronomio 5:17, Mateo 5:21-22,
  • Mantener puras, limpias, las relaciones con la pareja, con los demás, y con Dios mismo, Deuteronomio 5:18, Oseas 3:1, Mateo 5:27-28,
  • Respetar los bienes, propiedades y pertenencias de los demás; no apropiarse de lo ajeno, Deuteronomio 5:19,
  • Decir siempre la verdad sobre los demás, evitar las calumnias; proteger el honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación, Deuteronomio 5:20,
  • Vencer y desarraigar la codicia en todas sus formas y expresiones, y respetar los bienes, pertenencias, y posesiones de los demás. Deuteronomio 5:21

Como seguramente has observado, los cristianos tienen el compromiso y desafío de conocer, comprender, y practicar los preceptos de Dios, y eso asegura el bienestar y prosperidad de los pueblos:

39 Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro. 40 Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová tu Dios te da para siempre. Deuteronomio 4:39-40.

Con base a las anteriores afirmaciones, evalúa si el pueblo venezolano, sus gobernantes, quienes les representan ante los cuerpos deliberantes, y líderes religiosos cumplen con los principios elementales de la fe cristiana, y las demandas bíblicas.

Tu respuesta, aclara el porqué de la crisis nacional, y como resolverla.

Revelación Sobre la Causa de la Crisis nacional: un total y absoluto desconocimiento de Dios, y los principios por Él dictados, por parte del pueblo que profesa la fe cristiana.

Revelación Sobre Como resolver la crisis, desde una perspectiva bíblica, cristiana, lee 2 Crónicas 7:14:

“…si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

El pueblo cristiano de Venezuela, necesita un reencuentro con Dios, buscarle, dejar todo aquello que es ajeno a la fe de Cristo; es decir, arrepentirse, cambiar su manera de pensar y su modo de vivir.

El profeta Isaías lo afirma categóricamente:

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.” Isaías 55:6-7.

Para un cristiano, estos textos no les son ajenos, ahora la interrogante es: ¿Se han puesto en práctica?

Nota adicional sobre como Dios actúa:

Cuando el pueblo de Israel obstinadamente no quiso obedecer, ni honrar a Dios, le entregó en manos de Nabucodonosor, quien fue un instrumento de castigo, Jeremías 21:7. La cabeza de oro que años más tarde soñó el mismo Nabucodonosor.

Llegado el momento cuando Dios consideró que el pueblo judío había aprendido la lección, levantó a Ciro, rey de Persia, el pecho y los brazos de plata, en el sueño de Nabucodonosor, para facilitar la repatriación de los judíos, y la reconstrucción del templo, 2 Crónicas 36:22-23.

Alejandro Magno y los Griegos, el vientre y los muslos de bronce de la estatua de Nabucodonosor: La narración respecto a la conquista de Jerusalén por Alejandro, se encuentra registrada tanto en el Talmud, Yomá 69ª, como en el libro “Antigüedades Judías” del historiador judío Flavio Josefo, XI, 321-47. Ambos relatan que el Sumo Sacerdote, temiendo que Alejandro fuera a destruir el Templo, salió a su encuentro antes de que llegara a la ciudad. Alejandro, al ver al Sumo Sacerdote, se bajó de su caballo e hizo una reverencia (Alejandro raramente, quizás nunca, se postraba ante alguien).

Describe Flavio Josefo, que cuando el general Parmerio le preguntó la razón, Alejandro respondió: “No hice una reverencia ante él, sino ante el Dios que lo ha honrado con el Sumo Sacerdocio; pues he visto a esta misma persona en un sueño, con esta misma apariencia”. Seguidamente le refirieron acerca de la profecía de Daniel sobre el imperio que estaba construyendo. Alejandro asumió que era ungido divino.

Estatua de Alejandro Magno en Macedonia.

Es decir, Dios conduce la historia de los pueblos de conformidad a la actitud, de la obediencia de ese pueblo a sus designios, y a su Majestad.

Una afirmación categórica: “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová”, Salmos 33:12.

Los escenarios en Venezuela:

Una considerable cantidad de venezolanos apoyan a la Revolución Bolivariana, el Socialismo del Siglo XXI, y los principios y filosofía que la sustenta.

Otro grueso de la población, se adscribe al movimiento opositor, liderizado por la denominada Mesa de la Unidad, que sustenta los ideales y principios democráticos.

¿Cuál es la posición que debe asumir un cristiano venezolano?

Independientemente de la preferencia política que profese, necesita revisar sus prioridades, su grado de compromiso con la fe cristiana, su nivel de devoción a Dios, su conocimiento y cumplimiento de las demandas a los cristianos. Seguidamente, demandar, o al menos esperar que quienes aspiren el poder tengan un mínimo de respeto a Dios y su Palabra, porque la mayoría de la población venezolana es cristiana, o así dice serlo.

Resulta inconcebible que un cristiano permita conscientemente, que alguien ajeno a la fe de Cristo marque su vida y destino.

Esto, en cualquier parte del mundo.

Tal vez creas que esta es una posición simplista, infantil, producto del pensamiento mágico, supersticioso. Respeto si así piensas. Más te insto a revisar objetivamente la Biblia, y observarás que desde el principio Dios controla la historia, y Venezuela no es una excepción, ni es tan soberana que pueda desatender, desafiar a Dios, y no pasar nada.

Ahora, estamos claros que Dios no se va a aparecer personalmente para resolver nuestra crisis de país. El siempre utiliza el elemento humano. Usó a Moisés, Josué, David, los profetas, Nabucodonosor, Ciro, Alejandro magno, a Pablo de tarso, en el pasado; en la historia reciente, un gran instrumento lo constituye Martin Lutero.

Dios está a la espera de dos acciones elementales del pueblo cristiano venezolano:

  1. Que el pueblo cristiano clame, se arrepiente, y le busque; y vendrá la solución.
  2. Que proclame, demande, inste a quienes están en el poder que respeten los principios fundamentales de la fe cristiana, que profesa el pueblo venezolano; que se arrepienta y busque a Dios.

Dos profecías finales sobre Venezuela:

PRIMERA: Si el pueblo cristiano venezolano mantiene su actitud displicente, ignorando a Dios, desatendiendo su Palabra, y rindiendo culto a dioses ajenos; vendrán peores calamidades a las actuales. Como una alerta para rectificar.

SEGUNDA: Si el pueblo cristiano venezolano se arrepiente, cambia su manera de vivir, abandona la idolatría, los dioses ajenos, busca a Dios, y obedece sus principios y normas; vendrá tiempo de prosperidad, seguridad, paz, productividad.

Dios va a levantar de entre el propio pueblo venezolano a la persona, institución, o grupo de individuos, instrumentos suyos para que las cosas tomen el cause correcto. Y en este sentido, no hay acepción de personas, ni va a ser designado por mediación humana, solamente.

Como sabes, estamos en un año electoral, reflexiona sobre lo que vasa hacer ante tu responsabilidad cívica al momento de votar.

Recuerdas el momento de elegir rey para Israel, el pueblo tenía un criterio; más Dios se había preparado un hombre conforme a su corazón. Dios tiene preparada la persona, su identidad no ha sido revelada, en el momento oportuno se sabrá.

No creas en promesas de hombres, cree la Palabra de Dios.

Bendiciones de la obediencia, Deuteronomio 28:1-14:

“1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. 9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tú Dios, y anduvieres en sus caminos.

10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán.

11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.

13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas,14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.”

Fuente: